Skip to main content

Full text of "La Biblia Vulgata Latina traducia en Espanõl: y anotada conforme al sentido de los santos padres ..."

See other formats


Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



I 



L J 



v-ei. s|xa.^.'rr 1. 



LA BIBLIA 

TRADUCIDA AL ESPAÑOL, 



T ANOTADA 

CONFORME AL SENTIDO DE LOS SANTOS PADRES 

T EXPOSITORES CATÓLICOS, 

POR EL ILXTSTRISIMO SEÑOR OBISPO DE SEGOYIA 

DON PHELIPE SCIO DE SAN MIGUEL, 

SJC-PKOVIirci^Z* HEZ. ^RUEIf 2>R X,M SSCUKíAS JPIjtS 3>K CjíSTIZOmJÍ^ 
r fiAECEPT0A i>S ^n/KSTKO JÍUQUSTO MOITjíRCÁ BON FERNANDO VII^ 



DEDICADA 



*^. 



AL |IEY NUESTRO SBíioR. 

TERCERA EDICIÓN. 

TOMO. L' 

DEL NUEVO TESTAMENTO. 

SAN MATHEO, SAN MARCOS, Y SAN LUCAS. 



MADRID 

IMPRENTA DE SANCHA 
MDCCCXV. 
Con privUtgjkí txclusivo de S. M. 



•«4 




ADVERTENCIA 



SOBRE EL EVANGELIO 



DÉ SAN MATHEO. 



ApéJ 



fñas se hallará uña persona medianamente instruida en la 
Historia sagrada, que ignore , que él Salvador llamó i San Ma- 
théo á seguirle , quando se hallaba en el exerddo de Publicano. T 
aunque este empleo , que exercian los que cobraban los tributos 
públicos, fuese licito en sí mismo , por quanto los que se ocupa- 
ban en él eran unos oficiales puestos por los Principes para dicho 
fin : esto no obstante , era tenido entre los Hebreos por ilícito é in- 
fame^ porque lo miraban como un fomento de la avaricia , y ex- 
puesto á cometer muchas injusticias y violencias. ' Por esta razón 
los Judíos dieron tantas veces en rostro á los Discípulos del Señor, 
de que conversaba familiarmente, y aun comia con Publícanos, y 
con hombres de mal vivir > . Tal era la condición de San Ma- 
tbéo, quando Jesu-Christo, por un efecto de aquella gracia, que 
triunfa de todas las resistencias del corazón humano, le convirtió 
en un momento en Apóstol suyo : y no solamente esto , sino que 
le destinó á que como testigo ocular de todas sus acciones, 
diese un testimonio público de lo que habia visto, poniéndolo por 
escrito en el Evangelio, ó buena nueva de la salud, que nos de- 
xó. Como San Mathóo era Judio , y se hallaba en Judéa , y por 
otra parte era poco conocido entonces el Mysterio de la vocación 
ó conversión de los Gentiles , lo escribió en Hebreo, ó en la len- 

s Gregcr, Lib, n. in Evang. Mom. xxiv. I. % Mate, lu i6* 

A2 



^ 4 ADVERTENCIA. 

gua, que era común en aquel tiempo en la Palestina, mezclada 
de Sjríaco y Caldaice ,- á instancias se cree de los Judíos conver- 
tidos I , y como, seis años después de la muerte del Señor « , con 
el ñn sin duda de comunicar á los de su nación la luz de la ver- 
dad. No se sabe, quien fué , el que le trasladó á la lengua Grie- 
ga , y de esta á la Latina j pero consta ciertamente , que una y 
otra traslación son muy antiguas :. y estando c4nonizadas con la 
decisión y uso de la Iglesia Cathóllca , esto solo debe bastar, 
para que no se ponga duda en la autbenticidad , y autoridad que 
tienen. 

Jesu-Christo, como hemos dicho, escogió á San Mathéo, para 
que nos dexase escrito un publico testimonio de la vida , predi- 
cación , muerte , y resurrección del Salvador -j esto es , del cum- 
plimiento de las promesas hechas al genero humano , de su liber- 
tad y rescate á precio de la sangre del Divino Redentor. T siendo 
tan autorizado , y con tales circunstancias, el que dio este Santo 
Apóstol , no parece que era necesario el de otros , para apoyo de 
una verdad tan reconocida y asentada. Esta objeción , que se ha- 
ce San Juan Cbrysóstomo ^ ^ la desata el mismo diciendo : que 
habiendo sido todos quatro Evangelistas unos órganos , de que se 
valió el Espíritu Santo , para comunicar á los hombres la verdad 
del Evangelio, el tesiimonio de uno solo de ellos hubiera sido mas 
que suficiente, para establecerla y asegurarla^ pero que el Señor 
quiso , que esta verdad qut¿:dase confirmada con la declaración de 
muchos testigos, no tanto por la verdad en sí misma, quanto 
para mayor confusión de los que tuviesen osadía de combatirla. 
Quando quatro hombres escriben sobre un mismo argumento en 
tiempo y lugares diferentes , sin comunicarse ni tratar los unos 
con los otros , y que parece que todos hablan por una misma bo- 
ca , se puede esto mirar como una prueba convincente de la ver- 
dad de lo que escriben. Y aunque parezca , que en algunos luga- 

X Chrytost, Praf, in Matth, Origen, «p. Euseh. Hiit, Ecclei. lib, ti. 
M/. XXV. ft £íifh. Uere^, li. 4* 3 Chrysojt. ubi iu£. 



ADVERTENCIA. 5 

res varían entre si , esto mismo sirve de mayor prueba y para con- 
firmar, que es verdad lo que dicen. Porque sí no se hallase algu- 
na diferencia en sus expresiones*, ó en los tiempos y lugares en 
que hubiesen escrito^ no habría razón con que poder persuadir á 
los enemigos de la verdad Evangélica , que habían dexado de 
unirse , y de comunicar unos con otros , para esciibiir como de 
concierto unas mismas cosas. 

Pero lo admirable es, que estas diferencias que se notan en 
estos quatro sagrados Escritores , no tanto se hallan en las mismas 
cosas, quanto en la manera de referirlas^ siendo por otra parte 
tan constante la uniformidad que guardan en las cosas substan- 
dales, que miran á la verdad de,^ Reügion-, á U salud de las 
almas , y al arreglo de las costumbres , que solo se oye como una 
voz comunicada por quatro diferentes órganos ó instrumentos. T 
en efecto , si hubieran escrito cosas contrarias los unos á los otros, 
I cómo su predicación y doctrina hubieran podido ser tan univer- 
salmente recibidas en la tierra? ¿Cómo hubieran podido avasa- 
llar , y sujetar al dulce y suave yugo del Evangelio á unas na- 
ciones tan bárbaras y tan ferocéis , combatiendo sus errores con 
máximas tan contrarias , y repugnantes á la naturaleza , á la cor- 
rupción , á los hábitos viciosos en que se habían criado , y á las 
tradiciones , que constantemente habían recibido los unos de los 
otros? ¿Cómo hubieran podido persuadirlas , á que derribasen sus 
ídolos , que despreciasen los bienes perecederos de la tierra , que 
aspirasen á los eternos del cielo , que reconociesen la esclavitud y 
ceguedad en que se halla,ban , y que abrazasen la verdadera liber- 
tad y claridad que les ofrecían? Cosas todas tan nuevas, tan nun- 
ca oídas , y tan sobre las fuerzas naturales no hubieran podido 
producir un efecto tan admirable , como la conversión de todo el 
mundo, sí su verdad desde los principios no hubiera sido mirada, 
como incontestable , y como apoyada sobre testimonios de la ma- 
yor excepción , y en todo conformes. Y esta es la prueba mas só- 
lida, que San Juan Chrysóstomo , y otros Padres reconocen de la 
perfecta uniformidad de los quatro Evangelistas , en lo que nos 

A3 



6 ADVERTENCIA. 

dexaron escrito de Jesu-Christo , de su doctrina , y de isu Evan- 
gelio. 

Después de la Ascensión del Señor , algunos Escritores anti- 
guos dicen , que San Mathco fué á predicar á la Ethiopia , y otros 
que á la Persia. Eusebio afirma ' , que era voz común en su tiem- 
po , que Pauthenes j Philósopho Stoico , habiendo abrazado la Re- 
ligión Christiana, pasó á las Indias á fines del segundo siglo á 
predicar la Pé de Jesu-Christo , y que allí halló el Evangelio de 
San Mathco escrito en Hebreo y a donde se cree haberlo llevado 
San Bartholomé , uno de los doce Apóstoles , que predicó en aque- 
llas regiones. También se refiere, que habiéndose descubierto el 
cuerpo de San Bernabé á mks del quinto siglo , se halló sobre su 
pecho el mismo Evangelio escrito en Griego ; lo que prueba , que 
aun en el tiempo de los Apóstoles habia ya una versión authén- 
tica del EvangeÜo de San Mathéo en lengua Griega. 



X Hitt. Lih. V Cap* X. 



EL SANTO EVANGELIO 



DE JESU-CHRISTO 

SEGÚN SAN MATHÉO. 



T 



CAPILULO L 



, V > 



Genealogía de JesurChristo segfín la c^rne. Él . Apgel revela i 
Josefh el modo con que hdbia concebiJfi la Virgen, 

nacimiento del íleñort 



I Juiber get^rationis Jesu^ 

Christi filii David a ^ fiUi ^bror 

3 Abraham b geriuit Isaac. 
Isaac c autem genuit Jacob. Ja- 
cob d autem genuit Judam^ ktfra* 
tres ejuSf 

3 Judas e autem genuit Pba^ 
res , et Zaram de Thamar. Pha^ 
res ^ autem genuit Msron. Esron 
autem genuit Aram, 

4 Aram autem genuit Amina- 
dab,. Aminadab % autem genuit 
Naasson. Naasson autem genuit 
Salmón. 

$ Salmón autem genuit Boaz 
de Rahab. Booz autem genuit 
Obed ex Ruth. Obed autem genuit 



L 



( . < 



X jLUibro de la.gen^acion4le 
Jesu-Christo hijo de David * , 
hijo jde Abrahaffi. .. , . .< 

2 Abraham engendró á Isaac 
T Isaac engendró á Jacob. T 
Jacob engendró á Judas y á sus 
hermanos. ' ; 

. 3 .Y JudasengandróileThao 
mar a á Pharés^ y á Zara. I Pha^ 
xés engendJ^ó á' EsrÓDu T £sróa 
engendró á Aram. 

4 T Arám engendró á Ami- 
nadab. Y Amínadáb ienjgendró á 
Naasson. Y Naasson ^engendró á 
Salmón. 

. . $ Y Salmón engendró de'Rai- 
háb i Boóz. Y Boóz engendró 
de Ruih i Obéd. Y Obéd engen- 



X Esto es, «lescendieiite de David 
7 de Abraham seguo la carne , como 
se vé por el árbol geoealdglco, que 
aquí se pone. 

2 De Th2mir su nuera , y por tanto 
de un incesto; porque como Cnristo yi- 



DO á redimir pecadores , no reliusrf na- 
cer de pecadores. Por esta misma razón 
quiso , que se nombrasen también Ber- 
sabé ndúltera, y Rabáb y Ruth , que 
fueron extrangeras , y 4e humilde con- 
jdicioo. 



a Imc, III. 3f • b Gen. xxi* 3. 'C Gen, «xv. a^. d Gen. xxix. 35. 
e Gen. xxxviu. ^9.1. Paraiip. 11. 4. f %. Psralip. lu 5.1Ul/k iv. 1 8. g Nnm. vii .1 %• 

A4 



S] S A N M 

Jesse. Jesse > atUem genuit Damd 
regem, 

6 David b autem rex ge- 
nuit Salof^onem ex ea quafuit 
lírica 

7 Salomón c autem genuit Ro- 
boam. Roboamx.^ autem genuit 
Abiam.Abias^ autem genuit Asa. 

S Asa autem genuit Josufhat, 
Josafhat autem genuit Júram^ Jo- 
ram autem genuit Oúam. 

9 ^ Ozia^ í* ^M^^. genuit Joa- 
iham, Jódtham 8 áutem genuit 
Achaz. Achaz autém genmt E%e- 
chiam, 

I o Ezechias ^ autem genuit 
Manassen. Manasses ' autei/jf ge- 
nwt Amén. Amon-auterh genuit 
Josiam. »' * ^ ' 

X I Josias k atitem genuit Je- 

I Muger. 
. A Jorim no fu¿ padre la mediato de 
0¿ías, Sino tercer abuelo; porque Jo- 
rám engendró á Ocbdzías ; Ocbózlas á 
56¿z^ Joá< A Alnacfa»; y Amasias k 
Ozías. I. PárüliíK. yLi, i^.El Propheta 
EliaS'habia anuociacfo á Acháb Rey de 
Israel el extermloio de toda su descen- 
dencia. Y el Evangelista al parecer qui- 
so executar esta seuteocia por una: es- 
pecie de muerte civil, á lo meaos basta 
la quar ta generación, ett- la genealogía 
^eJesii-C^VlIfto; porque |oi:ám estuvo 
casado con Atbalía bija de Acbáb, de la 
qual tuvo ^Ochózlas padre de Joás, que 
^ fué de' Amasias , y éste* de Ozías, que 
«también se llamd Azarlas. ii.; Para*- 
U^, tu. 

S ji yeehMat : se debe entender no 
inmediatamente , sino por medio de Joa- 
cblm padre de Jecb6nías. i. Paralip. iii. 
Ijft (6. £ste Joachim do merecid tener 
lugar en la sepultura de Icf Reyes de 
Judá« Jea&m. xxii. 8. Y por esta razoo 
S, Matbéo creyó , que tampoco debía po- 



AT ni O. 

dró'á j€6sé. Y Jessé engendró á 
David el Rey. 

6 Y David el Rey engendró 
á ^ Salomón de aquella , que 
fué « de Urías. 

7 Y Salomón engendró á 
Roboám. Y Roboám engendró 
i Abias. Y Abias engendró á Asá. 

8 Y Asá engendró á Josa- 
phát. Y Josaphát engendró á Jo- 
rám.^ Y Jorám engendró á Ozias. 

9 Y Ozias engendró á Joa- 
thám. Y Joathim engendró á 
Acház. Y Acháx engendró á Eze- 
chias. 

I o Y Ezechias engendró á 
Manasses. Y Manassós engendró 
á Amóñ/ Y Amóu engendró á 
Josias. 

II Y Josias « engendró á Jc- 

nerse en la genealogía de Jesu-Chrlsto» 
T *Mt kermanot : quiere decir , y á su 
hermano Sedéelas : i. Paralip, iii. i6. ó 
si tuyo otros, no los nombra la Escritu- 
ra I^ebnéa. Bq el tiempo, d acia el tiem~ 
pQ 4e la transmigración : porque Josias 

Íria habla 'muerto , quanao sucedió esta; 
aqúál comenzó en el revnado de Joa- 
chlm su hijo : se continuo en el de Je— 
chóoias. IV. Reg. xxjv. 1 5. y 11. Paralip, 
xxxvi. i.2.Enalgunos manuscritos se lee: 

WlCt$ ^í fy'ffrMTf TOt ¡eütitit ¡tuc/klu ^4 

iyíntwt ref iéx^ñtif y ^úti^t emgemáró 
á Jacim' Jacim engendró á y^ch^iof^ 
&e, coa la qual adición se completau 
ias "veitrte y ocho generaciones , ■ que 
cuenta S. Matbéo desde David hasta Je** 
su-Cliristo; pues sin ella quedan defeca 
tuosas : ¿ no ser, oue contemos en esta 
genealogía á María Saotisfma , honra, 
que por haber concebido á Jesu-Chris— 
to tfn consorcio de varón, le hacea 
•muchos , no obstante que las mugereí 
00 teaiao lugar en las geoealogíaa. 



ft Ruth. IV. 18. b iK Reg, xif. 24. c iri. Reg, n. 43. d ni. Re^, 
XIV. 31. e III. Afj^. XV. 8. f 11. Paralip. xKVi. 22* g lu Paralip. xnwu, 
^p II. Paralip. xxviii. 27. h ii. Paralip* xxxii. 35. 1 u. Prnéüp* xisux* SO» 
,95; % IX. Paralip.^ xxxvii I. 8. 



C APÍT 

choniam , et fratres ejus in trans- 
migrañone Babylanis. 

12 Et post transmigrationem 
Babylonis : Jechotüas genuit 5b- 
lathiel. SalatJiiel autetn genuit 
ZorobíAeL 

13 Zorobdbel autem genuit 
Abiud. Abiud autem genuit £- 
liazim. Eliazim autem genuit 
Azor. 

1 4 Azor autem genuit Sadoc. 
Sadoc autem genuit Achim. Achim 
auiem genuit Eliud. 

1 ; Eiiud autem genuit £/ea- 
%ar. Eleazar autem genuit Ma- 
iban. Mathan autem genuit Ja-- 
cob. 

16 Jacob autem genuit Jo- 
sé fh virum Maria , de qua na- 
tas est Jesús , qui vocatur Chri- 
stus. 

17 Omnes itaque generatio- 
nes ab Abraham usque ad Da- 
vid ^ generationes quatuordecim: 
et d David usque aa transmigra^ 



V LO I. 9 

chónias, y á sus hermanos en la 
transmigración de Babylónia« ^ 

12 T después de la transmi** 
gradon de Babylonia ^ : Jecho- 
nías engendró á Salathiél. Y Sa- 
kthiél engendró á ZorobabéL 

13 Y Zorobabél engendró á. 
Abiúd. Y Abiúd engendró á £- 
liaciin. Y Eliacim engendró á 
Azor. 

14 Y Azor engendró á Sa- 
doc. Y Sadóc engendró á Achim. 
Y Achim engendró á Eliúd. 

I ; Y ¿iiúd engendró á £lca« 
zar. Y Eleazár engendró á Ma- 
tbán. Y Mathán engendró á Ja- 
cob. 

16 Y Jacob engendró á Jo- 
seph esposo de María ', de la 
qual nació Jesús , que es llama- 
do el Chrísto ^. 

17 De manera que todas las 
generaciones desde Abraham has- 
ta David > catorce generaciones^ 
y desde David basta la transml- 



1 MS. En el tratpasfamento de Ba^ 
lylbnío. En la cautividad. 

2 yeri£cada ya la transmigración, 7 
durante ella. 

3 Joseph era esposo y verdadero 
marido de María , non eoncubitu, sed af- 
fectu ' non commtxtione corporum , sed 
eopulattone , qxtod est csrius , animorum^ 
dice S. Agustín contra FaMsto<fLib.xxiit, 
Cap, VIII. y esta es la sentencia mas se- 
gaídi. de los Padres. Mandaba Dios á 
los Israelitas , que no emparentasen si- 
no coB personas de la misma tribu y 
familia. JVaw. xxxvr. 6. 7. 8. Y por esto 
el ¿rbol genealógico de S. Josepb , que 
pone aqui el Evangelista , esei mismo 
que el de María ^ por lo oue siendo ver- 
dadera madre de Jesu-Cnrlsto, se prue- 
ba evidentemente , que este Seftor era 
verdadero descendiente de David. De- 
mas de esto, Jesu-Cbristo faabfa sido 
prometido , como hijo de la muger , y 
como hijo de J^avid: esto es, como 



hombre , y como Rey. Para que se Vie- 
se el cumplimiento de esta doble pro- 
mesa , S. Lucas en su genealogía , hace 
subir basta Adam su linea materna , de 
la qual nacid liombre ; y S. Mathko en 
este lugar , para mostrar que era de la 
familia real de David , la trabe desde 
este Rey hasta Josepfa , que era tenido 
por su padre. 

4 Christo, nombre Griego , que cor- 
responde al Hebreo Metsias ^ y quiere 
decir el Ungido. David en el Psafm.LXiv» 
9. dice, que fué ungido con óleo ma« 
abundante y grueso, que todos I05 otros; 
de manera , que solo él es reconocido 
por el nombre de Cfarfsto , ouando no . 
se afiade otro. Siendo Dios, se hizo hom- 
bre para ser ungido: y era de tal suerte 
hombre, que al mismo tiempo era Dfos« 
Fué ungido como Rey , como Propheta^ 
y como Sacerdote , quedando en su en* 
carnación Sumo Pontífice de la Ley 
Vwvsí» Psalnu cix«4. 



lo S A N M 

tionem Babylonisygenerationes qua- 
tuordecim : et á transmigratio- 
ne Babyl<mis usque ad ChristurUf 
generationes quatuordeeim, 

X8 Christi autem generatio 
sic erat : Cúm esset aesfonsa" 
ta a mater ejus María Josefhy an- 
tequam convenirent ^ inventa est 
in útero habens de Spiritu «San- 
ero. 

19 Josefh autem vir ejus 
cúm esset justus^ et noUet eam 
traducere : voluit occulté dimitte- 
re 'fam, 

90 Hac autem eo cogitan^ 
te, ecce Ángelus Domini appa- 
ruit in somnis ei , dicens : Josefh 
fili David ^ noli timere accipere 
Mariam conjugem tuam : quod 
enim in ea nafum est , de Spi- 
ritu Sancto ^sU 



1 Esto es , prometida , según la loa<* 
ble aotiquísima costumbre de iiiterpo- 
Der un cierto espacio de tiempo entre la 
promesa , 6 espoasaUes , y la celebra*- 
cioo , ó consumacioD del matrimonio. 
Genet. xik. I4. Deuter. xx. 7. xxif. 23. 

a £1 Evangelista nos reñere lo que 
sucedió en verdad ; esto es , que María 
coucibid en su seno virginal, antes que 
Josepb la conociese. Mas de aqui no se 
ha de inferir , que la conociese después; 
porque la Iglesia tuvo siempre por he- 
reges á los que afirman esto. S. Garó- 

MYMO. 

3 Fsto es , por virtud y operación 
milagrosa y sobrenatural del Espíritu 
Santo. ¡^ concepción del Verbo, aunque 
común á todas tres divinas Personas^ se 
atribuye especialmente al Espíritu San- 
to ; porque así como se atribuye al Pa-» 
dre el poder, y al Hijo la sabiduría, del 
mismo modo se atribuyen a) Espíritu 
Santo las obras de caridad y de santi- 
dad; y entre estas la principal y la ma- 
yor fuá la £ncarnairii)u del Verbo Eterno. 



A T H ¿ O. 

gracion de Babylonia , catorce 
generaciones : y desde la trans^ 
migración de Babylonia hasta 
Christo , catorce generaciones. 

18 T la generación de Jesu^ 
Christo fué de esta manera: Que 
siendo ' María su Madre despo- 
sada con Josepb y antes que vi- 
viesen juntos * , se halló haber 
concebido en el vientre^ de Espí- 
ritu Santo 3. 

19 Y Joseph su esposo *, co- 
mo era justo ^, y no quisiese in-« 
famarla ^ : quiso dexarla secre- 
tamente. 

^o Y estando él pensando en 
esto j he aquí que el Ángel del 
Señor le apareció en sueños , di- 
ciendo : Joseph hijo deDavidy no 
temas de recibir á María tu mu- 
ger 7; porque lo que en ella ha 
jiacido ^ ^ de Espíritu Santo es. 

4 La palabra Latina Ver , como la 
Griega <tf üp , es común al prometido , ó 

que tiene dados esponsales , y al ca- 
sado , como la voz esposo entre noso- 
tros. 

5 Se bailaba perplexo, sin saber qué 
partido tomar. Por una parte su recti- 
tud , viendo la preflee de la Virgen , le 
inclinaba á no vivir en su compañía: 
por otra, la estimación y concepto eo 
que la tenia , no le permitían exponerla 
al rigor de la ley ; y así se íieíernjind á 
dexarla secretamente. 

6 JSl Griego: •TraoecS'iiy/íctríVett sig- 
nifica ' HAC€r un exemplar , ó un escar- 
miento, acusándola en Juicio como adúl- 
tera , ó repudiándola públicam«ute, co« 
mo mandaba Dios en el X>euter<mm 

XXIV. I* 

7 Llevándola por la primera vez á 
su casa , ó continuando en vivir coa 
ella , según los diversos pareceres de los 
luterprcLes. 

8 Lo que ha concebido en su purí'» 
simo vientre. 



a Xtfc 1. 27. 



C A P f T 

ai Paríet autem filium a : et 

vocabis nomen ejus Jesum: ipse 

enim salvum faciet populum suum 

á peccatis eorum. 

22 Hoc autem totum factum 
est , ut adirnpleretur quod dictum 
€st d Domino per Prophetam di- 
centem : 

23 Ecce b virgo in útero hch- 
bebit^ et pariet filium : et voca- 
bunt nomen ejus Emmanuelyouod 
est interpretatum Nobiscum Deús. 

24 Exurgens autem Joseph á 
somno , fecit sicut prtccepit et Án- 
gelus JDomini ^ et accepit conjugem 
suam. 

2$ Et non cognoscebat eam 
doñee peperit filium suum primo- 
genitum : et voQavit nomen ejus 
Jesum» 



u L O r. ri 

21 Y parirá un hijo : y lla- 
marás su nombre Jesús ^ : por- 
que él salvará á su pueblo de los 
pecados de ellos. 

22 Mas todo esto fué hecho 
para que se cumpliese lo que ha- 
bló el Sefior por el Propheta «, 
que dice: 

23 He aquí la Virgen conce- 
birá 3 y y parirá hijo : y llamarán 
su nombre Emmanuel, que quie- 
re decir, Con nosotros Dios. 

24 Y despertando Joseph del 
sueño y hizo como el Ángel del 
Señor le habia mandado , y reci- 
bió á su muger. 

2 $ Y no la conoció hasta que 
parió * á su hijo Primogénito ^: 
y llamó su nombre Jesús. 



T Salvador^ 6 talud. Este es el oom-« 
bre , que propiamente convenía al Hijo 
de Dios en su Encarnación ; porque ve- 
nia á merecer , y dar á su pueblo la sa- 
lud eterna. 

2 Para mostrar la conformidad del 
cumplimiento con la predicción. La 
predicción no fué ocasión del cumpli- 
miento, sino que el Propheta anunció 
lo que faabia de suceder, y estaba ya 
eternamente decretado.Esuna de las mas 
insignes Propbecías del antiguo Testa- 
mento. 

3 La Virgen. En el original en- 
cierra particular énfasis el artículo 
ii •jrctpdiro?, /a Virgen , como si dixera: 
aquella Vírgeo ó Doncella , sefialada y 
privilegiada , que Dios escogió áb eeter^ 
no , para que concibiese y pariese al 



Redentor del género liumano. 

4 Véase lo que dexamos dicho en la 
nota (v. 18. 1.) £s frase de la Escritura 
decir hasta ^i^,por y0fnax.IsAi.xx11. 14. 
Este pecado no os será perdonado hasta 
la muerte ; esto es , jamas, 

5 De llamar el Evangelio HZ/o Prí- 
«fo^^rt/fa á Jesu-Christo , no se infiere, 
que María tuviese después otros , sino 
que no los tuvo antes. La ley urdenába 
á los Judíos ofrecer á Dios sus primogé^ 
nitos. Para esto , luego que nacía el pri- 
mero , se llamaba primogénito, naciesen 
ó no después otros. De manera , que en 
róf 'jrparoroJCOF , el artículo ráv deno- 
ta relación á aquel , de quien antes ha- 
bía hablado el Ángel , y no distinción, 
como si después de Jesu-Christo hubie- 
ra tenido otros hijos. 



a Luc, I. 3X. jictor» rv. xa. 



b Jsai. VII. X4« 



12 



CAPITULO IL 



Los Magos vienen de Oriente á Bethlehem : adoran al Señor: 
y le ofrecen sus presentes. Crueldad de Herodes en hacer matar á to- 
dos los niños menores de dos años en Bethlehem y en toda su 
comarca. Huida de Christo á Egypto : su vuelta á la tierra 

de Israel. 



c 



1 \^um ergo natus a es- 
set Jesús in Bethlehem Juda in 
diebus Herodis regis , ecce Ma- 
^ ab Oriente venerunt Jerosoly- 
mam^ 

2 Dicentes : Ubi est qui na- 
tus est rex Judaorum^ vidimus 
enim stellam ejus in Oriente^ et 
venimus adorare eum. 

3 AucUens autem Herodes reXf 



1 jL ues quando hubo nacido 
Jesús en Bethlehem de Judá * en 
tiempo de Herodes el Rey , he 
aquí unos ^lagos vinieron del 
Oriente * á Jerusalcm, 

2 Diciendo : ¿ Dónde está el 
Rey de los Judíos, que ha naci- 
do » ? porque vimos su Estrella 
en el Oriente, y venimos á ado- 
rarle ^. 

3 Y el Rey Herodes, quando 



1 Esto es>, de la tribu de Judá , por- 
que habla otra ciudad del mismo nom* 
bre , que pertenecía á la tribu de Zabu- 
lón. JosuB XIX. 15. 

2 Estos Magos , de que habla aquí el 
Evangelista, erao, según el sentimiento 
de S. Gerontmo, hombres sabios y Phi- 
lósophos , aplicados al conocimiento de 
las cosas o&turales, in Dan, Cap. 11. En* 
tre los Persas eran llamados Magos , y 
tenidos en el mayor respeto los minis- 
tros de la Religión , que atendían al 
culto de la Divinidad , y se aplicaban al 
conocimiento de ella. Por el Oriente en- 
tienden algunos la Persia, y otros la A- 
rabia \ y rsto parece mas conforme á 
lo que dice David en elPsalm, lxxi.io. 
jQt^e los Reyes de los Árabes , y de Sabá 
ofrecerían presentes. De aquí han creidp 
algunos Intérpretes, que fueron Reyes; 
ó por lo menos de los principales , y 
y mas nobles del pais. A estos Magos es- 
cogió Dios entre otros muchos , para 
llenarlos de luz , y hacerles conocer el 



mysterio de nuestra redención. 

3 El Griego : o r^x^u? 9 ^í"*' *** 
nació ^el nacido : aqui el articulo ó es en- 
fático. 

4 Algunos explican este lugar de es- 
ta manera : Estando en el Críente, vimos 
su Estrella, suponiendo que se dextí ver 
sobre Jerusalém : pero esta exposición 
parece contraria á lo que se dice en el 
V. 9. Todo lo que se nos refiere aquí 
acerca de estos Magos , es extraordina- 
rio y milagroso. Este phenómeno , que 
apareció á los Magos , no era una estre- 
lla propiamente, sino un fuego encendi- 
do extraordinariamente por el poder 
divino, baxo la figura de una grande y 
resplandeciente estrella , destinada para 
alumbrar á los Magos, y servirles de 
gula , y que aparecía y desaparecía se- 
gún la voluntad del Soberano Artífice 
que Ja habla formado. Los Magos , por 
divina revelación , supieron lo que 
ta nueva estrella les anunciaba. 



a Luc, iz. 7. 



C APf TU 

turbatus est , et omnis Jerosolyma 
cuín tilo, 

4 Et congregans omnes frin- 
cifes sacerdotum , et scribas po- 
ftiUi^ sciscitabatur ab eis ubi Ctiri- 
stus nasceretur. 

$ At lili dixeruttt ei: In Beth- 
lehem Judce : sic enim scriftum est 
fer Profhetam, 

'6 Et tu ^ Bethlehem térra Ju- 
da , nequáquam minima es in 
frincifibus Juda : ex te enim exiet 
dux y qui regat fofulum meum 
Israel. 

7 Tune Heredes clam vo- 
catis Magis diligenter didicit 
ab eis temfus stcllce , qute af- 
faruit eis : 

8 Et mittens illas in Beth- 
lehem , dixit : Ite , et interró- 
gate diligenter de fuero : et 
citm inveneritis , renuntiate mi- 
hi y ut et ego veniens adorem 
eum, 

9 Qui cám audissent re- 
gem , dbierunt. Et ecce stella^ 
quam viderant in Oriente ^ an- 

1 Uoa nueva , que le aseguraba el 
nacímfeato de un nuevo Rey de los Ju- 
dio$,no podU niéuos de turbarle, te- 
miendo que le despojarla de un rey no, 
que él babia usurpado. 

2 Las cabezas de las veinte y qua- 
tro familias Sacerdotales , que servían 
en el templo por su turno, i. Para' 

Itp. TXIV. 

3 Los Doctores de la ley: porque es- 
tos eran los depositarios de los Libros 
santos, y los Intérpretes de las Escri- 
turas divinas: v por esto los llama , pa- 
ra que le expliquen , lo que decían las 
Propheclas sobre el nacimiento del 



LO ir. 13 

lo oyó, se turbó * , y toda Jeru* 
salém con éL 

4 Y convocando todos los 
Principes de los Sacerdotes ^ y 
los Escribas del Dueblo ^, les pre- * 
guntaba , dónde había de nacer 
el Chrísto. 

$ Y ellos le dixéron: en Beth- 
lehem de Judá : porque asi está 
escrito por el Propheta ^. 

6 Y tú , Bethlehem, tierra de 
Judá , no eres la menor entre las 
prindpales de Judá : porque de 
ti saldrá el Caudillo , que gober- 
nará á mi pueblo de Israel. 

7 Entonces Herodes, llaman- 
do en secreto á los Magos, se in- 
formó de ellos cuidadosamente 
del tiempo , en que les apareció 
la Estrella ^ : 

8 Y encaminándolos á Beth- 
lehem, lesdixo: Id, é informaos 
bien del Niño : y quando le hu- 
biereis hallado , hacédmelo sa- 
ber * , para que yo también va- 
ya á adorarle. 

9 Ellos, luego que esto oye- 
ron del Rey, se fueron. Y he aquí 
la Estrella, que habían visto en 

Cbrlsto ó del Mesías. 

4 En MiCHEAS se llama Bethlehem 
Ephrata. 

5 Les apareció ; esto es , se les co- 
menzó á aparecer , ó la vieron la pri- 
mera vez. 

6 Lo que pretendía Herodes , era 
saber , dónde se hallaba el Rey recién 
nacido, no para pasar á adorarle, co- 
mo decia;sioo para hacerle morir cruel- 
mente, como se vid por lo que hizo 
después , quando se vló burlado por los 
Magos. Pero contra el consejo je Dios 
rada pueden todos los hombres y Reyes 
juntos. 



a Mich. Y. a. Joann. vii. 4«« 



14 SAN M 

tecedebat eos y usque dum ve- 
niens staret sufra y ubi erat 
fuer. 

I o Videntes auUm stellam^ 
gavisi sunt gaudio magno val- 
de. 

II "Et intrantes domum , f n- 
venerunt fuerum cum Maria ma" 
tre ejus , et procidentes adorave- 
runt eum : et a apertis thesauris 
suis obtulerunt ei muñera ^ au^ 
rum , thus , et myrrham, 

13 Et responso accepto in 
somnis ne redirent ad Herodem^ 
per aliam viam reversi sunt in 
regionem suam, 

13 fhii cum recessissenty ecce 
ángelus Domini apparuit iú so- 
mnis Joseph y dicens : Surge y et 
accipe puerum , et matrem ejusy 
et fuge in Mgyptum , et es- 
to ibi usque dum dicam tibi, 
FuPurum est enim ut Herodes 
qucerat puerum ad perdendun^ 
eum, 

1 4 Qui consurgens accepit pue-* 

1 Sirviéodolet de guia eo el camiao 
hasta Jerusalém. 

2 El Griego : jwtí VA-O-^rrt^ qU rh 

9iit¡aL9 , cTJ'of to Ttoul^lof , y negando á 
¡a casa , vieron al Niño» Esta casa , se- 
gún S. Geróoymo y otros, era un esta- 
blo. £a este rioconcito de la tierra na- 
ció el Criador de los cieloSf En él fué 
envuelto en pobres pañales , visitado de 
los Pastores , mostrado por la Estrella, 
y adorado por los Magos, y reconocido 
por Dios, 

3 Esto es, los cofres, en donde lle- 
vaban sus thesorosy alhajas. Los Padres 
advierten, que le ofrecieron oro como 
á Rey, incienso como á Dios, y myrrha 
como k Hombre, 

4 £1 Griego: x^tfjLurw^itr^i, Esta 

palabra , de que usa el texto Griego, 



A T H i O. 
el Oriente^ iba delante de ellos <, 

hasta que llegando se paró y so- 
bre donde estaba el Niño. 

10 Y quando vieron la Es- 
trella, se regocijaron en gran 
manera. 

11 T entrando en la casa *, 
hallaron al Niño con Maria su 
madre y y postrándose le adora- 
ron : y abiertos sus thesoros ', le 
ofrecieron dones y oro y incienso 
y myrrha. 

12 Y habida respuesta en 
sueños ^y que no volviesen á He- 
rodes y se volvieron á su tierra 
por otro camino. 

1 3 Después que ellos se fue- 
ron y he aquí un Ángel del Se- 
ñor apareció en sueños á Joseph, 
y le dixo: Levántate ^ , y toma 
al Niño , y á su madre y y huye 
á Egypto, y estáte allí hasta 
que yo te lo diga -y porque ha de 
acontecer y que Herodes busque 
al Niño para matarle ^. 

14 Levantándose Joseph, to- 

explfca , que fbéroa avisados por un 
Ángel. 

5 £1 Griego : i>'«^<d^¡$ : Detpertan^ 

do : y lo mismo repite poco mas abaxo- 

6 ¿Pero el Libertador del mundo de- 
bía temer la cólera y el furor de Hero- 
des , y salvarse de sus manos por medio 
de la huida? ¿No parece cosa poco de- 
corosa, é indigna del SeRor universal de 
todas las cosas , atender i la seguridad 
de su Hijo por unos medios que tieneik 
todo el ayre de temor y de flaquezat 
Pero esta misma pregunta se puede 
bacer acerca de todos los abatimientos 
que tuvo el Seüor desde el punto mismo 
en que desde el seno del Padre deseen— 
did ^ encarnarse en el reno de María. 
Véase S. JuAnChrysostomo HomiU viii. 
m Aíatth, Viniendo al mundo , quiso 



a Ptalm, LXXT. 10. 



C A Pf T U 

rum , et matrem ejus nocte , et 
secessit in Mgyftum. 

I $ Et erat tbi usque ad obi- 
tum Herodis : ut aaimfleretur 

?iod dictum est á Domino per 
rophetam dicentem : Ex ^ Mgy^ 
fto vocavi filiütn meum, 

1 6 Tune Herodes videns quo^ 
niam illusus esset á Magisy irch 
tus , est valde , et mittens occi- 
dit omnes fueros , qui erant in 
Bethlehem , et in ómnibus finibus 
ejus á bimatu et infra seeun- 
dám temfus , quod exquisierat 
á Magis. 

17 Tune adimpktum est quod 
dictum est fer Jeremiam fro- 
phetam dicentem : 

18 Vox b in Rama audita 
est j floratus , et uluiatus muí- 
tus : n.achel florans filios suosj 
et noluit consolariy quia non sunt. 



LO II. I^ 

mó al Niño, y á su madre de no 
che , y se retiró á Egypto: 

I $ y permaneció alU hasta k 
muerte de Herodes : para que se 
cumpliese lo que habia hablado 
el Señor por el Propheta, que di- 
ce: De Egypto llamé á mi Hijo '. 

16 Entonces Herodes, quando 
vio 2^ que habia sido burlado por 
los Magos, se irritó mucho^ y en- 
viando hizo matar todos los ni- 
ños, que habia en Bethlehem y en 
toda su comarca de dos años y 
abaxo *, conforme al tiempo, que 
habia averiguado de los Magos. 

1 7 Entonces fué cumplido lo 
que se habia dicho por Jeremías 
el Propheta , que dice : 

1 8 Voz fué oida en Rama ^, 
lloro, y mucho lamento : Rachél 
llorando sus hijos , y no quiso 
ser consolada , porque no son ^. 



mostrar de luego á lúégo , que él era 
el que venia fa ser desechado y despre^ 
etüdo entre lo* hombres , el varón de do' 
lores ^ que sabe lo que es fiuqueza,'lshü 
uii. 3. 

1 El texto de Oseas xi. i. habla del 
pueblo de Israel , á quieo Dios sacd de 
Sgypto baxo la conducta de Moyses; pe- 
ro aquello figuraba á Christo, que es 
cabeza de la Iglesia , en quien se cum- 
ple principalmente la Propheda. 

2 Después que la Virgen y Sao Joseph 
babiaa huido á Egypto. 

3 MS. J>e dos anuos atuso» 

4 Rama estaba en los confines de la 
tribu de Benjamín , y cerca de Bethle- 
hem. San Gerdnymo siente , que Rama 
no se debe tomar aquí por nombre pro- 
pio; y que así el verdadero seutido de 
csus palabras es este : Un grande ruido 
se dexd oir bien lé}os , y se levaotd 
hasta el cielo. Mas es de notar , que el 
sepulchro de Rachél estaba cerca de es- 
te lugar. Genes, xxxv. 19. 



5 El Griego ? -a-^noí . jw/ xAfltt/^./*cV, 
Xfltí óh>^/uk 7C9\ía : i/oro, y lamenta^ 
eion , y gemido grande : Jeremías xxxi. 
T^. Lo que el Propheta habla dicho án- 
' tes del tiempo del cautiverio de Baby- 
lonia , lo aplicó también el Evangelista 
al tiempo de la mortandad de los Ino- 
centes. Jeremías , para dar una id«>a del 
dolor , que causarla el cautiverio de las 
diez tribus , introduce á Rachél , como 
saliendo de su sepulchro, para llorará 
la vista de tau triste espectáculo. Las 
lágrimas de los vivos no bastaban para 
llorar esta desgracia tan terrible; y así 
era necesario juntar las de los muertos, 
y sobre todo de Rachél , cuyo sepulchro 
estaba sobre el camino por donde de- 
bían pasar los cautivos. Los gemidos y 
gritos penetrantes de estos la hicieron, 
por decirlo así , salir del sepulchro , y 
derramar lágrimas, temiendo , que no 
volverían mas á ver su patria. Esta bella 
imagen la aplica el Evangelista á la 
crueldad de Herodes con los Inocentesb 



a Oeem xt. i. 



b yerem, xxxi. 15. 



l6 S AN M 

ig Defuncto autem Hero- 
de y ecce ángelus Domini ap- 
faruit in somnis Joseph in JEgy- 
pío, 

20 IXcens : Surge y et acci- 
fe pucrum y et matrem ejus , et 
vade in terram Israel: defuncti 
sunt eniíJiy qui quarebant ani- 
mam puerL 

21 Qui consurgens , accefit 
fuerum , et matrem ejus , et ve-. 
nit in terram IsraéL 

22 Audiens autem quód Ar^ 
chelaüs regnaret in Judaa pro 
Herode fatre suOy timuit iiió 
iré : et admonitus in somnis , se- 
ctssit in partes Galilcef. 

23 Ét, venicns habitavit in. 
civitate y quce vocatur Nazarcth: 
ut adimpleretur quod dictum est 
per prophetas : (¿uaniam 2Va%a- 
ríeus vocabitur. 



A mi O. 

19 Y habiendo muerto He- 
rodes , he aquí el Ángel del Se- 
ñor apareció eti sueños á Joseph 
en Egypto y 

20 Diciendo: Levántate, y 
toma al Niño , y a su madre , y 
vete á tierra de Israel : porque 
muertos son, los que querían 
matar al Niño '. 

21 Levantándose Joseph, to< 
mó al Niño , y á su madre , y se 
vino para tierra de IsraéL 

22 Mas oyendo que Arché- 
láo reynaba en la Judca en lugar 
de Herodes su padre, temió de ir 
allá : y avisado en sueños 2^ se 
retiró i las tierras de Galilea. 

23 T vino á morar en una 
ciudad, que se llama Nazarétfa: 
para que se cumpliese lo que 
habian dicho los Prophetas : Que 
será llamado Nazareno '• 



1 Los que buseahfiñ la vlia^ 4 qturian 
matfir : el plural por el singular ; esto 
es , Herodes que buscaba. Puede tam- 
biea esto entenderse de los Cortesanos 
de Herodes , que por lisonjearle , apro* 
barian su bárbara resolución. C^sa muy 
cora un en los palacios. 

2 MS. E por amostramiento del An^ 
gel en rúennos, 

3 Nazareno quiere decir Santo , se^ 
parado , y consagrado al Señor. Los Ju- 
díos le llamaban asi por desprecio , por 
haberse criado en Nazareth , ctuaad 
para ellos despreciable. Pero en el sen- 
tido en que hablaron de él los Prophe- 



tas, fUé por su slogular CQDsagrtcfofl^ 
porque U palabra Hebrea *)p Nazár 
significa ser puro , coniagrado « como la 
es el Santo de los Saotos. Las Propbe* 
cías á que alude el texto , pueden ser 
la del Genes, xux. 26. y la del Deut, 
XXXI f I, 1 6. en las que se da el nombre 
de Nazareno á Joseph hijo de Jacob, 
que fué la figura mas expresa de Jesu- 
Christo. S. Geronymo dice , que aquí 
se hace alusión al Cap. xi. i. de Isaías, 
et fiot de radice ejux suendet , y en este 
caso se escribe Nat*ar por Tsad^ , 7 QO 
JVazar por Zfíin» 



CAPITULO IIL 



San Juan BautbSáyPrecursw de Jesu-Christo y predica penitencia 

en el desierto > conforme á lo que habian vaticinado los Pro- 

phetas. Reprehende á los Phariséos y Sadducéos. Bautiza á ChristOj 

sobre el qual desciende el Espíritu Santo j y se oye del cielo 

la voz ael Padre. 



i JLn diehus autem Hits venit 
Joannes Baptista prtedicans in 
deserto JudeecCy ^ 

2 Et dicens : Poenitentiam a 
agite : appropinquavit enim re- 
gnum caiorum, 

3 Hic est enimy qui dictus 
est per Isai'am prophetam di- 
centein : Vox ^ clamantis in de- 
serto : Párate viam Domini: rc- 
ctas fdcite semitas ejus. 

4 Ipse autem Joannes habe- 
bat vestimentum de pilis camelo- 
rumy et zonam peÚiceam circa 
tumbos suos : esca autem ejus erat 
locusta^ et mel silvestre* 

X Veinte afios pasaron desde que 
volvid Jesús de Egj^pto á Nazaretb, 
hasta la predicación de Sao Juan ; de 
la que se babJa en este Capitulo. Así 
que estas palabras en aqueUos días , no 
quieren decir , que esto sucedió , luego 
qoe volvieron de Egypto , sino en ge- 
neral , en aquel tiempo que vivieron eo 
Nazarefb. 

2 Se le did este sobrenombre , en 
atención al Ministerio que exercia. Este 
era dar un Bautismo de preparación y 
penitencia ,á los que querian disponer- 
se para recibir el de Jesu-Christo. Este 
Bauíisoio , que recibían , no quitaba por 
sí misoio los pecados, sino solo en quan- 
to miraba al x^rdadero Bautismo del 
MesíaSf que era el que los babia de pu- 



I x en aquellos dias * vino 
Juan el Bautista ^ predicando 
en el desierto de la Judéa, 

2 Y diciendo : Haced peni- 
tencia, porque se ha acercado 
el reyno de los cielos. 

3 Pues este es ^, de quien 
habló el Propheta Isaías, dicien- 
do : Voz del que clama en el de^ 
sierto : Aparejad el camiix) del 
Sefior : haced derechas sus vere- 
das. 

4 Y el mismo Juan tenia un 
vestido de pelos de camellos ^, y 
un ceñidor de cuero al rededor 
de sus lomos : Y su comida eran 
langostas y miel silvestre *• 

rifícar perfectamente. 

3 Porque de Juan ei de quien dÍxo 
el Propbeta Isaías : Se ha oido la voz : ó 
Esta es la voz, Isai. xl. 3. La letra del 
texto de Isaías mira á la libertad de los 
Judíos del cautiverio de Babylonia. Y 
aquella figuraba , la que el Salvador ba- 
bia de dar al hombre. 

4 Un vestido áspero texido de pelos 
de camello , apretado , y ajustado coa 
un cefiidor de cuero. 

$ IVIS. E su vianda era de ¡agosta^ 
é de miel salvagina. Por el trage y vian^* 
da se muestra que bada una vida aus-^ 
téra y penitente. Para que no parezca 
extraño, que el Bautista se pudiese ali^ 
mentar con langostas , véanse las notas 
sobre «1 Levit, Gat^ xi. 22. 



a Mare. i. 4. Lvc, zil. 3* 



b Zfoi^xs^ 3« 



B 




l8 S A N M 

$ Tune « exibat ad eum Jero- 
solymay et omnis Judcea y et om- 
nis regio circa Jordanemj 

6 Et baptizabantur ab eo 
in Jordane , confitentes feccata 
sua, 

7 Videns autem multos Pha- 
risaorum , et Sadducaorum ve- 
nientes ad baptismum sunm^ di- 
xit eis : Progenies viferarumy quis 
demonstravit vobis fugere a ven- 

, tura ira í 

8 Facite ergofructum dignum 
fcenitentia, 

g Et ne velitis dicere in- 
trd vos : Patreín b habemus A- 
braham. Dico enim vobis quo- 
niam potens est Deus de lapi- 
dibus istis suscitare filios Abra- 
ha, 

10 Jam enim securis ad va- 
dicem arborum posita est, Omnis 
trgo arbor , quce non facit fruc- 
tum bonum , excidetur ^ et in 
ignem mittetur, 

J M5. J? hapi izábalos. ^n Otros muchos 
lugares masfreqiieniemeDte se lee batear» 

2 Los Pbaríséos y los Sadducéos 
erao dos sectas célebres entre los Ju- 
díos. Los primeros afectaban mayor re- 
gularidad en su vida, y se hablan adqui* 
rldo un grande concepto entre el pue- 
blo ; por manera, que eran mirados co- 
mo los Maestros de la piedad , aunque 
estuviesen llenos de soberbia y de by- 
pocre^ía. Los Sadducéos negaban la re- 
surrección de los muertos, y tenían 
otros muchos sentimientos contrarios ¿ 
los de los Judies; y asi muchos de ellos 
venían al Bautismo de Juan llenos de 
orgullo , y por una especie de política y 
curiosidad. Dios descubrió al Santo Pre- 
cursor él fuudo de sus corazones ; y por 
esto los llama /inage ó razs de viboras\ 
esto es , hombres Henos de veneno y de 
malicia , y dignos h^ de «us padres: 



A T H ET O. 

5 Entonces salia á él Jenisa- 
lém, y toda la Judéa, y toda la 
tierra de la comarca del Jordán^ 

6 Y eran bautizados por él ' 
en el Jordán, confesando sus pe- 

* cados. 

7 Mas viendo , que muchos 
de los Phariséos *, y de los Sad- 
ducéos venían á su Bautismo, les 
dixo : Raza de víboras, \ quién 
os ha ensenado á huir de la ira 
venidera ? 

8 Haced pues fruto digno de 
penitencia* 

9 Y no queráis decir dentro 
de vosotros ': á Abraham tene- 
mos por Padre. Porque os digo, 
que poderoso es Dios para le- 
vantar hijos a Abraham de estas 
piedras ^, 

I o Porque ya está puesta la 
segur á la raiz de los árboles. 
Pues todo árbol que no hace 
buen fruto^ cortado será, y echa- 
do en el fuego *. 

hijos del diablo, que en muchos lugares 
es llamado víbora ; porque su veneno es 
el mas nocivo de todos Joakn. viii.44. 

3 No os lisongeeis diciendo: uí ^frri»- 
hatn tenemos , &c» 

4 Este lugar se puede entender lite- 
ralmente , porque para Dios no hay co- 
sa imposible. S. Geronymo in Mütth, y 
otros Interpretes. Puede también eijten— 
derse en sentido metafórico, como Jo 
explican otros Padres , slgntiicaudo, que 
Dios podía hacer hijos dignos de Abra- 
ham , á los que tenían corazones tau 
duros como las piedras : esto es , ¿ los 
mismos Gentiles \ lo que en efecto de- 
claraba su conversión á la fé de Jesu- 
Cbrfsto. jibrahít está en dativo , como 
se reconoce en el texto Griego, rá. 

5 Texto Griego : txxsVr.Tcu , 8rc. 
^ÓLWjkTtu 9 ex tortado , &c. u arr^úát^ 



a Jf«rr. i. 3. tut, ni, 4. fo S^mmui. viu. 39* 



C A PI T U 

X I Ego 3 quidem baptizo vos 
in aqua in fcenitentiatn : qui au- 
tem fost me veriturus est , for^ 
tior me est , cujus non sum dig-. 
ñus calceamenta portare : ipse 
vos baptizabit in Spiritu Sancto^ 
et ignu 

12 Cu]us ventihbrum in ma-» 
nu sua : et pennundabit arcam 
suam : et congregabit triticum 
suum in horreum y paleas au-^ 
tem comburet igni inextinguibili. 

13 Tune ^ venit Jesús áGa-! 
lil<ea in Jordanem ad Joannem^ ut 
baptizaretur ab eo, 

14 Joanñes autem prohibebat 
eum y dicens : Ego a te debeo 
baptizari , et tu venis ad me ? 

Como 5! dfxera : el que viene en pos de 
mí , va á destruir coa sus obras toda 
vuestra falsa^ gloria , y toda esa vana 
confianza , que tenéis en la nobleza de 
vuestro origen. El os cortará , como ár- 
boles infructuosos , para arrojaros al 
fuego eterno, si 00 procuráis llevar bue- 
nos frutos por medio de la penitencia, y 
si na 05 hacéis hijos dignos de Abra ha m, 
n^ según la carne , sino según la fé. 
Porque la dignidad de nuestro origen 
consiste en imitar los exemplos de vir- 
tud , que nos dezáron nuestros Padres; 
y la gloria de nuestros antepasados no 
llega hasta nosotros , sino quando va 
acompañada de su fé , y de sus virtu- 
des, S. Hilar. In Matth. Canon, 11. 
I £1 Griego : ip^é/tuns , el que viene. 

a Otros trasladan : cuyo calzado no 
9oy yo digno de servirle , d de llevar. 

3 En Espíritu Santo ; que como 
fuegQ alumbrará , encenderá , y purifí^ 
cari vuestros corazones. 

4 Su bieldo en su mano , para se- 
parar el trigo de la paja. El trigo , que 
son los buenos frutos y obras , de los 
que son sus 6eles servidores , lo reco- 
gerá para ponerlo en sus eternos grane*- 
ros ; pero la paja de vuestra vanidad y 
ligereza servirá de alimento al fuego 



LO iir, 19 

11 Yo en verdad os bautizo 
eu agua para penitencia : mas el 
que ha d^ venir ^ en pos de mí, 
mas fuerte es que yo , cuyo cal- 
zado no soy digno á^ llevar * : 
él os bautizará en Espíritu Sanr 
to ^, y en fuego, 

12 Su bieldQ ^ en su mano 
está : y limpiará \>hr\, su era : y 
recogerá su trigo ^n ^1 granero; 
mas quemará las pajas en fuego, 
que no se podrá apagar jama^ 

1 3 Entonces ^ vino J?sus de 
la Galilea al Jordán á Juan, pa- 
ra ser bautizado por et 

14 Mas Juan se lo estorba- 
ba , diciendo : ¿Yo debo ser bau- 
tízado por tí, v tú vienes á iní ^f 

eterno del infierno. El templo destrui- 
do , la república arruinada , la nación 
esparcida por toda la tierra, son un 
monumento eterno de la venganza de 
Dios contra los que quitaron ]a vida á> 
su Hijo. 

MS. El aventadero, 

5 Después de Ixaber exhortado San 
Juan á los Judíos á hacer penitencia, 
preparándolos para recibir el Mesías, 
este Sefior , que hasta entonces babia 
estado oculto , viviendo una vida co- 
mún con la Virgen su madre , y con S. 
Joseph en Nazareth , ciudad de GaUléa, 
pasd al lugar donde bautizaba S, Juan; 
esto es , á la ribera del Jordán. Treinta 
afios de una vida oculta de un Dios he- 
cho hombre , y el silencio del Verbo y 
de la voz del Padre Eterno en todo este 
tiempo , confunden de una manera a- 
sombrosa la vana precipitación de aque- 
llos hombres inquietos , que se presen-* 
tan en^úblico sin especial vocación de 
Píos , para hacer brillar á los ojos de 
los pueblos sus talentos , sirviendo mas 
bien para su propia confusión delante 
de Dios , que para la salud y aprove- 
chamiento de los prdximos. 

6 San Juan lleno de espanto , vieo- 
de venir á su Bautismo, y acercarse á 



a Jííarc. i. 8. Luc» lu. x6,yoann, i»26.AQt, i, 5. b Marc. i. 9,Luc.iii, 2X« 

B2 



20 S A N M 

15 Respmidens autem Jesus^ 
dixU ei : Sine modo : sic enim de- 
cct nos implere omnem justitiam. 
Tune dimisit eum, 

16 Baftizatus autem Jesús j 
confestim ascendit de aqua. Et 
ecce aperti sunt ei cceli : et vi- 
dit sfiritum Dei descendentem si- 
cut columbamy et venientem su- 
fer se. 

17 Et ^ ecce vox de calis di- 
cens : Hic est filius meus dilectus^ 
in quo mihi complacuL 



A T H ]é O. 

15 Y respondiendo Jesús , le 
dixo : Dexa ahora , porque así 
nos conviene cumplir toda justi- 
cia. Entonces le dexó '. 

16 Y después que Jesús fué 
bautizado y subió luego del agua. 
Y he aquí se le abrieron los cie- 
los, y vio al Espíritu de Dios *, 
que descendía como paloma , y 
que venia sobre él. 

17 Y he aquí una voz de los 
cielos que decía : Este es mi Hijo 
el amado , en quien me he com- 
placido ^. 



ser bautizado con los pecadores á aqoel 
mismo de quien acababa de dar ua tes- 
timonio tan auténtico, se resistía á bau- 
tizar al Señor; pero se bumiUd y obe- 
deció , luego que le oyó decir , que era 
necesario cumplir todas las órdenes del 
Padre Eterno. Estas pedian , que el Se-- 
ñor se anonadase, por decirlo así, baxo 
la forma de hombre , para reparar el 
ultrage que el hombre habia hecho á 
Dios , elevándole su orgullo mas allá 
de lo que era. 

1 Le dexó hacer lo que quería ^ eSto 
es , 00 se resistió mas á bautizar al Se- 
flor. La Vulgata antigua : Enténcex te 
bauthó, 

2 No solamente el Señor , sino tam- 
bleu San Juan y todos los judios que 
le acompafiaban , vieron la figura de 
uoa Paloma , baxo la qual el Espíritu 



Santo descendió del cielo , y descansó 
sobre la cabeza de Jesu-Christo. El Es- 
píritu Santo apareció en esta forma; 
porque como dice S. Juan Chrysóstomo, 
siendo la Paloma dulce y pura , quiso 
aquel divino Espirito, que lo es de dul- 
zura , de pureza y de paz , elegir esta 
figura , que representaba en alguna ma- 
nera lo que él es , y lo oue deben ser 
aquellos , en quienes desciende por el 
bautismo. £1 IVIysterlo de la Trinidad, 
como observa Si Gerónymo , se descu- 
bre en el bautismo de Jesu-Christo : £1 
Hijo, que es el mismo bautizado; el 
Espíritu Santo , que desciende sobre él 
en figura de Paloma ; y la voz del Pa- 
dre , que da un ilustre testimonio de la 
persona de su Hijo. 

3 MS. C9H que á mi píogo. 



a Xk^ U. 35. II. Petr, 1. 17. 



21 



» . 



CAPITULO. IV. 



Ckrisfo it retira al éksierto desfué^. ie sw bautísmo^ yhabiindo 
ayunado fpMrenta dias y quarenta noches^ vence ¡as teníadones 
del demonio. Oyendo que habían jtuesto . en la cárcel al BautistOy 
se retira á Capharnaum y y da principio á su predicación. Lla^ 
ma á Pedro , i Andrés , á Sqntia¿(¡> y á Juan. Anuncia el 
Evangelio á lof Gaiiléos ^ y cura diversas 

enfermedadeis* 



r M une Jesús a ductus est in 
desertum á spiritu^f ut tentaretur 
a dtabéh, • ' .1 '"' 

a Et cám jejunasset quadra^ 
gintd'diebus', lit * quadn^inta no- 
ctibus yjposPea esariit, 

• 3 Et accedens tentator di- 
xit ei ; Si filius'Dei^eSf dic ut 
hfidei^ isti : panes fiantíí 

4 Qui respondens ¿fxir : 
Scriptum , est ^ : Non in solo 
pane vivit homo , sed in om- 



:• • i 



^t Este eispíHtu ,.que coaduxo al Se- 
ñor al desi«r(0, fué el Espíritu Saoco, 
según et seattmieuto de los Jantos Pa- 
dres Gerda^mo, Cbrysdstomo,' Hilario, 
Gregorio, f otros. Jesu-Chrlsto nos ti ice 
ea so Evangelio, que oremos para no en^ 
trmr en ftffff«c/oM.MATTH.xxvx. 4l.mos- 
trándono» coo esto , que do hemos de 
entrar por nosotros mismos en las teo- 
taeiones , sino prepararnos coo oracio- 
nes y ayunos, para -combatirlas, quaodo 
las padezcamos. ^ 

a £n memoria de este ayuno, y pa- 
ra que los discípulos imitasen el exem- 
plo de su divino Maestro , lia consagra- 
do la Iglesia el de la Quaresma , que es 
mirado como de tradición Apostólica. 
Un liombre naturalmente no podía pasar 
sin comer quarenta días v quarenta no- 
ches , y en esto se dexd ver su virtud 
divina ^ pero suspendiéndola después 



I Untónces Jesús faé llevado 
al desierto por el espíritu ', para 
ser tentado del diablo. 

2 Y habiendo ayunado oua- 
renta dias y quarenta nooies, 
después tuvo hambre ^. 

3 Y llegándose á él el tenta- 
dor, le dixo: Si eres hijo de Dios, 
dique estas piedras se hagan pa- 
nes; 

4 El qual le respondió y di- 
xo : Escrito está : No de solo pan 
vive el hombre > mas de toda pa- 

voluntariamente , por k> que miraba i 
su naturales» pasible y mortal , úiá 
muestras de ser liombre , y licencia al 
tentador ; esto es, al demonio para qge 
le tentase , dice S. Hilario. Estaba agi- 
tado este maligno espíritu y perplexo, 
viendo por una parte los ilustres testi- 
monios que de él habia dado el Bautis- 
ta , y por otra el hambre que padecía; 
y no pudieodo concertar esto , quepa-* 
recia efecto de la flaqueza de nuestra 
naturaleza ,con la' virtud omnipotente 
de aquel de quien, se decia ser Hijo de 
Dios, se le presentó baxo una forma 
corporal , y probablemente humana ; y 
le habló de la manera^ que creyó mas 
propia , ó para seducirle , si no era mas 
que puro hombre, ó para descubrir, si 
podia , el secreto que quería conocer. £1 
Chrvsostomo. 



a Mate, t, 12. Luc, IV. I. 'b Deuter, viii. 3. 



Bj 



22 S A N M 

ni verbo > quod proGCÜlt di óir^ 
Dci. 

5 Tune ássumpsit eum dia- 
bolus in sanctam civuatem , et 
statuiteum super finnaculum tem^ 

^ ' Et dixit di SifiliusBeiesy 
mine te déorsüm, Scriptum ^st 
enim a : Quia angelis suis «ftoan- 
davit de te , et in inanibus tol- 
knt te y ne forte offenda» ad la- 
pidem pedem tuum, . t. 

7 Ait ifii Jisus : Rursum 
scriptiim est ^ •: Non téntabis Do- 
rtunum Deum ttmrfy. - ' 

8 Iterufn ' assumpsiteum dia- 
bolus in montem excelsum valde: 
et ostendit ei oinnia regna víUíidi, 
et gloriam eorum , 

9 Et dixit ei : Hete 4>mnia 
tibi dabo y si cadens adorav4ris 
me. 

1 Son palabras del Deuter, vin. 3. 
El Secior que había pasado tanto tiempo 
sin comer, prueba coa su exemplo , que 
00 es telo el pan el que mantiene ai 
faoir.bre -, sino todo aquello , con que 
quisiere Dios sustentarle. De este modo 
alimentd ásu pueblo en- el desierto coa 
el maná. 

2 A Jerusalém , Santa por el templo. 

3 Texto Griego , t'ó -Trrí^eíytor , co- 

sno si dlxéramos en el alero del tejado. 

^ Ayala. Pict.Chrfst. Lib, III. Cap. x.n. 6. 

' traslada : T le puso' sobre el corredor , la 
barandilla j ó el btilUastre. Eo la Palesti- 
pa los rejados eran Unos terrados , coa 
.antepecho al contomo. El que reflexio- 
nare , dice S. Gregorio in Evang. Cap. 
j. Hom, XVI. num. 1. como permitió el 
Señor que tratasen los Judíos su santa 
humanidad, no extrañará, que perrni- 
líese también al demonio traberle y lle- 
varle cortio quiso. 

4 £1 demonio al^ga un testimonio 
de la Escritura, aunque en contrario 
sentido de lo que el Espíritu Santo lo 



A T H ¿ O. 

Iab!ri, .que sale de la boca de 
Dios ^ 

'• $ Entonces le tomód diay- 
blo, y le llevó á la santa ciudad ^, 
y le puso sobre la almena ^ del 

templo, 

i 6 Y*Jle dixo: Si eres hiJQ de 
DioS)^hátedé^qui.¿baxo, por- 
qi^c escrito está ^ : Que mandó 
á sus Angeles acerca de ti , y te 
tomarán en palmas, porque no 
-tropiezes en piedra con tu. .pk. 

7' Jesús ^e dijí^o : T^mhifc^ es- 
tá escrito: No tentará$).04 S^^^ 
• tu Dio&^:*.ti.n •' . -;. .:: \A 1 



i • 8*' De nuevo* le subió el .dia- 
blo á un monte\>nuaV(a^tQ.^ y |e 
mostró.todos losvreynos.del mun- 
do.,? y la glotóaíde cites > \\ W 
9 Y: le .dixi^ :!iXo40« «fiíP 
te daré , si cayendo me adora- 
res ^4 • "1 

proDuncId ; pero el Señor con otro tes- 
timonio del Deutéroodmio abate so or- 
gullo , y mortifica su curiosidad , dáo- 
dolé á entender^ que esc tentar á|Dios 
el exponerse á un peligra «sin pecesidad 
y ' sin jnotivok Thsojkir^ f a peuter. 
quáest. y% « . - 

5 Tentar d 2>for es .opuesto á conjtar 
en Dhs. óapient. f . 2. %. Tentar á í>mx, 
es pedir pruebas de su providencia por 
motivos de duda y de incredulidad ; es 

■ querer probar , si puede hacer • lo que 
nosotros deseamos. Y( así el SeOor con- 
funde al dejnóuio, diciéndole.-: Que do 
dudando de la protección de Dios su 

- padre ^ no necesitaba de hacerla expe- 
riencia , ni de pedirle nuevas pruebas, 
porque esto serla tentarle: lo qual es- 
taba prohibido. 

6 Si dexándote caer , d postrándote 
en tierra. £1 demonio , dice admirable- 
mente S. Gerdnymo , sin pensarlo hace 
ver claramente en la manera misma coa 
que habla á Jesu-Christo , que 00 se le 
puede adorar ni seguir , sin dar antes 



a Psalm. xc* II. b Dtuter. vi. i6» 



10 Tune dicit «jiítíiV t^a¿e ""^^ líy entonces le dixo Jeáus, 
;SaVána'^^Scriftuin est thim^ VDo- • Vcte^, Satanás ^i porque cscri- 
'minum Déam' iuum adorahh y tt to está : Al Señor tu Dios adorar- 
'ilH^soli servies. *' '' •-•• ras, y- á él solo servirás^ • 

1 1 Tune reliquit évií^diáih' 1 1 Entonces le dexó el día- 
fuVl'et'íAéé* angelí laáesierMty et -Wo í^yHb aquí los' Angeles'^gá-* 
ministrábante ei, ' ' ''• . i ron y le servían •. «^ 

•12 ' Cum auterh audisset Je- -» la Y quando oyó Jesús que 

"siis^-^mod ' Joannes itaiitus és- Juan estaba preso ^ se retiró á |a 

skt'^ i seeessit in Galit^am'J Galilea^: 

' i^ £t reUctá civiütu Na-za- 13. T dexando la ciudad de 

rtth\ "óenit y €t habitatntin Ca- Nazareth^ fué i morar á Ca- 

Wiaritiium íAit^timá^i'ín ^fitábüs 'pbarnaum- , ciudad maritlma, en 

'liábuto^y-\t^^IÍ£fhthai$mk **'^ Jos confines de Zabulón, y de 

V \'*" \ • ' -í ) • ■• - N^iAthaliih: 

'^14; .Ut.'adiihpleretur quod di^ - 14 Para que se cumpliese 

etum estjM^thaíam frúfhetafn: lo que dixp Isaías el Propheta: 

•15 Terra Zabülohj^ o ^et -térra 1$ Tierra de Zabulón, y 

WephtíialtTny^Tná "tnátis-tranf Jor- i' tierra de 'Nephthalim , camino 

. danení'yGáíUm'a géntium • ^ •' de la mar , de la otra parte del 

•"; •' 1 JoWátói'Galüéa de los Gentiles 

''itf'^ ^Potófúi ,' cfttí sedébat in .16 Pueblo ^, que estaba sen- 

^.una^caMa muy ftj'nesta. Esta tentación bleineote , y le sirvieron de comer. No 
que es MUÍ, la. tercera , en S. Lucas pu^dé el hombre vencer sin pelear , ni 
«rf IV.' ^^éb'^ft se^undi. fist^'llgtre dífe- '. ^^ coronado sin haber vencido, 
renda hace ver,.<iüft tinod^ estos dos 4 Lo que no acaeció iomedla^ameo* 

^ ÍWí5?^«**^f9P' ^^?^$ »^ «'V^' ^^ ^^i"***" ífe-^espues de la tentación , sino pasado 
^Wreficre Si Wáthé6\ ijarécc que debe ' «¿un tiempo. Esta se llañiaba la Gali- 

pfefeHrie : .lo tjufrse infiere de las pa- léa súpetlor d. alta , que ftié habitada 

labras con que el Seüor echó de sí al por Gentiles desde el tiempo , en que 

Jentador, diclendole: Fete, retírale, So- Satomón cedió veinte ciudades á Hirám 

* 4miat, Rey de Tyro. La otra en que estaba Na- 
, , 1 MS. re tu uia , Satanár, En aque- Mretb , y pertenecía al rcyno de Hero- 

11a pfilabra rere , con que Jesu-Cbrtsto des, se llamaba inferior , ó baxa. La 
'Indignado lanzó al demonio , se sobfe- Galilea , i donde se retiró Jesús, perie* 

• entiende según S. GaaoNVMO , al fyggo ■ necia á PhiIipo>el Tetrarca que tta ^a- 
y eterno, . , , - . ^ ..,cífico,y 1^0 á. Herodes., que era perse- 

a Sdtanát quiere decir enemigo, eon^ guidor , é'hizri prender al Bautista. ' 

trarib, Y en este ultimó sentido llamó ¿ Estos pueblos que estaban sepul- 

Christo i San Pedro Satanás. v'Xatyi tados en las tinieblas de la Idolatría, 

97^¡cfd f4^v y cArettÁ^ tetirate 4e mi, fueron los dichosos que vieron una gran* 

SatúnÁt\ porque el excesivo amdr<que de luz : los primeros (^ue oyeron la pre- 

teula al Señor , le bacía que se opusiese dicaclon de Jesu-Chn^to , y á quienes 

4 su Pasión. Este nombre se da también nació el Sol de Justicia , para aiuirbrar- 

en las* Escrituras al Ángel prevari* los, disipando sus tinieblas, y dándoles 

cador. con la luz la vida. 

3 Los Angeles se le mostraron visi- ' 

a Dfttf^r. VI. X3« b Marc. z. I4. Lm. iv. l^,j^nfu iv. 43. c UaiA.x.l.%» 






T' 



24 S A N. M 

unebrisf niáit tucem magnam: 
ev sedentíbus in regione umbne 
tnortís f lux Qrta cst cis.. 

• r 
♦ 1 7 Exindi a cmpit Jssus pre- 
dicare y et dtceréi Pcenitentiam 
agifá : appropinciuavit , enim re-- 
gnum caiorum. 

i¿ Ambulans autem Jesús 
juxta mure Galiletea ^ , vidit 
dúos fratres , Simonsí^ , qw 'Oo- 
<atiár PetruSy eti Andream fra- 
trem ejus , mittentes rete in ma^ 
re, {erant enim piscatifres) 

ip Et ait lilis : Venite post 
me , et faciam vos fieri piscator^s 
hominutn. . ., , i i 

ao At illi' tonainm trelictis 
retibus secuti sunt eutth 

31 Et procedens indi , Tidit 
alios dúos jratres , JaooiwiBk t^- 
bedijei y et Joannem fratrem ejus 
in navi cum Zebedteo paire eo- 
tum y refidentes retia su<^ ; et 
vocavit. eos. 

32 ¡Ui autem statim relñ^ 
retibus et patre ,- secuti sunt 
eum. 

3S Et circuibat Jesús totam 
Gaiilceamy docens in Synagogis 
eorumy et pradicans evangermm 
regni : et sanans omnem languo^ 
rem y et omnem infirmitatem in 
populo. 



f\ 



1 El Señor Untes de este llamamien- 
to ronocia i Pedro y á Andrés , coma 
se puede ver en el Cap.í.zS' deS.JüAw; 
pero no los bebia ñamado con aquella 
▼oz eficaz , que debia hacerles abaado* 
fiar toias las Cosas para seguirle y ser 
sus discípulos. 

2 £1 divino Redentor les did el 
«léíiaplo de esto mismo j pues fue el 



AT' Hl^ O. . -, ;t., ,,, -y ^. 

tadoi;ea.4ii>i^bIa$ ,«vió una gran- 
de luz 9 y á Jos que moraban en 
tierra de sombra .de muerte^ luz 

.íefi,aatíís •,. .,,' \ \ . 
. 17 ^Pesde entonces, comenjio 

Jesús á predicar y á decir : H^- 

ced; penitencia , porque se ha a* 

cercado el reyno de los cielos. 

18 y yendo Jesús por la/i- 
bera de la mar de Galilea, vio dos 
berwajaps '^, §iipon , que es 11a- 

. mado Pedro, y Andrés su her- 
mano y que ec^ban -k red en Ja 
mar , ( pues eran pescadores ) 

19 Y les di^o : Venid en po& 
de mi , y haré que vosotros seajs 
percadores de hom^^es^^. 

.30 Y eíÍo§ ai in^tant^ devci- 
das las redes y le sigu^rqn. ;^ 

31 Y pasando de allí, vio 
. otros dos hermanos, '^Santiago 
de Zebedco ^, y Juan su herma- 
jio, en un barco con Zebedéó su 
padire , que remendaban su& re- 
des 5 y lo^ llamó. 

33 Y ellos al punto deseadas 
las redes y el padre j le siguie- 
ron* " 

33 Y andaba Jesús, rodeando 
toda la Galilea , enseñando ^ en 
lasSynagogas de ellos ^, y predi* 
cando el Evangelio del reyno ^; 
y sanando toda enfermedad , y 
tbda dolencia en el pueblo. 

^ue los pescd á ellos mismos coo Itf 
redes de su palabra y 4ocxrioa oelestiaJ. 

3 Hijo de Zebedéo. 

4 MS. Am9ttrando^ 

5 Ed Laa Synagogst se juntaban íot 
Judios para orar y para otros exer- 
ckios de Rellgioo. En Jerusalejn lia-* 
bia 480. 

6 Evangelio quiere decir buena 



a Miare, 1. 1^. b Mart. 1. 16. Lúe, v. i. 



é A PI TU 

34 Et dbiü ápinio ejus in 
totam Syríamy et obtulerunt ei 
omnes male habentesj variis hn-- 

füoribüs , et tarmentis compre- 
ensos , et qui doemonia habebanty 
et lunáticos y et faraljticoSf et 
etiravit eos: 

' 2; £r a secuta sunt eum 
turba mulue de Galiíiea , et 
Decafoli , et de Jerosolymis , et 
de Judaa , et de trans Jorda^ 
nem. 



L O I V. 25 

24 T corrió $h fama por to- 
da la Syria ^, y le traxéron to- 
dos los que lo pasaban mal po- 
seídos de varios achaques y do- 
lores , y los endemoniados, y los 
lunáticos *, y los paralyticos , y 
los sanóe 

2$ Y le fueron siguiendo mtir 
chas tropas de la Galilea , y de 
Decápolis ?, y de Jerusalém, y 
de Judéa , y de la otra ribera dd 
Jordán. 



m; 7 asi lo que Jestt-Chrlsto predica- 
ba y eran buenas y felices nuevas del 
I eyno Celestial , que les prometía , en- 
aefiándoles el camino que debían tomar 
para llegar á él sin tropiezo. 

I Que coafinaba con aquellos lu- 
gares. 

a MS. Alunados, Los que padecían 
accidentes epilépticos ; esto es , mal ca- 
duco ,d gota coral , que según la opl- 

a JÜarc* III. 7. Luc, VI. X7« 



nion del vuTgo, depende de los crecieh- 
tes y menguantes de la Luna. Otros se 
persuaden , que los lunáticos' eran ob- 
sesos , y atormentados de los espíritus 
malignos en ciertos períodos. Lo cierto 
es , que hay dolencias que siguen los 
movimientos de la Luna. 

3 Era una provincia , que compre- 
hendía diez ciudades , y la mayor de 
estas se llamaba Scytbdpolis, 



CAPITULO V. 

De* Us ocho BiencvoeiHuranxasi, Llama el Señor A sus Apóstoles 
sai ^ jjf luz , dsclarándotes quil debia ser su oficio. La ley de Dios 
es la sal, y y la luz , con que quiere que salen y alumbren al mun^ 
do ) declarándoles , que jto ha ^venido á destruirla , sino á cumplir^ 
la y perfeccionarla : y para esto empieza á explicarla por sus 

partes prisicipalesí 



Vi 



idens autem Jesnr turbi^y 



■ Y 



viendo Jesús las gentes. 



4tscendit in montem , et cám se- subió á un monte ', y después 



disset y accesserunt ad eum disci- 
fuli ejus I 

2 Et aperiens os suum doce- 
bateos y dicetist 



de haberse mentado , se llegaron 
á él sus discípulos ^ 

2 Y abriendo su boca^ los 
enseñaba^ diciendo ^: 



I S. GxROHYMO cree« que «ste M 
elThabdr, ó algún -otro monte de la 
Galileiu 



% %j\ este sermón ^ que hizo el Se- 
fior al pueblo , quf ít» en su segulini^o- 
to y se escierra toda la perfección de la 



2<S .'SAN .;M 

3 Beatí « pauferes sfiritu: 

Siuoniam ifsorum est regnum c«- 
orum. 

4 Beati b mites : quwiam 
. ifsi fossidcbunt terram. 

^ Beati y qui luge^t c : ^i^o- 
niain ipsi consoiabuntut, ' 

6 Beati , qiii esuriunt y et si- 
tiunt justitiam : quoniam ifsi sa- 
turabuntur. 

7 Beati misericordes : quo- 
niam ifsi^ misericordiamr conse- 
qu:ntun 

8 Beati d mundo corde : quo- 

vldaChrlstíana. No se convienes los In- 
térpretes sobre el tiempo, en que Jesús 
pronunció esta admirable doctrina. 

1 Esto es , los que son humildes en 
"su pobreza : los que son pobres dé co- 
razón y dé voluntad : los que se humi- 
llan delante de Dios, mirándose como 
verdaderos pobres en su presencia : los 
que todo lo esperan de su bondad, y 
oyen con temor respetuoso sus palabras* 
De la herencia que toca á estos , son 
excluidos los qu^ alimentan un espíri- 
tu orgulloso , y ua corazón lleno (de so- 
berbia , que tienen puesto únicamente 
en las cosas de la tierra. 

2 Por mansoT se entienden áqiH, los 
que con humilde paciencia sufren las 
persecuciones injustas ; los que no tie- 
nen rencillas ni contiendas con otros 
por cosas temporales ; últimamente 
aquellos , en quienes habf^a el Seftor 
por la dulzura y unción de su espíritu. 

3 La tierra que el Sefior pro'mete,'es 
la de los vivientes , como dice David , 
en el Pfotm.xxvi, 13. Es aquella ciudad 
santa y dichosa , cuyo fundador y ar- 
quitecto es el mismo Dios. 

4 £n el texto Griego precede esta 
Bienaventuranza á la que acpl>amos de 
explicar. Son bienaventurados , los que 
llenos de amargura y tristeza lloran sus 
pecados , ó los de los otros , y de estos 



A-T ni o^ 

3 Bienaventurados- loa ^po- 
bres de espíritu ^j porque de ell9$ 
es el reyno de los cielos. 

4 Bienaventurados los man- 
sos ^ j porque ellos poseerán h. 
tierra ^. 

( Bienaventurados los que 
.lloran ^ 4 porque ellos serán con- 
solados. • , 

6 Bienaventurados los que 
han hambre, y sed de justicia ^i 
porque ellos serán hartos. 

7 Bienaventurados los mise- 
ricordiosos. ^ 5 porque • ellos al- 
ca4zatán misericordia. ^\ 

8 Bienaventurados los de lim- 

• 

será el consolador el espíritu de Dios 
aun en este mundo , y después partici- 
parán de la plenitud de; su alegría ^y 
de su gloria, 

JS No basta , dice S. Gerontmo, de- 
sear simplemente 'la justicia ; es necesa- 
rio tener hambre y sed de ella ; esto 
es , amar y buscar con el ardor posible 
todo aquello , que hace justo al hombre 
delante de Dios. No se comprehendeo 
aqui , los que olvidados de su propia 
justificación , muestran un grande zelo 
y ardor de hacer justas á sus pnixlinbs: 

, los que tienen dos pesos y dos .medidas» 
la una' para sí mismos , y la otra' para 

* Jos nitros , Pnw. XX i(f, sino aquellos, 
que al paso que trabajan en la justificsi- 
cion de los otros , procuran mas y mas 
arreglar sus costumbres y vida á \k Ley 

. eterna é inviolable del Sefior : pues es- 
tos lograrán una hartura cumplida ea 
la mesa del Esposo Celestial. 
6 Esta misericordia no soladl'ente se 

.extiende á hacer limosnas a loslpobres, 
sino también a sobrellevar los defectos 
de los otros para cumplir la Ley de 
JetwChfitto , como dice S. Pablo Gm- 
¿tf/. VI. 2. á perdonar á nuestros herma- 
nos , como queremos que Dios nos per- 
done, y á socorrerlos en todas sus /le- 
cesidades de alma y cuerpo. 



a Lúe* VI, 20. 
xxiii 4, 



b Psalm, xxzvi. iz. c Xiah lxz. 3, ' d Fstlm* 



C A P í f 

ntám rpjf Heum videbunt. 

9 Beati pacifici : quoniam /t- 
lii Dei vocabuntur, 

10 Beati a 3 fuf perseóutiO' 
nem patiuntur frofter justitiam: 
quoniam ipsorum est regnum ca- 
iorum. 

11 Beati estis cúm maledi^ 
xerint vobis , et fersecuti vos 
fuerint , et dixerint omne ma- 
íum ' advérsúm vos , mentientesy 
profter me: 

12 Gaudete, et exultatey quih 
f¿am merces vestra copiosa est 
in calis. Sic enim fersecuti sunt 
Prophetas , ^ui fuerunt ante vos. 

13 Vos estis sal térra, ^ 
. Quód si sal evanuerit , in quo 

salietur ? ad hiWum vatét ul- 
tra j nisi ut mittatur foras , et 
conculcetur áb hominibus. 

'14' Vos estis lux'mundi. Non 



U L O V. 27 

pió corazón '5 porque ellos ve- 
rán á Dios. 

9 Bienaventurados las pací- 
ficos ^ ; porque hijos de Dios se- 
rán llamados. 

* 10 Bienaventurados los que 
' padecen persecución por la jus- 
ticia *5 porque de ellos es el rey- 
no de los cielos. 

1 1 Bienaventurados sois, quan- 
do os maldixeren, y os persi- 
guieren , y dixeren todo mal * 
contra vosotros mintiendo , por 
mi causa. 

1 2 Gózaos y alegraos , por- 
que vuestro galardón muy gran- 
de es en los cielos. Pues asi tam- 
bién persiguieron á los Prophe- 
tas y que fueron antes de vosotros. 

1 3 Vosotros sois la sal de la 
tierra *. Y si la sal se desvane- 
ciere , i con qué será salada ? no 
vale ya para nada, sino para ser 
echada fuera , y pisada por los 
hombres: 

14 Vosotros sois la luz del 



t Los que tien^uocorazoo senci- 
llo : los que por medio de la oracioo y 
humilde confesioo de sus faltas purifí- 
cao los ojos de su corasQo, estos soo,los 
que verán á Dios. 

a MS. Lar pacienUf, JLos que traba- 
jan primeramente en mantener la paz 
eo su eorazon , 7 después en procurar, 
que se conserve entre sus hermanos ; y 
sobre todo en reconciliarlos con Dios, 
quando han pecado. 

3 Por causa de Justicia, 6 por de- 
fender la Justicia. La perfección consis- 
te no solamente en padecer , sino en 
padecer injustamente , y por el nombre 
de Jesu-Cbristo ; y en que ouando se 
nos persigue de este modo , surramos no 
solo con paciencia , sino con alegría. £s 



cosa muy rara , dice S.Geronymo , ver 
á un boiíibre, que le despedazan en la 
reputación «alegrarse al mismo tiempo 
en el Seflor. Y S. Beanardo aCade,que 
esta octava Bienaventuranza era como 
ia prerogativa particular de los Santos 
IMártyres. 

4 Texto Griego : neoit 'Ttonior pí/iaí, 
todo género de malar palabras. 

5 La naturaleza de la sal es preser- 
var de corrupción , y dar gusto ¿ los 
manjares: y este es el oficio de aquellos 
que Dios elige para su Apostolado, pre- 
servar á los fieles de la corrupción del 
pecado, y hacerles gU6tar , y desear 
los bienes de la gracia. Se destfaneciere^ 
esto es , perdiere su actividad, y que- 
dare insípida. 



a I. Petr. u. 20. et iii. 14. et iv. 14. b Mare.VL, 49. Luc» xiv. 34, 



StS S A N M 

fotest civkas albscondi sufra tnotir 
tem fosita. 

I j N^que A accendunt lucer- 
nam , et fonunt eam sub modioy 
sed sufer candelabrum ut lu- 
ceat ómnibus y qui in domo sunt. 

1 6 Sic ^ luceat lux vestra 
coram hominibus : ut videant 
opera vestra bona , et glorifi- 
cent fatrem vestrup^ qui in ca- 
lis est* 

17 Nolite fufare quoniam 
veni solvere legem , aut Pro- 
fhetas : non veni solvere , sed 
adimflere, 

iB Amen c quiffe dico vo- 
biSf doñee transeat ccelum et ter^ 
ra y jota unum y aut unus afex 
non fí^ateribit á lege y doñee 
omnia fiant. 

19 Qui <^ ergo solverit unum 
de mandatis istis minimis y et do- 
cuerit sic homines, minimus voca- 



A T H ¿ O, 

mundo. Una ciudad , que esta 
puesta sobre un monte , no se 
puede esconder. 

I $ Ni encienden una antor* 
cha y y la ponen debaxo del ce- 
lemín , sino sobre el candelero, 
para que, alumbre á todos los 
que están en' la casa. 

16 A este modo ha de bri- 
llar ^ vuestra luz delante de los 
hombres $ para que vean vuestras 
buenas obras ^ , y den gloria á 
vuestro iPadre^ que está' en los 
cielos. 

17 No penséis, que he veni- 
do á abrogar ' la Ley , 6 los Pro- 
phetas : no he venido á abrogar- 
los y sino á darles cumplimiento. 

1 8 Porque en verdad os di- 
. go, que hasta que pase ^ el cielo 

y la tierra ,, no pasará de la Ley 
ni lin punto, ni un tilde ^ sin que 
todo sea cumplido. 

19 Por lo qual quien que- 
brantare uno de estos manda» 
mientos muy pequeños^ , y en- 



1 MS. ji^i tuga: 

2 Puede también trasladarse: de tal 
suerte ha de brillar vuestra luz delante 
de los hombres , que vean 8ec. huyendo 
de tpda vanidad , y amor de gloria :*el 
lili único que hemos de tener , quando 
presentamos nuestras buenas obras á los 
ojos de los hombres , ha de ser para 
que por ellas glorifiquen al Eterno Fa* 
dre. 

3 MS. A afioxar. La letra Desatar. 

4 Modo proverbial de hablar. Lo que 
el Señor quiso dar á entender aquí , es, 
que antes que sea destruido este mun- 
do , tendrán perfecto cumplimiento las 
menores cosas, que pertenecen á la mo« 



ral , 6 i. las predicciones que mira a á 
Jesu-Christo , y ¿ su Iglesia, ya sea 
en la Ley , ya en los Prophetas. 

5 Quiere decir el mas pequeño de 
estos mandamientos. Afuel que hahiewh 
gnardado toda ta Ley , la violare en tm 
^lo punto , se hace culpable , copio si ¡a 
hubiera violado toda , dice el Apóstol 
Santiago ii. 10. Arguye el Sefior la 
f^lsa doctrina de los Phariséos, que po- 
nían diferencias entre los Mandamieo« 
tos, como si unos fueran grandes, y otros 
pequeños , cuya transgresión Aiese de 
poco momento. Matth. xxir. 36. mos- 
trando que todos tienen un mismo ca- 
rácter de autoridad divina , y que todos 



a Marc, iv. 21. Luc, viu, l6, et XI, 33, b i. Petr. 11. 13. 
d Jácob. u. 10. 



C XvC.XVLXf» 



C A P í T 

bitur in regno cteltn^tn : qui au- 
tem fecerit et docuerit ^ hic ma^ 
gnus vocabhur in rcgno calo- 



rum. 



20 Dico entm vobis , quia 
nisi abundaverit justitia vestra ^ 
flus quám Scribarum ^ et Pha- 
rísaorum ^ non intrabitis in re- 
gnum calorum, 

21 Audistis quia dictum est 
antiquis : Non occides ^ : qui 
autem occiderit y reus erit ju- 
dicto. 

22 Ego autem dico vo- 
bis : quia omnis , qui irasci- 
tur fratri suo , reus erit ju- 
dicio, Qui autem dixerit fratri 
suo j raca : reus erit concilio, 
Qui autem dixerit ^ fatue : reus 



V L O Y. 29 

señare asi ^ á los hombres , muy 
pequeño será llamado eji el rey- 
no de los cielos ^ : mas quien hi- 
ciere y enseñare ^,este será llama- 
do grande en el reyno de los cielos. 

20 Porque os digo , que si 
vuestra justicia no fuere mayor 
que la de los Escribas '^ y de los 
Phariséos * , no entrareis en , el 
reyno de los cielos. 

21 Oísteis que fué dicho á 
los antiguos ; No mataíás , y 
quien matare, obligado quedará 
á juicio. 

22 Mas yo os digo , que to- 
do aquel que se enoja con su her- 
mano ^, obligado será á juicio: 
y quien dixere á su hermano ra- 
ca ^, obligado será á concilio : y 
quien dixere insensato^, quedará 



obligan igualmente , bien que los gra- 
dos de la materia sean diversos. 

z Esto es , y que con su mal exem- 
plo ó doctrina enselvare á ios hombres 
á quebrantarlos. 

2 Será excluido del reyno d« los Cielos» 
Así explica estas palabras S. Agustín. 

3 El que observare y predicare la 
^rdad del Evangelio. Diferente recom— 
pensa tendrá aquel , que solo atiende á 
su saluda de la que corresponde al qu« 
cuida también de la de los otros. Y asi 
es necesario , después de aplicarnos k 
enmendar nuestros vicios y defectos, ex- 
tender también nuestra caridad y vigi- 
lancia á nuestros hermanos. Chrys. in 
Mútth, Hom. XYi. 

4 MS. jye lo* Escribonoj. 

5 La justicia ó la santidad de los 
Phariséos consistía en no cometer nin- 
gún delito, que los deshonrase exterior- 
mente. Mas la justicia de los que deben 
entrar en el reyno d« los Cielos , se ex- 
tiende hasta reprimir los movimientos 
desarreglados del corazón. Aquel que 
refrena su ira , está mas distante de co- 
xneter un homicidio. 



6 fil texto Griego afiade aquí 
%liLÍ , sin razón , sin causa. Esta adición 
00 se hallaba en los cddices antiguos, y 
de buena nota en tiempo de San Geró- 
nymo, que por esta razón quería que se 
borrase. Mas no todos fueron de este pa- 
recer. 

7 MS. Desmeoliado. Raka , según S. 
Geronymo , es un término de despre- 
cio, y quiere decir alguna injuria pesa- 
da. Es palabra Syríaca del Hebreo p^•y 
Rik , vano , sin juicio, 

8 Esto es , alguna injuria mas gra- 
ve conforme al sentido, que daban los 
Hebreos á aquella dicción. Hace alusión 
el Sefiorá dos suertes de tribunales, que 
tenia n los Judíos, compuestos de mayor 
ó menor número de jueces, y en los que 
se juzgaban diversas calidades de deli- 
tos. El principal era, el que aquí se lla- 
ma Concilio. Este constaba de setenta y 
dos jueces , 6 de veinte y tres , según la 
calidad de las causas , que condenaban 
á pena capital. El segundo que aquí se 
nombra juicio 9 era un tribunal subalier-^ 
no , compuesto de tres jueces , del qual 
se apelaba al Concilio i Syoedrio. 



a iue . xj. 39. b Exod^xn, 13. Deuter. v. 17. 



30 S A N M 

ertt gehenruB ignis, 

23 Si ergo offers munus 
tuum ad altare , et ibi recor- 
datus fuerisf quia frater tuus ha- 
bet aliquid adversúm te : 

24 Relinque ibi munus tuum 
ante altare , et vade priús recon- 
ciliari fratri tuo : et tune ve- 
niens offeres munus tuum, 

2; Esto s consentiens ad-- 
versario tuo citó dum es in via 



A T H í O. 

obligado ala gehenna del fuego'. 

23 Por tanto si fueres á 
ofrecer tu ofrenda al altar , y allí 
te acordares, que tu hermano 
tiene alguna cosa ^ contra tú 

24 Dexa allí tu ofrenda de- 
lante del altar, y ve primera- 
mente á reconciliarte ^ con tu 
hermano 5 y entonces ven á ofre- 
cer tu ofrenda ^. 

25 Acomódate luego con tu 
contrario ^ , mientras que estás 



I t=)sn i> Gehinnom, esto es, Valle de 

Hinnom. También se llamaba c3jn-p~J 
Gevenhinnom , Valle del hijo d^ Hinnom. 
Era un sitio , según S. Gbrontmo in 
Matth, X. 28. cerca de Jerusalém, al 

Í>ie del monte Mdrla. En él había un 
dolo de Molde , á quien sacrificaban los 
IsraeUtas sus propios hijos , quemando* 
los lastimosamente; y de aquí se aplica 
este nombre al fuego y lugar del Infier- 
no. Puede entenderse la sentencia del 
grande Anathema , por la qual ademas 
de la muerte temporal, el culpado mo- 
ría cargado de las execraciones y mal- 
diciones de todo el pueblo. 

De lo dicho se puede ilustrar este 
lugar , que al parecer es bastante obs^ 
curo : y para esto seguiremos á S. Agus- 
tín , de Serm, JDom, in monte Lih. ii. 
Cap IX. numer, 22. et teq. Se deben ob- 
servar , dice el Santo , tres grados de 
faltas y de castigos. El primero es , en- 
trar en cólera por un movimiento in- 
terno del corazón ; pero sin producirla 
fuera. El segundo , decir alguna palabra 
de desprecio , que manifieste la altera- 
ción y movimiento interior. El tercero, 
quando ciegos ya de la ira , prorrumpi- 
mos en palabras injuriosas contra nues- 
tros hermanos. A estos tres grados di- 
ferentes de pecados, corresponden otros 
tres géneros de castigos. El primero en 
el Juicio , en donde aun queda lugar al 
reo para defenderse. £1 segundo en el 
Concilio , en el que se delibera solamen- 
te del género de castigo , que se ha de 
dar al delinqüente. £1 tercero tiene ya 
cierta la condenación , y determinado 



el castigo , y sin apelación , puesto que 
el culpado es condenado al fuego del 
Infierno. De todo lo qual hemos de con- 
cluir, quáoto nos conviene refrenar los 
primeros movimientos de la ira. 

2 La partícula rt aliquid , es enfá- 
tica. Los Judíos la restringían á la res- 
titución de los daños recibidos en dine- 
ro ; Jesu-Christo muestra , que se ex- 
tiende á todo género de dafios y de 
ofensas , recomendando la caridad, y U 
sincera y perfecta reconciliación. 

3 MS. A emienda de to ermano. 

4 No hay duda alguna, que tenemos 
obligación de executar á la letra este 
mandamiento del Hijo de Dios, quan- 
do se puede ; porque si no nos es pei^ 
mitido airarnos contra nuestro herma- 
no , despreciarle , é injuriarle ; mucho 
menos nos será conservar en nuestro 
corazón algún resentimiento contra él, 
de manera que nuestra primera indig- 
nación se convierta en ddio. D. Aogust. 

ibid. Cap, IX. num, 26, 

5 Es confirmación de la doctrina 
que precede : £1 Señor hace aqui alu- 
sión á dos que pleytean , á quienes es 
mas útil componerse amigablemente, 
que esperar la sentencia del juez; por- 
que este hará poner en prisión al deu- 
dor , hasta que pague el último mara- 
vedí. El Señor nos exhorta eficazmen- 
te á la unión y coocordi<f. Este contra-- 
rio es nuestro próximo , á quiea hemos 
ofendido , ó de quien hemos sido ofen- 
didos; y con este nos manda el Hijo de 
Dios , acomodarnos prontamente mientras 
estamos con él en el camino. Ésto eSy 



a Lúe, xu. 58. 



C A Pf T 

curfi eo: ne forte tradat te ad- 
versarius judici^ et judex tra- 
dat te ministro : et in carcerem 
mittaris. 

26 Amen dico tibi y non esáes 
inde , doñee reddas novissimum 
quadrantem, 

27 Audistis quia dictum est 
antiquis ^ : Non machaberisn 

28 Ego autem dico vobis: 
quia omnis qui viderit mulierem 
ad concupiscendum eam , jam 
mcschatus est eam in corde suo, 

29 Quid ^ si oculus tuus dex- 
ter scandali%at te, erue eum j et 
frdfxe abs te : exfedit enim tibi 
ut pereat unum membrorum tuih 
rum 9 qudm totum corpus tuum 
mittatur in gehennam» 

30 Et si dextra manut tua 
scandalizat te , abscide eam , et 
projice abs te : exfedit enim ti- 
hi ut pereat unum membrorum 
tuarumy quám totum corpus tuum 
eat in gehennam, 

3 1 J)ictum est autem : c Qui» 
cumque dimiserit uxorem suojn^ 
det ei libellum repudii. 



b 
j' 



mientras estamos nun «n «sta v]da; 
porque el tiempo presente es el de la 
reconciliación ; y uo podrá encontrar 
paz delante de Dios en la otra, el que 
00 puso todos los medios posibles para 
tenerla con su hermano, mientras vlvjd 
sobre la tierra. 

X IMoneda pequefia , la menor en sus 
divisiones, como nuestro maravedí , ó 
antiguo cornado. Este es un modo pro- 
verbial , para explicar el rigor con que 
se obliga á alguno á pagar quanto de- 
be, sin perdonarle nada. 

s MS. Ta fornefíó. El que mirare á 
una muger , consiotiendo en su mal de- 



U L O V. 31 

con él en el camino : no sea que 
tu contrario te entregue al juez, 
y el juez te entregue al ministro^ 
y seas echado en la cárceL 

26 £n verdad te digo, que 
no saldrás de allí , hasta que pa- 
gues el último quadrante ^. 

27 Oísteis que fué dicho á 
los antiguos : No adulterarás. 

28 Pues yo os digo , que 
todo aquel, que pusiere los ojos 
en una muger para codiciarla ^, 
ya cometió adulterio en su co- 
razón con ella. 

29 Y si tu ojo derecho te 
sirve de escándalo ^, sácale , y 
échale de li j porque te convie- 
ne perder uno de tus miembros, 
antes que todo tu cuerpo sea 
arrojado al fuego del infierno. 

30 Y si tu mano derecha te 
sirve de escándalo , córtala y 
échala de ti ^ porque te convie- 
ne perder uno de tus miembros, 
antes que todo tu cuerpo vaya 
al fuego del infierno. 

3 1 También fue dicho : Qual- 
quiera que repudiare á su mu- 
ger, déle carta de repudio \ 

seo , y no cuidando de reprimirle , es 
Adúltero en su corazón. Este adulterio 
se debe entender de todo deseo carnal, 
que es contiario á la Ley de Dios. Au"- 
CDST. ibid. Cap. XII. num. 33. 

3 Te es ocasión de ruina d de caer. 
Por ojo derecho , y por mano derecha , se 
entiende todo lo que mas amamos , y 
nos es mas necesario ^ sea lo que fuere. 
Si esto es causa ^ 6 puede ¿erlo , de que 
perdamos nuestra alma , lo hemos de 
separar de nosotros con generosidad /de 
corazón* 

4 Por esta ley no babia aprobado 
Dios el repudio ó separación , antes 



a Exod.XT, 14. b Ifi/r. XVIII- 9* Marc* ix.46. 
XIX. 7. Mate, X» II. Luc* xvi. 18. i. Corinlb, TU.IO. 



€ Jítut. XXIV. I. Infr* 



52 S A N M 

32 £^ autem dico vobis : 
Quia omnis , qui dimiscrit uxo- 
rem suam y excepta fornicationis 
causa y facit eam mcechari : et 
qui dimissam duxerit , adulte- 
rat. 

33 Iterum audistis qtda di- 
ctum est antiquis ^ : Non ferju- 
rabis : reddes autem Domino ju- 
ramenta tua, 

34 Ego autem dico vobis 9 non 
jurare omnino^ ñeque fer ctelum^ 
quia thronus Dei est: 

3 $ Ñeque fer terram y quia 
^scabel¡um est pedum ejus : ñeque 
per Jerosolymamy quia civitas est 
tnagni regis: 

36 Ñeque per caput tuum 
juraverisy quia non potes unum 
capillum álbum faceré , aut ni- 
grum. 

37 Sit b autem sermo ves- 
ter y est y est : non y non : quod 



AT-RÚO. 

32 Mas yo os digo j que el 
que repudiare á su muger , á uo 
ser por causa de fornicación ^y 
la hace ser adúltera * : y el que 
tomare la repudiada ^ , comete 
adulterio: 

33 Además oisteis que fué 
dicho á los antiguos : No per- 
jurarás ^ mas cumplirás al Señor 
tus juramentos *. 

34 Pero yo os digo, que 
de ningún modo juréis ^ , ni por 
el cielo y porque es el throno de 
Dios: 

35 Ni por la tierra, porque 
es la peana ^ de sus pies : ni por 
Jerusalcm, porque es la Ciudad 
del grande Rey: ^ 

36 Ni jures por tu cabeza ', 
porque no puedes hacer ua ca- 
bello blanco ó negro. 

37 Mas vuestro hablar sea, 
si , si : no , no f porque lo que 



bien habla ordenado, que precediesen 
muchas formalidades para dar lugar y 
tiempo á la reflextoo ; y que así fuesen 
menos freqüentes estas sepa radones, que 
solo se permitían por la dureza de los 
Judíos. 

1 MS. De fornicio. El caso de adulte- 
rio era el principal , en que entonces 
se permitía el repudio 6 divorcio. 

2 La expondrá á caer en este peca- 
do , abandonándola de esta suerte ; esto 
es, quando ella no lo haya merecido 
por su mala conducta. 

3 Aunque fuese por causa de adul- 
terio 

4 MS. iVb te preiures • torna á J>iot 
tut iurax. Esto es , lo que con juramen- 
to le hubieres prometido. 

5 Que sea licito jurar á los Chris- 
tíanos , quando la razón 6 la necesidad 
lo pidiere , lo ensefia la práctiea de la 



Iglesia. El uso del juramento , dice S. 
Hilario in Matih. Ca», iv. no es ne- 
cesario á los que viven en la simpllcl-^ 
dad déla fé; porque estos se contentan 
coa el sé 6 no sencillo , que nos dice 
Christo en su Evangelio. Los Pbariséos 
hablan falsificado el sentido de esta 
ley , restringiéndola á solos los jura- 
mentos fklsos hechos en daOo de ter- 
cero , y por el nombre propio de Dios: 
asi que no comprehendian en eUa los 
vanos y frivolos , y reputaban por indi- 
ferentes , ó de nonada , los que se ha- 
cían por las criaturas. MattK xxui. 
16. J8. 

6 MS. Softenimiento, 

7 Tá no eres duefio de tu cabeza« 
para sujetarla por tus caprichosos jura- 
mentos á todos los males que te puedao 
venir. 



a Levit, XIX. 12. Sxod. xx. 7. Deuttr, y» ii. b . Jaeoh* ▼. zo. 



C A P f T 

auUtn his abundanHus ^st , a ma-< 
h esu 

38 Audistis quia dictum est a: 
Oculum pro oculo , et denUm fro 
dente, 

3 9 Ego aufóm ¿tco i7obf ; , non 
resistere malo ^ : sed si quis te 
fsrcusserit in dexteram maxillam 
tuamj frabe illi et alterante 

40 Et ^ eif qui vult tecum 
judicio contendere , et tunicam 
tuam tollere , dimitte ei et fal- 
lium. 

41 £t qulcumque te angaria^ 
verit mille fassus , vade cum ilh 
et alia dúo, 

42 Qui ^ petit á te y da ei: 
et volenti mutuari á te^ ne aver- 
taris. 

43 Atédistis quia dictum est «: 
Diliges froximum tuum^ et odio 

1 De mol procede. Esto es , <le mal 
principio, que es ó la desconfiaoza de los 
unos , ó la mala fé de los otros. Se pue- 
de interpretar , del maligno procede : es- 
to es, del espíritu maligno , que inten- 
ta haceros perjuros ; y que de este mo- 
do ultrajéis el nombre de Dios , que 
también debe ser respetado ee todas 
sus criaturas. 

2 Un grado de justicia considerable 
entre los Phariséos era no exceder la 
justa medida de la venganza. Y así 
Moysés habia ordenado Leviu xix. 18. 
et XXIV. 20. que se arrancara solamente 
•jo por ojo , y diente por diente ; esto 
es , que la venganza fuese proporciona- 
da á la injuria \ pero la paz perfecta, 
que el Hijo de Dios vino á enseñarnos, 
consiste en no querer vengarse de nin- 
gtin modo. Y k esto aluden los exemplos 
que propone en los versículos siguien- 
tes. 

3 Que se os quiera hacer. 

4 Esto es, debes estar apuccjado pa- 
ra recibir nueva injuria , ¿ates que cor- 



ir L O V, 33 

excede de esto, de mal procede '. 

38 Habéis oído que fué di- 
cho : Ojo por ojo, y diente por 
diente *, 

39 Mas yo os digo , que no 
resistáis al mal ': antes si al- 
guno te hiriere en la mexilla de- 
recha, párale también la otra ^. 

40 T á aquel que quiere po- 
nerte á pleyto , y tomarte la tá- 
nica , déxale también la capa. 

41 T al que te precisaré á 
ir cargado ^ mil pasos, vé coa 
él otros dos mil mas. 

4a Da ^1 que te pidiere * : y 
al que te quiera pedir prestado, 
no le vuelvas la espalda. 

43 Habéis oido que fué di- 
cho: Amarás á tu próximo, y 

responder con otra al que te iojurid. El 
sentido figurado de estas palabras , ser 
herido en el rottro , quiere decir , ser 
tratado con el mayor desprecio. La mf- 
xilla derecha significa , lo que bay de 
mayor lioora entre nosotros, que es la 
qualidad de Christianos; y la mexilla 
izquierda , lo que es de menor aprecio 
y estimación , esto es , la nobleza segua 
el siglo. Y así , quando nos yeamos per- 
seguidos por la piedad y por la fé , he- 
mos de estar dispuestos á perder todas 
las honras y conveniencias del mundo. 

5 Hace alusión á los Persas , que 
acostumbraban hacer esto frequente- 
mente. Todos estos son exemplos , con 
que el Sefior nos exhorta á sufrir coa 
paciencia todo el mal , que nos quieran 
hacer. 

6 Acostumbrémonos á hacer bien 
á nuestros hermanos , siempre que pu-> 
diéremos , y quando no podamos , ha- 
gamos ver nuestra imposibilidad con 
buenas razones , y con semblante risue— 
fio y apacible. 



a Erod, xxr. 24. Deuter. xix. 21. Levit. xxit. 20. b Lúe, ri, 29. 
Tfnth. vi. 7. d Deuter. xv. 7. e Levit, xix. i9, 

Tain, L C 



c I. c#- 



S4 S A N M 

habebis immicum tuum. 

44 Ego autem dko vobis a: 
Diligite inimicos vestros y bene- 
facite hisy qui oderunt vos ^: et 
orate pro fersequentibus , et ca- 
lumniantibus vos: 

45 Ut sitis filii Patris vestrif 
qui in calis est : qui solem suum 
oriri facit sufer bonos , et ma- 
los : et pluit sufer justos et in- 
justos. 

46 Si enim diligitis eos , qui 
vos diligunt y quam mercedem ha- 
bebitis^ Nonne tt fublicani hoc 
faciunt ? 

47 Et si salutaveritis fra- 
tres vestros tantúm y quid am- 

Í4ÍÚS facitis ? Nonne et ethnici hoc 
aciunt? 

48 Estote ergo vos ferfecti^ 



A T H :é O. 

aborrecerás á tu enemigo '. 

44 Mas yo os digo : Amad 
á vuestros enemigos ^j haced 
bien á los que os aborrecen : y 
rogad por los que os persiguen 
y calumnian ': 

4; Para que seáis hijos de 
vuestro Padre , que está en los 
cielos: el qual hace nacer su sol 
sobre buenos y malos : y llueve 
sobre justos y pecadores. 

46 Porque si amáis á los que 
os aman , i qué recompensa ten- 
dréis ^ ? ¿No hacen también lo 
mismo los Publícanos ^ ? 

47 Y si saludareis * tan so- 
lamente á vuestros hermanos, 
¿que hacéis de mas? ¿^o hacen 
esto mismo los Gentiles ' ? 

48 Sed pues vosotros per- 



T Esta «ra una de las máximas tor* 
cidas de los falsos Intérpretes de la 
Ley., los quales entendían por fróxi-' 
moT , á solos los parientes , amigos , y 
conocidos. 

2 £1 que reflextonare la conducta, 
que tuvo el Señor con los mismos , que 
le crucificaron , y la que tiene codos los 
días con los pecadores , que le crucifi- 
can y persiguen , no tendrá por duro esF' 
te precepto. Dios no nos manda cosas 
Imposibles , dice S. Geronymo , sino 
perfectas, y que hagamos lo que hizo 
David con Saúl y con Absaidn; San Este- 
ban con los que le apedreaban ; y des- 
pués San Pablo, que por un exceso de 
caridad deseaba ser anathema por los 
xnismos Judíos , que le perseguían. En 
el texto Griego , después de éstas pala- 
bras ^ están las siguientes, que faltan en 
la Vulgata , et/AcyiTrf rsií KCLTApat/LLÍ" 
fiví ¿/láis y bendecid a lot que ci mal^ 

dicen, 

3 MS. Efazet bien ¿ vuettror mal^ 
^uerienies , é rogat for uuesíros je^u- 



dadores , é por wtestrot ^lealonnadoret^ 

4 *E1 Griego: €;^tT> i tteneis^ 

5 Eran los que cuidaban de los tri* 
butos y alcabalas. Pompeyó , habiendo 
subyugado a los Judios , como unos se- 
senta a Ros antes del nacimiento de 
Chrisio^ los hizo tributarios. Los Caba- 
lleros Romanos, y otras personas consi- 
derables arrendaban estos impuestos en 
las provincias, y para cobrarlos , nom- 
braban comisionados de ios mismos del 
país, y estos comisionados nombraban 
otros, que eran sus subalternos, y les 
estaban subordinados. Del número de 
los primeros parece que fué 2achéo, 
¿uc. v. 2. y San Mathéo de los segundos. 
Cap, IX. 9. Estaban en mucho honor en- 
tre los Romanos, como se ve en la Ora- 
don pro lege Maiúlia de Cicerón ; pero 
se tenían por infames entre los Judíos. 

6 El verbo Griego «(r-TrcuJc^cti, 

significa saludar ^ y también abrazar, 
7 MS.< L0X fnnicox? 
El Griego: tlolI nK^rfUi , y los Pif 
blicanas , se repite en el texto Griego. 



a Lúe, TI. b Tornan, xix. 20. Actor, vii. $9* Luc. xxiii 34* 



CAPÍTULO V. 35 

sicut et Pater vester ctelestis fer^ fectos, así como vuestro Padre 
fectus est. celestial ^ es perfecto. 



I Imitad en quanto os sea t>osIbIe 
la perfección del amor , que vuestro 
Padre celestial muestra á. sus criaturas, 
colmándolas de bienes en todos los mo- 



mentos , sin que detengan sus miseri*- 
cordlas la ingratitud y dureza, con que 
le corresponden. 



CAPITULO VL 

De qué manera se debe hacer la limosna* Ve la oración , y del 
ayuno. Que no se ha de athesorar en la tierra , sino en el ciC' 
lo : ni servir á dos Señores* Que no nos hemos de acongojar de- 
masiado for lo que mira á la comida y al vestido y fuesto que 
nuestro Padre celestial tiene tomado sobre si este cuidado. 



1 jTÍttendite ne justitiam ve^ 
stram faciatis coram hominibusy 
ut videamini ab eis : alioquin 
mercedem non habebitis afud pa- 
trem vestrum , qui in calis esU 

2 Cúm ergo facis eleemosy- 
namy noli tuba canere ante te, 
sicut hyfocrita faciunt in syna- 
gogis y et in vicis y ut honorifi- 
centur ab hominibus : Amen di^ 
co vobisy receperunt mercedem 
suam, 

3 Te autem faciente eleemo^ 



1 jyLirad, que no hagáis 
vuestra justicia ^ delante de los 
hombres y para ser vistos de ellos: 
de otra manera , no tendréis * 
galardón de vuestro Padre , que 
está en los cielos. 

2 Y asi quando haces li- 
mosna ^ no hagas tocar la trom- 
peta delante de ti> como los hy« 
pócritas hacen en las Synagogas, 
y en las calles , para ser honra- 
dos de los hombres ' : En ver- 
dad os digo, recibieron su ga- 
lardón *• 

3 Mas tú y quando haces li* 



X Esto es , vuestras^ buenas obras. 
El Griego: tAfvAio^i/niv ¿f^j^f y vuestra 

limosna» 

a El Griego: oCx, 'ixurt , no teneiu 
£1 Señor , que al principio de este ser- 
món babia dicho á sus Apóstoles: Vues^ 
tra luz brille de tal manera delante de 
lo* hombres , (¡ue vean vuestras buena* 
obras , y glorifiquen por ellas á vuestro 
Padre , que está en los cielos. Matth. v. 
1 6. En este lugar condena solamente 
el fin perverso , aue se proponen los 
hypdcritas y homares vanos, quando 
expoaiendo sus obras á la vista de los 



hombres , solo buscan en esto sus ala- 
banzas , y no la gloria de Dios , como 
debieran. 

3 Los Phariséos hacían tocar una 
trompeta para juntar los pobres , y 
ganarse la reputación de hombres cari- 
tativos. £1 Señor, condenando esta hy- 
pocresia , nos manda hacer limosna; 
pero de tal manera , que si es posible, 
00 lo sepan las mismas manos , de que 
nos servimos para hacerla: S. Juan 
Chrvsost, in Matth, Hotntl, xix. 

4 El GrieRO : á7t;^o(;(n . reciben , y 
lo mismo en los vv. 5. 16. 

C2 



3^ S A N M 

synam , nesciat ministra tua^ quid 
faciat dextera tua : 

4 Ut sit eleemosyna tua in 
absconditOy et Pater tuus j qui 
videt in abscondito , reddet tibi. 

5 Et cum oratis , non eri- 
tis sicut hypocrita , qui aniant 
in synagogis , et in angulis fia- 
tearum stantes orare , ut vi- 
deantur ab liominibus : amen di- 
co vobis j receperunt mercedem 
suam. 

6 Tu autem alm oraveris, 
intra in cubiculum tuum , et chu- 
so ostio , ora Patrem tuum in abs- 
condito : et Pater tuus , qui videt 
in abscondito , reddet tibi, 

7 Orantes autem , nolite mul- 
tum loqui y sicut ethnici. Putant 
enim quód in multiloquio suo exau- 
diantur, 

g Nolite ergo assimilari eis, 
Scit enim Pater vester , quid 
ofus sit vobis 9 antequam petatis 
€uin. 



I Manera proverbial, para signifi- 
car uo secreto muy estrecho. 

ft El Griego : tp t» ^an^^ . fn lo 

^blíco\ y lo mismo en los vv. 6. 18* 
En la luz clara de la resurrección de 
lot Justos, Luc. XIV. 14. 

3 Coutírma el Sefior ia doctrina pre- 
cedente , condenando las prácticas de 
los Phariseos , y ensecándonos la ma~ 
ñera de tener oración. 

4 El Griego : t5 t» t» >t,jE;*r$j 

pie está en lo escondido. Quiere el Se- 
fior , que parrf orar , nos retiremos d 
nuestros aposentos, y cerremos la puer* 
ta , pjra evitar ser vistos de los hom- 
bres 4 lo qual pudiera entonces sernos 
motivo de tentación : ó como lo expli- 
can S. Hilario, y S. Agustín, quiere 
que entremos dentro de Bosotros mis* 
mos , y que cerremos bien la fuerta para 
•rar al Padre celestial en lo secreto Esto 
es , que nuestra oración debe hacerse 
eu la prese Aúa de Dios , y en el olvi* 



A T H ¿ O. 

mosna, no sepa tu izquierda, lo 
que hace tu derecha ^ : 

4 Para que tu limosna sea 
en oculto , y tu Padre , que ve 
en lo oculto , te premiará *. 

5 Y quando oráis , no seréis ' 
como los hypócrítas , que aman 
el orar en pie en las Syiiagogas, 
y en los . cantones de las plazas, 
para ser vistos de los hombres '. 
En verdad os digo , recibieron 
su galardón. 

6 Mas tú quando orares, 
entra en tu aposento , y cerrada 
la puerta , ora á tu Padre en se- 
creto ^ : y tu Padre que ve en 
lo secreto , te recompensará. 

7 y quando orareis , no ha- 
bléis mucho * , como los Genti- 
les. Pues piensan, que por mu- 
cho hablar serán oidos. 

8 Pues no queráis asemeja- 
ros á ellos : porque vuestro Pa- 
dre sabe lo que habéis menester, 
antes que se lo pidáis. 

do de todas las cosas exteriores , cer- 
rando la puerta , para no dar entrada 
á otros pensamientos , que ios que nos 
hagan conocer ia bondad inmensa de 
Dios, nuestras miserias , el precio in- 
finito de los bienes que pedimos, &c. 
Y asi en el texto Griego en vez de 
orar que usa la Vulgata , se lee el ver- 
bo ';rpo9-t(/;^9<ua<, que significa orar con 
instancia , expresando el sumo respeto, 
recogimiento , y fervor , eon que nos 
hemos de poner en la presencia de 
Dios , para dirigirle nuestros ruegos y 
oraciones. ^ ^ 

5 El Griego: ftVCaTToAíyuso-iíTf ^ 
no habléis inútil 6 superfinamente. Este 
era un error de los Gentiles, creer, 
' que <R>Í como los Jueces se dexao per- 
suadir á fuerza de discursos adorna- 
dos y elegantes , podrían ellos del mis- 
mo modo ganar á Dios á fuerza de pa- 
labras. 



C A P f T tr 
9 Sic ergo vos orairitis « : 
Pater nosUr y qui es in c^dis : 
scMctijicetur normn tuum* 

I o Advemat regnum tuum. 
Fíat voluntas tua^ sicut in calo^ 
et in térra, 

II Panem nostrum sufersulh 
stantialem da nobis hú^e. 



LO VI. 37 

9 Vosotros pues así habéis 
de orar ' : Padre nuestro ^ , que 
estás en los cielos ' : santificado 
sea el tu nombre ^. 

I o Venga el tu rey no *: há- 
gase tu voluntad, como en el - 
cielo , así también en la tierra ^. 

II Danos hoy nuestro pan 
sobresubstancial ^. 



1 Esta oración , dice S. Agüstut, es 
tan perfecta y tan fecunda , que com-^ 
prebende en pocas palabras todo lof 
que se puede pedir i Dios , para ad- 
quirir Jos bienes , para evitar los ma- 
les , y para, conseguir el perdón de los 
pecados. 

2 ¡Qué consuelo tan grande para los 
verdaderos iiijos de Dios , el poderle 
Uamar Padre d boca llena! Se dice 
nuestro, y no mlOf porque la oración 
de los Cbrístíanos es en general por 
todo el cuerpo de la Iglesia. 

3 Porque aunque está Dios en to- 
das partes , es el cielo en donde lia fi- 
zado el tbrono de su gloria. 

4 La perfección de un Cbrfstlano, 
dice San Juan Chrysostomo , consis- 
te en flcr ir reprehensible en todas sus 
acciones^ por manera , que ios que las 
vean , den ¿ Dios la gloria , que le es 
debida. 

5 Pedímos á Dios , que reyne ge- 
neralmente en todo el mundo ; y por 
consiguiente , que sea exterminado el 
reyoo del demonio. Debemos también, 
según el pensamiento de S. Cypriano, 
pMiir sin cesar á Dios en nuestras ora- 
ciones, que no seamos excluidos del 
reyno celestial , como lo fueron los 
Judíos. 

6 Como la voluntad de Dios se 
cumple perfectamente en el cielo, don- 
de los Angeles y Bienaventurados con 
la mayor sumisión y fervor están siem* 
pre rendidos ante el tbrono del Sefior 
de la magestad ; de la misma manera 
pedimos á Dios, que nos conceda la 
gracia de hacer su voluntad , no en 
parte , sino de cumplirla enteramente 
y de todo corazón. 

7 Todos ios Padres bao entendido 



por este Pan , el alimento , que cada 
dia necesitamos, para susceour nues- 
tro cuerpo ; y el divino de la Eucha- 
ristía, sin el qual no puede vivir nues- 
tro espíritu. En este lugar , y en S. 
Locas xx. a. en que se anuncia esta 
oración , se lee constantemente en los 

originales Griegos : roV aípTot ii/u^9 rof 
t'Jtma-iop, Pero el texto Latino en $^ 
Mathbo dice supersubstantiátem , jo— 
bftiuhstancial , y en S. Lucas traslada 
la misma palabra quotidianum , de cada, 
dio. Por tanto la Iglesia recibe los dos 
sentidos , que contiene la vos Griega 
fTfwiJffWF. Porque si esta palabra vie- 
ne de la raiz Xi^u , t « , significa 
el pan cotidiano, el de mañana , el que 
basta para boy , y sacede^ de dia en 
dia. Pero si se deriva de Qi^tet. « *ubs^ 
tanda , quiere decir sobresubstancial, 
sobre todas las substancias ; esto es» 
sobrenatural y divino , lo que compre- 
bende el pan de la Eueháristia, y 
también el pan de la Gracia , que es 
la vida del alma. Los que trasladan 
el pan venidero , y el pan después del 
presente , no van fuera de camino , si 
uo se oponen á la traslación , que se 
baila en este lagar de S. Mathlo , la 
que ya expresó el primer Poeta Chrls- 
tíano, nuestro Juvenco eu este modo: 
Vítalisque hodie sancti sttbstantta fanif 
Proveniat nobh, Lib, I. Hitt, tvang. 
Decimos nuestro, porque ha de ser pan' 
ganado con el sudor de nuestro rostro, 
y no fVuto de alguna injusticia ; y le 
pedimos para cada dia , porque seria 
contradecirnos en cierta manera , pen- 
sar vivir largo tíempo en el siglo , y 
pedir á Dios, que su reyoo venga pron- 
tamente. 



a Zúa* XI* 2. 



Cs 



38 s'an M 

12 Et dimitte nobis debita 
nostra , sicut eP nos dimittimus 
debitoribus nostris. 

13 Et ne nos inducas in ten- 
tationem. &d libera nos á malo. 
Amen, 

14 Si > enim dimiseritis ho- 
mínibus peccata eorum: dimittet 
et vobis rater vester ctelestis de- 
ticta vestra, 

1$ Si autem non dimiseritis 
liominibus : nec Pater vester di- 
mittet vobis feccata vestra. 

í6 Cám autem jejunatis^ no- 
lite fieri sicut hyfocritce írí- 
stes, Exterminant enimfacies suasy 
ut afpareant hominibus jejunan- 
tes. Amen dico vobis ^ quia rece* 
fcrunt mercedem suam, 

17 Tu autem cúm jejunas^ un* 



AT nio. ' 

X2 T perdónanos nuestras 
deudas 9 asi como nosotros per- 
donamos á nuestros deudores ^« 

13 Y no nos dexes caer en 
la tentación. Mas líbranos de 
mal ^. Amen '. 

14 Porque si perdonareis á 
los hombres sus pecados * , os 
perdonará también vuestro Pa- 
dre celestial vuestros pecados. 

1 5 Mas si no perdonareis á 
los hombres , tampoco vuestro 
Padre os perdonará vuestros pe- 
cados. 

16 Y quando ayunéis, no os 
pongáis tristes como los hypó- 
critas. Porque desfiguran ^ sus 
rostros , para hacer ver á los 
hombres que ayunan. En verdad 
os digo y que recibieron su ga- 
lardón. 

17 Mas tú, quando ayunas, 



1 Ud juicio dice S. Ctpkiano , pro* 
ounciamos contra nosotros mUmos 
siempre que pedimos á Dios , que nos 
perdone , como perdonamos á los otros, 
si 00 queremos perdonar á los que nos 
han ofendido. 

2 £0 el texto Griego se hallan las 
siguientes palabras : óri coó ta-rif ü 

uí TfiJ^ cLi^pAí, sL^ítt^ Porque tuyo et 
ti reyno , y el poder , y la gloria fot 
Ut siglos . Amen : que se creen no ser 
del texto , sino introducidas en él. 
Ninguno puede ser tentado sin ser pro- 
bado , dice S. Aoosiiir , y la tentacíoo 
es la que produce la prueba, y la prueba 
nos pone en ocasión de esperar en la 
divina misericordia. Y asi no pedimos 
á Dios en e&ta oración , que no seamos 
tentados \ sino que no nos abandone y 
entregue á la tentación por un efecto 
de su cólera é indignación contra no- 
sotros. 

£sie OTii/,dice S. CypRiAMo, com- 



prehende todo aquello , que nuestro 
enemigo hace contra nosotros , para 
perdernos ; y no podremos librarnos de 
él , si Dios no nos libra , concediendo 
á nuestros ruegos su asistencia. San 
Juan Crysostomo explica estas pala- 
bras : ¿Litó Tiv 'TTújrví foí , del molo , d 

del maligno : esto es , del demonio , y 
de todas sus asechanzas y tiros. 

^ Asi sea. Palabra Hebrea , para 
manifestar el ardiente deseo de conse- 
guir lo que se pide ; ó la sinceridad, 
y verdad con que se habla. 

4 Las injurias y ofensas, que 05 hi- 
cieren. Esto se refiere al v. 12. 

5 A la limosna y á la oración , de 
que el Sefior ha hablado antes, junta 
ahora el ayuno , que según el Evange- 
lio Maro. ix. j8. es una de las armas 
mas poderosas, que tenemos para ven- 
cer al demonio. Y prosigue condenan- 
do la hypocresía de los Phariséos, que 
con sus exterioridades solamente bus- 
caban las alabanzas de los hombrei. 



a Infra xviii. 33. JUarc, xi. 25. Ecclr txyni. 3. 4. 5. 



C A P í r IT 
gt cafut tuum , i$ faciem tuam 

. iS Ne videaris hominibus 
jejunans y sed Fatri tuo , qui est 
fft abscondito : et Pater tuns^ 
qui videt in absciMdito y reddet 
tibL • •► 

19 Nolite thesaurizare vo* 
bis thesauros in térra : ubi «ru- 
go , et tinea demolitur : et ubi 
fures effodiunty et furantur^ 

20 Thesaurizate > autem v(h 
bis thesauros in calo: ubi ñeque 
terugo y ñeque tinea demolitur y et 
ubi fures non effodiunt y nec fu-- 
rantur, 

ai Ubi enim est thesaurus 
tuus y ibi est et cor tuum* 

22 Lucerna ^ corporis tui est 
oculus tuus. Si oculus tuus fuerit 
simflex : totum cor fus tuum luci- 
dum erit. 

23 Si autem oculus tuus fue^ 
rit nequam : totum corpus tuum 
ünebrosum erit. Si ergo lumen, . 
quod in te est y tsnebrte sunt : 



X O V I. 39 

unge, tu cabeza^ y lava tu car* 



ra^, 



18 Para no parecer á los 
hombres que ayunas, sino sola-- 
mente á tu Padre, que está en 
lo escondido.: y tu Padre, que 
vé en lo escondido ^ , te gaíar- 
donará. ^ 

1 9 No queráis athesorar pa- 
ra vosotros tnesoros en la tierra^ 
donde orín y polilla los consu- 
me: y en donde^^idrones los de* 
sentíerrah, y roban. 

20 Mas athesorad para vo- 
sotros thesoros en el cielo , en 
donde ni los consume orin ni 
polilla : y en donde ladrones no 
los desentierran , ni roban. 

21 Porque en donde está tu 
thesoro, alU está también tu co- 
razón '. 

22 La antorcha de tu cuer- 
po es tu ojo. Si tu ojo fuere sen- 
cillo : todo tu cuerpo será lumi- 
noso. 

23 Mas si tu ojo fuere malo: 
todo tu cuerpo será tenebroso. 
Pues si la lumbre, que hay en 
ti, son tinieblas, ¿quán grandes 



X No se ba de entender esto á la 
letra » como lo observa 5. Juah Chry- 
sosTOMO. El sentido verdadero de estas 
palabras es , que así como los antiguos 
se perfumaban , v lavaban la cara en 
los dias de alegría y de festejo ; de la 
misma manera det>emos hacer brillar 
en nuestro rostro una santa alegría el 
día que ayunamos, para esconder nues- 
tro tnesoro , y estorbar que la vanidad 
nos arrebate el mérito de nuestro ayuno. 

% El Griego : tr r» ^eot^S ^ eñ lo 
público i afiadc el texto Griego. 



3 Uo corazón apegado á las cosas j 
riquezas de acá abaxo , dice San Joaw 
Chkysosix>mo , es incapaz de entender 
las verdades , que tocan .al reyno de 
los cielos: está sordo k las voces del 
Sefior.que declara , que son Eienaven- 
turados los pobres de corazón y de es- 
píritu. Lo que se dice de las riquezas, 
se debe entender de todas las otras 
cosas, cuyo amor señorea el corazón 
de los hombres ; porque todas ellas es- 
tán comprefaendidas baxo de este nom* 
bre de theioro , en donde est^ nuestro 
corazón. 



a Xmc. zn. 33. I. Timoth, vi. if . b Luc, xi. 34, 



C4 



40 S AN' M A T n¿ O. 

ifsa tenebra quant^e w%nt ? serán las mismas tinieblas '? 

24 "Nemo « fotest duobus dú^ 
minis serviré v aut enim unum odio 
habebit^ et alterum diliget : aut 
unum sustinebit , et alterum con- 



24 Ninguno puede servir á 
dos señores: porque ó aborrece- 
rá al uno y y amará al otro : ó 
al uno sufrirá, y al otro des- 



temnet. Non potestii^Deo serviré^ ^ preciará ^. No podéis servir á 



€t maminon<t> * 

2 5 Ideo b dico vobis , ne soUi- 
citi sitis anitme vesPr^ quid man- 
ducetis j ñeque corpori vestro quid 
induamitti, Nonne anima flus est 
quám. esca : et corfus flus quám 
vestimentum ? 

26 Resficite volatilia ccelif 
quoniam non serunt , ñeque me- 
tunt y ñeque congregant in horrea: 
et Fater vester calestis fascit il- 
la. Nonne vosmagis pluris estis 
illis ? 



Dios, y á las riquezas ^. 

25 Por tanto os digo , no 
andéis afanados para vuestra al- 
ma , que comeréis ^ , ni para 
vuestro cuerpo , qué vestiréis. 
¿No es mas el alma , que la co- 
mida : y el cuerpo mas que el 
vestido ¿ 

26 Mirad las aves del cie- 
lo ^ , que no siembran ni siegan, 
ni allegan en troxes ^ y muestro 
Padre Celestial las alimenta. 
¿Pues no sois vosotros mucho 
mas que ellas ^i . 



1' Tu Ojo es respíclo df tu* cuerpo, 
como una lámfara , que lo alumbra. Si 
«ste ojo -es sencillo^ esto es, est^ limpio 
y sano.| todo tu cuerpo jerá 4ilumbrado^ 
esto es , tu ojo servirá de luz á todos 
tos miembros -de tu cuerpo^ pero' si es 
malo , esto es , defectuoso , y que no 
puede ver , todo tu cuerpo estará en ti^ 
nieblas , y expuesto á mil caldas. Y si 
ia luz, que hay eo d, jsi.esíe ojo, que 
debe ser como la luz, se obscurece , y 
se bace tenebroso , ¿quán grandes serán 
aquellas tinieblas? esto es , t en quánta 
- obscuridad , y en qué peligro de -gol- 
pearse estará todo ei pesio de? tu cucr- 
)>o , que por sí mismo no es sino tinie- 
blas, habiendo perdido torfa su 1<1z?San 
JOA-N Chrysostomo. Así como -en el 
cuerpo ) prosigue -el Santo ^quaodo se 
apaga la luz & los ojos, los otros miem- 
bros quedan privados del mayor socor- 
ro , qMe tenia n para sus operaciones; 
tlel mismo modo , quando queda obscu- 
recida la itfz del alma, se tialla necesa- 
riamente sumergida eo una Infinidad 
4ie fnales. De -estas palabras del Salva- 
dor debemos aprender , dice San Agus- 



tín , que nuestras obras son poras y 
agradables á Dios , quando se hacen con 
un corazón sencillo., Por este ojo entien- 
de el Santo la rectitud y pureza de ¡n- 
teocion , que debe acompafiar todas 
nuestras obras. 

2 £1 uno de estos Señores, dice San 
Juan Chrysostomo, te manda, que 
robes los bienes ágenos : el otro , que 
des los tuyos. £1 uno quiere , que seas 
casto i y el otro , que te entregues á la 
disolución. £1 uno te conduce a la glo- 
tonería ; y el otro te ordena la absti- 
nencia. Ei uno te inspira el amor de 
'las cosas presentes ; y el otro te manda, 
que las tiesprecies. ¿Cómo podrás unir 
dos cosas tan opuestas ? 

3 : MS. £ ¿ mammotia, £s palabra Sy- 
ríaca. ^ • 

4 El Griego : xa¡ t? mmrt ; ly^ué 
beberéis *i Aima en este lugar, y en otros 
muciSos se toma por la vida. 

5 JVIS. Teutt . mientes üUt uoláitliat 
éfl cielo. 

6 Con este exemplo de las aves, no 
nos prohibe él vSeflor ', que sembremos, y 



a Lw. jcvi, 3. b Lúe, «r. 22. i. Petr, v. 7. Pxalttu uv. 23. Philip, iv. 16. 
j. limoth. Vi. «. 



C A PÍTT7 
37 Quis auUm vgsPrütn cogí- 
tans foten adjicere ad staturam 
suam cubitum unum ? 

28 Etde vestimento quid sol- 
¡iciti esHs ? Considérate lilia agri 
quomodo crescunt : non laborante 
ñeque nenU 

29 Díco autem vobis , quo- 
niam nec Salomón in omni gloria 
sua coofertus est sicut unum ex 
istis. 

,30 Si autem fcenum agri, 
quod hodie est y et eras in cIp- 
banum mittitur , Deus sic ve- 
stit: quanto magis vos modic^e fi- 
dei\ 

31 Nolite ergo solliciti esse^ 
dicentes : Quid manducabimusj aut 
quid bíbemus , aut quo oferie- 
muri 

33 Htec enim omnia gentes 
inquirunt, Scit enim Pater ve- 
ster j quia his ómnibus indige- 
tis. " 

33 Quarite ergo frimüm re- 
gnum Dei, et justitiam ejus: 



LO VL 41 

27 ¿Y quién de vosotros dis- 
curriendo puede ^ añadir un co- 
do á su estatura ? 

38 ¿Y por qué andáis acon- 
gojados por el vestido? Conside- 
rad cofflo crecen los lirios del 
campo: no trabajan , ni hilan. 

29 Ya digo, que ni Salo- 
món en toda su gloria fué cu- 
bierto como uno de estos ^. 

30 Pues si al heno del cam- 
po, que hoy es, y mañana es 
echado en el horno, Dios viste 
así : ¿quinto mas á vosotros, 
hombres de poca fé ^ ? 

31 No os acongojéis pues, 
diciendo: ¿Qué comeremos, ó 
qué beberemos, ó con qué nos 
cubriremos ? 

32 Porque los Gentiles se 
afanan por estas cosas : y vues- 
tro Padre sabe, que tenéis nece- 
sidad de todas ellas. 

33 Buscad pues primeramen- 
te el reyno de Pios ^ y su justi- 



<iue seguemos ; sino ^ue qufere, que lo 
llagamos sUi descooíianza , sin inquie- 
tud y sin turbación. Lo contra rfo pro- 
ceda de nuestra poca fé. Dios nos puso 
este trabajo , como pena del pecado , y 
que puede servirnos de satisfacción y 
de penitencia; pero no quiere , que con- 
virtamos en ponzoQa , lo que ha desti- 
nado , para que sea remedio de nues- 
tros pecados. San Juan Chrtsostomo. 
I Vosotros, dice el Salvador, por 
mas que lo procuréis, no podréis hacer, 
que crezca , ó se aumente vuestro cuer- 
po ; pues del mismo modo coa todas 
vuestras inquietudes no podéis asegurar 
vuestras cosechas , ni vuestro alimento; 
de don4e se vé, afiade el mismo Santo, 
que no son nuestros cuidados particula- 
res , sino la providencia de Dios, la que 
faaoe tocUs las cosas , aun aqueúas ^ eu 



que parece , que nosotros hemos puesto 
mayor atención y diligencia. El Griego 
/ziPmr'f , signitica, por mas que lo so- 
licite , y medite con el mayot cuidad^. 

2 Se entiende lirios , ó demás flores 
del campo. 

3 Toda esta doctrina, y la que se 
sigue , en la que el Señor nos manda 
buscar principalmente el reyno de los 
cielos , y exercitaroos en obras áe justi- 
cia y santidad , es confírmaclon de la 
que precede. Dexad , nos dice el Señor, 
Á los Gentiles el afán y amor de las co- 
sas de «ste siglo : busca dme á mí prí- 
merameme, qué todo esto se os dará 
por añcdidtira ; esto es , 00 como un 
bien, en quien debáis hxar vuestra aten- 
ción , sino como un medio , por el que 
podáis llegar al sumo y verdadero bien. 
Íah August. ut M^, Ca£,xyu» aum. 56 



42 SAKMATB^O. 

et hátc (mma adjidentur va- cia : y todas estas cosas os serán 



bis. 

34 Nolite ergo soUiciti es se 
in crastinus. Crastinus enim dUs 
soUicitus erit sibi ifsu Sufjkit diei 
fn(¡Htía sua. 



I Como si dijrera : basta esperar el 
día de mafiana para pensar en él. Cada 
día trabe al bombre bastante trabajo y 



añadidas. 

34 T así no andéis cuidado- 
sos por el dia de mañana. Porque 
el dia de mañana á si mismo se 
traherá su cuidado '. Le basta 
al dia su propio afán. 

afán , sin que anticipe los dias con sus 
inquietudes y cuidados inútiles. Era lo* 
cucion proverbial entre los Hebreos. 



CAPITULO VIL 

Prosigue el Señor su doctrina condenando los juicios temerariof^ 
y diciendo , que no se han de dar á ¡os ferros las cosas santas. 
Exhorta á la oradon ^ y á hacer con nuestro próximo y lo que 
queremos ^ que se haga con nosotros. Dice , que es estrecha la fuerta 

Íor donde se entra á la vida ; y cómo se han de distinguir los 
Wofhetas falsos de hs verdaderos f y el árbol bueno del malo. 
Simil I ó comparación de un hombre , que fabrica una casa , con 

el que escucha la doctrina del Señor. 



1 lyiolite a judicare^ ut non jm- 
dicemini. 

2 In qt$o enim judicio judica* 
veritis y judicabimini b ; et in qua 
mensura mensi fueritis ^ remetie^ 
tur vobis. 

3 Quid autem vides festucam 
in oculo fratris tui : et trabem in 
oculo tuo non vides ? 

4 Aut quomodo dicis fratri 
tuo : Sine ejiciam festucam de ocu^ 

I Jesu-Christo no qutta aquí la po- 
testad de juzgar, en los que están esta* 
blecidos para corregir y castigar á los 
que pecan. Condena si el juicio, que ba- 
cemos temerariamente de nuestros her- 
manos, quando por ligereza , por preo- 
cupación , ó por malignidad , juzgamos 
de su conducta t de sus sentimientos , y 



1 iN O queráis juzgar , pa- 
ra que no seáis juzgados. 

2 Pues con el juicio, con 
que juzgareis , seréis juzgados: 
y con la medida con que midie- 
reis y os volverán á medir. 

3 jPor qué pues ves la pají- 
ta en el ojo de tu hermano : y 
no ves la viga en tu ojo ' ? 

4 ¿O cómo dices á tu her- 
mano ^ : Dexa ^ sacaré la pajita 

de sus Intenciones. Condena tambfeo el 
orgullo , que nos ciega para no ver 
nuestras faltas , aunque sean muy a— 
bultadas; y que nos da ojos de linces 
para descubrir aun los menores defectos 
de nuestros próximos. Er^ este un pro* 
verbio entre los Hebreos, 
a £1 Griego : \fi7s^ dirá*» 



a Lúe. VI. 37. Rom, u. I. b Mere. ir. 24* 



C A Pf TU 

¡o tuú : et ecce frahs est in oculo 
Itto: 

5 Hyfoerita , ejice frimúm 
trabem de oculo tuo , et tune vi- 
debis ejicere festucam de oculo fra- 
tris tui, 

6 Nolite daré sanctum cani^ 
hus f ñeque mittatis margaritas 
vestras ante forcos : ne forte con- 
culcent eas fedibus suis , et con- 
versi dirumpant vos. 

7 Petíte a , et dabitur vobis: 
quarite , et invenietis : fulsate , et 
aferietur vobis, 

8 Omnis enim^ qui petity ac- 
cifit : et qui quarit , invenit : et 
fulsanti aperietur, 

9 Aut quis est ex vobis homo^ 
quem si petierit filius suus fanem^ 
numquid lafidem forriget ei? 

10 Aut si fiscem fetierity 
numquid serfentem forriget ei ? 

X I Si ergo vos , cúm sitis 
tnali f nostis bona data daré fí" 



LO Vlt 4^ 

de tu ojo , y se está viendo una 
viga en el tuyo? 

$ Hypócrita, saca primero 
la viga de tu ojo, y entonces ve- 
rás para sacar la mota del ojo 
de tu hermano. 

6 No deis lo santo á los 
perros , ni echéis vuestras perlas 
delante de los puercos : no sea 
que las huellen con sus pies, y 
revolviéndose contra vosotros os 
despedacen '. 

7 Pedid, y se os dará : bus- 
cad, y hallareis: llamad, y se 
ós abrirá ^. 

8 Porque todo el que pide, 
recibe : y el que busca ,. halla : y 
al que llama se le abrirá. 

9 ¿O quién de vosotros es el 
hombre ' , á quien si su hijo pi- 
diere pan, le dará una piedra? 

10 ¿O si le pidiere un pez, por 
ventxira le dará una serpiente ^? 

1 1 Pues si vosotros , siendo 
malos ^ , sabéis dar buenas dádi- 



X Los Pastores de almas deben cui- 
dar mucho de oo eiponer la palabra de 
Dios , y los mysterios divinos aj despre- 
cio de los impíos y libertinos. Estos , ó 
combaten los mismos mysterios, la- 
drando y aliuilando como perros , 6 los 
arrojan á los pies , para hollarlos como 

Í)uercos anegados en el cieno de sus in- 
ames placeres; y ya que no pueden 
vomitar su cdlera contra la palabra de 
la misma verdad , se convierten furio- 
sos contra sus Predicadores. Véase la 
primera Carta de S. Pedro, tv. 15. 

2 Si es verdad , dice S. Gerontmo, 
<|ue se da al que pide, que el que busca 
halla , y que se abre al que llama á ia 
]Hicrta , como lo afirma aquí el Hijo de 
Dios , se coocluye necesariamente , que 
aquel á quien no se da , que no halla, y 
á quien no se abre la puerta , es porque 



DO ha pedido como debia , ni buscado 
con diligencia , ni llamado á la puerta 
con perseverancia. 

3 Jesu-Christo pasa aquí k otro gé- 
nero de argumentación , para confirmar 
de nuevo aquel precepto : Pedid , y se 
ex daré. El primero es tomado de la 
naturaleza de Dios, de quien todo el que 
le pide i recibe^ porque es la misma 
bondad : el segundo de la naturaleza 7 
condición de los hombres ; ó ji esto no 
lo entendéis , Considerad lo que pata en^ 
Iré voTotrot f &e. 

4 SI vosotros no sois oidos de Dios 
en vuestras oraciones, es porque en 
vez de pan le pedís una piedra ; esto 
es, cosas contrarias á vuestro verdade- 
ro bien. SüN Joan Chbysostomo. 

5 Pecadores y estando llenos de de- 
fectos. 



a Marc, xxz. aa. Matí, xi, 24. Ltte» xi. 9. ^eaim» ziv. 13. 3^aeob. 1. 6. 



44 SLAN M 

lüs vestrís : quanto magis Pater 
vester , qui in calis est , dabit 
hona fetenribus se i 

1 2 Omnia • ergo quacumque 
vuhis ut faciant vobis hominesy 
et vos facite illis. Hac est enim 
Ux f et frofheta. 

13 Intrate ^ fer angustam 
fortam : quia lata porta, et spa^ 
tiosa via est , quce ducit ad per-- 
ditionem , et muiti sunt , qui in- 
trant per eam, 

14 Quám angusta porta , et 
oreta via est y qua ducit ad vi- 
tam : et pauci sunt , qui inveniunt 
eam ! 

1 5 Attendite á fatsis prophe- 
tis , qui veniunt ad vos in ve- 
stiinentis ovium y intrínsecas autem 
sunt lupi rapaces : 

16 A fructibus eorum c cog- 
noscetis eos, Numquid colligunt de 

t No les dais cosas nocivas en lu- 
gar de buenas y saludables. Boma data: 
se puede interpretar los bienes « que os 
han sido dados, que no son vuestros, 
oi criados por vosotros, sino que os 
vienen de aquel , que es la fuente de 
todos los bienes. 

2 Esta es la suma de la Ley y de 
los Prophetas , y en esto se compre- 
bende todo lo que manda la Ley y los 
Prophetas en orden á la caridad , y al 
amor de los próximos. 

3 Porque es sin cuenta el número 
de los necios. Eccleí, i. 15. 

4 Los placeres del siglo , que de- 
sean los hombres carnales , son el C0— 
mino ancho y de que habla aquí el Salva- 
dor : y el camino estrecho es el de los 
ayunes, y trabajo de la penitencia. S. 
GiRONYMO. No busquemos , continúa 
el Sanco , el camino ancho, que él por 
si mismo se presenta sin buscarle ) y 



A T R i O. 

vas ' á vuestros hijos: ¿quinto 
mas vuestro Padre , que está en 
los cielos , dará bienes á los que 
se los pidan? 

12 Y así todo lo que queréis 
que los hombres hagan con vo- 
sotros , hacedlo también vosotros 
con ellos : porque esta es la Ley 
y los Prophetas ^. 

13 Entrad por la puerta e^ 
trecha : porque ancha es la puer- 
ta , y espacioso el camino y que 
lleva á la perdición, y muchos 
son los que entran por él '. 

14 ¡ Qué angosta es la puer* 
ta, y qué estrecho el camino^ 
que lleva á la vida : y pocos son, 
los que atinan con él ^ ! 

iS Guardaos de los falsos 
Prophetas, que vienen á voso- 
tros con vestidos de ovejas, y 
dentro son lobos robadores ^. 

1 6 Por sus frutos los conoce- 
réis. ¿Por ventura cogen uvas 

por lo que hace al camino estrecho, 
no todos atinan con él , y aun aque- 
llos mismos , que le hallan , suelen 00 
seguirle constantemente; porque em- 
belesados de nuevo con los deleytes 
del siglo , le dexan fácilmente y vuel- 
ven á tomar el de la perdición. De aquí 
es , que es muy corto el número de los 
buenos en el mundo. Lúe. xtii. 32. 

S S. Agustín v S. Geronymo, por 
estos falsos Prophetas de que habla 
aquí el Sefior , entienden los Hereges, 

3ue revistiéndose de un hábito exterior 
e piedad y de reforma , tienen el co- 
razón lleno de veneno. S. Juan Chrt- 
sosTOMO lo aplica á los que-aparentan 
virtudes , que no tienen , y con esta 
apariencia engañan á los que no los 
conocen. El Señor nos exhorta á guar- 
darnos de ellos , y á conocerlos por sus 
obras , que indubitablemente nos des- 
cubrirán la corrupción de su corazón* 



a Luc. VI. 31. Tob. IV. i6* b lMC% xui« 24. c £m. vi« 44. 



CAPÍ T Ü- 

spinis uvasj aut de tribuiis fí- 



CU5, 



17 Sic omnis arbtn" bona fru- 
ctus bonos facU: mala autem arbor 
malos fructus faciu 

1 B Non fotest arbor hona ma^ 
los fructus faceré: ñeque arbor 
mjla bonos fructus faceré. 

19 Omnis ^ arbor y quce non 
facitfructum bonum y excidetur^ 
et in ignem mittetur, 

20 Igitur ex jructibus eorum 
cognoscetis eos. 

2 1 Non ^ omnis , qui dicit 
mihi f Domine y Domine , intrabit 
in regnum ccelorum : sed qui facit 
voluntatem Patris mei y qui in 
calis esty ipsc intrabit in regnum 
c<Blorum. 

22 Multi dicent mihi in illa 
die : Domine y Domine y nonne in 
nomine tuo frophetavimus y et c 
in nomine tuo dcemonia ejecimusy 
et in nomine tuo virtutes multas 
fecimus ? 

23 £r tune conjitebor illis: 
Quia numquam novi vos : dis- 
cedite á me y qui o^ramini iní- 
quitapem. 



LO y 11. 45 

áfe los espinos , 6 higos de ios 
abrojos ? 

17 Aá todo árbol bueno lle- 
va buenos frutos : y el mal ár- 
bol ^ lleva malos frutos. 

18 No puede el árbol bueno 
llevar malos frutos : ni el árbol 
malo llevar buenos frutos. 

1 9 Todo árbol , que no lle- 
va buen fruto , será cortado *, 
y metido en el fuego. 

20 Así pues, por los frutos de 
ellos los conoceréis. 

21 No todo el que me dice, 
Señor, Señor, eiitrará en el rey- 
no de los cielos , sino el que ha- 
ce la voluntad de mi Padre, que 
está en los cielos , ese entrará en 
el rey no de los cielos ^. 

22 Muchos me dirán en aquel 
dia * : Señor , Señor , ¿ pues no. 
prophetizamos en tu nombre, y 
en tu nombre lanzamos demo- 
nios , y en tu nombre hicimos 
muchos milagros? 

23 y entonces yo les diré 
claramente : Nunca os conocí ^: 
apartaos de mí los que obráis la 
iniquidad. 



1 El Griego: traffpór y tareomido ^ y 
lo mi5jno eo el verso siguiente. 

a El Griego : ^xx^Vtétou , &c. 
CcLWi-TOLt , et cortado, &e. ex arrojado. 

3 £1 reyno de los cielos no es pre- 
cio de solas palabras. Dios no dexará 
de s^T Señor de todo el universo , aun- 
que nosotros no digamos, que lo es. 
Para hacernos dignos de hallar el ca- 
mino del cielo, es necesario cumplir 
eo todo la voluntad del Sefior guardan- 
do sos preceptos. S. Hilar. 

4 £0 el dia del juicio final, 6 tam- 
bién eo el de su muerte. Las palabras 



solas no bastan para salvarnos. Los mi- 
lagros y prodigios , que se hacen en el 
nombre de Jesu-Christo , son . sefiales 
equivocas^ por las que no se puede 
asegurar , que está en caridad el que 
los hace. S. Pablo lo declara expresa- 
mente j. Corinih. xiii. 2. diciendo : que 
guando tuviera toda la fe , hasta foder 
trasladar iodos los montes , de nada le 
servirla , si no tenia caridad. Y asi el 
Señor en el dia grande del juicio hará 
ver quienes fueron aquellos, que obra- 
ron, é hicieron lo mismo que enseñaron* 
5 Por míos, y por ovejas de mi 
rebaño. 



a t,uc. ixx* 10. b Infr. ixv. IX. c Actor, xix, 13. 



46 S A N M 

24. Omnis ^ ergo , qui audfíi 
verba mea hac , et facit ea^ as^ 
sitnilabitur viro sapienti , qui adi- 
ficavit domum suam sufra pe- 
traniy 

2$ Bt descendit fluvia y et 
venerunt fiumina , et ftaverunt 
venti y et irruerunt in domum il^ 
lam y et non cecidit : fundata enim 
erat super petram. 

26 Et omnis y qui audit ver^ 
ba mea hac y et non facit ea, 
similis erit viro stultOy qui cedi- 
jicavit domum suam super are^ 
nam : 

27 Bt descendit pluvia y et 
venerunt fiumina y et flaverunt 
venti y et irruerunt in domum il- 
lam y et cecidit y et fuit ruina 
illius magna. 

28 Et factum est : cám con- 
'summasset Jesús verba hac , ad- 
mirabantur turba super doctrina 
ejus. 



A T H ]é O. 

24 Pues todo aquel que oye 
estas mis palabras , y las cumple^ 
comparado será á un varón ^ sa- 
bio y que ediñcó su casa sobre la 
peña, 

2$ Que descendió lluvia , y 
vinieron rios, y soplaron vien- 
tos, y dieron impetuosamente en 
aquella casa y y no cayó y por- 
que estaba cim¡^ntada sobre peña. 

26 Y todo el que oye estas 
mis palabras > y no las cumple, 
semejante será á un hombre lo- 
co y que edificó su casa sobre 
arena: 

27 Que descendió lluvia, y 
vinieron rios , y soplaron vien- 
tos, y dieron impetuosamente 
sobre aquella casa, y cayó , y 
fué 3U ruina grande ^. 

28 Y fué, que quando Je- 
sús liubo acabado estos discursos, 
se maravillaban las gentes de su 
doctrina ^. 



I El Griego : oVsmdV» at/ror , le 
compararé. Esta es la condusioD , dice 
Sak Agustín , de todo lo que Jesu- 
Christo dixo ea el sermón , que bizo 
sobre el moote, eo el que se compre- 
heode toda la perfección de los divinos 
preceptos, que pueden servir para for- 
mar un verdadero Christiano. £1 SeQor 
compara á vn hombre sabio , que fabricó 
sobre piedra, y no sobre arena, al que escw 
cha sus palabras, no con los oidos del 
cuerpo, sino del corazón , y que practica 
no una parte sola de estas verdades, 
sino todas. Este edificio no podrá ser 
derribado , ni por las lluvias de los 
placeres , ni por los rios de las pasio- 
nes violentas , ni por los impetuosos 
vientos de nuestros enemigos, que bus- 
can nuestra perdición. Mas los que fa- 
brican sobre arena , esto es , sobre otro 
fundamento, que el de la verdad de la 
palabra del Sefior jr de su amor « es- 



tos oyen el Santo Evangelio , mas né 
lo practican , contentándose coo decin 
Señor , Sefior ; esto es , coo adorarle 
como Christianos ; pero no cuidándose 
de cumplir su voluntad. Estos fabrican 
sobre arena , y están expuestos á una 
grande ruina, ¿Y qué ruina mayor, di- 
ce S. Juan CüaysosroMO , que la per-- 
dida de su alma , y la privación de 
los bienes eternos? 

2 MS. E fué grand derrudiamiento, 

3 Se maravillaban oyendo una doc* 
trina tan pura, y una moral tan opues- 
ta á todos los sentidos , y al modo de 
pensar de los hombres. Les bablaba do 
solamente como de parte de Dios, si- 
no como que él mismo era Dios , ha- 
ciéndoles conocer el espíritu de la ley 
y su perfección , y acompañando las 
palabras con milagros, y coo una in- 
terior unción , que persuadía , ablanda- 
ba , y convencía á los que le oian. 



a Psalm. vi. 9. Infr, xxv.41. ¿trc.xiii. 27. Ijm* vi. 48. Rom* 11. l^^^écéb. 1. 98* 



CAPÍTULO VIL 47 

29 Erat « enim docens eos sio 29 Porque los enseñaba como 
ut fútestatem habens , et n(m quien tiene autoridad, y no como 
sicut Scriba eorum , et PharisaL los Escribas ^ de ellos, y losPha- 

riséos. 

X En el texto Griego faltan las úl- tímas palabras: ^ PharUéoj.' 
a Mate, 2. 22. Imc. IV. 32. 

CAPITULO VIIL 

Sana JesthChristo á un leproso , al siervo del Centurión , á ¡a 
suegra de San Pedro , y d otros muchos enfermos. No quiere ad- 
mitir á un Escriba y que deseaba seguirle , y manda á otro de sus 
discípulos , que le siga sin dilación. Sosiega una tempestad en la 
mar y y cura dos endemoniados en la tierra ae los 

Gerasenos* 



1 o¿ 



ám aufem descendisset d0 
monte ^ secuta sunt eum turba 
multa, 

2 Et^ ecce leprosus veniens, 
adorabat eum y dicens: Domine, 
n vis y potes me mandare, 

3 Ét extendens Jesús manum^ 
tetipt eum , dicens : Voló, Mundo* 
re, Et confestim^mundata est lepra 
ejus, 

4 Et ait illi Jesús : Vide , «e- 
mini dixeris : sed vade ^ , osten- 
de U sacerdoti , et offer munus. 



1 JL como descendió del 
monte, le siguieron muchas gen- 
tes: 

2 Y vino un leproso ' , y le 
adoraba , diciendo : Señor , si 
quieres, puedes limpiarme *. 

3 Y extendiendo Jesús la ma- 
no , le tocó ^ , diciendo : Quie- 
ro. Se limpió. Y luego su lepra 
fué limpiada \ 

4 Y le dixo Jesús : Mira, que 
lio lo digas á nadie ^ : mas vé, 
muéstrate al Sacerdote > y ofrece 



Z MS. Vn fñálato, 

9 Si llegamos al Salvador con fe 
l^ual á la de «ste Leproso, podemos 
«sperar seguramente , que usará del 
mismo poder para curar la lepra de 
nuestras almas. 

3 la |jey prohibía tocar á los le- 
prosos; pero el Señor que era el arbi- 
tro de la Ley, y la misma pureza y 
jaotidad , no solamente no quedó im- 



puro con «ste contacto , sino que pu-* 
rificd con ^1 al que lo estaba. 

4 MS. £ fué luego olimpiada su ^ü» 
fedat, 

5 Porque Jesu-Christo quería , que 
los hombres atendiesen mas á su doc* 
trina,, que Á sus milagros, los quales 
en la mayor parte no producían sino 
-vanos efectos de admiración , quedán- 
dose los mismos 1. Cor. uv. 22, 



a Xarc, i, 40« Lúe, v. 12. b Levit, xiv. 2« Zuc, ^u. i. 



.48 S A- N M 

quod fracepit Moyses y in testi- 
monium illis, 

^ ; Cúm autem intrmsset Ci- 
pTiarnaum^ accessit ad eum Cen- 
turto 9 rogans eum , 

6 Et dicens : Domine , puer 
meus jacet in domo paralyticus^ et 
malé torquetur, 

7 Et ait illi Jesús : Egp ve- 
niamj et curabo eum, 

8 Et ^ resfondsns Centurio, 
ait : Domine non sum dignus ut 
intres sub tectum meum : sed tan- 
túm dic verbo y et sanabitur fuer 
m:us. 

9 Nam et ego homo sum sub 



A T H ¿ O. 

la ofrenda ^ que mandó Moy- 
ses ' , en testimonio á ellos ^. 

$ Y habiendo entrado en 
Capharnauai , se llegó á él un 
Centurión, rogándole *. 

6 Y diciendo: Señor, mi sier- 
vo paralytico está postrado en 
casa, y es reciamente atormenta- 
do V 

7 Y le dixo Jesús : Yo iré , y 
lo sanaré. 

8 Y respondiendo el Centu- 
rión , dixo : Señor , no soy dig- 
no de que entres en mi casa: 
mas mándalo con tu palabra , y 
será sano mi siervo *. 

9 Pues también yo soy hom- 



1 Los ricos ofrecían 4os corderos, 
harina y aceyte : los pobres un corde- 
ro y dos tórtolas ó palomas* 

2 Para que les constase , y no tu- 
viesen excusa , dice S. Geronymo , si 
no se rendían á un testimonio tan cla- 
ro de la verdad : y al mismo tiempo 
fuesen convencidos de la injusticia, 
con que freqQentemeote le acusaban 
de oponerse á la Ley. Débese observar 
aquí , que aunque el Salvador quiso 
que quedase oculta al Sacerdote la ma- 
nera extraordÍaaria,con que aquel ha- 
bla sido curado ; esto no obstante le 
mandó, que se presentase al Sacerdote, 
para que le pagase la ofrenda , que se 
acostumbraba hacer en las curaciones 
ordinarias de la lepra : y esto quando el 
Sacerdocio habla ya degenerado mucho 
de su iosiitucion y de su oficio. La 
corrupción puede poner mancilla á la 
institución divina, pero de ningún mo- 
do abrogarla. 

3 Este era un Oficial de exérci^o, 
ó Capitán de cien Soldados. Las Legio- 
nes Romanas eran mandadas por Tri- 
bunos , que corresponden a nuestros 
Coroneles , y repartidas en Compañías 
de cien hombres : de donde se dio el 
nombre de Centuriones á sus Capita- 
nes. Auuque Herodes Antipas era Te- 



trarca de la Galilea , esto no obstan- 
te los Romanos , como propios y ver- 
daderos Soberanos mantenían alU sus 
tropas. Los Padres han creido, que este 
Centurión era Gentil , lo que reaka 
mucho mas el ardor de su fé. S. Lu- 
cas VII. 5. dice, que envió sus amigos, 
y que no fué en persona , por contem- 
plarse indigno de ponerse en la pre- 
sencia del Señor ; lo que parece ser 
contrario á lo que dice aquí S. Matbéo. 
Pero este Santo Evangelista se sirvió 
de una manera de hablar muy usada, 
diciendo que fué á buscar á Jesii— 
Christo; esto es, enviando para esta 
sus amigos , y los principales de los 
Judíos. Véase en el Cap, xi. 3. otra 
manera de hablar semejante á esta : T 
le dixo : esto es , le hizo decir por sus 
discípulos. 

4 MS. E et maltrecho. Vean este 
exemplo aquellos Señores inhumanos, 
que maltratan á sus siervos , no $e cui- 
dan de ellos , y en sus mayores necesi* 
dades no acuden á socorrerlos. 

5 Jesu-Christo solamente con acer- 
c?>rse á la casa del Centurión encen- 
dió su corazón , le descubrió su divi- 
nidad , que ocultaban los velos de un 
cuTpo mortal , y le hizo decir estas 
excelentes palabras , que han merecidé 



a Luc, VII. j. 



C A P f TU 
fijtfsfaie consthutus y hdbens sub 
tm miliUs y et dico huic : Vade, et 
vadit : it alii , Veni j et vente : et 
servo meo : Fac hoc , et facit, 

I o Audiens autem Jesús mi- 
ratus est , et sequentibus se dixit: 
Amen dico voibis , non inveni tan-- 
tam fidem in hra^. 

XI Dfca autem vobisy quod 
mtdti ^ ab Oriente , et Occidente 
venient » et recumbent tüm Abra- 
ham y et Isaac j et Jacúb in. regno 
calorum» 

12 Filii aufem regni fficíen- 
ffff in tenebras exteriores : ihi 
erit fletus , et stridor dentium. 

13 Et dixit Jesús Centurio- 
ni : Vade , et sicut credidisti , fiat 
tibí. Et sanatus est fuer in illa 
hora^ 

poiKfse en la boca de todos los Chrit- 
tiaoot, quando recibea el adorable Cuer- 
po de Jesu-Cbrfóto. 
X Como si dixera : si no obstante 

2ae yo estoy subordinado y sometido 
otros , los que lo están d mí , me 
obedecen prontamente, quando les man- 
do alguna cosa : ¿quinto mas bien se- 
réis vos obedecido , siendo un Dios To- 
dopoderoso é independiente , luego que 
jnandareis y ordenareis alguna cosa? 

a Quando Jesu-Christo se maravi- 
lló de la respuesta del Centurión, nin- 
guna cosa admirable encontraba en ella, 
sino lo que él mismo había inspirado 
eo el corazón de este Oficial por su 
gracia : pero maravillándose de esta 
gran fé en un Geatil« quería que la 
admirasen no solamente todos sus dis- 
cípulos , y ludios que le seguían , sino 
también toda la posteridad. 

3 A semejanza de este Gentil ven- 
^ drdn otros muchos con igual fé de to- 
das las partes del mundo , y merece- 
rán el premio , que está destinado pa- 

• Malach, i. IX. 

T(wi.I. 



L O V X 1 1. 49 

bre sugeto á otro ^ que tengo sot 
dado» á mis órdenes , y digo 4 
este: Ve , y vij y zX otro : Veii» 
y viene j y á mi siervo : Haz esto, 
y lo hace ^. 

10 Quando esto oyójesus^ 
se maravilló, y dixo á los que le 
seguían : Verdaderamente os di- 
go , que no he hallado fé tan 
grande en Israel^. 

11 T os digo , que vendrán 
muchos de Oriente , y de Occi- 
dente ', y se asentarán con Abra- 
ham , y Isaac, y Jacob en el rey- 
no de los cielos: 

1 2 Mas los hijos del reyno ^ 
serán echados en las tinieblas ex- 
teriores : allí será el llanto y eí 
cruxir- de dientes ^. 

1 3 Y dixo Jesús al Centurión: 
Vé , y como creíste, asi te sea 
hecho. T fué sano ^ siervo en 
aquella hora. 

n los verdaderot fal}os de Abnümn, de 

Isaac y de Jacob. 

4 Mas lot hijoT del reyno ; esto eSf 
los herederos naturales , los Hebreos, 
en quienes ha estado la verdadera re- . 
ligion, el templo, el Sacerdocio , la Ley 
del verdadero Dios , y á quienes prin- 
cipalmente pertenecen las promesas de 
la salud y del reyno eteroo , serán ex- 
cluidos de él por su culpa , y^ arroja- 
dos en las tinieblas exteriores del in- 
fierno. Esto hace alusión k los festines. 
Que se celebraban de noche. La sala del 
íestin estaba toda iluminada , mientras 
que fuera no reynaban sino tinieblas: 
y asi este lugar se puede traducir: Aiar 
íox hijoi del reyno serán echados fue^ 
r'a en las tinieblas : todo lo qual es Ü— 
gurado. Véase S. Mathbo xxv. i. 41. 
seqq. y S. Lucas xiii. 24. 

5 Al cumplimiento de este suceso 
mira también lo que anunció Sopho— 
mías i. 15. Véase S. Matheo xxx. xxiv. 
8. 31. Luc. xxj. 25. 36. XXIII. 30. 



D 



14 Et cum venisset Jesús 
in domutn Petrif vidit socrrnn 
ejus jacentem , et febrídtahtem: 

15 Et tetigit manum ejus , et 
dimisit eam febris , et surrexit^ et 
minisprabat eis, 

j 6 f^espere a autem factOj ob- 
tulerunt et multas domorda híh 
hentes : et ejiciebat spititus ver-» 
ho: et omnes .tnalé habentes cu- 
ravit, 

17 Ut adimfleretur quod du 
ctum est fer b Ua¡ani frophetam¡ 
dicentem: Ifse infirmUates iiostras 
áccepití et agrotaiiones nústras 
fortavit, 

1 En la misma ciudad de Caphar- 
naum. 

2 Era Sábado , y hasta ponerse el 
Sol DO queriaa los Judios nacer cosa 
?lguaa. Eotóaces presentaron los enfer- 
mos á Jésus. Véase S. Mí^rcos i. 32. 
y S. Lucas iv. 40. Esta expresión , d 
como- se lee en S. Marcos i.. 32. ¿^utí 

facto , cum oceidiitet Sol ^ ó coma en 
el Hebreo , vuivrt nj^íDVín» ^iv^ « *n 
vespera , post occatum Solh , que seña- 
la el tiempo en que t rabian al Sefior 
los enfermos, es empbát¡ca,'y que no 
sin gravísima causa añade aquí el sa- 
grado Evangelista. Véase Theophilact. 
in Marc. f, I. et m Matth. c. viii. et 
in Luc. c, IV. Chrysost. homiL xxvii. 
in Matth* viii. Dexando á un lado la 
rdjgiun del Sábado , del que era Se- 
fior.Jesu-Christo, y en que sin faltar á 
ella , «podía curar, como él mismo did 
en rostro á los Judios ; parece que la 
razón .principal era , porque en aquella 
sazón era ,'quando los enfermos eran 
mas atormeiltados, como que era la 
bora,enque como la experiencia mues- 
tra , se agravan mas los enfermos: por 
manera , que^por aqui podemos inferir, 
que el Señor, ^para descubrir mas su 
virtud omnipotente^los curaba en aquel 



A T H ]é O. 

14 Y habiendo llegado Je- 
sús á la casa de Pedro ^y vio á su 
suegra que yacía eu cama, y con 
fiebre: 

15 Y le tocó la mano , y 
la dexó la fiebre^ y se levantó 
y los servia. 

16 Y siendo ya tarde * , Te 
'presentaron muchos endemonisb* 
dos : y lanzaba con su palabra 
los espíritus : y sanó todos los en- 
fermos:: 

1 7 "Para que se cumpliera :1o 
quje fué dicho por el Propheta 
Isaías, que dixo : El mismo tomó 
nuestras enfermedades : y cargó 
vcón nuestras dolencias ^.. 

tiempo en que estaban mas agravaHos. 
desauciados, y sin esperanza. Esto se 
confirma con otra expresión no menos 
emphátlca , que se lee , xaxeis *x^*Ttí^ 
que conviene á los mismos, \p^r<iir^ et 
de f peraté agrotantet s^immo tnorti ipH 
pfoximi/yéAse S. Lee. c. vir. 2. en que 
hablando del siervo del Centurión dice, 
XAjtaí ''«;c«F ífi%\M TiMvrZf ^:pes^ 
time habens , jamjam moriturut ^rst : ea 
donde por uoa especie pí t-Trt^irywaíf, 
añade , ' f>ftAA« T%\wríf /que signifi- 
ca lo mismo. S. Xac tf.viii.. 5- refirien- 
do el mismo suceso , escr.ibe ^ntas €eu 
ü'etpii^oiu^ng ^ 'que con la misma éaipha« 
sis corresponde perfectamente ^S 9&otx$; 
•a:**'» y S. Mathso XVII. 15. xmÍSíí 
'^^X^^ i y ^* Marcos lo mismo vi. 
SS» y en otros lugares: y asi xúDUéf 
%X^tf /equivale á €V;^áTaíí;t**'3 '*'*** 
tremrs esse., Marc.'v.'23. K*>t5$ *X^^^f 
es I >w;ttV, o xÁtlíg-tx íjt€xir: es cosa 
sabida , que los grados de la compara- 
ción se substituyen unos 'por'Otros ea 
los Escritores sagrados y -profanos. Véa- 
se sobre -tüdo esto la docta Disertacioa 
de Daniel Gujllelmo Tsumbll , De 
Vespertina Mortuorum curatione divina,, 
.3 Estelugar de Isaías 1.111. 4. que 



a Mate* i. 32. b Isat, liii. 4. i. Petr* n. 24. 



C APÍTITLO VIH- gl 

ti Videns auUm Jesús tur^ x8 Mas como viese Je6U8 mu- 
chas gentesal: rededor de si, man- 
ilo pasar á la. otra parte. del lago '.. 
19, T llegándose á él un Es^ 
crib^ykdixo: Maestro, te scr^ 
guiré adonde quiera que fueres ^^ 



bas. multas circum se , jussit iré 
trans fretum.. 

19 Et accedens unus &rí- 
ha f úit. illi :. Magister , sequar 
te^quocumque ieris. 



ao £t dicit ei Jesús ^iVúl-^ 
fes faveas habent y et volucres, 
cali nidos : filius autem hominis, 
non habet ubi cafut recUnet., 

31 Alius: autem de discifulis 
ejus ait iltix Domine y fenmitte me 
frimúm iré , et sefeiire: fatrem, 
meum* 

22 Jesús, autem. ait illi : &- 
quere me , et dimitte mortuos 4e-. 
felire mortuos suos,. 

2^ £t ^ ascendente, eo in na- 



oo Y Jesús le- dice : Las ra- 
posas tienen cuevas ,. y las aves 
del cielo nidos^ ^ : mas el hijo del 
hombre no tiene éil dónde re- 
cueste la cabeza*, 

21 Y. otro de sus discípu- 
los le díxo ¿, Señor, déxame ir 
primero y y enterrar á mi pa* 
dre *. 

22 Masjc^us* Índice: Sigue* 
me, y dexa que los muertos en* 
tierren. á sus muertos ^ . 

d3 • Y entrando él en ua. 



c!lt aquí S. Matbeo , se entieodé- pr! 
cipalmente , según. S.. Juan Crysqsxo* 
Mo , de las eufermedades. (espiritua- 
les de nuestra alma> que el Sefiorba- 
ciéodose hombre se digad tomar sobre 
ai , ofreciéndose como, una victima d la 
justicia de su Padre para satisfacer por 
nosotros. El Evangelista babla también 
de las enfóraiedadea. corporales, por«> 

2ue son efectos^ del pecado. Y además, 
e esto por las curaciones del cuerpo 
se indican,. las que bizo el Médico dl^ 
▼loo, en^^ las almas* 

I De- Gencsarethi O buyendo' de la* 
vanagloril^ ,. para damos exemplo de* 
humildad ; d para evita» la- envidia de 
los Sacerdotes, Pbariséos 7 Doctores de 
la Ley ; ó para> exercer una- grande mt- 
aericordiah S. Joan» Cha yscst- 

» Estas palabras, podían bacernos 
creer , que este- hombre era de gran 
virtud ) pera la respuesta, del Salvador 
oos da i conocer, que sus mit-as^eran 
muy viles » y- parecidas tal vea i las 
de Simón el Miígo.. Le* da pues á en- 
teoder el Sefior, que es muy necio, el 



qae quiere seguirlev poniendo la mira 
.en grandezas humanas ; pnesto que el 
mismo Se&oc- noi tiene ni. casa ni le* 
cbo , ea donde.* pueda recdstar sú csH 
beza». 

3 MS. Nior^ 

4 Este era ya del número de los 
discípulos del Sefior ; pero- para> seguir* 
le , le pide^que le permite ir antes á 
hacer los últimos oncios cont so. padre 
de asistirle en: sn. vegez, y de enrerrar- 
-le- despoes^ de- ' muerte ? eos» que en si 
,mtSm» era Idable ,. dice S.. Joan Crt« 
sosTOMo-, peroi ¡que^ el: Sefioc se la* oie-^ 
ga ;. porque babinid» otros:, que podian 
enterrar k sus padres ,. quería- damos 
á entender , que quando oos llama de* 
bemos seguirle, atropellando con todos 
los estorbos^,. que puedan detenernos; 
y que para nosotros, no debe haber ne- 
godoi de mayor importancia , que el de 
nuestr» salvación.. ' 

5: Como, si dixera : tu padre ba 
muerto, no* solo para la vida del-coer- 
po, sino< también para la vida de la 
fé, Dexa pues el cuidado de enterrar 



a Zue, IX. s4* ^ Mart. iv. 36. Lufr vux. aa« 



D2 



f2 /SAN M 

viculam f secuti sunt eum discifu- 
li ejus: 

24 Et ecce motus magnus fa^ 
ctus est in mari^ ita ut tiavi- 
cula ap^riretur fluctibus , ipse, vero 
dormiebat. 

2 $ Et accesserunt ad eum di- 
scifuli ejus y et suscitavetunt eum^ 
dicentss : Domine^ salva nos , fer- 
itnus. 

26 Et dicit eis Jesús : Quid 
timidi estis j modicat fidd ? Tone 
surgens y imferavit ventisy eterna- 
ri , et facta est tratupdUitas ma- 
gna. 

27 Porro homines mirati 

sunt j dicentes : Qualis est hicy 

■quia venti et. mare obédiunt eñ 

28. Et ^ cúm venisset trans 
fretum in reponem Gerasenorum^ 
occurrerunt ei dúo habentes da- 
múnia , de monumentis exeuntesy 
sa^ nimis j ita ut nemo fosset 
trar^sire ^r viam^ illam.. 



A T H ¿ O. 

barco , le siguieron sus discU 
pulos : 

24 Y sobrevino luego un 
grande alboroto en la mar , de 
modo que las ondas cubrían él 
barco \ mas ¿1 dormía. 

2$ Y se llegaron á él sus dis- 
cípulos y y le despertaron dicien- 
do : Señor^ sálvanos, que perece- 
mos. 

26 Y Jesús les dice : i Qué 
teméis hombres de poca fé ^ ? Y 
levantándose al punto y mandó 
á los vientos y á la mar , y se si- 
guió una grande bonanza ^. 

27 Y los hombres se maravi- 
llaron, y decian: ¿Quién es este, 
que los vientos y la mar le obe- 
decen ? 

. 28 Y quando Jesús hubo pa- 
sado de la otra parte del lago 
á tierra de los Gerasenos, le vi- 
nieron al encuentro dos endemo- 
niados , que salian de los sepul^ 
chros ^y fíeros en tal manera, qué 
ninguno podia pasar por aquel 
camino. 



«US muertos I i. los que son ioéélesi y 
están verdaderamente muertos delao*- 
te de Dios» Asi S. Juah Chrysostomo, 
S. Agustim y S. Gbronymo* 

z El SeOor.jlos reprehende , como 
i hombres de poca /e ; porque el te- 
mor que los turbaba , no procedía tac- 
to del peligro eo que se veían , como 
de que no tenían todavía la idea , que 
.debían, de Jesu«Christo , y por esto 
Uenos de admiración preguntan des- 
pués: ¿quién es este, á quien los vien- 
tos y el mar obedecen? £1 Chrysos- 

TOMO. Hom* KIJX, 

a MS. j; ouiéron grané segwtanfa* 
3 £rao muy espaciosos , y como 



tinas grandes grutas d cavernas \ corn- 
ee vé en roucboa lugares de la Escri- 
tura y de la Historia sagrada. Dista- 
baa de las ciudades y poblados ; por- 
que los cadáveres no inficionasen d 
ayre coo su corrupción , y porque ios 
que se acercaban á ellos , quedabao 
impuros, según la Ley. Num, zix. zi. 
En S. Marcos v. z. y en S. JLdcas 
VIII. «3. se habla de un solo endemo- 
niado , que sin duda era el mas íbrio* 
so , que declaró , que estaba poseído 
de una legión de demonios, y Que des- 
pués quiso seguir á Jesu-<hrÍsto : io 
qual no habieudo conseguido , se hizo 
muy recomendable • espardcndo , y dir- 



a Marc. V. I. ¿tir. viU. ft(í. 



C A J? ÍTV 

99 Bt ecce clama/líerunt^ di- 

ceníes: Quid tiobiSf et tibiy Jesu 

fili Dei i Vemsti huc ante tem~ 

fus ti>rqí*er€ nos i 

30 Brat ? autem non ¡ongé áb 
ilUs grex mulforum forcorum pa^ 
scens, 

31 Damones autem rogabant 
ewn f dicentes : Si ejicis nos 
hinc y mine nos in gregem por- 
coTtm* 

33 Et ait lilis i lu. At il- 
li €Muntes atiierunt in forcos , et 
ecce imfetu abiit totus grex per 
pracefs in nutre : et mortui sunt 
in oquis. 



33 Pastores autem fugerunt: 
et venientes in civitatem , nun- 
ciaverunt omnia , et de eis , qui 
damonia habuerant. 
,. 34 Et ecce tota dvitas exUt 
obviám Jesu : et^ ^ viso eo ro- 

vulgaodo el milagro que el Sefior ba- 
lóla obrado' en sú fíivor. El persooage 
principal de una acción suele llamar 
toda la atención de uo Historiador , y 
le hace olvidar á los otros, en quienes 
■o concurren iguales circunstancias. 
, ^ I Antes del día del juicio , en el que 
serin ju2gados por el Hijo del hom- 
bre , Bamibl VII. 13- y condenados á 
eternas penas, juntamente con todos 
los hombres' que hubieren arrastrado 
á ser compaAeros de su desgracia. S. 
Agustín. ^ , 

» £1 Q riego « 7r ^% fJuoL^h «tt' 

3 £1 Griego , Wit^«4'^^ *^**' ínetK'- 
0cVr . dexanot ir. DI08 permite el malí 

no lo manda. , u 

4 £1 Griego , «li; rlir «yÍAiJr V«r 
j^ei'^r f d la fiara é^ los jfuercQt* £s 



xo VIII. 53 

29 T empezaron luego á de~ 
cir á gritos : ¿ Qué tenemos no- 
sotros contigo, Jesús Hijo de 
Dios ? ¿Has venido acá á ator- 
mentarnos iñtc^ de tiempo '? 
. 30 T no lejos de ellos * an- 
daba una piara de muchos puer- 
£03. paciendo, 

31 Y los demonios le roga- 
ban y diciendo : Si nos echas de 
aquí, envíanos ' á la piara de 
puercos. - 

32 Y ks dixo : Id. Y ellos sa- 
lieron^ y se fueron á los puercos ^^ 
y en el mismo punto toda la 
piara corrió impetuosamente , y 
por un despeñadero se precipitó 
en la mar : y murieron en las 
aguas ^. 

33 Y los pastores huyeron: 
y venidos á la ciudad , lo con- 
taron todo , y el suceso de los 
endemoniados. 

34 Y salió toda la ciudad á 
encontrar á Jesús : y quando le 

probable, que estos fuesen de algún 
Gentil , pues habitaba un gran ntimero 
de ellos en Gesara, y en todo aquel 
pais, que por esta razón se llamó Ga- 
lilea de los Gentiles. Puede »er tam- 
bién , que los criasen los mismos He- 
breos p^ra venderlos á los Gentiles, ▼ 
particularmente á los Romanos. Se ve, 
y resplandece ua justo castigo en esta 
permisión del Seflor : Si los puercos eran 
de los Judíos, porque exercián iin co- 
mercio ilícito , escandaloso , y muy 
odioso á la nación ; si sus duefios eran 
Gentiles , ouiso castigar los escarnios 
que estos hacían á. los Judíos, Insul- 
tándolos porque se abstenían de ¿omer 
carne de puerco. 

5 Quando el Demonio no puede ha- 
cer i los hopibr^ to4o ,.el mal que 
quiere , les hace todo el que puede , d 
9e le permite. 



a Jlf4if«. V. II. £iic. viu. 3a. b ^áif«. v.'i7*Xifc. raí. 37; 



I>3 



54 SAK MATH¿6. 

gÁant , ta tranÚTit á finibus eo- vieron , le rogaban, que saliese 
rum. de sus términos '• 



I Eo vez de adofar al Selior , y ad« 
mirar su iofioito poder, son tan ciegos, 
que apartan de si á su Salvador, ne- 
gámtose á recibir la luz del Evangelio. 
Y la muerte de algunos a ui males hiao 
mayor impresión en su corazón , que 
el milagro de haber librado dos ende- 



moniados tan conocidos por toda aque« 
Ha tierra. Alexando de si al Autor de 
la vida y de la salud , y alexdodose 
ellos de él , quedaren mas esclavos de 
aquellos mismos demoolot « cuyo fiíror 
temiao. CHRYSorroMO. 



CAPITULO IX. 

Sana el Sefhr á un faralytico, Murmuracitmes de los Escribas, 
Vocación de Mathéo el PMicano, Resfonde á los Phariséos que 
le calumnian. Libra á una muger de un fluxo de sangre. Resu- 
cita una niña y y da vista á dos ciegos, Sana á un endemoniado 
mudOj y obra otros milagros. Parábola de la mies 

y de los trabajadores. 



I IZít a ascendens in navicu- 
lam y transfretavit y et venit in 
civitatem suam, 

2 £t ecce offerebant ei po- 
ralyticum jacentem in lecto, Et 
videns Jesús fidem illorumy di- 
xit paralytico: Confide fili y re- 
mittuntur tibi- fsccata. tua. 



I Capharoaom ; porque, como dice 
Tiieopfaiiacro , Clirfsto nació en Bethle- 
liem , se crid eu Nazarérh , y habitó 
en Capharnaum. 

a Los otros Evangelistas, Maro, i i. 
2* Loe. V. 1 8. añaden otras circunstan- 
cias á este prodigio. Dicen , que no pu- 
diendo acercarse al Señor , los que lle- 
vaban al paralytico , por la grande 
multitud de gente que llenaba la casa, 
y que escuchando sus palabras, tenia 
tomada la entrada , subieron al tejado, 
descubrieron una parte de él , y por la 
abertura descolgaron la cama, yal para- 
lytico en ella , y le presentaron al Sefior: 
lu oue prueba una fé muy viva , que 
les iusplrd un medio un extraordinario. 



1 Y entrando en un bar- 
co , pasó á la otra ribera, y fué 
á su ciudad '. 

2 Y he aquí le presentaron un 
paralytico postrado en un lecho. 
Y viendo Jesús la fe deelló^' di- 
xo al paralytico : Hijo, ten con- 
fianza , que perdonados te son 
tus pecados *. 

para salir con su intento. Esto lo po- 
dieron hacer fácilmente, porque las ca- 
sas de los Orientales por la mayor izar- 
te no eran , ni aun ahora no son sino 
baxas, y sin divisfonejí de altos. Te- 
nían terrados , adonde se subía por lina 
escalera, para tomar el fresco á horas 
competentes en el estío. Calmet , in 
Marc. II. 4. observa , que en medio 
de la plataforma habla una abertura, 
cerrada coo una tramptf , y al rede- 
dor de ésta una balaustrada t que se 
abría esta trampa para dar luz y ayre 
al aposento que estaba debaxo : y que 
se cerraba , quando el so) era muy ar- 
diente, ó para impedir que cayese la 
Uuvia d la nieve. 



a Marc* II. 3. LttC, v. iS. 



C A Pf T 
. 3 Et ecee quídam de &rf- 

iis eUxerunt intrá jr: Hio blai- 

fhemat. 

4 E$ cám vidisset Jesús c(h 

gitationes eorum , dixit : Ut quid 

cogitatis mala in cordibus ve* 

strisi 

$ Quid ist facilius dicere: 

Dimittuntur tibí feccata tua : an 

Mcere : Surge , et ambula ? 

6 Ut autem sciatisy quia fi* 
lius haminis habet fotestatem in 
Perra dimttefidi feccata , tune 
ait faralytico : Surge , tulle le-- 
ctum tuum y et vade in domum 
tuam. 

7 Et surrexitf et ahiit in do- 
mum suam. 

8 Videntes autem turbte ti- 
muerunty et glorificaverunt Deum, 
qui dedit fotestatem talem homi- 
nibus. 



VLO IX- SS 

3 Y luego algunos de los 
Escribas dlxéron dentro de sL* 
Este blasfema ^. 

4 Y como viese Jesús los 
pensamientos de ellos, dixo: ¿Por 
qué pensáis mal en vuestros co- 
razones ? 

$ 2 Q^^ ^^^ ^ ^^ íícily 
decir : Perdonados te son tus pe- 
cados ; ó decir : Levántate , y 
anda ^? 

6 Pues para que sepáis , que 
el hijo del hombre tiene potestad 
sobre la tierra de perdonar pe-^ 
cados , dixo entonces al paraly- 
tico : Levántate , toma tu lecho, 
y vete á tu casa. 

7 Y levantóse , y fuese á su 
casa. 

8 Y quando esto vieron las 
gentes , temieron , y loaron á 
Dios y que dio tal potestad á los 
hombres ^- 



1 Como los Doctores de la Ley le 
teniao por un puro hombre, y sabiaa 
por otra parte , que el perdonar los 
pecados pertenecía solamente á Dios; 
le acusaron en su. Interior de blasfe- 
mo f y de que se usurpaba un poder 
que era propio de Dios. Pero el Seftor 
penetrando sus mas ocultos peosamien* 
tos , les dio bien claro á entender que 
era Dios , descubriéndoles lo que pen- 
saban en el secreto de sus corazones; 
lo que también es propio de Dios. 

2 Quál de estas dos cosas es mas 
fácil : ¿sanar el cuerpo de un paraly- 
ttco , ó perdonar los pecados del alma? 
No bay duda , que el curar un para- 
lytfco \ porque quaoto el alma es mas. 
excelente que el cuerpo , otro tanto son 
mayores sus enfermedades « y mas di- 
fíciles de curar. Esto no obstante, por 
quanto la curación del alma es oculta, 
y la del cuerpo visible y manifiesta, 
quiero haceros conocer la verdad de lo 
que no está patente á vuestros ojos, 
por lo mismo que veis con ellos. San 
GzaoMYMo. Fuera de esto, los Judios 



creiao , que todas las enflnrmedades son 
conseqüencias y efectos de los pecados 
que cometen los hombres. Oyendo por 
otra parte al S^fior decir al paralytico: 
TuT pecador te xon ferdonadof <, hacian 
en su interior este argumento ; Dios 
solo es el que puede perdonar los pe- 
cados : Luc. V. 21. Este dice que tiene 
potestad de perdonarlos : luego este se 
usurpa una potestad que solamente 
pertenece á Dios , y por consiguiente es 
uu blasfemo. El Señor los convence 
por sus mismos principios , y curando 
al paralytico cou sola su palabra , le» 
hace ver , que pues tiene potestad par» 
curar los efectos del pecado, segua 
ellos creian , la tenia también para cu- 
rar la causa , y por consiguiente tam- 
bién que era Dios , que podía perdo- 
narlos. 

3 No se dice el «fecto que h\ro la 
evidencia de este milagro en el espira 
ritu de los Escribas ; pero es de pre- 
sumir , que quedaron tan obstinados, 
como lo eran antes de verle. La evi- 
dencia de la verdad en corazones cor- 

D4 



5<f SAK M 

9 Et 9. cám transiret indé Je- 
susj vidit hominem sedentem in 
telonio j Matthaum nomine, Et 
ait illi : Sequere me. Et surgens^ 
secutus est eum. 

10 Et factum est discumbente 
eo in doino ^ ecce míUti fuhlicaniy 
et peccatores venientes disciim" 
bebant cum Jesu , et discifulis 
ejus. 

11 Et videntes Pharisaiy di- 
cebant discifulis ejus : Q^are cum 
fublicanis , et feccatoribus man- 
ducat Magister vesteri 

12 At Jesús audiens , ait : ^on 
est opus valentibus medicus , sed 
malé habentibus, 

13 Euntes autem discite quid 

rompidos 00 liace otro eftcto ordios- 
rismente , que excitar la envidia , U 
C($lera , la desesperación. Quando los 
Phariséos do podiao negar los mila- 
gros del Salvador , los atribuían á ar- 
tes diabólicas , y á secretos de magia: 
y no tenemos cosa que nos persuada, 
que estos Escribas fuesen mas humil- 
des , mas religiosos , y mas dóciles que 
tos Phariséos. Las gentes sencillas del 
común del pueblo, fueron las que vien- 
do el prodigio, temieron y loaron á 
Dios, por haber dado tal potestad ¿ 
}os hombres. Por tal tenian al Señor, 
por no estar todavía persuadidas de su 
divinidad , bien que esta era una bue- 
na disposición para creerlo. 

1 Los otros Evangelistas le llaman 
Letfé , porque era menos conocido por 
este nombre; pero él á si mismo se 
■ombra Mathéo y Publicano, sin te- 
mer declarar el empleo en que se ha- 
llaba de cohrar los tributos públicos, 
que era tenido por infame entre los 
Judíos. Véase el v. 46. dd Cap. y. Se 
llamaba Telonio , el banco , la mesa y 
lugar , en donde se cobraban las ren- 
tas públicas. 

2 (Como consta del Evangelio de 



AT HÍ o.* 

9 Y pasando Jesús de ulli, 
▼ió á un hombre , que estaba sen- 
tado al Banco, llamado Ma- 
théo ^ , y le dixo : Sigúeme. Y 
levantándose le siguió. 

10 Y acaeció que estando Je- 
sús sentado á la mesa en la ca- 
sa *, vinieron muchos publica- 
nos y pecadores , y se sentaron i 
comer con él, y con sus discípulos. 

11 Y viendo esto los Pha- 
riséos , decian á sus discípulos: 
jPor qué come vuestro Maes- 
tro con los publícanos y peca- 
dores? 

12 Y oyéndolo Jesús , dixo: 
Los sanos no tienen necesidad de 
Médico y sino los enfermos '. 

13 Id pues y y aprended qué 

S. LiTCAS ▼. y deS, Marcos n.) üe Ma^ 
théo , el qual siguió al punto al Salva- 
dor ; y para manifestar su reconocN 
miento é interior regocijo , celebrd ua 
gran festin , al que convidó al Seflor, 
á sus discípulos, y á muchos publica- 
nos y compa fieros suyos. Jesu-Christo 
quiso asistir á este convite , y hallar- 
se eo medio de estos publícanos y pe- 
cadores , como un Médico lleno de ca- 
ridad , que no puede curar á sus en- 
fermos , sino sufriendo su hedor y mo- 
lestia. S. Gregorio Naziamzeko. 

3 Quiso el Sefior hacer conocer i 
los Phariséos la malicia de su acusa- 
don , diciendoles , que por los peca- 
dores habla venido al mundo ; esto es, 
por aquellos pecadoros , que recono- 
ciendo humildemente sus pecados, los 
detestaban , y se enmendaban ; y 00 
por loT sanot ; esto es , por aquellos, 
que teniéndose por sanos y justos, aun* 
que en su corazón alimentasen la cor- 
rupción , el orgullo , y la hypocresía, 
semejantes á los frenéticos , parecían 
ñiertes ^ pero su fuerza consistía en lo 
violento y grande de la fiebre que ios 
consumía. S. Aucusnir. 



a Marc. TI. 14. Lúe, v. 27. 



CAP f T 
isf • : Miserkardiitm voló ^.-.et 
noA súcrifkiam: Non enim ve- 
m».9oeart justos ^ , sed feacatth* 



res* 



14 Tune accesserunt' od' eum 
discifuli Joannis , dicentes 1 b : 
Quare nos y et Phansm ]ejunch 
mit$ frtquenter: discifuli aviUm 
tttf non jejunantl 

i^ Et ait illis Jesús: Nuin- 
^ttiJpojjtmr filis sfonsi lugere^ 
quamdiu cum illis est sfonsusi 
Venient autetn die^'^cúm auf ere- 
tur, ab eis' sfonsus , et tune jeju- 
wéuntk 

16 Netno outemtimmittH eom- 
missuram fanni rudis in vesti- 
mentum vetus: tollit enim fie- 
nitudinem ejus á vestimento , et 
fejor scissura fit. 

17 Neipse nttttunt vinum no- 
vum in utres veteres. Alioquin 

X Este es tto texto de Ossas vi. 6. 

que ios Judíos do queriao entender. 
£1 Griego añade us MtrÁfotxt^ á peni'- 
teneU ; y asi io dta' también S. Locas, 
contando este mismo suceso , v. 33. 
como si dixera : yo estimo mas el sa- 
crificio Interior del corazón , que el ex- 
terior y carnal. Los llamó justos Ird- 
Dlcamente, y en el mismo sentido en 
que Dios dixo á Adám: He a fui Adñm^ 
que es como uno de nosotros , Genes, iii. 
sa. porque estos falsos justos se hadan 
indignos de la misericordia de Jesu* 
Christo , pretendiendo que la negase á 
les pecadores , y excluyéndose ellos de 
este oúmero. S. Juan Chryso^tomo. ^ 
s S. Lucas, Cap, v. dá á entender 
que los Pbariséos hicieron esta nueva 
tentativa ó insulto á Jesu-Christo por 
si mismos. Mas en el estilo de la Es- 
critura , y aun en el use común suele 
atribuirse una cosa á aquel, por cuyo 
mandato, consejo, ó instigación se hace. 
Confundidos pues los Phariséos con las 



F r O IX* 57 

cosa es : Misericordia quiero , y 
ño sacrificio ' : Porque no he. 
Tenido i llamar justos, sino pe- 
cadores. 

14 A esta sazón se llegaron 
i él los discípulos de Juan, y le 
dixéron : ¿ Por qué nosotros y 
los PJiariséos ayuniinos muchas 
veces <, y tus discípulos no ayu- 
nan ? 

I $ T Jesús les • dixo : | Por 
ventura pueden estar tristes los 
hijos del esposo, mientras que es- 
tá con ellos el esposo ? Mas ven- 
drán dias, en que les será quitado 
el esposo : y entonces ayunarán. 

16 Y ninguno echa remiendo 
de pafio recio en vestido viqo ^: 
porque se lleva quanto alcanza 
del vestido , y se hace peor la 
rotura *. 

17 Ni echan vino nuevo en 
odres viejos* De otra manera, se 

respuestas del Salvador , se valieron de 
los discípulos de San Juan para atacar- 
le de nuevo. Y en vez de imitar la 
profunda humildad de su Maestro, lle- 
garon estos á preguntar al Seftor de un 
modo tan orguUoso , que merecia una 
severa reprehensión. Pero el Hijo de 
Dios se contentó con instruirlos , usan- 
do de la mayor dulzura , y diciéodo- 
les: í¿fi€ ios hijos del esposo no podían 
estar tristes , mientras que ti esposo es* 
taha en su compañía. Esta es una frase 
Hebrea ; y así los hijos del esposo , no 
quiere decir otra cosa , que sus amigos 
o compafieros; haciendo alusión á la 
costumbre que había antiguamente , de 
dar á los que se casaban , algunos jó- 
venes , que los acompañasen en todas 
las ceremonias de su boda , y estos se 
Uamaban tos hijos del esposo* 

MS. En vestidura uiedra. 

3 La versión antigua : Quita sufor* 
taleza del vestido viejo , y es mayor 
la rotura» 



a Thimoth» a ZS« ^ Marcu. I8. Lmc, v. 32. 



58 .SAN -M 

rumpuntur ultres ^ et vinutn e/< 
funditur , et utr€S fereunpi Sed 
vinum n(ypum f'i» utres novot 
mittunt y et amia conservantur* . 

18 Hac a tilo loquente ad 
eos y ecce frincefs unus accessity 
et adorahat eum , dicens : Domi- 
ne y filia íne0 modo def uñeta est: 
sed veni , impone manum tuam 
super eam^ et vivet, 

19 Et surgens Jesús , seque^ 
batur eum y et discipuli ejus, 

20 £^ ^ ecce mulier, tpue san- 
guinis fluxum patiebatur duode-- 
cim annis y accessit retro y et te-- 
tigit fimbriam vestimenti ejus. 

2 1 Dicebat enim intrá se : Si 
tetigero tantám vestimentum ejus: 
salva ero. 

22 At Jesús conversus y et 
videns eam , disUt : Confide filiay 
fides tua te salvam fecit. Et sal-- 
va Jacta est mulier ex illa hora, 

23 Et cúm venisset Jesús in 



A THÍO. 

rompen los oires, y at vierte el 
viQOy y se pierden los odres. Mas 
echan . riáo nuevo ea odres mxé^ 
vos y y asi se conserva lo uno y 
lo otro '. 

1 8 Diciéndoles el estas cosas, 
he aquí un principe se llegó, i él,' 
y l^adoróy diciendo: Señor, aho^ 
ra acaba de morir mi úja ^t 
mas ven y pon tu mano sobre 
ella , y vivirá '. 

19 Y levantándose Jesús, le 
fué siguiendo con sus discípulos. 

20 Y he aqui una muger, que 
padecía fluxo de sangre doce años 
habla y y llegándose por detrás, 
tocó la orla de su vestido. 

2 1 Porque decia dentro de 
si : Si tocare tan solamente su 
vestido : seré sana. 

2 2 Y volviéndose Jesús, y vién* 
dola, dixo : Ten confianza, hija, 
tu fé te ha sanado. Y quedó sana 
la muger desde aquella hora ^. 

23 Y quando vino Jesús á la 



1 Los odres 7 el vino. Con todas 
-estas comparaciones quiso dar á en- 
tender el Salvador , que sus discipu-' 
los , como todavía no habiao sido re- ' 
novados por el Espíritu Santo , no de- 
bían ser cargados con excesivas obras 
de penitencia. Pero luego que les fué 
cuitado el esposo y esto es , después 
oe la muerte de Jesu-Christo , su vi- 
da fué una continua mortificación. En- 
seña también con esto , que no se. ha de 
atender tanto k la mortificación , que , 
se crea estribar en ella precisamente 
la substancia de la Ley , ó que por es- 
ta faltemos á los deberes esenciales de 
nuestro propio estado. 

2 MS. ^ennor , mi fia et finada. 

3 Un principe» Uuos lo eran de fa- 
milia \ otros por sus empleos: este era 
príncipe ó gefe de la Synagoga , y se 
llamaba Jayro. Su hija , para quien 



pedia la salud , era. ánica , y de edad 
de doce afios. Luc. viii. 41. Y en el 
mismo Evangelista se vé, que aun 00 
habia muerto , solo s( que estaba muy 
á los últimos \ pero le habló así al Se- 
fior , creyendo sin duda que habria ya 
muerto al tiempo que le hablaba. 

4 De esta muger se habla en el Cap. 
V. de S. Marcos , v. 23. Basta notar 
aquí para nuestra enseñanza , que pe- 
netrada de reconocimiento acia el Sal- 
vador , le hizo levantar una estatua 
delante de su propia casa en la ciudad 
de Paneades , 6 Cesárea de Philippo, 
de donde era. Representaba esta un 
hombre en acto de exteuder la mano 
á una muger , que estaba arrodillada 
delante de el. Y Eusebio Histor, Edeu 
Lib. vil. Cap. xvLii. testitica haberla 
visto él mismo. 



Marc, V 22. Luc, vm. 4 1, b Marc, v. 25. Luc. viii. 43. 



C Apf TtT 
domum frincitís , et vidisset ti- 
bicines et turbam tumultuaraetnf 
dicebaf : 

24 Recedite : nm tst itiim 
im^nuA pueila , sed dormiu Et 
deridebant eum. 

2$ Et vúm ejecta esset tur- 
ba ) intrívtnt : et tenuip manum 
ejus. Et surrexit fuellík 

» • » *■ ■ , ■• 

é "^ i • ' » ' > 

24' Et emt féma hee-mun»- 
^ersatñ terrdtn iltam, - 

27' Et transeúnte indi Jesu^ 
secuti sunt eum duo caci ^ ch- 
inantes y et decentes : Miserere no- 
striy fifi David, 

« 

28 Cám aufem v^nisset do- 
mum* accessetunp ad eum caci, 
Et dicit Wi Jeitf 5 : Creditis quia 
ho&^fossuné facete vobis ? .Dicunt 
ei : Utique , Domine. 

'^éjí *'Ttf*c UP^t'óeulos efifumy 
dicensi SeiundtfiH fidem vestram 
fiat vobis. 

X AcostumbríibaD en tiempo d« las 
.nuiTores aflicciones llamar lloronas , 6 
plañideras , y estas COD voces tristes 
y desentonadas, y dándose muchos gol- 
pes , excitaban la compasión , y lágri- 
mas de los asistentes. Para el mismo 
efecto faacian venir eo tieAipo de lu«- 
10 $Bñedor4s Í0^ flautas^ para que for- 
mando un concierto fúnebre , moviesen 
el llanto de los qoe asistían ¿ tan tris- 
te espectáculo. Siguieron la misma cos- 
tumbre, los Griegos y los Romaaos. 
td- MS< Viadaqui, 

g. S» Lucas viii. 49* dice: que aun 
,ao había acabado el Sefior de decir las 
últimas palabras en la curación de la 
liemorfoisa « quaodo llegó uno de la 
casa de Jayro para avisarle, que ha— 
bia muerto su hija. Si esto es asi,¿cdmo 
dice el Salvador, que 00 habla muerto, 
sino que dormía? Pero si atendemos á 
lo que ezecutd con ella .el Señor , su 



10*1*. 59 

casa de aquel Príncipe , y vio 
los tañedores de flautas^, y una 
-tropa de gente, que hada ruido, 
dixo: 

24 Retiraos ^ : pues la mu- 
chacha no es muerta , sino que 
duerme '. Y se mofaban de él. 

2$ T quando fué echada fue- 
ra la gente, entró: y la tomó por 
la mano. T se levantó la mucha- 
cha'*. 

'^6 Y corrió ést4 fama por 
toda aquella tierra. - 

27 Y pasando Jesús de aquel 
lugar, le siguieron dos ciegos 
gritando, y diciendo * : Ten mi- 
sericordia de nosotros, hijo de 
David. 

28 Y llegado á la casa ^, vi- 
nieron á él los ciegos. Y hs dice 
Jesús: ¿Creéis, que puedo hacer 
esto á vosotros ? Ellos dixéron: Si 
Señor. 

•29 Entonces tocó sus ojos, 
diciendo : Según vuestra fé os 

-«ea hecho, 

muerte, aunque verdadera , se paredd 
á un breve suefio. 

4 Solamente el poder de Dios pue- 
de resucitar de muerte á vida. Los 
que hemos recibido heridas mortales 
en nuestras almas, pidámosle, <)ue nos 
tome por su mano , y nos restituya á 
la vida de su gracia. 

5 Asi le llamaban siguiendo el uso 
común de los Hebreos. Entre los mila- 

Sros , que según Isaías xxxv. ^. debía 
acer el Hijo de David, era uno el 
dar vista á los ciegos. Y asi se prueba 
la fe de estos dos ciegos , pues le re- 
conocían por el verdadero Mesías , lla- 
mándole Hijo de David , y pidiéndole 
la vista, 

6 S. Gbronimo cree , que fué la ca^ 
sa de la suegra de San Pedro , en don- 
de solía hospedarse el Sefior, quando 
esuba en Capharnaum. 



6o S A K M 

30 Et aperti sunt oculi eo- 
rum: eP comminatus est illis Je- 
sus^ dicens : Videte^^ne, qmssci^%, 

31 lili auiem ^eüntei^dif" 
famaverunt eum in tota tfirra 
illa. . • ;.' 

32 Egressis autem illis ^ , 
€cce obtulerunt ei kominem tifc^ 
Pum^ dtfmoniwn hafxntem. 

33 Et ejecto damonio , /oct^- 
tus est mutus y et .miratíB sunt 
turba y dicentes: Numquam ap~ 
faruit sic in Israel. 

34 Pharisai autem dicebanti 
In princife dtemoniorum ejicit dce- 
mones. 

35 Et ^ circuibat Jesús omnes 
civitates , et castella , docens in 
Synagogis earum , et frtedicans 
Evangelium regni , et curans 
omnem languarem , et omnem 
infirmitatem. 

36 Videns autem turbas^ mi- 
sertus est eis : quia erant vexati, 
et jacentes , sicut oves non Jutr 
hentes fastorem. 

37 Tune dicit discifulis suis c : 



A mi O, 

30 T fueron abiertoa sfts 
ojos.; y. Jems les amenazó di- 
ciendo : Mirad y que nadie \q 
sepa. 

.31 .^M^ ellos, satiendP' de 
alli> lopublioáron por toda aque- 
lla tierra ^. 

32 Y luego que ssUiéroo , le 
pres^táron un- hombre mudd^ 
poseído djsl dempnio \ 

33 Y quando hubo lanzado 
.el demonio y tíabl6 el mudo y y 

maravilladas las gentes, dedan: 
Nunca se vio tal cosa en Israel 

34 Mas los Phariséos deciam 
£n virtud del príncipe de los de- 
monios , lanza lo^ demonio^ 

3 $ Y rodeaba Jesús por to- 
das las ciudades, y villas , ense* 
fiando en las Synagogas de elloi^ 
y predicando el Evangelio del 
reyno , y sanando toda dolencia, 
y toda enfermedad '. j • • 
. 36 Y quando « vio aquellas 
gentes, se compadeció de ellas: 
porque estaban fatigadas y de- 
caídas ^ , como ovejas , que no 
tienen pa^on 

37 Entonces dice á sus discí- 



I El que hace un beneficio á otro, 
debe guardarlo en silencio, para po- 
ner asi su humildad k cubierto ; pero 
el que lo recibe, queda en obligación 
de mostrarse agradecido , y esto le po- 
ne en la precisión de publicarlo. Por 
esta razón ninguno de los Padres ha 
reprehendido á estos ciegos , por no 
haber hecho, lo que Jesu-^Christo les 
habla mandado, publicando él milagro. 

a No era mudo por naturaleza, si- 
no por la malicia del Demonio. Y así 
luego que el Señor lanzd el Demonio, 



empezd ¿ hablar. 

3 31 Griego : \f rS Aúué , •» i* 

pueblo, y gentes , que le seguían. 

4 £1 Griego : Vppi/t^ÍFOi-, derramar' 

dos. La compasión del Salvador recala 
principalmente sobre los males , y en- 
fermedades espirituales , que padecían, 
y la mayor de todas el estar sin Pascot, 
que los guiase; porque aunque tenían 
Pastores , eran estos malos , ó como 
unos lobos carniceros ; y les hubiera 
sido mas útil el no tenerlos. 



a In/r. XII. 22. Xt<c. xz. 14. b Marcvi. 6. c £M«x«a» 



CAPÍTULO IX. 



6l 



Messis quidem mulfh^ oferaríi 
autem fauci. 

38 Rúgate ergo Dominum meS" 
sis y ut mittat operarios ín mes- 
sem suam. 



pulos: La mies verdaderamente es 
mucha ^, mas los obreros pocos. 
38 Rogad pues al Señor de 
la mies , que envié ^ trabajado-^ 
res á su mies. 



I Hay ya muchos , que están en 
sazón para recibir la doctrina evangé- 
lica , y ser recogidos en la Iglesia , co- 
mo en la era del Seflor ; mas son po- 
cos los qoe se emplean en este dificil 
ministerio. Por tanto rogad al Sefior, 
que mueva , y envié á muchos á esta 
un santa obra. 



ft Los obreros del Evangelio no de-> 
ben introducirse por si mismos en )a 
mies del Sefior sin especial vocación 
suya. Mas los que son llamados, deben 
atender al gravísimo cargo , que se les 
impone , y mostrar el mayor zelo , y 
prontitud en desempefiarlo. Jeaxm. zx. 
7. et I. Corint, iz. 16. 



CAPITULO X. • 

Vocaciim de los doce AfóstíJes, Ainsos que les da el Señor. Les 

dice y que no ha venido á trdher la faz , sino la guerra : cámo 

deben confesarle delante de los hombres: cómo han de llevar su 

Cru% : y que contará como hecho á si nnsmo ^ lo que hicieren 

á otros for amor sw/o. 



I Jtlá t a convocatis ¿luodecim 

¿Uscifulis suis y dedit illis fote- 
statem sfirituum immundorumy ut 
ejicerent eos , et curarent omnem 
languorem , et omnem infirmita- 
tem. 

a Duodecim autem apostólo*- 
rum nomina sunt hec. Primus: 
Simón , qui dicitur Petrus , et 
Andreas frater ejus^ 

3 Jacobus Zebedai , et Joan- 
nes frater ejus , PhUiffus^ et Bar- 
tholonueus y Thomas , et Mattheus 



1 JL habiendo convocado á 
pas doce discípulos, les dio pote^ 
tad sobre los espíritus inmundos, 
para lanzarlos, y para sanar 
toda dolencia , y toda enferme^ 
dad. 

3 Y los nombres de los doce 
Apóstoles ^ son estos. £1 pri» 
mero: Simón, que es llamado 
Pedro ^, y Andrés su hermano, 

3 Santiago de Zebedeo ^, y* 
Juan su hermano, Phelippe y 
Bartholomé, Thomás, y Mathéo 



z En el primer versículo los llama 
discípulos, en este Apóstoles , que quie- 
re decir enviados^ porque los enviaba 
á predicar su reyno y doctrina. 



a Para distinguirle de Simón el C%i- 
nan¿ü4 

3 Hijo de Zebedéo: y lo mismo des« 
pues hijo de Alpbéo. 



a M0rff. in. 13. Luc* vz. iz* et iz. x. et z« i. 



02 S A N M 

Íublicanus » Jacobus AlfJueiy et 
^haddaus , 
4 Simón Chanatkeus , et Jur 
das Iscariotes , qui et tradidit 
eum. 

$ Hos duodecim misit Jesus^ 
prcecifiens eis , dicens : In viain 
gentium ne ábieritis , et in civi- 
tates Samaritanorum ne intrave— 
ritis. ' 

6 Sed fOtius ite > ad üvesy 
qua 2l^rierunt domús, Israel., 

7 Eüntes autem fradicate^ di- 
centes : Quia apfropinquavit re-, 
gnum caiorum. 

8 Infirmas cúrate , mortuos 
suscítate, le f rosos mundate , dce- 
manes ejicite : gratis accepistisy 
gratis date. 

9 Noíite b ^ssidere aurum, 

9 Et Grfego ^ xaímCCclToí ¿' \^<%-. 
Aii-9"»/í 'd-ttt'^atTdS y y Lebéo^ que tenia, 
ti lobrenombre de Thadéo. 

a* Chánanéo , acaso por venir de la 
ciudad, de. Cháoá ; mas aunca deriva- 
do, d^e- ChAnaén. ni sus. descendientes. 

5- Ueariotei. n'yní?"^^». Isch-Q^e^ 
rtióth , quiere dtclr varen ^ ú hombre de 
Keriotht y vulgarmente Carhth^ que 
era el pueblo donde iiabla nacido.. 

4 Les manda el Sefior , que antes 
de pasar á predicar á los. Gentiles y 
Samaritanos , lo bicieseo. con los Ju- 
dios , quj» llama- iar ovejas ,, que pe- 
recieron* de* la. casa. de< Israel,, A estos, 
habia escogido por su pueblo , y se nom- 
braba siempre- su Pastor; pera. ellos co- 
mo ovejas, perdidas se^ hablan. apartado. 
de él por sus4elitos..£ra necesario anun- 
ciar primero á los Judíos, la venida, del 
IVlessias , para que no. pudiesen excu* 
sar su dureza , diciendo, que- antes que 
k ellos habia enviado sus: Apóstoles k 
los Samaritanos y Gentiles. Mas quan- 
do vieron ^ que perdían tiempo con los 
Judíos, se vieron obligados á abando- 



A T H i O. 

el Publicano, Santiago de AI- 
ph¿o.y y Thaddéo ^ , 

4 Simón Chánanéo ^^ y Ju- 
das Iscariotes ', aquel que lo en- 
tregó., 

5 A estos doce envió Jesús, 
mandándoles , y diciendo : No 
vayáis á camino> de GrentUes , ni 
entréis, en las^ ciudades de los Sa- 
maritanos ^: 

6 Mas id antes á las ovejas, 
que perecieron de la casa de Is- 
rael.. 

7' ^d.f y predicad, diciendo: 
Que se acercó el reyno de los 
cielos K 

8. Sanad enfermos, resucitad 
muertos, limpiad leprosos , lan- 
zad demonios : graciosamente re- 
cibisteis, dad graciosamente. 

f No poseáis ^ oro, ni pla^ 

narios , y- á dieclrles. con firmeza : Ac^- 
tor. XIII. 46. Vosotros erais los pri- 
meros á quienes se debía, anunciar la 
palabra de Dios ; pera< por quanto por 
vuestra obstinación os nacéis indignos 
de la vida eterna , nos vamos á predi- 
car &. los Gentiles., El texto Griego: 
xaJ %ií x¿\if , % en. ciudad. 

S Los Prophetas; hasta* entdnces ha- 
blan prometido al pueblo de Israel, que 
era todo carnal , lá> tljprra , y los bie- 
nes, de- ella ,. si eran fieles i las obser- 
vancias legales ; pero el Sefior manda 
á sus Apóstoles , que anuncien la pro- 
ximidad del reyno< de ios. cielos, y 
que prometan los bienes, eternos á los 
que fuesen fieles á. sus, mandamientos; 
en Ío< que* se vé la graa distancia , que 
hay de la Ley escrita, á- la* de gracia. 

6' Esta es una breve suma de la 
perfección evaog^éllca : y el Ministro 
del Evangelio^ debe estar desembaraza- 
do dC' todo, aquello , que le puede apar- 
tar, y» djstraher del cumplimiento de 
su vocación. Y esto es lo que Jesu- 
Christo encarga aquí k sus Apóstoles, 



a Actor, xiii. 46. b Marc, xi. 8. Luc. iz. |. 



C Á P í T 
ñeque argentum , ñeque fecutnam 
in %onis vestris. 

I o Non.feram in via ^ ñe- 
que duas túnicas ;y ñeque calcea- 
menta^ ñeque virgam: dignus enim 
est operarius ciÍh) .suo. 

II In quacum^ tíutem civi- 
tatem , aut castellum intraveritisj 
interrógate , quis in ea dignus sitz 
et fbf maneta doñee exeatis, 

12 Intrantes autemin 3omum^ 
salutate eam^ dicentes.: FaxJmc 
domui. 

13 Et si qúidem fuerit dO' 
mus illa digna , veniet fax ve- 
stra sufer eam : si autem non 
fuerit dígnay fax vestra rever^ 
tetur ad vos» 

14 £( qtiicumque non rece fe- 
rit vos , ñeque audierit sermones 
vestros .: exeuntes jotas de do- 

^ Los Soldados , y los Que via jibao, 
'«costumbraban llevar el dinerQ ea I09 
cintos, fíixas, é doturones coa que ce- 
fila a su cuerpo. Auo ' vemos esta pric« 
tica en Espafia. 

2 No se opone á esto , lo 'que se 
dice en S. Lucas xxii. 35. pues el sen- 
tido sencillo de estas palabras es, que 
saliesen prontamente á su misión , sin 
detenerse á iiacer provisión para ella, 
pues el 'Sefior no dexaria de proveer- 
les ,' como á 'Ministros suyos , eo todas 
sus necesidades. De este lugar , coteja* 
do con el 'v. 8. del Cap» xii. de los 
Hechos Apostólicos, se vé, que eo los 
Evangelistas no se halla diferencia en- 
tre v'TCo^i.uATCL ^ y ffaLflk\ieL 

3 £1 fruto de la viOa pertenece ál que 
la plantd , y la leche del ganado á los 
Pastores. Delmismo modo debían ellos 
recibir las cosas necesarias rpara^su ali- 
mento , de aquellos á quienes anun- 
ciaban el Evangelio; no como recom- 
pensa de su tratájo, sino como un apo- 
yo de la vida presente. August. 

4 Hombre de piedad y religión, 
que reciba en su casa á los buespe- 



U L O X. 63 

ta, ni dinero en «vuestras fa- 



xas 



I . 



10 No alforja para el cami« 
TÍO y ni dos túnicas, ni calzado ^^ 
ni bastón: porque ^digno es d 
trabajador de su alimento '• 

11 Y en qualquier ciudad 
ó aldea en que entrareis , pre- 
^guntad quien hay en ella dig- 
no ^ : y estaos allí hasta que sal- 
:gais. 

ü 2 Y quando entréis en la 
:x:asa , saludadla , diciendo : Paz 
sea en esta casa ^. 

13 Y si aquella casa fuere 
digna ^ , vendrá ^ sobre ella 
vuestra paz ^ : mas si no fuere 
digna y vuestra paz se volverá ^ 
,á vosotros. 

1 4 Y todo ¿1 qué no os reci- 
biere, ni oyere vuestras pala- 
bras , al salir fuera, de la xas2(> 

des y peregrinos , y que muestre soli- 
citud ^r su salvación* y por ia de sus 
próximos. 

5 «Así como los Latinos para salu- 
dar usan de esta fórmula: ave , 6 sal-» 
«re , y los -Griegos de ;^«rp«.y del mis- 
mo modo los Hebreos y 'Syros usaban 
de esta 1^ < tss^^ir • séháíón lách ; pa% é 

//; y con éstas palabras se'deseaban to- 
do género de prosperidades. 

6 De la paz evangélica:, que le 
anunciaréis. 

.7 El Griega: f/ViA-Stro ^'8íc. 'i'7rt<r- 

rpa(piÍTtt , en imperativo ambos verbos. 

A la letra : jgue vuestra paz venga j-o- 
^hre ella, &c.'que vuestra paz vuelva S9^. 

hri vosotTüt, 
8 No la 'del mundo ; no aquella, 

que grita paz ^ paz , no habiendo paz; 

noaguella , que yo^vine á destruir, si- 
no la del cielo , que viene de lo alto: 
'«/ im tetra pax homtnibus.^ hona tfo/mi— 

•9 y por consiguiente' esta paz ce- 
lestial y divina se ausentará de aque* 
lia casa. 



04 S A N M 

tno , vel eivitaU , excutiti ful- 
verem de fedibus vestris. 

I $ Amen Meo vobis : Tolera- 
Wius erit terree Sodomorum y et 
Gomorrhaorum in diejudicüy quám 
iUi civitatu 

16 Ecce a ego imtto vos sicut 
oves in medio ¡uforum. Estote er- 
go fruientes sicut serventes , et 
simflices sicut columba. 

17 Cávete autem áb hmmni- 
hus. Tradent enim vos in conci- 
liisy et in Synagogis suis fiagel^ 
labunt vos : 

18 Et ad fr resides , et ad 
reges ducemini fropter me , in 
testimonium illis , et gentibus. 

1 9 Cúm b autem, tradent vos, 
nolite coptare quomodo , aut quid 
loquanáni : dabitur enim volñs in 



A T H ¿ O. 

ó de la ciudad ', sacudid el pol- 
vo de vuestros píes, 

I ; Ea verdad os digo : Que 
será mas tolerable ^ á la tierra 
de los de Sodoma , y de Gomor* 
rha en el día del juicio , que á 
aquella dudad. 

16 Ved que yo os envió co- 
mo ovejas en medio de lobos.Sed 
pues prudentes como serpien- 
tes, y sencillos como palomas '• 

17 Y guardaos de los hom- 
bres ^. Porque os harán compa- 
recer en sus Audiencias , y os 
azotarán en sus Synagogas. 

18 T seréis llevados ante los 
Gobernadores , y los Reyes por 
causa de mi, en testimonio i 
ellos I y á los Gentiles ^. 

19 Y quando os entregaren, 
no penséis cómo, ó qué habéis de 
hablar ; porque en aquella hora 



I Aunaoe sea de braél , teoedlt por 
profana , impura y abominable , como 
si fiíera de Gentiles. Creían , que solo 
el contacto de la tierra de ios Geotiies 
los hacia inmundos. 

» El castigo. Será tratada con me- 
nos rigor la tierra de los de Sodoma. 
El que no eKUcliare vuestra doctrina, 
tendrá dos castigos: el primero, que- 
dar privado de la paz, que le anun- 
ciareis : el segundo , ser tratado en el 
juicio de Dios con mayor rigor, aue 
las ciudades de Sodoma y de Gomorrha. 
Fué menor el pecado, que estas come- 
tieron , dice S. HiLAaio, porque no co- 
nocían ú, Jesu-Cliristo ; pero es un de- 
lito que no merece remisión , el 00 re* 
cibir la verdad , quando se predica ; 6 
corromperla , y alterarla maüciosamen* 
te después de haberla recibido. Los ver- 
sos 30. ai. 22. 23. y 24. del capítulo 
siguiente pueden servir de exposición 
á este. 

3 Asi como la serpiente ' cubre su 

a Lúe. z. 3. b Lue, su. zx. 



cabeza , y expone todo el cuerpo , por 
guardar lo oue es el principio de su 
vida: del mismo modo nosotros debe* 
mos conservar nuestra cabeza , que es 
Jesu-Christo, exponiendo todo lo de- 
más. S. GaaoMYMO. 

4 Tened por sospechosos , y no os 
fiéis en quanto vuestra conciencia y 
vocación lo permitiere , de hombres 
contrarios al Evangelio: porque el odio* 
que le tendrán , prevalecen^ á todos 
los respetos naturales ó civiles. 

5 En el dia del juicio , los Judíos, 
que os entregaron , y los Gentiles á 
quienes fuisteis entregados , no tendrán 
la menor disculpa. JLa libre confesión 
de mi nombre , y de mi verdpd los 
convencerá , y conocerán , que perecie- 
ron por su culpa y ceguedad ; porque 
habiendo recibido tantos beneficios, vis* 
to tan graades milagros , y oido una 
doctrina tan saludable y celestial , rt^ 
husáron admitir la salud , que le leí 
ofrecía* 



C A P í T 
illa h&ra , quid hqtkmhU. 

ao Non enim vos estis qui 
loquimim , sed sfiritus Patris 
vestri , qui ¡oquitur in vobis, 

ai Ttadet auUm fraUr fra- 
trifn in mortemy et pater filium: 
tt insurgent filü in farentes^ et 
ntorte eos affícient : 

ai Et eritis odio omníbúi fro^ 
ptef^. n&men meum : qui autem fer- 
severaverit usque in finem » tde 
salvas erit. 

33 Cúm autem fersequentur 
vos in civitate ista , fupte in 
aliam. Amen dico vobis, non con^ 
sumrhdntís civitates Isráii y dúnec 
vemat Filius homifUs* 

a4 Non & est discifulus super 
magistrum , nec servus sufer do- 
niinum suuin, 

35 Suffkit discifidOj ut si$ 
sicut magister ejus : et servo ^ sic- 
ut dcminus ejus. & fotremfami' 
lias Beeluebuí vocaverunt : quan^ 

t El' eremplo de tantos Mártyres 
prueba claramente esta verdad « y que 
ellos no eran mas que unos órganos 
del Espíritu Soberano , que hablaba por 
sus bocas. 

a Por el exemplo de Jesu-Chrlsto 
y de otros -Santos se vé , que en algu- 
nas ocasiones no solamente se puede, 
sino que se debe huir del Airor de los 
perseguidores. 

3 2}e transitar, 6 evangelizar. 

4 5. Hilario explica esto dicien- 
do que después que naya entrado en la 
Iglesia la multitud de las Naciones , los 
Judíos- que estén destinados para lle- 
nar el número de los Santos, serán Ua- 

a ¿««.VI. 40.yoaHiMiui. x6. et xv.ao. 
Tom. í 



ü £ O X. 65 

os será dado lo que hayáis de 
hablar '. 

30 Porque no sol;s vosotros 
los que habláis 9 sino el Espíritu 
de vuestro Padre ^ que habla en 
vosotros. 

31 Tel hermano entregará 
á muerte al hermano, y el padre 
al hijo : y se levantarán los hijos 
contra los padres , y los harán 
morir : 

; 33 T seréis aborrecidos de 
todos por mi nombre: mas el 
que perseverare hasta la fin , es* 
te será salva 

33 T quando os persiguie- 
ren en esa dudad, huid á la 
otra ^. En verdad os digo , que 
no acabareis ' las ciudades de 
Israel , hasta que venga el Hijo 
del Hombre ^. 

34 No es el discípulo mas 
que su Maestro ^ , ni el siervo 
mas que su Señor. 

3$ Bástale al discípulo ser 
como su Maestro ^ y ai siervo 
como su Señor. Si llamaron Beel- 
zebub ^ al padre de familias: 

mados á la misma Iglesia , quando se 
acerque la $(*guada venida del Hijo de 
Dios. Y así les. anuncia en cierto mo- 
do por estas palabras su IncreduUdad 
y dureza presente, y por último su 
eonversion ft la fe. 

5 Quiso el Señor advertir á sus disf- 
cipulos , ^ue no debian esperar ser tra- 
tados mejor , que el lo babia sido , si 
le miraban y respetaban como i sit 
Sefior y IVIaestro. 

6 oTvy-hri Baai*zebéh , vulgar- 
mente Beelzebub , que quiere decir sr* 
ñor de ¡at moteaf\ porque se creía, 
que ahuyentaba las moscas. Y en Sah 
Lucas xi. 15. se llama CscA^cCoc/Aj 

• E " 



66 s Ai^ u 

tó ma^s domésticos ejus ? 

26 Ne ergo timueritis eos ^ : 
Nihil enim est opertum y quod non 
revelabitur : et occultum , quod 
non scietur. 

27 Quod dico vobis in teñe- 
bris y dicite in lumine: et quod 
in aure auditis y frtedicaU sufer 
tecta. 

28 Et nolite timere eos y qui 
occidunt Corpus y animam autetn 
non possunt occidere: sed ferias 
timete eum^ quifotest et aninumt 
et Corpus perderé in gehennam, 

29 IVonne ^ dúo passeres asse 
veneunt : et unus ex illis non 
cadet super terram sine patre 
vestro ? 

30 Vestri autem capilli ca« 
pitis omnes numerati sunu 

3 1 Nolite ergo tiínere : muí- 
tis passeribus meiiores estis vos, 

32 Omnis c ergo y qui confite-- 
hitur me coram hominibus y confia 
tebor et ego eum coram Patre 
meo y qui in c«üis est : 



AT n i O. 

¿quinto mas á sus domésticos? 

26 Pues no los temáis : por- 
que nada hay encubierto , que 
no se haya de descubrir -y ni ocul- 
to , que no se haya de saber. 

27 Lo que os digo en tinie- 
blas , decidlo en la luz : y lo que 

' oís á la preja , predicadlo sobre 
los tejados ^. 

28 T no temáis á los que 
matan el cuerpo > y no pueden 
matar el alma : temed antes al 
que puede echar el alma y el 
cuerpo en el infierno. 

29 i Por ventura no se ven- 
den dos paxariUos por un quar- 
t.o: y uno de ellos no caerá sobre 
la tierra sin vuestro padre ? 

30 Aun los cabellos de vues- 
tra cabeza están todos contados. 

3Í No temáis pues : porque 
mejores sois vosotros que muchos 
páxaros ^. 

32 Todo aquel pues que me 
confesare delante de los hom- 
bres , lo confesaré yo también 
delante de mi Padre y que está 
en los cielos : 



Meelzehuí ; esto w, sffior del estiércol; 

porque hvn zebúl , eo Chfcldéo y Sy- 

rteco significa estiércol. Asi llamaban 
al ídolo de Accaróa , y en detestación 
de él fUé puesto este nombre al demo- 
nio. Los Judíos acusaban á CbriAo, que 
lanzaba los demonios en virtud de Beel- 
2ebub principe de los demonios, 

I Lo que os be ensecado en parti- 
cular y en un rincón de la Judéa , pre- 
dicadlo con libertad por todas las ciu- 
dades y por todo el mundo* San Hi la- 
bio. Esto bace alusión á lo que el Doc- 
tor ó Escriba acostumbraba hacer « 
pues desde su cátedra ó «siento decia 
al oído del Intérprete, lo que este repetía 



después en voz clara y sonoin á toda la 
escuela. Y también k que la víspera dd 
Sábado desde el tesado 6 terrado de 
una casa muy alta avisaba al pueblo, 
que se preparase , porque iba á entrar 
elSábado. 

a Si dos paxariUos , que son de tao 
vil precio , no deiran de estar baxo de 
una particular providencia y cuidado 
de Dios : ¿cómo vosotros , que por U 
naturaleza de vuestra alma sois eter- 
nos , podréis temer , que no os mire 
con particular cuidado aquel , á quien 
respetáis como k vuestro Padre? Sam 
Garonymo. 



a Afarc, IV. 23. Ltie, viii. 17. er xir. a. b ^etor, xxvii. 35. tuIUg, xxv. ii. 
€ JUare, viu. 38. Luc, ix. 26. €t xii. 8. ii. Timoth» ii. I a. 



C APf T 

33 Qui aoUm negavcrit me 
coram. haminibusy negabo et ego 
tum coram Patre meo^ qui in 
cmlis ist. 

34 Núliu afbitrari quia fa^ 
C€m ventrim mmere in terram: 
non V€ni focem mÍMre^ sed gla^ 
dium* 

3 ; Veni * enim sefarare ho^ 
minem adversús foPrem suumy et 
filiam adversús matrem suam^ 
et nurum adversas socrum suam : 

$6 Et ^ inimici hominis^ do- 
mestiei ejus* 

37 Q^ ^ amol fatrem , ati$ 
matrem flus quám me y non est 
me dignus, £t ^uf amat fUium\ 
aut fUiam super me ^ non est me 
dio^nus* 

38 Et^qui non accifit cru^ 
cem suam > et seqtiitur me^ non est 
me dignus. 

39 Qj^i invefut animam sugm^ 
ferdet illam i et qui^ ferdiderit 
animam suam frofter.me^ inve-- 
niet eam* 

40 Q!ui recifit vos , me roer* 



ü X O X. 5/ 

33 Y d que me negare de* 
lante de los hombres y lo negaré 
yo también delante de mi Padre, 
que está en los cielos. 

34 No penséis , que vine 
á meter paz ' sobre la tierra: 
no vine á meter paz , sino es- 
pada *. 

3$ Porque vine i separar 
al hombre contra su padre , y i 
la hija contra su madre, y á la 
nuera contra su suegra : 

36 T los enemigos del hom* 
bre ' y los de su casa. 

37 £1 que ama i padre , ó 
á madre mas que á mi , no es 
digno de mi T el que ama i hi- 
jo , ó á hija mas que a mí , no es 
digno de mL 

38 Y el que no toma sa 
cruz ^ , y me sigue , no es díg* 
no de mL 

. 39 £1 que halla su alma ^, 
la perderá: y el que perdiere su 
alma por mí , la hallará. 

40 El que á vosotros recibe. 




1 Lt paz , que el mundo desea , la 
paz terrena y folsa. 

a La palabra del Sefior , es llama- 
da en la Escritura rnnu e^ada erpiri^ 
ttuü t Aá riebr. iv. 12. uno expada de 
dos fiiot , que alcanza hasta dividir el 
alma^ las eoyuníuras y tuétanos i y que 
ditcieme los pensamientos y las inten--^ 
dones del corazón. Esta es la espada^ 
dice S. Hilario , que el Hijo de Dios 
vino á traber sobre la tierfa quando 
por su palabra viva y eficaz^ como la 
llama San Pablo , produxo estas grao- 
des separaciones, de que se babla aquí; 
permitiendo , que en las mismas fa- 
milias, los que abrazaban la ft, tu- 
▼i«en por enemigos á aquellos de su 

a Lúe, XII. 51. b Mieh. vii..6. c Lúe, xtv, a6. d Mare. viu. 34. In- 
f^a xTi. 14. Lúe» n, 24. ei slit. 27. e 3^amuu xu. as* _ 

£3 



propia casa , que resistían i la palabra 
de ia verdad. Y se cumplid en esto U 
propbecía de Michbas ▼ii. 6. 

3 Esto es , del hombre, ^oe me 
querrá seguir, serán enemigos los mia- 
mos de su casa , sus mas cercanos pa- 
rientes. 

4 j2ir/M no recibe , quien no lleva 
de buen grado su cruz, ▼ sufre 'loe 
trabajos por amor mió. Coristo es el 
primer Maestro , que ensefid la daetri-* 
na de la Cruz. 

5 El que al tiempo de la confesión 
de mi nombre en presencia de los Ty- 
ranos, me niega por salvar su vida, 
perderá su alma ) y al contrario. 



68 



SAN MATHÍO. 



fit: et qui me recifit, recifh 
eum , qui me misit. 

41 Qui recipit frophetam tn 
«omftie frophna ^ mercedem pro- 
jhette accipiet : et qui recifit ju- 
itum in nomine justi ^ mercedem 
justi accifiet, 

42 Et a quicum^ fotum de- 
derit uni ex minimis istis cali- 
cem aqute frigide tantúm in no- 
mine discipuli : amen dico vobis^ 
non ferdet mercedem suam. 



1 A mi Padre Celestial. 

2 Recibirá la recompensa , que me- 
rece el que recibe á un Justo , á ud 
JPropheta , ó á un Ministro de mi pa- 
labra , porque recibe k aquel , que f a- 
bita en el Justo ó en el Propbeta , y se 
liace digno de una recompensa pro* 



á mi recibe : y el que i iñí reci- 
be, recibe i aquel que me en- 

VIO *. 

41 £1 que recibe á un Pro- 
pbeta en nombre de Propbeta, 
galardón de Propbeta recibirá: y 
el que recibe á un justo «n nom- 
bre de justo , galardón de justo 
recibirá *. 

42 Y todo el que diere á be- 
ber á uno de aquellos pequeñi- 
tos ^ un vaso de agua fria tan 
solamente en nombre de discí- 
pulo ^ : en verdad os digo, que 
no perderá su galardón. 

porcionada i su fé. Crrtsost. 
. 3 De los mas despreciables de mi 
Iglesia , que no sea recomendable por 
las calidades exteriores. 

4 Por la consideración y respeto de 
ser discípulo mió. 



a Lmc» z. x6. Joatm. xm. 20. Mare. ix. 40. 

CAPITULO XL 

Mnvia el Banaista ios de sus discípulos , á preguntar al Señor^ 
si era él el Mesías : y el Señor les manda , que consideren sus 
óbralf y que hagan relación de ellas al Bautista, Testimonio que 
da el Señor de su Precursor. Adora la providencia de su Taare^ 
^ue negándose á los soberbios , se descubre y comunica Á los hu- 
mildes. Exhorta á todos á que le imiten , y sigan^ 



1 Jtlit factum est , cúm con- 
summasset Jesús ^ pracipiens dúo- 
decim discipulis suts , transiit in- 
dé ut docerety et pnedicaret in 
civitatibus eorum. 



I jL acaeció , que quando 
Jesús acabó de dar estas instruc- 
ciones á sus doce discípulos, pa- 
só de allí á enseñar y predicar 
en las ciudades de ellos '. 



X De eJloj ; esto es , ie Jos dUeépif 
tút , que eran las ciudades de Galilea, 
puesto que acababa de instruir á sus 



discípulos en el monte entre Caphar- 
naum 7 Betbsalda. 



cApfxtJXO xr. 



2 Joannes * atUem cám audis^ 
set in vinculis opera Christij m/N 
Uns dúos de discifuUs suis, 

3 Ait lili : Tu es y qui 
venturus es , an aliwn exfecta-, 

mus i 

4 Et respondens Jesús ait iU 
lis : Euíites renuntiate Joaniti qtw 
audistis y et vidistis, 

$ Cseci ^ vident , claudi am- 
bulant y leprosi mundantur , sur- 
di audiuní y mortui resurgunt, 
pauperes evangelizantur : 

6 Et heatus esty qui non fue- 
rit scandalixatus in me, 

7 lUis ^ auttm abeuntibusy 
CKpit Jesús dicere ad turbas de 
Joanne : Quid existís in desertum 
videre ? arundinem vento agita- 
tam i 

8 Sed quid existis videre ? ho- 
minem moííibus vestitum ? Ecce 
qui moliibus vestiuntur , in do- 
mibus regum sun$» 



69^ 



2 Y como Juan estando en 
la cárcel oyese las obras d,Q 
Christo y envió dos de sus dis- 
cípulos , 

3 Y le dixo : 2 ^^^^ tú el 
que ha de ycnir ^^ ó esperamos 
á otro * ? 

4 Y respondiendo Jesús , les 
dixo : Id y contad á Juan lo que 
habéis oydo , y visto '. 

' $ Los ciegos ven y los coxos 
andan y los leprosos son limpia- 
dos^ los sordos oyen y los muer- 
tos resucitan , y á los pobres les 
es anunciado el Evangelio ^ : 

6 Y bienaventurado y el que 
no fuere escandalizado en mi ^. 

7 Y luego que elloa se fué-» 
ron y comenzó Jesús á hablar de 
Juan á ks gen.os : ¿ Que salisteis 
á ver al desierto? ¿una caña mo- 
vida dd viento ^ ? 

8 2 Mas qué salisteis á ver? 
|un hombre vestido de ropas de- 
licadas ^ ? Cierto los que vistea 
ropas delicadas , en casas de Re- 
yes están •• 



/ 



I Bl Griego : i^x^M,ffi^ , «^ í«' ^'^ 
me. El que ha de venir , y todos espe- 
ramos , el Messfas prometido á nues- 
tros padres. Y todo esto compreheodiaa 
los Judíos baxo aquella palabra. 

a ¿Eres tú el Messías? Bien sabia 
Juan , que- lo era , quando dixo: Este 
et et Cordero de Dior , ^ue quita tor pe- 
eadoi del mundo \ pero para que los de- 
mas lo supiesea , toma ocasión de en- 
viar sus discípulos al Setiojr , para que 
viesen y oyesen sus milagros ; y por 
ellos conociesen como testigos oculares, 
que era el verdadero Messias. 

3 £1 Griego : a ¿%j!;«rft , itjxl Q\i- 
TTÉT* , lo que Q2f y veis, 

4 Parece, que en estas palabras les 



da á entender , que reflexionen y veaa 
el cumplimiento de las prppheclas , Isai. 
XXXV. 5. Lxi. I. pues en ellas estaban 
prometidas á la Iglesia todas estas gra- 
cias en la venida del Mes>*(a5. 

5 Viéndole morir en una Cruz, qu« 
según S. Pablo i. Corinth, i. 23. seria 
un escándalo para los Judioe , y una /o— 
oura pira los Geni i leí, 

6 Un hombre Inconstante y muda- 
ble , que comeozaie á dudar de la ve- 
nida del IVlesiías , después de haberla 
aouocíado tan' el h rameóte. 

7 MS. ¿ De blanduras 1 

8 ¿No es Juan este , que se conten- 
ta para vestirse con pelo de camellos, 
y que para su alimento se sirve de Iru- 
gustas y de miel silvestre? Los que vis- 



a luc* Vil. 19- ^ ^^i» xKxw. s.st un» i. c JLuo, viu H< 



&3 



70 S A N M 

9 Sed quid existís videré^pro- 
fhetam ? Etiam dico vobis , et 
flus quám frophetam. 

I o Hic est enim , de quo scri- 
ftum est ^ : Ecce ego mitto an- 
gelum meum ante faciem tuartiy 
qui frceparabit viam tuatn ante te, 

I I Amen dico vobis i Non sur- 
rexit Ínter natos mülierüm rhajor 
Joanne Baptista : qui autem mi- 
ñor est in regno calorum , ma- 
jor est tilo. 

12 A diebus autem Joannis 
Baftista usque nuncy regnum ca^ 
lorum vim fatitur , et violenti ra^ 
fiunt illud. 

1 3 Omnes enim frofhetee , et 
kx usque ad Joannem prophetave- 
runt : 



A T H ]£ O. 

9 ¿Mas qué salisteis á ver? 
2 un Propheta ? Ciertamente os 
digo, y aun mas que Propheta '. 

I o Porque este es, de quien 
está escrito : He aquí yo envió 
mi Ángel ante tu faz , que apa* 
rejará tu camino delante de ti ^. 

II En verdad os digo : que 
entre los nacidos de mugeres no 
se levantó mayor que Juan el 
Bautista ^ : mas el que menor es 
en el reyno de los cielos , mayor 
es que él *. 

12 Y desde los dias de Juan 
el Baudsta hasta ahora, el reyno 
de los cielos padece fuerza , y 
los que se la hacen ^, lo arrebatan. 

1 3 Porque todos los Prophe- 
tas y la Ley hasta Juan prophe- 
tizaron ^ : 



ten delicadamente , habitan en los pa- 
lacios : y Juan como Predicador de la 
verdad , mora en el desierto. 

1 Quiere esto decir, que sobrepujarla 
fi los Prophetas , que hablan vaticioado 
la Venida del Messías , puesto que le 
nostraria con el dedo , diciendo : Este 
es el Cordero , &c» 

2 Son palabras del Propheta Ma- 
LACHiAS III. I. que el Hijo de Dios 
aplica ial Bautista. AUi se lee ante fa-^ 
eiem weam : pero el sentido es el mis- 
ino; porque el Padre aparecd al mun- 
do en la persona de su Hijo. 

3 San Juan es preferido , dice Sam 
GLítoiiyMo , á los que habían nacido 
naturalmente de mugeres, no á aquel, 
que nacf(f de la Virgen por operación 
del Espíritu Santo ; y esto no obstan- 
te, quando habla Jesu-Cbristo del Bau- 
tista de esta suerte , aunque no le pre- 
fiere absolutamente & todos los Prophe- 
tas , Patriarchas , y c^mas hombres, 
que vivieron en el mundo » por lo me- 
nos le iguala á los mas grandes , que 
hubo entre ellos. . 

4 Todo aquel , que está gozando de 



Dios, es mayor, que el que se halla to- 
davía empeñado en el combate ; por- 
que es una cosa muy diferente , gozar 
ya del fruto de la victoria , ó comba- 
tir por ella. S. G£Rontmo.- Otros Intér- 
pretes por reyno de los cielos entienden 
la Iglesia , y quieren que la compara- 
ción sea entre la Ley de Moys^s, y la 
de Jesu-Cbristo. Un simple fiel en el 
estado de la Iglesia renovada por el 
Mes&ías , tendrá la ventaja sobre el 
Bautista ; porque verá cumplido en mi 
persona eí mysterio de la redención' 
del mundo , y gozará de su fruto con 
mayor virtud y abundancia , que der- 
ramará sobre ella mi Divino Espíritu. 

5 Porque han de hacerse una gran- 
de fuerza , los que habiendo nacido so- 
bre la tierra , aspiran á las cosas del 
cielo , debiendo trabajar con el mayor 
empeño para adquirir por fuerza y vir- 
tud , lo que no poseen por naturaleza. 

S. GXRONYMO. 

6 Todas las prophecías , que habia 
en los libros de los Prophetas y de la 
Ley, miraban á la persoua del Messfas^ 
y ¿sí todas ellas tuvieron su cumpU- 



a Malach, ui. I. Marc* X. 2. Luc, vil. 97. 



C A P í T 

14 Et it Duhis recipere a , 
ifse est Elias y qui venturas esU 

I $ Qui habet aures audiendi^ 
audiat. 

1 6 Cui autem simitem asti^ 
mabo generationem istatni Simi^ 
lis est fueris sedentibus in /oro: 
qui clamantes coaqualibus 

17 Dicunt : Cecinimus vohis^ 
et non saltastis ; lamentavimus, 
et n(m planxistis. 

1 8 F'enit enim Joannes ñeque 
manducans y ñeque bibens y et di- 
cunt : jy^monium habet. 

19 Venit Filius hominis man- 
ducans y et bibens y et dicunt : £c- 
ee homo vorax y et fotator viniy 
publicanorumy et feccatorum ami" 
cus. Et justificata est safientia á 
filiis suis. 



ULO XT. 71 

14 Y si queréis recibir, él es 
aquel Elias , que ha de venir *. 

1$ El que tiene orejas para 
oir , oiga *. 

16 ¿Mas á quien diré que es 
semejante esta generación? Seme- 
jante es á unos muchachos que 
están sentados en la plaza: y gri- 
tando á sus iguales, 

17 Dicen : Os cantamos , y 
no baylasteis; lloramos, y no 
pla&isteis '• 

18 Porque vino Juan , que 
ni comia^ ni bebia , y dicen ^: 
Demonio tiene. 

1 9 Vino el hijo del hombre, 
que come y bebe , y dicen ; He 
aquí un hombre glotón ^, y be- 
bedor de vino , amigo de Publi- 
canos , y de pecadores ^. Mas la 
sabiduría ha sido justificada por 
sus hijos. 



mleoto ea el tiempo , en que S. Juao 
Bautista declaró , que bkbia ya veoido; 
y ta esto consiste la prerogatlva del 
Bautista sobre los otros Propbetas, que 
le precedieron. Aquellos anunciaron las 
cosas, que estaban por venir: el Bau-> 
tista sefiald y declaró la salud presen- 
te : en él comenzó el ministerio Evan- 
gélico, cesando el figurativo y legal, 
S. GaaoNiMO. 

X si quereh recibir , lo que os di- 
go , si lo queréis entender , él es Elias; 
porque tendrá el mismo espíritu y vir» 
tud , que Elias. La primera parte del 
período, se puede también trasladan 
T li quereh eomprehenierto, Elias , y el 
Bautista fueron muy semejantes en la 
austeridad de vida , y en la virtud y 
fuerza del espíritu : los dos vivieron en 
el desierto: los dos usaban un cefiidor 
de piel. Elias tuvo que buir por baber 
reprehendido i Acháb, y A Jezabei por 
su impiedadf El Bautista perdió la ca- 
beza por baber bablado contra el ma- 
trimonio incestuoso de Herodías coo 

a Mélach. IV. 5. 



Herodes, Algunos con San Geronymo 
son de sentir , que el SeQor dio al Bau- 
tista el nombre de Elias : poroue así 
como este en la segunda venida de 
Jesu-Cbristo vendrá á anunciar, que 
este Sefior ba de venir como Juez; del 
mismo modo, en la primera Sao Juan 
Alé el Precursor, oue anunció, que de- 
bía venir en calidad de Redentor. Véase 
la prophecia de Malachias iv. 5. y 6. 

2 Las palabras del Sefior eran mys- 
teriosas , y se necesitaba de particular 
luz para entenderlas en el sentido, que 
llevamos explicado , no en el extrava- 
gante y ridiculo de los Pbilósophos y 
Hereges , que pretenden la metempsy- 
cosis , ó transmigración de las almas en 
Otros cuerpos. Hibrom. m htmc loeum, 

3 Esto parece tener alusión á al- 
guna canción popular, ó iuego de mn- 
cbachos , que se usase entonces. 

4 Los Escribas y Phariséos princi- 
palmente. Luc. vil. 30. 

5 MS. Gargantfro, 

. 6 Estas dos proposiciones ton una 



E4 



7^ S A N- M 

20 Tune ccepit exprobrare ci- 
vitatibusy in quíbus facía sutít 
flurimce virPutes ejus , quia non 
egisscnt fosnitentiam, 

• 

21 r* a tibi Corozai\i\ VfC 
tibi Bethsatda ! quia si in TyrOy 
et Sidcne factce essent virtuteSy 
qua factce sunt in vobis , oiim in 
cilicio y et ciñere fosnitentiam egis- 
scnt. 

22 Verumtamen dico vobis : 
Tyro , et Sidoni reinissius erit in 
die judicii , qudm vobis. 



jlt ni ó\ 

20 Entonces comenzó á re- 
convenir á las ciudades, en qué 
fueron hechas muy muchas de 
sus maravillas, de que no habían 
hecho penitencia. 

21 ¡ Ay de ti , Corozain ^ ! 
i Ay de ti , Bethsaida ! que si en 
Tyro , y en Sidón se hubieran 
hecho las maravillas, que han si- 
do hechas en vosotras, ya mucho 
ha * que hubieran hecho peni- 
tencia en cilicio y en ceniza '. 

22 Por tanto os digo : Que 
habrá menos rigor para Tyro y 
Sidón ^y que para vosotras en el 
día del juicio ^. 



«Tplicacfoa , de lo que antes les había 
•dicho por medio de una parábola. Les 
da á entender , que do habla omitido 
medio alguno para atra herios k si , y 
iiacerles conocer , que él era el verda- 
dero Messías i Que debía hacer yo por 
mi viña , que no lo haya h<fcho'^ ISAi. v. 
4. Juan y yo hemos venido por dos 
caminos diferentes. Si la austeridad y 
el ayuno os parecen dignps de admi- 
ración, ¿por qué no creéis á Juan de 
una vida tan austera , y que dá testi- 
monio de mí, dicieudo, que yo soy el 
Messias? Y si el ayuno os parece una 
cosa muy austera , i por qué no me 
creéis á mí, que hago una vida co- 
Di un entie vosotros? Pero la ecc no- 
mía, que ha usado la Divina Sabiduría 
y su admirable doctrina, han sido re- 
conocidas por los que son verdadera- 
mente del número de los hijos de la 
Sabiduría , por los Apóstoles y discipu- 
ios , que siendo los hijos de Dios , es- 
tán convencidos de la justicia , coa que 
yo me he portado cou vosotros. San 

HlEROKIM. 

1 El O riego : ;f9^ct^t* , Ckorazin. 

2 MS. Piefa á, 

3 Eran seüales de penitencia, usa- 
<das entre los Judíos y los Gentiles. El 
cUlcio era un vestido de tela ó paño 
groípn , y de color obscuro, estrecho 
y sin pliegues: por io qual ios Hebreos 

a Luc, k. I3. 



le llaman saco , y asi se llama en los 
originales del viejo Testamento. Lo usa- 
ban los Hebreos en tiempo de luto y 
de calamhlades públicas , y para mues- 
tra de mayor sentimiento , ponían ce- 
niza en la cabeza. 

4 ^ MS. í¿ue mat afioxo deuen auer 
Tyro é Sidón, 

$ Si se pregunta ¿por qué el Evan- 
gelio no habla sido predicado , y ni se 
hablan obrado todos estos milagros en 
Tyro y en Siddn , puesto que Jesu- 
Christo declara , que hubieran creido 
y hecho penltenciaV S. Agustín respon- 
de , que Tesu-Christo nuestro Sef<or 
nos descubrid en estas palabras , que 
son de la misma verdad , la profundi- 
dad del mysterio de la predestinación. 
Y S. Gbronymo nos dice , que los jui- 
cios de Dios nos son desconocidos ; y 
que los mysterios de la conducta, que 
guarda con cada uno de los hombres, 
son verdaderamente impenetrables á 
nuestra corta y limitada capacidad. S. 
Pablo , hablando de estos profundos 
arcanos en su carta á los Romanos ex- 
clama , y dice. <0 alteza de las rique- 
zas de la sabiduría y ciencia de Dios! 
i Quáu Incomprehensibles son sus jui- 
cios , é inapeables sus caminos! ¿No 
será temeridad y presunción querer 
nosotros escudriñarlos y compreiieo- 
derlos? 



C AP f TU 

23 Et tu Capharnaum , num- 
quid usque in ccelum exaltaberisi 
usque in infernum desceñáis. Quia 
si in Sodomis factte fuissent vir- 
tutes , qute factte sunt in te, 
forte mansissent usque in hanc 
diem, 

24 Verumtamen dico vobisy 
quia teme Sodomorum remissius 
erit in die judicii , qudni tibi. 

2$ In illo tempore respon- 
dens Jesús dixit : Confiteor tibi, 
Pater , Domine cali et terree^ 

2uia abscondisti hac á sapienti' 
US y et prudsntibus , et revelasti 
ea parvuHs. 

26 Ita pater : quoniam sic 
fuit placitum ante te. 

27 Omnia mihi tradita sunt 
á patre meo. a Et nemo novit fi- 
íium , ni si pater : ñeque patrem 
quis novit , nisi filius , et cui 
votuerit filius revelare. 



LO XI. 75 

23 2 Y tú, Capharnaum, por 
ventura te alzarás hasta el cielo? 
hasta el infierno descenderás.Por- 
que si en Sodoma se hubieran 
hecho los prodigios, que han sido 
hechos en tí , tal vez hubieran 
permanecido hasta este dia '. 

24 Por tanto os digo , que 
en el dia del juicio habrá menos 
rigor para la tierra de Sodoma 
que para tí. 

2 ; En aquel tiempo respon- 
diendo Jesús, dixo: Doy gloria 
á tí. Padre, Señor del cielo y 
de la tierra, porque escondiste 
estas cosas ^ á los sabios y enten- 
didos ^ , y las has descubierto á 
los párvulos *. 

26 Así es', Padre ; porque 
así fué de tu agrado. 

27 Mi Padre puso en mis 
manos todas las cosas ^. Y nadie 
conoce al Hijo, sino el Padrej 
ni conoce ninguno al Padre , si- 
no el Hijo, y aquel á quien lo 
quisiere revelar el Hijo ^. 



X En el teito Griego se lee: 
tfíiitcíf xf juix^í TÍflr a-íiufij^ot ^ htibie" 
rau permanecido hasta este dia. La par- 
tícula é¿f foTtBy esde afirmar y do de du- 
dar 9 y asi muchas vec^ se traslada ea 
la Vulgata por utique. "Por manera, que 
quaodo se halla trasladada forte ó fwr" 
sitan , se debe entender en el mismo 
sentido. Por esta ra?oQ en muchas tras- 
lacioDfs se omite enteramente , y se 
dice absoluta ó afírmativatnente: hw 
bitrdn pertttanecido , 6 hubieran sin dvr' 
da permanecido hasta el dia de hoy. 

a Lps mysteiios celestiales. 

3 Estos eran entonce^ los Pharlséos 
y los Doctores de la Ley , que se creían 
sabios y prudeote«. 

4 A los humildes, como fueron los 
Apóstoles; J>h/ resiste á los soberbióte 



y dá sv gracia á hs humildes. Jacob 
IV. 6. ¿ y esto por qué? porque así fué 
de su agrado. Y porque como dice S. 
Pablo Rom. ix. 18. y 22. Usa de mi^ 
sericordia con quien quiere , y endurece 
al que le place. 

$ Para que como Salvador del mun- 
do , reparase las ruinas del pecado: 
como Médico Soberano , curase los per- 
niciosos efectos de la picadura de la 
serpiente : como vida esencial , resu- 
citase á los que estaban muertos: y co- 
mo luz y resplandor del Padre , disi- 
pase las tinieblas que reyoabao entre 
los hombres. 

6 Porque solamente Dios puede co- 
nocerse á sí mismo. Lo que aquí se di- 
ce , se debe entender por rejpeio á 
las criaturas , y oo pur respeto al £9» 



a Joatuí. ri. 46, et vxi. 28. et viii. 19. et x. 15. 



74 S A N M 

28 Vcniu ad me wnncs y qui 
¡aboratis y et onerati estis^ et ego 
rejiciam vos. 

29 Tollite 2 jugum meum su- 
fer vos j et discite á me y quia 
mitis sum , et humilis corde : et 
invenietis réquiem animabus ve- 
stris. 

30 Jugum í> enim meum sua- 
ve est y et onus meum leve. 



A T H ¿ O. 

28 Venid i mi todos lojs que 
estáis trabajados, y cargados ', 
y yo os aliviare. 

29 Trahed mi yugo sobre 
vosotros ^ , y aprended de mí, 
que manso soy , y humilde ^ de 
corazón : y hallareis reposo para 
vuestras almas. 

30 Porque mi yugo suave 
es, y mi carga ligera ^. 



pírltu Santo, que procediendo del Hijo, 
recibe esencialmente de él toda la ple- 
nitud del conocimiento del Padre. 

I Del peso de vuestros pecados. 
% El yugo de mis preceptos y de 
mi cruz. 

3 MS. UmildOTO, 

4 Los preceptos de la Ley nueva y 
la perfecta imitación de Jesu^Christo, 
son una cosa penosa para la natura- 
leza ; pero la gracia de Dios lo vence 
todo , y lo hace muy fócii y llevade- 
ro. Sobre lo qual dice S. Agustín estas 



admirables palabras: Quaiptíera otrs 
carga te oprime y abruma , mat ¡a ear~ 
ga de Christo te alivia el peío. (¿ualquie^ 
ra otra carga tiene peso , mat la de 
Qhristo tiene alar. Si á tina ave qtátat 
lar alat , parece que la alivias del ps" 
JO ; mai quanto mas la aliviet de este 
peso , tanto mas quedará cosida con la 
tierra. Ves en tierra á la que quisiste* 
aliviar de su peso : restituyeselo , y t»tf- 
rás como vuela, 

£1 Griego: tAA^PpoV, ///«• no áf 
pera. 



a Jerem, vi. z6. b j, Joann, v. $• 

CAPITULO XIL 

hos Phariséos calumnian á los discípulos forque a^an esfigas 
en dia de Sábado , y el Señor los defiende. Cura en Sábado á uno 
que tenia una mano seca , f robando que es licito en el dia de Sá- 
bado hacer bien al fróximo, Sana á un endemoniado ciego y mudo. 
A los que le fedian que hiciese un milagro en frueba de su rninisterioy 
res f onde y que su Resurrección y figurada en Jonás y seria la se- 
ñal que fzdian, 'Declara , que los que hicieren la voluntad de 

su Padre , serán sus hermanos , amigos 

y parientes, 

I jín a illo tempore ahiit Je- i jlLh aquel tiempo andaba 
sus fer sata sabbato : discifuli Jesús un dia de Sábado ' por 



I Un dia de fiesta. Los Judíos ob«- 
servaban tan escrupulosamente el dia 
de Sábado , que no trabajaban ni aun 



en las cosas mas necesarias » como era 
preparar la comida. Por esto vacíos 
de caridad » y atendiendo solamente á 



a Aíarc, II. 23. Luc, vi. I. 



C AP ÍTU 

aidem ejus esurientes c<sperunt veU 
lere sficas , et manducare. 



3 Pharisai autem videntes^ 
dixerunt ei : Ecce discipuli tui 
faciunt quod non licet faceré sab- 
batís. 

3 At Ule dixit eis : Non le- 
gistís a quid fecerit Davidj quan- 
do esuriit et qui cuín eo erante 

4 Quomodo intravit in domum 
Dei j et fanes fropositionis co- 
médtt , quos non licebat ei ede- 
re y ncqx^e hisy qui cum eo erant ^ , 
flfif solis sacerdotibus ? 

5 Aut non legistis in lege c 
quia sabbatis sacerdotes in templo 
sabbatum violant , et sine cri- 
mine suntí 

6 Dico autem vobisy quia tem» 
fio major est hic. 

la letra de la Ley , calumniaban á los 
discípulos del Sefior, porque acosados 
de hambre cogían en Sábado algunas 
espigas de trigo , que deshacían entre 
las manos para comer sus granos; pe- 
ro Jesu-*Christo descubre su maligni- 
dad con el exemplo de David, que 
en su extrema necesidad comió de los 
panes que hablan sido ofrecidos al Se- 
fior, y Que solamente podían comer 
los Sacerdotes, i. Lib. Reg. Cap. xxi. 
Deuter, xxi 11.25. 
X MS. Evas que fot diseipht fazen, 
a Le hacen común 6 igual á loa 
otros dias, porque tienen que dego- 
llar las reses, quitarles la piel, llevar 
la lefia, encender fuego, y quemar las 
victimas , todo lo qual 00 se podía ha- 
cer eo dia de Sábado sin violar la* Ley 
en apariencia. 

3 Hic en este texto no es pronom- 
bre sino adverbio como se vé por el 
original Griego tf^» aquú Bien que el 



LO XII. 7^ 

unos sembrados: y sus discípu- 
los, como tuviesen hambre co- 
menzaron á cortar espigas, y á 
comer. 

2 Y los Phariséos, quando 
lo vieron, le dixéron : Mira que 
tus discípulos hacen ^ lo que 
no es lícito hacer en Sábado. 

3 Pero él les dixo : ¿No ha- 
béis leido lo que hizo David, 
quando él tuvo hambre, y los 
que con él estaban ? 

4 ¿Cómo entró en la casa de 
Dios, y comió los panes de la pro- 
posición, que no le era lícito co- 
mer, ni á aquellos que con él esta- 
ban , sino á solos los Sacerdotes^ 

5 ¿O no habéis leido en la 
Ley , que los Sacerdotes los Sá- 
bados en el templo quebrantan 
el Sábado * , y son sin pecado? 

6 Pues digoos, que aquí está, 
ei que es mayor que el templo '. 

sentido es el mismo. Y diciendo el Se** 
fior á los Phariséos , aqui está , d ette 
et mayor que el templo , defiende k sus 
discípulos ; como quien dice : Si yo 
que soy el Sefior soberano de todo el 
culto externo , y de su observancia , no 
los condeno ; i cómo tenéis vosotros 
osadia de hacerlo? Al mismo tiempo 
\^ declara su divinidad diciéndoles: 
l¿ue era mayor que el templo , y Señor 
del Sábado ^ y lo mismo hace después 
w. 41. y 42. quando les dice, que es 
mayor que Jon¿s , y que Salomdo. Y 
así les manda , que consideren la fuer- 
za que tienen aquellas palabras de la' 
Escritura Oskas vi. 6. y otros lugares: 
Miiericordia quiero , y no Sacrificio \ pa- 
ra que entiendan, que asi como la pie- 
dad queusd Achlmeleccon David aco- 
sado de hambre, hizo que f^ts/c á Dios 
agradable aquello, que en apariencia 
se hacia contra su Ley ; del mismo 
modo la necesidad , en que se halla- 



a I. Rtg. XXI. 4. b Numer. xxvxu. 9. c LevH. xxiv. 8. 



7<5 S A N M 

7 Si autem sciretis y quid 

ést a : Misericordiam voló , et non 

sacrificium : numquam condemnas- 

setis innocentes : 

8 Dominus enim est filius ho- 
minis etiam sabbati, 

9 Et cúm indé transisset^ ve- 
nit in Synagogam eorum. 

10 Et ecce homo manum 
Tiabens aridam ,. et interrogabant 
cuín y dicentes : Si licet sabba- 
tis curare ? ut accusarent eum, 

1 1 Ifse autem dixit Hits b : 
Quis erit ex vobis komo , \ui 
habeat ovein unam y et si ceci-^ 
dsrit hzc sabbatis in foveamy 
nonne tembit y et levabit eam? 

12 Quantó magis melior est 
Jiomo ove? Itaque licet sabbatis 
benefacere, 

1 3 Tune ait homini : Ex^ 
tende manum tuam» Et extendity 
et restituta est sanitati sicut al- 
tera. 

14 Exeuntes autem Pharisaiy 
consilium faciebant adversus eum, 
quomodo ferderent eum. 



AT ni O. 

7 Y si supieseis qu5 es : Mi- 
sericordia quiero, y no sacrifi- 
cio : jamas condenariais á los ino- 
centes *. 

8 Porque el Hijo del hombre 
es Señor aun del Sábado. 

9 Y habiendo pasado de allí, 
viiio á la Synagoga de ellos *. 

10 Y he aquí un hombre, que 
tenii la mano seca , y ellos por 
acusarle, le preguntaron, dicien- 
do : Si es licito curar en los Sá- 
bados ^ ? 

11 Y él les dixo: ¿Qué hom- 
bre habrá de vosotros , que ten- 
ga una oveja, y si esta cayere el 
Sábado en un hoyo , por ventura 
no echará mano , y la sacará? 

1 2 ¿Pues quánto mas vale un 
hombre que una oveja? Asi que 
licito es hacer bien en Sábados. 

1 3 Entonces dixo al hombre: 
Extiende tu mano. Y el la exten- 
dió , y le fué restituida sana co- 
mo la otra. 

14 Mas los Phariséos salien- 
do de allí , consultaban contra 
él , cómo le harian morir ^. 



bao los discípulos, los dispensaba de 
la proféiaaciou del Sábado , que les im- 
puta bao los Phariséos. 

1 Si esta frase es bebraismo, como 
muchoi quierea , se iuterpreta: aprecio 
mar la misericordia , que el sacriticío. 
Condena la hypocresía de ios Pbari- 
séos, que faltaban á la ley de la ca- 
ridad , por mostrarse celosos observa- 

* dores de un acto externo de disciplina. 

2 Esto es, la Synagoga de la ciudad. 

3 Esta pregunta de los Phaifséos 
está llena de mülignidad y de vene- 
no , y süJameute buscaban algún pre^ 
teKCo para acusarle : porque t^u tradi- 
ción 00 permiiia el cxercicio de la 



medicina artificial 7 natural eo dia de 
Silbado , sino en caso de extrema nece- 
sidad., y ellos la apUcaban á las cu- 
raciones milagrosas. Lúe, xrir. 14. 5^<m. 
IX. 16. 

4 Estos hombres tan zelosos de las 
observancias legales, no teuiao escrú- 
pulo de formar designios de muerte 
contra el Salvador en dia de Sábado. 
Acusan á los discípulos como violado- 
res del Sábado , porque cogieron unas 
espigas de trigo en la grave necesidad 
y hambre que padecían ; y quando se 
trata de condenar á un inocente, gri- 
tan sin escrúpulo : Haz morir á eieham^ 
bre , crucifícale. Luc. xxiii. 21. 



a 0.tex. VI. 6. b Deuter. xxii> 4« 



C Api TU 
I $ Jesús maéfA .scieús itees- 
sit inde :. et ^euti suateummuih 
ti , et cttrox»^ . ees omnes, . 



l .- V 



lá Et fracefit:€is ne moni' 
festum eum fúcerent. 

17 Ui ¡¿impleretur qiiod di^ 
£tum est fer ismíam fréphejtamy 
dictntemí ki-,... -- 

18 . Ecee ^fuer fneutj quem- 
thg/í j dilectus fmus , in ipo be- 
se icamfkicuit arúnui mea, Pch* 
nam spirituth rneum- sufer eum^ 
9t ftáitiutn ^entibui numtiabít. 

: 1 9 Nos céatendety n^que ' elm 
mMt j neqm audiet^aliquis in flan 
teis vocem ejus: 
-20 Arundinem quassatam wm 
amfringet , et Knum fumgíms: nm 
estinguet , doñeó ejiáap ¿i mctíh 
fian jttdidumi. .. < #. ./n 

31 Et in nmmfie yejut gentes 
sferabünt. 

22 Thinb üblatús est et dm'^ 
monium tufbenSf cafuy^ et m»- 
Ittf , et, curae)it eum.4ta ut /o» 
qwrctur , et videret, ; 



I..O XII. ^7 

. I $ T JesUs sabiánctelo^ se re- 
tíró de aquel' Jugav^y ñléron om-* 
chos en pos de él , y los. ^anó 4 
todos ^r. r 

id T le» mandó > que no le 
descubriesen*. 

17 Para que se campÜese, 
lo que- fué dichos por «cL Pjroplieta 
laki^que itiite f i\n ...: 

.'ift iieaqui^flai:sier^o.Vqi)& 
escogí /mi amado , en qoien se 
agfadp'BiialiBaü Pondré m¿ es-» 
piritu sobre él, y anunciará Jusr 
tk» ^ á lastgóttesi /. 
:: i92'¿No) conteodecáy lú ^vo^ 
zeará ^ f |ú:oírá,ningiui048ii««oa 
en las plazas : 

^ó No quebrara la caña que 
está «cascada ^ , ni apagará la 
t!0CQÍdá,qu& hu^ea^ hasta que 
saque á victoria el juicio.^ .> 
21 Y las gentes esperarán en 
su nombre. 

' '23 Entonces le traxéron'un 
cindemoiíiado ^ .p^gg y mudo, 
y*- le sanó'f de modo que habló 

y* vio. 

" .... • 



X Xotque padecían, alguo achaque^ 
< 3 Isaías xlu. i. cuyo texto auo se- 
guD la l^tra pertenece á Jesu-Chrlstoi. 
aqvi el Evaofelista i», pone cqn. alr 
guM diversidad en quanto á las pa^r 
labras. 

3 MS« ^fc^ el mío ciervo, 
• 4 £1 Salvador , que hecho hombre 
tomó la forma de siervo , sin dexar de 
aer Hijo de Dios « y consubsiandal al 
Padre. Philip. 11. 6. 

•5 Las verdades de la Ley nueva y 
del . Evangelio , y esto sin ruido de 
contiendas y tumultos; porque lleno 
de dulzura no cesari de predicar la 
verdad. &. Avocar. 

6 MS. lío etaenf^ré , «i mitré w9C$i* 



7 Por esta cafta cascada entienden 
los. Padres á los Judíos ^ que hablan 
descaecido., y estaban tan .endebles, 
como ' una cafia .toda quebrantada , y 
pareciéndose A la mecha de una can* 
dala y quande apagada no alumbra » sh 
00 ^ humea, \ pues aunque . ha biaa 
perdido ya ' la luz del Sefior , esto no 
obstante todavía conservaban su rell<« 
gion* S. AousTiK y S. GjbfioKYMO. Esto 
puede entenderse de la t^tima desola- 
ción de los- Judíos por los Romanos. 

8 Hasta que la verdad de su pre- 
dicación y doctrioa brille. sobre toda 
la tierra. S. GaaoMVMo. Hasta que en 
el último juldo triunfe perfecta menr 
te de todos sus enemigos. St AansTzii. 



a isai, xui. X. 



78 SAN 11 

. 23 Et'SiufAant omnes tur- 
b» , €t dicebant' : Numquid. €st¡ 
fitius David i . V 

24 Pharísai ^ autem audiett'^ 
tes > dixeruM: Hic fton kjicitda- 
ntones nisi in Bee¡%d?ub princife 
dmmonionmh 

25 Jesm' tiutim scieHs •cpgi-i 
tatiqnes eQnm i dixk m ^ :. Owim 
regnuin''diviium coaPra k y de- 
salabiíivri tí anms- ciwas^ vel 
«iomó». divisa conlra se ^ non 
stabit. 

26 Et si jítsgnas* .sátaaam 
ejiait j adveésós u^ dimsus esti 
qumnodfk trgn stiéit regnuifn ejtái 

• ^ 

27 Et si zgfi tfi 'Bee:l%Ayh eji* 
cío dmnonesj jUH vestri in quot 
ejiciunti ld€0 tpit judiees veorí 
erunt. 



' I El pueblo. qii9 era mas sencilla 
que los Pbariséos , y que estaba sla 
preocupacloD algupa c#npra Jesu-Christo; 
admirado de Us obras, que vtla , pre» 
gu otaba , si aq^el era el Hijo de Daviá^ 
esto es , el Messfas que esperabfañ , 7 

2ue según las Escrituras debia proce- 
er de U ñimUla de David, 

2 MS. Dérr'Mygfdé Hrá, 

3 Qomo si les dixer¿: ao hay' cosa 
mas fuerte que uo reyop muy uoidot^ 
y lo mismo su£ed« (toq uíoa XtMd^d « y 
una cata particular \ pero en entrando 
la división , contad ossii^ sü ruina- toe* 
Yltable. St yo lanza los demooloa en 
"virtud del' demonio , se ' sigue que los 
unos soD contrarios A los otfos , y de 
aquí resultará , que Su< poder 00 podrá 
subsistir. & CHaysosTOMo. 

4 Algunos emiendea por ettos á 
los mismos Apdsibles , que eran Ju- 
díos , y des^ndieotes de Judíos ; y asi 
les dice ei Sefior : ¿Por 40^ ■<> acusáis 
á mis discípulos , due kidfcaí» los de^ 
inonlos, y me acusau á ai^í? ¿Por qué 



23 Y quedabaa pasmadas to« 
das las gentes , y eecian : ^or 
veatuira es este el HiJQ.de David '? 

24 Mas los Phariséos, oyén« 
dplpí decían: Este no lanza los 
demopios sino eii virtud deBeel-* 
zebub ^incipe de los demonios. 

2 ( T Jesús sabiendo los peiK 
samlentos de ellos , les díxo:To« 
do rQyno. dividido contra si mis- 
mo ^^ diesolado será ^ : y toda du- 
dad » ó oasa dividida contra si 
, no subsistirá. * . 
Y 8i Satanás echa fiíera á 
Satanás ^ 7 Q0ntra> si mismo está 
dividido ; ¿paes cómo subsistirá 
su reyno m 

ay Y si yo lanzo los demo- 
nio^^n virtud de Beel^bub, ¿en 
virtud 4le ^uien los lanzan vues- 
tros hijos ^1 Por eso serán eUos 
vikstro» jueces. 

me .condénala, Justificando i mis dis- 
cipulos* que 00 hacen nada, sino por 
e) poder que yo les be dado? S. Atha- 
MVksi», S. HELAkia, S;CHarsosTOMO. 
Otros entienden i los £xórclstas de 
los mismos Judíos^ Véanse Us Hechos 
de los Apóstoles aix« I3* Salomdo fUé 
el primero que loa iosdtuyd. Josbpro, 
Antl^* tihi viii. Caf, ri. como si di* 
ictora el Setter: ftCémo decis,que yo 
lanzo los demonfoa en virtud del de« 
moaio , si Tenonocéfo^ en vuestros hijos, 
t}«e esta es oIm« de virtud divinal 
Por taoto si ellos los echan por vir« 
tud divina ^ haheis de confesar neoe* 
sarta méote , que lo mismo me sucede i 
tei; y confesando esto, habéis de creer, 
que na llegado k vosotros el reyno de 
Dios , y que yo soy el M«KÍas que es- 
peráfls, puesto que vuestros Pro^hetas 
os han dado poi^ selial , para que le 
reeéúoaeais, esles misknos mHagros que 
né- veis-^oiraf^ V as! ellos s^án^ vues^ 
tros jueces , y condenarán vuestra la« 
cMdolidad y ^iMVza. 



a More, iix. «2. LttC, xt. I^. Supr* ix. 34* b XMc, xi ly. 



aS ' St aioetn ego in ffifitu . 28 Mas^iyo. liuixo k)$ de«> 

monios por el espúitu de Dios^ 



« 

qféamjntrarij» éUmimnfiírtis , cp 
vaja ejus diripere^ nisi friús allh- 

iltius dirifUU 

30 Qui wm ^i> pi^cum y amr 
tra f^fi.esti 0,,jtti^}po* ^^Ht 
gat mecum , sfargiu .' ^ , ; i 



ciertameate í ycísotros ¿a llega- 
do d reyao 4e Dios. 

^9 jO cono, :pttede algiuio 
entrar «nla^catadeifuerte '9 y 
saquear su$ alhajas, Ai prisiero 
HQ htthk»e/cuadokal f^cr¿? y eo- 
tonces- saleará so. eaasu 
. go . £1 q«e no . e$ conmigo» 
contra mi es; y etique, no all^a 
conmigo , esparce ^• 

^5 1 «Cor tanto os digo: Todo 
pecadb y hiaspheioia ^>serán per- 



fifur hominibus,, . sfiritús nntíem ''donados á los hombres , mas ^ la 



blasf hernia non femiUeitir. 

• . ' • ' í r _ 

bum cpnlf^i piium.hominisj remUr 
Utur ei : ^(ít ¿lu^ctn diacerip ^m-^ 
tra Sfirítum Sanctum^ non remit- 



blasphemia del espíritu no será 
pfirdonlada'. 

3a , T todo d que dixere pa« 
labra eonxra el hijo, del homin'e» 
perdonadia le será ^ ¡mas el que 
la dixere contra el Espíritu San- 



I SI yo solo tengo poder para su- 
jetar á mi eoemigo» y quitarle la. pee* 
sa de catre las maoos , debéis reco- 
nocer , que soy el Soberano SeAor, 
guesto que no bay. otro , q^e pueda 
acer una obra «cómo esta., Asi que 
tened por cierto , qu« ba llegado á vo- 
sotros el reyno de Dios , puesto que 
veis al dcnonio vf ncído y despojado. 
Bifuerié^ de quien se habla aqui,es 
el demonio, que lo -es coútpa los seca- 
dores , que yolnntariameme se nacen 
5US esdavos.* tos pecadores y los in- 
fieles foo Sil posenon , d las armas de 
que se vale para, eogafiar y' vencer á 
los lioinbrcs. ti palabra Griega «-jeii))»^ 

y la correstiondiente Hebrea iho keli^ 
slgpílica Sfmüi , muehUs , afaráto , ins^ 
frumentos , ^e, Jesu'Cbdsto por mediq 
de su Encarnadon ató á este fberte, 7 
le despojd de sus armas y albajas, qui- 
tándole el poder de oponerse á los fie- 
les que le querían seguir , y sacándo- 
nos d totfea de su esclavitud. S. Cbrt* 
ioflroMo. 



a NhtguñQ puede servir Á dos /0S0- 
TBs. Los q/ue no están uiádos con Jesu- 
Cbristo por el espíritu de té y de ca- 
f-idad, sm castra il , y por consiguien- 
te del partido del demonio su contra- 
rio. Y esto es verdaderamente disipar 
6 esparcir., 

3 MS. JS denosteo. 

4 .Aquel , qu» conociendo claramen- 
te .las obras de Dios» y no pudiendo 
dudar de la divina virtud que las pro- 
duce., las calumnia ^r un principio 
de envidia » ó de maliguidad , no pue- 
de esperar ni en .esta vida , ni en la 
otra el perdón. S. CeromtíMo. 

5 Blaspbemia del espíritu; tsto e« 
contra el Espíritu Santo , como se de- 
clara en el versiculo siguiente. £1 tex- 
to Griego afiade rgTf ¿^¿r^«V0l( , á los 

' 6 Lo que dice San Pablo de sí mis- 
mo eó la Bpíst. T. á Tbimotheo, C0/>« 
S, 13. ptfede servir de ilustración y 
comentario á este lugar. 



a Mmtc. tu. aS. ¿aic. xu. lo. 



'^ 



6o SAN M 

>t«ttir et neijw in tm sictUo^ ñe- 
que in futuro. 

3 3 Aut facite arborem bonam^ 
et fructutn efus bonum : aut facite 
arborem tnalüfí , et fructum ejus 
malum : mquédem ex ftuctu or* 
bor agnoscituf. . > " 

34: T^fogenus viferan^m , '^po- 
modo fote^p baña éotplk^ -cém su 
tis tnaU A if ' eJ0 cinmdamia ^tum 
eordís ús hquiiur. • 






< rf 



•iu » ;> 



' 3$' BfMuí hmode bonothe- 
sauro ffí>fert b^nal er-mo/u^ to- 
mo de Yisa/o ihetamro frvfert 

36 Dfco autem vebit qito* 
íuam otntif vefhiim útiasum , ^jiiod 
foctttf fuermP JwmirtítSj readent 
ratíonem de eo in die judicii. 

I Lof Phari«éos velan los milagros 
de Christo hechos en beneficio de los 
hombres , conocían la Aiena de estas 
gracias del Espíritu Santo , y sin em- 
bargo contra su propia* conciencia los 
atribulan ai poder del demonio. La 
misma lus del sol los cegaba , y su 
nismo ardor los endurecía. Ciegos pues, 
obstinados, y blasphemos contra el Es* 
piritu Santo , no parece les quedaban 
ya medios para su ark'epentimlento y 
perdón. Por esto afiade el SeilOr , ^tte 
ette pecado no re perdonará ni en este 
jíglo ^ ni en el otro : no quiere decir 
que sea absolutamente Irremisibíe, sino 
que casi jamas se perdona \ porque esta 
misma ceguedad y dureaa es por sf mis- 
ma el castigo del orgullo y de la en- 
vidia diabólica , que • es su verdadero 
principio^ y asi se vé, que empezó á 
castigarlos acá abaxo , entregándolos á 
un reprobo sentido. Hubieran podido 
conseguir -el pendón » si hubieran hecho 
penitencia \ pero el fruto .ordlaario de 
su pecado era un espíritu de impeni- 
tencia. Lo que incifnd á S. Agustín 
de Verh, Dom. Serm. xi. nov. edit, 71.' 
Cap. XII. núm. 20. i entender por esta 

a iMC. VI. 45. 



A?r tí ¿O. " 

4o,'iio 66 lo perdóiitrá ni en es- 
té siglo , ni en el otro '. 

33 0> faáced el árbol bueno, 
y su fruto bueno : ó haced el ár- 
bol níaio ^,'y su- fruto malo ^: 
porque el* árbol por el &uto es 
conocida ' 

34 Rasa de Tfborás^ ¿cómo 
podéis hablar cosas buenas, sien« 
^ muloi^ pori^ue de la abun- 
tlaeete ^'áel*cofazdn habla la 
boca *. •♦i * • 

'^^ ^ hcAnbre bueno del biien 
tkteMro saca b^eaás cosas ^ : mas 
el hombre malo del mal thesoro 
saca malas cosa& 

36 T digoosi que de toda 
palabra' ociosa- ^ , que hablaren 
los- faovibres ^ darán cuenta de 

ellO' en el dia -del juieip. 

• . . . ' • 

blasphemla contra el Espíritu Saoto, la 
impeniteocla final , que va acompaña- 
da de la desesperación de la misericor- 
dia de Dios. Tal es la explicación dé 
este texto difícil, conforme á la doctrl* 
na de los Padres , eo espedal S. Atha- 
NASio t ^- Aoosnir y Sani'o Thomas. 
a El Griego, a^úL^^of.y^rcomido* 

3 Reconoced y confesad , que aquel 
árbol es bueno, que produoe buenos mi* 
tos: y al contrario. Por lo qual si d 
díaoto es malo « no puede baoer obras 
buenas. Y si las obra», que yo be hecho 
son buenas « na puede ser. so autor eL 
diablo; porqne lo que es b«eno,Bopue^ 
de proceder de un principio que es 
malo; y al contrario^ S. GaaosrvBO. 

4 M^ Del abondamiento. 

5 ¿Cómo podéis hablar bien , te- 
niendo el corazón tan corrompido j 
Ueno de veneno ? 

6 El Griego , rts xjat^l'Uf . de' co^ 
razón, 

^ 7 MS. Baldera. Palabras ociosas soa 
Squel las, délas quales ningún prove^ 
chó saca ni el que las dice, ai ei que 
las oye. S. Gfia. 



^7 S^ 'íw^bfV;'€fiffm ^ m» jii- ''37- P<>rqué pdr tus palabras 

deris justificado 5' y por tus pa- 



jítíficabetHs y n ex vertís twié^M^ 
ifcrmttUTeWi. ' •* i - ' ♦> • . >:^ 
( 3B Tufic fT5pOfuierlml'€f Ijttf-' 
dam de Scribis et PharisMS , dii 
temer: Magisíer^ v^wpus ó. te 
i^tmn» wdéte.' > • . .m 

fnian qu^irit i et ri^gnum fioftf déh 

PriipMvB* . ' • ''' ''''■'• 

40 Sieut efíffT» fidifilinksK im 

tentte-^'ceíiitfibü^dhbi^ eí^tri- 
hits noetibus i s& 0fiifiUM$ hom-^ 
nis in corde terree tribus diebusj et 
trüms noctHms. «g . . 

41 Viid ^ Ninktit^e . surgenti 
in judicio^cUm getiefatífme Uta,' 
et con4^mnabuni eam t quia fce-, 
nHeímam egerunt in frtedicatÍ9^ 
ne JoftíB. Et ecce flus quám Jo- 
ñas Ale. 

42 Viegtna Austri surget in 

X Bsto Mf qucremot (pie>kigaB rW 
goo milagro/ SI embán- utenlo los 
qae obrtba el Sefior coatí auament^ 
¿por qaé piden* ahora uno .iiutevo part 
creer «d el 7 E& porque buscaban un 
nacfro preteato de caMiuolarle sin ftnl«* 
mode'reiMHfae'ii''^ t«erdÉdn5Ai».^9a«^ 

a Ad61tékk ,^ppr!haber abandonado 
aV verdad«fé¿£sposo:<de!SOs. akoaa^ 'p&f 
ftf idfidéHíhd^ pasada , y povsu lo^fe^ 
dulldad presente» • i tiH / 

3 Basados los quales «li resurrección 
pondríi en una «videncia indubitable 
hi'vefdad: de asi jpdiabia.* Bstositrar 
Utas y- ireP'tiúóhef se^écbefi eaacaévi 
por la VBtfúit «tel Vierncs^^taéo ek S^ 
bad^^ y 1* auipDB de^ Bemlo^ti / 

4,- D€»lfa^4e>laUlemutMado tulaar 
de explicarse , porque el sepulchrordct 



labrad serás condenáKh). ' 
^ 39 £ntónceii le respondieron 
ciertos Escribas y Fhariséos , di* 
dendo : MaestrO' queremos ver 
sefialdeti*. ' 

ci ¡f^ /JEÍ kB fespe>ádiS diéien-- 
do : La glÍMItti¿ioti^txiflia y ftdul* 
fnrintt)^ «dat pide : mas no le 
setíL dada sefiai 1 eiao la señal de 
Jonás el Propheta* 

40 <Pbi«qiie asi^eoBio Jenás ^ 
és^ííwtra dia¿y y tres^ noches 
ea.rel'^temre«de i| baUena $ aiií 
estará el Hijo del hombre tres 
dias y j tres noches en el cor»* 
zon de la tierra ^. 

41 : Los.Niaivltas.se levanta^ 
Tin en- jttido eon esta genera- 
dpn y y la ponden^ria : porque 
faideron peoitenda ' por. la pre- 
dicación de Jonás. ¥ he aquí en 
éste lugar mas que Jonás *. 

42 La Reyna del Austro ^ 

Sefior f aM^to en una roca , mas bíea 
esttba'a»bre'la tierra , que en el oora- 
aon de ella. Puede también, entenderse 
del limbo de los Santos Padres , ó se-^ 
no de Abraham « adonde baxd el alaia 
de Jesu-CMsto. 

•«5. ivéase la nota al ▼. 6. de esre 
Ohp. El original ^ii^o «^g muestra 

qééél íktíac^hie es tdverbio, y no pro- 
nombre demostrativo i i Ib mismo ea 
el verso sieuiente. 

^ 6 '^^k^n£ <fé Sabái Dnos lotér- 
bretes ponen su Veyno en la ArabU 
miz, y otHds ia'hiíü^n' Reyna de £tfai(^ 
bfa y de Egipto. IosepHo Lib. 11. jtntiqm 
Eh^'Aiídit Urce hih, xvii. que fué esta 
1» corte de 'Ethi<^ia f itrrt Tt ro /t¿« 



m ük/V. avi. 4. Lue. u« 19. x. Cermth. i. 22. b y^na xi. 2. 
c y<mm ixi. j. •«.'.., . . / 

Tom. £ F 



82 .$AN (M 

judicio cum',g9nerati%ñe^Í5ta , et 
condemnabit ; e(pn 3 : ^'f^ i^^n^p^ á, 
finibus terta^ ofutire japiefi^ifi 
SaioMwnis j et #cce fíus qmm 
Salomón hic. , 

43 Cum b aufem immundus 
sfiritus exierit ab tsominíei , . om* 
bulat ■ fcf ^(Ki^, /^rida > . qu^ns 
requkn» f ^tpon infiénit. | : O;, 

44. ZiAfiC; iítci^ ; Revertftr i» 
domum, fneumf unde t^ávi, Et ve-- 
niens invenit eqm vacfiMem y jcot 
fií mn$nda$atn!y M ornoMí». ^ 

4^ .. Tune vndit / t$ amm»h 
$eftefn 0Ík»i ^Wl^.JCCMmr.nf-^ 

99rti f lifcméad mayor de /a MtJpipra^ 
ígue tiene el mimo nombre que Ja is{a» 
JossPHO añade , que él Rey Cambyses 
le -mudó el oombnHük Sibáeo ék'de 
Bleroe, tü m^mori^ át su licrmaoft 
9ue se Uapíiaba as{. 
^ I Jonás era el slei-Vo , y k fígüfa: 
yo el Sénor; y lo^ verdad figurada : lá 
sabiduría de Salomdn fra una sombra, 
una pequeña centella del que es la eter- 
■a sabiduría del Padre. Demás de estot 
Jonás fué ¿ pffdicar |ieoÍteucia .á los 
Kinlviras, y se convirtieron por su pre- 
dicación : Salomón no fué á buscar á 
la Heyna de SaMi ; shitf'qve. pop 'H 
contrario ésta v}no>eo* busca 'd^'SaAH 
móD , por oír su sabiduría-, nipu^p qaé 
excusa podréis alegar , quando en ^ 
dia del jukio os prirpooga estos exem<^ 
píos , el que viene e» busca voestril 
para alumbraros y convertiros ^.el n^is- 
JDO que tenéis aquí presente , iieQdt> 
incomparablemepte mayor qnf) 'Jo^mU 
y que Salomóp? ,.. . . ,„ 

2 El demonio. .- , , ■ j , . .» , h. 

3 La opfnioo coi&uQ de lo% Judíos 
era , que los demonios , ,quaudo eran 
lanzados de los boA^es , se rjeürabart 
á lugares, desiertos y solitarios»;, pe^ 
roque si yolviao á hacerse dueOÓs át 
ellos los atormeqta^^i) , coa mayoc 
furor. 

4 Estos lugares secos, según la eit-* 
^sicion de muchos I%dfes\ eran figu* 
ra de los láñeles á donde el demonio 



se. Ie5(ai(i^ri( ^i\. juitío opa *e8ta 
gf;»eri^f:ÍQü , yJaijQíidea^á: por- 
que vino de los íincs de la lieix^ 
á oir U sabiduría; de SaJoinóu, 
y be. aquí pías que 3^90ión '. - 

. 43 , Qviaado 4 , ^^iritu inr' 
mundo ^ ba saíidqjdé .un. bom- 
l^iae í ¿ aads^ p«NF. Uv^€8 «ecos ^, 
busgBko4o r^pfs^o,» y W 1^ l^alla^ 

,44, Eatóflfi^s diíTQ; ¡Me. volve- 
ré á miuca^af de {i^de salL Y 
quando viene , hállala desf>cupf« 
4a>bltí^ida^ y:4Ubaj^. 
,45:, ^atóiK:c^ vf^,y toipa coa-- 
sigp <W» isie^ f /ef^íritu^ ,peo^ 



•.5> 



se retiraba por algún, tiea^po « quaodo. 
los Judíos permanecían fieles á Dios, 
y se coovertlari ^^p de corazón. Pero 
ád'páflando aUt oescénrá , por<}uc á 
los ii}fiei|es , ios tenia |>or>si{yos^ y su 
fliroj se dirigía principaímente contra 
él pueblo de Dlíafi ; resolvió volver á 
su casa ;-e8tD c&, á la-misma eo' que 
ya ántjes babia habitado , y. la encontriJi 
vada. Qufere dedir ; encontró á los Ju« 
4Í0S vacíos de espíritu y de caridad, 
y\sL4iOñ\$0\isfifi^í^^A laa «Sterlorida- 
des de^sus ceremonias, y á la mag- 
nificencia de su templo y sacrificios, 
y tomgoáa» otro» -siete demooiot pfo- 
cei que el^ primero , volvieron á ha«* 
biear alli. La'extreaia'in(^atirud de los 
Jodiíos oMigó á la justioia de Dios , á 
que ios abandonase' á !un estado mu-^ 
eho oias'ibnasto que id (priaiera % pero 
ptopomónadi^-'Al ftfbitsc^íllorrible' qgo 
hablan hecho de las inmensas em:ias 
qbe^hafaten reDlbÍdQ>^.ry de, aquí pro- 
viniéro&'iél abandam» y (alanii<led que 
despaesexperimeatibpont S.«GiiR0iirMi»4 
S. Hilario , y el CmtysosTOMo. Este 
mlismti estado se puede aplicar a^ Chris- 
tiano, que- después <de haber logrado 
r«eonciliahse con iStios,, da eptrada ^uer* 
ifvm«Ma)ail9desao0io:ien:.su atlma ^ y 
ear én tkojestado^Mucbt 40aa fúp^io 
y dft|4flrabM ^i* «1 q^c>áItfts^eA«l• 
-* :^: ! € san ifettmcr» tic ei|»ísíHi« Maac. 



a III. Mteg, z. I. II. Paralip, ix. i. b Xm. u. 24. 



.1 



S llores se , et intrantes habitant res que él , y entran dentro , y 
i^: et fiunt novisfif%f Ifonnnis ^ tiKDjraa alU:^y lo postrero de 
illius fe jora frioribus. Stc erit et aquel hombre* es peor que lo pr¡- 



generatiom hwc fessimce, 
46 Adhuc b eq hquentfi -ad 



qiero. Asi también acontecerá á 

esta genericipn muy mala. 

46 Qiiando "estaba todavía 

turbas^ p ,fcce miter ejus , ' et fra- hablando, a las gentes , be aquí 

tre^ stabaní fpris ^ qucerentes /o- • su oi^dré .y. . hermanos estaban 

jai ei, ,-.-..• fuera , que le querían hablar. ■ 

47 Dixit autem ei quídam: ' 47 1 le dixo uno: Mira ,que 

Ecce inater tua , et fxafres tm tu madre , y tus hermanos ^ es-- 



foris stant quarentfs te.^-^ ^ 
48. Ai tfse ,résfqfídpns^^dij 



tfn fuera ,. y te buscan.^ 
48 Tél respondiendo al que 
ceriti sibi , ail : Qjü^.¡ esp rpát^^ le hablaba, le dixo: ¿Quién es nú 
meay^^P qui súnt frátres fnetí madre, y quienes son mis herma- 

' ' ,] . " . ríos *? 
49 Et extendens manum ¡M 49 T extendiendo la mano 
discifulos suos j dis^it : JEfce.ina^ ábia sus discípulos , dixo : Ved 



ter mea , et fratres meu 

{o QmpunfqxK etám ^fécfrit 



aquí mi madre, y mis hernunos. 
, jí$Q Porque todo aquel que 



voluntatem ¡¿atris mei >.. ^^í., it^ hiciere U voluntad de mi Padre, 
Céelis est X ifse meus fraier.y et que está en los cielos : ese es mi 

,' ¿rmano , y hermana y madre '• 



sóror . et mater est. 



i .> 



•i. 



I Lm Hebnéos lUun»lMtí .hery&aqoe ai|yq9iar}la i(fr^ ^el EyaaaeUptliay 



i tgdos aquellos que erau de un mis- 
mo lioage y parentela. Véate W Ctfjr: 
XI. 5*. 56* "''"."i • : \ ^'j..i> 



d¿ callar tollos los, respetos de Ja car- 
ñe y de'U^t^vf' 
3 ¡Qué {»alabras tan Ueoas de con<*> 



a CorestMPfHíbrai dv^ érfntepder nielo . para - loa ^(^daderoa Krvidores 
(1 Salvador ^ Que 'quaadó se ^trata de del Sefiorl 






!ii/ 



:.' j 



' »1 i »1 i 






ij ;1-'^ r,' .^o 



<j* 






i . 



i 1 .. . 



» ■ . • 






\.'i 



. .i .• 



I O 



í ': 



- :t '^ 
i • 

.^ • > ■ 

-i. 1 • 

í . ! * 



r- •» 






U .1 . *• T-í' 



/ .1 I : 



.« 



■ * « 



F» 



84 



t ÁV oMirTHÍo; 



r 



i . 



CAPITULO XI 11. 



Propone el Skflar diversas fdrdbolas : la del sembrador: la de la agri-- 
cultura : ia del grario' de 'msta%a : la de la levadura : la del iheswo 
escondido : la de/ corfíerciante que busca ieríás de rhucjio valor : la de 
la red echada en' la mar : y el mismo Señor por 7a* tñayér parte ias ex- 
flica.Tasa á predicar á sü ciudad ÁNckareth^ jhs de la ciudad ' 

se escandalizan , v no ie reciben. 



1 Áii illo die exiens ¡Jesús de 
¿omú\ sedebat íecus mare^ ' ' , 

a Et a cOngregatm sweit di 
tum turba multa , ita ut in na- 
viculam ascendens sederet r ep 
wnnis turba stabat in litare^ 

3 £( locutus est eif fhilta 
ki parabolis y dicens : 'Bcce éxiii 
qui seminat , seminare. 

4 Et dum seminat , quéedam 
uciderunt ' secus 9iain : et ^fene-^ 



\ Jpü' aquel día saliáida 
Jésus'^dé lá üasa *, 'se sentó* á la 
óriUá de la; mar; 

2' T sé llegaron 1 él muchas 

f entes ^ por manera que entran- 
ó en un barco se sentó ; y toda 
la gente estaba en pie á la ri- 
bera- . ,. 

3 ' ' T le^^ habló muchas eosas 
^or grabólas'*, diciendo: Hé 
aquí que saHó tin sembrador á 
sembrar. ' • ' 

4 Y quando sembraba, algu- 
nas 'eeáiiUas cáryéroil junto al 



runt volucres cali ^ et comede- cámiuó -V vinieron la^ aves del 



runt éa, f -^i • • 

$ Alia autem cttiderunt in 
petrosa , ubi non habebaht terrám 
multam: et continuó-'^iíMmta mnty 
quia non habebant altitudinem 
térra, 

6 Solé autem orto astuave- 



cielo, y las comieron. \.^ 
' 5 'Otm 'cayeron tw luga- 
res pedregosos, en dcMidé no tc- 
niaotflRicba ticcrat . y» nacieron 
luego , porque no tenían tierra 
profunda. 
6 Mas en saliendo el sol, se 



I Como era may numeroso el pue- 
blo que habla concurrido , no podía 
entrar todo en la casa en donde esta- 
ba Jesús: por esto su bondad y mi- 
sericordia le sacaron fíiera de ella acia 
la orilla del mar de Galilea , para que 
todo» con mayor libertad pudiesen 
acercarse á este hombre Dios , de cu- 
ya boca sallan pals^bras de vida eter- 
na. S. Gkronymo. 

a Jf#f«. IT. X. XmCm TJUi. 4* 



a Comparaciones 6 semejaoaas de 
cosas naturales. £n esto se conformaba 
con el estilo del pais 4 por otra par- 
te queria ocultar á los sabios pre- 
sumidos y soberbios, lo que por su 
misma ceguedad y - altanería no podían 
6 no querían entender. 

3 MS, L9 Mil lo mismo en los rr* 
7. y 8. 



¥uni : et quiU non hdbcbant radi- 
cem , ^truerunt. 

7 Alia autem ceciderunt in 
sfinas : et crtvsrunt s^ina , et 
suffoc^nfcmnt ea. i í 

8 Alia auttem cecfderunt -m 
terram fronom : e^ dabant fructutm, 
úlitut centesimunt ^ aiiud sexagn- 
simum y aliud trigesimum. 

^ Qui haikt awres audwnM^ 
audiat. ' t '-' ■ ' ^ 

fo .Staccídíeintesdischuliídi' 
xerunt e$ : Quofv in faravolis ia- 
■queris eis ? : 

1 1 Qui resfondens ,. ait illss: 

Quia vabis datum est nosse myste" 

ría regfii ocslofutni Ulis ^u^m wm 

est datum* - > j f.' 

• • -, j » 

j . - • 3 

1 2 Qai a enim habtt , 'dali¿- 
tur ti y et dbundabit : qui oatem 
n^n habet y et ftod habet^aufe- 
retur db eo. 

1% dieo in pomMfe ^ /o^uor 
tis : qida videntes wn^vident^^ et 
audientes non- audiunt , mqw i»- 
telligunk . 

14 Et adimfletut in eis fra- 



LO X/III. 8^ 

queíaáron , y se secarón, porqua 
no tenían raiz. 

7 Y otras cayeron sobre las 
espinas : y crecieron las espinas, 
•y las ahogaron. 

iK. 8 Y otras . cayeron en tierra 
buena, y rsodian fruto : una i 
ciento 7 otra á «eseniia , y otra 
á treinta ^. 

9 £1 que tiene orejas para 
oÚD ^ oig^ ^; 

la Y llegándose I06 discípu- 
los, le dixéron: ¿por qué les 
Jhablas por parábolas ^ ? 

II £1 les respondió , y dixoc 
Porque á vosotros os es dado 
5aber los. inystcrios.^ del reyno 
de los cielos : mas á ellos na ka 
-es dado. * -- . . « * ■ 

X2 Porque al que tiene , se 
le dará , y tendrá mas; mas al 
que no tiene , aun lo que úen 
nc ^ , ^ le quitará. 
:; 13^ Por^eso ios hablo por pa»» 
rábolas : parque viendo ^ no véoi 
y oyendo no oyen , ni entien- 
den; * ' ^«< 

14 Y se cumple en ellos la 



I No todos tenían el don de la in- 
teligencia necesaria para descubrir las 
verdades importantes, aue se ocultaba 
bavo el velo de estas nguras 6 expre^ 
siones enigmáticas \ y por esto convi- 
daba ei^fior k los que no lo tenlao, 
á que^ acudiesen á pedirlo á aquel , qu^e 
seguo'S. JvAV X. 9f es la verdadera lu^ 
. a For uno, 

3 ¿Y no de la m'auera clara é inteli- 
gible , que usas con nosotros t 

4 MS.' ta ftn,ienia : . 

¿ S. Lucas dfce : aquéllo que piensa 
tener. Jesu-Christo- usando de un mo- 
lí* proverbial , da á entender , que al 
que tiene lo que debe tener, se le dará 

% Infté zzv. a^. 



mas y mas , de manera que le sobre; 
y al que no lo tiene , se le quitará aun 
aquello poco , que tiene , 6 oue pare<^ 
tener. Y así á vosotros , tes dfce, discí- 
pulos míos , que tenéis la fé y deseos 
de aprender sus verdades, se os dará 
un conocimiento mas perÍRecto dé siis 
aiysterios ; mas á ios que están fuera, 
por quauto por culpa. suya no creen eii 
.mi, como debían, iii tienen deseo de 
-aprender, se les quitará* aun aqoello 
poco que tienen , para que cada día es*- 
.tén mas ciegos, y eairegadosi i su re- 
prolx) sentido. 

6 Teniendo la lur debmte.para ver, 
no quieren abrir los ojos. 



.i.\ 



F3 



. • < .¥^ \ 



86 /SAN M 

fhetia haȎ dicentis a ; Auditu 
audietis^ et non inpelligctis : et vi- 
dentes videbitisy et non videbitis. 

1 5 Incrassatum est enim cor 
fofuíi hujus y et auribuj gravi- 
ter audierunt , et ocuíos suos 
clauserunt : ne quando videami 
ocuHs y , et amnbus audiant y et 
corde inuUigant y et convertan^ 
tur y et sanem eos» 

1 6 Vestri autem beati ocali 
•ftif'a vident y et ames vestrte quia 
nudhmL ^ 

17 Amen t> ifusfpe dico vMsy 
quia multi frophette y et justi cu- 
fierunt videre qum videtisy et non 
Miderunt : et audke qum auditisy 
€t non audierurOi . . 

18 Vos ergo audite farabo*- 
lam seminantis» 

19 Omnis qui audit verbum 
^egni y et non inteiligit y venit 
malus y et rafie (p^od seminatum 
•est ffi corde éjus : hicest qui se- 
jCus viam éenunatus esU 

do Qui autem sufer fefrosa 
seminatus est y hic est , qui ver- 
bum audit y et continuo cum ¿au- 
dio accipit illud : 

X Porque no querréis meditar lo que 
\tis , y por vuestra culpa oo lo entea- 
dereis. 

2 MS. Ca engordecido 'es el corofon 
de este puebh, 

3 Esta ceguedad y sordera üaciaa 
de una voluntad corrompida, y de Ja 
«leccioD de su corazón lleno de ma llera. 
y este es el mayo* castigo, que el Se- 
fiOF les dK> ) el que cerrasen los ojos, 
los oídos r^9 ei.corazqn á la luz de la 
misma verdad , que teniao presente. 

(Las palabras de IsaIas vi. 9. están 



athío 

prophecia de Isaías, que- dice: 
De oído oiréis, y no eateadereis^ 
y vieiido veréis , y no veréis '. 

, 1 5 Porquj? el corazón de es* 
te pueblo se ha engrosado ^ , y 
de las oiéjas oyéroa pesadamen- 
te, y cerraron sus ojos, para que 
«9 vean de los oJQS y y-eigan de 
las orejas , y del corazqn entien- 
dan, y fie conviertan^y los sane '« 

16 Mas bienaventufadd;s vue^ 
tros ojos, porque vén $ y vues- 
tras orejas, parque oyen. 

17 Porque en verdad os di- 
.go , que, Biucbos Prophetas ^ y 
justos codiciaron ver lo que veis, 
y no Jo viéion ; y oir lo que ois, 
y no lo oyeron. 

18 Vosotros pues oid la pa- 
rábola del que hembra* 

19 , Quaiquiera que oye la 
palabra del reyno ^ , y no la en- 
tiende , viene el malo , y arreb^ 
ta. ^**lo'qii¿ se sead)ró^u su 'co- 
i'azon : este, es el que fué sembra- 
do junto ^1 camino. 

20 Mas el que fué sembrado 
^obre las piedras, éste es , el que 
oye la palabra , y por el pronto 

la recibe con gozo: 

_,"■ "tt" «.-', •« 

conformes á la Versión de los Setenta, 
y se cumplieron á la letra en Jos Ju- 
díos del tiempo de Jesu-Christo. 

4 Los Prophetas y Justos de la ley 
anttgua. 

S. £1 mysterlo del Evangjrtlo, y no 
pone atención para enrenáem* 

6 . 4:/ muía I esto és , el espíritu ma- 
ligno. Este es el quefué/enibraáú^ quie- 
re decir , la fig^tru de aguef grano, qite 
fué, sembrad* Pues niuvhas .veces " r¿ 

\7fcLiy esse^ vale tamo como signi^caw^ 

representáis» 



a Uai, VI. 9. Mate, iv. 12. Lúe, viii. 10. Joann, xii. 40. Actor, uviii. s6. 
Jtomanor. xi. 8. b Luc, x. 24. / w. \ 



CAPÍ TXT 

21 Nbn habet aunm tu se 
radicem , ted tst - Um^ofalis* 
Facía UMnf tríbulatíom et fet'* 
secutioiie ft^ter Tftrbum'^ cpn$i^ 
nuo scanaalizatur. 

2 i Qui autem seminatut est 
m* tfittif f hí^ esP y 4pd vtrbum 
oüdit , 'irr> iolideitudiy s^adi 
istius j et fallada divkimiun 
suffócat ^éríím^ h mi fntiptu 
efficitur. 

33 Qid Viré in terrambo-» 
nam seminatus ist ^ hic est qd 
autUt verbum / eP imeUigi^ , n 
fructum'affen : tt fatít atíui ^ 
dem centesmum^j aliud mtPem > se» 
xagesimufny kütui 9erátrigesim9m. 

34. Aliam * faraboíam fr^ 
fosuit itiis y Meens : Simile fa* 
cmm est regnwm cttloram homi>t 
ni y tpd semnavit bonum •nme^ 
tn' agro suú» 

a$ Ctttn áuteUff dormbreát h»^ 
ffiines , vemt immieus ejtu , e$ 
suferseminame %s%ama in medio 
tníícf , et db^. 

26 Cwn asoém etmneseífiíÉf^ 
ha , et fructum feeisset |^ tune 
npparuérUt^'ef titianiA. I 

27 Accedentes autem eená 
fatrisfamUias » dixerunt ei : Do- 
mine , nmne b(mum semen .jmif- 
nasfi in agro (110? Unde ergo üú» 



LO xrii. 87 

21 Pero no tiene eñ- sí rak, 
antes es de poca duración '. T 
guando le sobreviene tribulación 
y persecuQion *ppr. la palabra, 
luego se escandaliza. 

22 Y el que fué sembrado 
entce las. espinas , «ste es, el que 
oye la palabra f pero los cuida^ 
dos de este siglo ^ y el engaño de 
las riquezas fiiiogan la . palabra, 
y qu)^ infructuosa ^. 

23 T el que fué sembrado ea 
tierra buena, este es, el que oye 
ta palabra , y la entiende , y lle- 
va jinño : y ano lieva í ciento, 
y otro á sesenta , y otro i trein# 

34 Otra parábola les propu- 
so , diciendo : Semejante es el 
repto <le los* délos á un hombre, 
que sembró buena simiente en sa 
campo. 

a$ T. mientras dormían loa 
hombres > vino su enemigo , y 
lembró. cizaña ^ en medio del 
trigo , y se fyíL 

%6 Y después que creció la 
yerba, é hizo fruto, apareció 
tatBktbvwitónaes la uzaña. 
' aj 'Y llegancío.losLsienros del 
padfe de familias, k dixéron: 
|Señor, por ventura na sembras- 
t&bueoa. simiente en t^ campo? 



I MS. Fuera fUi et temp9rút§, 

é tt failmiimi^ ds lar riquui* ¿í^ 
i&ií ta palakrm , é mo fmcM fiii^i0* 

3 Sam GiRONVivo , r San Atha'- 
NAtio entienden en eftMtivs >fnicot <li- 
flereotes los treí estados de -viudedad, 
Tlrgloldad, y matrlmonto. S. AOxtmm 
atribuye tt tiento por itko\,é. lO|.Sa«tos 
'Mártyres^ el /e/MM á las ^Saaitaa Vk* 



genes; y el frHmte al estado de lot 
juaadps,; que .yiveo suatamente/ 

4 MS. £ s^ro sembré bafNeo» El 
4eilto Griego : t^ttoLutp , tizaM0 ( y así 

ft/ttffwn es acusatlTO plural d«i Griego 
«UttnUado rntanlum , )«, y en Latia lo^ 
ihm* Bajuna yerba, aemeganfee á la 
^vsoa s qM'^ei cria jum» al «trigo v y le 
^ mvy audvÉá fip u»stcllaiio> 7eye^> d 
-wmMeot'jmnbíem ,je9m^^dtmá. 



Márt, IV. ai» 



• &. .til/ 






F* 



• 4 



• í;. 



»^ r. 



\ 



88 

. 28 Et ait illis : . Inimicus ho^ 
tno hoc fecit : S^rvi mtein di:^ 
xerúnt ei : Vh , ivms ^ et coUigi- 
fnus eai 

.29 Et ait : Non : ne for- 
te c<dligenta.jX'i%aniay.eradifí^s 
íknul cmH m et triticum. 



, 30. 5fitt^e . atraque cresc^re 
usque ad messem , ct ih temfwe 
fnefsis dicam imssoribus : Cotíigi- 
te frimúm TdzarUa , et alligate ea 
in fascículos ad cúrr}burendum ^ 
triticum autetn congrégate in fiar» 
reum meurrK 

II Aliam a farabolam ftéfen 
suit ús dicens : Simile est regnum 
ceelorum grany sinapis y quod ,ac^ 
cifiens homo semkutvit é» i^gm 

32 Quod minimum jqmdem 
€st ómnibus semémbus. : Jbum jtu- 
tem creverit y majus est ómnibus 
oleribus , et fit hrbor y ita ut vo^ 
lucres cteli veniant y et h^ptnt 
iii ramii ejus. 



SAN MATHÍO. • 

¿:puea de donde jtkHe ^li^ña! : 

28^ X: les üxo X Hombgre ene- 
migp í¿i«chQ csio i^íT le dix^- 
vm!ios ciervos : ¿Qui^r^s qup va- 
mos y y la cójame^ ! 

29- No 9 les respondió : no 
sea que cogiendo la zi^apa y ar- 
raxH|«eis( .tañiliien con ^ella el 

30 Xkacad crecer kt uno y lo 
otro hasta la siega , y en.el tiem- 
po de la siega diré ¿ los segado- 
res : Coged primeramente la zi- 
tañ^ y y atadla en m^ojos para 
quemarla ; mas el tri¿p riscoged- 
lo en mi granero.».: 
. 31 Otra paráboU, les propu- 
so ,. diciendo: Sem^ante es el 
reyno de los cielos á un grano de 
mostaza ^y que tomó u(i hombre, 
y sembró . en su . ea^opo. •' 

32 £ste en verds^d' e^ rcI me- 
nor de todas ias-siiniear^ ^ pero 
después que crece , es mayor que 
todias las legumbresr» y se hace 
árbol y de modo .que 1^ aves del 
•cifila vienen a aladar: en sus ra- 



. / 



33, Aliam \ farabaknm loóutus 
est eir W Siniilc est, ire^um icce- 
iorum fermento , quod accefUnf 
mulier ahscondit in farinm sor 
tis rríiru5 , doñee fermeniatum est 
totum. 



mas '^ 1/ ,: n i • 

33 Les díxo- Qira parábola. 
Semejante .es el reyno d^ los cie- 
los á: la levadura qu^ topaa ^na 
muger ^ y la esconde ^ tres me- 
didas de .harina , .hasta qué todo 
queda fermentado ^. 

.lé'^r«c«d4éron. ^ Jiuiiv Ghrtsqbtdmo, j 
"fOns imiclias intérpretes lo entieadeo 
de la predicación evangélica , y del es- 
tablecimiento de la fé, que de unos prin« 
entogado d la muerte per tci /pueblo -dpiostan pequeños., y <ics<l€ un riacoo 
Judayco, y cotmo sembrado» tn jsi camffíi .de-U tierra se extendió- por todo el 
quando su cuerpo fué. sepuludo en la ismodor, yi.con^uU^d todo^ los imperios. 
tierra»' Bate crecid ., y después ^ .eilevd . 4 M& ^s^ todo kbdado. ^Asi cómo la 
sobre todajla^ria de l4>ai^noKh^tas^vqae levadura estsAdft esnafdda por, toda la 



I- •» 



I "MSvA^ánqueieé el tHgó ie fmeíta, 
ü' MS. De la senap, 
3 San Hilario entieúde en el gra- 
no de melaza á Jesu-Cbristo, que fué 



a Mare, jlv. 31. Lúe, xin. 19. b líuc. xixj. 2Z. • 



I ' 



CAPfm 

34» ILk omnia locutus est Je- 
sus in far<fboHs ad turbas : et sine 
^ríAaiif non loquebatur eis: 

3$ Ut imfl&retur quod di- 
ctum erat per profhetam dicen- 
Um a : Aferiam in farabolis os 
meum eructaba ^scondita á con- 
stitutione mundi. 

• • • 

I * 

36 Tttfic., dirnissis turhis^ ve- 
füt in domum : et accesserunt ad 
€ufn discifuli ejiís , dicentes: 
Edisstre nobis farabolam %iza- 
nforutn ^tí. 

37 íí*^ resfondens ait illis; 
Qui setninat bonum setfien ^ est 
Filias hominis^ 

39 Ager autem , est mundos. 
Bonum vero semen , hi sunt filü 
regfif. Zi%ania autem , filü sunt 
nequam. 

.. 39 Inhnicu^ autem ^ qui se*- 
min^vit CO)' est diabolus ^. Mes- 
sis vero I consummatio steculi est, 
Messores autem , Angelí sunt. 

40 Sicut ergo colliguntur %i^ 
%asüa X ¿^ Jgf^ combufuntur : sie 
prit in <:onsummatione sésculi. 

r 

41 Mittet Filifu hominis An- 
gelas suos y et coll^ent de regno 
tjus omnia scandala , et eos y qui 

masa , poco á poco la vi mudando y 
coDvirtiendo eo sí misma : del mismo 
modo la predicación de los Apóstoles 
y de sus santos sucesores mudó y con- 
virtió todos los pueMos haciéndoselos 
semejantes. 

I Psalm, Lxivii. a. Manifestaré a- 
bierttmentc ios mysterios de la salud de 
los hombres, y demás verdades sobre-« 
naturales y escondidas á la razón. 

a Los malos. Filii nequatn , és fVase 
Hebrea- por ne^itiit, £1 Griego : rou 



O XIII. 89 

34 Todas. estas cosds liabló 
Jesús al pueblo por parábolas^ 
y no le hablaba sia parábolas: 

3$ Para que se cumpliese la 
que habla dicho el Frophet^ ', 
que dice : Abriré ea . parábolas 
QÚ boca .:* rebosaré /cosas escon^ 
didas desde el establecimieato 
del mundo. 

.. .36 Entonces despedidas las 
gentes., se viao á.casa : y llegan* 
dose á él sus discípulos , le di- 
xéron : Explícanos la parábola 
de la zizaña del campo. 

37 El les respondió, y dixo: 
El.que siembrii.la buena simien- 
te , es el Hijo del hcmibre. 

38 T el campo es. el mu/ido^ 
Y la buena simiente son los hijos 
del reyjiQ. Y la zizaña* son los 
hgos de la iniquidad ^4 • , 

39 Y el enepiigo, quería stjipiT 
bró y es el, diablo : -y I4 .9icga;, es 
la consumación del siglo^ Y. los 
segadores , son los Angeles. 

40 Por manera que así 9op;io 
es cogida la . zi^aQai , y que(n^da 
al fuego : así ^erá en la consu- 
mación del siglo. 

41 Enviacá el Hijo de) hom- 
bre sus Angeles , y cogerán de su 
rqrno ' todos los escándalos ^, 

fi^n^w , moU , del maligno 6 del de- 
,moDÍo. , 

3 M& £ codrdn de su regno* ^ . 

4 Los que hacen la iniqqidad ^ en 
el V. 38. se llaman ^iU nequam^ £s 
una metonymia decir eseánáahx por 
escondüioios , d que dan escóndalo. Otros 
por escándalos entienden á Jos que apos- 
tatan de la fé ^ y por obradores de (^ 
iniquidad t á los que. profanan la pro- 
cesión christiana con la corrupción de 
sus costumbres. 



a Pselm. luyu.» a. Mure. xv. 34. b Aj^aijff* ut. i j. 



y 



90 SAK M 

factunt iniquitatem: 

42 Et mttent eos in caminum 
i^nis. Ibi erit ftetus ^ et stridor 
aentíum. 

43 Tune A ^justi fulgebunt 
sicui soí in regno Patris iorum. 
Qui habet aures audiendi , un- 
diat, 

44 Simile est regnum cmh- 
nim théiaaro abseondito in agro^ 

JueiH qui iniienit homo y abscon? 
it : et fr'a gaudio imitas vadit, 
it vendit universa quce habet | et 
emit agrum iliunh 

45 Itetum Hnüle est regnum 
ccelorum homini negotiatori , quíe- 
renti bonas margaritas, 

' 46 Inventa autem utná freth^ 
sa margarita , atriit , it vendidit 
omnia qum habitítj et emit eam. 

47 íterum • úmik est regnum 
géslorum sagenm missm in mare^ 
et ex omni genere fiseium co»- 
greganti. 

48 Quam ) cism imfleta es* 
lef , educentes , et secus titus se- 
dentes y elegerunt bonos in va- 
sa y malos autem foras mise- 

runh 

49 ' Si€ erit in eónsummatiO' 
ne saculi : exibunt Angelí y et 

t Aquel , á quien se ha coooeilitfo 
eoteoder lo qué oye , 7 atender á lo 
que se le dice. 

a Esta par&bola nos enseUa, no so- 
lamente á despreciarlo todo por apli- 
carnos únicamente á la verdad del Evan- 
gelio, sino también á dar muestras de 
extraordinaria alearía, figurada en la 
que muestra este hombre , quando ha- 
lló el thesorOé S. Ckatsost. 

I MS. Mercadera, 



A T H ¿ O. 
y á los que obran iniquidad: 

42 T echárlosban: en ei hor* 
no del fuego. Allí será el llanto^ 
y el crugir de dientes. 

43 Entonces los justos res- 
plandecerán como el Sol en el 
reyno de su Padre. £1 que tiene 
orejas para oir y oiga '. 

44 Semejante es el reyno de 
los cielos á un thesoro escondido 
en el campo y que quaodo lo ha- 
lla un hombre, lo esconde : y por 
el gozo de ello víy y vende quan- 
to tiene > y compra aqud cam- 
po ^ 

4$ Asimismo es semejante d 
reyno de los cielos á un hombre 
negociante ' y que busca buenas 
perlas *. 

^ 46 Y habiendo hallado una 
de gran precio *, se fué, y ven-^ 
tiió quanto tenia > y la compró. 

47 También el reyno de los 
cielos es semejante á una red, 
que echada en la mar, allega 
todo género de peces. 

'48 T quando está llena , la 
sacan á la orilla , y sentados aUI| 
escogen los buenos , y los meten 
en vasijas ^, y echan fuera á los 
malos ^. 

49 Asi será en la consuma- 
ción del siglo : saldrán los Ange* 

4 De valor » de k mejor calidad. 

i £ftai buenat perlas pueden figu- 
rar^ Según S. GsRONTMO, la tey y los 
Propbetas, y el conocimiento del Tes- 
tamento vie)0 : pero la perla de gran 
precio es el conocimiento del Salvador, 
y el mysterlo de so Pasión y Resur- 
rección. 

6 MS. JSn sus alf aderas. 

7 Jodos los que no sirven para 
mer^ ni son de' algún oss. 



a Sap. xiz. f. Dan. aii. g. 



C A t í T U 

-sefarabuñt mah^ de medio JMsUh 



50 Et mittent eojt in cami- 
num igw : ibi erit fiePus ^ et stri- 
dor dentium, ' 

$1 Intellesistis Juec imnia^. 
JOicunt ei : Etiam. 

i 2 Ait Hits : Ideo cmnis 
scriba doctus in regno ctelorum^ 
similis est homim fatrifamilias, 
qui frofert de thesauro suó n<yüa 
et vetera. 

53 ,Et factum est , cum con- 
summasset Jesús far<Aotas istaSf 
transiit indé, 

54 Eí veniens in fatriam 
suam ^ docebat eos in synagogis 
eorum j ita vi mirarentur ^ et 
dicerent : Vnde huic safientia 
Juec , et virtutes ? 

5 5 Nonne ■ hic est fabri fi- 
liusi Nonne mater ejus dicitur 
María , et^fratres ejus , Jaco- 
bus ^ et Josefh f et Simón y et 
Judas: 

56 Et sórores ejus , nonne 
wnnes afud nos suñti Unde exgo 

• S El Crfego ! Atyci ívTd7< o tncúví^ 

Leg dUt yesuf^ La ValgaU las sobretn* 
tiende* 

3 £scriba\ 6 Doctor en el reyno de 
ioi eieloT , que es la Iglesia , saca de su 
corazón Heno de thesoros y riquezas la 
doctrina , y explicación de los myste- 
~riós del reyoo del Hijo de Dios , y por 
esta razón es llamado Doctor. San Gb- 

KONYMO. 

3 MS. j; vieárat. Las verdades del 
nuevo testamento confirmadas por el 
▼iejo. S. Hilario. 

4 Jesu«<:hristQ nadd en Bethlehem, 
habitaba íVeqQéntemente en Caphar- 
naum , y se crió en Nazareth; por lo 
qual todas estas eraü llamadas sus cHr* 
dades. Ahora pasd k Nazaréth. 



t O X 1 1 !• 91 

les , y apartarán á los ipalos it 
entre los justos^ 

$0 Y los uietcráa en el hor- 
no del fuego : allí será el llanto, 
y el crugir de dientes. ^ 

* 5 1 ¿Habéis ^ entendido todas 
estas. cos^s? Ellos dixéron : Sí. 

52 Y les dixo : Por eso xodp 
Escriba instruido en el reyno de 
los cielos y es sem^ante á un pa- 
dre de fasñilias , que saca de su 
thesoro * cosas nuevas y viejas K 

53 Y qüando Jesús hubo 
acabado estas parábolas , se fué 
de allt 

$4 Y vino á su patria ^ , y 
los instruía en las sinagogas de 
ellos j de modb que se maravilla- 
ban , y decian :. ¿De donde á és- 
te este saber , y maravillas? 
. . $ $ ¿Por ventura no es este el 
•hijo del Artesano H ¿No se lla- 
ma su madre María , y sus her- 
manos ^ Santiago^ y Joseph ,.y 
Simón y y Judas: 

^6 ¿Y sus hermanas "^ no es- 
tán todas entre nosotros? ¿Pues 



5 S. Josrnfo determina la palabra 
Faber^ aplicándola al exerdcio de Car* 
piorero , y esta es la opinión mas re- 
cibida del común de los fieles. Estaban 
escandalizados de oir hablar á Jesu- 
Chrlsto de una manera tan -admirable, 
porque no le mirabao sUio. d>mo á un 
puro hombre, teniéndole por. hijo de 
un artesano. La envidia , que rey naba 
en el fondo de su corazón , le» hacía 
interpretar de otro modo que debiao, 
sus palabras y sus acciones ; y su ce*- 
^uedad no le daba lugar , para que 
juzgasen de el por su doctrina celestial, 
y por sus milagros. 

6 ¿Y no son parientes suyos? &.c 

7 Sus parleatas. Santiago el menor 
y Joseph eran hijos de María , que se 



a JfMrc. VI. I. Lue. it. 16. Joann. vi. 42. . 



huic úninia istát 

57 Et scandalizabantur in 
eo. Jesús autem dixh eis : Non 
tst frofheta sine honore nisi in 
patria stM ^ et in domo sua* 

^9 Et non fecít ihi virtutes 
muítas propter incrediUitatem ilhh 
rum, i . • 



de dónde á cst^ todas estas cosas? 
57 Y se escandalizaban en éL 
Mas les dixo Jesús : No hay Pro- 
pheta sin honra , sino en su pa- 



tria , y en su casa '. 

53 *Y no liizb allí muchos mi- 
lagros á causa de la increduli- 
dad * de ellos; 



cree xñuger de Cleopfaas , y prima de 
Maria Madre d^ JesOs. Sim§n Cfaá^na- 
néo i y fHfias- Tbadep. Bl nombre d^e 
hermano^ se toma en ia Sscritura de 
quatro modos. Primeramente se dice 
de aqüe^ ,. que lo es por naturaleza, 
por haber nacido de'los mismos padref: 
á este mod« Jacob se llama hermano 
de £saá< fin seguádo lugar se dice her^ 
i^0no , el .qve es del misnM> pueblo y 
religión; y por este respecto se nom- 
l3ran hermanos tollos los Hebreos , Deu^ 
^er, 'XV. 12. y los Chrlstlaoos , Román. 
IX. 3. Chrfstiaoos i i. Corinth. v. 11. En 
tercer lugar se llaman hermanox , los 
^ar!i*nte9 , que eran de' una misma fa- 
milia: á este modo son llamados her- 
manos , Abraliam y Loth en el Genes, 
xin. 8. Ultimaihente se da el nombre 
de hermíOos, á lob que lo eran por 



afecto. ASÍ el Sefior Uamd hermanos á 
•sus Apóstoles. JoAMN» XX. 17. En d. 
tercer sentido se tonia aquí el nodnbre 
de hermanos y hermanas* 

I Este era un proverbio comün en- 
tre los Judíos , y con él daban i eih<- 
tender , que muy rara vez se faaoe 
aprecio de aquellos , que se conocieron 
en los mas tiernos afios; pocque co- 
munmente no se miran con jestlma- 
cíou las obras presentes de una per- 
sona , y acordándose de las travesuras 
de la- primera edad, se miden por és- 
tas , y se desprecian aquellas. Pero e^ 
to no tenia lugar en Jesu-Christo , en 
cnya Infiíncia no hubo cosa , que no 
-fbese perflKtlsima , y digna de los ma- 
yores elogios. 

a MS. Por la descriituia di ellos. 



CAPITULO XIV. 

Muerte del Bautista, Christo en el desierto dá de comer á una multitud 
de puebfo con cinco panes y dos- peces. En una tormenta de la mar vá 
áaa sus discípulos andando jobre las aguas j y S. Pedro viniendo tam- 
bién acia él sobre las aguas y se vé en peligro de anegarse por 

faltarle la fe. 

1 Xn ^ tilo tempore audi- i 2Ín aquel tiempo Hcro- 
vit Herodes Tetrikrcaa famam des el Tetrarchá ^ ' oyó la famia 
Jesu : 'de Jesús. 

2 Et ait pueris suis : Hic est a . Y dixo á sus criados : Es- 



I Es palabra Griega r«rp¿p;^itf, 

y significa, el Gobernador « 6 Príncipe 
de la quarta parte de un reyno. Des- 
pués se tomó por pn Gobernador , d 

a Mare. vi. 14. Lúe. ix. 7. . ' 



Príncipe de dignidad inferior ¿ la del 
Rey. Herodes, según S. LocA< iil* z- 
era Tetrarchá de la Galilea. 



CAPITULO XIV. 93 

Joannes Ba^sta t ifse surrexit te es Juan el Bautista , que re- 



á mortuis , et ideo viftutes ope* 
rantur, in £0, 

3 Heredes a enitn tenuit 
Joanmm , et dlig(yDÍt eum : et 
fosuit in carcerem fropter íjbnh 
^üdem uxmtm fnttris süL ^ 

' 4 Dicébat enitn Hli Joannes: 
Non licet tití habere eam. 

$ Mt vokns lllttm occidere^ 
timuit fopulum b : quia.sfcut pro*. 
fhetam eum hab^bant. , 

6 Die autem natalis Herodis 
snltaviP filia Hero¿tíadis in medio, 
et flacuh Herodi 



7 Unde cüm jurmnento 
cfius ¿st ei dore quodtmmque', fo- 
mdasset\A eo* . ;> < 



I Otros trasladan i r por. utp n 
libran, fwr él tantos milagr9i : tomando 
pttfiivameDte el verbo operantur ^ pero 
el Griego iti^yofa-u e^ activo y sígai- 
fiQi iilgo mas que operario Por esto vir» 
tudat, esto e9, ttp^Htus ppá^tQUOt^ Á 
virfudex angtüiiu '^am. e% Juan , é iK>r 
Juan AMt04' milagrñs. . 

■a Este se .llaoiaba Fhiijppo » coino 
se expresa en el texto Griego s en M 
bersiano de padre , aunque de <»tni 
madre. Véace eo Jqsevuo ^ uíntiq, JJb* 
XVIJI. C^> V. 

3 Heredes, l^biendo n>pudiado su 
legítima muger^ y usando de jnedJos 
Tioleotos, tomd la de su germano , que 
Tivia auo , y fcabia tepidp hijos de ella^ 
Por. ^aS'.r^zQoes era. i^teito é Inc^tuo- 
ip este matrimooiov^ lo que; movld al 
bautista á. repreheaúáerle ooo libertad 
7 celo, pero al mismo tiempo coo pru- 
deuda y circunspección, tos vicios de 
los Grandes soo otro tanto mas perni- 
ciosos , porque dan el exemplo á los 
pequcfios, para que los imiten sin es*. 
cropulo. El injDistro del Evangelio no 
debe excomulgar públlcamente<. á su 
Príncipe y su Rey , ni declamar con- 



sucitó de entre los muertos : y 
por eso virtudes ' obran en el. 

3 Porque Herodes había he- 
cho prender á Juan ^ y atado, 
ponevle en la cárcel por causa 
de Herodias muger de su her- 
mano *. 

• . 4 . Porque le decía Juan : No 
te es licito tenerla '• 

$ T queriéndole matar , te- 
mió al. pueblo : porque le mira* 
ban como á un Propneta ^.' 

6 Mas el dia del nacimiento 
de Herodes la hija de Herodiaa ^ 
danzó ^ delante de todos, y agra- 
dó á Herodes. 

7 Por lo que prometió con 
juj^menbo , que le daría todo lo 
que k pidiese?. 

tra su conducta y desarreglo « antes 
bien debe ocultarlos , y disimularlos 
quaoto esté de su parte: porque es cosa 
muy peligrosa para la tranquilidad de 
los Estados , exponer al odio y despre* 
cío de los sdbdltps á los Priucipes» que 
la Providencia estableció para gober- 
narlos; pero est¿ obligado á declarar* 
les con toda libertad, qué sino se arre- 
pienten y corrigen , no pueden partÍ-> 
clpar del Sacramento de nuestra recon- 
ciliación » sin profanarle, y sin agravar 
su propia condenadoo. Al paso zmsmo, 
que debe abstenerse en público de todo 
lo que pueda servir para desacreditar- 
los , en secreto armado de un celo pru- 
dente X y de una caridad magnánima, 
representarles en su cara , y decirles, 
como hizo el Bautista: Tio tt et licito 
tener esta muger* 

4 Como d verdadero Propbeta. 

5 Esta se llamaba Salomé, y era 
hija de Philippo. 

6 La palabra Griega Áo-^g-Art^ 

saltó , danza , explica que lo hizo con 
menos modestia de la que convenia k 
uoa doncella. 

7 Pocas palabras cuesU á Herodes» 



a More, VI. 17. Loe. Ui»l^ b . Ix/V* zxi. a^« 



94 s^^ '^ 

8 At illa prainonita d matre 
sua : Da vtihi y inquit , hic in di- 
SCO caput Joannis BaptisPíe, 



9 Et contristatus est rex: 
fropter juramsñtum autem^ et eos, 
qui fariter recumbebaní , jussit 
dari, 

10 Misitque et dec^lavk Joatir 
mm in carcere. 

11 Et ailatum tst caput qus 
in disco f et datmn est fuella f et 
attulit matri sua. 

\. 

1 a £( accedentes discipidi ejus, 
tvierunt corpus. ejus y et sepelie- 
runt illud : et verUentes nuntiave^ 
runt Jesu, 

13 Quod * cum audisset Je- 
sus , secessit indé . in natnciUa , in 



ATHÍO. ' 

8 T ella prevenida por su 
madre , dixo ^ rDame aqui ea 
un plato ^ la cabeza de Juan el 
Bautista. 

9 Y el Rey se entristeció *: 
mas por el jaramento, y por los 
que estaban con él á la mesa \ 
se la mandó dar. 

20 T envió , é hizo degollar 
á Juan en la cárcel 

II T fué trahida su cabeza 
en un plato, y dada á 1^ mu- 
chacha 'j y ella la llevó á su ma- 
dre. 

í3 T vinieron sus discípu- 
los , y tomiron s\x cuerpo ^ y lo 
enterraron : y fueron i dar la 
nueva i Jesús. 

13 Y quando lo oyó Jesús, 
se retiró de allí en un barco i 



el sacrificar, y áexir á lá dfáposiclon 
y antojo de uoa danzarloa , sin otro mé- 
rito que el haber sabido darle gusto , lo 
que habia costado mucha sangre á su 
padre para adquirirlo , ó para conser- 
varlo. No se han visto en rodos tiem- 
pos sino funestos y repetidos exemplos 
de Principes, que concedieron á un 
lisongero, á un vil ministro de sus de- 
leytes , á una danzarina ó cantora , lo 
que negaban á sus mas fieles Conseje* 
ros , y á los que los hablan defendido 
k ellos , y á sus estados con peligro de 
sus vidas. 

I Temió ésta , que volviendo He- 
rodes sobre sí por la reprehensión del 
Bautista , tomase otfa vez su primera' 
muger , y la desechase á ella. Por es- 
to le teoía un odio implacable, y se 
aprovechó de esta ocasión para hacer- 
le morir. Y no contenta con esto , qu:iu- 
do le presentó su hija la cabeza del 
Bautista, le picó la lengua con la agu- 
ja , que tenia en la cabeza , como que- 
riendo vengarse de aquella lengua , qué 
habla osado decirle la verdad. S. G%- 
RONYMO. JosePHO , Antiq, EJé, xS. Cap. 
7. refiere , que Herodes tenia preso- á 



Juan' en' Machcráote , qué distaba iü 
poco de T/beriade, donde el tyraod' 
tenia su palacio. Y así la cabeza del 
Bautista no pudo ser presentada á la 
moza , sino algunos diat tf^pnes de ce- 
lebrado el cumple »ñ^ dé Recodes. 
a MS. En «» ráisd^. 

3 MS. E fué el 'Rty totfopado» 

4 Esta tristeza , que maestra Here- 
des ) no nace de haber de faltar á la 
religión de un juramebto.it cu^o cum- 
plimiento DO estaba, obligado , por ser 
de una cosa tan Inlqua ; sino porque 
la habia faeclio delante! dé oif graúd^ 
Damero ^e testlgtjs , que eo su con-' 
ceptopodrian dlíspreciarle, s! Altaba k 
ét, como á un hoihbre pei^ufo," lige- 
ro', y püsilahkne.^La AMrn es eo ge- 
áeral el Idel^ de los' hombres-, ^ isc^re 
tbdb' de los Gi^tídes : Jddüd , ((ue eV or- 
gullo ha consagrado , y puesto en él lu* 
gar de la virtud, y al que freqüenr^- 
mente , como en el caso que tratamos, 
se sacrifican la religfofi y la. hum ani- 
dad ; el mismo orgullo ha . substituido 
á la verdadera gloría , la vadidad, que 
solamente tiene la apariciicitf: "' - 



a Lúe. IX. 10. Mare. vi. ^t.-^oantí* vj;'x. 9¿ 



1 .1: > 



q>p í T V 

locum d€strtu/m jcor^um ; et cúm 
audíss€íit turba i secuta sunt eum. 
pedestres de civitatibus, 

14 Et exiens viiUt turbam 
multam^ et misertus esi eis , et, 
cwravtí lánguidos: epf:tnn, 

.1$. Vespere autem f acto y ac- 
cesserufU aÜ eum discifuU ejus^ 
dicentes : Desertus est locus , et 
hora jam frteteriit : dtmitte tur-^ 
bas j,qt euntes in castella^ emant 
sjbi es^asé 

. 1$ , Jesús autem dixU eis: Non 
hábsnt necesse iré : date illis vos 
ipanducare. 

, 17 Responderunt et. a: Non 
habcmus hic nisi^qwnque fanes^ 
et ^uos pisces. 

1 8 : (¿ui ait eis ; Afferte mihi 
úlqí hue. 

ig Et cum jussisset turhofn 
discumbere sufer fcenum , acce- 
ftii quinqué fanitíus , et duo^ 
tm. piscihí^s^ , asficiens in cceUtrn 
Uvmiydty. jet fregit <f tt 4e4it 
ditfiif^üs^, panes y dis^puli 4iutem 
turbts, .: . . i i 

.. ao Et fna»duqaverunt omnesy 
^'94tturati sunpk Mt tulerunt reli- 
quias j düodecim cophinos frag- 

"81 Manducoñtmm au$cm fute 

■ « 

I Huyendo del furor de Herodet, 
^rque ^u hora np era aun llegada. Se 
retiró -% üo lugar, cerca, de Betbsaida 
eo U Galilea superior de la Tetrar- 
cbia de Pbilippo. r. 

3 Pédeitr€*^,Á pit^ y por tierra, 
y 00 eo -bi^rco , como ib^ Jesús. 

3 I^ ' que se debe entender de las 
primeras vísperas , ó tees horas des- 



ua lugar desierto apartado ': y 
habiéndplo oido las gentes y lo 
siguieron á pie ^ de las ciudades. 

1.4 T quando salió , vio uiia 
grande multitud de gente , y tu- 
vo de ellos compasión y y sanó 
los enfermos de ellos. 

. I $ Y venida la tarde ', se lle- 
garon á él sus discípulos y y le di- 
xéron : Desierto es este lugar , y 
la hora ya es pasada : despacha 
las gentes, para que pasando á las 
aldeas y se compren que comer. 

itf T les dixo Jesús : No tie*. 
nen necesidad de irse: dadles vo- 
sotros de comer. 

17 Le respondieron: No te- 
nemos aquí sino cinco panes y y 
dos peces. 

18 Jesús les dixoiTrabéd- 
melos a.cá. 

19 T habiendo mandado á 
la gente 9 que se recostase so- 
bre el heno 9 tomó los. cinco pa- 
nes y los dos peces, y «Izando, 
los ojos al cielo , bendixo ^ , y 
partió los panes, y los dio á loa 
discípulos, y los discípulos i 
las gentes. 

so Y comieron todos, y se 
sapáron. Y. alzaron la& sobras ^, 
doce cestos llenos de pedazos. 

* • ' • ' 

21 Y el número de los que 

poes de medio dia. Véase el C9fitulo 
xxvu.. 57. 

4 . Bendecir y dar gracias son expre* 
sienes syodnimas ei) la Escríjura. JpwiN. 
vf. II. Esta bendición santifica lo que 
comemos ^ despnes d^ iiaber reconoci- 
do , que es Dios quien nos lo da , y de 
haberle dado gracias por ello. 

5 MS. E fincÁTQ» dg lof rtmafws. 



a Joann, vi. 9. 



^6 5 A N M 

tiumerus » quirupte miUia virorum, 
€Kcepris muUeribus , et farvulis. 

22 Et ^ statim compulit Je- 
sus discipulos ascenderé in navi- 
culam f et fracedere eum trans 
fretum , doñee dimitteret turbas. 

23 Et dimissá turba b^ ascen- 
dit in intrntem súlus orare. Vesfc- 
re autem jacto solus erat ibi. 

24 Navícula autem in medio 
mari jactábatur fiuctibus : erat 
enim contrarius ventus, 

2; Quartá autem vigilia no^ 
ctis y venit ad eos ambulans sufer 
mare. 

26 Et videntes eum super ma- 
re ambulantemy turbatt sunt^ di- 
centes : Quia fhantasma est. Et 
frúe timore clamaverunt. 

27 Statimque Jesús locutus est 
^ eis y dicens : Habete fiduciam : ego' 

$um y iwlíte timere. 

28 Resfondetís autem Petrus 
dixit: Domine y si tu es y jube me 
ad te venire sufer aquas. 

2^ At ifse ait: Veni. Et deseen- 
dens Petrus de naviculay ambulabat 
super aquam ut veniret ad Jesum. 

X Este era el de Gcnesareífa ; quie- 
re decir « á ua lugar algo apartado de 
la otra ribera ; esto es , á Bethsaida , 
como lo explica S. Marcos vi. 45. 

2 MS. Sennero : y mas abaxo , Solo. 

3 Esto se debe entender de las se- 
gundas vísperas , d d^pues de putibto 
el Sol , quando ya era obscuro. 

4 Del lago. 

5 Casi al rayar del alba. Bividiaa 
la ooehe en quatro partes, que llama* 
bao vigilias; porque según la discipli- 
na militar se mudabaa las centinelas 



Á T H í 0/ 

comieron fué cinco mil hom- 
bres, sin contar mugeres, y niños. 

22 Y Jesús hizo subir luego 
á sus discípulos en el barco, y 
que pasasen antes que el á la 
otra ribera dd lago 'l, mientras 
despedía la gente. 

23 T luejg;o que lá despidió, 
subió á un monte solo * á'orar. 
Y quando vino la noche * , es- 
taba él allí solo. 

24 Y el barco en medio de 
la mar ^ era combatido de las 
ondas : potque et viento era con- 
trarío. 

2,$ Mas á la quarta vigilia 
de la noche ^ vino Jesús acia 
ellos andando sobre la mar. • 

26 Y quando le vieron an- 
dar sobre la ihar , se turbaron, 
y decían: Que es phantasma. Y de 
miedo comenzaron á dar voces. 

27 Mas Jesús les habló al 
misúEio tiempo , y düo : Tened, 
buen ánimo: yo soy , no temaft. 
» 2% Y respondió Pedro, ydi- 
«o : Señor \* ^ túc e#é8 y ^ mándame 
venir á tí sobre las aguas. 

29 Y él le díxo: Ven. Y baxan- 
do Pedro del barco , andaba «o- 
bre «1 agua para llegar á Jesu^ 

quatro veces en el- discurso de la- oo-i 
¿bt. .E«jt96 «rao AIS .largas /d mas cor- 
tas , según variaba la estación del alto. 
La quarta vigilia era la última ; ca* 
iño si dixeramos ,' al apuntar del dra^ 
ó rayar del alba. MAkt:. xni. 3^. Está 
costumbre la tomárob de lói RoMa— 
nos , porque antes de estar baxo de su 
dominio , la dividían en tres vigilias: 
por esto én los evangelios se hace 
mención de la quarta ingilta de ís no» 
che , expresión , que no se haUá en to- 
do el antiguo tesumento. 



a Matr. ri. 45. b Joann. vx. 15. 



30 Videns vero ventum vali- 
dwn y timuit : et cúm cKfísset mer- 
gf^ clamavit diccns: Domine y sal- 
•vum me fac. 

$1 Ét eontífiMO Jesús exeen- 
dens Titofium , afrehetuUt eum , et 
ait illi : Modhce fidei , quare du" - 
bitasti^ 

32 Et cum ascendissent in na^ 
viculam y cessavit ventus. 

33 Qui autem in navícula 
erant y venerunf , et adoravet- 
runt eum , dicentes : Veré FUius 
Deí es, 

34 Et ^ eum transfretas- 
sent y venerunt in terram Ge- 
nesar. 

3 ; Et cum cognovissent eum 
viri loci illius y miserunt in uni- 
vcrsam regionem illaun y et ob- 
tulerunt ei omnes mole haben- 
tes. 

$6 Et rogabant eum ut vel 
fímbriam vestimenti ejus tange- 
rent. Et quicumque tetigerunty 
salvi facti sunt. 



ro xrv. ^/ 

30 Mas viendo el viento re- 
¿ia, 'tuvo* miedo: y como em- 
pezase á hundirse ' , dio voces 
diciendo: Valedme, Señor. 

31 Y luego extendiendo Je- 
sús la manó, travo de él, y le 
dixo: Hombre de poca fe, ¿por 
qué dudaste *? 

32 T luego que entraron en 
el barco , cesó el viento. 

33 Y los que estaban en el 
barco ,- vioíéroñ , y le adoraron 
diciendo : Verdaderamente Hijo 

•de Dios eres. 

34 Y habiendo pasado á la 
otra parte del lago , fueron á la 
tierra del Genesar ^. 

35 Y después que le cono- 
cieron los hombres de aquel lu> 
gar , enviaron por toda aquella 
tierra , y le presentaron todos 
quantos padecían aJgun mal: 

36 Y le rogaban que les per- 
mitiese tocar siquiera la orla de 
su vestido ^. Y quantos la toca- 
ron , quedaron sanos. 



1 MS. E quando eompepé de xitfirar— 
gurar, 

2 Jesu->Cbristo concedió á San Pe- 
dro io que le pedia , para hacerle co- 
nocer por propia experiencia, que toda 
su fortaleza le venia del Sefior , sien- 
do flaco y miserable por sí mismo. Y 
así fué; porque aunque caminaba se*- 
gura mente sobre el agua por la vir- 
tud del que le sostenía , desde el mo- 
mento mismo , en que empezó á te- 
iner y dudar , puesto en las manos de 
tu desconfianza , empezó también á 
anegarse. Todo lo qual aoa represes ta 

a JVtfiv. ▼!• 53. 



al vivo la verdadera disposición del 
espíritu del hombre, y lo que es por 
ai , si Dios aparta de él sus socorros. 
S. Juan Chrysostomo. 

3 £n ei texto Griego, es llamada 
Gemejanth, Su teriitorio se extendía lo 

-largo' del lago que tenia el mismo 
»nombre;> 

4 Se descubre la fe de estos pue- 
blos, pues creyeron que solo con to- 
car la orla del manto de Jesu-^hristo, 
quedarían sanos de todas sus enfer- 
medades. 



Totn.L 



5)8 



SAN MATACO. 

■ 

CAPITULO XV. 



Los Escribas y Phariséos calumnian á los discivulos del . Señor jfor'- 

que se fonian á cwner , sin haberse antes lavaao las mofioj ; el Señor 

los defiende. Cura á la hija de la Chancea , que dá muestras de su 

grande fe. Dá otra vez de comer en el desierto á un grande nombro 

de gente am siete fanes^ y algunos feces. 



I JL une a aceesserunt ad eum 
ab Jerosolymis scribte , et fhari-- 
sai y dicentes : 

2 Quare t> discipúli tui trans- 
grediuntur traditionem seniorumi 
Non enim Javant manus suas 
cum fanem manducant. 

3 Ipse autem resfondens ait 
Ulis : Qjuare et vos transgredimi- 
ni mandatum Dei frofter tra- 
ditionem vestrami nam Deus 
dixit : 

4 Honara c patrem » et ma- 
trem. Et ^ i {¿ui maledixerit 



i JtLntónces se Uegiron á él 
unos Escribas y Phariséos de Je- 
rusaléa , diciendo: 

2 ¿Por qué tus discípulos 
traspasan la tradición de los an- 
cianos? Pues no se lavan las ma- 
nos, quando comen pan '. 

3 Y él respondiendo les di- 
xo : ¿Y vosotros por qué traspa- 
sáis el mandamiento de Dios 
por vuestra ^ tradición? pues 
Dios dixo: 

4 Honra al padre y á la ma- 
dre '. Y: Quien máldixere al 



1 Es uoa frase Hebrea , quiere de- 
cir : quapdo comen 6 toman alimento. 
,Los Judíos, siguiendo la tradición de 
)us ancianos , acostumbraban lavarse 
las manos muchas veces mientras co*- 
mian. ^ 

2 M$. ¿Por tmeríra postura^ Moy- 
sés habla prohibido expresamente á 
ios Judíos , J>euter. iv. 2. que do afia- 
diesen nada á lo que él les ordenaba^ 
y los Phariséos habían violado esta 
íey introduciendo nuevas tradiciones, 
que por esta razón las llama suyas. 
Muy celosos de que estas se observa- 
sen , olvidaban la obediencia que de- 

b/an á los divinos preceptos : por esto 
el Sefiot lea- tapaba la boca erguyén- 
doles de este modo: Vosotros, que sois 
tan obedientes en todas las cosas á 
vuestros ancianos , l por qué igualmen- 



te no lo sois á Dios ? ¿ Y cdmo osáis 
acusar á mis discípulos de violar vues- 
.tras tradiciones , no temiendo preferir 
estas tradiciones que son humanas, á 
las Leyes que os ha dado el mismo 
DiosV S. Chrjsostomo. 

3 Exod, XX. 12. y XXI. 17- Por 
honrar no se entiende solamente aque- 
lla reverencia exterior que se debe á 
los padres ; sino el socorrerlos también 
en todas sus necesidades y peligros 
con todos los alivios» que se les pue> 
dan dar. Este socorro se llama en He- 
breo m hudár^á -naa eavód^ hmra. Y 

S. PüBLO I. ad Thimoth. v. 17. afirma» 
que los Presbyteroa , que gobieroao 
bien , son dignos de doble honra ; cs!o 
es , de doble socorro. Esta Ley era di- 
vina , y los Phariséos la trastornaban 
con una doctrina toda contraria. 



a Mare. Yií. 1. b Mare.vn.S» c Exod. tlt.h. Vtuter.y. 17. 
Bphes, VI. 2. d Exod, xxi. 16. Levit. xz« 9* Prov, xx« 20. 



• * 



CAPÍTXr 
fatri j vcl fnatri , thwte mario'» 
tur, 

5 y6s ñuiem dkhis : Qui- 
cumque dixerit fatri , vel matrk 
Munus quodcumque est ex me y ti*» 
bi froderit : 

6 Et non honorificíAU fatrem 
mum , aut matrem suam : et ir^ 
rhum feeistis mondaturn Dei 
frúfter f rodilfOtoem vestram. 

7 Hyfocrita , bene frofheta* 
vit de vms IsaSás y dicens: 

8 Populus > híc labiís me tuh 
norat : cor autem eorum ¡imgé est 
é me. 

9 5!rfic causa autetn colunt m?, 
docentes doctrinas y et mandata 
haminum, 

I o Et convocatis ad se tur^ 
bis , dixit eis i Audite , et f n- 
telligite, 

II Non tptod intrat in osy 
eoinquinat hominem : sed quod 



LO xv. 99 

padre ó á la oÉtdre , muera de 
muerte. 

{ Mas vototros decís: Qual- 
quiera que dixere al padre 6 á 
la madre ' : Todo don que yo 
ofreciere, á ti aproyecbará ': 

6 T no honrará á su padre 
ó á su madre ^ ;• y habéis liecho 
vano el mandamiento de Dios 
por vuestra tradición. 

7 Hypócritas * , bien pro- 
phetizó de vosotros Isaías , di- 
ciendo : 

8 Este pueblo con los labios 
me honra ^ : mas el corazón de 
ellos léxos esti de mi ^. 

9 Y en vano me honran , en* 
señando doctrinas y mandamien- 
tos de hombres ^. 

10 Y habiendo convocado i 
si a las gentes , les dixo : Oid j 
entended 

11 No ensucia al hombre» 
lo que entra en la boca * : mas 



X Estas palabras pueden explicarse 
de dos modos. £1 primero : Si ptando 
l9t püáñttt , fue tstim neceiitMdot , piden 
slicumé Cuta i nt* hijot , vototroi deci* 
á estol , fui obran bien retpondiéniole* 
ie este modo' yo he resuelto hacer á 
J>hs una ofrenda , ¿ quieres que desan^ 
da de hacerla á Dios , se convierta en 
provecho tuyo ? £1 seguodo sin i aterro- 
gacion asi : Todos los dones , que ofre^ 
aere yo á Dios ^ te aprovecharán tam^ 
bien d ti y porque los ofreceré con la 
intención , de que Dios te sea tan propi- 
cio á ti ^ como á mi. De esto resultaba, 
que los padres , viendo que estas cosas 
eran consagradías á Dios, no osaban 
abrir su boca ni tocarlas, y asi se de- 
xaban morir de hambre temiendo in- 
currir en sacrilegio ; y entre tanto la 
ofrenda de los hijos se convertía en 
provecho de los Sacerdotes, baxo de 
un fiUso pretexto de piedad ácla DioSt 

• Xsai. ax». xa* More* vii. 6* 



y acia 80 templo : y esta era la tré'^ 
dicion de los Pharis^s. S. Gxronimow 

a MS. A ti terna pro, 

Z Esto es , si con este pretexto ya 
no socorra i su padre y á su madre. 

4 Porque baxo el pretexto de una 
falsa piedad ácla el Sefior , echaban 
por tierra un precepto suyo tan for* 
mal. Isaías xxix. 13. 

5 £1 Griego : iyyitjit fin I A«4^ 
wÍT%i tJ erifAXTi etvrh , x*/ rtitS 
;^f<A€ff'i M^ ri^SL , acercase á mi este 
pueblo 4on su boca^ y con sus labios me 
honra, 

6 MS. Alongado es de mi, 

y Y por consiguiente opuestas á las 
de Dios. 

S El Griego x^uttT * de xeir? A«<- 
cer común , manchar , contaminar ; y lo 
mismo en los vv. siguientes. 



Gt 



loo 



SAN MA 



frocedit ex ore y hoc coinquinat 
hominem, 

12 Tune accedentes discifuli 
ejus , dixerunt ei : Seis quia 
Pharisai audito verbo hoc y scan<- 
dalizau sunti 

1 2 At ilk resfondens ait a : 
Orno» fiantatiio , qmm non flsm- 
tavit fater meus ctelestís , era* 
dkabitur: 

14 Sinite illos ^ : ctfci sunty 
et duces cacorurih Ctecus autem si 
Xítco ducatum frtestet , amibo in 
fov^am cadunt, 

I ; ^esfondens autem Petrus 
Mxit ei : Edissere nMs parabo- 
kmi istam* . 

16 At Ule dixit : Adkuc et 
vos sine intellectu estisl 

17 Non.intelligitis quia omney 
qttod in os intrat y in ventrón 
vadit y et in seeessum emitti- 
tur ?. f 

18 Qus autem frocedunt de 
ore y de corde exeunt y et ea coin- 
quinant hominem: 

1 9 De corde enim exeunt co- 
gitationes malee y homicidiay adul- 
teria , fornicationes , furta , falsa 
testimonia , blasfhemite. 



T nio. ' 

lo. que sale de }a boca i eso ensu- 
cia al hombre. 

12 Entonces Ufándose «sus 
discípulos, le dixéron: ¿Sabes^ 
que ios Plíariséos se faaa escan- 
dalizado, quando han oido es- 
ta palabra? 

1 3 . Mas él respondiendo di- 
xo : Toda planta ' y que no p]aa* 
tó mi Padre celestial y arrancada 
será de rali ^. 

14 Dexadlos : ciegos son y y 
guias de ciegos ^. T si un cie- 
go guia á otro ciego, entram- 
bos caen en el hoya 

15 T respondiendo Pedro le 
dixo : Explícanos esa parábola. 

16 T dixo Jesús : ¿Aun tam- 
bién vosotros sois ^ sin entendi- 
miento ? 

.17 ¿No comprebendeis , que 
toda cosa que entra en la boca^ 
ra al vientre, y es echado en un 
lugar secreto ? . 

18 Mas lo que sale de la bo- 
ca , del corazón sale , y esto en- 
sucia al hombre : 

19 Porque del corazón salen 
los pensamientos malos, homicf- 
dios ^ , adulterios , fornicacio- 
nes , hurtos , falsos testimonios, 
blasphemias. 



X MS. Todo flantámento, 

a Como si les dixera : todos aque- 
llos, que son como plaotas en quie- 
oes Dios DO ha puesto su amor divino, 
y que 00 ba hecho que se arrayguen 
en la caridad , serán arrancados y 
echados al fuego. 

3 Su orgullo los ciega , y los hace 

.creer que son justos, y que pueden 

enseñar y guiar á los otros ; pero se 

precipitan miserablemente k si mis- 

a Jcámu zv. a. b Luc. ti. 39. 



mos, y conducen á una ruina loevi- 
table & los que guian. £1 texto Griego 

i9n etegot de eiegús., 

4 ¿Después de haber estado tanto 
tiempo recibiendo la luz de la doctri- 
na que os he enselvado, y en la que 
consiste la verdadera pureza del hom» 

bre? 

5 MS. Ometíllcr, . . • fofntthi. 



CAPÍTU 
20 ' Hac sufit f qm coift^uf- 

.nanx hominem,. Nfln lotis autem 

manibus manducare y non coinqui-» 

nat hominem. 

21 £r egressus indé Jesús 

secessis ín farUs Tyri , et Sido- 

nü. . 

22 . Et ^ ecce. nuUier ChatikS' 
fiea á- .fimbus iUh . eg/rj^ssa cía- 
tnavh y dkem ei : Miserere . mei 
Domine fUi David : filia fnea 
mole á dmwmio ve%atwr, 

23 Q^ni npn resfondk ei ven- 
bum. Et accedentes, discifidi ejus 
rogoi^on^ ewn dicentes : Dimitte 
eam y quia clamat fqst nos, 

¿4 Ipjc Oístefn resfondens ait: 
Non sum tnissus nisi ^ ad ove$y 
quce ferierunt , domas Israek , 



LO XV. lo I 

20 £$tas cosas son las que 
«nsuciaix ^i hombre. Mas el co- 
mer coa las manos sin lavar, no 
ensucia al hombre '. 

21 T saliendo Jesús de allí, 
se fué á las partes de Tyro y de 
Sydón. . 

22 y hye aquí una muger Chá- 
nanéa ^, que había salido de aque- 

,llo5 termines, y clamaba dición- 
dolé : Seaor , hijo de David , ten 
piedad de mi : mi hija es malamen- 
te atormejitada del demooio ?. 

23 Y él np le respondió pa- 
labra. T Uegáínda^ sim^ dísdpu* 
los , le rogaban y decían : Des- 
páchala , porque viene gritando 
en pos de nosotros. 

24 Y él respondiendo díxo: 
No soy enviado sino á las ove- 
jas y que peseciéron ^ , de la ca- 
S4 4e ísraéL , . 



I En toda esta exposkl^n que Hio el 
Señor á sus discípulos , les da á en- 
tender , que lavarse ó no lavarse las 
manos , mientras se comía- 6 antea de 
comer, 00 era lo que liacia al boao.'- 
'bre pura d impuro , sino, fU fiorazoo, 
que es el principio de la Impureza en 
el hombre; porque de él, como de 
«na ftiente envenenada , salen Ws ma- 
los deseos , y todas las abominaciones 
y delitos. De este lugar se valen los 
Hereges de estos tiempos, pata tachar 
de «upersticioca la pronlbiclon que ha- 
ce la Iglesia de ciertas viandas y man- 
jares en algunos dias y tiempos del 
'a 80. Pero se vé , quan mMttlosa les es* 
ta calumnia , porque jaixfts ha pretenH 
dido la lalesia prohibir estas visadas, 
coaao si nieran impuras en si, mismas, 
&iao sol^n^ente quiere , que' por esie 
medio mo/tifiquemos nuestra caroe^ ha- 
gamos penitencia por nuestros pe^ 
.c^dos , y nos pongamos en esl^dp de 
aervir 4 Dios cpo mayor libertad de 
espíritu* La impureza ,' que coot^r^xé- 



'Ma Adao y Bva comiendo de la fruta 
prohibida , no ftié poroue la fruta fue- 
se mala , sino porque desobedecieron á 
Dios» y Cite mismo Se&or en -su Ley 
prohibía á loa Judíos muchas viandas 
como Impuras ^ pero esta impareca era 
lesaal , uo porque ellas lo fuesen eo sí 
mismas , sino porque la Ley las pro- 
hibía , y por las cosas que figuraban. 

a San Marcos la llama Griega Sy- 
rofenicia : porque esta provincia que es- 
.tfba entre la Palestina y la Syria , era 
eo aquel tiempo» poblada del resto de 
^. a nti'guos^Cl^á pandos, (^ue usabapia 
lengua y ritos de los Griegos, iatror 
ducidos por J^os Reyes.de Syria, suce- 
sores, de Aleaaodro. 
. . 2 MS. £f maltrecha de dtmonio. 
. 4 Esto es, para reducir y convertir 
.k los Judíos cumplÍep()o las promesas 
.^chis por,. Dios ¿./^brabam y i Dar- 
vid. Esto lo decía paca probar su i^ 
en el, mismo sentido oabld despu€^ 
la Chánanea.y v. 26» -^ 



i 



Mure. vn. 25. b Supr, x. 6. yoaaa* x. 3. 



CÍ3 



I02 SAN M 

35 At illa venit y et adoravh 
ium^ dicens : Domine ^ adjwoa me, 

26 Qui respondens ait : Non 
est bonum sumere fanem fiiiorwny 
et mittere canibus. 

27 At iiía dixit : Etiam Dó^ 
mine : nam et cateUi edunt ^ de 
mids j quee cadunt de mensa do- 
minorum suorum, 

2\i 2'unc resfondens Jesús j 

.mit iili : O mutier , magna est 

fides tua : pat iibi sicut vis, 

Et sanata est fiiia ejus ex illa 

hora. 

29 Et cám transisset indé 
Jesús j venit seeus more Gali- 
lace: et ascendens in montem^ se- 
debat ibi. 

30 £t a accesserunt ad eum 
^ turbee multa , habentes secum mu- 
tos y cacos y claudos , - débiles^ , et 
alias muitos : et prbjecerunp ^os 
ad fedes ejus , et curavit eos: 

'31 Ita ut turba mirarentwr 



A T H ]é O. 

25 Mas ella mnoy y le ado- 
ró y diciendo : Señor y valcdme. 

26 Ki respondió y y dixo : No 
es bien lomar el pan de los hi- 
jos ', y echarlo á ks perros. 

27 Y ella dixo : Así es , Se- 
ñor * : mas los perrillos * co- 

- men de las migajas y que caen 
de la mesa de sus señores. 

28 Eniói^ces lespoiidió Je- 
sús, y le dixo : O mugcr y gran- 
de es tu té : hágase contigo co- 
mo quieres, y desde aquella ho- 
ra fué sana su hija. 

29 T habiendo salido Jesús 
de allí , vino junto al mar de 
GaÜléa ^ : y subiendo á un moa- 
te , se sentó allí. 

30 Y se llegaron á él mu- 
chas gentes y que trahian con- 
sigo mudos> ciegos^ coxos , man- 
cos ^ y y otros muchos : y los 
echaron á sus pies , y los sanó: 

31 De manera que se ma- 



I Así eran mirados lo9 Judíos por 
«1 parrlcular cuidado coa-qiué Dios los 
gol¿rn»ba como Padre ^ y los Gentiles 
-al contrario , erau reputadas como per- 
ros por la iiti pureza de sus costumbres, 
y por su idolatría. 

a Así es , Señor , como lo decis; 
pero después que los hijos se ha o sacia- 
do del pao que les es di'bido /los p<*r^ 
rillos que a oda o al rededor dé lá me'- 
sa , recogen aquellas migajas qtie*^ Se 
caen , ó que sobran á los hijos; ctihto 
si dixera : Yo , SeOor , couozco , qué los 
Judíos son los hijos y los Señores ; y 
yo siendo Gentil , solamente me con- 
sidero como una vil perrilla. Por tan- 
to no pido la plenitud de gracias, que 
€s del ida á los hijos , sino un desper- 
dicio :o'amente de vuestra mesa , aí- 
gttoas reliquias ó sobras de los mila- 
gros, que podéis obrar en favor de 
los Judíos. Estas palabras Uenas de hu* 

a Um. Mxy. ¿, 



mildad ^ de modestia, de fé, y de pru- 
dencia , movieron al Seflor, á que ala- 
base su fé , y le concediese lo que 
pedia. 

3 MS. Los taákllot» 

4 Quiere decir , junto al Lago de 
Geoesareth. 

5^ En vez de déhilet ^ que se halla 
eíi lá Vinígata , se lee en el griego 

,Ki?iMvi , mar^coj : e) qual nombre no 
<%¡gnMJca..cihgenvA\iieW¿tf/., sino el que 
tieoe tía 9iaoq d,^bU , seca , d qu^ es 
manco. Y asi 5. Juam en el Cap* v. los 
llama ^/>po&^ , secos , d que tienen seca 

la mano; y en este sentido se debe 
tomar la palabra débiles : en confirma- 
cfon de esto se pone después et síhs 
muitos y y otros muchos enf^mos; las 
qua les palabras serian superfluas, io* 
térpretándose, détiiet , e^ropesdos^ en* 



C AFÍ T 
videntes mufos hquentes , elau^ 
dos ainbulantes , cacos vidcn^ 
tes : et ínagnificabant Deum Is- 
raéi. 

33 Jesús * autem y convocar- 
tis discifulis suis\^ dixit ; Mir 
sereor turba , quia triduo jam 
ferseverant mecum y. . éf «On ha^ 
oent quod manducent : et dimit- 
iere eos jejunús noh , ne defidímt 
in vuh 

33 Et ydid^nf ei disrífuU; 
Unde ergp .ñsibit m. deserto fg^ 
nes tantos , ut S0turenms tur^ 
bam tantami . 

34, Et mt ülis Jesusa Quot 
hatxtis fanesi J^ iU^ {ixietunti 
Seftem j et fimcos ; psgi^uhs* 

3^ Et frteeefit tvkrb^^ u% 
díscifmberent sufer terrank 

^6. Et ac^ifiens, seftftn fa- 
mes , etfisces , eP gflfl*¿»i ogeiw^ 
fregit , et dedip m^fulis fuij^ 
et disclfuli dederunt fofuh. 

.37 Et c&mederunt omnes » et 
saturati sunu Et quod suferfuit 
de fri^mentis , tukrunt seftem 
sfortas tknas. 

38 Urant autem qui mandu- 
caverunt j qnatuor millía, homi^ 
num y extra farvulos y et mulieres* 

39 Ety disnissá turba , aseen- 



ÜJLO XV. 10^ 

ravillaban las gentes, viendo ha- 
blar los mudos, andar los coxos, 
ver los ciegos : 7 loaban en gran 
manera al Dios de Israel 

32 Mas Jesús, llamando á 
sus discípulos, dixo: Tengo com- 
pasión de estas gentes: porque 
hat ya trts dias que perseveran 
conmigo, y no tienen que có- 
rner : y no quiero despedirlas en 
4.yuaas , porque no desfallezcaa 
en el camino. 

33: T le dixéron los discípu- 
los ; ¿ Cómo podremos hallar en 
este desierto tantos panes , que 
hartemos tan graade multitud de 
gente? 

34 Y Jesús les dixo : ¿Quáiw 
(os panes tenéis? T ellos dixéron: 
Siete , y unos pocos; pececiUos/ 

35 Y mandó á la gente re- 
costarse sobre 1^ tierra. 

36 . Y tomando los siete pa- 
9^ t y^ ^^ p^c^ 9 y dando gra- 
cis^ los partió ,. y 4ió á sus dis- 
cípulos , y los discípulos los dié^ 
ron al puebJko. 

37 Y comieron todos , y se 
hartaron. Y de los pedazos que 
sobraron , alzaron siete espuer- 
tas llenas. 

38 , X ios^que comieron, fué- 
ix>p j qyatro mil hombres , sía 
los niños y mugeres '. 

39 Y despedida la gente \ 



I Este mnagro es semejaote «1 que 
fueda ya explicado eo el Cap, xiv. con 
tlgunas pequeQas diferencias > que se 
pueden observar, cotejando el uno coq 
el' oiro. 

a finsefiándo á sus discípulos^ que 



debían editar con el mayor cuidado 
todas las ocasiones de vanagloria , co- 
mo lo hizo el Sefior después de un mi- 
lagro tan portentoso , aunque estaba lir 
bre de sentir sus movimientos. Saw 
A&Aacos y su, 10. dice, que se retlrtf 



■ Mare^ vui. I. 



G4 



104 $ A N M A T H i O. 

dit in navicülam : et venit in fi* entró en un barco : y pasó á los 
nes Magedan. términos de Magedán '. 



acia' DelmaoQtba % y 9si se. debe enten- 
der , qqe se retiró ác^ Ips ooofíQes de 
estas dos ciudades , cuyos territorios 
estaban inmediatos. 



I El Griego: ¡uay^ausk^ Magd^á^Sk. 
£u&»BM>, yS. GBKONirMO sitúan íl Ma- 
ge^áo d Magdalá cerca de Gerasa 4 
la otra parte del jfordftn. 



CAPITULO XVL 

hos Phariséos fiden otra ve% al Señor qut haga un milagro ¡y élkt 
responde lo ^rmnno que án$és Cap* jriz. 39. Advierte á sus distkiulos^ 
que se guarden de su doetpirta. San Pedro hace una pública confesión 
-de la divinidad de Jem-Christo , y lín premio di elta 4e promete el Se- 
üor , que seria la piedra fundamental' de su Iglesia. Re9)eia el ^tterío 
de su Muerte , y reprehende á Pedro^j ^U€ se le oponia. Exhorta ^ 
á todos á que tomen su cru%y y le sigan^ 



i Hit a accesserunt ad eum 
Phariscei , et Sadducai tentantes: 
et rogaverunt eum ut signum de 
ctelo ostenderet eis, 
■ 2 At Ule respondens , aitillis: 
Facto vespere dicitis t Sérenuiñ 
erit j rubicundum est énim c<e- 
ium, 

3 Et mané: Hodie tempestas j 
rutiiat enim triste ccelmn. 

• 

4 Faciem ergo cceli dijudica- 
re nostis : signa autem tempórum 
non potestis scire b ? Generatio 
mala et adultera signum qucerit: 



I X se BegaÉ-OAá él los 

Phariséos , y los SaddUcóos |^ará 
tentarle .* y le rogaron j qu¿ les 
mostrase alguna skíal del ciela 
' ft Y él re^iidió , y les di- 
xo : Quíntelo' vá lleigando ia - no-^ 
ehe decís: Sereno hará) pdfqxié 
roxtí está el cklo. - 

3 Y por la mañana : Tem- 
pestad habrá hoy , porque el cie- 
lo triste tiene arrteboies^ 

4 Pues ^4a faa del c^.sa-^ 
beis distinguir : ¿y las «s^alesde 
los tiempos no podeJí9 saber ^ ^X^a 
generación perv^s» y ttdúltera 



1 En el Griego se lee: i'^f^x^ircLi^ 
hypócritai: y asi los llama también 5. 

JLüCAS . XII. s^- . 

2 Él estar el cieío foxó , no es cau- 
sa de serenidad , sino señal ; y lo mis-- 
mo se debe entender en el v. 3. Hy- 
pócrltas , les dice el Sefior , vosotros 
sabéis conocer por las disposiciones y 
sefiales , que veis en el cielo , si el 



tiempo será sereno 6 tempestuoso : mas 
aunque tenéis la lañiUbilidad de las Es- 
critura;^, no podéis, ni os permite vues- 
tra rtiallcfa discernir las sefiales y pro- 
digios , que os han sido anuodados y 
prometidos , para entender ; «Jue se ha 
cumplido ya el tfempo y'^úé 0$ ha ve- 
nido ya el Mesías ; y que éste soy yo 
mismo. S. GsRONTMO* 



a Harcvui, ti. Lúe, zxi. 54* b Sufr,uu 39» 



C AP ÍT U 
et signum füm dabitur ei^ y nisi 
signum Joña Profheta. £t re- 
lictis illisy abiít. 

$ Et cuftt venissent discifuli 
€}us trans frctum , Mili 5uttf pa- 
ms accifire. 

• 6 Qüi dixit illis^ : Intuemi- 
fú , et cávete á fermento Pha- 
ris^earum y et Sadducítorum. 

7 At íUi cogitabant intrd se 
lentes : Qfda fanes non accepi- 
mus. 

S Sciens autetn Jesús y dixit: 
Quid cogitaüs intrd vos modi^ 
ctf fidei y qfáia fanei tíon habe- 
tisi 

9 Nondum inteHigitis y ñe- 
que recordamini c quinqué po- 
num in quinqué mUiu híminump 
et quot c(^hinos sumfsistis? 

I o Ñeque ^ septem fanum in 
quatuüT miilia hominum y et quot 
sfortas sumfsistis ? 
.11 Quare non intelligitisy 
quia non de fane dixi vobis : ca^ 
vete a fermento PharisceQTum y et 
Sadducétorumf 



L O XVI. 105 

señal pide, y señal no le será da- 
da, sino la señal de Jonás el Pro- 
pheta *. Y los dexó , y se fue. 

5 T pasando sus discípulos 
á la otra ribera ^ , se habian ol- 
vidado de tomar panes. 

6 Jesús les dixo : Mirad y y 
guardaos de la levadura de los 
Fhariseos, y de los Sadducéos '• 

7 Mas ellos pensaban, y de* 
dan dentro de á ^ : porque no 
hemos tomado panes. 

8 Y Jesús conociéndolo , les 
dixo : Hombres de poca fé, ¿por 
que estáis pensando dentro de 
vosotros , que no tenéis panes? 

9~ ¿No comprehendeis aun, 
ni os acordáis de los cinco panes 
para cinco mil hombres, y quán* 
tos Gestos alzasteis? 

10 ¿Ni de los siete panes pa- 
ra quatro mil hombres, y quán- 
tas espuertas recogisteis? 

1 1 ¿Cómo no cpmprebeadeis, 
que no por el pan os dixe: guar- 
daos de la levadura de los Pba- 
riséos , y de los Sadducéos? . 



z Ed el Cdp, xn. 38. se puede ver 
otra igual preteosio» de los Pfaarkdos, 
y respuesta del Seflor. 
' 2 Echaron de ver, que «e babian 
olvidado. Esro sucedió en el mUmO 
tiempo , en que estaban pasando á la 
Otra ribera ; y así se debe entender 
este lugar ,'cottio se colige claramefltt 
de S. Marcos vtti. 14. Otvidárvnte de 
tomar fanes , y no ttnUn , sino vn pan 
contigo en el barco. 

3 Ed S. Marcos Cap, vin. 1$. les 
dice e) Sellor , que se guarden de la le- 
vadura de ios Pbaris£>s, y de la le- 
vadura de Herodes. £1 sentido es el 
mismo: porque esta era una secta, que 
atribuía ú Herodes el Grande las pr»* 



phecías del restablecimiento del reyoo 
de Israel , dichas del Messlas : favo- 
recia la dominación de los Romanos: 
mezclaba las supersticiones é idolatrías 
Paganas del Judaismo: y sobre todo 
abrazaba los errores y profanidad de 
los Sadducéos, de quienes eran ccmpa- 
fieros inseparables. Esta secta duró aun 
algunos afios después de la muerte de 
Herodes, siguiendo y enseñando sus 
máximas, celebrando el dia de su na- 
cimiento , y haciendo muchas cosas eo 
honor de su memoria. 

4 Se ha de suplir , ó sobreentender 
aquí : Esto sin duda lo dice , porque DO 
tomamos panes. 



a Jonaxi. i. b Mofc, vni. !$• Zm. zu. z. c J»^r. ziv. 17. Joann, vi. 9. 
d Sufr, XV. 34. .' 



Io5 SAN M 

12 Tune intellexerunt quia 
non dixerit cavendum d fer^ 
mentó fanum y sed á doctrina 
Pharisaoruniy et Sadducaorum,' 

13 Venit 2 autem Jesut in 
f artes Casarca PhiUppi : et in- 
terrogabat discípulos suos , dicensí 
Quem dicunt homines esse Fiiium 
kominisi 

14 At illi dixerunt : Alii 
Joannsm Baptistam y alii autem 
Eiiam y alii veré Jeremiam y <aut 
unum ex Prophetis, 

I ; Dicit iitís Jesús i Vos au^ 
tem quem me esse dicitisi 

16 Resfondens Simón PePrus 
dixit ^ : Tu es Christus , filius 
Dei vivi, 

17 Resfondens autem Jesusy 

I La reprehensión , que el SeSor 
dio á sus discípulos , les abrió los ojos, 
para que eutendieseo , que hablaba de 
la doctrina de los Pbariséos ; la qual 
siendo en sí corrompida , porque sola- 
mente se fundaba en máximas y tra- 
diciones humanas , contrarias á la ver- 
dad de las Escrituras, corrompia é Íd^ 
ficionaba todo lo que tocaba. En el 
Cap, XXXII r. 3. 3. dice Jesu-Cbristo á 
sus discípulos : Los Doctores de la Ley 
y los Pbariséos ¿stán sentados sobre 
la Cáthedra de Moyses : Observad puer^ 
y haced todo lo qée ot dteen^ pero no 
t^agaíT según sus obras. Las quales pa-» 
labras parecen contrarias á lo que aqui 
les manda , que se guarden de su doc- 
trina : mas no lo son ; porque en aquel 
' lugar enseña , que debian ser creídos, 
quando enseñaban la Ley de Moysés; 
pero no imitados , por quanto ellos no 
la observaban. Y en el presente decía* 
ra , que estos mismos Phariséos ha- 
blan alterado la Ley de Moysés, mez- 
clándola con la perniciosa levadura de 
sus tradiciones particulares , lo qual 
era capaz de comunicar á los otros su 
propia corrupción. Y de esta levadura 



A T H ¿ O. 

12 Entonces enten$iiéron ', 
que no había dicho que se guar- 
dasen de la levadura de los pa* 
nes y sino de la doctrina ^ de los 
Phariséos, y de los Sadducéos. 

13 Y vino Jesús á las partes 
de Cesárea de Pliüippo ^^ y pre* 
guntaba á sus discípulos, dicien- 
do : ¿Quién dicen los iiombret 
que es el Hijo del hombre? 

14 Y ellos respon4ióroa : Los 
unos y que Juan el Bautista y los 
otros que E^as, y los otros, que 
Jeremías, ó uno de los Propbetas; 

15 Y Jesús les dice : ¿Y vo- 
sotros quien decis que soy yo? . 

16 Respondió Simón Pedro, 
ydixo: Tú eres elCfaristo,cl 
]^jo del Dios el vivo ^. 

17 Y respondiendo Jesús, le 

•s , de. la que ordena á sus discípulos 
que se guarden. 

2 MS. Del castigamiento. 

3 Esta ciudad , seguo S. Gbrowtmo, 
estaba situada al pie del monte' Liba^ 
no , junto al nacimiento del Jordán : sé 
llama Cesárea de Phiüppo , Tetrarcfai 
de la Iturea , tf de la Tmcooitis , é bijp 
de Herodes el Grande , que la engran- 
deció , y mudó el nombre de Páoeas, 
que antes tenia , en el de Cesárea^ ea 
oonor de Tiberio César, Josbpho. Antiq. 
3^ud, Lib, XVIII. Cap. III. 

4 Como si dixera: Vos sois el Ckris^ 
fo, y el Ungido del Sefior por exoe* 
lenda. Vos sois el verdadero Messías 
prometido y deseado después de tan- 
tos siglos. Vos sois el Hijo verdadero^ 
y único del Dhs vivientf. ¿sta es la cé« 
lebre confesión , que hizo San Pedro ea 
nombre de todos los Apóstoles ; y esto 
explica el artículo , que en el texto 
Griego se junta ^ cada una de las qna^ 
tro' palabras : -vv <V ¿ xi>i999 , $ uihí 
Tflí •9-€ov TOO ^7/ro^ , tu eres el Chris" 

tOy, el Hijo. del 2)iu 9l vivo., S^AXk JOAK 
Chrysostomo. 



a More* vui. 27. Luc. u. i8* b Joann. yi. 70. 



C APÍTU 
dixip et : Beatus es Simón Barjo- 
na : quia caroy et sanguis non re- 
velavit tibí , sed Pater metu^ qui 
in cteiis est. 

1 8 Et ^ egp dico tibi ^ quia 
tu es Petrus , et sufer hanc fe- 
tram adifkabo Eccle^iam meam^ 
et forta inferí non frtevaiebunt 
údversús eanu 

19 £^ b tibi dabo claves re- 
gni caíorum. Et quodcumque li- 
gaverís sufer terram , erit liga- 
tum- et in calis : et quodcumque 
sdveris super terram j erít solu- 
tum et in caíis. 

20 Tune fracefit discifulis 
suis ut ncmini dicerent quia ifse 
esset Jesús Christus. 

d I Exinde cccfit Jesús osten- 
Aere discifulis suis y quia ofor- 
teret eum iré Jerosoiytnam , et 
multa pati á senioribus , et Scri- 
bis y et frinciftbus sacerdotum^ 



L O X V I. I 07 

dixo : Bienaventurado eres Si- 
món hijo de Ju3ii : porque ao te 
lo revelo cierne ni sangre , sino 
mi Padre, que está en los cielos '. 

18 Y yo le digo, que tü eres 
Pedro *, y sobre esta piedra cdi* 
fícaré mi Iglesia , y las puertas 
del infierno no prevalecerán con- 
tra ella* 

19 Y á ti daré las llaves del 
reyno de los cielos. Y todo lo que 
ligares sobre la tierra , ligado se- 
rá Qi\ los cielos ^ : y iodo lo que 
desatares sobre la tierra , será 
también desatado en los cielos. 

30 Entonces mandó á sus dis- 
cípulos , que no dixcsen á ningu- 
no , que d era Jesús el Christo. 

2 1 Desde entonces comenzó 
Jesús á declkrar á sus discípulos, 
que convenia ir él á Jerusalén, 
y padecer muchas cosas de los 
ancianos y y de los Escribas ^ y 



1 Bienaventurado , porque este co- 
nocfmfeiJto io has tenido per sola re- 
▼eJadoa de mi Fadre Celestial: 00 la 
c&rue f ni la sangre ; esto es , no tui 
padres, ni algún otro hombre le lo han 
ensebado ni persuadido , sino solo mi 
Padre es, el que te io ha levflado. El 
nombre Jfar-jcnj consta de dos diccio- 
-fles , de las quales Bar es Cháldea , y 
sigoitJca hijo-^ lo mismo que Ben en He* 
breo ; y Joña por Johhanam: y van. 

2 Tú eres real y efectiviímeote una 
piedra , según el' nombre que ya te 
be dado: JoAsm. i. 42. et 43* a^'^*" 
dieodo al de Simón el de Cepha' , que 
quiere decir fiedra ; d Fedro \ y sobre 

' la tirm^za de esta piedra fabricaré yo 
>ii Iglesia. Por estas palabras , dice S. 
IvAM CHRrsosTOMO , le anunciaba , que 
«lachos abrazarían la misma fe, que 
acahabfl de confesar ; y constituyéndole 
Castor de su Iglesia, le asegurd, pie 
}i puerta* delJnfiemc no frevaUeefian 



centra eVa\ esto es, que aun()ue todo 
el poder del infierno se reuniese , uo 
podrían derribarla. Por estas palabra/ 
se prueba el primado de S. Pedro, y 
de todos sus Sucesores sobre toda la 
Iglesia. 

3 E&ta-es una locución metaphdrica; 
y el sentido es este: Dios solo es el que 
puede perdonar los pecados , y así te 
doV esta potestad \y para esto puedes 
exnortar , corregir y castigar á los re- 
beldes , usando de toda la autoridad 
del mismo Dios , para concederles 6 
negarles la abrolucion según las reglas 
del Evangelio, y la lus del Espíritu 
Santo. Y esto es lo que ger.er.l mente se 
entiende por estos térmicos fgurados, 
atar y desatar. Y afiaoe ej .S^Ror , que 
todo serla confirmado por. el , que es la 
Cabeza suprema de toda la Iglesia , y 
está en el cielo sentado á la derecha 
del Padre. 



a S^JM. I* 4a. b utí* saos* «4. yMwb xx. 23. 



io8 

et occidi j 
ge re. 



SAN M 
et tertia die resur- 



22 Et assumens eum Pe- 
trus , cosfit increpare illum di- 
cens : Absit á, U , Domine : non 
erit tibi hoc. 

23 Qui converswy dixit Pe- 
tro a : F'ade fost me Sfltana : 
scandalum es mihi : quia non sapis 
ea y quce Dei sunt , sed ea , qute 
hominum, 

24 Tune Jesús dixit discipu- 
lis suis b : Si quis vult fost tne 
venire y abneget semetifsum , et 
tollat crucem suam , et sequatur 
me, 

25 Q^i ^ni^ voluerit animam 
suam salvam faceré j ferdet eam. 
Qui autem ferdiderit animam suam 
frofter me , inveniet eam, 

26 Qf^id enim frodest hominij 
si mundum universum lucretur^ 
anima vero sua detrimentum pa- 
tiatur ? Aut quam dabit homo com- 
mutationem fro anima sua^ 

27 Filius enim hominis ventu- 
rus est in gloria Patris sui cum 
Angelis suis c ; et tune reddet 



A T H :É O. 

de los i'rincipes de los Sacerdo- 
tes y Y str muerto , y resuciiar al 
tercero dia. 

22 Y tomándole Pedro apar- 
te y comenzó á increparle ^ di- 
ciendo : Léxos esco de ti ^ , Se- 
ñor : 00 será esto contiga 

23 Y vuelto acia Pedro , Je 
' dixo : Quítateme delante , Sata- 
nás ^ : estorbo me eres : porque 
no entiendes las cosas que son de 
Dios, sino las de los liombres ^. 

24 Entonces dixo Jesús á 
sus discípulos : Si alguno quie- 
re venir en pos de mi , niegúe- 
se á si mismo, y tome su cruz , y 
sígame. 

2$ Porque el que su alma 
quisiere salvar , la perderá. Mas 
el que perdiere su alma por mi, 
la hallará. 

26 ¿Porque qué aprovecha 
al hombre si ganare todo el mun- 
do , y perdiere su alma? ¿O qué 
cambio dará el hombre por su 
alma? 

27 Porque el Hijo del bom-* 
. bre ha de venir en la gloria de 

su Padre con sus Angeles : y ea- 



1 MS. E compffol Pedro de etiultor, 

2 Oyendo esto Saa Pedro, le tomd 
aparte : qoe esto significa el participio 
'7C^wT\x^otukni , como lo acostumbra 
hacer un amigo coa otro , quaodo le 
quiere advertir alguna cosa importan- 
te ; y le empezó á reprehender , no 
movido de indignación , sino de afec- 
to; y como quien no tenia corazón 
para ver padecer á aquel , á quien 
tanto amaba , le dixo : Sea erto lejor 
de ti. El tetto Griego con mayor ex- 
presión : )t A.«0Á$ ffoc , KÚpii j¡ ten piedad^ 
Señor ^ de ti, como lo entienden Sah 
Geromymo y Sam Agustik. 



3 Satanás , como dexamos explica- 
do Cap, IV. zo. signiBca contrario : y le 
llama asi , porque se oponia i la vo- 
luntad del Padre , y á la de Jesu- 
Christo , que era redimir al hombre 
por medio de su Pasión v Muerte. Se 
pueden cotejar estas palabras del Se- 
fior á San Pedro , con las que le dixo, 
quando confesó su Divinl4<id ; y se ve- 
rá la diferencia , que hay de un hom^- 
bre dexado en manps de su consejo , k 
él mismo asistido de la divina gracia. 
. 4 Esto es , huir de padecer j y 4^ 
Sufrir ignominia^ , tormentos , y la 
muerte. 



a Marcviii, 33. b Supr. x. 28< Luc, xx»^3»erjuV.2f. c uíet,Ttwn,^uM9m.u,6. 



p A: P í T U 
unicuique secundúm opera ejus, 

28 Amen dko vMs^ ^ sunt 
quídam de hic stantibus , qui non 
gustabunt mortem , doñee videant 
Filium hominis venientem in re- 
gno stUK 

I No sé coütentd el Señor con repre- 
liender i. Pedro , sino que quiso eose* 
fiar á todos la necesidad que tenian de 
conformarse con Jesu-Cnristo en los 
trabajos y sufrimientos , si babian de 
llamarse verdaderos discípulos suyos; 

?si querían en el día del Juicio reci- 
ir de su mano el premio y recompen- 

« Már€, viu. 39* Zue, iz. 2f. 



LO XVI. 109 

tónces dará á cada uno según 
sus obras '. 

28 En verdad os digo , que 
hay algunos de los que están 
aquí, que no gustarán la muer- 
te , hasta que vean al Hijo del 
hombre venir en su rcyno *. 

sa de sus trabajos. 

2 Unos Intérpretes entienden estas 
palabras de la Transfiguración del Se- 
flor. Otros de su gloriosa Resurrección, 
de su Ascensión k lo^ cielos , y de la 
▼enida del Espíritu Santo sobre los 
Apóstoles. 



CAPITULO XVIL 

La Transfiguración del Señor. Cura á un endemoniado. Paga el tri- 
buto al César ^ dando exemflo con esto y de que se debe dar al César 

lo que es del César. * 



i Hit ^ post dies se» ^as- 
sumit Jesús Petrum , et Jaco- 
bum y ei Joannem frairem ejusy 
et ducit illos in montem excel- 
sum seorsum: 

2 *^Et transfiguratus est ante 
eos. Et resflenduit facies ejus sic- 
ut sol : vestimenta autem ejus 
jacta sunt alba sicut nix. 



1 X después de seis dias ^ 
toma Jesús consigo á Pedro , y 
á Santiago 9 y á Juan su herma- 
no, y los lleva aparte á un mon- 
te alto: 

2 T se transfiguró delante 
de ellos *. Y resplandeció su ros- 
tro como el Sol : y sus vestidu- 
ras se pararon blancas como la 
nieve *. 



1 S. LucAs dice , pte f asaren tomo 
ocho dtas\ lo que parece no ser con- 
forme á este lugar: pero Sath Lucas 
no pone absolutamente ocho dUt , sino 
fere octo dies , cerca de ocho dias , co- 
mo contando seis dias enteros , y al-> 
guna parte de los dos extremos. 

2 £1 Señor , sabiendo el escándalo, 
que sa muerte habia de causar en el 
corazón de sus Discíptüos , quiso anti- 



cipadamente fortificar su fé , y preve- 
nir este escándalo. Así que no se con- 
tentó con asegurarles , que después de 
muerto resucitarla, sino que quiso, que 
viesen en su Transfiguración un rasgo 
de aquella gloria y de aquella mages- 
tad , que tiene en el cielo. 
3 El Griego : da- rh (po/í , hftllan^ 

tes como ¡a luz. Este monte , en donde 
se transflgurd el SeAor , fué el Thabdr, 



Máre. iz. X. Lvf. IX. 28. 



no SAN M 

3 Et ecce affaruerunt illis 
Moyses , et Elias cum eo loquen^ 
tes. 

4 Resfondens autem PetruSf 
dixit ai Jesum : Dominé , bonum 
est nos hic esse : si visy faciamus 
hic tria tabernacula ^ tibi unum^ 
Moysi unum , et Elia unum. 

$ Adhuc eo loquente , ecce 
nubes hcida óbumbravit eos «. 
Et ecce vox de nube y dicens: Hic 
est filias meus dilectus , in quo 
mihi bene comflacui : tfsum au- 
dite. 

6 Et audientes discifuli ce^ 
ciderunt in fackm suam , et ti- 
muerunt valde, 

7 Et accessit Jesús , et teti- 
pt eos : dixitque eis : Surgite , et 
nolite timere. 

8 Levantes au$em oculos suos^ 



A T H ]é O. 

3 Y hé aquí les aparecie- 
ron ^ Moyses j y Elias hablan- 
do con él *. 

4 ^ T tomando Pedro la pala- 
bra , dixo á Jesús : Señor , bue- 
no es , que nos estemos aquí : si 
quieres hagamos aqui tres tien* 
das> una para ti, otra para Moy* 
séSy y otra para £Ua& '. 

$ El estaba aun hablando, 
quando vino una nube lumino- 
sa que los cubrió. T hó aqui una 
voz de la nube diciendo r Este e$ 
mi hijo el amado y en quien yo 
mucho me he complacido: áél 
escuchad ^. 

6 T quando lo oyeron los 
discípulos, cayeron sobre sus ros- 
tros, y tuvieron grande miedo. 

7 Mas Jesús se acercó, y los 
tocó : y les dixo : Levantaos , y 
no temáis. 

8 T alzando ellos sus ojos. 



como ie cree según la antigua y cont- 
taote tradición de U Iglesia. Dista dos 
leguas de Nazareth por la parte O- 
riental. 

I Se let apetecieron^ esto es , vieron 
ellos á Moyses, y ¿ Elias, los quales 
representaban la Ley , y los Proptie- 
tas dando testimonio del Evangelio. S. 
Thomas es de dictamen , que Moyses 
y Elias se dexáron ver en sus propias 
personas y realmente , haciendo Dios 
con su infinito poder , que el alma del 
primero saliera del Limbo 6 Seno de 
Abraham , y tomara un cuerpo visible; 
y que el segundo viniera del Parayso 
terrenal, d del lugar reservado, don- 
de la providencia de Dios lo conser- 
va vivo basta el fin del mundo. 

% 5. Lucas dice y expresa , lo que 
trataban entre sí ; esto es , de la muer- 
te , que habla de padecer el Sefior ea 
Jerusalém. 

3 San Pedro no se habla aprove^ 



cbado de lá severa reprehensión que 
el Stfior le hizo , y parece , que do 
tenia aun gusto sino de las cosas hu- 
manas \ porque no contaba con las an» 
tiguas prophedas , ni cofi lo que tra- 
tahan entre si el Sefior , Moyses y 
Elias. No osaba oponerse á las claras 
á que padeciese su Maestro , porque 
le babia traído de contrario en otra 
ocasión que quiso resistirle ; peto lo 
procuraba por rodeos. S. Chrysostomo. 
Todo esto lo hablaba , sin saber lo que 
se decía , como lo explica S. Marcos 
IX. y S. Locas ix. 33. puesto mje <• 
este modo se oponia i, la redención de 
todos los hombres , y á la suya propia. 
4 Esta era la misma voz del Padre, 

2ue se dexd oir en el Jordán , quan- 
el Sefior fué bautizado por el Bau- 
tista. Sufr, Cap. tu. 17. Aqui se afia- 
áe: A él escuchad ; esto es , creedle^ j 
poned en él toda vuestra confianza^ 
obedecedle en todo lo que os diga. 



a zi. Petr* r. 17. Supr, in. 17. 



C A P í T ü X 

nminem viderunt y nisi sdutn 
Jesum, 

9 Et dcscendentibus illis d^ 
monte , fracepit eis Jesús y dicens; 
Nemini dixeritis visionem , doñee 
filius hominis d mortms reswr" 
gat. 

I o Et interrogaverunt eum 
dhcifídi j dicenus a : Q^id erg¡o 
scriba dicunt quod Eliam opor- 
teat frimátn venireí . 

II At Ule resfondensy ait eis: 
Elias quidem venturus est , et 
restituct mnnia, 

12 Dico autem vobis b, quia 
Elias jam venit , et wm cogno- 
verunt eum c , sed fecerunt in 
eo quscumque voluerunt. Sic et 
filius hominis fassurus est ab eis, 

13 Tune intellexerunt disci- 
ftdi , quia de Joanne Baptista 
dixisset eis. 

14 Et d cúm venisset ad 

z No quiso el Sefior , que loa Apos- 
tóles comaseo á uo pueblo todo car- 
sal , lo que habla Q visto , temiendo 
que la grandeza del prodigio los bl- 
aese mas iDcrédulos ; y que después 
de haber oído esta transfiguración tan 
gloriosa , sirviese de escándalo su muer- 
te á unos espíritus tan groseros en la 
latellgeocia de los secretos 4ie la Divi- 
na Sabiduría. S. GERtfvvHO. S. Lvcas 
IX. 36. dice : que gmarddron silencio /o» 
hr£ ias Cúiat que hshian viito , y fue 
entonces no i as dtscubriéron d ninguno. 
Pero San Pedro, después de la Re- 
surrección del Seilor, las publicó en 
sus sermones y cartas. 11. Pktrx i. i 8. 
S. Marcos ix. 9. dice , que los Após- 
toles disputaban entre sí , preguntán- 
dose uno á otro : ¿fué fuerian decir 
mqnellas palabras j resucitar de entre los 
flfní^/o^?. y es,que no entendían que 
el Sefior hablaba de su Resurrección. 

a Los Escribas ó Doctores de la ley 
confundían las dos venidas del Sefior: 



O XVII. III 

á nadie vieron , sino solo i 
Jesús. 

9 T al baxar ellos del mon- 
te 9 les mandó Jesús , diciendo: 
No digáis á nadie la visión, has- 
ta que el Hijo del hombre resu- 
cite de entre los muertos '. 

10 T sus discípulos le pre- 
guntaron, y dixéron : ¿Pues por- 
qué dicen los Escribas, que Elias 
debe venir primero * ? 

11 Y él les respondió, y di- 
xo : Elias en verdad ha de venir, 
y restablecerá '- todas las cosas. 

1 2 Mas os digo , que ya vi- 
no Elias , y no le conocieron, 
antes hicieron con él quanto qui- 
sieron. Asi también harán ellos 
padecer al Hijo del hombre. 

1 3 Entonces entendieron los 
discípulos, que de Juan el Bau- 
tista les habia hablado. 

14 Y quando llegó á donde 

la primera en carne mortal para re- 
dimir al hombre: y la segunda en tc- 
do el lleno de su gloria para juagar al 
mundo ; y así Intentaban nrobar , que 
Jesús no era el Christo o el Messías 
prometido , porque según la prophecía 
de Malachias iv. debia antes venir 
Slias. Mas el Sefior instruyó á sus dis- 
cípulos dlciéndoles , qué Elias debia 
.venir antes de su segunda venida á 
restablecer todas las cosas \ esto es , á 
obligar á los Judíos á que entrasen en 
el camino de la verdad y de la jus- 
ticia , y A que reconociesen á su. li- 
bertador: pero que por lo que hadft 
á su primera venida , ya habia veni- 
do Elias , esto es , el Bautista , el qual 
era Elias en la virtud y en el espíri- 
tu ; aunque los Judíos en vez de re- 
conocerle por tal , le hablan perseguí* 
do hasta quitarle la vida i y que lo 
mismo harían con él. 
3 MS. E restriará. 



a Mürc, IX. 20. b Sufr, zi. 14. c Stipr. xvf, 10. d Marc. xx. xff. 



112 S A N M 

turbam , acce$sU ad eum homo 
genibus provolutus ante eum , di- 
tens : Domine , miserere filio 
meo y qiiia lunaticus est , et ma^ 
le fatitur : nam sape cadit in 
ignem , et crebró in aquam. 

15 Et obtuli eum discifulis 
tuis y et non fotuerunt curare 
eum. 

16 Resfondens autem Jesus^ 
Mt : O generatio incredulay et fer^ 
versa , íptousque ero vobiscumi 
usquequo fatiar vos^ Afferte huc 
íllum ad me, 

17 Eí increfavit ilíum Je- 
íus y et exiit ab eo damonium, 
et curatus est fuer ex illa hora, 

18 Tune accesserunt discifu- 
li ad Jesum secretó y et dixerunt: 
Quare nos non fotuimus ejicere 
illumi 

1 9 Dixit illis Jesús : Propter 
incredulitatem vestram a. Amen 
quippe dico vobis , si habucritis 
fidem , sicut granum sinapis y di- 
cetis monti huic , Transi hinc 
illuc y et transibit , et nihil im- 
posstbik erit vobis, 

1 MS. Que es alunado , é mal trecho. 
Porque el demonio le hada padecer 
del mismo modo que si lo estuviera. 

2 MS. Descreyente. 

3 Estas palabras del Salvador re- 
caían generalmente sobre todos los Ju- 
díos, y también sobre los Apóstoles, 
como observa San Juan Chrysostomo, 
y principalmente sobre el padre del 
muchacho , que como escribe S. Mar- 
cos IX. ai. pidió esta gracia al Salva- 
dor dudando de su poder. Si fuedei, 
le dixo , socórrenos. 

4 Hebraísmo , por quanto el relati- 
vo precede á su antecedente. 

5 El proQoí&bre relativo del texto 



A T H á O. 

estaba la gente , vino á ¿1 un 
hombre y é hincadas las rodillas 
delante de él , le dixo : Señor, 
apiádate de mi hijo , que es lu- 
nático ^y y padece mucho : pues 
muchas veces cae en el fuego y j 
muchas en el agua. 

I $ T lo he presentado i tus 
discípulos y y no le han podido 
sanar. 

16 Y respondiendo Jesús, di- 
xo : ¿ O generación incrédula ^ 
y depravada? ¿hasta quándo es- 
taré con vosotros? ¿hasta quándo 
os sufriré? Trahédmelo acá ^. 

17 Y Jesús lo increpó, y sa- 
lió de él el demonio ^ , y desde 
aquella hora fué sano él mozo. 

18 Entonces se llegaron á 
Jesús los discípulos aparte , y le 
dixéron : ¿Porque nosotros no le 
pudimos lanzar *. 

19 Jesús les dixo : Por vue^ 
tra poca fé ^. Porque en verdad 
os digo , que si tuviereis fe, 
quanto un grano de mostaza '', 
diréis á estt monte : Pásate de 
aquí allá , y se pasará ' ^ y na- 
da os será imposible. 

latino illum apela sobre el acusativo 
deemoniítm del verso antecedente , sin 
embargo de que no concierta coa é^ 
en género ; sin duda porque el autor 
de la versión latina tuvo presente el 
^(tifíifioí o ^ttiuw y que es del géne- 
ro masculino. 

6 La poca fé que mostraron en este 
caso los Apóstoles, fbé causa de que 
no curasen ¿ aquel muchacho, y me* 
recio la justa reprehensión de Jesu- 
Christo. 

7 Una fé activa , fervorosa , eficaz^ 
que son las propiedades que tiene la 
mostaza después de molida. . 

8 No todos los milagros que bldé^ 



a Luc. xTii. 6. 



CAPÍTTTt 

• ló Héé auiem genus non eji- 
éitur nisi fer úrationem , et jejth 
nium. ■' 

' 2 1 Canversantíbus - autem eis 
in Galiléta y di%it illis Jesús • : 
Filius hominis tradendus est in 
manus hominum: 

Z2 Et Cficrdént eum y ?t tet- 
tía die resúrgcu. & . contristati 
sunt vehementer, 

23 Et úumvenissent Cachar- 
n3um y accesserunt qui didrachma 
accifiebantj ad Petrumy et di^ 
xerunt ei : Magister^Tiesfer ni>n. 
siüvit éUdrachma^ 
< 34 Aiti'Etiam* Et cumin- 
trasset'in donmm\ frevénit eum 
Jesús ^ dkens : Quid tibí videtur 
Simona Rtgef teme á quibus ac- 
cifiunp 'triSutwm vel censum^ A 
fUns süir , am aír. alienis^ 

a; Et^ iíle^Jixit :. Ab alie- 
fin. Dixít iUi Jesús: Ergo libe- 
ri sunt fila. 

%6 Ut autem wm sc0f^alize- 



xrtt. irj 

20 Mas esta casta ' no se' 
Iat)za sino por oración y a- 
yunoi • . -'• 

-21' Y estando* ellos en 1% 
Galilea I les dixo Jesús : El Hijo 
del hombre ha de ser entregado 
en manos de los hombres: 

"22 Ir lo matarán', y resuci-' 
tara al tercero dia. Y ellos se ea« 
tristeciéron en extremo •. 

23 Y como llegaron á Ca.- 
pharnaum , vinieron á Pedro lo8'- 
que cobraban los didrachmas ^y 
y Í9 41^^fpi?\-' ^Vuestro Maestro 
no paga los didrachmas? 

24 Dixo : 31* Y entrando en 
la casa , Jesús le habló primero 
diciendo: ¿Qué te parece, Simón?- 
¿Los Reyes de- la fierra de quién- 
cobran el tributo ó ei censo? ¿De 
sus hijos , 6 de los extraños* H ; 

2 5 De-Ios extraños ^^ respon* 
dio Pedro. Jesús le dixo: Luego 
los hijos ^ son francos. 

26 Mas porque do los escan* 



* r 



foo los Apdstoles, qoedáron escritos^ 
j es cierto , que humerati podido tras- 
ladar los montes en fuerza de su ora^ 
dao , y de su fé , si la necesidad, lo 
liublera . pedido , como leemos que re-, 
sucitáron muertos , que es mayor obra 
que trasladar los motités. S. CmrysOst. 
Y algunos Santos t ^omo Ecsbbio cuen- 
ta de San Gregorio Obispo de Neoce-^' 
sarea , hicieron iguales ó semejantes 
prodigios. . .. • . 

I De demonios. 

A Concertando» £1 Griego : ífXTr^i- 

^»fiif»p ^i iuritf t volviendo ellos \ Pues 
el Seior tomando el camino de Jerusa- 
lém atravesd la Galilea. 

3 "Ví^ JBité» fueron muy eorrozotOT, 
# tririiJi - 

^.. Cl tributo ^tX didrachma. J>»«- 
érachma en plural, de áidrÁehmum^ 



era una moqeda queivalia dos.dfach— 
mas , y equivalía ¿ qua^ro reales de 
vellón nuestros. Era igual á Ik mitad 
de un siclo de plata ; porque éste se- 
gún JoS£PHO Ltb, ui. uintiq. Cap. xxiir. 
era una moneda oe los Hebreos , que 
vílía quacrodrachmas Áticas. T el si- 
do valía lo mdsmo que el st«iter % ^o- 
mo se prueba por el v; 26. Stater se 
llama asi del verbo irToLfXi < pesar. 

No consta si rfué Fomppjp é- Augusto 
el que puso . i U>9. Judíos este tributo. 
Pero Moysés ya los habia impuesto 
igual tributo ^^sona> por drdea del 
Seflor. E9éd. Jtiuf* 13. 

5 Be los vasailoS;« que no soo sus. 
hijos. 

. 6 Los hijos que lo son por natura- 
leza, y a^ yo estoy Aibre de tributos, 
porque spy. hijo del Rey que lo es. de 



M Maro» IX. 30. Luc. uu 44. Ufir, xz. II. 

Tonk L 



H 



1 1'4 .- « A N M A T H i o. 

Plus eos , vade- ad more , et mit- daliceinos ^ vé á U mar , y echa 



te hamum : ep eum phcem y qui 
pritnus ascenderit , toUe : et a- 
ferto ore ^s , inventes staté- 
rem: iUum sumens , da eis pro 
f(ke i et te, 

este Reyoo y de todos los del man- 
do. Fuera de «»sto Chrisio era del lioa- 
(6 y casa de Davfd v y los que soü de 
•angre y prosapia Re,4l, están libres de 
pagar tributos, caoio geuerahneate su- 
cede eb todos los reynos. Y en este 
ieattdo , Jüiu fuis se euiieode de ni 



el anzuelo ^ : y el primer pez que 
viniere , tómalo j y abriéndole la 
boca , hallarás un estaiero : tó^ 
malo , y se lo darás por mi , y 
por tí. 

familia ó dcteenienda, 
~ t Mas para que no demos ocasloo 
de escanda fo , 4 los que ignoran , qué 
yo estoy Ubre de pagar este tributo^ 
ve Pedro á U mar, echa tu anzue<- 
lo, &c 



.j 



CAPITULO XVIIL 



£nieAa el Señor ^ que h humildad es- la llave para entrar- en el reyna 
de los cielos» Exp¿ica.quán grande mal esj y qué castigo tan ttcio me-. 
rece, el p:cado de escándalo» Propone la parábola del buen Pastor ^ que 
deseando ías noi^entay nuevt ovejas ^-va en busca de una .tída )que ir 
haDü descurriadou Dice ei árdea que ^e ha de guardar enía corntixion 
fraPernf^ Da á entender á San Pedro , que hemos de perdonar skmpr$ 
al que m¿ ipjmíare y h.qual amplifica con una .excelente , . 

parábola. 



i I 



^ . 



1 xn a illa hora accesserunt 

disciputi ad Jcsum y dicentes : 
Quis 'pictas', inájór est in regho 
calorumi 

a Et advocans Jesús parvu^ 
htm , statuit eum in medio eorumy 

3 > £( dixit: Amen dico vobisy 
nisi converst fueritis ^ y et ejficia^ 



I Cómo los Apdstoles hablan oíd» 
decir al Sefior, que dentro de poco 
tiempo seria entregado & la muerte, 
y después resucitaría , fie hablan figu- 
rado de una maneta carnal y grosera, 
que estabieceriitf luego Su rey no , co- 
mo los otros principes de la tierra, 
para darles las primeras dignidades. 
Por esto .se movid entre ellos una dis- 
puta sobre esta prefereocla ,\ que cada 



1 Xln aquella hora se llega* 
ron los discípulos á Jesús, dicien- 
do: ?Quicn piensas "que es mayb^ 
en el. reyno de los cielos ^ ? 

2 Y llamando Jesús ^ á un 
niño y lo puso en medio de ellos, 

3 Y dixo : En verdad os di- 
go, que sino 03 volviéreis, é hi- 

uno apetecía para sí , y los Obllgd á 
hacer al Señor esta pregunta. Por rey- 
no de los cielos entendían el reyoo ael 
Messias , el qual aunque creían que se- 
Ha divino y celestial , la eaperaita ea 
la tierra. 

a No solamente le toiad, ^no que 
le estrechó entre sus brazos ^ dando á 
entender con esto , quán sgradabic ht 
era au íooceuda. 



a Marc. IX. 33. is«. XX. 46. b i; Cwkñth. xiy* at. 



C A'Pf TITL 

mini sicut farvuli , non intrabitís 
in regnum cahrum* 

4 Quicumque ergo humilia-- 
vtrtt te sicut parvulus iste , hic 
€st major in regno cshmm. 
• $ Et qui susceferit ünum far* 
imíufn tahm in nomine meo , me 
suscipit. 

6 Qui •' autem scandaHzave^ 
rit unum de fusiUis istis , qui 
in me credunP y exfedit ei ut 
susfendatur mola asinaria in coHo' 
ejus , et demergatur in frofun^ 
dum ftiaris* 



O XVIir. ÍI5 

ciéreis como ni&os , no entrareis 
en el reyno de los cielos '. 

4 Qualquiera pues que se hu- 
miilare como este íñ&Oy este es el 
mayor ^ en el reyno de los cielos. 

5 Y el que reéibicre á un 
niño tal en mi nombre ' , á mí 
recibe* 

6 Y* el que escandalizare ^ á 
uno de estos pequefiitos , que en 
mí creen^ mejor it fuera que col- 
gasen á su cuello una piedra de 
molino de aeno ^ 9 y le anegasen 
en el profundo ^ de la mar. 



, tf El Scfior les faabla de su reyno 
verdadero que es todo celestial; y para 
reprimir su orgullo , les pone delante 
un olfio iooceote , dlciéndoles , que si^ 
querUo «ntrac .en, el rey 00 de los cie- 
los , hablan de ser por voluntad , lo 
que los nlfios eran por la edad. S. Gbro- 
mnKK Estos no tienen otro apego qu« 
A su padre v á su madre: son inca- 
paces de odio : 00 se cuidan de bono- 
res nf de riquezas , se vé en ellos una 
total Inocencia , por lo que aiira á los 
vicios, y principalmente al orgullo que 
¿$ éí mayor de todos. S. Hilar. 

' a £1 €rieg6 , 5 ;«í2^<»t , el mayor^ 
en donde no está ocioso el articulo ¿^ 
que le di fuerza de superlativo , como 
lo usan freqUentemente los Griegos. 

3 Esto es , el que imitare la inocen- 
cia y humildad de un uiQo, semejante 
i esu ft que tenéis aquí presente , ¿c 

4 Siéndoles ocasión de ruina, de pe- 
onr , ó de perderse. La voz scMnáaium^ 
de que usa freqUeotem^te el Intér- 
prete latino en las sagradas Escrituras, 
se explica en el Griego por <r;t'j)Aor, 
y "Xf^UxAMf^A El primero viene de 
rxA^tf . que significa eogear^ y el se- 
gund de -jrpo^jtí'jrTiir , que significa 
trpp094ir^ En el^ Hebreo corresponde á 
estas dfociones-^ivoD y W]'S'\ti mkhscól^ 
moquete^ de que ordinariamente usan 
los Lxx. y Sait Geronymo traslada 
stanáalum ^ aunque mas propiamente 



significa la% o , de V^^n iaqáte , le piit§ 
laxo , ^ le enredó, Y asi teonda^um pro- 
píamente significa , lo que impide cmm^ 
fiar , d lo que es ocasión de caer en ei 
camino. Mas -así como , ruina , y caidm 
sct trasladaip á- significar la pérdida do 
la vida corporal , y también la del al-« 
ma'; del mismo modo scandalum se 
traslada para significar uno y otro. Et 
eteándalo activo es la ocasión de ruina, 
que se dá ai prdximo. El pasivo , la 
misma ruina que.se ocasiona. £1 PÁa- 
W/áiym, quaada por pura malicia , y 
por un corazón corrompido se tuercen 
las obras buenas del próximo , y se in- 
terpretan en mal sentido , tomando de 
ello escándalo « ^ haciéndolo tomar i 
los próximos, como lo hacían freqUen- 
temente los Phariséos con las obras y 
palabras del Sefior , y por esto sé lia-*' 
nía etcándaio. áe Pharitéot, Escándale 
de pequeñoe , e» quando los que son 
buenos, pero imperfectos aun. en la vir- 
tud , se maeven fácildieote á escanda** 
lo , 6 por ios dichos y hechos de 1«» 
malos , 6 por lo que hacen y dicen lf« 
citamente los buenos , por no entender 
ni alcanzar la razón , o el fin por qué 
k) hacen. Todo esto hemos querido no- 
tar, para que se pueda entender el 
verdadero sentido de esta palabra, quan* 
do se hallare en las Escrituras. 

5 Gruesa , como son las que moe« 
ven los asnos ó caballos en una tafain* 
na. MS. Una muela de acenna» 

6 Este género de pena se daba ea 



% ^0re,^ijf^ 4a, Z^. xvuu Ai 



Ha 



Il6 - ^SA/Hf M 

7> Víg mundo á scamlalisl 

Necesse est enim ut vcniant sean- 

dala : verumtaimn vte homini 

iili y per '^uev^ ^candalum venit. 

. • ' ' - ' 

.8 &' A autem manus tufí ^ vel 

fes tuut scandaii%aí te / abscide 

eum y et frojice ahs te : bonum tüsk. 

est ad vttam ingredi debilem^ vel 

claudum , qudm duas manus , vel 

dúos fCiks habentem mitti in 

ígnem ^terru^, 

9 £t i^ ^uiuf tfius scanda- 

Ihat te j eru^, ^wn,^ et frojfp< 

sbs te : bonum tibi est cum uno 

Qculo in vitam itttrare^quiimduas 

Qculos líubentem mitti in gehen- 

nam ignis. 

10 ' Pídete ne . contemnatis 

unum ex hts fusiUis^ dico enim 

vobis ^ , quia angelí ?Orttm. in ;c<e- 

íis semfer vident faciem f atril 

mei , qui in ccelis est. 

» 

M 1 1 Venit ^ enim filius hopú'^ 
fifi salvare quód perierat. 

« * 

. 12 Quid vobis videturí Si 



la Judéa , sffguD* S. Gkrowywo , y «d la 
Syria , según otroft s Intérpretes, para 
tmipít{ IM. mayores delitos. 

X No absolutamente , sino -atendida 
la malicia del demonio , y la flaqueza 
de. los bofiíbres, y su tnktural iiiclfoa-' 
ciou á toda suerte de mal , y la cor- 
lUpcion general que reyna en todo. 
' a Te fuere ocasión de caer. 

3 Todo esto es un modo de - hablar 
alegórico , por el qual nos enseüa el 
Safior ^ que quando oos son ocasión de 
ruina aun aquellas cosas que mas ama- 
mos « las debemos apartar y aparar 
de nosotros: y que nos será mas útil, 
entrar solos ó con pocos amigos eu el 
afelo , que ir al infierno moy acompa- 



7 ¡Ay del mundo por Io5 es- 
cándalos! Porque necesario es h 
qué vengan escándalos : más ay 
de aquel hombre , .por quién vie? 
ne el escándaloé 

8 . Por tanto si tu rnano^ ^ tu 
pie te ^candaU^a ? , coitak , y 
échale de tí : porque mas te ya* 
le entrar en la vida manco ó co- 
Xo, que teniendq dos ufanos, ó 
dos pies 9 ser echado «a ^1 f negQ 
eterno. 

9 T si.tu ojo te escandaliza) 
sácale , y échale de ti : ppfquc; 
mejor te es entrar en la vida con 
un solo ojo ') que tener dos ojos, 
y ser echado en la gehenna* del 
fuego. , ' . 

> lo Mirad que no tengáis en 
poco a uno de estos pcquemtos^:^ 
porque .os digo, que sus Angeles 
en los cielos siempre ven * la 
cara de mi padre, que está en 
los cielos. ' T .• i 

1 1 Porque et Hijo del hom- 
bre vino á salvar, lo que habiá 
perecido ^. 

1 2 ¿Qué os parece? Si tuvíe- 

fiados. Por salvar todo el cuerpo, nos 
deaamos cortar un pie , una mane , y* 
sacar úo ojo. 

4 Guardaos de creer , que por <er 
pequefiitos , fmporta poco el escanda* 
Usarlos. 

5 Tienen estos peqnelUtos sus An» 
geles que los guardan y defienden , y 
que acusarán en el tribunal de Dios á 
aquellos que los hubieren injuriado , d 
dado oi^asion de pecar. 

6 fisto es , al lioitibine peYdido. Ett 
lo que no hay diferencia de pobrt ai 
de rico. Que es otra razón por la qual 
deben ser honrados los pobres. Véase ]ji 
Carta de Santiago , ii. 5. 



a iMfr, T. 30. More, ix. 4a. b P/0/«, Jixxiif.t. C Lue, liv.IO. £«r« Xp 4. 



CAP {.r V 'I. o XVII I. 



fimriht alkui rceníum, tyves , et 
erraverit una ex eti : fionne re»- 
tinquit . tumapnta novetn in fnon- 
tibus , f ^ t^aoil quarert eam^ qua 
trrofoit^. 

. 13 Et si.xontíg^it ut inve- 
tuat tam : Amen dito vdris j quia 
gaudet super eam magis quárn^ su- 
fer nonagitiía novem ^ yuui . non 
arraverum, 

14 Sk non est voluntas an^ 
te fatrem vestrum , qui in c^ 
lis: est ^ iUt fer€a$ wmi^ de fiuU^ 
Us istis. 

. :x $ 5¿ t antem feccaverít in te 
frater tuus , vade^ et corripe ewn 
intir te^es ifsum solum. iSt te aü- 
dutit^ ktcratus eris fratrem tuum. 

16 Si autem te non audieritp 
adhibe. tecum adhue unwn ,; vel 
dúos b| v$ in ort duorumy vel trbm 
Usitiísm stet osnwn verbum, .. 

17 Quod si non audierit eos, 
dbc Ecdesitt. Si autem Eccíesiam 
non-audierit ^ sit tiU.skut. <^ ethnir 
cksy et publicamus* ... 

18 Amen d dico vcMs ,. q»a^. 
emntpte aUigamritis sufer ter^ 
rOMj erunt Ugata et in cah : et 
ftacumque soheritis sufer tfir^ 



X17 



re alguno cien ovejas , y se des- 
carriare una de ellas j ¿ por ven- 
tura no dexa las noventa y nue- 
ve en los montes , y va á buscar 
aquella y que se extravió? 
. jx T si aconteciere el ha- 
liarla : digoos en verdad, que se 
goza mas con ella , que con las 
Itoventay nueve, que no se ex* 
traviáron *. 

14 Asi no es la voluntad de 
vuestro Padre , que está en los 
cielos y que perezca uno de estos 
pequenitos. 

I $ . Por tanto si tu hermano 
pecare contra ti * , vé , y corrí- 
gele entre ti y él solo. Si te oye- 
re, ganado habrás á tu hermana 

16 Y si no te oyere, toma 
aun contigo uno ó dos, para que 
por boca de dos ó de tres t^* 
gos. conste toda palabra. 

17 Y si no los oyere, dilo i 
la Iglesia '• Y si no oyere á la 
Iglesia , tenlo como un Gentil \ 
y un Publicano *. 

18 En verdad os digo , que 
todo aquello que ligareis sobre 
la tierra, ligado será también en 
el cielo : y todo lo que desatan 



I MS. que nú ft radíiúm,' *■ \ 
% El S«flor habia hablado contra 
los que efcaiidaUzabaD á otrosí y ahora 
le vuelve á dar reglas á los que reci- 
ben el escándala f do o^mo se h^o de, 
Sortar eo e^t^ caso^, enseQáodonos el 
rdeo que. hemos de guardar eo la cor*, 
reccíon de. puerro hiimuiio, quaodO; 
pecare: leoQtra oosotr^., .hacleodopos 
ftlguoa iiifurla , d contra Dios « co preT) 
seocia Quesir»^ d con ooticia ouestca* 
£K4 «ofijecfUoo» se cQtieode de los es- 

a Lúe. XVII. 3. Levit» xix. 17. Eecl, 
b Deuter, xix. 15. 11. Corinth, xiii. 

c ii« Theiiéi. m» X4* i* Cerhuh^ Vt 



cándalos, y pecados secretos ^d parti- 
culares. Loe. XVII. 3. porque la correc- 
cioa de ios públicos pertenece á ios 
Prelados d Magistrados. 

3 Esto es , i los Prelados d Supe- 
riores que soo cabeza de la Iglesia. 

4 MS. ííunicA., 

,^ Como incorregible , como incura- 
ble 9 opmo un lv)iiibre. separado de It 
Iglesia , como un pecador público* San« 

TO TMONAS. 



XIX. 13* ^Mobf V. 19. 

I. Hebraor. x. sS. Joantu vni. I^* 



f l8 . S A N H 

rain , erunt stduta et in eteUK 



19 Iterum dko vMs ^ quis 
si dm €x vobis consenserint . su^ 
fer terram , de omm r^ quam* 
cwmqiH fetierínt ^ pet Mis a pa- 
ire meo y qui in cMis es$. 

20 Ubi enim suní dúo y vtl 
tres eongregati in mmine meo^ 
ibi sum in medio eorum, 

di Tune accedens Petrus ai 
epm j dUúP a. i Dominga quoties 
feccabit in me frater meus , g$ 
dinritíavá eii ' usqiu sefUis ? 
•■ .1 

23 Dicit illi Jesiu : Non dica 
tibí us^ sifiitj y sed usque s^ 
f$migief . septiess' • 1. ' 

23 ideo assifoilatum est re-^ 
gtinm Cielorum hoinini .regi j tpá 
voiuit raúonem fontre cum servi$ 
sms* 

24 • Et cum ¿eepísset rattonem 
fonere , obíatus^ ea ei unus^ qui 
debebat et decem miUia talento* 

3$ Cum autem mon haheret 
unde reddeeet , juisit eum dámi'^ 
ñus ejus venundari , et uxorem 
ejus , et fiíios , et omnia , qua ha- 
bebat , et reddif 



t Por ¿Iguoa cau» que me toqué i 
mi. £sta unioD debe ser formada per 
el Espíritu Santo , y por 'su amor 9 y 
por condpufefite lo que se Jjfda, lia 
d^ íer ta nyhien ct)rffor<Ae 4 los d^seds' 
de este misoro E5p<rtnj- Dírlcro. • 

2 Esto es, sí pecare mi hermano* 
contra rm , ¿hasta quántas veces le 
perdonare? ¿Lo hdré hasta siete veces? 

3 Soo quatrocieueaf y' noventa ve^' 



A T H i <X 

teis. sobre k tíerca , desatado ms 
sá tambíeix en el délo. 

19 Dágoot otrosí, qüt si dos 
de vosotras se conviaierec sobre 
la tierra , de toda cosa que pi* 
dieren^ lei^seri hecho por mi Pa- 
drf , que está en ios cielos; 
- ao Porque donde están doi 
¿ tret qoiigvegados en nd noiD- 
bre ' y aUi estoy en medio de 
eUos; 

81 • Entonces Pedro Uegáo* 
doee^á él, áixo: ^Sor, qaám 
tas veces pecará mi hermano con* 
tf a iní , y le perdonaré^ ¿basta 
fíete veces ^i 

23 Jesús k dice: No te digo 
basta, siete , sino hasta atenta. 
v^X3es'*siete ^ces:^ii < 

23 PO0 estod Beytno de loa 
délos es compal«do-á ttn /hom^ 
bre Rey , "que qaiso etucac . en 
cuentas coa sns sierVos,' 

34 T habiendo comenzado í 
tomar las rádntas^ 1q fuó'^esen^ 
tado uiio ^ que Je debiái ditt jnM 
talentos *. - ( . i 

05 T comono.iuvieae^coA 
que pagark)5, tíhando.su.s^or^ 
que fuese vendido. d , y su mu* 
ger y y sus hijos , y quanto tenia, 
y que se hf^g^íS^, :.. » .- r 






' 1 



ees , (omftndo nfl aónero ééteftnlnsdo 
por el iodetermfoado , para eotefianiM» 
que jamas nos heAiov de cansar de pc(^ 
doftará los que tíos tof^oden. ' ' 

4 Una suma 4iAüy cOosMmUeyqtlw 
equivale como á tinoy do6db»toé y st-** 
s«má y ^os mi Dones y medid de r<tt«^ 
leadeBuestra moneda , sefua tfcte.p»« 
to mas fuodadt. 



a . Luc, XVII* 4« 



96* Fhtídensí ímtem strvus 
Bli^ orabafjcumf dic^ns : Patíin^ 
tiam habe in me j, tt cmnia red" 
dam tibí. 

-' vj MUertut (Mem damnut 
tervi íHw > dimisit eun^ ^ ét de^ 
bititm dimisk éu .1 

a8 Bgressus^aiHtm servas iUe 
invéntt unum de^ coñserini suis^ 
qui debebat á centén denarios; 
et tenens suff^Bcabat ewm , dicens: 
Redde i^d debes. 

39 Es frocidens conservas 
^i*^ > fogdbar eum y dióem : Pa* 
tientiam habe in me ^ et mnnia 
reddam tibí. 

30 liU mktem nolult ; ml 
émt > '^er mkit eum m tarcffrem 
doñee t ed d e e n t dóitam.^ 

31 Videntes ifutem wmserw 
ejus quíB fiebant , contrístati smnt 
vcAde : et venerunt , et narrave- 
runt domino suo omnia y quce fa* 
e$0 fneremt, 

' ¡n Tune vocavU í/ium dbmf- 
ñus suus y et ait iUi : Serve nc 
quam y cmne debitum dimisi tibi 
quomam rog^tsti t«e. 

33 Nmine ergo opottuit et- te 
nusereri conservi tui y skut H 
egi> tui misertus snmi 

34 Et iratus dominas rfui 
tradédit eum tortorSsus , quoad^ 
usque redderet universum debi- 



35 Sif et Pater fneus céS* 
kstis fuekt vobis f si non re" 



LO XVII !• 119 

26 Entonces el siervo y arro- 
jándose á sus pieSy le rogaba^ di- 
ciendo : Señor y espérame y que 
todo te lo pagaré. 

27 T compadecido el sefior 
cié aquel siervo , le dex6 libre, j 
Je perdonó la deuda. 

28 Mas luego que «alió uh 
^uel siervo y baUó á uno de SU5 
€oasiervos, que le debía cien de- 
narios ' : y travando de él , ie 
queria ahogar y diciendo : Pajua 
lo que me debes. 

29 T arrojándose i sus pies 
iií oooipá&ero y le rogaba y di* 
deado : Ten un poco de pacien- 
cia y y todo te lo pagaré. 

30 Mas él no.quiso: sino que 
itté ) y le hito poner en la car* 
cd y basta que pagase lo que le 
^bia. 

3 1 T viendo los otros siervos 
sus compañeros lo que pasaba, 
se entristecieron mucho : y fue- 
ron á contar á su señor todo lo 
que habla pasada 

3a Entóneos le llamó su se- 
fior, y le dixo : Siervo malo y to- 
da la deuda te perdoné , porque 
me lo rogaste : 

33 iFues no debias tú tam- 
bién tener compasión de tu com- 
pañero, asi como yo la tuve 
de tí?' 

34 T enojado su señor le hi- 
zo entregar á los atormentado- 
res y hasta que pagase todo lo 
^e debia ^« 

^ .3S Pe:! mismo modo hará 
también con vosotros mi Padrp 



I Bqulvalea i ooos ciento 7 velóte 
reales. 



2 Con Us penas establecidas por 
Derecho. 

H4 



I20 S.A N M A T H i O. . 

ms&riti$ umiquisque fratri suo celestial , ú no: perdonaréis de 
de cordibus vutris* vuesicos oora£oae& cada uno i 

su hcrmaao. 



4 • 



a Bl Griego , ri '^ct^it'7r'TÍ/*ctTct 
At/r^y , /«x M¿4tfj- , desUcei. Estas pa- 
labras no se bailan eo nuestra Vuigata. 
£1 mismo Seiior explica el verdadero 
seutido «de e&ta parábóia que prO|>ODe. 
Vosotros, dj ce, teLeis coutrahidas ÍQ7 
finitas deudas con mi Padre Celestial', 
que a manos llenas oi ba colmado- de 
todas sus gradas y beoeti(;ios , A que 
babeif correspondido siempre .con. la 
~iyflr iügratitud^ y ós piaesolamé»- 



te , que per^ooelí de corazón i vues- 
tros hermanos las pequeñas Injurias y 
ofensas que oi hlciiPrea. Si coQ/este co^ 
nocimiento oo quectis .obedecerte, y 
oO perdonáis ^ vueatros próximos, ¿cd- 
IDO esperáis, que os tratará en el día 
terrible de la cuenta? Terrible senten- 
cia , exclama S. Gkhorymo ; pero ellt 
debe estipnlscnoa, á que deoongamos 
todo resentimiento, y -memoria 4e la^ 
ofensas que nos hlcferiui. ' 



( . 



» » 



,. CAPmULQ :XI.X... 

Enseña el Señor ^ que es indisohible el lazo del matrimonio , y qfn soh 
hay una cau^a faruJn^fefarí^cion o ihorcio^ Otra ve% vuelve áffmer 
á ios niños por exfmplQy de ios queéan^ entrar enet Cielo, Enseña 
quál es el camino de Ia ferfeopifin , y del Cielo,^ y quan frand^ tmpen 
dimento son las riquezas fatca.h.pno y fora io otro. Concluye diciendo 
el fremio inco^nfarable que tendrán y ios que for su íMnbre 

descaren todas hs cosas. 



1 xi t fact^m €it y : cám can" 
sumvMsset Jesús sertnooes isiosy 
migravit á Galilfea > , fi ^ ve^ 
nit in fines Jud^tt trans , Jordík- 
nemy 

2 Et secuta sunt eum tfsrba 
multa j et curavit eosiibi»'. 

3 £r b occesserunf jsdi^eum 
PJiarisai tentantes eum, etdi^entesi 
Si licet homini dimittere' uxiorem 
suam y qíuacumque ex causai 



I X aconteció y . que quan-» 
do Jestts hubo acabado de decir 
estas palabras , se fué de la Ga- 
lilea y y pasó á los confínes de la 
Judéa de la otra parte del Jordán, 
* 2 Y k siguieron muchas gen- 
tíos , y. los, sanó allí '. 

3 T se UegárQa.lél los Pfaa- 
riscos tentándole , y diciendo: 
{E& licitó á ün hoiKhre «judiar i 
su iBu^er por qualquiera causa ?? 



X Estoes, los enfermos que^babia muger para tomar otra 
cntri(eUos. 1 .*>..-.' 

2 Los Pliariséos pretendían .fcailar 
én la respuesta delseQor'sitg^ii acba-^ ' 
que para calumniarle. Porque si Ttsn 
poBdia , que se podía dexar la propia 



podían repltí^ 
cjLdef^ue^enseii^bti lo.j^oDtr^rio de !• 
qué babiá'ya eb'séfiado ; y M respondía 
que né se |^i<^, lé<|^diiift «n^ülr, que 
bablaba contra la Doctrina de Moysés, 
que era la del mismo Dios; porque 



Mért. X. !• 

4* "^ 



b Mere, x* a. ; 



C AP f T U X 

' 4 Qut rtsfohdens y ait eisi 
Non legiitis , quia ? qui fecit 
hominím ab irUíio , masculum et 
faminam fecit eosi c% dixU: 

( Profter b hoc dknktet ha- 
mo,, pa$remy, et . tnatrem.^. tt ad- 
Juerebit uxori sua , et eruñt duo 
in carne unaB . • • i 

. 6 ltaq¡u^ jam non sunt duo^ 
$ed una caro. Q,uod ergo Deus 
•Pfijufvttíí I hotno non sefaret. 

7 ,J>icwnt ilti «-: .Qfád ^^rgo 
Moisés mandavit. dare^ ítlkUum 
repudiiy et dhnittereí 

i Ait Hits : Qjuoniam Mtfy-- 
sfi a^ jdwrítwfk.corM$, veatjH per^. 
tnisii vobis dimittere uxores ves*, 
trasi,: ab. inith tnUem non fuit 

p Dieo ^ autem vobis y quia 
qfíicumque dimii^rip uxorem suam^ 



4 El respondió y y les dixoi 
¿No habéis leida) que , el que 
hizo al hombre desde d prinoin 
pió, macho y hembra los hizo '? 
y dixo * : 

. $ Por esto dexará el hombre 
padre , y madre y y se ayuntará 
á su muger y y seráii dos en una 



carne 



s 



6 Asi que ya na son dos,, si-) 
no una carne. Por tanto lo que 
Dios juntó ^y d hombre no lo 
separe. ♦ - . . »i 

• 7 Dicenle; ¿Pues porque many 
dó Moysés dar casta :de dávor^ 
ció *, y repudiarla? 

S I^s dixó :^Porque MoyséS; 
por la dureza de vuestros .caipj 
zones os permitió repudiar á vues- 
tras mugeres «^r (inas al :|Arindpio 
no Alé asi ^.. «•: *•*..',. . , V.-; 

9 ¥ dígoo6 , ique todo aqueL 
que repudiare á su muger ^ sino- 



Moysés l^abia pecoUtido al nutrido que 
i« disgustase- de su muger , por aigpiia 
deformidad que le sobreviniese, apar*-» 
tarse de ella , dándole una Escritura 
de separación. Deuitr. xxiv. i. s$qq, 

I No crió sino un hombre para una 
aiuger , y una muger para un hombre, 
condenando la polygania : y ordenó, 
^e fuesen una mlfma carne, para re* 
fvohar los. divorcios. Malachias ii. is* 

a MS. Mailo , e fembra los Jizo. fis- 
to no lo dixo Dios , sino por la boca 
de Adam « valiéndose de él , como de 
l^istxu mentó , para promulgar esta ley. 

3 En las quales palabras se áü á 
entender , que el lazo matrimonial es 
muís estrecho y mas inseparable , que 
d que tenemos con nuestros propios 
padres. 

4 El verbo Griego Tvntwtiv' es 
dé ihayor expresión, como si dixera: á ' 
loa ^ue phs juntó « ó puso baso de un 

a Genes, i, 2^, h Genes, u, 24. Ephes.r. Z^.l. Corfnth. vi. 1 6, 

m Deutm KUY, I. d Supr. v. 3a, JUarc. a. XX* JLm» jfvx. i9%i* Gormtlu y^i. xp. 



mismo, yugo i de donde vvtyiey%6 , «m««» 

juges ^ los casados ^d que éstáá baxé^ 
de un mismos yugo. Quiere decir , solo 
^Dlos^ que formó este laxo i tiene potes» 
tad para desatarle por la muerte de 
uoo de los dos consortes. I^as faculta* 
des del hombre - no se extienden i 
tanto. 

5 MS. jye repoyemiento. 

6 Ñor 08 io mandó Moysét, como 
vosotros decis, sioo que «os lo permf-^. 
tió ^ y en vista de vuestra obstinación 
y durexa , y previendo aiayores ma- 
lea, si no lo permitía. 

7 Porque Adam y Eva fueron de* 
tal manera criados, el uoo por causa 
del otro , y unidos tan estrechamen- 
te por ''disposición *de su Criador,' que^ 
sn unión debía ser inseparable, y el* 
modelo del lazo indisoluble de los mg- - 
trliiumiQS de sos dfsceodlentes. 



I2& s a:n M 

nisi ob fornicationem , er aliam 
duxerit , miechatur : eí ^ui di- 
missam duxerit , smsc/Mtuh 

10 Dicunt ei discifuli ^s:^ 
Si ita ésP £ausa hominis cmn uxa- 
re , non expedit nubere, 

i ' i', ■ ' • ' ' - 

1 1 Qui dixit illis : Non onmes 

datum £st, 

. 10 SwBt enim eunuchi ^ qui 
de matris útero sic nati sunt : gt: 
$vn^ eomcM, qM fakti sunt (ib 
inmimbusA i^ lura 4uvuc}ú\^ qui 
se ifsos castravemnt fropter tv-^ 
gnum cmkrwm. Qd ftaest cayere, 

m 

OÚpíMté ■•■ - • ' •> • ' 

ig> Tutt 9l ébldtí m«fii fét^ 
vuli y ut manus eis irfípemeíat^ ^ 
anaret. Biscifuli tatí^em increfo- 
¡mm eos, 

I Estas palabras pertenecen á la 
oradon qae preceMe^ y no á la q«e ae* 
aigtie* iJ» ^ue 4a .aquí á encender «1 
SeOor es , i^ue ao i>af Qtra cansa para 
la pef)pet<ia ^eparactoo 6 divorcio , sl«« 
no la de adálterla ; pero oo que sea 
licito tomar otra omger , después de 
liabc^ae divorciado . coa la primera; 
porque el lazo contrahidu con esta, 
permanece indisoluble , y solo io pue- 
de romper la muerte. Y asi aQade des- 
pués « que el que se casare con la que 
otro deid, po cootrahe matrimonio, 
slao que comete adulterio. 

a Como si dUeran : porque es una 
oofa dura para ttn hoiabre, ei haber 
de vivir toda la vida con una muger 
Ueoa de maMeia , oue es lo mismo que 
ler condenado á vivir siempre encer- 
rado coa' una especie de fiera. Slaír 

GBaOVTMO. 

3 Aquí la Toa vethum se toma en el 
mismo aeatldo « que en Hebreo n?! 
3>Mr , que significa >«/ 6 verhum; Na 



A T R ¿ O. 

por la foriucacioa ' , y tomare 

otra , comete adulterio : y el que 

se casare con la que otro repu* 

dio y comete adulterio, . 

lo Sus discípulos le dixérou: 

Si asi es la condicxoa del liombre 

coa su muger , no coavieoe oh 
a 



11 'El les dixo: Natodos aoa 
capaces de esco ^^ siao aquellos á 
quienes es dado. 

1 2 Porque hay castrad<i% •que 
asi aaciéroa del vientre de su ma« 
dic? y hay castrados i que lo Aié« 
ron pop los hombres : y hay cas- 
trados > que á ú mismo se castra- 
roa por «mor del reyno de los 
deias \ El que puede stf capaz^ 
séalo *• 

13 Entonces le presentaron 
unos niños I para que pusiese ki 
manos sotire eUos , y orase : mas 
U» discípulos k» reftiaa ^, 

todos son capaces de vivir en el esta« 
do <de celttaco , sino aqqellos á qafe^' 
oes al Seflor concediere ena grada , j 
el doa de la comlaescia. 

4 Estos ültSmos son , los que que« 
riendo imitar la pureza de los Ange- 
les, se han castrado á si mismos de 
una maaera espiritual , no en su cuer- 
po , sino en la rala misma de la con-* 
cupiscenda , que es el corazón. San 
AaosTiN. Orígenes entendió esto i la 
letra , y lo executd en sí mfsmo « ere* 
yendo equivocadamente observar ad cíl 
Evangelio , coma lo refiere Eosaaio. 

$ El que cootando en primer logar 
con la gracia del Sefior , se siente gab 
ñierzas para abrazar este estado , abrik- 
celo : el que se siente con fuerzas para- 
pelear , pelee , venza y triunfe. S. fím^ 
aonrriio. Otra versión: Bl fn» Hne^ 
eomprehender ^ C9mprehenia |í j es la 
mas osada en las Escrituras. 

6 MS. L9X Mitipüút msitríyMéf^ 



« JTtfrs. 1. 13; £«s. atiii. 15. 



CAFÍTU 
. J4 Jtsus «ercj m iis a : ^Sbif- 
te par«tt/«9 ^ eli, nttite £D£ pro^ 
hime ad f?tr tnttre : tMmn .Mt 
fním regnttfn Cdifenivi. 

t $ : & cu» ¿mpoiwiiel eii «o- 
tma ^.abüt imdé. 

. iij$ , S^> «CCS tttiMí dccedess^ oíti 
iHi\M(^tar biMK y fjfúá iom fíh. 
eiam ut habeam vitam ^Urrumá 
' ^7 12^^ ixyá%. ri. : j^úiJ me 
MtferfDgOf ¿k hoinKÁ Uims exl i^ 
«u y I>et»^ &' ataem vis ué vkaan 
ifigredi y jertM mani<i$(L - 



, . r 



t & JMcít iUii Q^ai.^sus autím 
dixit c : JÍQti homiciáium fociuí 
Non adultcrabis: Non f ocies jurÉumi 
N(m fahi$m í$stímwMim üces; 

19 ¡bnoíra fatrewi tuum^ et 
fntttrtm tuaim > et diiiges frota" 
tPiiin tmmk sicut te ipsuwh. 

^o Dicit ilii aánestens : Qtnnia 
fctfc custoiiti á jm^nttíte mea^ 
^id adhuc mihi deeití 

91 Ait iUi J$His : SS vis fer- 
fecfus esse \ vaáe , vende qua ha- 
hu f el fda.fauferibus ,. et habc'- 
tis íhesitúrum in eteio : et veni. 
sequete me, 

. • ^2 Cfim audisset autem ado^ 
kscens verbrnn , obiH tristis : erat 
ením hqhens multan fossessiones* 

I ' Umá me interroga^ de boncl Vnuf 
éit hottuT Veiis : El drfego : r/ /«f 

jrá ití ^ i «dtoV. ¿^0r e**^ me éUet 
ÉMiio? nimgtmo bueno\ sino mío, J)ié*, 
Bits ieocioD parece mi» con^rme á It 
veqmwta.'V«ro ambas leccfojaes ae r«- 
diiceo t OD misno sentido t y as: ¿^'or 
fii(^ urtf UmáHír bmeno freguntánácifre 9 
£fic. xvin. 19. Si asi me llatrtas . ma 
NcoBOcea par el Messías, y que soy Bioe 



XO XIX. 122 

14 T Jcáua les dixo ; Dcxad 
i los oiños , y no los est orbds de 
Teoir ¿ mi : parcjue de Io6 ules 
es el reyao de los cielos. 

t$ Y quando ks hubo ún- 

puesto la^ maaos y se fué de aUf. 

^ lá T vino lino » y le dixo; 

Maestra. fallen]^, .^qué bkfitfaar^ 

para conseguir la vida eterna? 

17 £1 le dixo : ¿Por qué me 
preguntas de bien ^? Solo uno es 
bueno y que es Jiios. Mas sí quie» 
Tts entrar en la vida> guarda los 
Mandamientos; 

18 El le dixo : ¿Quáks? T 
JksuaJe-«iixQ :-No maiarásr No 
adulterarás ; No hurlarás : No 
dirás falso testimonio: 

.19 Honra, á tM padre > y a til 
Biadre ^ y amaiás i tu prói^mo 
cerno á ti mismo. . . - •> 

20 £1 mancebo le dice : To 
be guardado todo eso desd^ mi 
juventud , ¿que me falta aun? 

21 Jesús le dixo'f Sí quieres 
ser |ferfectp , vé ^ . Vende quintó 
tienes , y ^io á los .pobres j y 
tendrás un thtsoro eii et cielo': J 
ven,.sigucn>€: 

> 29 Y quando oyó el manee-* 
bo estas palabras > se fué triste ^: 
porque teniaiinudtaS'^pofiesioneib 



y Hombre juntamente , porque niogU'? 
na hay bticno^ siuo nÍQ$.; , , , .. 

2 Áuiíqiie este jdvau deseat^ múcliq 
alcanzar la perfe(cioi>,'esto no obstante 
la abundancia f y al amor de las riquer 
tas qu^ poseía , ik> le permitieron 'aibi«« 
aar lo mismo que quería. T así. triste 
y llena de> pena , se retifd dt* ia pr»» 
senda de Jesu-Cbriaio, quedando sufba 
cados svs buenos deseos con las espi« 
naa de las riquezas. • 



a jM/r. XTUZ. s. b Msre* a. if • ¿acb XTiu. fS. e £«od« zz. xj. 



1 24 SAN M 

25 J^i^s atitem dixit discifü-- 
lis sms : Amen dko vobis , quia 
divcs difficilé úipf^abit . i» regnum 
caíorum. . 

34, £^ iterum dico vobis : Fa- 
cüiiis est catnetom per foramen 
acüs t^nsir0 , qaam divitem in- 
trare in regaum cahrum. • 

3; Audhu aütem his , disci- 
pulí mirabantur valdá , dicentest^ 
(¿uis ergo fourií salvus esse^ 

26 Asficiens autém Jesusy ái^ 
«tr ülis : A^ud homines hoc ím- 
fossibik €st : apud. Deum autem 
cmnia fossibilia sunt. 

27 Tune resfondens Petrus^ 
dioát^ei: Eccemos^reliquimus om» 
ntUf et, secuti sumus te : yúd 
ergo erit nobisi 

28 Jesús au$em dixit illist 

X , Porgue .«1 «fecto k las riquesas le 
•era uiT estorbo , para que ame á Dios 
de todo su córazoo': le serdn ocastoa 
de despreciar al próximo ; popdrá eo 
ellas su cpofiaaza ^ aplicara toda su 
ateoclon y conato á guardarlas y acre- 
centarlas; y últimamente le serán un 
ibmeoto para la Amblcloo , y para el 
dele y te. 

' 2 MS, Por el forado del aguia, Algu- 
■os hallando mas proporcionada la com* 
paracion , entienden pur la voz camelut^ 
el cable d maroma , con que se atan las 
áncoras eo los oavfos \ porque esto es, 
lo que también significa x«/<üA9$ ea 

Griego. Otros creen , que era una puer- 
ta , que habla eo Jerusalem llamada 
$1 agujero de una aguja ^ por la qual 
no podía entrar un camello, sino es 
ée rodillas , y dexada la carga \ y que 
del mismo modo los ricos no pueden 
•ntrar por la puerta estrecha , que con» 
duce á la vida , sino depuesta la carga 
de las riquezas. Pero la interpretación, 
que damos , es la mas común , puesto 
|[Utt ptra IMos nada hay Imposible, pu* 



A T H i a 

23 y dixo Jesús á sus discí- 
pulos : £11 verdad os digo , que 
con dificultad eatrará ua rko ea 
el reyíio de los cielos '• 

24. Y ademóla os digo : Que 
013^ fácil cosa es pasar un^came-^ 
Ub por el ojo de uiia aguja. ^^ que 
entrar ua rico en el reyao de ios 
cielos. 

' 2$ Los discípulos, quando 
oyeron estas palabras , se mará- 
tillaron muchO) y dixéron: ¿^uet 
quién podrá salvarse? 

26 Y mirándolos Jesús , les 
dixo : Esto es imposible para los 
hombres: mas para Dios todo es 
posible. 

27 Entonces tomando Pedro 
la palabra, le dixo : He aquí, que 
nosotros todo lo hemos dexado, y 
te habernos seguido : ¿qué es pue^ 
lo que tendremos? ^ 

28 T Jesús les dixo : En ver- 



•1? 



dieodo hacer, que los ricos guarden 
los divinos IVIandamientos ; que den U- 
beralmente , y con alegría & los po-* 
bres de lo que tienen ; que 00 sean so* 
berbios ; y que cuiden de hacerse rlr* 
eos en toda suerte de buenas obrase 
D. Paul. i. ad Thimoth, vi. 17. 

3 Habiendo oído San Redro el gra<« 
ve impedimento, que eran las riqueza^ 
para Ir al cielo , conoció , que era ua 
grande bien el liaberías abandonado; 
mas como habla también oido lo que 
el Seflor dixo á aquel jdveo , que v^p* 
diese lu que tenia , y lo diese á los po- 
bres , y que haciendo esto , tendría ua 
tfaesoro eo los Cielos; cuidadoso por 
si , y por sus compafieros r viendo , que 
aunque todo lo nablao dexado; todo 
ello- era muy poco; preguntó al SeAor( 
quál sería la recompensa , ooe JteíidrlftB* 
Y el SeAor 00 les prometió un premio^ 
que correspondiese á lo poco que ha* 
oían dexado , sino á la voluntad coa 
que lo hablan hecho, y á U prootituá 
con que le hablan seguido» S. Aeoaritf* 



CAtí.Trlf 

Affien dico vobis ^ quód vos^ 
qui secuH estis me j, inye^pe- 
ratione cúm sedertt Filius homi- 
QÚ in ^edéB ^fm^ítatis jud^..^ se--, 
4ebUis €t v^ mpqr ^dejk (¿tipr: 
dgciti^y. judicantes df^o4fi:iní tri^ 
¡^ Israel. , _ , 



4< . 



ap Ef omsiíi, qui rMquerit do- 
mum ,• vel fratref ,. aut ,^Q^re$^ 
0ut fatrem , aut matreínj aut uxo- 
remy aut filios y aut agros ^opter 
oonitfn fnouifi , centufium Occipifitf 
€t vitatn aPsrjaam p^s^d^bit. . < 

^a Muíti a autem erunt ftri^ 
mi novissimiiy et novissim -fri- 

*»'• ... 

I A\ fíü del ifiuqdo , quaado .Dios, 
segirn te" Bscritura. jifocai, xxr. i . 5V 
^rj it^d^s /tf/ ^0/11^ nuev^ , formarÁn 
un cieh nuevo , y una tierra nu&va ; d 
mas bien , renovándolas por un efecto 
de su ppdec ) 

, .2 , No solan^ente los doqi Ap^if>US| 
S!tio^tod6s Ibs que á^u éxemplo lo hu- 
bieren d^xado todo pgr seguir á.Jesu- 
CfaAMó'; jbz^aHú'Con este ^e'fiof' 'i hs 
4ooe rrWsüs^'ét *l^tsíé]\y á t6áo el >mun- 

3 Aquí se pone el número de€er9ii«it<n 
do por el ioaeterminado^ Ctento púrwtú^ 
quiere decir, mucho mas de lo que <lexá* 
Ton; porque encesta vida les d9riJ)ioscoai 
suelos interiores, tr^iqullidftd d^espii^ 
tu, .y otros mu«hp» hienes e^piriuales» Y 
fíi vez de,un padre , liermanQ., ^couQ 
dexáron, mucl^os padrea « herm^noi, 5rc« 
^sl se veri¿cd «o io^ApOstO^» paclk 
j^j^ienes estaban abiertas todaa.lasipuer^ 
tas y casas ^e ios heles; y le misma 
Sucede «un ei día de hoy>.€o» todoi 
los (^e sinceramente iodexaa todttpor 



j^« ZZ. 24.'j/jff. A 3JÍ4 itUi^ KUJD iO». 



dad os digo , que vosotros , que 
me ha<bei$ Sjiguido, quaado en la 
regeneración ^ se sentará el Hijo 
del hombj^ en el thróno dé su 
j(nagest#d >. os sentarcJLs tambiea 

; .vp^giroa sobre doce silla3., para, 
3Uzgar á ^3 doce tribus de Is- 

.rftél ^ ...... 

,29 T.qualquicra qu^ dexáre 
ca^a y ^ bierji^9tr^s , ó hermanas, 
o padre y ó madre , ó muger y ó 
hijos y 6 tierras por nú «j;^mbre) 
ri^Cibirái (Ciento por HHo/» y po- 
sesa la . vid^ eterna. 
. . 30 , Nías nuichos primeros y^sc-^, 
rán postreros y y. posUcros , pri-, 

meros *. 

» •, • » ■ 

4 Esta sentencfá puede mirar en 
particular áMa- reprobación de loi Ju*-* 
dípü* que teroa io$\firimgrot .tn\\A v%m 
cacion ; y á la conversión de los Genti- 
les , que fueron los últimot. S* Chry— 
^ostoMo. Puede aplicarse 'también ¿uy 
fatu raímente a. ios Apóstoles ^ que ten 
oiéndo el ¿Itlmó grado por su naci- 
miento entre los Jud,(ua^^fuéron;«lev^« 
dos pof la elección de su bjvino Maes- 
tro al ^frimth- i^do , no' solamente dtf 
yirnjd , >flino* tamMeo de dignidad y 
avtorrdad ; y tdtlnuimeBOp ^puM^ con^ 
templarse como verificada' mochas ve^ 
ets/ tú* «1 curso 'de todos ios siglos: 
pues en todos ellos seha visto ^ que los 
que eran los /rWmerojt^ ya por su dig- 
nidad , y» -por eK tiempo de su 'voda- 
cÍDa%?y|i ,pDr en pledfl4 ,- vinfé^on* á ser 
los últimos por unaoaidíi deplorable; y 
^tt# graÍMáei peoBdores ocupárdo ^1 lu* 
gar4 4e lor hÍjo)t del reyno , tts' quales 
rerán arrojüdóx, como dice en Otra par^ 
ce el Hijo de Dios; Cap, viii. la. en las 
tiaiei>lai5 esteiiores. • 



» t. h* V 



I ^V>1 



iu6 



SAN M A T H ¿ O. " 



CAPITULO XX, 

l)eclara el Señor for medio de una faráhola h que dixo en ti út^ 
timo versículo del cajfUulo- frecedente. Llegando cerca de Jerusdem 
explica á sus discípulos las circunstancias de su Muerte ^ y de su 
Resurrección, A la pretensión di la madre de los hijos de Zehedéor 
responde con admirable doctrina' , enseñándolos á humillarse , y i 
• tpie antes bien sirvan , que pretendan ser servidos. 
Cura á dos ciegos junto á Jericó, 



1 -Kjimih ést. pegnum calo^'- 
rum homini patrifamilias , qui' 
exiit primo mané conducere ope- 

rarios in vinet^n suam. 

• >• 

a Conv^ntione autem factá 
cum operar iis fx danario ditír-r 
fio, misiteos in vineam suam. 

3 Et egresius circa haram, 
tertiam , vidit altos stantes in 

. * "i « ' • . . 

I £í Griega: J^oi* yip l^f^f-^ ^r-^ 
que semejante es» La CQ/]>uacioo yíp^ 

que se encueotra eo eí texto Griegos- 
di á eoteiidcr ,- que esta - parábola es 
una exposición de la «sentencia , que 
se halla en el último versículo dei gb* 
pítuio precedeoMk 

. 2 . MS. Fecha .93tottntn^a¿ 

4 ,. Qu&*va)ia' luiik'dradiaiaj, y^era t» 
octa?a par^e dse^ima onia.. ■ . • 

. 5 j4.Q9. ludios dividían jei dianatuf 
ral en ocho .panes , de las quaies apli-» 
caban quatro al dia, y. otras quacro á 
la oocbe« Las de la noche se ilaihaban 
vigilias , y las del dia Jtorar» La hora 
de prima comenzaba al salir del Sol, 
y continuaba hasta las nueve de la ma- 
fia na. La de tercia , desde las nueve 
hasta el medio dta. La de sexta ^ des- 
de el medio día hasta las tres de la 
tarde : y la de nona , desde las tres de 
la tarde hasta ponerse el Sol. Del mis- 
mo modo la primera vigilia de la no- 
che comenzaba al ponerse el Sol , y se 
concluía á las nueve de la noche. la 



I Semejante es- el reyno de 
los cielos ^ á un homlM'e Padre de 
familias , que salió muy de ma- 
ñana á ajustar * trabajadores pa- 
ra su viña. 

2, Y habie^c^Q concertando, • 
con lo$ tra)>ájadore€ darles ua de? 
nario "* por dia , lo^ enrió á 
su vina. 

3 T saliendo cerca de la ho^ 
ra de tercia ^ , vio o^-os en la 

ségu^d^ era des!(íe,la^ nueve hastfi 1# 
me4ia noche. Ir»^ terceras desde la me* 
dia noche hasta las tres dcr la rntAar-* 
na^'la qnarta^d^sde la** tres de la ma- 
fiana hasta que salia e! Sol. Estas horas 
y vigilias eran desiguales, sino es ea 
éí tiempo- 'de tos equinoccios. Algunas 
veces Sé eomatben ks hor^s intermedias, 
como en ettt Cafií^ó y.' 6. eif dónde 
sei'hatíkfiMMdofi'dé la hóhi ñndéd- 
«a; LH'etfiApáratloh , qbe se 'hace aquí 
de^dich^ horas désijgírales^ con la núes-*- 
tras iiguáie^ y astrdhóihrcss , se debe 
entender de las equinocciales. Por es- 
to la primera ^hora designad eh el soU* 
lido-del fisrío^oo comenzaba á las 'sei^ 
sino á las quatrb y nfietna V'tiüe c& 
quando sale el Sol. La del solsticio dei 
núwrikrüaí ift^tMbé- t>i4oé?pl6 - ftaatf' las 
siete y media ; y lo mismo se ha de 
calcular respectivamente en las otras 
estaciones del afio que restan, á propor- 
ción que crecen ó menguan las noches 
y los dias : bien entendido, que al paso 
que menguaban las horas del dia , cre- 
cían las vigilias de la nohe y al contrario. 



CAPÍTXr 

foro otfoioi) 

4, Et idixh illis'i íte 4t voh 
in viíii^m rmam y .^t ^tod justunk, 
fuerit dabo vobif, - , . 

autem etáit circa sextam , ct no* 
nam horam ^ ^tjecit ^ip^Uite^* < \ 
. 6 .Cifc# .ufidg(;hnain v^yó epciity 

cit . íllis ^ Quid }uc'9t0tÍ4 féiá ¿i¿ 
•tiosil 

7 ^Dicunt ei : Quia nerno nos 
condvxiu Dicit. UUs : ÍH ef vos 
in vinc^, manh j . ;. >svq -..:» 

,8 Cúm uro^^ autep^ fapurn^ 
isset y dicit domtnus vineie fron 
wrafori suo; Vbca- offframosy nt' 
ftdde üUs^ ntercedefh y incffiení 
d navisíimis usque ad f timos, ';_ 

' 9 Cúfn venisieni^ etgo 'qtíf 
urca undecimam /laram veitii^ 
rant ^ acceferunt singulos d^inch* 
tíos. 

la . Venientes autem et frin^^- 
Sniítrati sunt quód flus ésseHt 
accepturi : acceperunt autem et] 
ipsi sinpdos denarios. 
" 11 Et accipientes murmuf^- 
bant adversas patremfamiiiasy 

12 Decentes : Hi novissimi' 
una hord fecerunt , et pares illps' 
nobis fecisti , qui portavimus- pon^ 
ius diei i ^t cestus. ' . ' 



10 . X x. 1 27 

plaza > que estaban ódoSos ^^ 
- 4. y les dixo : Id: también vo 
SQtxoa^Á joxi viña. 9 y os daré lo 
que fuere justo. 

• 5, Y ellos fueron* Volvió á 
salir cerca de la hora de sexta y 
de nona , é hizo. lo oiisúia . 
! ^t T salió ceroa de la hora de 
vísperas , y hall6> otros y que se 
estaban allí ^ , y les dixo : ¿ Qué 
hacéis aquí todo el dia ociosos? 

7 y ellos le respondieron: 
Porque ninguno ixos> ha llamado 
á jornal *. Diceles : Id tambiea 
vosotros á mi viña \ 

. $ .,. y al. venir la.nochq f , di- 
xo ei 4ueñQ d^ h vina Á ;5u ma- 
yordemo s^Llamá los* trabajado- 
?cá ,' y págales áu jornal ^ , co- 

q;)en;iando desde los postreros 
hií^stk'' los 'primeros; * - 
■"''^^ "i^uáiido vinieron los que 
había» ido cerca de la hora de 
vísperas,' recibió cada uno su 
deiiario. ' .. ' ' ^ 

10 y quando llegaron lo» 
pHmeíos , crcycrpri , que les da- 
rían mas .'/ pero, no recibió sino 
úri denario cada uno, 
! 1 1 y tomándole murmuraban 
contra el Padre de familias, 

r 2 Diciendo ; Estos postreros 
sola una hgra han trabajado , y 
los has hecho iguales á nosotros, 
que hemos Uey adq el j>eso del dia, 
y del calor ^. 



t MS. Efttmiio áe tfogsr. 
9 El Griego: Apyoú^ . eciofér. Esta 
falabrd no se baila ea la Vdlgata. . 

3 £1 Griego: itJ.itr-<í-(¿(rdT9 y ñor ha 
kamado á ^ trabaferMf , ddnianoi, 
j§maL 

4 SI Griego : XM • h i htxtw. 



tp. Falta en la yufgata. " . 

5 " A puerta de) '$oj[. . 
. 6 W^, Su. logue'r, 

. 7 MS, X4 Imtcria .y é. ^ o^ltniur^ 
del dial 



Il8 ^'AN'^M 

13 At Ule reifondens uni eo^, 

rum y 'dÍMt : Amke non fació M- 

bi úijuriam : nOHne ex í^enan/fio 

convenisti mecum^ - / 

. 14 ThíU quod tuum est ,- et 

vade : voló autem et huic novis-- 

simo daré skut et tibL j 

' 15 * Aut nofn licet nüM qaod 

voh^ f aceren An oculus tuus né-^ 

quam etty quia ego bonu» sumí 

16 5ic * erunt novissmi pri'- 
mi 9 et frimi novissimi. ' Multi 
emm sunt voeati , pan^ivcri ele-- 



ctt. 



/ 1 



ti 






A T k ¿ O." 

1 3 Mas él respondió á uno 
de elibs y y le dixo .' Amigo y no 
te hágp agirario : jno te* concer* 
taste conmigo por un deaario? 

14 Toma lo que es tuyo y j 
▼ete : pues yo quiero dar i este 
postrero tanto como á ti. 

r 1$ ¿No me es licito haterlo 
qlie 4[uiero ^ ? 1 Acaso -tu ojo eá 
m*ló- * ^ porque yo «oy bueno? 

16 Aá serán los postreros, pri-' 
meto»> y los primeros^ postreros *. 
Porqae muchos son^ los Uamado^* 
mas pocos los esoogidos" ^^ 



Wi 



I íl Griego: e? to??^w7í, «• ^'x 
$0fgf. No Sé halla en la VulgátaJ 
' m , Esta, es una fnut l#ebr«a. Suelea 
los H^^^s decfr : ojo bueno , por ua. 
torazon liSeral y benéfico \ y ojo ^alóy 
por iffl' corazón apocado, y* l\eáo -di 
§nvidi0 ; porque )os> om] dei ,edvidio|||, 
^00 atorineiicados , quapdo yen U ^ feli- 
cidad de su prdxlmo. ^' * / . * , 
r 3 Daremos aquí una 1>rtve ex|ibsl- 
CioD fie esta parábqla , para que coa ta-. 
ciudad se pueda entender. £1 Padre 
de familias es el Padre Eterno ,/queJ 
desde el^pripd^io'd'el arando'.euvtd los 
obreros ¿t que tra.bajiseuen.su yifla^ 
prómetléndOreí ^br premio 'dé su tra-^ 
bajo U ' lelicidad de iá vld:^ eíteitáá^ 
Jesu-Christo , ,como Mayordomo del 
rcyno del Padre Celestial / y coofor- 
me á su voluntad , quando llegare '/a 
tarde , esto es , el tía de este mundo» 
La mará, ¿l juicio 1 los trabajadores de 
ii vifta de su Padre, pkra dar í to- 
dos la d^idá -pecompefiísa. Lásdiver-^'- 
sas horas en que fufrpü llamados, rpge^; 
den representar , las diversas edades del 
mundo,- ó las dé la -vtda; "íodütfios tra*' 
baj4 dores recibieron un jdeffirlo ó tno'"'' 
oeda de plata , en la qual se registra*' 
ba la imágei^ del Soberano. Todos los 
BJeaaveatur^do^gpaais^ de la vista de 
aquel adorable ob>eto,.que hace felices 
á todos los que lo ven' .Más no todos 10* 
▼erln igualmenre'i (>o/que el qi'smo 
Jesu-Chrísto atirma; , qus ñi la cara He 
ht fifdrt hky ^u&huf mnnsMieu jÓAil>r. 



f ?■ > * ■ .' 



1^' ^ 



xiY. *i.'Y S. Pabló nos declara tambíei 
tyCofinth, XV. 41. 4I. que' até cómo la 

ÍM% d«r> Soi't*^ áiñrente Ae H luz dt (m 
huna y deja de lut ejirelfas^ y qu^entra 
las estrellar mismas hay diferencia de luz\ 
lo mismo' sucedCYÜ em tú fesurreeeiOH' de 
los muertos. Y para entender todo esto 
de ^Igqu modo , debemos t^ervprespn< 
te k> Que dice S. Hilario ^ gue la gror- 
eia del Señor no es una reeompensa sé^ 
meJÉínte , i la que se debe á un trabaja^ 
dor , sino que es gratuita, Y S. Aeusruv 
dl.ce^ que la justicia es c^r^i de Dios^ 
y,4ue de ningún modo podemat tener-oía^ 
ddUr de- murmurar contra el Padre de fa^, 
milias , que ha querido llamarnos farm 
que le'srritamof 'f trabajemos en'sv vt» 
ña. Es verdad , que cooperamos coa 
Dio9 co las obras de Justicia y pero es^ 
tá 'misma cooperación es efecto de su 
gracia , pues nos da , como dice Sam 
Habuo , PhUif, lu 13. <; querer y el 
Hacer. 

* 4 " ¿ Qnrén no trabajurd can temor f 
MbftJtaitp en au. euiud , a^ , Philip, ii» 
12. Jyendo prooanciár ^á Jesús, esn^ 
sentencia, que 'parece ^án. ^terrible a 
S. Gregorio bl Grande? Muchos en 
efecto , dice este gran Padre , abrazan 
la fé , mas pocos son los que llega o al 
reyno de l«t« iMelés. T4id«'el.^r<ciiiM 
de ouesira ^lesia está .Um^. de Cbri>- 
tianos. \ i pefo quiia jpfdfif. conocer,, 
qiián,' pocos, hay , qué sean del núme- 
ro de los escocidos? fin la. boca de 
. tVdcYs^ se by% el nombré de f esít-Christo» 



a Supr, XIX. 30. Atare, x. 31. Luc* XIO. 30. 



0^ pí T V 

discifulos sicretó > et ait illis: ^ 

1% £cce ascendimus Jerúsaly^. 

majn j et Fiüus ^^MWmx .tradiU^fi 

frtneifibAlí jocirdomp^íf 'fit S^rirj 

ms j.jet 4cóitd(ímnabi$nt etm mor- 

19 Et trad^nt etim gentihu^ 
éd Alludendttm y .et fiagztíandum^ 
el úruá^endvm^ e$ Hrtia^ die re* 
surpt^ • • , i. 

aoM TntK. > aceeiw^^' ^d eum 
matfr filhrMm ZfkniA^ 9^ - filik 
suis , adorans et fetens aliquid 

21 Qyi ¿Uxit ei : Quid vis I 
jfif'Uü r Dk =tít ^HÓáoñM hi JiUú 
filii mei^ tfniíjr (fd ílé:ktdram tuam^' 
et unus ad ' sinistrítin in r^gno 
fuo, 

a 2 Resfandens autem Je sus ^ di-- 
90if : NescíPis quid petatisé Batestis 
tabeare cafítern > *qUém egp büntunfi 
sumlJÍicuni.ei;lP(^sumuf* 

jnas' su Tlda no correspondt á lo <^ 
cre^n ; y la mayor parte sfgue á Dios 
solamente cpq ios Labios, siendo sus 
pbr^ muy contrarias á la santidad de 
fO profesión. 

X M5. En foriiat. 

«A 'Ptktos y sus Mfntstrol ^ i^ue 
^fktk, Iftbmanos y Centiles. 
^,3 ', Estos. dos y¡Xp% eran SantlagjDi'y 

San Juan« y la madre .ise Uanúba 
Salomé., 

4 fiX SeQor hacf ver á sus discípu- 
los y que el pen^fuíemo todo terreno, 
oue tepU , era indigno de su reyoo ;* t 
¡g^e no tahUn lo que se. peáUtru Voéo- 
trds mé habláis , les dixo , de dignida- 
des y coronas ; y yo al contrario .os 
hablo deouxrbates y de.sdfVtmieaCoa» 
No es aqui el lugar , ni . el tiempo de 
reoompeosas , sino. á% peligro^, de guer- 
ra 9 y de muerte. Y así vef^derameno; 



5^ \%:7i?, ti¿p 

i 17 Y rabien do' Jeatis á Jeru- 
^lém y tomó aparte ^ á loa doce 
discípulos , y le3 dixo: 
. 18. Ved que subimos í Jeru- 
^^m,, y. el Jbijo .deliioi^bre será 
entregado á los Principes de los 
Sii¥:erdotes , y á lo$ Escifiiba s , y 
le coodenatán.i mu^t^^ 

19 T le entregarán á 1q$ 
Qeatíles ^ para que le escarnez* 
c?^|i , y azotan 9 y i^ru^iñqu^n^ 
m^ Hl t<5rcftrvt 4í^ resucitar á. 
;. 20 „ .£atói)í^efse a^ercp á el la 
madre de los hijos del, Ze|^¿o f 
con sus hijos , adorándole , y pi- 
di^ttdple, algimua cpsa» 

21 Él le dixo: ¿Qué quieres? 
BUa letdixof; Di que estoai nús 
dósl'ltíjóíí #e aiémen en tu r'eyhó, 
el ufio á tu deredlia , y el otro i 
tu izquierda. 

22 Y respondiendo Jesu^ di- 
xo : No sabéis lo que pedis ^« 
jPodels beber el cáliz y que yo he 
^e beber *? Píq^í; ^odeáios *. 

üó xábisn W ifu$ sé féáUm ; porque no 
reconéciao , que el • rc^oo de Je^uH 
Cliristo era todo espiritual, y todo de- 
ferente de Ib»' de ia tierra : of que él 
camfno para llegar i tus primeros 
puestos , é#a diverso del que ellos se ft- 
■gurabao.' «; CáysdsT. ' 
' $ ^.El teato Gviego afiade aqui y el 
Versículo ^guienté : k«i to tckrKrivfm^ 

y ler bautizados con el bautismo con que 
yo sof bautizado t^^ cáüz y el bautis- 
mo, de que aqui habla ei Señor, son 
dos eicpr^siod^ metapiíóricas , que ex- 
plicáis los ^ufcimíentos de $u Pailón y 
Muerte* 

6 Ellos sin detenerse respondieron, 
que podían; d porque no cpteodiéroh 
de que c^liz hablaba el Señóf , ó si lo 
(entendieron, porque esto les sert^iria 
de .m<r^9 fiígra conseguir los asientos 



a Maro. X. 32. Luc xviii. 3'. b, . M^fi* ¥s2^S' a 

Tom. L 



.1» 



130 SAN 

93 Ait ülis : Calkem quidcm 
tncat» bibetis : stdere aüUiH ad 
dexteram tneam vil sinistram^ 
non est miúm daré vobis , sed 
qüibus farapum e$t á Patré' 
nuo. - 

24 «I «> Mádkntes décem^ fe-' 
dignaú suñt de -dtíébus /rotrf^ 
bus. ' / 

2$ Jesús ^ aútefh éaeaiik eoi 
0d se y et ait : Scitis quiá fHn^ 
cifei ¿enrium d&inihMntW kéríM^ 
et qui mdjóf^s 'sunf y fdtestátem 
'exereent hn'^sí' .'' '" •• ' 

26 Non ita tAi hüter vos: 



<^t preltftdiaiu Péito Xlél/iiflsiDé mtóíá 
que áptc»j b<it>iao pcdjdo. ii«(;V(9Bemfy 
'así ahor^ prometen sin reflexión , y sin 
«aber lo qtje^serprotneten^ j estbs mi^tmjft 
son , los que poco antear manifretirpii 
tamo temor ^ quaodo el Señor t^ deb- 
ela rd , Que Iba á Jerusalém á padecer. 

f y bsl tct cumpiM, pérqile HerodM 
Atzo /mUat la vjd9 ^ ¿í^.9t4^£o t.^ ,^a 
Juau fue awtado.porios.Judíos, juo* 

'taíttétit^ coa* loa 'tttmw ApdstdJélí^V 
IX>mÍciano le hizo echar eu Roma en 

•^n»i|rattde tina ii^ra^^tA b^rv^^^q, 

-y. úJttntaiiieiitefué desterrado i 4a isla 

-4e Pathmos.. 

a £• el. texto Gr^o falta, á vqiot 
éroT, Ea estas palabra^ legada á, eoteor 

-de» el.^tí)«r>^qMI ($1 ve^(9^ «Ui^ cp^o^e^ 
raban solamente (Oino^ bon4>r.fj,,y co^ 

Im» í»rirnftt»;8ityp seg»n,iar^ariie ^ la 

««an^rc v *?* pareuteeop.iao podi^Q teu^ 
alguu dececho en )k distribución de 

'aquellos puestoá honoríficos , ta íes co- 
mo ellos se los figuraban : y tjue aáí 

*Do le tocaba á é^^&ile contempiabao 
de esta suerte. Quandó dice, ^ue' ^1 

"dar aquellas sillas pcrieaeCe á tu Pa-^ 
ért , no pretende pírf í^to' "separarse d« 
él eoiquantu á su Divinidad , como M 

'Juijtamcntc no tuvfpsert el mismo ^0— 

dcr ; sitio que quería hacer compre'* 
hender á sus Apostóles, que iío pene*^ 
■ecla á este hombre , que ellos veiafl 
y miraban coinó parieiuct rfoyo , 'dis** 



^3 Dixole» : En terciad be- 
be^ei6* tfii cálin ' ; mas el estar 
sentados á mi derecha 6á mi iz« 
qtiierda , no me pertenece á mf 
darlo á* Vosotros ^, siiíó á I06 que 
estáprepafUdo por mi 9ad]^ 
- ^4 •'Y'<]iiaiiícioto¿diaK, oyeron 
esto , se indignaron contra ios 
dos hermáilos '. 

3$ Mas^ Jesús los llamó á sí^ 
y- Aixo ¿« Sabei» qite- los P^clpes 
de las gentes avasallan á sus pne* 
bles ^|í' y que'ios 'que* son mayo- 
res ^'\ ttttcta potestad sobre 
¿Moa *. ' . 

26 No será asi entre voso* 



.«> 



txlbulr á loB.^si«s los ilfatersof. fr^dM 
d£ ^lori^ ,y , áe recompensa » sino i 
Dios, que de" toda* eternidad le hahtá 
'pfedeUi'fíMo cémo hombft^fapM éit tít* 
jo de I/iof , como dice S. Pablo Hoff^uik 
i«.4. y que taoibjeo como ^ftade el 
mi5mo. !bid. vnr. 29. 30. ha pred*«ti- 
fiaMo ^ Ilaaaiio , justificado y glArilictr 
(í^;¿;^^^U9»,^úe.él ha óooucido ea 
su presciencia, y d^iinatio para l)we seaá 
conformer'éóft Já Unágeñ ^ su ^*jo^t er^ 
tableciendo en ju Iglesia primeramentt 

.g De. lodos estos lugares se.vjk quáh 
imperfectos eran todavía los Apóstoles, 
y que. mudanza hizo eu ellos tan grao- 
de la efusión del Espíritu',. qpe/e<;ibí^ 
ron después. ..... , .. , - . - ' 

f 1 4 (fO;i^9;.q«^eo dice : XftOí<{Princ|pe» 
infeeWs miráiig cou..orguílo Jl (o; f^i^C" 

^^rHue^^«i5^f^táh .,^W'^^^> y '^* 
¿qt: p rij a ncon^ dureza y con faiísto ;- do 
r^gfitráVido jEtí su cbndacr¿ sino el phiF- 
cer de la dominación. £1 texto- Griegd: 
¿¿tf «*::• p.ÉM"-=t» ', qué Significar usar ty- 
t^nififímfnte del, dorfiíÁio y det P^A^fi 
. 5 t A ia palabra ináyorés c0rr'es|^opdé 
ei> el texto Griego m-: i\'», s/andeiij 
eo el vermículo si,7uieme á mayor^ /UiVft^^ 
grande. TÁ sentUo és el nsismow' • 

6 W Griego : x.TnfyugixCtiííin qw6 
slgnfíica ekerter el imferiú oftimiendé 
á fOT subditas. 



a- Mérc*Ji.4l, h'^^4jik/'itktí\%s\ 



,i\ 



«^ .Hí 



> « 



.'A 



sed quieufnque voluerit inter vas tros : mas entre vosotros todo el 



fnajor fieri ^ sit vtsiei^-^ ininiHttr¿ 
'«7 Et qm wdtserii ínter voi 



s 'tste\ tm vestir servus. 



frtmu 



a% ^¡¡feút *^^ FUius íwmints'^wm^ 
«ente ndnistrariY^ mmstrmt^ 
f» da/te ^ ánm/sn^síkam^ rtden»29kh< 
netn fr^ midtis:^ 
; 39 & >> egredientíbM ülis ab 
JerichOy seepLta^ $st eum tiirhft mtdta, 

30 E$ ecce dúo caci Hdtn*^ 
tes secus viam ^ audierunt quia 
Jesús transiret: et clcmfverunt^ 
IMeentes : Dmiáke miserere nostri^ 
David, 



3 X Tufia auum. ' inerepabat 
tos ut tacerenti As üli Mgfjic/^ 
-nuAonti^ dkentes'i Donánt' mué- 
rete nostri^ FUi David, 

33 Et stetH Jesús , et vocavH 
eos , et mt i Quid vúltis ut fa- 

33 Dicunt illi : Domine^ ut 
aperiantur oculi nostrí . 

34 Misertus autem eorum Je-. 
sus j tetigit oculos eorutn^ Et am- 
festim viderunt » et secuti sunt 
.eunt» ' 



que ^oielu ¿er mayor , sea vue»* 
tro criado ': 

37 Y el ijtít (entre 'trosotros 
quiera ser primero ^ sea vuestra 

• >a8 Asi como el Hijo del hon^ 
^bre no vino para ser servido, si- 
no > para servir, j paratdar su vi- 
da ea redención por muchos^. . 

39 Y saliendo ellos de Je^ 
richd , «le siguió . mucha gente, 

30 Y he aquí dos ciegos sen- 
tados junto al camino , oyeron 
que Jesús pasaba, y comenzaron 
•¿ gritar diciendo : *Señor , Hijo 
de David , ten misericordia de 
jiosotros. 

, .« 31^ >' Y la gente los reñia para 
que callasen. Peto «^llos alzaban 
mas el grito, didelfo i Señor, 
hijo de David , ten misericorcyfa 
de nosotros. . 

33 Y Jesús se paró , y los 
Jlamó., y dixo : ¿Qué queréis que 
os iagei • ' 

' 3-3 Sofior y le Tes|>ondiércin: 
que sean abiertos nuestros ojos«^ 

34 • Y Jesús compadecido de 
ellos , les tocó los ojos. Y vieron 
en el mismo instante, y le si^ 
guicron ^« 



s So vi r^jDo serÉQ tenidos por 38. Mathko habla «/)ui 4e <|ot citr 
agrandes, lof que fuéroa pequeik>s eo gos. S. Lücab y S. Mabcos no bablao 
sus ojos ; y el camino para lleear á ser ^ioo de uno. S. Matheo 7 SAti marcos 



los primeros, es ponerse en el lugar de 
los últimos y de los siervos- 

3 El Griego : Avr^st hri -tíoAAmIí; 

precio ds retente por muchos. Esto es, 
par t^iof, Matth. xxvi. 28. Román, 
V. 15. 14;- 



cueucan que sucedió esto después de 
haber salido el Seftor de Jerichó: y S 
Lucas habla de él , como sucedido áo* 
t^ de entrar en U ciudad. Y asi sou dos 
caso^ y milagros diferentes^ San ée>- 

«USTIN. 



a. Philitt' u.y. .h At^r.fs,^^ 46. Lúe. aviii* ^ 



Ir 



13* 



. ..CAPITULO XXL 






/. 4 



. *..\\ 



Entra Jes^$ en triunfo en Jerüsalém. Echa del temfh á ¡os que .«iM- 
han en- él vendiendo , y cura dli cojos y ciegAt. Jiesforuk á k>s Prínr 
cipes de los Sacerdotes y JXoctores de la Ley , que se indignaron de 
oir las )acUfmacif>neí que k dolían untj: timos. & secaíuna iSguerOif á 
la. qual el Señor echó su mai^ioMi. Loe sünm Saoer^tes.y USetiado 
de Jerusaléetfk fiden cuenta desus^obr^fiyifoderconápH h^hácia^ 
y el Señor por medio de una parábola les muestra su. rebekUa 4 Dios 
con color de, santidad^ y:con>otra satisface ásu pregunta ^ dándoles á 
^ entender h que hohianM e*eGUtar.con él ^ y el castigo que sobre 

ellos vendría^ . ...:.; 



» I 



I JCát'^ cúm approptnquae' 
sent Jerosolymis y et venissent 
Bethphage ad niontem Oliveti: 
,$unc Jesús misit dúos éRscipulos^ 
i 3 Dicens eis : Ite t« castd- 
lum ^ quod contra vos est , ^ 
jtatim invenigtis asinam . aUigá^ 
tam , et pullum cum ea : solvite, 
et adducite mihi; 

3 £t si., quis vobis aliquid 
dixerit , dkite quia Domims his 
:Opup híÁet : :et jtonfesthi: dimtut 
eost» I . •• 

. . 4 Húc autem toturA fatífum 
Ast , ut aiimpkretur quod dktuim 
est per Prophetam dkentem: 

5 Ukite b filiít Sion i ecce 
Rex tuus venit tibi tnansuetusj se- 
dens supet asinafH\ et püllum fi- 

1 E^a era utra aldea ó pueblb , que 
pertenecía á los Sacerdotes , situado al 
pie del monte de) Olivar. 

2 No les mandd decir nuertro Mae^^ 
•tro j 6 ytsusy stoo at>5olutameine y coo 
«I articulo o "/.í'vt^^ « el que soh y por 

excelencia es el Señor : el que ' tiene el 
dominio de lodat las criatura f, 

3 Frofheta en lugar Ú6 Propñetar. 



I X • qüando sef acercaron á 

Jerusalémy y llegároa á Beihpha- 
ge ^ al monte del Olivar : envió 
entonces» Jesusa dos discipulos, 

.2 . Dkiéndülesr. Id á esa al- 
dea que está -enfrente de voso- 
tros , y luego hallareis una asna 
atada, y un pollino con ella: des- 
atadla , y traédmelos: 

3 y si alguno os dixere al- 
guna cosa , respondedk que ei 
'Se&or. ^ los ha menester : y lúe* 
go los dexará. . < 

4 Y esto todo fué hecho, pa- 
ra que se cumpliese lo que iuibia 
dicho el Propheta ^, que dice 

^ Decid á la hija de Sion t: 
He aquí tu Rey viene manso pa- 
ra ti ^ , sentado sobré titík a^a. 
. . • • . ' "i , ' 

4 Anuncfad & Jerüsalém ' hija de 
Sidn , nombrada así por el monte cíe 
este nombre , la feliz é importante 
nueva , que le traygo. 

5 Los Hebreos leen aquí i^^j^^ai, 
vulgarmente ^3y hani ^ pohrt ^ y te/on^ 
to con 1 *)^y hanilu , manto : lo que subs- 
tandalínente no te dlftrenda'^ porque 



Afjrr. XI. r. Lhc» xix. 29. b Uah ixix. XI. Zaefur* »• 9. yoamh XXI» tS* 



lium stíbjugalis. 

6 Euntcs autem disdfuli fe 
cerant sicuP fr^cefit iliis Jesús. 



7. .Et adduxerunt asinam f et 
fidlum : et impasuertunt sufper eos 
v$stímentú^> sua > eí mm aesufer 
sedcre fecerunt, 

8 Plurhna autem turba strch 
verunt vestimenta sua in via: 
alii autem ccedebant ramos de 
arborSn^ ,. et sternebant in vio: 

9 Turbia autetn ^ qua frcíce- 
debant , et qiue sequebantur , da* 
tnabant ^ dicentes ^ : Hosanna /i* 

la pobreza iprioclpalmente de espíritu, 
va siempre acompañada de mause- 
flonbre* 
X £1 Griego : nal t««ac¿d-i9^«jr, y te 

% Sobre las ropas 6 vestidos , que 
habían puesto* £sto era sefial de hon- 
ra » Y de reoonocimleato de un nuevo 
Rjcy. IV, Reg. ix. 1 3. Otros entienden 
sobre el asna , y sobre el pollino \ no 
al mismo tiempo, porque ni esto era 
posible ni decente , siuo sobre uno de 
ellos , y mas bien sobre el pollino , co- 
no lo creyd S. GaaoMTMO \ y como 
parece inferirse de los otros Evange- 
listas , que solo liablan del pollino , y 
Zi^CHAR. IX. 4* Asi se dice Genes, viii* 
4, que el arca reposó sobre los montes de 
Ararat , esto es , sobre uno de los mon- 
tes : y en los Jueces xir. 7. Que Jepthé 
fué enterrado en las ciudades de Gataad^ 
quiere decir , en una de las ciudades. 
En la Vulgata , y aun mas expresa- 
mente en el Griego , kirÁr^ eilriu 
eeére e//o/, quiere decir: sobre los dos. 
La asna , que habla estado ya baxo del 
vugo , figuraba la Syoagoga de los Ju- 
mos , los que ya de largo tiempo vi- 
vían t>axo del penoso yugo de la Ley; 
y el pollino representaba al pueblo de 
loi Gentiles , que babia vivido hasu 
entonces sin yugo. Bl Selk>r se seotd 



C AtÍTV LO XXI, 133 

y un pollino hijo de la que está 
baxo de yugo.. 

6 Y fueron los discípulos , é 
hicieron como les habia mandado 
Jesús. 

7 Y traxcron la asna , y el 
pollino : y pusieron sobre ellos 
sus vestidos , y le hicieron sen- 



tar ' encima *. 

B Y una grande multitud de 
pueblo tendió también sus ropas 
por el camino : y otros cortaban 
ramos de los árboles ^ y los ten- 
dían por el camino '. 

9 Y las gentes que iban de* 
lante, y las que iban detras, gri< 
taban , diciendo ^ : Hosanna al 

sobre los dos , para, significar , que los 
que se le :habiáo de sujetar como á 
Divino Legislador de la nueva alianza, 
serian tomadas de entre los Judíos , y - 
de entre los Gentiles , y que los con- 
duciría i todos ¿ la Ciudad Santa y 
pacítica , figurada por Jerusalém , He* 
nándolos de su dulzura , y eoseQáodo- 
lés la verdad de sus caminds. S. Gm* 

AONYMO. S. AoUSTZir. 

3 Los Judíos en la fiesta de las 
tiendas acostumbraban llevar en las 
manos ramos verdes , y priucipalmen* 
te palmas , y olivas , 6cc. La palma 
era emblema de la victoria , y el otiv 
dé la paz ; gritando al mismo tiem^» 
po Hosanna. Esto mismo hicieron en- 
tonces adamando k Jesu-Christo , por 
un movimiento interior de veneración 
y de respeto , que Dios excitd en el co- 
razón de estos pueblos. 

.4 Hosanna,por ,i9n>w^n Hosehigns 

uah , quiere deci'' , Salvad, yt os ruegen 
asi la versión de los lxx. cxvii, Ps. 25. 

e-¿í<r99 ^^11 Hosanna al Hijo de J>avid^ 

quiere dedr: O Dios, salvad á este 
Jesús , que es el Hijo de David , ó el 
Messias. Vos , Sefior , que residís eo las 
alturas , haced prosperar d vuestro 
Christo, á vuestro Rey. Bendito sea 
aquel que viene en el nombre del Sefior 
iQué gritos tttt diferentes son estos! 



a Fsslm cxvu. a^* Mérp. xx. 9. Luc* xis. 38. 



13 



134 SAN M 

lio David : benedictus y qui vcnft 
in nomine Domini ; Hosanna in 
altissimis. 

I o Et cám intrasset Jerosoly- 
mam y commota est universa civi*[ 
tas y diceny, Quis est bicl 

II Populi autem dicebant: 
Hic est Jesús propheta á Na%a^ 
reth Galilcece. 

12 Et intravit Jesús in tem- 
flum Dei y et & ejiciebat omnes 
vendentes y et ementes in templOy 
et mensas numulariorum , et c<h- 
thedras vendentium columbas ev^^ 
tit . 

13 Ei dicit eis : Scriftum est ^: 
Domus mea domus oratkmis «hk 
cabitur : vos autem fecistis ülam 
sfeluncam latronum. 

14 Et accesserunt ad- eum cc^ 
€% y et claudi m tewfio: et so- 
navit eos. 



AT Úi O» 

Hijo de David : bendito , el que 
vieae en el nombre del Señor: 
Hoaaona en las alturas. 

10 Y quando entró en Jem- 
salém , se conmovió toda la ciu* 
dad y dicieiuio: ¿Quién es éste? 

11 ¥ los puebios dedaa: £^ 
te es Jesús el Püopiíeta de Naza« 
reth de Galilea» 

I a Y entró Jesús en el tem- 
plo de Dios y y echaba fuera to* 
dos los que véndian y compraban 
tsk el templo y y trastornó hrs me* 
sas de los banqueros y y las sillas 
de los que vendían paldmas '» 

1 5 Y les dice : Escrito está: 
Mi casa^ casa de oración será lia* 
mada : mas vosotros la habéis he* 
cho cueva de ladrones K 

14 Y vinieron á él ciegos, 
y CQJos en el templo : y loa 
sanó» 



Bendito sea el que víeoe en el Jiqm-' 
bre det Sefiur ^ ¡y quítale , qüitále, 
crucifícale! exclama Sak Blrnüb do. 
¡Qué cosas tan contrarias f reconocer 
d Jesu-Chrlsto por Rey de Israel , y 
decir después : Nosotros no teneñiot 
0tro Rey, que al César. ¡Qué diferen- 
tes son p&tos ramos y palmas verdea», 
que llevan ahora en las manos , de las 
espinas con que pocos días después, le. 
coronaron , y. de la cruz en que le cla- 
varon! ¡Que oposición tan grande n en- 
tre despojarse ahora de sus propios 
vestidos , para tenderlos por donde pa- 
saba el Sefidr , y desnudarle después 
de los su^os de la manera mas Igno- 
miniosa ! Tai es el caudal , que se pue-* 
de hacer de la estimación de los hom- 
bres, y de todos los vanos aplausos 
4e este siglo. . 

1 Para las ofrendas de la gente po- 
bre. Levit, V. 7. II. Lúe. 11. 24. 

2 Sak Geronymo dice, que los Sa- 
cerdotes* haciendo UD trafico iudignode 
Al miuisterio , veodiaa al pueblo lo 



mismo que éste les daba , déspuef ée 
haberlo comprado para ofrecerlo al Se- 
fior. otros Intérpretes han creído , que 
solamente alquilaban el itrio del tem* 
plo^ y que este comefclo, aunque de' 
cosas que habían de servir para los 
sacrificios f y para ser ofrecidas al Se- 
fior y no se hacia sin Injusticia , sla 
mentiras y sin fraudes. Y que por esto 
era indigno de la santidad de su mi- 
nisterio , por la avaricia , mala fé, con- 
fusión , y alboroto , que habla eo el lu- 
gar destinado únicamente para honrar 
al Señor. Este suceso no se debe mirar, 
como una cosa ordinaria , sino como 
un efecto de la omnipotencia de aquel 
Sefior , que quiso obrar eot<$oces no co- 
mo hombre , sino como Dios. Un ímmh* 
bre solo, armado de un azoie, arroja 
del templo una multitud tao gran- 
de de personas: echa por tieira las 
mesas , los bancos , el dinero , y nadie 
se le opone. No hay quien abra su 
boca para rej>licarle una sola palabnu 

S. Gft.R0MIM0. 



a SFoann. 11. 14. b Uai. LVi. 7. 7fr«m. vii, IX. IMC, axi. 4C. 



C A P f T tr* 

* 15 'Pi3snfáíf attíem principes 
sacerdotum , e$ Scribie mirabiñay 
qua fecit ; €t fueros dainantes 
tn templú y . et dicentes i Hosati* 
na Filio David ;. indignati 

.16 Et dixeruiat et r Audit. 
^úid isti dicwit ? Jcfus autem di" 
xit iis '. Uüqui. Nwnquam kgp- 
stis * : Q^ia c% ore iufantium^ 
tt lactentmm ferfecistiíaudem? 

17 Bt reUotís Ulisy abiit fo- 
ros extra cioitatem in Bethaniam: 
Ubique man^: 

18 Mané aatem revertens in 
civitatem , esuríH. 

19 £( ^ videns fici arborem 
^Mom seeús viam y 'verdt ad eam: 
€t nihU invenit in ea nisi fotia tan^ 
tám y et (út illi : Nümquam ex u 
fructus nascatttr in sempitemum. 
Et arefaeta est eantinito fctdnea. 

'- -ao C^ c videntes • disápuU , 
ftoir/Hf swñt y' áwentes z Quomodo 
continuo útm^ 

21 Responden^ 4mten^ Jesús, 
ait eh i 'Amen dko vobisy sfho' 
huerítis fidem , et non hmsttofoe^ 
ritis f non solám de ficulnea fa- 
ciiHs y sed ^1' si monti huk ü-^ 



LD XXT. 133; 

15 Y quitido los Prírtcipeí 
de los Sacerdotes , y los Escri- 
bas vieron ia$ niaravillas que ha- 
bla hecho , y los muchachos en el 
templo gritando , y diciendo: Ha» 
sanna al Hijo de David : se ior 
dignaron, 

16 Y. le dixéron : ¿Oyes lo 
que dicen estos? Y Jesús les dixo: 
SL Nunca leísteis , que de la bo- 
ca de i<)S niños, y de los que ma- 
man ' sacaste perfecta alabanza? 

17 Y dexándolos, se fué fue- 
ra de la ciudad á Bethanla -y y se 
estuvo allí ^. 

18 Y por la mañana, quando 
volvia i la ciudad, tuvo hambre. 

rp Y viendo un árbol de hi- 
guera junto al camino , se acerca 
4 ella : y no hallando en ella sino 
hojas solamente, le dixo : Nunca 
jamás nazca fruto de ti '. Y se 
«ec6 al punto la higuera. 

20 Y viéndolo los discípulos,' 
se miravUlárbn, y decian : f^ 
mo stteQÓ al instante? 

21 Y respondiendo Jesús, les 
dixo: En ventad os digo, que si 
tuviereis fé , y no dudareis , no 
lain solamente haréis esto de la 
higuera ^, mas aun si dixéreis i 



I, jesu-Christo acomoda estas pala- 
bras del pj0lm. VIII. para dar á enteo- 
der á tquellol Doctoras toberMos é ia* 
crédnlos, q<i€ el teftimonto de aque- 
Uot iocoeotts que 00 sablao lo qve era 
liaoBja^ mcoUia, maUgaldad^ oi eovi- 
dla , coÍBdvnaba au maMcla é locredtH 
lldád 3 y que los que eran capaces de 
redblr'ias dlvlass eicpreaioiies del Sa-t 
^irtta Saoco, se-lbrinatian en su boca 
este perfecta y cumplida elebaiuíe» 

a AqueUa nocfaeii 



3 Este hecho de Jesu-Christo es to- 
do mysterioso , y uDa imagen del rigor 
con que tratará i. todos aquéllos, que 
se parecieren á la higuera , si no en- 
contrare frutos dignos de péntteocia, 
en quálquiimí ' tiempcr en que el Sefior 
viniere á visitarlos. S. CtfarsosrOMO.T 
figura principalmente ú la nación Ju- 
dayca , que Ite ú incurrir en la* maldi* 
don del Sefior. 

•4 El Griego » r^-rns wtfxMs \ tota» 
si dixeramos, h de te higeera» 



a PeeSm^ vm. 3. b Mere, xs» 13. c Mere iz. ao. 



u 



re , fiet. 



I ¿6 SAN 1^ AT HéOi ^ 

xeritis : Tolh , tt jacta te in ma- este monte : Quítate, f ¿Aatecn 

la mar , será hecho. 

22 Y todas las cosas que pi- 
diereis en la oración , , creyendo, 
las tendeéis.. . 

23 . T habiendo ido al tcm*. 
pío , los Príncipes de los Sacer- 
dotes y los ancianos del pueblo se 
llegaron á él -á sazoB que . estaba, 
enseñando, y le dixcron : ¿Con 
qué autoridad haces, estaa cosas? 
¿T quién te dio esta potestad '? 

^4 Respondiendo J^us Jes 
dixo : Quiero yo tambíea pre- 
guntaros una palabra:, y sí ene ia^ 
dixéreis^ yo también os diré,, con 
qué potestad hago estas cosas. 
■ 25 ¿£3 -bautismo de Jua^ de 
dónde era? ¿del -.cielo , ó .d¿ loi; 
hombres '? ¥ ellos .pensMxaúr eih. 
tre sí*j diciendo?. 

. 26 Si diKéneoMOs , del cielo, 
nos dirá? ^^utts por qué oo le 
creísteis it? c¥-AÍ .¿ixéret^os^ de 
los lK>m]>res-,. tememos hs gentds^ 
porque todos miraba^i ¿ Jusui-^cQ) 
mo üji Propfaeta. 

27 ,Y respondieron* á Jf^ttf,. 
diciendo : No sabenK>s. Y ks di- 
xo. él mismo : Pues ni yo os ^igí^ 
6«n qu¿ potestad h»gQ «st^ «p- 



22 Et^ wnnia quacumque fe- 
tkritis in watione credtntes , ac- 
cifistis. 

.23 Et Qum venisset in tem- 
flum , accesserunt ad eum dor 
centem Principes sacerdotum , et 
séniores fopuii , dicentes ^.: In 
qua potestate htec facisi Et^ 
(¡ais tibi dedit hanc fotesta- 
tem ? 

24 Respondens Jesús dixit 
eis : Intcrrfigabo vos et egp unum 
sermonem : quem si dixeritis mOúy 
et ego vobis dicam -in qUa po- 
téstate hasc fació, 

25 Baptistnus Joimnis unde 
erat í é ctelo , an e^ homhá" 
bus i At illi cogitabant ínter s^,. 
dicentes: , , 

26 Si dixerimus , é udo , di^ 
cet nobis : QuOrc erg/^ non ere- 
didistis mu Si a^ter)^,difiterin9USy 
ex ho\mnÜMS , iip^wus turbom 9: 
omnes enim habebimt Joanmw^ ^'- 
ut prophetam* i 

27. Et respondenUs Jesu, di* 
xerunt : Nescimus. Ait üHs et 
ipse :. Neo ego dico vobh in qw 



sas 



28 Quid autem vobis vide* 28 ¿Mas qué ds parece? Un 



• I No pudieodo condenar las admi- 
sables obras del Señor, le preguoua 
coo qué autoridad Us hacia. 
2 i pe Dios, ^ , de iavepcioo bu- 

«lapa? ', . ' w k; K ' • ^¿- ' 
. 3 JcntQ Griego ; 01 ^f .ÍMA»^ig«rro. 
lA- que signHica. , que .no ^solamente 
pensaba D eutre si , siuo que trataban y 
«pnsiilubao unos coi» oíros , io que po- 
drían res£oadei« 



4 Quando daba testimonio y decía- 
rali» , que yo era el Mesías. 

5 Puesto que vosotros no oa queréis 
declarar abiertamente , cdmo me pedia 
á.nil que> 3^ k> ha^ <'^o tampoco 
quiero declararos cen que. autoridad 
Bago estas cosas. Vuestra malida^hace, 
que yo no os dé mayor instrucdoB 
ore este pUoto.* - * 



a Supr, Vil. 7. 7otfiiji. xiy. 13. Márc, Jim 24* \^ Jmc. XV 2. c Sfipfw nr* 5« 



\ 



r 



C A P ÍT-ITJLIO XXI. í 37 

tuti Homo ' qmSdm habebat d^os faombre tenia: dos hijcs, y ile- 



df xil ^ Fiii , vade kodie y oferare 
in vinea mea, 

^9 lUe aultem resfondens^ ait: 
Nohi PfOSUa aia^m, ft$fduntia 

30 Accedens ast^em. 4Á'iak€f*. 
ntnt :^ dixH Miüfiífr^ ' At - Me 
Tfsfimdens^aik: Ea^ doihine > eá 
non ivit. j i 

' 3' , Q^i^ ^' iítúbus fecit foih 
ftuMM^fm -feáris^dHámt.^-: Prb 
p^$i' 'Dfcit. iWs Jejius^ Ti Ameb dh 
c^ víjUs , yqmaJíídfUcqni v «^ mc^ 
retrices fr^edent vos in rigmtm 

• 39 yenit enim^ad .vos Joaik^ 
nes in via justitite ^ ' et non /cfn 
íidytii: ti. ¿^vMv^nik'jiMemi^.et 
meretríw: erediátrunt i ei r vfu . AiP 
tem videntes fice fmniientiab^. ha** 
huisti^ postcüj ut crí^rttis ei. . 

.38 iv Alkmf»eíMam-.aitdite\^^ 
Hmoi.erat íaterJainiUés ^ ,qai 
flantavit vineam , et sefemfm^ 
ptmdedit:ei^ et jhdit in ea^tor- 
cular j ' et tsdijicavit turrim , et 
locavit eam ^«^ricoiis > et feregri 

frofectUB tsP. 

^ ,34 .Cum,^auíep^^ tempes fru-i 
Qttmm mppropifiqoasset , ^misit ser^ 
Vói Ji/oí ' ad [ üag^hoías , ut ' áccU^^ 
ferent.^fructus ejüs» 

t Esto es ^ lo» qiie<¿DMt fiíéroa Vw 
bikaiiQS, y se cbsvhiiéroii. 

ft Es le qiisiiio fue- dotes hibkt ái'^ 
cbo,Ca#. XI. /queiri. ooiniAyiil beftd?^ 
flioQ ^le ayunaba ; y que viviendo en 
ei desierto, hada umr itpera peoi*^ 
teacie. 
' 3 . Con esta swibobi les<da á eaten»^ 



gando al prin^ero y le dixo; 
Hijo.) ye boy, y trabaja en mi 
viña. 

.29 T respondiendo él, le di- 
xo.: No quiero. .Mas después se 
arrepintió, y fué. . .. 

30 T llegando al otro , le 
dbíCiikl '.mismo modo:: y respon- 
diendo él, dixo: Voy, síeñorf 
mas no fué. . 

' 31 '•.¿Quál de los* dos hiao la 
Voluntad del padnei Dicen melles: 
^..pjaMCcb«.Je$usr.ks dice: £n 
veidád IOS. digo ^> que; io&^Kublir 
canos ^, y las rameras os irán de- 
lame ai rey no de Dios. • 

- 3a Porque, vino. J«an á vc- 
sotros en camino de justicia ^^¡yt 
n'ot ie cvéistem Y •. los 1 Publicados 
y ka rameras le ^^éroni y vck 
sotros, viéndolo , m aun hicisteia 

rütenda después, para creer- 
■ « . . * . . « 

; . 3g Escuchad , otra .parábolas 
Habia un padce det&inUias^ qué^ 
plantó una viña , y la cercó de 
vallado t^^^y júa^hdalníb en: ^lla 
un lagar , y edificó una torre , y 
la dio á renta á unos labradores, 
y ise pajriio lejos. . 

- $4 ' X quaitdo se afsorcó el 
tiemporde los írutosy ttvtió sosr 
sftrVos á'jLos l^^adores, párá ^ue. 
peccibíesen. k» frútofr de ella. . > 

der, que los mftyeres pecadores re-* 
currieodo á la penitencia, etitrarfati en 
el reynd de los: Cletos , y -quédenos se* 
verian excluidos de su •iotrada con lo^ 
dé sti ciencia y josticia apareóte , si no 
se bumlliabao slewteado su exCmpLe, ' 
4 MS. J>e retira, ' ' r 



a MtLTC. XII. t. L»e. XX. 9. Jim. y:, i. tt ík y¡erimí n.-ai 



«. 



HS strvts €]US , 



aüum eecide- 



138 SAN M.ATHÍO. > 

3$ Et ágrkol^ y affrehen* 35 Mas ios labradores, edum^ 

do mano de los siervos y hirieron 
al uno 9 matáxoa al otro ^ y al 
otro le apedrearon ^. 
. 36 De nuevo envió otros 
liervos en mayor número que los 
primeros ^ y los trat&roa dd náff' 
alomado. 

. 37 Por ^iltloio les envió «a 
ioijo, dideivio: Tendrán res|pe» 
to á mi hijo. 

38 Mas los labradoreá) qitiui-* 
do vieron: Hit hijo y dixéron tntrd 
8Í^ Este es el heredeix>) venid^ 
matémosle y y tendresoos-su he^ 
rcncifu ♦ ' 

39 T travando de él, le ediá- 
ron fuora déla vifia > y k mata* 
ron. 

40 Soes quando vini^ el 
Sefior de k • vifia , jque hará é 
aquellos labradorts? 

41 EUos dixcro^: A (os ma*» 
los destruirá malamente : y ar- 
rendará) stt vifia á otros labrtdo- 
ie$y queie «pi^ueniel fruto á sú 
tiempos \ ■ ' 

4a Jesus les » di<:e : {Nunca 



runt y aUum otc^runr , alium 
vero iafidaverunt. 

3iS ítsrum misit olios servos 
fiares friorAus y ttfecerwnt ilÜi 
similiter. 

37 ' Novissimé aioem msh ád 
eos filiwn süum y dicens : Veré-* 
buntur filium meum, • 

38 . AgricoUe ~autem videntes 
filium y tuxerüMt iníra^ sie-^^t Hi€ 
est fueres y vmi$e y accidmims euifíf^ 
et hcAebifkusübaireditatim kjas. . ^ 

I 

39 Et apprehensum eum.^e<^ 
eerunt extra vineam^ et occide^ 
nmt. '• 

.40 Cúm ergé oeneríf •ddmf«¿ 
fiifi vinem-^'^uU faciet ugrkolU 
itlisi ' > 

41 Ajunt iiU : Malos malé 
ferdet : et vineam suam loeabit 
alus agricotit^y qtd reddant- ei 
frvntumUmfoiPÜnMf ju^í. • 



4» 



illis JefUfiNuv^ 



I «1 QiU%0 ÍP§é^. . . eít¿znirA9„, 

«Acd-oCoAtto-etr : el prifAeTO slgQÍAca de^ 
Mollar^ 6 quitar la piel: le que se en- 

tiende del fca«tlgp de aaoces « que usa-. 
ban. £1 segundo, de la muerte que se 
daba pat ti^illo ; y el tercero á pe-' 
dradaA..it esios ttesgéaent» de «mtí-í 
gos , y de muertes , si se juntan los de 
quemar vivo al culpado , é de ahogarle 
con un lazo » son todos los que estaba 
en práctica, y se seAalan en el Sanhedr. 
Csf. vil. halé I. 

a La, viña del Señmr de lor Sxérci^ 
tot^ dice Isaías y* f. ej ía cata de Jr^ 
taél ; y los hombres de Jndá eran Ja 
planta de tus placeres. To he esperado 



^ hideseñ aeeianes putés^ y no ka hé-* 
bido sino iniquidad en su eottdmfta^ íé 
esperaba de el/os frutos ¿e Justicia ^ f 
no oigo' sino •eiaátores^eoñtraellto^. Lé 
turre ^ cérea , eiaUadú ^ y ^do \<^ detfiai, 
que podia servir, para el adorno y se- 
guridad de ésta viña , slgoitícan la pro- 
tección , auxilios y milagros , con que 
el Sefior convidó particularmente á su 
pueblo ^ los ñamó y esperó v dándoles 
todas las cosas necesarias ^ra queprb« 
duiesen frutu; perp siempre ingratos 
y rebelits i sus>vbcci y i> las desú 
siervos los Propbetas, de un Isaías ,de 
un Jeremías , de un Bncblel , de ua 
ZacbarlaSt y de otros muchos que letf 
envió eá diversoe tiempos x á unos de 



a infr. XXVI. 3. et xxvu. a. ^om. wl^'$%» 



C . A F i T » 

fuuh UgiMtk In Scrifturii > : üUi- 
fidem y quem refrwamtunt ^di^i 
fieanUs , hic faepus est in ca^ 
pía angulii A Donmio. factuim^ 
cst istud y e$ €st mratnU inocu- 
tis ' nostris i ' . ■ 

43 Ideo dkavatís ymádau^ 
feretur á vMs regnum Vei , et 
dMtur g€nH fiKknti fructuf 
ejus. 

44 Et qui pedderit sufer Ich 
fid€m istum y ^tmfringetur : m--' 
¡¡er quem vero ceciderit ¡ ctrntc'- 
ret eum^ 



leísteis en tas Escriniras^: La pie- 
dra que desecharon los que edi- 
ficaban y esta fué puesta por ca- 
beza de esquina? Por el Señor 
fué «sto hecho y y es cosa mara- 
villosa en nuestros ojos ': 

43 Pbr tanto os digo y que 
quitado os será el reyno de Dios, 
y será dado á un pueblo que ha* 
ga ios frutos de él ^. 

44 T el que cayere sobre es- 
ta piedra , seri queheantado : y 
sobre quien cU* cayere , lo des- 
menuzará '.= 



estos quitaron la' vida ; i otros maltra- 
tároD ^ á otros apedrearon ;'3r 4i díd- 
guoo creyeron. Después de tantos ul- 
trages bechp¡s ^ ^s ¿ersooas d^ los Pro*; 
phetáls ius sfervos , do se Vieron jamas 
bfiUlar 001) táóco rtfplandor las- W^iir- '■' 
xas de ¡a ' bondad ^ de la packntíav del 
largo sufrimiento , Román* 11. 4. del Dios 
de Isrtel , como, quando les eovid por 
último á su propio Itíjo^ aquel HIjD 
lAnlco , engendrado de su suostancia, 
y vestido de nuestra naturaleza , para 
empeñarlos mas Aiertemeote fue ntin*- 
ca-y á que se recooAdeseio y volviesen 
sobre si; Pero llenando la mednia dei 
stis^ Pad/es^ lé- quitaron la ^idá,'^ru^^ 
cificiodole con la mayor igtnminía y 
crueldad. 

X Está piedra angular 6 fundamental 
er yeeurfhri'jto , 1. Petr. 11. 7. á quien 
los Sacerdotes, )<>s «p^ari^s y los Do<(*: 
toQE^ de la. antigua My desecharon, en 
el raincjó de la Synagoga ; y de la ea- 
sa del' ieAor , dé que .eUos eran loé 
priüdpales r^rfuifectOT ^ pero . ^^ Dior 
no obstante eligió y fuso con honor , ha^ 
tiéiídoia totocado en i$ián como la piedra ' 
fundamental, y como la piedra princi^ 
pmi del ángulo' y la piedra elegida y pre^ - 
eiaea* Isax. xviii* 16. y i. Corinth iri. 
Tt. La malkia deles jodios solo sirvid 
]Hini faBotr brlltbr mas la omnipoten*-. 
cia de la caridad y de la sabMuria át¡ 
IMos , qi» pdr su infinita misericordia 
sopo sacar uo taQ grande bien de un 
mal tan crecido. 



.9 A las liciones , en quienes la in* 
íklelldad de lo^ Judíos bizo que se 
cumpliese el efecto de las antiguas 
.promesacy.qu^ -lyaél b^b&a recibido^ 
y' q'uc produxeseo frutos de caridad, de 
al^gHa , de pat , depatieneia, de begiM» 
^Uid , de bondad,^ de fé^ de daltMra y 
de templanza, Ad Calat. v. 22. Tales 
tan sido en todo tiempo los A-utos de 
la Z^ del Señor , y dek Reyno de Dios^ 
ó de su gracia. Debemos detenernos 
aquí , para refiexlonar no de paso , si- 
no con la mayor atención ; Jacob, i. 
a3¿)24^ ^^.'y 4e uo?' maneja que pue- 
da ser OtÜ para nuestra, salud , quál^ 
es )a '<it¿pos1cIoa de nuestro corazón/ 
reconociendo en esta Jmágen de los 
Judíos la de nuestra óorrupcion y ce- 
guedad , no por lo que mira á la per~ 
sona de Jesu-<:brhto , sino ú las ver- 
dades de su Evangelio , que fUéron 
también el priocipal motivo del escán- 
dalo de ios Judíos. 

3 Se hace aq^í alusión á dos ma* 
ñeras que usaban para apedrear á al<«'v 
guno. Sobre lo qual puede verse el 
Saúhedr, Cap, vr. hal, 4. Jpsu-Chrfsto 
quiso explicar dos géneros de castigos, 
el uno menor, y et otro mayor, por 
eiras dos diferentes expresiones : de la 
eáida ■ de los yudéor sobré la piedra , y 
de la 'caidá dé le piedra sobre los Jw 
dios» Aquellos calan sobre la piedra, 
que viviendo aun Jesu-Christo y con- 
versando en medio de los hombres , se 
escandalizaban de su pobreza, de su 



JPialm, czvu. 22. Mior. iv. iz. Romanóte ix. 33. i. Petr, 11. 7. 



140 ^SAN M 

. 45 Et cum audissent Prin-^ 
cifes sacerdotum , et Phari$efi pa^ 
robólas ejus , cognoverunt quod 
de ifsis diceret. 

46 Et qu^entes eum t^nere^ 
tímuerunt turbase qmniaín sicut 
fr9fhe$am ewm hubebant.. 



A T k i O. 

.4; Y quaado loa Priácipes. 
de ios Sacerdotes , y los Ptuiri-. 
seos oyeron sos parábolas , ea- 
teadiéroa que de ellos hablaba. 

46 T queriéodok echar ma-. 
no j temicroa al pueblo : porque* 
le. mirábau como un Propbeta» 



alia ti miento exterior , y de su doctrina; 
estrellándose delapte de Píos por su 
orgullo y |>or su envidia; Pero lapie^' 
ira al contrario , caia lokre aqaeitor, 
que después de la mueite del Salvador, 
y de su Ascco^ion. a loi cielos , obsti- . 
nada meóte se opoáian 1 la verdad de 
su doctrina y á la virtud'cle su resur- 
reccioo : y estos se vieroo como reven- 



tados, dlgdmoslo así, 6 reducidos i 
poivo , baxo del peso del mayor rigor 
de su justicia. Lo que- principalmente 
sé ctjmplfd eo et tiempo de la ruina de 
J«r4isalém, desde la qua) quedaron en- 
vueltos en este cautiverio y horrible mi- 
serla en que siempre han vivido y vivi* 
rán basta el fin del mundo. 



CAPITULO XXIL 

Propone el Señor á los Judíos otr^ pcfirábola. Buscan achaques para 

cüknmfáarle j y le freguiHan. 9obr€ el tributo y qm se debia pagar al 

Cesar. Prusba á los Saducéos- eon testim&nios de la Escritura la re-- 

surrección de los muertos: Por la misma Escritura conven^ 

á los Phariséos de la Divinidad del Mesías* 



I JOjt respondens Jesús ^ di^ 
xtt iterum in parabolis ei's , dt-^ 
cens ; 

. 2 Smile e factum est regnum 
ctelorum homini regi y qui fecit 
nuptias fUio sao. 

3 Et misit servos suos voca-.^ 
re invitatos ad nuptias , et no- 
lebant venire. ' 

4 Iterum misit . olios ser- 

1 Este es el Padre Eterno. 

2 Jesu-Cbristo, Las bodas son, 00 . 
solamente el banquete celestial , en 
que todos sus amigos serán embriaga- , 
dos Psalm. xxxv. 9. de la abundancia, 
de lot bienet inefables de lu cata , y en 
donde los hará beber en el túrrente de 
sus delicia/ , sino también todas las gra- 



' I JL respondiendo Jesús, 
1^ volvió á hablar otra vez ea 
parábolas ^ diciendo: 
. 2 Semejante es el rejno de 
los cielos á cierto rey ' , que hi* 
zo bodas á su hijo ^, 
V. 3 T envió sus siervos á lla- 
mar á ios convidados ' á ks bo* 
das , mas no quisieron ir. 
4 Envió de nuevo otros sier- 

cías « todos los Sacramentos « todos lot 
dones de la Ley nueva i y sobre todo. 
el augusto don de su Sacratísimo Cuer^. 
po y Sangre , y la palabra y la volun- 
tad de Dios. 

3 Loa primeros convidados fueron 
los Judíos , llamados por la voa de los 
Prepbetas. 



a Zoic. iiv. 16. jlpocaiyp, zu. 9. 



• ' * » 



C A PÍTU. 
90S9'ái^en$ : Dieite itrntath-Jí 

ri mei y et altilia occisa, sunt^ 
€^ ooMiía farota : vtmU ad tiu- 
ftias. 

. $ 1 im aufevt ^ugkxerunP: tí 

MeruíHy alius in vitiam suam^ a- 

iim vtró^negotiqtiímem.suami.. 

ó ReUqui. verá tenutrunt ser- 

vos ejus y et contumeliis affectos 
occiderunt. 

7 lUx av$em cum audisset^ 
iratuj tst : et. missis exercitibm 
jMÍf »; ferdidit homicidas ühs^ et 
civitatern iHorum succendit^ , • 

8 TuM ait servís suis : Nu^ 
ftHs quid^fn farota sunt » sed 

3ui invitati erant ^ non fuerunt 
igni, 

9 Ite er^o ad exitus viarum^ 
et' quOscUmque iiiveneritis y voca- 
te ad nuplúii. 

I o Ét egressi serví ejus ín 
vtaSy congregaverunt omnesy quos 



U - 



.ti I- 



K I Bs|os mgwios eierVos ao» figi]> 
•nn los jálttfitps Pi^oplietffs que envió ^ 
Ctfior, y 8efi«l«dameBte á S. |iian £aa<* 
lista. S. CfiRvsostVMO. Figura tam- 
bién '4 los Apóstoles, y otros varones 
Aposttilicos , que este grao Padre de 
íamiiias , cuya bondad y paciencia no 
tiene limites , aun después de" haJser 
^tía que hablan quitada inhumana* 
ineot»' Ui ▼ida*'! su hijo y al- heredero 
de U vifia ,* leí envió nuevamenteipara 
lUmaiios y convidarlos á su Ceiestisl 
liaoquefle ; pero anegados en el cuidado 
4e las cosas témpora les,, desecháfon el 
predo de la muerte del Redentor. Y 
ao contentos coo esta, persiguieron de 
muerte 4 maltrataron y «quit^rorr la vi- 
da d estos siervos que iek ^^bia. envia- 
rlo. Por U) i^ue . irritado este Rey Ce- 
lestial , e^vió lus exérciios Romauos, 
que destruyeron é incendiaron á Jeru- 
saiém» pagando los Judíos la pena d« 



LO ^Xlt. 141 

TOS:', diciendo : Decid á los coa*« 
vidados :.He aqui. he preparado 
mi banquete, mis toros, y los 
animales cebados ^án ya muer* 
tos ^, todo está pronto : venid .i 
las bodas. 

$ Mas ellos lo despreciaron, 
y se fueron , el uno á su granja, 
y d otro á su tráfico: 

.6 T los otros echaron m^o de 
los siervos , y después de haber- 
los ultrajado ^, los. mataron. 
, 7 y el Rey y quando lo oyó, 
se irritó : y enviando sus exérci- 
tos, acabó .ccyi aquellos homici* 
das , y puso fuego á su ciudad. . 

8 Emónces cUxo á sus sier- 
vos: Las bodas, ciertamente ^ es- 
tán aparejadas , mas los que lia- 
hian sido convidados , no fueron 
dignos *. - . . u 

* 9 Pues id á las salidas de los 
caminos ^, y á quamos ballareif^ 
llamadlos á las bodas. 

I o ' Y habiendo salido sus sier- 
vos á los caminos , congregaron 

so peffídfa coa castigos muy Yeerlbles, 
que pueden* l^rse. en Jos£»ho.,'JíW» 
■JFitd» Lib. TT. CMj>, XLV« < 

2 MS. E mis nohltTutr, 

4 Esto es f el Iranquete y toda la 
fiesta que acompafta á las bodas» 

$ De asistir k ellas. Esto tocaba á 
*los Judíos. 

6 Estos camiiMS y estas ^salidas re* 
pres«atan tos diferentes extravíos, por 
donde las naciones habían andado, des- 
de 4)ue einpezáron á apartarse del de- 
recho , negándose ^ admitir la verdad, 
y corr4tffipicnd6 cada uno m camino, Gé- 
tiesu VI. ra. Todos los pueblos sin dis— 
tlocioo algunsr fueron cuavidados á J« 
fé de Jesu-Cbristo, y al haoquete de 
«tus bodas per «la predicación del Evan- 
egeli4>, que aa»pubiiGd y aouncld hasta 
las extremidades de la tierra. 



142 8 AK M 

wvcnerunt f maUn 9% bonos i ef 
imfletíf süní nuftim diseuínbeñ» 
tium, 

1 1 Intramt autem rex ut vi» 
deret discumbentes j ^et vidit tU 
hominem non vestitum veste nU'^ 
ftialL 

12 £1 ait illi ; Amiee^ awh 
modo huc intrasti non haotns 
vestem nuftialem? At ilk cbmw» 
tuit. 

13 Tune dixit rex ministris ^ 
higatis maníbus y et fedibus ejus^ 
mittiteewn in tenebras ey^teríorer, 
íbi erit fletu$ , et strídor den^ 
tium, 

14 Multi enim sunt vocati^ 
fauci vero electi. 

15 Tune ^ abeuntes Pharí* 
Síd y consiUum inierunt , ut cch 
ferent eutn in sermone, > 

id £^ mttwnt et discifulot 
suos eum Herodianis, dicentes: Ma^ 

i Entre I09 mismos Gentiles hubo 
algunos naturalmente Inclinados á to- 
das las acciones de virtud. Bfas esta 
iModad nacural no les podia aprove* 
f:har para salvarse sin la fé , y sin la 
gracia del Evangeifo « figurada eo estaa 
bodas del Hijo de Dios. 

a y la Iglesia , figurada en esta sa- 
la , se liead de un gran número de pue* 
blos y oaclones « que ocupiron el lugar 
de los Judíos : $uyo pecado , como dice 
S. Pablo Rom, xi. 12. pasó á ser una 
ocasión de salud para tos Oontttef \ y 
€uya caída ha Héo tat tiquixé* ¿H 
inundo, 

3 Esta entrada del Rey significa el 
examen secreto, que Dios ya desde es- 
ta vida bace del coraton de los con- 

^vidados , V el juicio que bará de cada 
uno á ia hora de la muerte, y tamUen' 
al fin del mundo. 

4 En este hombre que se encontró 
en el banquete sin el vciUdo de boda, 



A T H i O. 

quáatos halliroh ', milos y-buc^ 
nos: y ^ llenaron las bodas ^ dé 
€onTi4fuloai 

II Y entró el Rey ' para rer 
á los que estaban á la mesa ^ j 
vio allí un hombre y que no esta- 
ba vestido con veatidnra^ de boda. 

la T le dlxo: Amigo , jcómo 
bas entrado aqai notenáendo ves- 
tido de boda i Mas él enmude- 
ció* 

13 Entonces el Rey dixo á 
sus Ministros ^ : Atado de pies y 
de manos , arrojadle en las tinie* 
blas exteriores ^ : allí será el Ito^ 
rar y el crugir de dientes. 

14 Porque muchos son los Ua* 
mados , y pocos los escogidos^ 

I $ Entonces los Pharisóos se 
fueron , y consultaron entre ^ 
cómo le sorprehenderian en lo 
que hablase '« 

16 T le envían sus discf puloa 
juntamente con los Herodianos *, 

está comprehendlda la multitud de loa 
malos Cbrlstlanos. S. OaaonrMO. Saic 
AousTiK. El testimonio de la coocien-» 
€ia , y el de los Santos Angeles : no 
darán lu^ir á tos malos , para que pue» 
dan alegar al una sola palabra en de*» 
íbnsa soya. Este vestido es la caridad» 
que según el testimonio de S. Paoao 
Bpht» r. Cap. iv. 8* cahrt A los ojos de 
Dios la multitud di mmtttrot pecadorm 

5 MS. A n» imal«eror. 

6 las cadenas de una c&rcel teñe*» 
hfosa representaa el rigor , con que 
sin recuno y sin podeise resistir, se~ 
rán separados los malos para siempre 
de la preáencla de Dios, que es le 
verdadera lux » y arrojados eo un lar- 
gar de tinieblas y de horror eterno» 

7. La palabra Griega ictvyíí'^vcxBetw 

es mas expresiva , porque significa ttm^ 
der rtdei , ó armar tamot, 

8 Oficíales púMicos puestos por Re» 
rodes para cobrar los tributos. Otros 



a Supra VIII. 12. e/ zui. 42. Infra xxv. 30. b Marc. xii. 13. Imc, xx* aa 



C A P ÍT TT 
gbier y schsms quia veraac es^tt 
viam Drí m veritau docts y €t 
non est tibi cura de aüquo : non 
cmm resficii fersonant homi" 
num: 

17 Dic ergo nobis quid tíU 
fndetur y licet censum daré Cie- 
$arí y an non ? 

18 Cognnd autem Jesús ftf- 



LO XXIT. X43 

diciendo : Maestro ' y sabemos, 
que eres veraz , y que enseñas el 
camino de Dioi ^ en verdad , y 
que no te cuidas de cosa alguna: 
porque no miras á la persona ' 
de los hombres: 

17 Dinos pues y ¿qué te pa*. 
rece , es licito dar tributo al C¿- 
sar , ó no '^ ? 

1 8 Mas Jesús y conociendo la 



explican esta palabra en el sentido. 

aúe hemos expuesto eo la nota al v« 6, 
el Ctp, XVI. y otros de otros modos* 
Fué uua malicia consumada de los Pba- 
riséos , hacer que estos oticiales acom-> 
panasen á sus discípulos , quando en- 
viaron- á consultar al Sefior sobre el 
tributo debido á los Romanos. Creye* 
roo sorprenderle ; porque si respondía 
que se debia pagar , le podiati replicar 
los discípulos de los Phariséos , que un 
pueblo libre , qual era el de Dios , no 
«staba sujeto á tributos; y si respon- 
día que 00 , los HerbdlaDOs por su pro^ 
ttsUm debían sostener el derecho de 
los Romanos, S. Gero^ymo, el Chrv«^ 
9&ttoMO, C también les Phariséos po^ 
dlaB Infamarle con el pueblo, comd 
que consentía con la impiedad y ttr^ 
tifa de los Romanos, tan contraria -d 
BU libertad. 

I Estas palabras llenas en apc^ríew» 
da de respeto y alabanza , eran como 
un lazo que le armaban ^ para oblf^ 
garle á decir , que too se debía' p^gar 
el tributo al tesar ; y dar ocasfon eon 
esto'á los Hertidianos , á que le ácíH» 
sasen como sedicioso y tfaidor á los 
Romanos. Ifablan , como si fuenil sus 
discípulos: SabcmcT, 
3 Su Lty y doctríoa. 
3 Sin respecto k la qualldad de pe* 
quedos , d de grandes príncipes. Esta 
pregunta llena de malicia , miraba A 
los Romanos , qué k la sazón tenían €í 
dominio. El Griego', nf tc^ce'tvtf. 
Esta palabra significa la fersona^ y tam- 
bién el rostro. El sentido es el mismo. 
Lz primera significación es mas con- 
forme á la dicción Hebrea , de donde 
se ba tbmado esta frase. Los Hebreos 

dicen : ofivia:) taufi ^i'j^ruM^ Lo^thukr 



tíru phanim hammhcpat. No conoeereit 
roTtroj en el juicio. Deuter, u 17. Por 
persama ó rostro se entiende todo lo 
que exterlormeute forma la calidad de 
yn hombre. Y así se dice , oue un Juee 
mira ó respeta la persona de un hom* 
bre , si sentencia á sd favor , atendleiw 
do á sus riquezas , k su dignidad , Src^ 
y no á sus méritos. Los Griegos en una 
sola palabra dicen ^po9^e»^aA>->}'(a . y de 
píos se dice también que no es acep- 
tador de personas; porque solo atiende 
k los méritos de cada uno para pre- 
miarle. El carácter detestable de Doc- 
tores mercenarios^ y de maliciosos pre- 
^aHcadores es , en lugar de hacer do- 
blar la voluntad humana á la de t)ios, 
procurar doblar la Ley de Dio? para 
acomodarla á las pasiones hun^tanas. 
' 4 La pregunta de estos hombres es- 
taba llena de malignidad y sutileza, 
d para hacer confesar al SeHor, que 
seguía y aprobaba la doctrina y opi- 
nión de Judas Galiléo , que abraza roii 
después aquellos perversísimos turba- 
doi-es del sosiego ptíblico , á quienes 
Josepho en muchos lugares disi'ngué 
con el nombre de ¿elotat , of gando Id 
obediencia y los tributos si Príncipe 
Itolnano , y per.'^uadiendo á los suyos, 
que de ningún modo les era lícito es- 
.tar sujetos al Imperio de un pueblo 
Idc^latra : d si el Sebor respondía , que 
era necesario pagar el tributo al César, 
^ara desacreditarle con el purblo , y 
publicar que éste no podia ser el Mes* 
sías, que esperaban , puesto que la opi- 
nión común que reynaba entre ellos, 
era que su Messías los habla de librar 
de la dominación y yugo de los Ib-* 
fieles. 



144' .SAN Itf 

qaitiá eorufh , ah t Quid me ten-» 
tatis hyfoerita ? 

^ 19 Ostendite tnihi numisma 
censús, A$"illi obtulerunt ei de- 
narium, ^ 

20 Et 0Ít illis Jesús: Cujus est 
imago fute , et suferscriptioi - 

31 Dícunt et : Casaris, Tune 
ait Mis 2 : Reddite ergo qu£ sunt 
Casaris , Ctesari : ep qux sunt 
Deiy Deo. 

22 Et audientes mirati sunty 
et relicto eo abierunt. 

23 In illo die b aecesserunt 
ad eum Sadduceti , qui dicunt non 
esse resurrectionem : et interroga- 
verunt eum, 
. 24 Dicentes ; Magíft^r, Mojh 

I No quiere esto decir, que paga- 
ban uo deaario de plata por c^tbeza; 
tino que los Romanos no cobraban los 
tributos sino en esta moaeda. 

2 Era . lá séptima parte de una 
QXiza. 

3 Como si les dixera : Puesto que 
el Sefior por vuestras in fidelidades , de 
un pueblo libre que erais , os lia suje- 
tado al imperio de los Romanos , cor 
mo se vé por el cuQo de esa moneda 
corriente que usáis, y con lo que re-^ 
conocéis la soberanía que tiene sobr( 
Tosotros : Llevad con reiigmcion este 
yugo , y pagad al César el tributo que 
03 pide ^ que esta no impide , que deis 
á Dios los obsequios que le debéis, 
j:omo pueblo suyo. Tiberio re y naba en- 
tonces: deipues de Julio César los Em» 
peradores que le siguieron tomiron es- 
te nombre. D-^ estas palabras del Se- 
fior resulta una lección y doctrina muj 
Importante para toios los Chriitiaoos. 
Estos Citan obligados á respetar y jL 
honrar las potestades de la tierra, aun- 

?ue sean de diferente religión : y esta 
úé la práctica que constantemente si- 
guieron los primeros Christiaoos. No 
resistieron á la potestad temporal , si- 
no quando extgia de ellos , lo que no 



m&Uda lie ellos , dlzo: }Por (px6 
me tentáis , hyp6crítas? 

1 9 Mostradme la moneda del 
tributo ^. Y ellos le preseotároa 
un denario *. 

20 T Jesus les dixo : ¿Cuya 
es esta figura , é inscripcíonf 

21 Dícenle: del César. En^ 
tonces les dixo : Pues pagad í 
César , lo que es del César : y á 
Dios , lo que es de Dios '. 

22 Y quando esto oyeron, se 
maravillároa /y dexándole , ae 
retiraron. 

23 En aquel dia se llegaron 
á él los Sadduccos, que dlcéti 
no haber resurrección ^ : y le 
preguntaron, 

24 Diciendo : Maestro, Moy- 

pertenece tino á Dios. No dudéis , di* 
ce admirablemente k este propósito 
S. Juan Cmrvsostomo HonuL u quf 
quando Jesu-Christo ordena dat al Cé-^ 
sar lo que pertcoeoe al Cesar , entien- 
de solamente las cosas que no son con- 
trarias k la piedad ni á la religión; 
porque todo lo que es contrario á U 
|é y 4 la virtud , no es el tributo que 
se debe al César: este es el tributo 
del diablo. El pagar los tributos no en- 
cierra ea si cose que se opoogü á la 
Ley divina ^ y al contrario S. Pablo 
Ronu xiu. <(• lo ordena , como uno de 
loiSi deberes de ios Cliristianos respee* 
to de< sus priucipes. Quando el 'SeAor 
aOade dod A Dior lo fu4 toca á Dior^ 
da á entender la obligación que teoian 
de pagar lo que ordenaba la Ley to« 
cjnte á los diezmos , primicias , obla* 
ci^*nes, victimas , átc. Y el Christlano, 
eeguu la reflexión de $. Juan Chysos- 
TOMO t ^n blvidar las obll^ciones que 
ijene contrahidas con su principe , ha 
de cumplir las que pertenecen i DloSt 
puesto que eii^s do^ obligaciones pue* 
den estar muy liermanadas, y ayudar- 
se mutuamente. 

4 También negaban la existencia de 
los Espíritus y de los Angeles. 



a Rom, XIII. 7* b Ajctor* xxiii. G; 



CAP ít yj 

Sis 'JUxit a : Si qtds mortuus jW- 
. rit non habens filtum , ut ,¿hcat 
frater ejus uxorem illiusy et susci^ 
ttí ssmsn fratri suo, 

S5 Erant autem apud nos 
stffem frattts : st frímus , jmw- 
re ductáj defunctus est ; ii non 
habens semen ^ reliquit uxorem 
suam fratri suo» 

26 SinülHer secundusy et ter^ 
tíns usque ai sefHmum. 

27 Ntnrissimé autem nmnim^ 
4S muHer defuncta esP^ 

aS In resurrectione ergo cth 
|iíi erit de seftem uxorl timni^r 
gnim hábuerunt eam, t 

sp. 'Re^ndens (^tem Jesus^ 
aír ilUs : ¿rnfitf ñescie^^^s Scr^ 
f turas y ñeque mrtuSem^'Deu 

30 In resurrectione ^enim «^ 
que nubent , ñeque nubentur : sed 
^rúut, sicut Angelí Dei in cah. 

31 De resurrectione auteffi 
■fttortuorum non kgistisfquod di- 
ctum est á Deo dicente vobisi 

3^ Ejgo ^ sum Deus A- 
hraham , et Deus Isaac , ot 
Deus Jacob ? Non est Deus mor* 



LO xxir. 145 

sés dixo: Si muriere alguno qi|e 
. no tenga^faijo, su hermano se ca» 
se con $u muger , y leyaote Ij* 
nage 4su hermano* ^ 

2$ Pues habia entre; posotros 

siete liermanos : y habitándose c^< 

sado el primero , murió : y por 

• no haber tenido succesipn ,. dex6 

su mijiger á s\i hermano. 

16 T lo mismo el segundo, f 
el tercero hasta el séptío^o. 

37 Y despees de tollos mu* 
rió también la mugen 

38 2^ues en la resurrección 
¡de quál de los siete será muger ? 
porque todos la tuvieron. 

.; 39 .T re^o^^l^ndo Jesys, les 
dixo : Erráis , no sabiejqkdo Us 
^Escrituras > ni 4 poder de Dios. 

30 . Porque en la resurrección 
ni se casarán ^ ni serán dados en 
casamiento ^ : sino que serán co- 
jno Angeles de Dios en el cielo. 

31 T de la resurrección de 
Jos mu^tosy {np habéis leido las 
palabras , que Dios os dice : 

33 Ta soy el Dios de Abra* 
ham y y el Dios de Isaac , y d 
Dios de Jacob? No es Dios de 



X El Griego, ftysLjnü !^9f rcu ,<lel ver- 
bo ypíMi» conviene k hombres y mu* 
(eres 9 pero el latino nubo , solo & las 
jQugcres y aunque Nonio MAjicmjuo 
«firma » que los antiguos aplicaban el 
verbo «i^o iodiferentemqnté á hombres 
y mugei^ Responde el . Sefior á los 
:Sadu€6QS,^que no comprehendian las 
•Bseritiiiaf , ni los efectos que produci- 
rla el ppder de Dio» en el cuerpo de 
los hombres en el momento de la re- 
surrección \ porque ignoraban , que los 
cuerpos por la virtud de la re^urrec* 
clon se convertirían en unos como caer- 



.pos espiritiiatts , k causa de la Impasi- 
bilidad, de la agilidad ,. de la claridad, 
y de la iamorulidad, de que se reves- 
tirán entdoces. Serán los mismos cuer- 
pos , y la misma carne que tenían á»- 
tes de su muerte , pero libres de to« 
das las flinestaa coaaeqfieocias del fle- 
cado ; y por consiguiente como Angtíof 
•da Diot en ji cielo , f n -lo que toca k 
la Inmortalidad , bieuaventuranu , y 
•perfección 4e pureza i mas no en lo 
que mira á la caroe« S. Agustín. Y 
.esto es lo que Jesu-Chrlsto quiso dar 
á entender á los Saducéos. S. Hieron. 



M Mñtc. zu. Í9. ¿ac. as. %%* Deuier* Mxr, s* 

Tonk L 



b £xod, til. 6. 



muertos , sino de yAroB ^. . 
'*' -33 T oyendo ^esto 'las gentes, 

- se maravillaban de su doctrina. 

3 ^ Mas los Pbarifléos , quan- 
' dX) oyíron^ <|ue babia hecho ca* 

- llar ^ á los SadducéOs ', se jun- 
* táron á consejo: 

3; T le preguntó uno de 
ellos , que era Doctor de la Ley^ 
tentándole ^ : 

36 Maestro , iquil es el grait- 
-de mandaoiitato ^ en la Lqr? 

37 Jesús le dixo : Amarás al 
ik&OT tu Dios de todo tu cora- 
ron , y de toda tu alma ^^ y «fe 
todo tu entendimienta 
' 38 Este es el mayor , y el 
primer mandaaHeúta 

39 ¥'*el segundo semejante ^ 
;és á ésth Amarás á tu próxim<^ 
tx>mo á tí mismo. 

40- De estos dos mandatnieor 
tos depende toda la Ley , y los 
Yrophetás '• 

41 Y éstandoi juntos losPha» 

el positivo M^rJtXíi j en «Debo versí^ 
l^ilo , le tr«diioe el latérprete j^r di 
superlativo. , 

6 De Igual autoridad y oecesldad 
de obediencia : inseparable tí uno del 
otro Jac. II. 10. 

' f Si uñar á Dios., es amar al prd- 
xijno« según lo que Jesu-Chrlsto dlxp 
á San Pedro , Joan. xxi. 17- Si m» 
amas , apacienta rnit ovejat; y si el amor 
del próximo hace (^ue se guarden los 
otros Mandamientos*, según la decía* 
radon del Apdstol : jgne el amor , qtie 
se tiene al ptáxhno , «0 permfti. fse te 
le haga ningún mal^ Rom.- xiir. lo: 
se concluye de aquí con Sa» Jüaii 
Chrysostomo , qie )esii-CbrÍsto dlxo 
justísima mente, que toda la Ley y los 
Propbetas se encierran eo estos dos 
Mandamientos. 



146 ^S A N M 

tüorum y sed vhentium. 

33 Bt audkntes turba ^ mi" 
rabantur in doctrina ejus. 

'34 Pharisai autem audietítes 

3udd siíentium imposuisset Sad-^ 
ucaif f convenerunp in unum: 

35' Et interrogavit eum unus 
€x eis legis Doctor > ^ tentans 
eum: 

36 Magistet i quoá M ffWflf- 
^datum tnagnunt M /ege? 

37 Ait ílH Jesús b : Diliges 
Dominum Deum tuum ex toto cor-- 
de tuo , et in totu anima tua , 0t 
in tota mente tua. 

38 ^ Hóc est masámum , et fri* 
fttum mandatum,* ' ' 

39 Secundum ixuteim simUe est 
huic e : "Diliges ^oximum tuum^ 
sicut te ipsum, 

40 In his ducibus mandath 
universa Lex fendet y et Freh 
fheta. 

41 CongregUtis autem PAarf- 

X Un 'hombre se dice que estft vivo 
guando su alma .está u(iid« coa .s)i 
cuerpo. Y si los cuerpos de Abrabam, 
y de Isaac , y de Jacob debían quedar 
eternamente en el sepulcbro , no se- 
rian mas que vivos por mitad ; porque 
una parte de ellos perecería , y seria 
reducida & la nada» Y aH debiao reso^ 
citar. Theophilact. 
- a No les había deíado que respoa- 
der : El Griego , «^í^acm-í lar ta¿é lu 
hoea, 

3 Para deliberar y ver el partido 
-que babiati de.tpmar, bascando medios 
de sorprenderle. , 

. 4 £1 Griego , xxu \iyvf , f dh' 
hiendo. 

$ Está poesto él positivo magntim 
por el superlativo máximum. En el tex- 
to Grfego se halla aquí , y en el v. 3a. 

a Mmrc, xiu at. Lac. a. 2$ b Deuter. vi. e. c Levit, iza. aS. 

MOTQ, XII. 31; ■ '•-.•.. 



C A P f T ir 

$ttb , ifiterrogavit eos Jesus^ 

42 Dicen;: Quid vobis vid€- 
fur de Christoi yujus fUius esñ 
Diamt ni Daivii*. 
> 43 Ait iUis : Quomodo ergo 
Daád m sfirítu vocat eum Do^ 
minmny dicens: 

44 DtM ft Domffitti Demino 
meo : ¡ede á dextris meis , do^ 
nee fonam inimicos tuos scátbellum 
fedmn tmrumi 

45 Si ergo David vocaí eun^ 
Domimumf qumnodo filius efus est ? 

45 £» nrfiK» fotirat ei res fon- 
déte vtrhwn : n«otie ausus fuit 
qmsqtusm ex Ula éie eum amfliás 
interrogare, 

X Del Mcisiaf , d«l Ungido , del Pro* 
netldoJ 
' • Stto €• , desceodieote de David. 

3 iC^mo este Propheta animada 
del Bspírltu de Dios , reconoce por Se- 
flor suyo, á a^uel que es su hijo;'pue9- 
to- ^e oa kijo..oo puede ser llamado 
tenor de su propio Padre9 Jesu^^risto 
quiso con esta pregunta ponerlos en uo 
extremo embarazo , dándoles con esto 
lugar .*si su orgullo no lo hubiera es- 
torbado, k reconocer que él era el Chrfs-^ 
to , y que como tal « era Dios y junta- 
meóte hombre. 

4 Como igual que eres á ihL 

5 Los Phariséos eran ioetcusablesi 

ft Ptetm* cíx. X. Lmc, zx. 4%. 



LO XX ir. 147 

riséos , les preguntó Jesus^ 

4^ Dideado : ¿Qué os pare^ 
ce del Cfaxisto ' f ¿ de quién es 
lujo ? 'Dicenle : de JDayid ^. ^ 
43 Dfeeles : iPues cómo Da* 
vid ea espíritu lo llama Sefior^ 
diciendo ': 

4^ Dixo el Sefior. á mi Se&on 
siéntate á mi derecha ^hasta que 
ponga tus enemigos por peana 
Üe tvspíAS ^t t 

45 Pues si David le Uam^ 
Señoi: » icómo es su hijo? 

46 T aadie le pocUa respon- 
der palabra : ni alguno desde a-* 
qael día filé . osad9 m^ i pre- 
g«Bt^l^.% / 

porque haciendo alarde de poseer la 
Inteligencia de las Escrituras , y vtenÁ 
do la multitud* de milagros que lu- 
cia aquel que les liablaba , y la su- 
blimidad de su doctrina , sostenida por 
uosr tan grande santidad ; debían Infe- 
rió .que.era el 'Cliristo , .puesto que era 
reconocido de todo el mundo por hija 
do D0vid , y que se registraban éü el 
todos los caracteres del Messlas, que 
explicaban los oráculos df los antiguos 
Prophétas. 

6 Tfeota' Ibé la cooflisloo , de que 
quedaron ciiMertos por la evidencia de 
sus razones; pero de nadfr les servia* 
ptfra coiiveMrse y creer es' éL 



• k < 



.^ 



Ka 



348 



SAN M A T H ¿ O. 



CAPITULO XXIIl 

.... 1 

Va ti Sitiar en cara 4^ su hyfocresia á losPhariséos jDoctotes^de ia 

JJey j haciéndoles gravísimos cargos , y f¿ni¿ndoks deianse su mala 

conducta y costumbres corrompidas. Por ío qual Its amenavus con etcr^ 

ñas fenas y miserias y que se esitenderian también á su ciudad p y á^ 

toda su nacbm , for hiber seguido su esBcmflo. 



f^ ...» 

1 JL une Jesús íikútus ett^ ad 
turbas , et'ad discij^os suosy 

2 Dicens : Super catiedram 
Moysi sederunt > iScrifrie, et Pha- 
risai. 

3 Omnja ergo qiútcumqui di- 
leertfir vobis , sérvate f' ét fadtet 
secundúm ofera vero eorum nolite 
faceré : dicunt enim^ et non faciunt. 

4 AUigant b ^itn onera gra- 
9ia f et importabilia y et imfo- 
nunt in humeros hominum : ^1- 
¿fio autmn suo nolunt ea vuh- 
veré. 



^r^ ... 

1 xlntónces ' Jeras habió i 
la multitud , y i sus dásdpulosi 

2 Didendo : Sobre ia cátbe- 
dra de Moysés * se sentároa los 
Escribas y los Phariséos. 

3, Guardad pues, y haced 
todo lo que os dixeren ^ : mas no 
hagáis según las obras de ellos: 
porque dicen , y no hacen. 

4 Pues atan cargas pesadas^ 
6 insoportables 9 y las ponen so- 
bre los hombros de los hombres: 
mas ni aun con su dedo las quie» 
ren mover, * 



• 

1 Esto es , después de haber oon- 
fundido á los Pharíséos ^ de. modo qat 
no volvieron á iaquietgrle.coo sus ma-» 
licioMS preguMaS' 

2 Esrj^^H 4k««o por.4is^B de^ 
dignidad , autoridad legitima para en- 
s^^^i't y para interpretar la tey. ta 
palabra Seriba significa propiamente 
Escribano ; pero se usa para significar 
un Doctor de la Ley, Puede ser , que 
diese ocasión para dar este titulo á los 
Intérpretes de la Ley , el que su prt-- 
snera ocupación íbese de escribir los 
Libros de IVfoysés, y de proveer de 
exemplares de ellos , á los que los ne- 
cesitasen. £1 nombre de Pharhéo lo 
era de una secta , que pretendía ser la 
mas ilustrada en materia de religión. 

Los Doctores leían en pie la Ley, 6 
los Prophetas , y se sentaban , quando 
se los explicaban al pueblo. Se llamaba 
Cüthedra di Moytéi^ porque estaba des- 



tinada pan eostflar eo ella la Ley de 
Moysés. 

3 Porque siendo legitinna SU auto- 
ridad, debéis obedecerles en todo lo 
que^ /Uere contrario á Ley de Dfos, 
aunque sean ellos muy perversos^ nma 
no cos^rormaros con sus obras. í.sísl es 
una prueba evidente, de que la auto- 
ridad de ensefiar , y definir los dogmas 
de la religión puede muy bien estar 
con la vida perversa y relaxada de 
los Pastores , contra lo que afirma Wi- 
CLBF. Véase el Cap» xvi. 6. la. 

4 Ponen sobre los otros un yugo in- 
soportable de preceptos , observaocjas 
y tradiciones humanas, y al mismo 
tiempo siendo consigo mismos muy 
indulgentes , no quieren aplicar al ai~ 
quiera un dedo para aliviárselas á los 
otros. Otros, atendiendo á que en so 
exterior mostraban una bypocresla muy 
refinada, explican esto diciendo, qua 



u. f/dr. yui. 4« b Im, zk. 46, Mt^r, xr. 10. 



c ,: 



c Aj^nv^jO 

' 5 Omnta vero ppera sua fa^ 
ciunt ut videaniur ab hominibus: 
dilakint enim fhylacteria sua ^, 
et magnijicant fimbrias, 

6 Amant aiáUm frimos recu- 
bitus in coenis ^ , ef frimas catiu- 
dras in Synagogisy 

7 Et satutí^iones in fwrOf ct 
vocari ab hominibus Rabbi. 

8 Vos ^ autem nolite vocari 
Rabbi : unus est enim Magister 
vester , o^J^ms auüem vos fratres 
tstts* 



'Xxiir. 149 

$ T hacen todas sus obras, 
por ser vistos de los hombres. Y 
a^ ensanchan sus piíylacterias ^^ 
y extienden sus franjas ^. 

6 Y aman los primeros luga- 
res en las cenas» y las príuierac 
sillas en las Synagogas, 
7 Y ser salud^iidos en la plaza, y 
que los hombres los llamenüabbí ^. 

8 Mas vosotros no queráis 
ser llamados Rabbi : porque uno 
solo es vijestro Maestro *, y vo- 
sotros todos sois hermanos.. 



al paso , que erao muy indulgentes 
por lo que miraba á las Leyra nivtna& 
y ú las obligaciones de una moral ajus'^ 
tad^i, que procar¿bao eludir con hi¿er<^ 
preeacloaes arbitrarias , y cop sutiles 
distjnciooes , eran inflexibles é fnexA- 
rabies por lo que tocaba á las 6b^r- 
vaacJas de tu secta , y á las tradicio- 
nes de sua antiguos, cayo cumplimlen: 
to exigían sin misericordia, sin di»- 
pausar ni disimular jamas eu ellas. 
X £1 texto Griego 00 dice : «ttaa- 

TVppvfl yíf ^ sino H , y sumivXmm; 
porque esta no es deolaracloft d^ la pri- 
mera aenicacia » siao otra raaoa , coa 
que prneÍM su vanagloria. Habia Diot 
mandado á su pueblo , que llevase au- 
dos á la mano los preceptos de la Ley* 
y que ios tuviese continua mente de- 
lante de los ojos 'j dándole á entender 
coa esto , qua debia teoerkos día » y 
noche delante de los ojos de su cora- 
zoo , para meditarlos, y seguirlos co- 
mo regla de su conducta. Mas los Pba- 
riséos, interpretando groseramente este^ 
texto, escribían el Decálogo en cintas 
ó vandas de pergamino , que llevaban 
eo rorma de corona sobre su frente , y 
al rededor de los brazos, y creían cum- 
plir asi lo que I)ios ordenaba. Y para 
distinguirse de los otros , y pitrecer ma^ 
religiosos y observantes las llevatian ma^ 
aadoas. ^(/Aaxtápm; slgnláca eon^etifa'^ 

torios 9 porque eo diclias listas de per- 
gamino guardaban la Ley de Dios para 
00 olvidarla. Del mismo modo habla 
mandado Moysés , que los Judíos lle- 



nasen en los remates de sus capas unas 
orlas 6 franjas de color de jacintbo, 
qtie los distinguiese de los otros pue- 
blos y y los Pbariséos afectaban llevar- 
las mas largas , que el común de los 
Judíos. Véase á Guarcno Gram, Htb, 
Tom. lu Cép. I. arr. I. pag. 52 8. 

2 ^1 GriegQ: rw iiaxtIw auirSf^ de 

lut vestidos. Estas palabras faltan eo la 
Vulgata. 

3 Rabbi , Maestro, En. el texto Grie* 
go está repetido f^aiC(;< , pxCQi i repe- 

ticioB r <I'J« qaiere sigoiAcac Meestro 
mifjii ejueiente. No reprehende el Seflor, 
que tuviesen los primeros asientos , al 
que fuesen saludados con el título de 
Maestros ; reprehende la solicitud y 
afecto- desordenado , con que andaban á 
casa de semejantes honras, y con que 
fomentaban su ambición , vanidad , y 
soberbia. £1 Sefior 00 condena la su«- 
bordioacioa , que es necesaria para con- 
servar el orden , tanto en la sociedad 
civil , como en ja eclesiástica. El or- 
den pide , qua los lugares y las distin- 
ciones se den según la diguidad , y' 
preeminencia de ios empleos y cargos. 
De lo contrario naceriti uúa confusión 
iiievluble. La humildad christiana exi- 
ge, que lejos de ir tras los primeros em« 
pieos y dieoidades, no las recibamos 
^Sno obligados á ello por los superiores 
ni las conservemos sino con la mayor 
modestia , prontos siempre k dexarlas, 
luego que la paz , ó la caridad asi lo 
pidan. 
4 El texto Griego añade , o xF'^i* ^^ 



a Jiumer, zv. 36. b MaH, xxf. 39. Lme. tU4z ct xx. 46. c 7tfc. iii. i, 

R3 



l^O SAN M' 

9 Er a fatrcm noUte vacare 
vobis super terram : unus est 
enim Pater vester , <¡ui in calis 
est. 

10 Nec VQcemini Magistri: 
quU Magister vester unus est y 
Christus, 

11 Qui majar est vestrúmj 
erit minister vester. 

12 Qui b autem se exaltave- 
tit y humiliabitur : et qui se hu^ 
miiijverit , exiilt.tbitur. 

13 Fie autem vobis , Seribie 
et Pharisai hypocrita : quia clau- 
ditis regnmn calarwn ante ftíh 
min:s, Vos enlm non intratis^, 



• • 



n¿c tntroeuntes stnttts tntrare. 

14 Va vobis , Scrtba et Pha-^ 
tiscei hypocrita c : quia comedais 
domos vidaarum , orattanes ion" 
gas orantes : pvQfter hoc amplius 

» 

«/ ChrUto, <^uando vi Si^nor prohMe tí 
sus Apdetoles llanurrsv Maestros, IM^ 
É9rtt , Pitdret , no « por rwpéétd í 
SDlüS los (ftblM considerados en sf mfs* 
mos, sino á loa privilegios, que par esto 
fe arributao, y ú los deredios /que se 
iMurpabarr eii )a Iglesia (véase e) Ctf^, 
XI. 2$. y S. Pabu) ad Rom. ii. I9. 2(^.> 
de íijfrrprefar 4a Ley segur» las tradi- 
ciones d<í Sus Padres, y de decWlr por 
é.^cas el sentido "de* las Estrituras, pre- 
tendiendo , que sos decisiones fuesen 
otros tantos oráculos , y arrogándose 
«ua especie de hit^libüidád. por it^ane- 
■ra , que el pueblo las debiese admitir 
con la inayor sumisión , y sin la me- 
•nor réplica. Jcsu^Christo pues en la 

})*»rson3 de sus Pircfpulos no reprueba 
síinpl?inei)ie los títulos dr Mücsiros y* 
de D'.ctoreí , sino los pTft'?í"írfos , que* 
la soberbia íft» los Judíos' hnbia váníj- 

tnente adjud'c'ído á t^Ies títulos. Sola- 
irt»»nre j-on iíIf;^l'blp^ las " ¿Jf^c^siones y 
oraculoi , que vicacQ de Dios \ y por 



A>r'H]éo. ' 

9 y á nadie llaméis padre 
vuestro sobre la tierra: porque 
uno es vuestro Padre j que csiá 
ea los cielos. 

10 Ni oá llaméis Maestros: 
porqiie una es vuestro Maestro 
el Christo. 

11 El que es mayor entre vo- 
sotros , será vuestro siervo. 

1 2 Porque el que se ensalza- 
re , será humillado r y el que se 
humillare, será ensalzada *. 

13 ¡Mas ay de vosotros, Es- 
cribas y Phariscos hipócritas, 
qae cerráis el reyno de los cie- 
los * . d<Iai;t$ dfe los hombres. 
Pue0 lii vosotros entráis , ni á los 
que entrarían , dexais entrar! ' 

14 ¡Ay de ^esotros , E^oribM 
y Pliariscos hypocritas ; que de- 
voráis las cas-^s de hs viudas, ha- 
cicado largas oraciones ' : poc 

ésta fnrtíñ la S9it las d^ la Iglesia: 
- I -IVtó; Ktiafpído: • ^ 4 

( 9 PMv^e iiopfélanf 4 IM pueblo»» 
qu« recvuoi'iecni al verdadero Mfissías^ 
y «ti #ll0S no fntrabat» en e4 t^im éé 
ios cielos, y al mismo ri«flipo' ^tcH^ 
b<ibaii que «iitEaacii ocnos, que io de* 
«•aban. ' . 

'jt t^rf X' ^*''*'" ^^nffendo orar myc^o. TA 
Señor reprehende* su avaricia y la cruel- 
dad con que de::pojab¿in ¿ ías pobres 
víudris ^ y al mismo tiempo si^ nypo- 
cre:i¡iá , ametiazÉudoles por ésto con 
mavor inñernó. Com.o sa principal fin 
era , que fuesen tenido? por hombres 
de piednd, aprovechándose de esta re- 
putación . para con persoúa$, afligidas, 
Cyíiio eran reí Viudas ; éstas , tenién— 
áolgs por utio? santos , se encomenda- 
ban á sus oraciones , creyendo que sus 
ruejoí serian oidos. T ellos , a4?')6sando 
de esta crí'^uMdíid , vhaciendo vn sa- 
crilego tráfico de la piedad, les Tendían 



2 MaUih. 1. 6. b Luc. XIV. 11.// XVIII. I4. 

C Jl^JrC. Xllr 40.X'u¿. XX. 47. 



accipiithjndiéum t 



C AEÍT.FL 



)' 



. 15 Vm vídfis y Seríbíe et Pho- 
riseei hypocrita : quia circuUis 
marCy et arídam, ni faciatos unum 
proselytum : et cútti fmrit factuSp 
Jacitis twn fiiium. gehsaam dufláf 
quám vos I 1 

I 

^16 Va vobis y duces eaeiy 
qui dicitis : Quicwnqm juraverit 
fer temflum ^ niUi est : qui ati- 
tem JMraverit in aurü templiy 
dcbct. 

17 StuUiy cr caá ! Quid exñm 
majitt tst y aurum > as templumy 
quod sanctifica$ aun»»? 

18 £1 qidatUMpM juraverU in 
akari , nihÜ tst : qMÍaimq¡ue an- 
tean juraverit in dono^ ^iod tst 
ittfÜr.ittiAd , dtbet. 

19 Caá I Quid enim nu^us 
tst y donstm y am altart y quod 
sanctificat dárntrni 

' aó Qui trgg jurat in alta^ 
ri y jurat m eo y tt in omoi'- 



O rxiii. 151 

esto llegareis un jukío ma^ rigu« 
roso. 

1$ ¡Ay de vosotros, Escribas 
y Phariséos hypócritas : porque 
Fodeais la mar y la tierra y por 
hacer up prosélyto ' : y después^ 
de haberle hecho y le hacéis dos> 
veces mas digno del infíerao que 
vosotros * ! 

16 ¡Ay de vosotros, guias^ 
ciegos y que decís : Todo el que 
jurare por el templo ', nada es ^r 
mas d que jurare por el oro dei 
templo y deudor es ! 

17 ' ¡Necios y ciegos! ¿ Qué e» 
mayor , el oro, ó el templo, que 
santifica al oro? 

iB Y todo el que jurare por 
el altar , nada es : mas qualquie* 
ra , que jurare por la ofrenda, 
que está sobré él , deudor es< 

19 ¡Ciegos! jQuál es mayor, 
-la ofrenda , 6 el aliar que éanti* 
fica la ofrenda? 

ao Aquel pues ^ue jura por 
el aluur , jura por él ^ y por to* 



bfeo caro el tiempo que empteabín eo 
Bacer por ellas largas oraciones , des- 
poj&odolas de los bieoes que tenían. 

I Profelyta es lo mismo ^ que 
d Latloo 0dven0 « del verbo Griego 
'STfoTiAibA^ct y advento : ea Hebreo *wi 

Qér , emtt0ng9fú. Se Uamaban asi loa 
idólatras , que se coDvertian á la re* 
Uglon de loa Judloc.- Loa Phariséos do 
dexabao piedra por mover i trueque 
de coovertir uoo de estos. Pero esto 
Jo hacían Uevadoa de uii oculto deseo 
de que ios tuviesen por zelosos dei cul- 
to divino; y movidos de ambición y 
avaricia « cuidaban mas de la gánasela 
j anmeoto de loa provt*chos , que -les , 
resultaban de los sacriñcloa ,que de la 
salud espiritual de ios que convertían. 
% Porque los Phariséos cou su mal 
exemplo , y perniciosas tradiciones cor- 
rompía la pureza de la Ley , y eran 



causa de que estos nuevos convertidos, 
6 volviesen de nuevo á la Idolatría ; ú 
si permaueclan en la religión Judayca, 
Aiesen mas corrompidos , que los mis- 
mos Phariséos. Porque un discípulo, 
que tiene un mai maestro , sale peor, 
que su mismo maestro. Chrysovtomo. 

3 El Griego : ir tJ raw , en el tem^ 
pió* No era , dice S. Geronymo , el 
temor de Dios, sino el amor deJ oro, 
el que los gobernaba en todas las co-* 
sas : y así proc'ur<4ban inspirar á los 
pueblos un grwudí* resp'^to al templo, 
m^s por la sanúd^d de las ofrendas, 
en que ellos tenUn su iiarré:; , qire por 
la «aotidad del lugar , que Hio^ honra- 
ba coa su presencia. 

4' Deds que.no está obligado al ju- 
ramento , siguiendo vuestras corrompi- 
das y erróneas tradiciones. 

K4 



JS2 . S A.N M 

bus j qua sUper illud ,sunt. 

21 Et qutcuptque juraverit in 
temflo, jurat in tilo y et in eo^ 
qui haSitat in ifso: 

22 Et qui jurat in cmlo y jur 
rM in thron9 Deiy et in eOy qtú se- 
det SUper euin. 

23 VíB ^ vobis , Scribde et 
Thariscei hypocrtta : qui deciína- 
tis mentham , et anetum y et cy* 
ntinum , et reliquistis quas gra^ 
VÍ0ra sunt kgis , jítdiciwtií y et 
miscricordiam y et fidem. Hac. 
Qportuit faceré y et illa non omit- 
tere. 

24 Dfkes caci y esu:olantes 
culicem .y' camelum autem glu*- 
tientes. . . 

2 ^ Vte vábis y Saribee et Piuh 
riscei hypocrita^y quia mundatis 
quod defaris est calicis y et pa- 
ropsidis : intus autem pleni estis^ 
rapiña , et íHmunditidl 
. j96 Pharisaei cace 1^ mundí 
priús quod intus est calicis y et 

t MS. La mienta , é el aneldo. £rati 
muy exactos eo pagar el diezmo de to^ 
das estas yerbas, y cosas de poco va- 
lor , al paso que abandonal^au lo que 
había mas importante ea la Ley de 
Dios. S. GeRonyMo traslada este lugar 
de otro modo muy diferente , porque 
dice : oo que pagaban , sino que exl~ 
gian con el mayor rigor el diezmo, 
aun de las <x>£as mas despreciables , por 
UT) efecto de avaricia , y por relación 
á sus propios intereses, mas bien, que 
á la Ley de Dios de oUe cuidaban muy 
poco. Y esto es propiamente decimathi 
exigís los dieífoos, 

t Los Orientales colaban los licores, 
intes de beberlos , por temor de tra- 
ptrse algún insecto: y de aquí provi- 
no este proverbio entre lof Judíos, coa 



ATH¿a 

do quanto sobre él'est£ J 

21 Y todo el que jura por d 
teiíiplo , jiira por el , y por el 
que mora en éh 

22 Y el que jura por el cíe- 
lo , juia por el throno de Dios,' 
y por aquel q]ie está sentado so^ 
bre él 

23 ¡Ay de vosotros, Escri- 
bas y Pfaarieéos bypócritas y que 
diezmáis la yerba buena , y el 
eneldo , y el comino ' , y habéis 
dexado las cosas ^ que son mas 
importantes de la Ley , la justí* 
da , y la misericordia, y la fé! 
Esto era menester hacer y y no 
-dexar lo otro. 

24 Guias ciegos ,, que coláis 
el mosquito, y os' tragáis el ca- 
mello *. ^ 

2$ ¡A|y de .vosotros, Escribas 
y Phariséos hyp6<^ritas, que lim- 
piáis Ip defuera del vaso y del 
plato ' : y por dentro estáis He- 
nos de rapiña ^y y de inmundicia! 
- a¿. Phariséo ciego , Hmpia 
primero lo interior del vaso , y 

el que el Sefior les da a entender , que 
hacían mucho escrúpulo de cosas de 
poca importancia , atropeXlaodo con las 
mas graves. 

3 MS. jQxte escúltaies et cáliz. El 
uso de un vaso , d de no plato no se 
tom^ 4e la parte exteriOT , sino de la 
interior ; y así eütff es la que priocK 
pálmente debe eétar limpia* Lo» Pbarí- 
seos cuid;»ban mucho de exterioridades, 
al paso que> tenían el alma llena de 
abominaciones ; y esto ea lo que les 
da á entender el SeAor, oompariodo- 
los con los sfpulchros , que por deftie- 
ra están muy blancos y adornados, y 
d^'ntro no encierran mas que corrup- 
ción é iDffluodicta. 

'4 MS. J}e rabinUn 



a Lúe. XI. 42. 



CÁTÍtVL 

fofofsiáis , ut fiát id I fuoi de- 
f^it €st , mundum, 

27 Fa vobis , Seriba n "Phch 
fian hyfocritm , quia simiíeí éstis 
sifulchris deaibatis , ^üa á foris 
faren^ hominibus sfeciosa , m- 
tu^vtró flena sunpossihus mor- 
tuorum^ omni sfurcHia. 

38 Sk et vos á foris qiU-- 
áiin foretis hominibus justi : ffi- 
tus úutem fleni estir hyfocrisi^ 
9t iniiquitate, 

* m 

* 39 V^t vohisy Scríba et Phíh 
Ttséti hyfocrit^ , qui tedificotis 
sepulchra profhetarum ^ et or* 
natis monumcnta justorumy 

- 

30 Et dicitis : Si fuistemus 
úídiibus patrutn nostrórum y non 
tssetnus súcii iorum in sangukw 
frophitarum, 

- 31 haqM testimonio estis vo^ 
tísfnetifsis , quia fiiii estis eorum^ 
qui frof hitas occiderun$, 

.33 Et vos im flete mensuram 
fairum vestrorum. 



O XXI TL 153 

del plato , para que sea limpio 
lo que está fuera. 

37 ¡Ay de vosotros, Escribas 
y Phariséos hipócritas , que sois 
semejantes á los sepulcros blan» 
queados , que parecen defu^a 
hermosos á los bombes , y den- 
tro están llenos ' de huesos de 
muertos y y de toda suciedad! 

38 Asi también vosotros, de 
fuera os mostráis en verdad jus- 
tos á los hombres: mas de dentro 
estáis UeiiOS dé. hypocresía , y de 
iniquidad. 

' 39 ¡Ay de vosotros, Escribas 
y Phariséos hipócritas , que edi- 
ficáis les sepulcros de los rrophe- 
tas , y adornáis ^ los monumen- 
tos de los justes^ . 

30 y decís : Si hubiéramos 
vivido en los dias de nuestros ^z- 
dres , no hubiéramos sido su» 
compañeros en la sangre de lo» 
Prophetas •! 

31 Y asi ^ dais testimonio i 
vosotros mismos ^ de que sois hi- 
jos de aquellos , que mataron á 
los Prcphetas. . . 

33 Y llenad vosotros la me- 
dida de vuestros padres ^. 



X MS. De poiredvrg. 
' a MS. E tfpytadfT, 

3 Como si les dbrera : ;Ay de vo- 
sotros desgraciados! pues quanéo ha- 
etis 4>steotacion de estos sepukhros, 
que levantáis á los Prophetas , y os 11-* 
soojeals de que si hubierais vivido en 
los dias de vuestros padres, no hubie- 
rais^ tenido parte en el delito , que co- 
aietJdroD quitiiodoles la vida ; dais 
claramente á entender , que sois dig- 
nos hijos de tales padres, puesto que 
en el fbndo no tola jnejores que ellofy 
habiendo concebido ya en vuestro co- 
nUon t\ designio del mas enorme de- 
lito y que se ha ezccutado , y se execu* 



tari en todos los siglos , que es el 
reicídh. 

4 T a/é vototros, Esto es : vosotros 
mismos dais testimonio, fice, ó voso- 
tros contra vosotros mismos , y para 
vuestra perdtcion dais testimonio, de 
que sois nijos , Scc. 

5 Haciendo morir al Justo , y al 
Santo de los Santos , y desechando con 
el mayor desprecio el reyno de este 
hombre Dios, que las Escrituras les 
prometían después de tantos siglos, co«- 
mo á su verdadero Key y Salvador^ 
Escarmienten los pecadores , y teman 
Uenar la medida ; esto es, aquel nt^- 
mero de pecsiios , que el SeOor tiene 



«54 . S.AH: 1* 

33 Serp^/alis^ genimina vi« 

ferarum , quomúíh fugUüs a ju* 

4iw geheunml 

; 34 .Ideo ecoe <¿9 mhto ad vos 

{rophetas , €t safientes y et icri- 
as y et ex illis occidetis , et crtJh 
cifigftis y el ex eis fic^ellabitU 
«11 synag^gis, veUris , et fer^er 
qttemini de ciüiPate in civiMemí 

r • 

3$ Ut venias sufer vos amnis 
sanguis jusUss y qui éffusus est 
super terram b , 4 sanguine 
jwel justi usque ad samguinem c 
ZacharÍ0B y fiái J$aracbi« y quem 
Qccidisüs inscr templutn es al^ 
tare» 

36 Amen dko vMs y venient 
htísc omnia super generiStioiien^, 
igíarn. 

37 J9ms0lem d , Jerusakmy 
qu^ occidis, prophetas y et lapi- 
0Ías eos y qm ad te missi sunt,^ 
quoties volui congregare filias tuos^ 
quemadinodimí galíina congregas 
pulios suos sub ahs > et nasuistü 



determinado sufrir, para descargar des- 
pués sobre ellos todo el peso , y rigor 
de su justicia. 

I Porque , como dice S. Gbromomo, 
as{ como de las víboras nacen otras 
víooras j de la misma manera de aque* 
lios padres matadores hablan nacido 
estos hi^i homicidas. 

z ¿De una eterna condenación 1 
Véase el Cap. v. 22^ 

3 Las persecuciones , trabajos , tor* 
mentos y muerte , que padecieron sus 
Apóstoles y discípulos. 

4 S. Gbromjmo dice, que este era 
el Santo Sacerdote , hijo del PontílicQ 
Joíada, por otro ooinbrr Barachias. Aui" 
mado del Espíritu de Dios reprefaendid 
cou grande zeio á los Israelitaü la abo- 



A T If É O. 

3 $ * Scrpícotes , r*«t de vi* 

boras ^y cómo huiréis del /juicio 
de la Gdieaaa ^i 

34 Por eato he aquí yo.eú* 
vio á vosotros Prophetaa ^ y aá« 
hi9s y y doctores y y de ellos oía^ 
taréis , y crucificaréis , y de ello$ 
azotarqis en vuesgras &yria^ogas^ 
y los perseguiréis de ciudad eu 
ciudad ^ : 

3 $ Para que vaiga sobre vo^ 
SOUqs toda la, saa^e iaocente, 
que se ha vertido sotisre ia cierra^ 
desde la saagre de Abel el justo 
l»sta la sangjre de Zacbirias, hi- 
jo de BarachiaSy al qual muís^ 
teis entre el templo y el altar ^« 

36 £a verdad os digo , que 
todas estas cosas veudrán sobre 
esta geoeracioQ. 

37 Jerustlém, Jenisalém^ 
que matas los PropheUdf, y ap*^ 
dreas á aquellos que á ti son ea-> 
viados ^y ¿quántas veces quise 
allegar tus hijos y como la gaili* 
na allega sus pollos debaxo de hs 
alas y y no quisiste ^1 

minacion é Idolatría, que coA^etlao , j 
por esto le mataron á pedradas entre 
el altar de los holocaustos y el tem<* 
pto. Otros se persuaden , que es vati- 
cinio de la muerte de Zacharlas hijo 
de Bari'ich , ánte^ que loi^ Romaoos to« 
máran á Jpruijlcm. Véase Josspho so- 
bre eüte Bjraf hias. 

5 £1 Griego : 9rpa$ ar^rií» ^ d tlia^ 

6 Con esta comparación declara el 
Señor la ternura del amor , con que 
tancas veces los habia llamado y abrí-» 
gado ; y su ingratitud y desconoci- 
miento después de tan grande solici- 
tud y paternal afiscto. & Hii^Rio. h 
Dios no conviene la voluntad imper- 
fecta de simple deseo, piiea su. decreta 
es inmuta bie , y si a la Acnor oposi^ 



a Sufir. TfT. 7. b. 
d Luc» a tu. 34. 



Genes, iv. &• Hahr. xi. 4. en. Rmetít*, xjov. aa« 



-38! ^ ficcr ff/di^ucrnr i^ofól do* 38 He aqu(, que M quedari 

mus vcstra deserta. desierta vuestra casa '. 

39 Dico entm vMs y nm me 39 Porque os digo, que des- 

videbitis amfdQ , doñee dicatis : de ahora no me veréis , hasta que 

BetteJictuSj qui venit hi nütninie digald ?{ Bendito el queyiene ea 

JDommk el nombre del Sefior. 



' cfon , TsAt) xLvr. 10. Kom, ix. 19. : así 
que tsto se ha de eoteader.d» los me- 
dios externos , de que se vaUd para 
at lüherlos «sus exhortaciones , doctrina, 

< mtJag^es , «c. i que eHbs por un efecto 
de su de]>ravada y rebelde voluntad , y 
por un oculto iufcio y permisión de 

'DioS) volüiitarl^ineute eerráron los ojos. 
1 Por ei asedio y ruiua de Jenisa^ 



lém , de que ya hemos hablado. 

2 Hasta que ea mi segunda veDfds 
os veáis forzados á recono<ier la ver- 
dad de aquelias palaSras, que cantaron 
los pueblos, y ios niños: Bendito sea^ 
ffc* Esto es , hasta que digáis , que yo 
soy el Messías, y ei Soberano Sefior, á 
qufeñ deben sujetarse todos los Judíos 
y Geutiles. 



CAPITULO XXIV. 

anuncia el Señor la ruina deLtemplo. Anuncia á sus disdfmlos en 
comfendio lo que sucedería en el inundo , durante la froinulsacton 
del Evangelio j hasta el fin del mismo mundo. Avisa lo fte dcberian 
hacer los vcrdadcivs fieles , fara no ser engañados de los falsas 
Christos^ T les encarga ,, que estén siempre en vela.., fara que no 
i I • iesxoja de sorpresa la^ segunda venida del Señor» 



Hit a egressus Jesús de 
teffíflOy- ibat. Et udcésserunf áisci- 
fuíi ejus , Mt ostcnderéfit ei eedi" 
jicathnes tanfii, 

"í * fpse autem respondas dir 
xit illis ; Videtis hac omníal Amen 
dico vobis ^ , wm rt¿inque$ur htó 
lapis super lapidem ' , qui nari 
destruatur. ' 



I \ habiendo salido Jesús 
del templó, se retiraba. Y áe He- 
gáron á él sus discípulos *, partí 
mo5trark Jk)$<:dificiosdcl templa 

3 M^s él \c% re^ondiá , á\^ 
den4o : \^c\^ todo jestp^ En ver- 
dad os digo , que tío quedará 
a qui piedra sobre piedra , que 
no sea derribada ^. 



1 Svs difífpnht ; esto es , oM de 
tss discípulos. Marc. XIII. r. ei plural 
por el singular. 

2 tos discfpuíos del ÍJefiof , sor^re- 
heudidos de las palabras de }«su-*Chrts- 
lo , y sobre todo de la predicción , que 
aenhaba <le hacer, que Jerusalétn si>rta 
destruida v abandonada , creyeron ¿ia 
duda , que haciéndole observar la mag- 

a Mareé xiiz. i* Luc. xxi. S- ^ 



Difrcencfa y rIquez^ del templo , po- 
dría moverle a compasión, y hintíar 
la sentencia que habia pronurteíadoi 
Mas ni el oto , rt! Ja plata , H el ce- 
dro , ni los mármoles mas pre^íosói 
eran capaces de movef -á aquel qué 
era eí Criador de cielos y tierra.. Y 
asi les resp(>nrii<i , ^e no fuedgfia p¡0* 
ara sobre fhára. 

Lúe, XIX. 44* 



J¡6 . S AK : M 

3 Stdentt autem eo sufer 

montsm O^veti , accesserunt ad 

. euT»' discifíili secretó , dicentes : 

:Dfc nobis y quando htec erunt^ et 

,qf*Qd signum adventás tup^ et con- 

summationis . sacuíii 

4 Bt ^resfondens Jestu y di- 
ant eis : Videte ne quis vos se- 
ducat : 

$ Mülti enim venient in no- 
mine meo y diceníes : Egp sum 
Christus: et multos seducenu 

6 Audituri enim estis fraliay 
et opiniones praliorum. Vtaste ne 
turbemini, Ofortet enim tuec fierif 
sed nondum estfinis. 

7 Consurget eñim geni in gen-, 
tem f €% regnwn in regnum y et 
9runt festiientia y et fames y et 
terrtstnotiM per loca. 



3 T eatando sentado él'en ef 
monte del Olivar y se llegaron á 
¿1 sos discípulos eo secreto y y le 
dixéroa : Dinos, ¿quándo seria 
jcacas-cosasr^y que seoai habrá de 
tu venida '^ y de la'coasiuaadoa 
del siglo? 

4 Y respondiendo Jesús ^ les 
dixo : Guardaos que no os enga- 
ñe alguno: 

$ Porque vendrán muchos 
en mi nombre y y dirán : Yo soy 
el Christo : y i muchos engaña^ 
rán ^. 

6 Y también oiréis guerras ', 
y rumores de guerras: mirad que 
no os turbéis. Porque conviene 
que esto suceda \ mas ¿un ao 
es el fin ^. 

7 Porque se levantará gente 
contra gente > y reyno contra 
reyno y y habrá pestilencias > y 
hambres y y terremotos, por los 
lugares ^. 



. I £1 Griego : rii v^i ^«^«cw-iet^^ 

ée tu presencia ; y asi llama siempre 
ci texto Griego la venida del Señor. 
Xo| discípulos creyeron , que el mundo 
seliabia de acabar quando Jerusalem 
fuese destruida ; y así preguoua jus- 
tamente por lo uno y por lo otro: y 
«1 Se&or les responde sobre entrambas 
cosas , dando i. entender , que sucede-* 
rían no á un mismo tiempo , sino en 
diversos \ previniéndolos y fortitícán- 
dolus contra todos los males , que ha- 
biafi de sobrevenir. 

% Del número de estos impostores 
fueron Theodas , Simón el Mago , y 
piros , quo pueden verse en lot Hechos 
é£ lot Apestóles y y en Jos&pho. Antiq;, 
2Jb, XX. Cap. XI. 

3 So el texto Griego no se dice 
/ciAAnirirft /áp, sino ti \ porque esto 



00 es declaración ^ de lo que precede 

sino pasar á manifestar otras miserias 
que oabian de sobrevenir. Estas guer^ 
ras , según algunos lotérpcetes , Aiéroa 
las pi imeras que afligieron i los Jud^ 
baxo del imperio dé Cayo. 

4 Para castigar y abatir el orgullo 
ipflexlble de un poeblo, á qtfieo yo 
he colmado de mis favores. 

5 De las desgracias , qu^ han de 
padecer , sino solamente como el pre« 
ludio de la tuina de su ciudad , de su 
teinplo , y de toda su religión* S» Aovs- 
TIN creyó , que todo esto se podía 
igualmente aplicar al tiempo de la rul- 
na de Jerusalem , y al fiu del mundo. 
- 6 Todo esto se, verificó antes de i« 
ruina de los Judio», y se verificará 
también antea de la segunda venida 
del Scfior. . 



a £^hes. V. 6. Colús. ii. X8. 



CAPfxUiO 

8 Hiec autem (nnrúa f ni tía 
stint dohrum. 

9 Tune a tradent wu in trir 
hulatíonemj et ^ccident vos: it erir 
tis odio ómnibus gentíbus fropter 
nomen meum, 

I o Et tune scandali%abuntur 
multi f et invicem tradent , et 
odio hubebunt invicem. 

II Et mülti fseudofirofhetm 
surgent ^ et seducent multos. 

. la £r quaniam abundabit fn¿- 
9uita;i ^rejrigescet chariias mu¡^ 
torum, \] 

13 .Qdaut^m ferseveraverit 
usque in finem , hic salvus erit, 

14 Et fradicabitur hocevan^ 
geliufn regni in universo orbe, in 
testinufnií/ím ómnibus ffntS)ns ; et 
tune veniet cohsummatUh 



* XXIV. 157 

. S Y todas estas cosas princi* 
píos son de dolores ^. 
. 9 Entonces os entregarán á 
tribulación , y os matarán r y sct 
reís aborrecidos de todas las gen- 
tes por causa de mi Aombre ^. 

10 Y muchos entonces serán 
escandalizados ', y se entregarán 
unos 4 ^tfos , y ^ abo^reoeráa 
entre ú.\ . ' 

11 Y se levantarán muchos 
falsos Prophetas , y engañarán á 
muchos ^. 

12 Y porque se multiplicará 
la iniquidad r se resfriará la ca«* 
rida5Í de muchos ^. 

13 .Mas el que perseverare 
hasta el fin ^, éste será salvo. 

14 Y será predicado este E- 
vangelio del reyno ^ por todo el 
mundo , en testimonio á todas 
las gentes * : y. eiítónces vendrá 



z De los trabajos , qué padecerá Je» 
rusalém , cuando se viere sitiada y en 
Ja última desolación ,' áotes de ser eo« 
teramente destruida, 

9 JVo por malot , shio ^qúe roh 
Chrittrattof. t, "PtftiR, iv. 1 5. it. Por 
tst úefénsá y gloria de mi nombre?, de 
que os ^orlareis, dándome, coa 'esté 
Claras muestras de vuestro tmtfr. 'Asi 
se cumplió en Sao £fitevao , Sao Pablo, 
Santiago y otros 4l9:ip«los. del Sief)pr«^ 

3 No solo de los Gentiles 7 Judíos* 
SIDO auo de los n^ismos fieles « á quíe* 
mes Uus aflicciones,, que vean en los 
Ciiristiaoos 1 serán ocasión de caída » y 
de abandonar la fé , y de que de ber- 
nanos se vuelvan enemigos > entregan-^ 
dose unos á otros, y aborreciéndose 
mtítuameAte, 

4 De este ni&mcro fueron Cerinto, 
Xbioa , los Nicolaitas, Saturnino , feasi- 
lides , loa Godsticos , Alexa^dro , JPbile- 
to y otros. 

' S Q^^^^^ ^^ Pablo estaba prisio- 



nero eo Roma , y défeíidid la primer* 
ve« su causa*, no-lbQbo.iai siquiera irno^ 

3üe le asistiese , sino qoé todos le abaa* 
onáron; porque no tuvo tanta ftersaí 
la caridad , como el temor de los. tat^ 
figos en el coratoi>'de''loi que dtblaa 
asistir al Santo Apdstol , y expooer sit 
vida , pdr DO -faieA-lei^én el ooáibate, 
jjue iba & sosteike^enUeli^flsa doilfl fé.* 

6 Sin ser engallado > por las impostu- 
ras de los falsos PNrphetas^ sin que loa 
malos eiemplos le perviertan ; y sio 
permitir , que se renrie en su conuoiv 
el ardor de la caridad. 

7 Del reyno de los* oielos. < » 

8 y vosotros tendréis lugar de pcidl^ 
ear mi Evaogelfo por todo el o&ndof 
porque todas las naciones cooflenarai» 
la loádelldad y dureza de los fudáos 
ciegos , que se negarlo á las luces 4m 1% 
verdad y de vuestra doctrina , y cnti^- 
ees vendrá el Jín ¿ esto es » la eptera» 
ruina de este pueblo. S. iGiiRONyMo y. 
otros ' Autores antiguos ban explicado 



ft SFoenth X9é 80. et xvx. z. «Tv/r. z. ijl üic. zu. xa, 



158 SAN M 

15 Cám ergo videritis abo- 
minationem desoíationis, qtue dicta 
cst a á Daniele frofheta , stati" 
tcrn- in loco sanctú , qtd legit^ 
íntelligat : 

16 Ttlnc qai in JuOM sutiti 
fugiant ad rmmUs: 

« 

17 Ef qtd in tecto , non 
descendat toílere aliquid de do^ 

mo sím: 

18 R qi*i »« ^g^Oj non re- 

vertatur toUere tunicam suam, 

19 Fie atttem frcegnanribus, 
it nntricnpbus in iUis diebusl 

ao Orate autem j^ ia non ftat 
fuga vestra in hieme *> , veí 

soSbato. 

21 Brit enim tune tribuía-^ 
tío fm^gna , qualis non fuH ab 

estas palabras , apHcáodoUs a Jln del 
mundo, y kU coosumaclon de los siglos. 
Se pueileo sin repugnancia aplicar á uno 
y otro: y lo que p^. en el ritió 5le 
aquella desgradada ciudad , puede dar- 
sos una idea a^q comparación mas ter? 
vlblet 4e todas las. funestas desgracias, 
coa que los malos, serin «cebados al fia 
del BUioáo» r ' ' ■ r 

I DAnnL .!«• ^7* Quaiido viereis, 
que UD exérclto tiene altiada ¿ Jerusa- 
Um , y que «na tropa abominable de 
hombres maioa se haice fUerte fA el san^ 
to lugar del templo , para executar de»» 
4e mi mil «bomlneciooes y violencias» 
podréis Gompreliender,. que entonces s< 
cumple aqurile» que se lee en DAN»^ 
y qucr mira á la ruina de Jerusalénu 

% Para. 00 ser envueltos en la ruiíia 
ée los Judíos. ^ 

3 El Griego: i titi rov ^«/Mcrs^^ 

«f MT e#f i S9kr§ U CU0* 

4 Bl Griego : «irir» , «íw. Todo 
esto da i entender la necesidad y proa- 
lEltud de buir , por el grao peligro á 



At ni O. 

1 5 Por tanto, quando viereis 
que la abominación de la dedoh* 
cion , qtie fué dicha por el Pro- 
pheta Daniel , está en el lugar 
ianto , el que lee entienda ': 

16 Entonces los que estéa 
en la Judéa , huyan á los mon- 
tes *: 

17 Y el que en el tejado ', 
no descienda á tomar alguna co« 
^ de su casa: 

i^ Y el que en el campó, no 
vuelva * á tomar su túnica. 

19 ¡Mas ay de las pre&adas *, 
y de las que crian cnaqttellot 

dias! 

30 Kogad pucs¿ que vuestra 
huida ^ no suceda en invierno ^^ 
ó en sábado '. 

ai Porque habrá entonces 
grande tribulación , qual no fué 



que ae expondrían , si esperaban sal-^ 
varse, quando hubiese llegado ya a 
exérclto de los Eomanos. • 

5 Porque con el peso de la criatu- 
ra ,'quc trahlan en los brazos » d en el 
vientre , no podrían huir fíicllmentei 

6 MS. íífé* el t$eito leguáámientp. 

t Porque la huida de aquel tlempe 
00 pódia ser un pronta, que los sal» 
rase del peligro. 

6 Observaban los Judíos el Sibado 
tan escrupulosamente , que faubieran 
creído no poder «hacer en él mas camH 
00, que el que les era permitido por la 
ley , aunque se viesen en evidente pe* 
llgro de perecefi Podian en este dfai 
caminar hasta des mil codos , lo que 
se llamaba- iter xMatf ^ porque esre 
era el espacio , que mediaba en el de- 
sierto entre el arca > y los reales de los 
Israelitas: y el día de Sábado se acerca- 
ban al arca para orar , y por esto creían, 
que el caminar esta disunda no se 
oponía á U quietud y descanso del 
Sábado. 



a Msrf' xni. 14. Luc, xxi. 20* DetUel, ix. ay. 
b Aetpr.u xs. 



C APÍTÜL 
ifix^o mundi usque madó^ ñeque 

33 Et nisi breviati ftdssetit 
illi , fipfi Jiere^ siUva omnis 
caro : sed ftofter elequ^s brevuh 
buntur dies iUu 

' 33 Tune a si quis vobis dixe" 
rh : Ecce hk est Christus , au$ 
illk : nolite credere, 

34 Surgent enim fseudo;- 
ehristi I e$ fseudofrofheUe i ef 
dabuttt s^na magna ^ et procfi- 
ffa ^ isa ut ífi erraretn ffioucan- 
$wr {si fUri fotest ) etiam eiec$L 

'35 Ecee pradissi vféis. 

26 Sí ergp dixerint wine: 
TScce in deserto est ^ nolite exire: 
tcce in fenetralibus^ noiite eré- 
dere. 

%j ¡Scut enim fulgur exit áb 
iíHente , et jaret usque in Occf- 



O XXIV. 159 

desde el priacipio del muado 
basta ahora , ni será '. 

33 Y si no fuesen abreviados 
aquellos dias, ninguna carne se- 
ria salva : mas por los escogidos 
aquellos dias serán abreviados. 

. 33 Entonces sí alguno ^ os 
dixere: Mirad, el Christo está 
aquí ó allí : no lo creáis. 

34 Porque se levantarán fal« 
sos Cbristos ^ y falsos Prophetas: 
y darán grandes señales ^ y pro- 
digios '1 de modo ( que sí puede 
ser) caigan en error aun los e»» 
cogidos.» 

35 Ved que os 1^ hr dicho 
de antemano. 

36 Por lo qual ai 9$ dixerei¿ 
He aquí que está en el desierto^ 
no salgáis : pirad qu^ tstí en lo 
mas retirado de la casa , no lo 
creáis. 

37 Porque como el relámpa- 
go «ale del Oriente ^^ y «e dexa 



. s a» Aomfrtm cree, que todo etto 
'Hün al pueblo de lot Judíos , que pa- 
deció caiaaiidades 7 males tan |K>rrl«- 
bles durante el sitio de Jenisalém , aue 
ao bubo oi je conoció jamas Bactoa 
«Igiioa , que fuese ttatade cop unto 
Tifor. Otros intérpretes^ apoyados en 
Jas palabfis del ligulente versicvlo, 
-las entienden de los males , que prece- 
derán á la coQsomackn y fio étl mun- 
do 9 pero S. AousTiN las eotleode del 
tiempo de la ruina de Jerosalém; y 
dice que entonces babia ya muchos 
Judíos convertidos á la Fé de Jeso- 
Cbristo, y míe en firvor de estos es- 
eoffldos se sbrevkiriaB.los dlasf de la. 
eflfíccloo y . anuirgura , para que no ce- 
diese» y volviesen atMs i la vista de 
tan grandes calamidades* 
• a Después de haber Instruido el Se- 
Hor i sus dbcípttios en todo lo qoe 
miraba á la ruina de Jerusalém , pasa, 



según S. JÚAír CmtTSosToAio y ofitii 
Intérpretes , á advertirles de so segun*- 
da venida , y de las scfiales , que la 
precederán. Entóiuef , les dice, no e|i 
el tiempo de la ruina de Jerusaiéni, 
sino en todo el qite se fegñlr;^ has^i 
elüo del mundo*' ... 

3 y si todp eito 9« M venlfícac^o 
fo> ^os tiempo^ basca nuestros dias, 
cpmo puede verse en los Anales £cle- 
si^sUcoSt le verificará principalmente 
enj 4a persona 4e^ AoU^CbrlstOj cuy^s 
prodigios harán tal ImpreMon sobre il 
espiritu y corason de los bombeas. 

.que «eran capaces de penveftir ei^o i 
ios mismos escogidos, sii Míos protegi- 
.dai de una . espirclal agracia del Sefu>r» 
na Aieran del numero de. aqMeUas. ove^ 
jas». que de ninguo AOda pueden pere- 
cer , al ser arrebatadas de la mano de 
.ju Pastor. J«aaiik x..aS> « j > 

4 JLa segunda venida del Hijo del 



a JTarc. inx. ai« ¿aw. zvu« 23, 



.. K 



iU\ 



l6o SAN M 

dentem : ita erit et adventus Filü 
hominis. 

28 Ubicumque « fuerit cor- 
puSf illic congregabuntur et aqui- 
Ite, 

29 Statím b autem fost trir 
hulatíónem éUerutn Ularum Sol 
cbscurabftur , et Luna noH dabH 
lumen suum y et stell^e cadent 
de Ocelo y et virtutés ccelorunt'com- 
movehuntur : 

30 £t tune farebit signum 
'Filii hominis in Cútlo : et tune 

(hombres 'dice S. Juaii Cbrtso^mo, 
no será como \tt primera : no quedará 
reducid^ á up pequefio rlncoD' de la 
fierra ,' iH le éesará ver feo an desier- 
to , ó eo. ;lo fetlrado de una casa ^ sino 
que semejante á un relámpago , que 
en un instante pasa , iluminándolo to- 
>do de Orleete á Poniente , 7 deslum- 
brandó los ojos de todos \ del mismo 
modo el Selíor hará brillar en ^n mo- 
mento la lúa de so gloria por toda la 
cierra « sio aue pueda oculurae oji es- 
conderse i ninguno de los mortales. 

I El vocablo Griego , irrüiftA , sig«* 
filflca eitewpQ muerto « del verbo 'Kiixrm^ 
€aer y morir ; pues por la muerte caen, 
y no se pueden mantener en pie los 
cuerpos. Las águilas por naturaleza 'per- 
ciben á largas distancias el olor dé los 
'cuerpos muertte, y acuden á ellos para 
alimentarse con sus carnes. Así noso- 
<tros debemos aeudir volando hafstaaie- 
•gar á«^ aquel , cuya magestad y gloria 
ae manifestarán en un instante < de 
Oriente á Poniente. Debemos acudir á 
Jesu-Christo muerto por nosotros, pues* 
to' que todos los que estén marcados 
con el carácter de su Cruz , y partlci- 
|ien de los méritos de su Pasión , evtta- 
'Tftn la espada de la Divina Justieia^i y 
tíos últimosi Yt^res de tu juicio. Sak 
OtaowYMo. Los q^e eotiendea todo eih 
-tO'del eiftermioio , que padecléroa^lós 
' Judiot de- 10^ Romanos , explican este 
lugar ^ diciendo, que Dios entregó la 



ver hasta el Occidente : ari será 
también la venida del Hijo del 
hombre. 

28 Donde quiera que estu- 
viere el cuerpO'i allí se juntaria 
también las águilas '. 
' 29 Y luego después de la tri- 
bulación de aquellos dias el Sol 
se obscurecerá , y lá Luna no 
dará su lumbre y y las estrellas 
caerán del cielo , y las virtudes 
del délo serán conmovidas ^: 

30 Y entonces parecerá la se* 
nal * del Hijo del hombre ea d 

primer^ dudad y pueblo de los^Ju*- 
dios • como un cuerpo muerto ; patrn. 
que los soldados Romanos , como áeui^» 
las, ycoa sus ágoílas volasen para echar* 
se sobre él t y le despedazasen y de- 
vorasen. 

a Después 4e la aftledoo de aque- 
llos dias, que serán pocos por anaor 
de ios escogidos , por un efecto de la 
omnipotente mano del Sefior se obacii<* 
receri. el Sol , y por oonslguieflte U 
Uun V que recibe su luz del Sol, dcxa*^ 
rá también de darla ; y las estrellaa 
caerán del cielo. Estas expresiones del 
Sefior, aun quando no se tomen en to- 
dtfel rigor déla letra seguli el estüo 
prophético , manifiestan el horror qoe 
causará en el último dia la perturba^ 
cion de toda la naturaiesa. AqueUaa 
palabras! £ax estrellas oaerám , unos |aa 
explican diciendo , que serán unas In^ 
flamadones formadas ea el ayre, que 
vulgarmente se llaman estrellas :. y 
otmsf entienden , que perdiirán su cla- 
ridad , como si ¿ubiesen caldo. Por «^ 
tudst de los Cielo* entiende - S^ Aisaao— 
sio y el Caá YSOSTOMO á los Angelas , k, 

Suienes la mageshid del inicio llenaré, 
e espanto y de temor. S. Aqostiw «h 
la carta á Hesicblo entíeade á los jns^ 
tos , de los qnakcs por la fuerza de laa 
persecuciones y amcclooes , unos cae*» 
rán y otros vacilarán y dodardn* &am 
Juan Chrtsostobuk 

3 Esta sefial según S. Joam Chuy— 
iOSTOMo y otros , será la Cnn del Sal- 



a Lúe, XVII. 37. b Marc. xm. 24. £af. xai. %<. Ezeeh, 
«n« 10. 70«. ui. I j. .4fos»/7#. I. y. ' -. 



vooxm 7, ismk 



CAPITULO X3CIV. líT 

jAangíní omnts^pnbus tarréB , et cielo :.y entonces plañirán todas 



videbunt Filium homi^is ventetir 
ttm i in^ nubñms ueii cum virtute 
multa y . e$ majestate» 

31 £t a tnittet Angelas suos 
cúm tuba , ,<t voce magna : et 
oangregabunt electos ejus á qua- 
tuor ventis j.á summis calorum 
us^ui ad tepminos eomm. 

• • _ 

3 a jSf arbore autem fici ¿isd' 
te farabolam : cúm jam ramus 
ejus tener fuerit , et folia nata, 
scitis quia frofe est astas ; . .. 

* 33 ha et vos eám videritsí 
hic^omniaj scitote quia frofe 
est in januis. 

34 Amen dieo vóbis , quia 
non fríeteribit generatio luecy do- 
ñee . omma heec. fianu . 

3 j Cahan t> , et tetra transU 



las tribus de la tierra , y verán al 
hijo del hombre que vendrá en 
las nubes del cielo con grande 
poder, y m'agestad. 

31 Y enviará sus Angeles ' 
con trompetas, y con grande voz: 
y allegarán sus escogidos de los 
quatro vientos ^ desde lo sumo, 
de los cielos hasta los términos 
de ellos ^. 

• Ja Aprended de la higuera 
una comparación : quando sus 
ramos estáa ya tiernos» y las ho-. 
jas han brotado, sabéis que está. 
cerca: el estío: 

33 .Pues del mismo j. modo, 
quando vosotros viereis todo es^ 
to y sabed que está cerca á laa 
puertas *. 

34 £n verdad os digo , que 
no pasará esta generación ^j que 
no sucedan todas estas cósasi 

3$ £1 Cielo .y Ja tierra pasai* 



vador , que llenará de confbsfon y 
amargura á todos los que la hublereo 
despreciado , pisando el precio inesti— 
maole de Ja muerte de Jesi^Chrlsto; 
j; seDviri principalmeate parai abatir 
el oi^uUoxle los Jiidíps, yapara Ueoar? 
los 'de .dcsesperacloD y fcrgUeua* • 
• £ Quñ' por medio de una vos e»^ 
pantosa, semejante al sonido de una 
trompeta , bar&n comparecer en un 
iDomento á todos. los hombres deVanlf 
del ihroao de la Magestad de este Juez 
^berino , para oír á la. vista de to- 
dos los Santos y de todos los Angeles 
la sentcbcia , que corresponda á les o^ 
htn "y méritos de cada uno. por el 
«omdo de la trompeta puede entender* 
«e tamblea U suprema Magestad del 
Juez , y la irresistible fVieria de su pe- 
labra , cdn que pronunciará la sen- 
tencia. 

a I. Corinih» XV. 51. z. Thesjol. xv. 
b Marc» xill. 3 1. 

Tom. L 



a "Esto se dice, aconupdándose al 
uso vulgar , pues al ojo parece , á 
qu^qüifra parte que nos volvamos, 
que ]« cierta confiosi Goit el cielo des- 
de el UA cabo basta el otro dtí mundo» 
. 3 Sahúd , que «1 reyoo de Dios ex/4 
cérea ^ y -«orno á la puertas esto ea, des^ 
Mies que hayáis visto todo lo f)ue os 
Ae dicho lobre ia ruiua de ijerusalénu 
de los falsos prophetas , de la segunda 
venida , del sonido de la trpnspeta. 7 
de la resurrección de los nuertos ; su- 
cederá el.reyno de Dios en tpda sv 
perfección, y en él estará» > todos, Kis 
Santos.. .il; 

4 i>0 lot Juiiút : sino que se per- 
petuarii de faaülla en famÜia^hasu 
ei fio del muRdo ; debiéndose .«oover^ 
tjr eoildooes un grande nt^ero de 
ellos , según la piadosa cieeacia jde^la 
Iglesia, s. CHaYsosTOMfw . . . t 



- í 



i ) 



15, 



L 



102 SAN M 

biint , verba avtcm mea ttan pne- 
Uríbunt. 

36 De die üuUm illa ^ et 
hora nemo scit y ñeque Angelí, 
calorum y nisi solus Pater. 

3*7 Skut A autem in'diebus 
Noé'y ita efit et adventus Filii 
hominis. 

38 Sicut efíim erant in die" 
bus ante diluvium comedentes et 
bibentes , nubentes et nuftui t^a- 
dentes y usque ad eum diem y quo 
intravit Noifin arcam, 

39 Et wm cogru^erunt do- 
ñee venit diluvium y et tulit 
omnes : ita erit et adventus Ff- 
lií hominis. 

40 Tune dúo erunt in agro: 
unus assumetur y et unus relin- 
quetur. 

41 Dua molentes in mola: 
una assumetur y et una relin- 
quetur. 

42 Vigilate ergo , quia nesci- 



A t H ¿ O. 

sarán y mas nu5{>akd>ras no pa- 
sarán ^. 

. 36 Mas de aquel dia ,1 ni de 
aquella hora nadie sabe y ^lú los 
Angeles de los cielos y sino solo 
d Padre \ 

37 T asi como en los dias de 
No¿ , asi será también la venida 
del Hijo del bombee* 

38 Porque asi como en los 
dias antes del diluvio se estaban 
comiendo y bebiendo, casándose 
y dándose en casamiento y b^stz 
el dia en que entró Noé en el 
arca, 

39 T no lo entendieron has- 
ta que vino el diluvio, y los lle- 
vó á todos : asi será también la 
venida del Hijo del hombre. 

40 Entonces estarán dos en 
el campo : el uno será tomado, y 
el otro será dexado '• 

41 Dos mugeres molerán en 
un molino ^ : k una será to- 
mada , y la otra será dexada. 

42 Velad ^ pues , porque no 



I Forqu« el cielo y la tierra por su 
misma naturaleza esiáa sujetos á mu-» 
daoxas ; mas mi palabra do lo está. S. 
Hila ir. No porque serán destruidos ó 
«iiiquilados , sino que pasarán' de un 
«sudo á otro , mudándolos y purlfi«<> 
candólos la omnipotencia de Dios. S» 
Gkrohtmo. • 

a Es ui» grande providencia del 
•SeOor , el< que los hombres ignoren es- 
'te dlá>, puts de este modo la incprti* 
dumbre continua en que viven de 
esta terrible hora , los debe hacer vi- 
■vlr ioMdtos y cuidadosos de su salva-, 
doD. Soñ^ 41 fúdre^ esto es « Dios tan 
solamente , y ningún puro hombre. 
Véase S. Marcos xitt. 39. 

3 El uno será tomado para ir de* 
lante del Sefior , y para ser elevado al 



cielo en compaftía de los Santos 9 y el 
otro será dexado , y quedará; cosido 
con la tierra , para ser sepiitla4o en 
los infiernos como reprobo , y para nO 
tener parte en la herencia del SeOor. 
Por estas dos coadiciooes y estados» que 
el Sefior explica en este versículo y 
en el siguiente, nos da á cntendec» 
que ia eJeccion de los unos , y la re- 
probación de ios otros I se hará en to* 
do género y condición de estados y 
de personas. 

4 Según el uso de ; aquellos tiern* 
pos , de aplicar ios esdaros , hombres 
ymugereSf á dar vueltas alas piedras 
de los molinos. 

5 yeidd ; esto es, empleaos eo ayu«- 
nos , eo limosnas , en oraciones y «b 
todas las otras obras buenas. 



a Lúe. XTU. a6. Crnrx. vij. 7, 



CAPÍTxrLO XXIV. ' 162 

tis quA hora Dominus vester ven- sabéis i qué hora ha de venir ' 
turus sit. ' vuestro Señor. 

43 Iliud autem scitote a, quo- 43 Mas sabed , que si el Pa- 
niam si sciret Paterfamiiias quA. dre de fiunilias supiese á que ho^ 
hora fur venturus essety vigUa* -ra ^ habia de venir, el ladrony 
ret utique ^ et non sineret ferf(h velaria sin duda , y no dexari& 



di domum suam, 

44^ ¡dety et vos estote farati: 
quia quA nescitis hora Filius 
hominis venturas est. 

45 Q^^^ 9 putas y est fidelis 
servas , et^frudsns , quem eonsti- 
tuit dominuT suus sufer familiam 
suam I up det illis cibum in tem- 
forei 

46 Beatas ^ Ule servasy quem 
cúm venerit dominus ejus , inve- 
mrit sicfadentem. 

47 Amen dióo vobis , quo- 
niam super omnia bona sua consti- 
tuet eum. 

48 Si autem dixerit malus 
servas Ule in corde suo : Moram 
facit dominas meas venire: 

49 £^ cceperi^ percutere con* 
servos saos , mandacet autem , et 
bíbat cum ebriósis: 

$0 Veniet dominus seroi tllius 



minar su casa. 

44 Por tanto estad apercibi- 
dos también vqsotres : porque á 
la hora que menos pensáis , ha 
de venir el Hijo del hombre. 

4$ ¿Quié^i» creéis, que es el 
siervo fiel , y prudente , á quien 
su señor puso sobre su familia, 
para que les dé de comer á tiem^ 
po '? 

46 Bienaventurado aquel 
siervo , á quien hallare su señor 
asi habiendo , quando viniere. 

47 En verdad os digo , que 
le popdrá sobre todos sus bie- 
nes *. 

48 Mas si dixere aquel sier* 
vo malo en su corazón: Se ta.rda 
mi Señor en venir * : 

49 Y comenzare á maltratar 
á sus compañeros, y á comer , y 
beber con ios que se embriagan: 

$0 Vendrá el Señor de aquel 



I El Griego , ip;^4r«i , viene. 

% El Griego (j^oAfltJci^ ^» í«' vela^ 
6 vigilia de noch«. El demoQio es com«- 
parado á un ladroo , que«no pierde 
momento , viendo cómo poede aprove- 
charse de nuestros descuidos , para en- 
trar y despojarnos de io mas precioso 
que tenemos : por esto nos encarga «1 
Se&or una continua vigilancia contra 
sus asechanzas y malicia. S. Hilaajo. 

3 £sto mira principalmente á. ios 
JPastores , Prelados , y Poderosos , para 

3oe empleen bien y hagan buen uso 
el poder y bienes que el Se&or ha 



puesto en sus manos , y que com6 bue- 
nos Administradores Iqs empleen y re- 
partan entre aquellos, que están 1 su 
cuidado. 

4 Lo llevará á su gloria , que es el 
colmo de tod^s los bienes , en recom- 
pensa de ^u prudente fidelidad. 

5 Representa este mal siervo á ua 
pecador, que abusando de la paciencia 
de Dios , que lo espera y sufre un dia 
y otro, toma ocasión de esta misma 
paciencia y sufrimiento para cometer 
nuevos pecados , y para caer en mayo^ 
res y mas abominables czcesoi. 



a ^tffc. un. 33, ¿8C.UI. 39* b jípocal. xvj. ts» 

La 



A • 



r(}4 SAN MAX H^ o. * 

ín dí€ , qüá ñfm sferat^ et fcorá, siervo el dia que no espera , y á 

la hora que no sabe: 

$1 Y lo separará , y pondrá 
su parte con los hypócritas ^. 
Allí será el llorar, y di cruxir de 
dientes. 



qua ígnorat ; 

$1 Et dividePeum^ fartem- 

Íue ejus fonet cum hypocritis a. 
Uic erít fictuSy et stridor den- 
tiutn. 



N 



I Lo Separará de la suerte y ftHd- y lo destinará, á la que corresponde ft 
da'd de sus escogidos y fieles servidores, los reprobos é hypdcrltas. 

a Jtfj^. XIII. 43. Inffm XXV. 30. 



CAPITULO XXV. 

Confirma el Señor /o que ha frofuesto en el Cafítuh precedente con 

la f arábala de las vírgenes locas y prudentes. Progne otra en conftr- 

fnacion de lo mismo., Describe su venida al Juiao , y la separación^ 

que en él se hará de los buenos f y de los malos : y últimaníente las 

sentencias y destino ^ que se darán á unos y á otros. 



I J^unc simile erit regnum 
ealorum decem virginibus y quce 
üccipientes lampades suas exfe- 
runt obviani iSponjo , et Spon- 

a Quicumque autem ex eis erant 
fatuúe y et quinqué prudentes: 

3 Sed quinqué f atuve , acceptis 
lampadibus y non sumpserunt o- , 
leum secum, 

4 Prudentes reró acceperunt 
oleum in vasis suis cuni lampa- 
dibus, 

5 Moram autem faciente Spon- 

I El prop<)SÍto de la presente pard-* 
bola, es, probar la misma verdad que 
CD las precedentes ; esto es , la nece&í^ 
dad de la vigilancia que debemos te- 
ner , para que no nos sorprenda el úl- 
timo dia , ya sea el de nuestra vida, 
ya el del mundo ; esto es , ó el de 
nuestro juicio particular, ó el del gene- 
ral de todos los hombres. 

a Estas vírgenes , que tomando sus 



1 llntónces será semejante 
el reyno de los cielos á diez vír- 
genes 9 que tomando sus lámpa- 
ras y salieron á recibir al Esposo 
y á la Esposa ^. 

2 Mas las cinco de ellas eran 
fatuas, y las cinco prudentes: 

3 Y las ¿inco fatuas, habien- 
do tomado sus lámparas , no lie* 
váron consigo aceyte. 

4 Mas las prudentes tomaron 
aceyte en sus vasijas juntamente 
con las lámparas ^. 

5 T 'lardándose el Espo- 

limparas salieron á recibir al Esposo, 
representan los fieles , que acompa&a- 
dos de sus buenas obras esperan la ve- 
nida de Jesu-Ciiristo : pero entre éstos 
bay muchos, que semejantes á las vír^ 
genes necias viven descuidados , y nó 
se previenen con obras de misericor*- 
dia , y de otras virtudes hechas eo per- 
fecta caridad para recibirle á la hora 
de la muerte. 



, . 6. ^diá atOem ^acte clamor 
fíkctus esP : £cce Sfon^uf venit^ 
exite obvidm ei. 

.,,,y¡ TunQ . mrf^x^Tunt omnes 
(ílirffms ilh » ftt wrnaverunt lam- 
fMe$ sua^ r / 

'8 Fati^ fl/iiAim safientümf 
Axcfi*uu$ i- Dau nobis de > 4>l€o 
vcjtro y ^a Ifnwfades nostr^ e»- 

9 Resfanderunt frudentesj^ 
Vicentes ;..ÍV0. /or^ fioA suSciat 
noidjf et^ voÜs^f he pqtiús advetir 
dtnus y e$ emiu vobis* 

¡ i^, Dttv» at^te^ irent emere^ 
venit Sfonsus : ep qiuc faratd 
ffítnt^ in$raverun^ cuif| e^ ^ad 
nuftias , et clausa est janua* 

ti Novissimé vero véniunt 
ft reli^tM virgit^Si dieentes: Do- 
ínine f áiominc , aferi nobis, 

12 At.ille res fondeas y aiu 
dmeti dico vobis. , n^scio vos, 

\ 4 

13 Vigilate * itaque , quia 

i I Esta tardanza del Esposo sigolB- 
C^.f^ltgva los Santos Padres, el liem- 
' po que pasará desde la primera veoida 
cU$l Hijo de Dios basta la^ se^uuda. 

« il sooldo de la trompeta , 6 de 
la V09: , que oiráo todos los puertos al 
fin del muudo. Joan. v. 25* 
. 3 Se dispondrán para dar cuenta de 
SIU obras* S. AotiSTiif» 

4 Buscarán algua género de coosue* 
lo y 4e esperanza en el triste aban- 
4009 . y. «stado en que* se vean« San 

AOVSTIN. 

5 ..Todos 4emer^n juBUmente , te- 
niendo qqe rfsspooder á un Juez en cu- 
* ya presencia ninguno podra presumir» 



30 ' « comeaziroh á cabecear , .y 
st durmiéroa todas. 

6 Quaado á la media noche 
se oyó gritar * : Mirad que. vie- 
ne el Esposo , salid á recibirle. 

7 Entonces se levantaron to^ 
^das aquellas ^vírgenes, .y ader^ 
.z4ron sjus lámparas ^. 

S y dixéron las fatuas á la^ 
'prudentes: Dadnos de vuestro 
aceyte> porque nuestras lámpse 
ras ^ se apagan, i 

9 Respondieron las prudeiv 
tes, diciendo : Porque tal vez no 
alcance para nosotras y para vo- 
sotras , id antes a Los que lo ven- 
den, y comprad para vosotras ^. 

10 Y o^icQtra^ que ellas fuer 
ron á comprarlo ^, vino el £^ 
poso: y la^ q,ue estaban fLperdbi- 
das, entraron con el á las bodas, 
y fué cerrada la puerta. ^ 

11 Al fin vinieron también 
las otras vírgenes diciendo : Se- 
fior , S^ñor , ábrenos. 

13 Mas ¿1 respondió , y di« 
xo : En. verdad os digo , que nó 
os conozco. 

1 3 Velad , pues , porque no 

que comparecerá limpio de todo pe« 
cado , si su miserÍcoi;^ia no templa los 
rigores de la justicia. Y así estos hom- 
bres locos, que hicieron su . principal 
caudal de las alabanzas que sacárotf 
de la boca de aquellos , que las ven*^ 
den , como un precioso aceyte , en va« 
no podrán conñar en eilos , quando ile^ 
gue el tiempo , en que se descubran los 
secretos de su corazón y su conciencia. 
6 S. G&aoNYMO lo explica dicifndo, 
que después del dia del juicio está cer- 
rada la puerta, y no queda lugitr para 
las buenas obras y justicia. Por nom- 
bre de tántpara se entiende la A » y 
por el del élto la caridad* 



a Marc. xim 33. 



L3 



l66 SAN If 

fiescitis diem , nequi horam, ^ 

14 Sicut d cnim homo feregré 
froficiscens y vocavit servos suos^ 
tt tradidit iUis bona suai 

i^ ' Et uni iedft qmnquie talen" 
•tOy alii0utem duo^ íUii^)eri unum^ 
unicuique secundum frofríam vir^ 
'tutem , et profectus est statim. 

16 Abiit au$em qtU quinqué 
-talenta acceferat-, et operatui est 
in eií y et íucratus est (Uta qiéit^- 
-^ue. 

17 Similher' ét qui dúo acce- 
ferat , lucratus esP aiia dUo, 

18 QiÁÍ autem unum accepe- 
rat , * abtens fbdit th terrám , ét 
tíbscondit fecuniam dcmini sttí. 

i 

19 Post multum.veró tenrpo^ 



« El Griego : i, J¡ ó ¿Uf rov cw^pA- 

^•c \^^Teu , en gtie vitne el Uijo del 

hombre. Estas palabras que Se iiallaQ 
eq el texto Griego sirveo para uair el 
tébtido del Tersículo y. de Itf parábola 
siguiente. Porque el Hijo útl Kpmbr^ 
es como 'uh hombre^ &e. La exposición 
de esta parábola de ninguno se puede 
tomar mejor que de S. P4BL0 en su 
Epístola á los de Ephcso iv. 8. iH. en 
donde dice:. Subiendo á Jo alto ^ llevó 
tttuttva la eautívidai , dié donef A for 
hotnhiret : y él mismo dio unes crerta-' 
mente Apóetoles \ f otroe , Pro^hetdt^ 
y o/ro/, Evan^ethtas '^ y otror ^ Patío- 
res y Doetotes , é<c. In donde sfe vé; 
que por tnlentos se deben entender 
aquellos dones puramente gratuitos, qué 
Dios d:i á los unos para utilidad de los 
otros. Y en la Epístola 1. á los Corirf 
thioT xir. 7. 8. 9. II. Que les dones del 
Esfiritu Santo , ^t se dcxan conocer en 
lo ex:frior , son dados á cada uno ^ara' 
ta utilidad de la Jgfesia Porque 4»! uno' 
ts dada for el t:4Pir:tu Santo palu'" 
bra de rubiduria Y^at otro patahra de 
tiene: a y según ei mismo Espíritu ; al* 



-Sftbeis el <lift ^^nllt^* h¿m ^; <^* 
14 Porque asi es , comtfvii 
hombre, que al partirse lejos, 
llamó á sus siervos , y les 'eatfc- 
gó sus bienes : 

' I $ T di€h&l uno tíffco talen- 
tos ) y al'étro^os^ y ai idfiíodib 
uno y á cada uno segitn su dípA- 
'<idád *i y se partió luego '. • 

16 * El^e habla récibidoio» 
cinco talentos t , se fti4 á nego- 
ciar con ellos , y ganó-^tilrds 
cinco. ... M . , »» 

17 ' Asíinísmó. á^^qtie^^habia 
Tecibido ábs\y ganó^^fros dos. 

18 Mas el-qoe habiar recibid 
do uno y fué y cavó en la tierra^ 
y escondió allí 'el' dinero de su 
se6or.. * ;■ : 1- /. 

' ip Después d^ lak^ tiempo 



I V » 



.1' . u 



Btfú fi ^por el^msM Espf^^ v ^ «^ 
otro dones de sanidades por el mum9 
Espíritu , &(.• Mas todas isiér eosaf 
obra tgio y. el wwno ^E^féritn)^ rtp^r^ 
tiendo Á cada uno , como quiere, 
' '2' ^un la medida de lá fé y de U 
gracia*, qué cada uno bkvü recibido; 
porque Dios no nos manaa cosas im- 
pasibles , ni nos pone una carga , que 
ño podamos llevar , ayudados de sn 
gracia. El talento de plata valia en- 
entre los Hebreos , como unos veinte y 
seis mil 'dosdenTos y cincuenta rcalet 
lie nuestra moneda. , 

3 El HIjb de Dios, estando para sar« 
llr de esteihundo, llamd k sus sier- 
ros ; esto es , á sus Apóstoles y . «fiscf^ 
pulos , y en nombre de estos d todos 
his Cfanstianós , y les contió sus bie- 
nes , para que con ellos, durante ^a 
ausencia y nasta su vuelta , qué strá 
qaando venga^ & juagar el. mundo, s^ 
«mpleen ' en obras , que merezcan la 
vida eterna. 

4 Talentxfs i las groetás que se dan 
para utilidad de los prdilmos. 



a Luc, XIX. 12. 



CAÍ f T. ü, 

fis 9ettit:.úop4wis,servqn^m iilih 
rum^ et posüit ratíonem cum ^j, 
. ^q j£t acc^dens qut quinqué 
talento accef$rap , obtiüit qtíáf 
quinqué ■ talenta , dicens : 'Dwni* 
ne j quinqué tidenta tradidisti 
mihi , eccg aUia ^quinqué sufer-j 
(¡ucratus mth - ^f 

a I Ait illi . Dominus ,ejus^ ; Eur^ 
ge serve b<me , ét fidelis , quia st^ 
fer fauca fuisti fidsdir^ sufer 
mdta te cQmtíPuam, intrain^uá^ 
dium Damini tui, 

22 Accessit autem et qui dúo 



LO xxr. i6j 

vino ^1 señor de 'aquellos Biervosi 
y los llamó á cuentas. 

2Q Y llegando el que había 
recibido los cinco talentos , pre^ 
sentó otros cinco talentos y ixr 
dendo: Señor, cinco talentos me 
entregaste , he aqui otros ciiicf 
be. ganado demás. ,. 

21 Sil Señor le dixo.: Muj 
bien , siervo büenp y fiel ; por- 
que fuiste fiel eá lo poco, te 
pondré sobre lo mucho, entra e^ 
el gozo de tu Señor. 

22 Y se llegó también el que 



fa(ffl|> aoc^perat^ etx ait/: Domi- habgi^ Kcibido los dos talentos, y 
^ «e , , dúo UÜ^nfa tradidisti mihi^ ^ dixo ; Señor^ dos talentos me en- 



€cce alia dúo hcrata^ smrk 

23. Ait illi Dondnus ejus: Eu- 
ge serve tfone'^ et fideiis , quia su- 
fe^ foucéS ftdst\ fidelisy sufer.fñnlr, 
ta te constituam , intra in gau- 
dium Domini tui. 

24 Aocedcns autem et qiii 
UHum taUntum acceferat , ait : 
Domine , scip quia homo durus 
^^f jnetis uü noíi, semingistíy et 
C¿stárc¿as ybi)tMi^sparmtPi 

y %% Bit úmens abii ^ etabscon» 
di faitntum tuum in térra : ecce 
habes qúod tuum est. 
. ¿6 . Respondens autem domir 
ñus ejus , dixit ei : Serve' maie^ 
it f^gef y sciehas quia meto ubi 
non sepnno , et congrego ubi non 
sfarsi : 

27 OforUdt -ergio te com- 
fmttere fecuniam mzam numula^ 
rus , zt veniens ego recefis- 

t El Griego , cyr^» o^^ , te eonowo. 
Eo esto se da á eoteacíer , que el Se- 
flor será un Juez severa couua aquellos. 



tregaste, aqui tienes otros dos 
que he ganado. 

23 Su Señor le dixo : BieA 
está, siervo bueno y. fiel ^ porque 
fuiste ñel sobre lo poco, te p9nr- 
drc sobre lo mucho , entra en el 
gozo de tu Señor. 

24 Y llegando también el que 
habia recibido ua talento ^ dixo; 
Señor , sé ' que eres un hombre 
de recia condición , siegas e& 
donde no sembraste , y allegas ea 
donde • no esparciste : ' 

2$ Y temiendo, me fui, y 
escondí tu talento en tierra : he 
aquí' tienes lo qlic és tuyo. 

aó Y respondiendo su señoii, 
ie dixo f Siervo ipalo y perezoS<|, 
sabias que siego en donde jnp 
siembro , y que allego en dondt 
no he esparcido: 

' 27 Pues debiste haber dado 
mi dinero á los banqueros , y vi- 
niendo yo hubiera recibido cier- 

que desperdicien 8us gcacias. 
2 £1 Griego , í'^u , d? donde, 

L4 



iS8 5Á» u AT nió.'^ 

$em uHque quod ineum est cum lamente con usura , lo que era 



usura. 

28 Tollhe itaque ab' eo ta^ 
ientutn y et date eiy qui hahet de- 
cem talenta: 

29 Omrú a enim hahenti da* 
ihur y et abundabit : e¿ autemj 
mi non hahet , et quod videtur 
iutbere-y auferetur ab eo. • 

^ 30 £t inutílem servum eji- 
•ettc tn- tenebras exteriores .* iliic 
trit fletus y et stridor dentium, 

31 ' Cárh autem venérk fUius ^ 
hominis in majeAate sua^ et otnnes " 
langeH eum eo , tune sedeUt su- 
per sedein majestatis suce: ' 

32 Et congregíéuntur ante 
€um amnes gentes , et sefaralnt 



1 1 



I Eq el siervo que rec¡bh5 cinco 
talentos, y ganó otros cinco , .se re- 
presea tan .aquellos :abrcrot áe* prinaer 
drdeo , que como uu Sao Pabló podían 

gloriarse en Jesu-Chfisto de haber tra- 
ajado mas que los otros, procurando 
el acrecejita ni lento de la Iglesia.'.£l que 
recibió dos talentos, v gand.etroi dos, 
simboliza k los otros Ministros de Jesu- 
Christo , que han recibido inen«s que 
los Apóstoles 4 pero que siendo líeles 
á su ministerio , sirven á la Iglesia ¿ 
proporción de los bienes y gradas que 
fina recibido. El delito del que recibió 
S9Í0 un talento , oo consiste eo no ha-f 
ber convertido á Jesu-Cbristo muchas 
'frlmas, sino éo no haber trabajado co- 
cino debia en $i{ coBversion. Este mal sier- 
vo buscaba excusas para justificarse en 
sus pecados, afiadiendo t su pereza un 
nuevo dMito de orgullo ; pues en vez 
de humillarse, y solicitar el perdón 
reconocierdo su falta , se vuelve con- 
"tra su mismo Señor , acusándole de 
dureza y de mal acondicionado ; pero 
el Seúor le coovence coo sus mismas 



mío. 

28 Quitadle pues el talen- 
to , y dádselo al que tiene diez 
talentos. 

29 Poi^que será dado á todo 
el que tutiera , y tendrá mas ': 
mas al que no tuviere, le «erS 
quitado aun lo que parece que 
tiene. • " 

30 T al siervo inútil echad- 
lo-*en las'tinieUas exteriores: allf 

'será el llorar , y el crugif de 
dientes. ' 

31' T quando viniere el' Hyo 
del hombre en su magestad , y 
todos *• I09 Angeles coií él , se 
sentará entonces sobre el throno 
de su Magestad *: 

32 Y serán todas las gentes 
ayuntadsts ante cí , y -apartará 

palabras , que deben nxar eo su cora- 
zón todos los Christianos. Veti acá, mal 
siervo , le dice , si tú sabias , que yoi 
soy severo eo exigir una santa usura 
de los dones y talentos que pc^go en 
las /danos tle mis siervos, ¿cómo faat 

euterrad<iieae. tal^itfoi«iv« Á^.hc «iaá*» 
sin procurar ganar con él? ¿No oe- 
bias , dime , por esta misma razón ha- 
berte <a pitead o' c«n ' tnayor tesón a cor- 
responder á mis designios? Pues te se» 
rá quitado este talento , y serás des- 
pojado de todas mis gracias , y estas 
se aumentaráfi en los quf biibiereo be- 
9ho buen uso de mlS: dones ^ y t<) en- 
tretanto tendrás el castigo que merece 
tu floxedad y soberbia. 

• 2 21 texto Griego-, ti «yiw iyyu 
\it y ¡ot Sanies Angelex, 

3 Hasta aqui usó el^eOor de varias 
parábolas para significar su venida , y 
el juicio que habla de hacer ea ella 
de todos los hombres : pero aboni ha~ 
*bla claramente, y sin parábolas de este 
aitsmo juicio. 



a Sufre xiu. u. Mare. ly. a j. Lúe. vux. 18. et ux. 26. 



m iab. ñmcetn 'y^\sieat: fost^r s»- los .uaos.^c.lM otxéB > como el 



¿regat oves ab hcedir.^ 



d 



; 33. JBr siatueP owfjqui^mJi 
dextris suis , to^ioi atitem d si- 
wástrisi ■ 

• 34.. . Tttfic ¿fcr^ rex hh , qui 
i dsxtris ejus erut^ : Venhe /Oe^ 
me4ieti fattis^^méky ^pasádete.'fo-' 
fotum wMi ugñtan 4 .cwisti$utuf* 
ne munJái : :: :^ ji . ( 

. 3; EiuWof * eium ^ et'de- 
áistis'tnihl manducare : siúviy ti 
didisús nñlú bS3ere,:hosféi erstn^ 
et collepsHs.m9:\ *. u i> . ■ . 'r,.-j 
ti $^'''Nuduxj\j ''A < coo(>er9¿sti5 
me > i infirmus y et viskdstís fnti 
wn earcére eram , et venistis ífd 
9nt» • ' »i» o j .^ . , » i.« — 

37, Tuíic respmdébunt ei.justiy 
iicentes : Domine y qaanda te vi* 
dimusesnríentem^^ ^et favimuf.te: 
sitiéntem y et dcdifnus. tíU j»ó^ 
#f<m? I» 

. 38 Quando autem te vidimuí 
hospitem , et collegimus te : aut 
nuaum^ et caoferwmus tei 

39.^ Aut, q^ando te vidimus 
injírmum ^: áut in cdrQéfe,f.et 4f?- 
nmus' fld le? . 

40 £t rej^ofufen; rexy dkei 
illis : Amen d^co ^fokis , quanh 
éiu fecistls uni e» his fratribuí 



' I* Pondrá 'ásifileretiía'l'lm qM 
reconocerá pot ovejas- ;suyfti , q^e baf-» 
bráo oído su iroz , c^mo la de su pía84 
tor ; y á su Izquierda á los reprobos^ 
4|u« ha queírido^Ügiirataos en los ca* 
Iwitos, ^r la tn^reza de estos aoi- 
iMües , y poi* el mal olor que arrojaft 
de si; La akhid derécba*, O la lsquier>- 
úa •igttifiu |itrtleuItrja«ott la ttli^fe^ 



pastor aparta las ovejas de los 

'. .33 T'poüdcá ks ovejas ' i 
su derocha, yi los cabritos á la 
izquierda;. 

34 Entonces dirá el Rey á los 
que estarán á su derecha : Venid 
béndkoside mit^Fáklie ^ poseed el 
reyho',4ae:os está pxiq>arado des^ 
de el estaUedmiémo del mando: 
- .35. vPorqiie>tui« hambre » y 
Bieitisteis de cuiberrnive sed, y 
Ble iiisteis 4e faebét : era huésped, 
y me bospedasteisr . j 
i « 3*6 t.Deaiiudo ; y mii cubris- 
teis r {Ciifermo y^\ y: neuviskásteisi 
estaba «en, la^ cárcel, y me Viuis^ 
teis á: v«r ;*. *^ 

37 Eotónces le respoflderán 
los justos, y dúáni Señor,) iquáiH 
iíOi tuvimos haaibrieaso,i y terdi- 
mo8»4i^ '.comer : ó 'sediento ,- y te 
ditii«Si<[iS' beber? <» 



W I 



38 ¿Y quáudp te vimos hu黫 
ped , y te hospedamos : ó desnu- 
do , y te vestimos? 
..39 ^¿Oquáudo tevipii^s cm^ 
ferino , 6 en |a carcet, y te ifuin 
■IOS á-.vter? •.•.'•.♦.» 

• 40 Y réspoñdfendo el Rey leij 
dirá;: Sa v^^dad.'9s digo, que ea 
quaato lo hicisteis á uno de estoif 



j'-iX - 



^ T, 



r 



« 1 1 



don éé M unos » y la condenación de 

hw'otror. .! '. t » . ' *• 

- >ai 'Tyaérújadeon «rdor,^?de S. Pe- 
dro Ejfiít. II. Cfl/». I, 10. en »í€gurt'* 
tos vuestra vocación v ^méstrd fieccion 
j>»r lar buenas 'ihrúL Poique sési noi 
dará Dits con abundancia' todos los mc'^ 
d/©#* fttrm -entrúr en el rejfio ' eterno i4 
nuestro Señor, r^ ♦'»' •^•''' ••' "^ í 



Xfal. ivui. 7, Mxe4h. xvia^7«ii:>to^>^Jtf.>llct.39iíi^ 'i -J^ **'*» ^ 



41 2i»nc (ífce( et /ur, >}fiij<¿ 

maledicti «ch igit^tn teterñum y qui 
faratus est diaMo | U ang^tit 

€JUS. 

. 49 EsuTwi $nim ^Bttwm de-í 
distisjfnihi manducare : . Mvi y €t 
n(ni. dgdhtis mbifotamí .. Ji 
43 Hospurttaim %, >etifiOf^ <;o/- 
hghtís imii'.fmdur^ «t fimi-cdop^^ 
ftiúm : Jüir : . tn^rmiij/y e¿ Jn car» 






cere « e^ non 



mr- 



.44 > ÜBiic-^ rtsvéaddm n t tí,-, et 
ipsi y átf:ent¡€s:\I)ftmine^i^.iquandú 
U lidiíntís- eiUBÍnii^m f aat si-t 
tientem , aut hosfitem *, aut . nuri 
dum I aut infirmum , aut. in :car'' 
cfre.j, jet non tninistratHimutibi^ ^ 
- 4S r'Tunc reifondebitiiliis^ dh 
Q$n^ :. jlméh.dioo: tmbit): 'Quam^^ 
diu non fecistis uni de' minm*ibú$ 
Ms y nec mhi fecistis. 



. ^•* '; 



I < 



.' 



-' I íQué motivo tan podenoso.part 
que ló& ricúi den l'nñbsrla i aquellos 
que son el desprecio del mitñd»! PM 
esta deeiaradoa de Je^u-ChrUto pue* 
úéti vtvW asegurados , de que es el 
mismo Sefior; el que padece la séct y 
el hambre en sus ^liembros, quAndo 
ven á los pobres hambrientos f sedieif- 
tos ; 7 que por coosiguieote es el mis- 
mo , á quien desechan y despiden de 
9I , quaod^h lea pide^ «<«■.• la:bafa^(rf« 
estos mismos pobres el pan que ne^ 
cesUai» para poder viyí y alimrá- 
íjirse. 

"3 De* eiste lugar y de otros, mu-» 

(hos ^e ve , aoe hay una ^abfza , ó 
comp caudillo de'^os esp/ritus #{y^t4tt«s 
y malignos. i^>. XII. 84. >< 



lo hicisteis: K 

41 Eatónces dirá también i. 
los .<fae\ estaiáa i ia izquierda: 
Apartaos densii uúilditos.^ al fuo 
go eterno , que está aparef^do 
para eLdiaUo .^ y para suf án* 
Ipdies* »..:.« - •■ ' í* 

- r^z PotFgue.tuy&ifaaoibre > y 
HD^me disteis de cpoier : 'ttt¥e«cd| 
y no me disteis de beben 

* 4 j £ra liucsped » y np me 
hospedasteis : desnudo y y do me 
9iiÍM?ístei6:eafermb, y -en la cár*i 
cel , y no me visitasteis^ * '\\ » 
V 44 . .^Dtónoes elloé tambióq le 
respondeéáir diciendo. : .SeficH*} 
^quándo te vimos hambriento , ó 
sediento, ó huésped, ó desnudo| 
d enfermo, ó en la cárcel , y no 
te^^ervlmosi . . 
' 45 • Entonces les lespoodeiá 
dicieodó :-.. En/ verdad os digoe 
que en quanto no lo hicisteis. á 
uno de estos peque&itoS) ni á mi 
lo hicisteis *. . 



i* • 



.4 ¿Ouiéf\ no temblar^', conrioeraa^ 
dó ; que Ids" petados áút' atraen' sobr^ 
estos reprobos la maldidon etema de 
Dios , no son. rdbof y homicidios , ni 
adulterios, ni todos los otros grandes 
y "enormes értftoí', que'* eiWiiyén pa— 
t<$(iteinenfie M ceynó.de7le^if-Chrift«^ 
á los que los cometen? Son solamente 
pecados de omisión y descuido. No cui^ 
damos de asistir á los pobres en sus 
9§eeskladrs ; 4^ visiUM" i^Sr eirfecmof y 
e^9arcelad9$v» para consola rlos^ segiia 
podamA>&9 los vemos , desnudos , siía^ 
ereernos obligados 4 cubrirlos ^ y encrf-" 
tanto. DO -,peii$gimos; en ^ Jesu-Christo» 
que se escande baxo.de este extedofr 
tan desprqpiabie de ¿u^ .miembrpí-^ p^p» 
ra- proba/: nuestra f<%jf\ p«ra sqiultfir 
-mK^rai.catldtdi Y HiKiieniirA».^ es<;^ 



1 p/s/nfc'Tt. 9. <r«^. ui^.j^i^ükíÉxui^ar» VK »i»5.>i .; .uu 



^^rj^ oOBcfiÜM^-^ü. fá. uifplh' 46 E irán lAloa -al. ^upüclp 
dum memum «^ ju^íí vnttm m eterno $ y los justos á la vida e« 






' ' • - » ll í •• . -j 



Smí^áí Jpsoi^CfiHkto á qéM' desp^iá« ¿feas ^ ^ésfós ;icoáio ézécuUdas* twti^ 

CArPJXULO XX VL 



tra .«& jSMB^r. >.i>r/iriidUj2Í'.:idí»t»^ qm le ungió, Jftihs le V€nd^ 
íiMíüáje^ H Sqfffoamníú (de ia EtftMmstía.^\Amn€Kte á^ sus difcí- 
faks el tífcándaiét qm» fadécmámn f^yism^foga^fá ^q/iéando k viesen 

Íreso y arrastrado á ¡os tribunales , \:fc* Ora en el huerto^ tref 
eees^iol Pmiie úBiernoy^y ^^xhorta/á :iánvd»soíftílos^-4 qíHR'oekni 
fiá^qM* QSftfUxJédas^ /r.enrnrra^ -y.deipme €^..hab0tle\ fr^fidi4<H 
ie^eonda^efu^lIoL^casa.deluPjontífieñ GaifJ^^ , jen dgñde .er pr«« 
' r geÁtado é Anjuriados Saní Pedro le niega tres veces :^ 
. * llora ju pecado, 

•'■''' ■ ' - ^ • . ' • .. 

,< I JOát facfum «ffl* cám conr ^ i X agon^edó que quando 

$tífnmflsiét Jfsus serpionfs ' húi hubo Jesús acabado todos estoa 

emnes ^sdixjít , díscipuHs juis: ' razonamientos '^ dixo á sus dis- 

• • cipulos: 

. a Scitis ai quia fosi hiduum ' s' Sabéis que de- 'aquí á dos 

Pascha fUty et fiíius hominis tra^ dia^sera ^ la Pási^a, y el Hijo 

I Sobre la ruina ét JcrdsaUai « i«l Cordero Paaeval»' y la fiesta que st 

in.del onudo^rlas {Miábalas' de ias eelebvaba«D memoria de haber pása- 

v^fgeaea^ 31 Á9 Xoi takmoa » y la.sepa* do el Ángel «xtermioador por las puer* 

cactpo- de ím ¿Meaos y de. loa. malosi. tas de los Heb/ép^j , que vid rociadas 

a £i Griego i yinTíu , #a La r<m ^^^ sangre de cordero , stn causarles el 

l^a^hs M.-» M >deriva "^¿«l' -verbo "^«nor dallo , después de haber hecho 

vir«^av /tn^^ ^ r^m^ , , ^wv jgypcjos. No nos detenemos aquí en 

- sigoMique-iHifrlaif , sino del Hebreo ho^ €xámfaarla grande' dlíicultad que ocur- 

Péiahh • traniUo^ y en c!Utd¿ó ñrrOfl re- sobre la celefwicioo de' la Pascua; 

¿y i i. *'^L'X£I- ;.' rf-ir?v» pLrrhA-, ^* *»^ tHaoiies ^u*- ale|fan tinos para 

'^'""í. ^lo?*In..^^f .^^^^^ "^^ V ' Vrob^r , que Jesu-Cftflsto eoiiWd el Cor- 

^^ü^. Jo?,JíVWréfes G^isgos exRli- ^ yiiuai en -díforent^ dfe que los 

cftn qfMHUnin^^e.eJ n por- x^ S. Gaacr- Jodios : ni las que proponen otros, pre* 
jiTMo le llama Phase,^ f. «significa «ii teadíendaj que le isotM eo el mismeír 

a Jtf«rrt ziv.x* XttiC. xux. X. ../•'*-. 1 



^^»r ut Cf6ef%ali»n ^ -del hombre $eríifátt^Sáo ^i^« 

, ' , í jRa ser crucificado. . .... . ., 

3 Ttf»c congregati sunifrin- 3 Entonces je jimtároiir Jos 
cipej sacirdotum , c( séniores principes de los sacerdotes ^^ 
|toptt/i .in Mriuf^ fm^ti^ s0r Y Í9$ > ip^g^stradp^ :d4 pueblp 
cerdotum ^ • jui •'^crlia^fír -Cok- lea 'él áttjo del priaoipe de.los 
fhas: 'lacerdotes ^' que sé UamabáC Cd^. 

4 Et consiUum fecerunt ut 4 7 tuvieron consejo pars 
Jesum doh tenerent , ct occide^ prender á Jesús con engaño , y 
rent. -^ ' ^ ^- ^^ 1 toíferk^faiAriji 

$ Diceban^ m»tem : IVofi in 5 Mas decían : No en el dia 

ret ffl fo^tiMA ) '^ '< '^> • ''Treed¿éseialbpc»táto.et{MiehIo. i'\ 
6 Cúm « ■ aiúm' ^]emt tsset . ^^^ iS -. \Y estaAda»Jcsiis en 'Betbft- 
jn Beihama i#. i<ofiio*5miom /e« iiüa.'! en cai;i de.Siinoa el lepro- 
prósi^ . * . > - .so . . ,k ' ■• ^ . . 4 

( 7 JÍDfenk ^ ^umtmulier ha». . .7 ; Se llegó á ói ulia muger.*^ 
hens íriübífftmi^ -unguemi freti^r ^q^^ mia. uaV.vjj^o de akbastrq 
ri y et effudk stfper- euf^t i^sius de.uh^uento pieci660, y lo .dec4 
Tfcumbéntís, * . . ranló sobre la. cabera, de él, es« 

' .^ . ^ lando recostado á la mesa ^, 

8 'Videntes autem disci^ulij 8 Y quando lo vieron sos dis- 



ichn lo qual véase Mai^mna^o y étrot 
intérpretes. El Sedor dUo. i V^ Apds-* 
toles el Martes que precedió á su Pa« 
él 00: J'tfA^f/ ««« Aeñtro de dot días xe^ 
rá /« Psrcua ; esto es , después 4ei 
Mtércoket f el- ]uéves :• poiqiie al caer 
de U tarde del Jueves se debía sacri- 
ficar el Cordero Pascual , y la ma^oa 
siculeote celebrar U grande fiesta de 
Pascua que eaía ea Viétaes. » 
• l Bí Griego: ircip*í'i¿rttM, ##^#*^ 

fregado, 
% El Griego: »«i o? y^fiuAru^^ 

y lof Mteribas, Se tuvo el Miércoles 
este consejo , y antiguamente se a/u* 
oaba en la Iglesia los Miércoles por es* 
te motivo. El Griego: ui T}a .anj\kj^ 

gue eri uoa pieza espaciosa v descub- 
ierta para celebrar JM0.(8»«.y traur 
los flcgocioi públicos. • 
. g Por el Evangelio de %. Juav icí« 
parece inferirse , que esta historia 00 
ae e»$au squi scgwft. el drden del. tiem? 



po y del lidiar qtief le corresponde^ 

por na)]er sucedido aiguuos días áotes. 
quando Jesu-Clirlsto estaba en Betha— 
nia. IMas «. Matheo la eueo«a aqiH ptp^ 
ra darnos á entender, que la verdade- 
ra causa q4je xnovld & J(¿da5 para ven- 
der á su Máéstrcf, ftje la aVarltia,1)ue 
se dexd ver en él , quando orarofiurd 
viendo derramar el balsamo si^re la 
tebeaa de JesQ-Cbristo. . 

4 M& JTi maiéto. Sf llama atf , 4 
porque faabla -padecido csu eaftmi»* 
dad^d'poi' liBber licredada este sobr»» 
aombre de alguno de tas mayores. l>et 
Evangelio de S^ fo«« pereoeJofierirse, 
que Simón, MSlria, Martha, y Látaro ba"« 
pian cooceiitadM» entre zí dar esta eena 
á Jcsu-Clvisto. 

i "Está, 'según 1 JCAlf, era María 

hermana dé tátai'o. 

6 Acostumbraban Ids Orientales lia- 
cer este género de pfofbsiooes ea loa* 
g)«ndcs coovitei* 



a yoMM, xu a. et xu.^. Mitre, xiv* 8. 



C A P {rTTJ^LlO IK X V I. I73 

máigaa$i jmnt^dkeiags ; Ut quid cipnlos ^ , se indighároii dicien- 



ferdñw hetí 

9 Potuit «nim istud venum- 
dari multó' y' et dari fauperibus^ 

10 Sciens nnfvm Jrnf^ , ai^ 
illis : j2^fd mo/»tf «i&5 huíc mu-* 
Uerñ Qpus ensm bonwn cferata est 

1 1 Nam s^mper pauperes ha^ 
htHivMscum : tie.iMkmmn sem, 
per habeiis. 

\% Mittem MÍm hsc unguen- 
tum hoc in cQrfus nieúm > ad se- 
peliendum me feeU. 

. 13 Amen dico volns\ ubicum- 
^e fradivatum fuerit hoc Evanr 
gelium w potó munda , dicetuit 
ct quod Jmc fccit in memoríam 
ejus» « 

14 Tune ^ abiit unus de 
duodeeim ,* aui dicebatttr Judas 
Iscariotes y ad priiíCipes sacerdo- 
tum: 

I ; Et ait Hits : Qadd vultis 
mihi daré , et ego vdbis eutn tra^ 
damX Atilli constituerunt ei tri- 
ginta argénteos. 

I Sav Joan atribuye solaoieate á 
Judas estos sentimientos 9 f aftade, que 
faablaba así , oo porqpe le diese muciía 
pena el alivio de los pobres , sino por- 
que era ladrón , y el que llevaba la 
b(Hsa. Joan. xii. 6. Esto aconteció áo' 
tes de entrar Jeftús en Jcrusalem , y 
S. MATHfto sin duda lo refiere aquí, 
para seguir coottiiuada meóte el hilo de 
la narración de la tra^ciAi de Judas 
después deja primera ocasión , que 
tomd de ver perdido el precio de éste 
acéyte , de donde esperaba ganancia. 

% £1 Misal Romano ree : tendréis, 
' 3 Este balsa fno , que ha derrama- 
do sobre mi cuerpo 1 os debe ser como 

Mere zxv. xo. Luc. zxix. 3. 



do: ¿Atjtté fin este desperdicio? 

9 Porque podia esto vender- 
se ^en iñucho precio y y. darse á ' 
I0& pobres.' 

10 Mas eatexidióndolo Jesus^ 
les dixo : 2 Por qué sois molestos 
á esta muger? pues ha hecho* con- 
migo una buena obra. 

1 1 Poique siempre tenéis po- 
bres con vosotros : mas á mi no 
siempre me tenéis ^. 

jz Porque derramando ésta 
este ungüento sobre mi cuerpo, 
para sepultarme lo hizo ^. 

13 £n verdad os digo y que 
en todo lugar , donde fuere pre- 
dicado este Evangelio en todo el 
mundo . se contará también lo 
que ésta ha hecho , para memo- 
ria de ella; 

14 Entonces ^ se fue uno de 
los doce , llamado Judas Isca- 
riotes á los Príncipes de los Sa- 
cerdotes; 

15 * Y ks dixo : ¿Qué me que- 
réis dar, y yo os io entregaré? Y 
ellos le jalaron treixua mone- 
das de plata ^. 

nna . predicción de mi muerte ; y de* 
beÍ9*.mirario como una preparación p** 
M .ad sepultura, S. Geronymo. 

4 £sto es , después^ de haberse jun- 
tado en casa de Caiphás los Principes 
de los Sacerdotes , ios Escribas , y los 
Ancianos , para deliberar sobre los me'- 
dios , que hablan de tomar para pren- 
der al Sedor. 

- 5 o treinta sidos de phita. Dos si- 
dos corresponden ft siete octavos de 
-una onza nuestra : y por consiguiente 
treinta sidos equivalen i trece onzas, 
y un octavo. Cada uno pu(*de con cstx» 
reducir este peso á moneda corriente 
del dia y pero sin perder de vista te 



174 i9AN H 

i6 Et extfide qumrebat oppor^ 
tunitatem ut eum traderet. f 

17 Prima « cmtem die azymo- 
rum access^ryau. dÍKÍfuli.ad Je- 
sum f dicentes : Ubi vis fánrnu» 
tibi coimdere Paschai 

i^ A% Jesús dfxft : lu in cf- 
vitatem ad quemdam , et dicite eiz 
Magister. átcit : Temfut meum 
frope est ^ >o^ud te facía Pascha 
cum discifulis meis* 

19 Et fecerunt discifuls , sic- 
ut constituit iliis Jesús , et fa- 
raverunt Pascha, 

diferencia de la liga , 6 calidad del 
metal. Ya hemos hablado particular- 
meute de esta materia ea el testamen* 
to viejo. Causa coofusion el considerar 
con qu¿D poco pe contentó U avaricia 
-de Judas, quaodo Uegd d tratar U vea* 
ta de su Maestro por ud precio , igual 
al que se daba pQr un esclavo, t'xod. 
XXI. 31. Pero mayor coofusion debe 
causarnos, si refiexlooamoj , que esta 
venta de JOdas es una terrible fígura, 
de la que hacemos nosotros muchas ve- 
ces dei mismo Señor por un vil loteré», 
por ua i ufa me deleyte , por una pe- 
quera veugaoza , por un punto de hoo- 
,r3L , y muchas veces aun por m'énos. 

I Sin duda^ que habla perdido to- 
da U idea , que antes teuia de Jesu- 
Cbristo , uo oostance que habla oido á 
Sau Pedro dar un testimonio tan au- 
téntico de su diviJiidad ^ y asi eocargd 
después á ios ministros » que ie aM^u** 
ra^en , y llevasen con precaución ; JJ9^ 
vadlo con cuuttíA» 

% La palabra Griega ¿ií^vfix stgnlfi^ 

ca propiamente paner cenceñot^ó sin le- 
vadura \ pero se traslada muchas ve- 
ces ¿I significar aquella fiesta , en que 
por espacio- de siote días debían co-^ 
mer los Judios peines sin levadura. Este 
dia primero de los ázimos era ei ca- 
torce de la Luna del primer mes, que 
corresponde á la de Marzo. Asi que este 
aúo se drbia comer el Cordero Pascual 
ei dia dos de Abril t Jueves por la 



16 T desde entonces buscaba 
oportunidad para eatregario ^. - 

17 Y el primer .dia de Jos 
ázymos ^ 6e liegáfionJos discipu-. 
los á Jesús, y le dixéron: ¿En dóa« 
de quieres, que dispongamos pa- 
ra que comas la Pascua? 

I S Y dixo Jesús: Id á la ciu- 
dad á casa de cierta persona ', y 
decidle : £1 Maestro dice : Mi 
tiempcestá cerca ^^ en tu casa ha^ 
go la Pascua con mis discípulos. 

19 Y ios discípulos hicieron, 
como Jesús les habia mandado, y 
dispusieron la Pascua. 

tarde al ponerse el Sol. £sta es la opi- 
nión comxfo de los Latinos. Los Grie- 
gos se persitadep », qu^ JtsuHChrist^ 
celebró este año U Pascua un dia an- 
tes : y en esto fundan la costumbre de 
consagrar en pao fermentado. Véase S. 
Thom. Part, 111. Qüest, xlvi. Ari, ix. 
Qjiest. uLxví^.AfU iVf y la Disertación 
de Calm. 

3 p de una cierta persona , sin de- 
cirles otra cctsa; y. para que la pudie- 
sen hallar sin dificultad*, les dixo lo 
que habían de hacer , como se refiere 
ea Si Marcos xiv. 13. 14. y en Saiv 
Locas xxii. 10. Este serla sio duda 
alguno de sus discípulos. Algunos creed, 
que esus palabras, de Jesu-CbrUto ibao 
acompañadas de aquella autoridad di- 
vina , con que mandaba á los hombres, 
á los demonios , y á los elementos, 
como dnello soberaóo , que era de la 
naturalexa. La expresión Griega ^^s 

ror t'uict puede explicar una perso- 
na determinada , que do se nombre. Y 
en Hebreo se dice q^s odSm jü^ 
moni y Peioni , y de aqui Fuisno «a 
Espaftol , quaodo no se explica el nom- 
bre de las personas ni de los lugares^ 
pero se eoQenden determinados luga- 
res y personas : lo Que puede también 
haber sucedido aquí , habiendo el Se- 
Aor declarado á sus Discípulos en par- 
ticular, quien era aquella perdona. 

4 £1 iitmfú de mi Pasitm , y d€ /#- 
lir y§ d« est€ fmiitd«« 



a More, XIV. 13. 14. Luc, zxil* 10. 



cjüPírvL 

fio Vesfire '<> autem faoioy 
¿iscumbibiU eum iuodicitn ifiiCf- 
fikUi .nds. 

21 Et edentibus illis^ dixki 
AnmB díco vtAis , quia unus ve- 
sirém mt traditurut ei$» 

82 £^ contristati valdej cm^ 
faruná jinguU dictre : Numquid 
igo ifim Domritc? 

aj'f A$ ifse resfandens , ain 
Q^i intingH mecum manum in 
p4irof3Íik f hic me tradet. 



24 FUius quidem honánis tía* 
dtl ^ , Jtctti scíitíUnn est de illoi 
tw átatem Aerntrn fi/í , jier quim 
FUius hominis tradetwr :< b(mum 
erat ei^ ü naíus non fuisset hom9 
Ule. ^ 

2$ Resfondens autem Judas^ 
qai sradidi} ewm , dixb : Num- 

Juid ego sum Rabbñ Ait UH: 
tt dixisri. < 

26 Ccenantibus ^' autem eis^ 
accepití Jesús fanem ^ et benedi- 
Ki$ j ae fregit^ deditque discifu^ 
lis súis j et ait: Accifiiei et cOy 
• . < .1 

1 Esto «s , desfiues de j>uestp d 
Sol. ^ ' 

2 MS. Muy torrópúsof, 

3 Sin duda aL aiismo tietaipo , que 
liiá^s , d^bld meter' algún otro la ma* 
ao en él plato ; y con esto quedó aun 
incierta la cosa : d o» oyeron todos 
aquella respuesm del Señor. 

4 Esto es , Vuelve á su Padre , y 
aM>rirá paea volver ; y ettó mas bien 
por un ePrcta* de su voluotad , que 
por 'la vf oleada de sus enemigos, y 
4c Uí malicia del qae'le luí de eo^ 
Xf9^T «n cumplimiento ét la proph^ 
cía de JsAiAS, wu. 7. 

5 Bato es, asi es como lo dlcet. 

a More. xiT. X7. Ijm* aasi. 14. ^aaan. 



O XXVI. 17 j' 

20 T quando Tifio la tarde '> 
se sentó á la mesa con sus doce 
discipolos. 

21 T quando ellos estaban 
cofnieñdo , dixo : En verdad os 
digo y que uno de vosotros me ha 
de entregar. 

22 Y ellos muy llenos de tris- 
teza % cada, uno comentó á de- 
cir ; {Por-ventura soy yO) Señor? 

23 T él respondió ^ y^xoe 
£1 que mete conmigo la mano en 
el plato ', ese es el que me en- 
tregará. 

24 El Hijo del hombre va- 
ciertamente ^ , como está escrito 
de él : pero ay de aquel hombre 
por quien será, entregado el Hijo 
del hombre : mas le valiera á a^ 
quel hombre no haber nacido. 

2$ T respondiendo Judas, 
que lo .entregó y dixo : y Soy yo 
por ventura , Maestro? Dícele; 
Tú lo has dicho ^. . ^ 

26 Y cenando' cHos ^•toHió 
Jesús el pan , y lo bendixo , y 
lo partió , y lo dio á sus di£c¿- 
pulos , diciendo : Temad > y co- 

Al principio de este Verso se scfiala 
JtJdas, el Que le entregó ; porque entre 
lor* Apestóles habla otro J^das, que te- 
aia el sobrenombre «de Tbadéo. £s de 
suponer , que el SeJIor le respoodid , sin 
que los otros discípulos percibiesen lo 
que le decía. 

6 Quando estaban aun en la mesa, 
y al fin de la cena. S. Gbrohymo di- 
ce , que despees de haber cuir. piído el 
Hijo de Dios la ceremonia de la Pascua 
figurativa, eoniendo con sus Apasto* 
les la carne del Cordero Pascual , pasd 
li la verdad del Sacramento de la Pas- 
cua , y les d id su verdadero Cuerpo y 
Sangre. S. Thomas. 

» 

un. ax. b P/a/«r. zl«xo. c 'i. Ce* 



Ij6 /SAN 'M 

mtdite : hoc est carfui rneum. 
. 27 £r acoimens calicem gra^^ 
tías egit : et oecíf r ilHs y éiceníí 
BibíU^ ex hoc omhesL ' \ 

3^ Hic €St vnim safáis meus 
notn'^ttítamenti f' qui prc mukis 
effundetur in remissionem fecca* 
forwm.' ' ' ' 

- 29 Dic9 auUtn vobisunoñ M^- 
ham avíodo de }hoc genimine vhis 
^9qt4e iri^ diem iilmn , cúm Mlud 
iribam vobiscum novum 'in regtib 
Fatris mei, - 

30 Et hymno dicto ^ exie* 
funt in montñn olivetí^^ 

3't Tufic dioit illis J^susí ^ 1 
-Ofhnes vos Kondalum* fatiemini 
in me , in ista. . nocte, Scriptum 
-esP enim-: Percutidm fastorepi^ 
et disfergentur Qves^gregis.\ 

3'2 - Postquam ataem resür^. 



med : este «s mí cuerj^. . 

.27 Y tomandci el calis y dio 
gracias y y se les dio , .dioieado:^ 
Bebed de 'este lodos ^. 
-. a 8 Porque esta es mi fian* 
gre ^ del nuevo.. Testamentos^ que 
será derramada por muchos ^ pa« 
ra . remisión de pecados. ' . . 

29 T digoos, que desde, hoy 
mas no beberé 'de este fruto de 
"Vid y hasta aquel dia-, quando le 
heba nuevo con. vosotros en el 
reyno de mi Padre ^. 

30 Y dicho el'Hymno * , sa- 
lieron al monte del QBvaJr . 

: * 3 1 . Entonces J^stis 'les^diso: 

Todos vosotros padeceréis escáu? 

dalo en. mi esta noche K Porque 

escrito está: Heriré. al Pastor, y 

se descarriarán las ovejas del^re* 

baña' 

- 32 Mas después que resuda 



1 El uso . ordiHarío era beber ^el v^- 
it» /n^dclado coQ .agua , y asi «^aba 

el cálU , que tomd fl Señor en sii« 
manos; lo qüal figuraba de una mane- 
i*a espiritual la unioo de Jesu-Christb 
jCOu la Iglesia. 

2 Éi Griego ro , 7tf del nuevo (es^ 

tamento. 

3 Pét fTttic^j^; cst6 m^'pairm.bfiu 
di tniíchor. • '» I 

4 Parece por el Evangelio A^SmSí 
Lucas xxii. 17; 18. í9« T «o- que: «i 
Seuor tomó, y distribuyó dos. veces el 

«cáliz á sus Apóstoles 4 la. primera con 
vino común , después de haber comi^- 

»do el Coitlero Pascual ; y la segunda 
con su Sangre , después de haberle ron- 
sagrado por la^ ^rcod>^ stis divinas 



mente su propia Sangre, sedescuhre^iein^ 
p^ ia'ire»:4^ tie -suá paUbras> Y así les 
dice: ¿ue no lo bebería hasta aqutl dii^fn 
0ie lo bebiese nuevo juntamente eim ellot 
en tí reyno de xa Padsrt ; esto e>» basta 
.qué )untaiheine coa él fuesen embriaga- 
dos eo el banquete 'celestial del torteúti 
de aquellas delicias divinas , que entóo* 
<^s ,-. comeo ubap á. ^star, fcdbieado 
su Cuerpb y su Sangre. ' 
S Es probable,.que e^te byipDOJ&^se e\ 
^40/. cxxu» yH^St sJg, qfie los Judíos acos- 
tumbraban rezar en accioQ de gracias. 
6 Por estas palabras da k entender 
ei ^eñor á sus Apóstoles , que seriao 
tan fuerten^ent/e t^ota^o^. viesdole pa- 
.,d^ci^, ^ue desfaileoeaian en-U* fé^y 
que aoidari»» com^ p^^s d/esca rfÁa4aAi 



>pjrlabras;T así parece, que' fue d«í- ^ sin' Pattí^^/qi^ia^. guiñase í» pero 

-pues de haber preiootado el primer cá- yfiíi nisoaa tiempo ios .<eo0spela 9se£ai7 

líz úi'súi dt&cCpulos, 'quando díxo: Ato -f^odoles^, que QQ solfMneiu:e> resucita ríai 

beberé ya liías da este fruto de vid , &ie, -ai no que n^ ;loa abandpoaria., prome- 

.esto Mi del vina eomun &c, Pero aunque tiéndoíes ir á esperarlos en <}aLii6a , i 

se entienda del cáliz, que les presentó .donde 4abia-,qM¿ st. hablan de retirar 

la segunda vez , quando contenia real"- por el temor de i^s Judíos. 

a Mars. XIV. 27 Joam, XVL 3a. Zachar, wi» r« 



* 
«•>••» 



/• 



CAPÍTITLO XX.VIi T77 

ntcero • , ffíHC^tn vos in Ga- tare , iré delante de Tosotros á k 



33 Respandens aútem Betrus^ 
ait Uli : -Ét n omnes scandati" 
9atí fuerint m U ^ ego nutn^uam 
$csnaali%abor. ' 

34 Aip iUi Jesús : Amen di' 
co tibi ^ j quia in hac nocte an- 
teqwnn gallus canUt , ter me ne^ 

< 35 Ait Uli Pefrus c • Etiam^ 
si ofortuenp me mori tecum^ y non 
te negaba, Similtter et omnes disci- 
fuii dixerunt. 

36 Tune *oenH Jesús cum il-^ 
lis in vitlain , qua dicitur Geth-^ 
semani , et dixit discifulis suis: 
Sédete hic , doñee vaaam illuc, 
et orem* 

37 Et assumpto Petro^^ et 
duobus filiis Zsbea^ , ccepit con- 
tristari et meestus esse. 

' 38 Tune aii illis : THstis 
est anima mea usque ad mortem: 
sustinete hic ^ et vigilóte mecum. 

39 Et frogressus fusillumy 
jTQcidit in faciem suam , orans, 



GalUéa. 

33 Respondió Pedro^ y le di* 
xo : Aunque todos se escandalla 
luu'en en ti , yo nunca me escan- 
dalizaré ^. 

34 Jesús le dixo : En verdad 
te digo, que esta noche antes que 
cante ^ el gallo , me . negarás 
tres veces. 

.35 Pe^ro le díxo : Aunque 
sea menester morir yo contigo, 
no te negaré. Y todos los otros 
discípulos dixéron lo mismo. 

36 Entonces ^ fué Jesús coa 
ellos á una granja, llamada Geth- 
semani ^ , y dixo á«us discipu* 
los : Sentios aquí , mientras que 
yo voy allí ,* y hago oración. 

37 T tomando consigo á Pe- 
dro y y á los dos liijos de Zebe- 
déo y empezó á entristecerse y 
angustiarse ^. 

38 T entonces les dixo : Tris- 
te está mi alma hasta ia muertes 
esperad aquí , y velad canmigOp 

39 Y habiendo dado algunos 
pasos y se pT>stró sobre su rostro^ 



X S. Pedro , dice S. Agustiit, creía 
-poder , lo que conocía que quería. Mas 
«sta voluntad no iba acompañada de 
uüR ardiente caridad ; y así el temor 
le hizo negar tres veces á su Maestro, 
que permitid su cüida para iiumillarle, 
por U falta que coroetid , resistiendo k 
io que el Hijo d<í Dios le decia , ensai- 
sáfidose sobre los otros , 7 íiándolo to* 
tfi» á sus propias* fuerzas y virtud. S. 

^BOMAS. 

% Acabe de dar los tres cantos, 
que acostumbra. 

-' 3 Jesu-Cbristo después de haber 
instituido la Sagrada Eucharistia , per- 
naiiecid aun algún tiempo á ia mesa 

■ a jum^» weu 7* h J^atm* sixx* 38. Mart, 
Tom^L 



con sos Disdpulos , y- les hizo el Dis- 
curso, que refiere S. Juüw en el Cap. 
mi. desde el v. 31. y en todo el xiv. 
Véase la nota , que allí ponemos á di* 
cho verso. 

4 Llamada así por la fertilidad del 
terreno. S. Obrontmo le interpreta. 
VaHh pinguisxhnd. Este era un huerto, 
6 jardín al pie del monte de las Oli- 
vas, y como á mil pasos distante de la 
ciudad á la parte oriental. Al entrar 
en él mandó ¿ sus discipulos , que le 
esperasen allí , mientras que el pasaba 
mas adelante á orar., como tenia de 
costumbre. 

5 £1 Sefior escogió á estos tres, co- 

uv. 30. c More* aiv. 31. ¿««.xau* 32 

M 



17^ ffAN K 

§t dicens : Pater mi , 5t fossi^ 
hile est , transeat á me ccUix iste, 
Vetumtamen non licut ego volo^ 
-sed sicut tiL 

40 Et venit ad disdfahs 
suOTy et invenit eos dormientes^ 
tt dicit Petra : Sic non fotuistis 
4iná hord vigilare mecumi 

41 Vigiiate , et orate ui non 
intretis in tentationem. Sfintui 
qmdem promftus est ^ caro .au- 
$em infirma. 



A T H ¿ O. '^ 

é hizo oración , v dixo : Padre 
mió , si es posible , pasc^ de mí 
^te Cáliz- ^ Más no como yo 
quiero , sino como tú. 

40 y vino é sus discípulos* 
y los bailó dormidos , y dixo á 
Pedro: ¿Así, no babeis podido 
velar una hora conmigo ^ ? 

41 yelad, y orad para qu^ 
no entréis en. tentación ^. JEl es- 
píritu en verdad prototo está, 
mas la carne enferma ^« 



mo los mas sefalados, y distinguidos 
por su grada : á estos babia mudado 
jcl nombre , dando á Simoo el de Ce- 
^has , ó Piedra , y el de Boftiergei , ó 
hijos deJ trueno á Santiago y á Juaii, 
8iu duda para dar ¿ enteoder., que lo» 
destinaba para ser los principales Mi- 
nistros de su Evangelio: y asi fueron 
mirados después , como las primeras 
columnas de la Iglesia , Galet, 11. 9» 
A estos también babia escogido , para 
que fbcseo testigos de su transfigura-^ 
don en el Thabor. El Griego : ¡tai 
^rjLLinTt ^ y ÁamguitUrgt sobre fcwi- 
met* , & esttr en una extrema agonia, 

MS. £ comf€fO Á seer triste é mar^ 
rido. Parece que el Señor quiso como 
' abandonarse á sí mismo , dando lugar 
á la mayor tristeza y aílicclen , que se 
ha conocido jamas. Consideraba por 
una parte la traición de Judas , la ne- 
gación de S. Pedro, el escándalo de los 
Apdstoles , la- reprobación del puebio 
de los Judíos, y la funesta ruina de 
Jerusalém ; y por otra veía , que iba ¿ 
entrar en un mar de penas y dolores, 
en donde registraba una profundidad, 
y extensión casi infinita. Se le repre- 
sentaron vivamente todos los pecados 
de todos los hombres, y sobre todo ia 
ingratitud de aquel pueblo , que habia 
escogido entre todas las naciones \ y 
los sacrilegios aun mas sensibles de una 
infinidad de ChristJanos , que profanan- 
do la santidad de su prolésiou , no se 
aprovecharían del precio inestimable 
de su sangre. Esta tristeza fué tan 
profunda , que faubiera acabado con su 
vida , si el mismo Señor lo hubiera per- 
mitido. S. HiLAAio» S. CnysosTOMO y 



S. Gerohymo. 

I £1 Sefior pidiendo , que este cáim 
pasase de él , si era posible , quiso re- 
presentar vía flaqueza de la naturaleza 
del hombre 5 y afiadleodo : Mas ao sem 
como yo lo qtáerc , sino como té , nos diO 
exemplo de aquella fortaleza con que 
hemos de seguir á Dios , aun quaodo 
la nattiraleza se oponga , y haga es- 
fuerzos en contra riow San ChrvSosto- 
Mo. Jesu-Christo para consuelo de sus 
miembros flaeos, y enfermo* sintió eik- 
tóoces la voluntad de lá naturaleza hu- 
maaa , de que estaba revestido , y que 
le inclinaba á desear , q^ue «este cália 
de su Pasión , pasare , st era posible^ 
sin que él lo bebiese: mas al mismo 
tiempo hizo ver , que aun en medio de 
esta repugnancia , que cxperimeocd de 
Ja voluntad humana, estaba en usa 
perfecta sumisión al querer de su Pa- 
dre ; |)orque siendo verdadero Hijo de 
Dios , quería todo lo que quería su 
Padre. • , , 

2 De aquí «e vé , que au oración h»- 
bia durado una hora con poca dlfe^ 

rencia. 

3 Esto es , para que 00 caygais ea 
la tentación ; porque es imposible , di- 
ce S. G&aoiiKMo , que el jalma del homr 
bre DO sea tentada. Y. por esto pedi- 
mos en la oractoo , que el Señor noo 
ense&d , que na nos abandone á mna tnt^ 
taeion , de la qual no podamos salir 
victoriosos. Así qué lo que pedimos & 
Dios , no es , que no seamos tentados, 
tino que nos dé fuerzas para resistir 4 
la tentación. ^ • 

. 4 Esto es ft como lo explica & Joah 

CHRYSOSTOMO,auoque queráis despreciar 

. ia i^uiecte ,. 00 IQ po^Jiei» hafifir9«sá 



CXVÍTXTI^O XX VL I7P 

4^ lurum secundo abüt y et 4a Se fué de nuevo según- 



oravií y dkens : Pater mi , si non 
posest hic cali» transiré nisi Iribam 
Mum j fiat voluntas tua. 

43 Et venit iterum y ttJwoe^ 
^t'ws dornáentes : erant tnim 
oeuli eorum graiiatL 
- 44 Er reiictis Mis j iterum 
abüt y et oravit tertió , eumdem 
sermonem diceus, < 

. 45 Tune yenit ad disdfidos 
suos y et dicit illis i. Dormite jam^ 
* et requieseite : ecce aúfropinqua- 
vit hora y et Filius nominis tra*- 
detur in manus feccatorum, 
. 46 Surpte y eamus : ecce af^ 
frofimpimt tjfii me tradet. 

' 47 ¡Adkuc « eo hquente^ ec* 
ce Judas unus de duodecim ve^ 
nit y et cum eo turba multa cum 
gladiis y et fustibus y 4nissi á 
prindfibtís saoerdotum , et je- 
ñiorSms fofuli* 



JMos no 08 ftltrgi tu mano para sos- 
teoeros , por la oposición natural, 

3ue hay entre el espíritu , y la carne 
el hombre. £1 espíritu fácilmeote for- 
ma buenas jesoluctones ; pero quaodo 
•e trata de ponerlas en exeoucioo « ha» 
lia mil obstácttlos en las pasiones , y 
afectos de la carne , que prevalecen - 
coDtra el espíritu , sino son fortifica- 
das con la vigilancia , y con la ora- 
ción , para que el Sefior no nos aban- 
done. Los discípulos del Sefior apren- 
dieron bien pronto esto mismo por sa 
propia experieocla^ pues coutr» todas 
las protestas , que hablan hecho , le 
abandonaron , y huyeron» y Pedro le 
aegd tres veces^ 
• 1 MS« Apesgados, 

% Estas uo son palabras de uno 
Que manda d aconse;a, sino del qué 



da vez y y oró y diciendo : Padre 
mió y sino puede pasar este cáliz 

sin que yo lo beba, hágase tu 

voluntad, 

43 T vino otra vez y j los 
halló dormidos', porque estaban 
cargados ^ los ojos de ellos. 
• 44 T los dex#,. y de nuevo 
fué á orar tercera vez, diciendo 
las mismas, palabras. 

. 4$ Entonces vino á sus díA- 
dpulos, y les dixo: Dormid ya ^| 
y reposad Wed aquí llegada la 
hora, y el Hijo del hombre seri 
entregado en manos de pecadores. 
; 46 X«evantáos ', vamos: ved 
^ue ha llegado el que me entrer 
gara \ 

47 T estando él aun hablan* 
do, he aquí llegó Judas uno de 
los doce, y con él una grande 
tropa de gente con espadas, y 
con palos, que habían enviado 
los Príncipes de los Sacerdotes^ 
y los Ancianos del pueblo K > « 



reprehende con enojo ;'tomo si dixert; 
Vo es ahora tiempo de dormir , sino 
de velar : mas puesto , que os empe- 
lláis en dormir , dormid eo hora bue- 
na* Es una conoeskín llena de iropia. 

5 Bl Griego : tyufte'^t , éé^per» 
idos, 

4 El Griego : ó ^a^i^tít fi% 
él fue me entrega. 

S S. Lucas dos dice Cap. ^xxu. 5a. 
que acompafiabao 'también íi esta vil 
tropa algunos Sacerdotes. Judas iba déla 11- 
tf,algo apartado del resto de la gente;, 
para dar sin duda menos que sospe-* 
char á Jesu-Christo y á sus Apóstoles 
de su mala voluntad ; y por esta mis- 
ma razón llegó k saludarle' y á besara 
le como amigo , siguiendo la costum- 
bre de ios Judíos. 



a More. XIV. 43* ím» mmu. 47. 7«MfM svjui. 3^ 



M» 



i8o 



ÍJíH MáTHÍü.' 



'^ 



48 Qui auUm fradidit eum^ dedit 
illis signumy dicens: Quemcumque 
osculatusfuirOy ifse estj tenete eum. 

49 Et confestim accedens ad 
Jesum y dixiu Ave RabbL Et os- 
€iUatus €st eum. 

50 Dtxf^fi^ iUi Jesús : Ami'^ 
ce y ad quid venisti i Tune oc* 
cesserunt y et manus injecerusit in 
Jesum y et tenueruns tum, 

51 Et ecce unus ex his y yai 
trant cum Jesu y extendens ma- 
num y excmit gladium suum , et 
fercutiens servum Princifis Sater- 
dotuiñy amfutavit auticu^am ejus. 

$2 Tune ait iUi Jesús : Con* 
verte giadium tuum in locum 
^uum ^ : omnes eniwy qui accefe* 
rint gladium y gladio feribunt, 

53 An putas y quia nanfos- 
sum' rogare patrem nneum y et ex" 
hibebit mihi modo flusquam dwh 
decim legiones angelorumi 

54 jQuiomodo b ergo imple* 
huntur Scripturte , qvéa sie (tpór* 
tet fierií 

.. ' X L9t ptlibras llenas de soavldad, 
amor y dulzura que dUo el Sefior k 
Jtdas , le hubieran podido hacer vol* 
-ver sobre si , s! hubiera habido cosa 
que fnidiese tocar 6 mover su conK^ 
aoOMJII mismo tiempo nos ensefia» á 
amar á. nuestros enemigos, aun á aquer< 
líos mismos , que sabemos , que tienen 
Voluntad de emplear todo su Airor 
contra nosotros. S. Hilar. 
a San Pedro. 

3 Este se llamaba Rfalco. 

4 Merecen perecer á espada-: y 
qoando no paguen la pena por mano 
de los hombres , Dios los castigará con 
muerte violenta. 

5 Un solo Ángel quitó la vida en 
una noche sola iv. Reg4 xix. 35. a ciento 
y ochenta mil lumbres del Exército 
de Sennacherib Rey de los Assyrios» 



' 48 Y el que lo entregó, les 
dio señal y diciendo : £1 que 70 
besare , él mismo es y prendedío. 

49 Y se llegó luego á Jesu3» 
y dixo: Dios te guarde , Maes- 
tra Y lo. besó: . 
.50 Y Jesús le ^dixo :. ¿AmigOj 
i qué has venido ^ ? Al mismo 
tiempo llegaron y y echaron ma- 
no de Jesús y. y le prendieron. 

$1 Y uno ^. de ios que e»? 
tabsoí con Jesús y alargando la 
manO) sacó su e^ada, y hirien*^ 
do á un siervo dd Pontíñce *p 
le cortó la oreja. 

$3 Entonces le dixo Jesús: . 
•Vuelve tu .espada á su lugan 
porque todos. io$ que tomaren » 
pada, á espada morirán ^. 
•"53 ' i^^ ventura piensas, que 
no puedo rogar á mi Padre , 7 
me dará ahora mismo mas de do* 
ce legiones de 'Angeles f ^ 

.S4' ¿Pues cómo se.tcumplí- 
rán las Escrituras y de que asi 
conviene que se haga ^i 

i Qué hubieran hecho doce legioiMi;^ 
que componían mas de setenta y dos 
mil Angeles? ¿Mas para qoé esto? si 
el Seflor por sí mismo , y sin necesitar 
del socorr» de los Angeles*, hubiera po-» 
dido acabar con todos en uo momento» 
asicomo cota una sola palabra los derriUS 
en tierra , dexándolos aturdidos- y asom» 
brados. £sto fué como oisserva S. Jíjas§ 
Chrysostoiiio queriendo acomodarse ¿ 
la flaqueza de los Apóstoles , que no 
^ tenían aun de él toda la idea que de- 
bían ; y hablándoles mas bien como 
Hijo del hombre^ que como Hijo de 
Dios. Los Apdsroles no acababan de 
comprehender y condordar una tristeza 
tan terrible , como la que hablan Tisto 
poco antes en el Seflor , con lu omni- 
potencia de su Divina naturaleza. 
6 El se ofreció ea sacrlücio porque 



a Gtttes» !)(• 6« Aj^aiy^ sin. lo» . b -it^L ixa* f. 



.;; Ifi Uta hora dixit Jesús 
turbis : Tamquam ad iatronem 
existis cum gladiis y et fusúbus 
i»mfreJundert me : quúÜiñe apud 
tjos sedebam docens in temflOf tt 
non me tenuistis. ' H 

'. ^4 Hoc autem totum factum 
est a y ut adimplerentur Scriptuh- 
ñi Profhetarum, TuAc discifuli 
amties ^ y reUcto eo^ fugeríént: ; 

^4 • • • 

*■ > 

57 At c illi tenentes Jesum^ 
■du9¿erunp ad Caipham Prindpem 
Sacerdoturh j ubi Scfibf et setúth 
res conveneranh 

$8 Petrus autem sequdjatur 
€um d longe'usque ¿n atrium Prin- 
áfis^ Sacerdoiuin, £( it^ressus iri* 
|roi 9 sed^bat cum ministris , ut 
víderct fifUm. "/ 

59 Princifes autem Sacerdo* 
tum f, et omne concilit^m {¡uaft-i 
bant falsum testimonium . c¿ntra 



'55 En aquella hora dixo Je< 
sus á aquel troj^el de gente : Co- 
mo á ladrón habéis salido con e»* 
padas y con palos á prendermes 
cada día estaba sentado en 'el 
templo con vosotros enseñandc^ 
y no me prendisteis. 

56 Mas esto todo fué hecho^ ' 
para que se cumpliesen las Es- 
crituras de los Prophetas. Entón- 
ees le desampararon todos ld6 
jdíscipulos, y huyeron '• 

57 Mas los que tenian preso 
á Jesús, le llevaron ^ á casa de 
-Caiphás el Príncipe de los Sacer- 
dotes ,- en donde se habían jun- 
ti^doiios Escribas y los ancianos. 

58 Y Pedro le seguía de lejos 
hista'^jel Palacio ^ del Principe 
^ bs Sacerdotes* Y habiendo en- 
trado dentro^ sé estaba sentado 
co^ los sirvientes , para ver el fia, 
• 59 • Mas los Principes de los 
Sacerdotes ^, y todo el Concilio 
buscaban algún falso testimonio 



\ 



3uIso, y sfn abrir so boca. El será con* 
ucldo como ona oveja para ser cruel* 
ficado. IsAi. Lili. 7. 
' I He aquí en io que pard toda la 
valencia de los' Apóstoles que se ofrc^ 
cféroi» á irforir coD el Seoor. Aqui se 
tM taxnplltfa la prophecü de Zachjí-* 
miA^ xfft. 7i que se halla en el v. 37; 
de este miirinf^capKulo. 

3 ' Bsto fbé poco antes de* la media 
noche i porque tí gallo caotd la prime- 
ra vez % quando el Sefior estaba ya en 
casa de Calpbás.' Este habla comprado 
á'Herodes |^ uoa grande suma de 
dinero el' Pontificado de aquel aflo. S: 
G^RRoifVMO^ Por la narración mas ex- 
tensa que -se halla en S. Joan al Cap, 
stviif. 13. se conoce ^r lo claro , que 
nevaron á Jesús primero á casa de 
AnáS'Suegrode Caipbás ^.y en segolda 
á casa de Caiphás. Samto Thomas di- 



ce y que ambos á dos se juntaron en el 
Palacio de Anas. 

3 San Pedro huyd primero como 
los ptros ^ pero volviendo uo poco so- 
bre s(, y acordándose sin duda de sus 
|>rotésfas, avergonzado volvió pasos 
atrás, y coiñehzo a seguir á Jesús, bien 
que'iú /07W , como añrmao los- Evan- 
gelistas /y porque su corazón , dice S. 
ObÜontmo , se KiB apartaodo.de su 
Maestro , estando ya muy cerca de ne- 
garle. ;Mas fuese por efecto de alguna 
centelílta de amor , que ardía todavía 
en su corazón , ó por curiosidad de ver 
el paradero de toda esta escena , tuvo 
valor para segolrie , para enerar en el 
mismo Palacio de Caipbás , y aun para 
estarse allí muy de asiento. 

4 Algunos pretenden que fué Cai- 
phás el que le preguntó también acerca 
de sus discípulos y doctrina , como se 



a Thren* W* tfOi^ b *MíürCi jéctí SOt' C ¿»«; xui* 54« yéánn, zvui. 94* 

M3 



l82 1 SA.N M 

Jesum^ uit tim morti traderent: 

60 Et non invenerunt , cám 
fnulti fahi testes accessissenk No- 
wsifné autem veneruni dúo falsi 
pestes, 

6 1 Et disterunt : Hic dixit e^ 
Fossuin destruere temflum Dei, et 
fost triduum reedificare tUud, 

' 62 Et surgens Princeps So*- 
cerdotum , t^t ül¿ : NMl respon*' 
4es ad ea , qtM isti adversúm te 
testificanluri 

63 Jesús autem tacAat, Ee 
Trinccfs Sacerdotum ah iUi : Ad- 
juro te fer Dewn vivum , . tt^ di^ 
cas nobís ji tu es Ckristus. fi* 
iius Da. . i . 

64 Dkitilli Jesús: Tu dir 
MtuL yprumtamen dtco'vobis b^ 

lee en S. Joan xvrii. 19, Hg, Véase la 
nota Á este lugar. Bi Griego : x^t m 

9'^«rCt)ri^6i y lo* jándanof 6 Sinor- 
dores, 

I Aqui se verificó lo del Psalm, 
Uriti. 7. ScruTati luñt iniqvitaies\ ¿e^ 
fecerunt scrutantex scrutinio. Y lo del 
Ptalm. XXVI. ta. Insurtexerunt in f^e 
fettet iniqui , et mentita est inicias 

2, MS. A la postremeria, 
• 3 Está mas determinada esta expre* 
Bion eD el texto Griego que dice: xa\ 

y^A rpivf ifíipcir , et per tres Ai&t. 

Jesu-CbrUto habla ado <le su propio 
Cuerpo , á quien llamaba templo , des- 
pués de haber dicho á los Judíos : Hej-^ 
irviá este templo^ añadid: T yo lo re/* 
t^leeeré: ó según la fuerza dd texto 
Sagrado , yo lo levünt^ré , 6 también jo 
lé resucitaré* Masaos Judíos alteráruM 
las palabras , y aplicándolas á su tem^ 
pío material, declararon que había >dK 
cho , que en tres dios I9 volverte á. fa^ 
hricar. De este modo, aJiadieado f mu- 
dando alguna cosa , procuraban dar al- 
£uo color de verdad y de justicia á la 
ijusta acusación que formaban contra 



coiura Jesús I pa?á eatfeg^le á 
ki muerte!:: 

60 Y. no le hallaron 9 aunque 
se hablan presentado muchos fal- 
jK>s testigos ^« Mas por úkimo ^ 
llegaron d(^s testigos falsos ^ . * 

61 T dixéron : £ste dixo: 
Puedo destruir el templo de Dios, 
y reedificarlo en tres días ?• 

. 62 T levuntáudose el Príncir 
pe: de los Sacerdotes, le dixq; 
¿No respondes nada á I9 que es- 
los deponen ^ contra íSi > 

63 T Jesús callaba, Y el Prín?» 
-cipe de los Sacerdotes le dixo: Te 
conjuro por el UsoB vivo, que 
nos digas , si tú eres el Christo 
d hijo de Dios. 

64 Jesús ie dice : Tú lo has 
dicho ^. Y aun os digo » que ve< 

«I Salvador. S. Gsron. él CoaTSOBT, f 

Santo Thomas. 

. 4 .MS% l TertetnunMií contra fi7 

5 Tu lo áixiste : Quiere decir , com^ 
lo explica S. IVI arcos irtr. 62. 2^ ro% 
cL qite tú dices. JPero ya. que 00 sit 
creéis , quando os declaro oue yo soy 
el Christo , por el estado humilde y 
despreotablc ea que me veía ^ esto o» 
«tetaiite « os dlg0 ^jertameote^ que se^ 
reis algún dia convencidos de esta ver* 
dad, quando semado «^1^ tbrono.de 
oii gloria y sobre las niibe« del cielosi 
cendré ¿ iu^gar jA todo el mundou lits 
dice, que esto w^^kknprmto , pol'qof 
mil aAos para Pilos son cpmo.ci dia, de 
a ver, que pasd» Aunque el SeAor o» 
había dado respuesta á otras pfej[UDtas 
impertí oemes^.n .(ts^ ai ok estas pala^* 
bras, responde sin balancear , como 
liel observador de la Ley de Dios, por* 
que eata ordenaba á todo Israelita ,'4e* 
tiiajAr ¿inoerainentA la v«(xM , quando 
fuese requerido^ por «i Maeistaaéo de 
parte de {)ios. Véa^e el iAvk. v.i. AiM»* 
que Caiphás fuese kirruao , este -uo ubt* 
tante ocupaba el lugar de Sumo Sacer- 
dote , y de primer Magistrado de la 
nacioo. 



a ^0ii.;ii. X9. h^mr. zvi. af« u Jke^ttkh.vfi^SfMmatu xkím W 



mnoio 

dentem á dextrís virtuth Ihí^ €$ 
vMfo^em f ntdnbús cali 



füivm^bmmnis ü^ reís desde aqui á poco al Hijo 

del hombre sentado á la derecha 



6$ Tune, Princeps Sacerdatum 
sriéit vestimenta sm ^ dicens: 
Blasfhei'mavit : quid oAuc ^gv- 
ffiffts testilmsl ecce mu» audistis 
blosphemiami 

' ¿6 QtM iwbU wd^tuírl At 

íUi resfandentes dixetimt z Reta 
est íHti^vts» 

■ ¿7 Twnc a eíCfmrunt m f» 
eiem ejm*, et ciüaphu eam cedh 
ifeftipit , ¿dii aumn fahnas in f» 
eíef9P efi*t dedtrwa^ i > 

68 Dicentet : Prcfhttíaa vé*> 
hÍT\ Christe , ^qjús est qw frper- 
cufMtt 

"^9 Petfus b verá .sedebat 
forís in atrio r et aceessit ad 
eum- una aneiUa y éUceni : Bp tu 



de Is v.ihtid de Dios, yvenlr ea 
ks' nubes, del Cáelo. 

6 i Entonces el Príncipe de 
los Sacerdotea rasgó sus Testidu- 
ras y y dixo : Ha blasphemados 
jQué necesidad tenemos ya de 
téádgos? He aquí ahora acabáis 
•de oit' la blasphetnia ^ : 

66 ¿Qué os- parece? Y ellos 
respondiendo dixéron: Reo es 
de imrerte. 

6j Entonces le escupieron 
en la; cara, y le maltrataron i 
píil&adas',^ y Otros le dieron bofe^ 
tadas ^ en el rostro, 

68 1<^ Diciendo: Adivínanos,. 
Christo , ¿quiéii á el que te ha 
herido? 

6^' Pedro entre tanto eístaba 
sentado fuera en el atrio : y se 
Ikgó á él' una criada , didehdo: 



aass vllft sfervos y soldados descargábaos 
bflétada^ soture ^ sagrado rostro del 
Supremo SefiÓf;de los hombrea y de 
los Angeles: fé vló en fia, conld todo 
lo que habla mas grande y respetable 
eo ^1 ;n|aÍsterÍo de la, Religiou y ea 
él' gobierno jdef estado I estaba confun- 
dido y mezclado coa el pueblo mas ba-« 
Xo para conspirar á un^, y animados 
del mrísifao furor tratar con los mas 
horribles desprecios í aquel' de. qulea 
solo habían' recibido Beneficios. Y por 
qoamó ei^ Salvador faabia declarado» 
que él erar el Chrl^ro , y por consí- 
¿oiente aqoel Pm^beta por extelen- 
¿Ta , qtie H S^fior en otro ttémp» 
KatAa promethlb levantar ea medio de 
su pueblo , para que escucftasen su vozr 
Xíeuter,xviu 15. i'S. ^insultaron por 
vas aábel rostro adorable , que será al*' eSte doble motivo ; y vendándole lor 
gun cu» et- terror de todo el Universo: ojos, á cada golpe que le daban , le 
Aquel rosero , que aparedd á KiS'Apds^-* d^i^rchrhtir, adivinanór t quien er 
toles tan brillante como el Sol eo el dia el que te ha herido? 
ée su Traosfiguradon : se vid , como 

a Irsl. L. 6>Márc, uv. 6s» b Luc. sxn. 5^. J^atm. xvni. 17. 

M4 



t X.OS Judfos, comb- 4I0S' Sé GáRd*» 

vyiiO»acostumbiaiii»orrasgac sos vcttl^ 
darás en aefial de un grao dolor, y 
tttmMea pars mani^Star^tí hoifrorqoer 
les causaba el oír una blasphemia. Y 
esto ftié lo.<(uehizo Caiph&s ,.faltanr- 
áa tor ella á To- qoe pYtiblblá expresad- 
mente la Ley de Wüysés af Sumo Sk^ 
cerdtite , tant\ jtiti/ ta, Pero aoüqtíe 
con estas demostraciones exteriores tlitf 
á entender tíua. grande indignación y 
pena ;. esto no obstante manifestd bien 
en^ lí¿ sigaiemes pala!bras éF contento^ 
que recibia por haber sacado -por tSitl^ 
Ao de hi boca del Seflornna* cónf^slm, 
por la' qjual.segud- su opftiion^ podía dte**' 
darar ^e mereció la muerte. ' ^ 

a' * St vld'eottíflces:, como TosSaCer-' 
dbteá 'del* Ülo^ vfvo cubriérot) de sali-^- 



a'- 



184 



sATí math'ío; 



cttfit Jesu Galilao eras. 

70 At üU mgavit an-am 
wnnibus , dicfns ; Nescio nuid di- 

€ÍS. 

71 Exeunte autem ilh januani^ 
vidit eum aíia MnciUay tt mt hisy 
qui erant ibi ; Bt hic erat cum 
Jesu NítzaretiQ. 

72 Bt ' iterum mgavit cum 
juramento f :Í¿uia rum novi bomi- 
nenK ', 

73 Et fost fusillum accesse- 
tunt qui stabánt , et dixerunt Pe- 
tro : Viré et tu ex Mü es : nam 
€t íoquel» tua mamfestum te fa^ 

€Ít. • 

' 74 Tune ckfH detestan , et 

jurare quia non novisset hominenu 
Et continué goéius cantavit. 

• # 

: 75 Et recorda^usi e$% Petrm 
verbi Jesu , quod dixerat : Priús 
^uam gaiius cautet ^ ter mt> n^fn 
gabis, Et egressus jfra^ , fiei>it 
amare. 



Tú* también estabas con Jera» 
el Galilea 

, 70 IVlas él lo neg6 delante 
de todos , diciendo : No sé lo 
que 'dices. 

* 71 T saliendo ¿1 i la puer- 
ta, le vio otra criada , y dxxo á 
los que estaban allí : Éste estaba 
también con Jesús Nazareno '. 

7a Y negó otra vez con ju- 
:]!amentD > diciendo: No conozco 
tal liambre* 

73 Y de allí á un poco se 
acercaron lo» que estaban allí ^^ 
y dixcron á Pedro : Seguramen^ 
te tú también eres de ellos: por- 
que aun tu .habla te da bien i 
conocer. 

■ 74. Entonces comenzó á ha- 
cer imprecaciones , y á jurar que 
no' coif ocia á tal hombre. Y can- 
tó luego el gallo. 
, \ 75 :Y 'líedrp se acordó 4e la 
palabra y que le habia dicho Je- 
gusii AiH9S que cante el gallq, me 
negarás tres veces. Y habiendo 
saMdpfuer^^lloró amargamente ^* 



' 1 Esta criada fué la que ^sistia A la 
puerta , y había iutrududdo ú, Pedro 
y viéndole á la luiribre, le preguotó co* 
mo de pj:K) , seguD consta de ¿. Luc^:. 
ttor ventura tu también eres de ios áiscz'^ 
pulos de este hombre ? Lo <)ue después 
coDürmó y dixo, como parece 4erS. 
Matheo y S. Marcos : Tu. también e/-. 
tabas con Jesús el (ia{éiéo, Pedro oegd 
primeramente , y dlxb q^e W le cu- 
nocía, y iuego se salid dei guio , '¡fus. 
ao de la casa. 

2 Otros de los que aflé eftabaá^ y 
uoo de ellos pariente de Maleo, cono- 
cJéroo , que Pedro era Gatiléo j porque 
la lengua de esta provincia lenia au- 



chas p^lfibras propias,' del idioma Sá" 
Qj^itaoo y Syriaco, las quales eran 
d^soqaotei al oÍ4o de los JerosoUmita- 
90^. Esto mismo se éiperimenta cu ca-, 
si todas las proviq^las de un reyDO,ea 
que aunque todas hablen un idioma co- 
mún,, ci^SL uua tiene., ó proounciacioa 
diferente , ó idiotismos peculiares. 

3. &AJI Lucas dice.t'ü^. xxxiii. 6í. 
qiie el Señor volvió la cara para mi- 
rar' á Pedro, EsU miruda del Sefior le 
atravr^ él corazón , y le hizo ¿onocer 
e] ^bisoiji) en que habia caldo. Por lo 
qual tocado de una particular grada 
suya , salid fuera , y Uord ^u pecado 
ainargin^ente. S. Acustam. . 



1 ft 



1 • 









:v 



c A'p'í T ir 1 O X X V I í. 
CAPITULO XXVIL 



X8f 



Arr^entímenfo , j^ desésferúchn de Jadas. El Señor es fneentadú 
i Piéatik £i ftueUo ptie ía itbertaií' <ie Barraf^ij , y la muerte de 
Jesu^hristo, Filato le condena cwtra el testimonio de su propia añir 
ciencUs ^ y el puebto toma sobre si y sobfe todd, su fosteridad ía cuifS 
de aquella sentencia, Desfues de' haber sido azotado el Señor yrsentmt^ 
fiado á muerte. , le toman los sbídados , y. le escarnecen en diversas^ 
maneras : .le crucifican entre dos ladrones , y refarten sus ropas , y 
aun en Us Crua, le llenan de ofrobrios. En sur muerto se oscurece el 
Sol i resucitan los muertos^\fc. Joseph de Arimathea le baxa 
de la Cru% ^ y leda honrosa sepdtura. 



- n D^ane autem faeto , con- 
$iíium ittieriint omnes Prinoifes 
Sacerdotum^ et séniores fofuli ad^ 
versús Jesum y ol eum morti tror 
derent, 

.2 £t a vinctum adduxerunt 
tum y et tradiderunt Pontio Pt- 
(ato Prasidu 

5 , Tune videns . Judas , qai 



1 Jl venida la mafiana, to* 
éfís los Principa de los Saoet^o- 
tes y los Ancianos del puebla en-* 
tráron eñ consejo contra Jesás, 
para entregarle á la muerte. 

3 \ lo. llevaron atado 'j y lo^ 
entregaron al PresideAte Pondo 
Pilato ^, ' 

3 Entonces Judas ^, que le- 



I MS. A Pilato ti merino. Poirclo 
tílato flo era propiamente sióo un Pto- 
curador de Judéa. Asi UajoiabiaD los 
Romanos á los que" estaban encarga-i 
dos de recoger las rentas del amperio. 
Dio Cassius, /*un. Tácito, ^nnaL 1. 
XV* Los que eran enviados. á {}«>5fiDcla« 
grandes gobernadas por un Presldeote, 
solimeote teñían la Su|)erlotei>dencia 
de las rentas ; pero quaudo las jprovia* 
das eran, fequeúas, ea^rcian también 
la autoridad de Gobernadores, y de es- 
ta clase era Pilato. JLos Romanos ha- 
bian quiudo á los Judíos la potestad 
4e coLdenar á algún reo á pena capi- 
tal : y por esta razón , aunque C^ipüai^ 
4eclard á Jesu- Christo reo de muerte, 
&o dio ¿outra él la sentencia , sino que^ 
Jo remitid al Gobernador de la pro- 

yincia» ...^ -, .• 

% Judas, viendo que el furor de loa 

Judíos después de haberle dei^laradp 



reo df muerte, oo descansarla hasta' 
verle- crucificado, abrió ios ojos para 
conocer y f:ood^oar su delito. Mas cstft. 
arrepentin^.ieoto ftié estéril é inútil , y 
así afiadirndo otro nuevo y mayor pe- 
cado de desesperación -, se ahorcd. No 
consta st la; fu#e^a muerte, de e'st^ xni^ 
serablé fué antes 6 después de la muer-s 
te de Jesu-Christo, Es opibiou comujn,, 
que el desidicbado discípulo ató el lazo; 
con q^t se ahqc^d de ijn árbol ¿^y ai^^^ 
eiPoe^a Juvencq detérniiiia ^ pariicu». 
lar la higuera: if^á/ de vertkCm S..JI&0K»' 
Suele el demonio , después de ))aber; 
pegado ii .muchos para que ^e precJpi*^ 
ten en las mayores abominaciones y de«, 
Utos, abrirles. por úitimo ios ojos , pur^, 
que considerando la atrocidad de sust 
maldades, y oprimidos dé su peso, caí"», 
^fíü en desesperación ».y poresjm ^ ci, 
iniiérno. 



k a Mert. xv. 19. i^t. zuu. x . ^Mm-.pHV.aK^ 



jS6 .i^AlN H 

€um tradidit , quod damnatus es- 
set 'y pxnitentiá dMctu$ ^ retulú 
triginta argénteos Princifibus Sa- 
ceraoMif» et sentwibuSf ,.\ 



f 4 Diam : Fccc^nr, traJmn. 
sangttmem jmÉum. Jh iUi dix9s- 
tunt ; Quid mi n9¿ m videriu 

^ $. £t fre^tíát argeutm. m 

queo se susfendiu 

6 Principes autem Sacerdo- 
tum f acceftts argentéis , di xe- 
wunt,: Non Iket tox mi^re in 
carb9uam.j^ qim fnmm Mongiá^ 
nis est^ 

y K^úmMÍmk au&€m IfUID ^ OTIIC*» 

runr ex, itíis agrum figidi ^ in s€^ 
fulturam feregrínonsm^ 

8 PraMer b Aoc voc/mir. tft 
offr flJf y HoccMiinia ^ fcoc est ¿ o- 

5er languitifiy usquie in hodiemum 

9- Tune impUtum est yMut 
iktum en fer Jeremiam Pro- 



^ 



Á T ■ ^ D« 

había entregadoy quando vio que 
babiÉ £Ído cotidenado : movido 
de arrepentimiento / volvió las 
trdata monedas de p&tai loa 
Btíndpeá de los Sacerdotes j á 
Jbs Aodaaos» - 

4 Diciendo : He pecado, en- 
tregando la sangre inoceote. Mas 
ellos diitéfon : ¿Qué nos importa 
á nosotros? víérasio tú. • 

5 Y arrojando las monedas 
depkta en d templa^ ^ retiró, 
y ble, yse ahorcó con un laza 

6 T los Principes de los Sa^ 
cerdotes tomando las monedas de 
pktEv dix3£roar No es licito me- 
terlas en el thesoio, porque es 
precio desangre '- 

7 Y faabíuido deliberado so* 
bre ello , compraron con ellas el 
campo de unt alfiñro *, para se» 
ptthura * de los* extrangeroa 

8 Por lo qnalfjié llamado 
aqmeL onnpo , Haceldama ^y esto 
es , campo de sangre y hasta el 
dia de hoy. 

^ Entánees se cumplió lo qncr 
fué dxcho^ por Jeremías el Pro« 



* f Corbona , d coimr Uama S. Müa-* 
eos- Til. 3. Corbtn , es palabra H6l>réii,' 

re significa ofrenda faecba á Dios, & 
sw templo , del verbo tarab , d kgrié^ 
preseotar , ofrecer ; y 9»i quiere éecir 
tfterorü túgrmdh, SAír Gbrowymo. ¿os* 
Príocipes de los Sacerdotes , hipócritas 
como sieiñpre-, después* de haberse tra~ 
gtdo un camoHo-, ildéron escrúpulo' 
tfe pasar ua mosquito ; y asi ñiuda- 
dbs en algunas tradíciboes de v^% in- 
t%uo8, DO quisieron poner de oUevo 
en ei thesoro. común aquel dinero,' 
«ue «halH» sido pi«cio de 4a sangre ám 
Jesu-Christo ; sino que teniéndolo por 
profíioo, le aplicaron á beneficio de 

a Mter.ui^. b Amr^íitim- 



Ibs pobres, ir peregrinos» 

a Que percenecia á un Qltero , 4 
en donde hacia sus oUas 7 vasijas de' 
tierra. 

3 MS. P«r# eimiterh, Be lof qne 
no.pertenecian al pueblo de Oíos, de 
IOS quaies los Judíos querían estar se* 
parados aun dñpues de la moerte. 

A La voz haeeidamú es Syriaca , dtf 
Hebreo dó», d mas YAtvt át\ Chftldé» 
dMmtf, sangre. Foé tan sefial^do este 
campo , que desde aquel tiempo no f\ié 
(ionocido por otro nombrr, permitién** 
dolo así Dios «para que fuese upa-pnie* 
ba 7 un- monumeuco eterno de la Injoa*. 
tida de los judíos. 



funt triginta argénteos pretíum 
.4^prtpi&ti , jgoim sffrétiav^runt 
•4\jUü$Iarafk . . . .i : '> 

10: Mtdederufi^eotin agmm 

mtntfs. 

if Jesut MiUm jtetit ante 
Prasidem ^ : eí ieiíenrí^avip eúm 
fríem # Jkem ^ : Tp tex ilcf Ju-^ 
itwvmi Dkí$ iUi Jesús i Tu dkis^ 



7 2 E$ cmm úceusarefmr a Prin^ 
'^^nts Sacer,iotum ¡ et seamrílmSf 
mthii respandit. 

\ 13^ TmC'dicit ilB Piétus: N(m 
átudis quanta,adversám te diamii 
fesPimoniaí 

14 Bt non respondit ti ad ni* 
lum verbum, ita ut miraretur Pre- 
ses vehementer» 

I s Per diem autem sokmnem 

coniíinwra» Prms8s fopda dimit' 

tere un»m vinctutn ,. qoeni valuis* 

Hnt. 

'i6 Habebaí autem tupe vin^ 

t Parte de esta propbecía se halla 
•B iMBBMiA» i^xii. 7. H. 9- y pajote ea 
ZiiCHAftiAS XI. 12. I3. La comfr^ del 
9amfo está eu jTfcRBMi/s, y él ^ect^ 
ée la* treinta ffinnt das S€ lee eo Za-^ 
Chíirias ; y 5. Maibíjd afiade las úXti* 
mas pa Labras del apr^áó de ipi hijos di 
Isfioml, XavJd Kijnohi eo el prefacio á 
Jeremías dtce , <^4le Jeremias antigua-* 
xneafee «cupatw el primer lugar en el 
Ufaro de los Propbetaa .; y xle aquí la 
]ncQciofi.«^iie de él bac« S. Matjm* 
XVI. 14. mas. bien , que de U>s otros 
Propheias, parece ser porque era el pri? 
s&fTO, cuyo iiom&bre se leía eo dicho li- 
bro. T ]0 misino debe enteuderse aquí, 
cato es , que cita el Libro de ios Fro- 
ptietas , nombrando ¿ Jeremías. A «ste 
SDodo dizo taiT.bien el Salvador , Luc* 
zxiy .44. ; «Se ittf dtf amtpih tod^ Jo ftm 



O xxv>it. 187 

Sbeta^ ^e dixx> ''7'T toaáxíCfa 
18 treinta monedas de plata, pre- 
ndo del apreciado. , al «qaal apre* 
ciaron de los idjos de Iscad ^. ' 

xx> Yiesdiéroaporelcampo 
del alfarero , asi como me lo br» 
denó el Señor. 

II T Jetua fué* preseittado 
ante el Pmideate, yie|>regun^ 
4D £l Pxesídotfe y dixo: ^ Esíí$ tú 
el .Rey de los Jiidiosi Jesús lé 
dioe : T¿ lo dices. 

I a T como ie acusasen los 
Principes de los Sacerdotes, y los 
Ancianos , nada respondió. 

13 £Qfiiinoes ie dice PHato: 
|No oyes quintos* testimonios d^ 
cen contra ti? 

14 Y no le respondió ipalabra 
alguna , de modo que se maravi- 
lló^ Presidente «n gcan manera. 

1$ Por el dia solemne '^ a» 
CDstvmbraba el Pre^^denae entre* 
gar libre al pueblo un .preso ^ el 
Que queciaj3. 
' 16 y ^ la sazón teftia un pre* 

hay ercrlto acerca de mi en la Ley , en 
loi Prophetas^ y en Itu ^j-o/xaor,; ^to 
^ , en los Libros de ios Sscrítqre^ áa-* 
grados 4 -en los qual es ieuia el primer 
^ugar el de los Fsalmos^^ AGVSitti. 

7^ Puede támbicQ irasladarse: ^«c 
iusiéroH en precio Los hijos de Uraét. £X 
texto Griego : ¿ttj fttctf ÍT^%ñ\ . eá 
<k>ode se ^ode,0up¡lr 41 4- rti ^ lot is<* 
eaettUts, Jos aumos Sacerdotes, 6ie.dand» 
por la vida de ao oefdadero Israelita» 
el mtamq ipcecio , que se idába segcm \v 
Ley , £wod^ onti. ^ por ei rescate de 
ia.de .un e^iovo. 

3 De la Pascua. -Oestombtfo Intro* 
ducida por ios ^d<os , en n.emoria de 
liaber sido librados por Dios de la es* 
clavitud 4^ £^ pto , y que conserva- 
ron , según se véeo este lugar, ios RO" 
SBanos SeOoics de ia pvuviucia. ' - - 



a za^hiur, zx« i^« . k Man^ aar^ a. c ¿«s. axJu.^«<9^a0Mi.'xTJU. 83* 



'l9S .^ SA K M 

ctum insignem\ ri¡M ákebatur. Ba- 
raobas. 

17 Congr^atis irgaiUUj db- 
xit Püattu : Quem mltis dimir.- 
fofif vobisi Barabbam , an Jcsum^ 
^i dicitur Christusi i 

18 Sciebat enim quod fer in- 
^vidiam tradidissent eum. . 

1 91 Sedenú autem iUo fro tri^ 
bunali y, misit ad eum uxor ejus^ 
dicens : Nihil ubi y it juito ülL 
Multa enim fassa sum hodie per 
visum fropter eum. 

: 20 Princ^s a autem Sacer- 
dotum y et séniores fersuaserunt 
fofulis ut feterent Baratífom, Je* 
sum vero ferderenU 

ai Resfondens autem PreeseSp 
mt illis : f¿uem vultis vobis de 
dmbus Mmitpi i At üU dtxerfmn 
Barabbam, 

22 Dfcf> illis Pilatue : Q^id 
mtur faciam de Jesu , qui dicitur 
Christust 

X Causa verdaderamente asombro, 
^ue acostumbrando pedir los Judíos en 
esta fiesta solemne de Pascua la líber-» 
tad y absolución de un reo, fuese Fllato 
el wque pidió por. el Justo de los Jus- 
tos , y no pudo conseguir su libertad. 
San CHRYSOSf. PUato , que conocía la 
'ineceocia del Sefior, y que deseaba sacar- 
le de las manos de los Judíos , escogld 
«ípresameote á Barrabás para ponerle en 
QDmpa ración del SaWador , 00 dudan- 
do , que el pueblo y i quien Jesús habU 
colmado de beneficios, le preferiiia á 
un ladreo , asesino y 'sedicioso. Mas se 
engafid ; porque el pueblo instigado por 
los Principes de los Sacerdotes , y por 
sus Ancianos d Magistrados, pidld la Ü^ 
bertad del facineroso , y coudend á seir 
Crucificado al que era ia misma InooeD* 



A T B ¿ O. ' 

«o muy famosa*, qjoé' se* Uamabí 
Barrabás. 

, 17 • Y habiéndose ellos juntfi- 
doy íes dixo Pilato : ^A quien que* 
teis que os entregue libré? ¿á Bar- 
cabás, 6 por venniraá Jesús, qife 
es llitaiado el Christo ^? • ^ 

18 Pues sabi^ que por envi* 
dia lo habían entregado. 

1 9 Y estando él sentado ea 
su tribunal , le envió i decir su 
muger: Nada tengas tú con aqud 
Justo. Porque mucbas cosas he 
padecido hoy «a visioji por cau^ 
sa de él ^. > 

20 Mas los Principes de los 
Sacerdotes , y los Ancianos per- 
suadieron al pueblo que pidiese 4 
Barrabás , y que hiciese morir á 
Jesús. 

21 Y el Presidente le respon* 
dio 9 y dixo : ¿A quál de los dos 
queréis que os entregue libre? Y 
dixéron ellos : A Barrabás^ 

22 Pilato les dice : ¿Pues qué 
haré de Jesús, que es llamado el 
Christo? 

da. lO quintas veces hacemos los Cbris- 
tlanos el mismo cambio que hicieron los 
Judíos! 

a £1 Autor de la ca^ta cd Philip, a^. 
atribuida i San Ignacio Obispo de An- 
tlochla , y algunos otros Autores han 
crefdo , que fué el Demonio el que en* 
vid este sueno á la muger de Pilato, coa 
el fio de estorbar, quanto le era posible, 
la muerte de Jesu-Christo. Porque co* 
snenzando á reconocer la Divinidad del 
Seftor , y á penetrar los mysterios de sa 
muerte, conocía muy bien los grandes 
efectos , que producirla á favor de los 
hombres. Pero todos los otros Padres 
han creído , que fué un sueAo enviado 
por Dios , para justificar en el concepto 
del Presidente á aquel , que los Judiat 
querían , que Üí mismo condeoase. 



ft ^jr«»xv..if.JLM.»(li|..i& ^^omuu zviii* 4e< Atter. ni. 14; 



S3 Dieunt cmnes : Crucifígch 
f»r. Ait illis Preeses : QtUd enim 
mati fecitl At iUi tnagis clamar 

> ra4 VUkns autem Piksius quia 
mihU. fropcmP^ sed tnagis tu- 
muhus fieret ^^ acceftá aqud , la- 
frit manus coram popuio, dk^ns: 
Jnw^cens.egp suma sanguine jmti 
hujus : vpf videritis. 

3 $ Et ' resfondens universus 
fofulus , dixit : Sangfús ejus sth 
per nos , et sufer filios nostrm» , 

26 Tfinc, dknisit Hlis Batpflb- 
ham : Jesuní j^Mm fiageUaium 
tradidit eis ut crucifigsreturs 

. 37 Tune milites Prtesidis susci" 
fientes Jesumin fraforium ^9 con- 

I M5. Uue fio/ tema prc nkigutf^ 
'• "Mandaba Dios eu el J^euteroif^.'iLxu 
6. que quando se encontrase el •cuerpo 
de un hombre muerto, sin haberse des^ 
tul^ierto .el mamador, se'laiuieB' todita 
las maoos en testimonio de su ioocea- 
cia-TUiíto, 6 conformándose coa esta 
práctica de loa, Judíos , 6 porque esta 
costumbre fuese también común á las 
otras naciones » creyé» que con esta ce-» 
remofila exterior de lavarse las fkianosi 
podia concletiar sin olnguo remordimienh 
to ai que. reconacta y publicaba inoceó^ 
te , solaventé por satisfacer á los Ju* 
dikis. Mek% DO es el agua la que purifica 
el corazón ; y el deiico ^e se contrae 
por un cooseotimiento injusto del alma, 
DO se limpia con uua exterior ablución 
del cuerpo* Sam Lbom. 

3 ¡Terrible imprecación ! Su funesto 
efecto ba sido , es , y será siempre bien 
visible^ £1 estado á que fué reducida 
la nacJoD de los Judíos, llegando á ser 
el oprobrio dt todos los pueblos , ha si* 
do el cumplimiento de esta maldición, 
que pronunciaron cootra sí; y este mis* 
mo . cumplimiento deberla abrirles ai 



X X ▼ 1 1. 1% 

33 Dicen todos : Sea cruel* 
ficado. £1 Presidente les. dice: 
|Pues qué mal. lia hecho? Y ellos 
levantaban mas el grito , diden« 
do : Sea crucificada , , 

24 Y viendo Pilato que nada 
adelantaba ', sino que crecia mas 
el alboroto ^ tomando agua , se 
Javo las manos delante del pue* 
blo , diciendo ;, lai>cente soy yp 
de la sangre de este Justo ; alli 
os lo veáis vosotros \ 

9S Y respondiendo todo el pue« 
blo, dixp : Sobre nosotros, y sobre 
nuestros hijos ' sea su sangre. 

26 Gntónoes les soltó á Barra- 
bás : y d^pues de haber hechp 
a^ot^ á Jesús ^, se lo entregó par 
ra que lo crucificasen. 

27 ' Entonces los soldados del 
Presidente tomando á Jesús para 

presente los ojos . para que vietea una 
luE , que podia. disipar las tínieb'las de 
muerte , en que voluntaria y pertínuz* 
meute se bailan sepultados.. Nuestro 
JovaNoo-exrpr^^a ai vivó esta horrible 
imprecacioo : 

Uoe magh inelamant : iVor , not «rMr 
ifte teqttatnr, 

Et genuí in noitrwn scttuf hoc tt euífé 
pedund^t, > 

4 Los Romanos acostumbraba a ha^ 
cer atota-r á -loa ^ue condenaban á ser 
crucificados , Ame» de ponerlos eo la 
eru2. Sam GasoNVMo.Pero por el EvaiH 
gelio de 5. Juan xix. te vé , que Pilato 
Babia hecho azorar i Jesús con el desig- 
nio' desuavitar el coraion de sus ene^ 
JDigos, creyendo, que movidos de com* 
pasloo, ysatisfeciie su furor, desiitlrian 
^e pedir su motrta Pero fué eaeeader 
mas la ted<, queteaiao de verle cruci* 
ikado. Y asi ,l:omo perros rabiosos grf^ 
taban cada vetmoa, hasta que vieron 
cumplidos sus deseos. S. Mathso no sf¿ 
gue aqui el orden preciso del tiempo ett 
la narración de todas estás clrcaostaa-* 
ctai. S. AaotT» t ( ' . ( 



\ 



.ji 



ipo S A N M 

grega^erunt ad eum universoAn oh 

hortem : 

• 

d8 Et ékuentes eüm, c^bimj^- 
dem coccineam circumdederunt eí, 
' 29 Et flectent€s coronafn de 
spinis <^ ) fosuerunt sufer cafuit 
tjus y et arundinem ih dextera 
ejus, Et genu flexo ante eum, Hiu- 
debant eí ^ dieentes : Ave 're» /n* 
daBrutn. * - 

30 Ei exfwntes in eum y ac- 
eeferunt arundinem , et fercutie- 
bant caput ejüs. 

3 1 Bt postquam üluserunt eiy 
txueruni eum cÚamyde , et irldue» 
runt eum vestimentis ejus , et dur 
xerunt eum ut crucifigerent. 

32 Exeuntes ^ outem invene- 
runt hominem Cjrenteum , nomine 
Simtmem : hanc angariaverunt ut 
tolteret crucem ejus. 



I El pretorio era la sala , en que «1 
Gobernador daba audiencia , y oia en 
nuÉlcia. 

a La cohorte ; esto es , los soldados 
Eoinanos « que la componían , y era de 
seiscientos veinte y cinco » quando esta- 
ba completa. 

3 CUmyt ^ en Latió féiudsmentum, 
figoifica propiamente un manto , que 
usaban los Reyes » y también los Gene* 
rales del exército. 

. 4. La eororts en su origen fué symbolo 
dei Sol. Los Reyes se la apropiaron des** 
pues* Con esto parece que quisieron sig*. 
nlflcat , que ellos eran para sus pueblos 
lo que el Sol para el universo. Asám\a^ 
mo tomaron el cetrot emblema de la au-c 
toridad real, á exemplo de los Pastores^ 
Cttyo nombre Igualmente se aplicaron. 
Homer. Uiaá, íib. 11. pues estos usan del 
cayado , para conducir y defender i, sus 
ganados. > . 

5 Como los Judíos le Jiabian acusar^ 



A T íi ¿ o:. 

llevarle al pretorio * , hicieron 
formar al rededor de él toda la 
cohorte *, 

2 a Y dcsnúAándote , le ^Í5» 
tióron un manto de grana ' , 

a 9 Y fexlendo una ^oréáa ^ 
de espinas , se la pusíóiñditi sobre 
la cabeza , y una caña en^u ma- 
no 'derecha. Y doblando ante el 
la rpdiUa , k escarnedan, dicien- 
do : Dios tesalvcj Rey d* los 
Judíos *. 

30 Y escupiéndole y tomaron 
una caña , y le herian en la ca« 
beza. 

31 Y después que lo escarne- 
Iciéron y le desnudaron del man^ 
to , y k vistieron sus ropas , y lo 
llevaron á crucificar. 

32 Y al salir fuera y hallaron 
vn^hombre de Cyrene, por nomr 
bre Simón : á éste obligaron á 
que cargase con la Cruz de Je- 
isus ^. 

do » de que habla querido naurpar d 
«eyao , los soldados le Ueoiron de al- 
trages , tratándole como i Rey de bur* 
las, y con el mayor desprecio. 

6 Saw Juan dice expresamente Cáf^ 
X». 17. que Jesiis salid cargado coo la 
crac Debe entenderse déla casa del Go- 
•beroador , y que la Uevd por toda la 
ciudad liasu salir de ella. Pero aUl ago- 
biado de su peso , y sin aUcnto por U 
mucha sangre, aue hebia derramado, 
le fkltároo las ruersas para continuar 
lleTándola hasta el lugar mismo del 
suplicio. 

Sus enemigos, viéndole en aquel en- 
cado , temiendo que se les morirla an- 
tes de llegar, y que 00 tendrían la 
satisfacción de verle crucificado, obli- 
garon i cargar con la Cruz, de Jesu- 
Ciiristo á un hombre, que eocontrároo 
al salir de la ciudad, fira éste natural 
t oriundo de la provincia de Cyrene eo 
África, yae llamaba Simen. 5. Aousn* 



a jMfuu xu. a. 3. b Marc, xv. %uLhu zzjii. 26. 



C A P f T U L 

33 £r A 'Dinerun$ in /ocuní, 

?»f dtcttur Golgotba , quod tst 
aharia locus. 

34 Et dederunt ei vinum H- 
bere cum felle mhtum. Et cum 
gust(isset y noluit hibere, 

3$ Postquam autem crueifí' 
íterunt eum^ diviserunt vestimeth 
ta €jus , sortem mittentes : ut im- 
fleretur quod dictum est fer Pro-' 
fhetam dicentem b : Diviserunt 
sitó vestimenta mea , et sufer 
vestem meam miserunt sorterik 
. 36 Et sedentes servabant 
ium. 

cree, que Simón llevó solo la^ Crvz des- 
de este sitio , como el Sefior U habia 
trábido basta allí desde la casa de Pi~ 
lato. Otros creen , que solamente ayudó 
& Jesiu á llevarla. El verbo Latino mr- 
garh viene del Griego ayretptttti , que 
es alquilar , ú obligar por fuerza & al- 
guno para algún trabajo, ú servicio del 
público. 

• I G(^gotba : se llamaba asi este mon- 
te vecino á Jerusalém, ó por su figura 
recoda á manera de cabeza , por U 
qual , aun en nuestros escritos y Auto- 
res autiguos se llamaba cabezot las ci* 
jnas de los montes , y los collados pe- 
quefios y redondos , y se tieriva de una 
ra labra Syra , d Cha Idea , que los He- 
breos corrompiéndola , pronunciaban 
guigoleth , y significa cabeza , 6. s^guo 
S. GBRONTMOfPor las mucbas calave-^ 
ras d cráneos , que allí había de los que 
eran ajusticiados , sleodo aquel monte 
el lugar destinado para ello* Muchos 
Padres , como son Orjgbmbs , S. Atha* 
VAsio , S. Ambrosio, 5. Basilio, S. Efi- 
PMAMio, S. Juan CHaysosroiMo y otros, 
apoyados en una antigua tradición, sien* 
ten , que se llamd así por haberse en- 
contrado en él la calavera de Adam, 
que fué enterrado allí por particular 
disposición del SeRor : y que el segun- 
do Adam eligió para sufrir la muerte, 
y rescatar á todo el género humano, 
el lugar mismo en donde reposaba el 



O XXVII. 191 

33 Y vinieron i un lugar, 
llamado Gólgotha ' , esto e% lu- 
gar de la Calavera. 

34 Y le dieron á beber vino ^ 
mezclado con hieL Y habiéndolo 
probado , no lo quiso beber. 

35 Y después que lo hubie- 
ron crucificado , repartieron s\x$ 
vestiduras, echando suerte : para 
que se cumpliese lo que fué dicho 
por el Propheta, que dice : Se re- 
partieron mis vespduras, y sobre 
mi túnica echaron suerte ^. 

36 Y sentados le hacían la 
guardia. 

primero, que babia sido el principio 
de la muerte de todos los hombres. Y 
aunque S. Gbronymo desecha esta tra- 
dtcioo, nos debe bastar la autoridad de 
tantos y tan graves Padres, para 00 
dexar de referirla. 

a Sv Marcos dice vinum myrrhatum^ 
vino con myrrba. Era costumbre dar á 
los que iban á sufrir el último suplicio, 
para confortarlos (á manera de lo que 
se practica hoy dia entre nosotros), vi- 
no generoso , que tal vez esto significa 
figuradamente el adjetivo myrrhatMtn^ 
6 meaclado efiectivamente con myrrba» 
como usaban por regalo los antiguos. 
y para guardar aquellos crueles ver-% 
dugos esta costumbre con Jesu-Christo, 
pero con desprecio , y nuevo tormen- 
to , en vez de mvrrha lo mezciároa 
con hiél , como dice S. Mathbo ; lo 
-que S., Marcos llama myrrhatum, por- 

Sue se did en lugar de myrrha. Véase 
lAROHio. £1 Griego le llama vinagre, 
como que con la hiél se corro mpld , é 
falzo tan desabrido ó mas que él. 

3 Los soldados dividieron en qnarro 
partes las ropas exteriores del Señor, 
y las sortearon eútre sí ; y del misnio 
modo sortearon Ja túnica , que era sia 
costura , texida toda de arriba abaxo* 
Circunstancia , que con particularidad 
habia prophetizado el Rey Davix> Psaltm 
XXI. 19. diciendo: J>ivuerunt stH, &c, 
Fartiéronse , &c. 



a Afarc, XV. 22. £m. nin. 33. b Jfarc. xv. 24. Lmc, xxxix. 34. S^oann» xxx. 
aj. Fialtn* XXI. 19. ^ 



ip2 ' * Air X 

37 Et imfosuerunt sufer c$h 
put ejus causam tfsius scriptam: 

fílC XSryKSUS Rejt JVnJBQKUM, 

38 lunc crucifixi sunt eum 
to dúo latrones : unus á dextris, 
it unus á sinistrís, 
' 39 Preetereuntes autem blasfhe- 
mahant eum moventes cafita sua, 

40 Et dicentes <k : Váh qui 
destruís temflum Vei , et in tri- 
duo illud reedificas : salva te- 
inetifsum : si fiíius Dei es , deseen- 
de de cruce. 

41 SimiUter et Principes Sa- 
cerdotum Uludentes eum Scribisy et 
SQnioribus dicebant: 

49 Alios salvos fecit y seipsum 
non potest salvum faceré ^': st rea 
Israel est , dsscendat nunc de 
eruce , et credimus ei ; 

43 Confidit c in Dso : liberet 
nunc y si vult eum : dixit enimí 
Quia fUius Dei sum, 

44 Idifsum autem et íatronesy 
^i crucifixi erant eum eo, f'mpmo* 
ierabant ei, 

45 A sexta autem hora tene^ 

, I . La conversión de i|ao de eltos fué 
el primer fruto de la preciosísima San» 
gre del Salvador. 

2 £1 Griego: xxi ^xpircua? ^y Pho' 

tiséos* 

3 £1 Griego: ««u TttM^'t/u.Uyf lecrefi* 
remo*, 

4 £1 Griego : ^fTreidtr y es pretérito 
^rftcto : y por tanto lo es también sin 
duda ei Latino conjtdtt^ f^nAo^ 6 ha con^ 
:ff0d9, 

5 Puesto que se gloriaba de ser el" 
Hijo de Dios. * 

6 S. Mathbo usa aquí de una ex- 
presión figurada , poniendo el plural por 
el singular. Pues S* Locas dice expre- 



37 T pusieron sobre sü ca« 
beza su causa escrita : Eisth bs 
Jesús el Ret de ios Judíos. ^ 

38 Entonces crucüiciroa dos 
bdrones con él : uno á la dere* 
cha y y otro á la izquierda ' . 
'39 T los que pasaban le Ua^ 

phemaban movieado sus cabezas, 
40 T diciendo : Ha , tú et que 
destruyes el templo de Dios, y la 
reediñcas en- tres dias y saléate i 
Ú misaio : ^i eres Hijo de Dios^ 
desciende de la cruz. 

41 Asixnisaio insultándole 
también los Príncipes de los Sa- 
cerdotes con los Escribas > y Ao-. 
cianos ^ , deciaii: 

42 A otros salvó, y á sí mis« 
mo no puede salvar: si es el Rey 
de Israel , descienda ahora de la 
cruz , y le creemos ': 

43 Confió ^ en Dios : líbrelo 
ahora , si le ama : pues dixo ^z 
Hijo soy de Dios. ,, " 
.44 Y los ladrones que esta- 
ban crucificados con él , le im* 
properaban *. 

4$ Mas desde la hora de sex^ 

« 

sámente, que fVié uno solo, el que le 
i;mpezd á zaherir ; y en otro lugar es^ 
cribe , que los soldados le presentaron 
vinagre , habiendo sido uno solo , co- 
mo consta de los otros Evangelistas» 
San Jdak CajiysosTOMO con algunos 
otros Padres creyd^que al principio 
le cargaron de injurias los dos ladr(h- 
nes ; mas que el uno le adord después 
como á Dios , mientras qoe el otro le 
blasphemaba ; y que esto ío permltf<l 
así el SeSor para dar una muestra mas 
brillante de la eficacia de su grada. 
La primera opinión , que es de Sait 
Agustxh es la que se sigue comuo^ 
mente. 



a Joénn* u. zp. b Saf, u. x8. c P/«/m. zxi. 9. 



CA<PÍTtrL. 
hrte'fdet^ stmí m«r univerfom 
th'ram usquc ad noram wmam. 

461 Ei xirca haram nomnn 
damavit Jiíus voce magna ^ dt- 
etns .A : Ei,r , -Eu , x,jakxA. #^- 
B,aetMAi!Fi\ hoc €St: Deus meu$^ 
Deus meus u$ quid d^reliquim 
me i 

47 Quídam au$em illk stan^ 
Us y 0t audientes > dkfbant : Eliam 
Viícat iste. 

.48 Et continuó currens . unus 
£% ris acceftam sfw^am ímfkvit 
aceto ) et imposuit arundini , et 
dabat ei bibere. 

49 CateriverodicebantiSineví' 
deamusmiveniatElhs liberans eunk 

$0 Jesús rautem iterum chh 
fuans 9oee mt^iuá , erhisit sfiri- 

ÍUff$» 



X Esus tinieblas no fUéron efecto 
ée algún eclipse natural ^ porque este 
sucede en el novilunio ó conjunción del 
Sol ▼ de la- Luoi/y cntdoaesera ^l 
pleoiJuoio ú oposición. Fuera de «sto, 
«t ecilpie aaturai, ftiuque sMi total ó 
ctctral , 00 so ««tiende 4 toda ia tier- 
xa t álDo á una pane de ella ^ y esta$ 
tíDÍiel>laa oos dlca cA Evangolio , que 
ocopáfon toda la tierra por espacio de 
tres horas, que fué ^1 tiempo que. es- 
ti»vof fl Safior «o la cruz » basta.que «s- 
jfM> Esu sola fliilagro « ^eodo tan 
-giaade por sá asismo , y tial>Jepdo su- 
cedido en el tiempo en que se vid , de*- 
•bla (gastar para convertir á todos ios 
Judíos. S.«CuaysosTOMO. _ 
. .a («Palabras temadas del Psaimo xxi. 
l« y pronunciadas parte en Hebreo, 
^rte en Syriaco. Eae clamor, según 
S» JUAM Chbtsostomo , manitWsta el 
poder supremo y absoluto que tenia el 
Se&or^e dexar se vida, ó de volverla 
á tQizw* qoaodo quisiera; porque no 
parece natural , que un hombre acac- 
hado con tanto padecer , y después de 
haber derramado tanta sangre, pudiese 
clamar, con tan grande esfuerzo al^u* 



ta hubo tinieblas sobre todsi la 
tíerta ' hasta la hora de nona. 

46, Y .cerca de la hora de 
nona clamo Jesús coa grande 
▼oa , didfiidckai£i.i » £u , lam* 
MA SABAOsauHn ? esto es : Dios 
mió, Dios olio, ¿por qué -me has 
desamparado ^ ? 

47 Algunos pues de los que 
allí estaban, quando esto oye* 
con, decían: A Elias Uama éste *. 

48 Y luego corriendo uno 
-de ellos,' tomó una espohja, y la 
empapó en vinagre > y la puse 
sobre una caña, y Ic daba á beben 
. . 49 Y loe otros dedan : Dexad^ 
veamos si yiene Elias i librarla* 

$0 Mas Jesús clamando se- 
-.guódatVea con grande w>z,, en- 
tregó ^ el. espíritu. 

• 

nos momentos antes de espirar. Se debe 
tener presente , lo que dexamos adver- 
tido en la nota al v. 39. del Cap. xxvz. 
para 00 jCkXtralVar esta que parece que- 
ja del abandono , en que le habla de- 
jfoído su Padre Eterno ; pero que ma^ 
nifestaba el estado espantoso , á que 
le liabfa reducido la malicia de los 
Jiombres, el horror que Dids mostraba 
al pecado cometido contra su Divina 
Magestad , y que solamente un hom*» 
bre Dios podia expiar por el mérito io» 
<iinito de su muerte ; y últimamente su 
amor inefable ^ los mismos hombres, 
puesto que abandonó de esta suerte á 
>&u propio Hijo para, salvarnos por su 
muerte. S. t&ON. 

3 Es- probable , y S. Geronymo lo 
dice expresamente , que estos| fuéroa» 
los soldado» Romaoos.9 los quaies 00 
entendiendo . la lengua Hebrea , ni lo 
que signiticab.an ips. palabras £t/, EU^ . 
se persuadieron que llamaba en su so- 
porro ál.F^opbeta Elias., 

4 El VfBrDQ emittoj y lo mismo el 
original griego k^itf^t significa accloa 

'Voiugtarja «para que se vea , siempre 
cumplida la propbecla de Isaías luí. f 



a ^talfth xxi« I. 

Tom. L 



N 



n 



t €cc€ veluTfT tempíi 51 Y he aquí se rasgó d ve^ 



194 

SI Et 

scisswn est in duas partes d suírp- 
mo uique dearsum. É$ térra mota 
ist f et fttra seis^a^suaty 

$2 Ét monumcrtthuffcrta sunt: 
tt multa cwrfora Súnctotum y ^ tft 
dorntkrant 1 surre^^unt. 

# 

(3 £t exeuntes de moniinien- 
tís fost resurrecPtunem ¿jusy ve^ 
ncruwt in sanctam cvonatem , et 
^fparuerunt vnulth, 

54 Centufio autem ^ et ijm 
tum eo erantj eustodéentee Jeswn^ 
viso terréemotu , e$ his qtm fie^ 
ban$ j timuerunt vaide , decen- 
tes z Veri fiUus Dei etat iste. 

'. $,$ JSnmt autem ibr mmUtns 

multce á longe ^ qua seemtk erawt 
Jesum á Gaúlcea^ ministrantes ei: 



lo < xlel templo ea dos panes <k 
alto á baxa T tembló k tieita ^, 
-ysQ hendieron las piedras, 

S 2 Y se abríéroa los sepvl-» 
chros : y muchos cuerpos de Saa- 
tos , que haUan muertQ y cesa*- 
citaron. 

^ $3 T saliendo de los sepul* 
chros después d^ la resurrección 
de él , vinieron á la santa ciu- . 
dad y j aparecieron á muchas '. 

$4 .Mas el Centurión , y loa 
que con él estaban guardando á 
Jesús , visto el terremoto , y las 
^osas que pasaban, tuvieron gran* 
<le miedo , y decían ; Verdade»- 
mente Hijo de Dios era éste. 

$5 T estaban aili ^ muchaa 
mugeres á lo lejos , que habian 
seguido á Jesús desde Galüéa, 
sirviéndole K 



X Oktobivu y ^. GEiMinriM ere* 

yéroM, que este Alé el velo exterior 
que cubriá aquella parte del templd, 
ú doDde solo entraba o los Sacerdote^ 
;pero otros Padres entienden esto d^l 
velo futertor , que ciji»ria inmediata^ 
mente el Santuario. Fuese qualquiera 
■de los áo$, se repretemaba por tstú^ 
-que por la muerte del Salvador se ra»- 
^aba el velo de la antigua alianza, se 
nos descubriap todos los mysterio», 
cumplidas va todas las (fguras ^ y que 
quedaba abierto el camino para entrar 
en el .santuario de la Divinidad por el 
conocimiento de 16» fiAs grandes ver- 
dades, V por la posesión del mismo Dios. 
$• Chavsostomo. S. Thomí%s. 

ft Movidse la tierra , ó bubú terre^ 
iDoto y temblor de tierra. 

3 Afinque parece por la masera con 
que habla el Evangelista , due los se^ 
^Ichros se abri<íron en tí momento 
mismo en que espiró eT Salviador; estb 
so obsta ute; parece cierto que Iqs muer- 
tos DO .reauGltároD sino 4es|/iit» de la 



fesurrecdon del Settor , pees se nefa 
que oo'f^éfofi vistos d« >muahos hasu 
este cieinpo. BitM aulertMtIaMtfiíd* 
saiMo de los stpulclisoft', qoe ascftbui 
ñmra de la ciudad , viniéroaá Jenisa» 
lém i y* psftaHId Dios. que Aiesco vistee 
tíe jmichM persotias , pam que csie mi^ 
iagro teniendo auobos testigos entre 
los mismos ludios, slrviesf dt pmeba 
para la resurrección de Jesu^Cfaristii. 
Aiguoorcrsen, que oe resocitáfOD ^« 
-no por algún tiempo , y que i&srMfMi 
lie ttuevo. Y S. Agvstiií parece baber 
encontrado grandes dificnludcs en má^ 
•mttir la opiDioa> centra rie; p«fo tais 
Hilario , S. ¿pi^haüio S. Tbomas , y 
otros Autores antiguos y moderaos no 
pueden inclinarse á creer , que Jesu^ 
Cbristo l)aya resucitado á estos Saatns 
para hacerlos ' volver ai sepulcfat» ; y 
itaor considerado su resurreocieoeemo 
•el ^iacipio de su vida Inmortal y bleo- 
aventurada. 
4 £1 Griego , ^tt^^úu , 



C APÍTUX 

* (tf. . Iiitrr qués erat, María 

Jf agdaieur ^ n* Mari» Jacotti , €t 

Josefh tnorcr, el muler JUhrum 

ZebedM 

' }7 Cm» f autem Hfó facíum 
mstt ^ miitt quiiam hamo diocs 
ab Arimathma y tiomme Josefhf 
fU e$ ifse iiscifalus erat Jesu. 

$8 Hk accessit ad PUatum^ 
-fl fttiit jcorpftf Jesu,. Tune Fila- 
tus purit nddi vorfas. 



^9 Et XtDCtftO COTfWt ^ Jo* 

lepTi involvit tUud tu sindone 

6o Etfomi$ iUud in manu^ 
fiMiHD. jtio ná90 f quúd.€xcideraí 
<» fe$ra. £t oikólüif .sa»um ma- 
gnum ad ostium monumeit^i ^ é$ 
Mit. * 

6j Erat anktvn ihi Marta 
Magdakne y et alnra María y se- 
dentes contra sefulcrum. 
,63 Altera auteindiey qua est 

X Bsto es, ptiada 5a te bort en 
^ue el SeAor esplrd. Jtiu^hritto nti- 
rM á la hora «le oona, é tres kons des- 
poesde medio «dia , quaoéo coneiua^ 
oaa las primeras vispens, qaé dura^ 
lai A liaaui ponerse el sol, en que daban 
principio las segundas^ que canciaua- 
beo hasta U Mcbe. Bsta distiadxia se 
abaenra eo S. Mütüso xiv. 15. eo. don- 
de se habla de las primeras; y después 
eo el v« %s* 9ue se debe entender de 
las aefluodaa. ArloMtbéa era in pueblo 
que dlftaba de JerusaJém claco ó seis 
leguas á la parte del Norte. 

2 Los Judios lavaban los cadáveres, 
7 quaodo eran de personas ricas y de 
quaUdad , los embalsamaban , no qui- 
tándoles las eutraOas , como haciai^ 
los Bgy pelos, y se. practicó después en 
Occidente; sino empapándolas de un 
licor espeso de myrrha , alofs , y otras 
drogas aromáticas: después los venda- 
bao desde la cabeza basta los pies con 



O XTYll. 195 

Eatre lat qudes estaba 
María Magdalena, y María Ms^ 
dre de Santiago y de Joseph, y h 
madre de los hijos del 2^bedca 
$7 Y quando filé tarde ' , 
vino un hombre rico de Arima<- 
théa y llamado Joseph , el qual 
era también discípulo de Jesús. 

58 Este Uegó á Piiato^, y le 
pidió el cuerpo de Jesiu. Pikto 
'íeatónces manda que se le diese el 
cucrpa 

$9 T tomando Joseph el cuer- 
po. Je enyolvió en una sábana 
limpia» ^. 

60 T lo puso en un sepul- 
cheo suyo nuevo , que habia he- 
cho abrir en una peña '• Y re- 
volvió una grande losa á la en* 
trada del sepulcfaro , y se fué. 

61 Y María Magdalena , y 
la otra María , estaban allí seiif- 
tadas enfrente del sepulchro. 

6a Y otro.dia, que es el que 

veodaa anchas de lienza, empapadas 
también eo el mismo licor. Y envol- 
viéodoloa después con una sábana nue* 
V» y muy blanca , los recostaban de 
esta tuerce en el sepulcbro sobre pe- 
qoeftos lechos. La cabe2a y el rostro 
los cubrian con un lieozo , que llama<- 
ban sudario. Y asi parece que fué en^ 
terrado el Seftor. Véase Catmet , Disert, 
sobre los fooerales y sepulturas de' los 
Hebreos. 

3 Bsto lo dispuso así el Seftor , para 
j^ue los Judíos 1)0 pudiesen calumniar 
ni decir , que era otro el que fwbla re- 
sucitado. Al mismo tiempo debe refle- 
xionar el Christiano con la mayor aten- 
ción , qu^nu es la pureza de corazón 
que se requiere para llegar Si recibir en 
su pecho el adorable Cuerpo del Sefior, 
que no quiso ser depositado después de 
muerto eu lugar, en doude hubiese há* 
hitado la corrupción. 



a Mar€. XT. 42. Lúe* axiii. 50. Joann, aix. 38* 



Na 



1^6 .s A rr-* M' A T Hf i o. ^ 

fost ParasceveniConvtnerunt'Prin'' -se sigue al de la Parasceve ^^ los 



cipes- Sacetdotwnf et Pharisai ad 
:PUatumf 

' . - - 
, 63 Dkentes : Domine ; re- 
-eordati sumus , quia seductor ük 
[dixit adhue viveñs : Post tres 
dies resurgam. . . 
* • " . 

64 JiAe ergo cttstodirt séfidr' 
chrum tuque in^.dkm Urtium tne 
forte veniant discifuU ejus ,. : 0t 
"furentur eum^ etdicavft flébi : Sur- 
rtxit á < mortíáis : et erit novissir 
mus errar fejor friore, í 

~ 65 Ah Hits Püatus : Habetis 

■tttítodiam , ite , custadite sicut 

ú6 lili autem abeuntes , mu- 
nicrunt' sefulchrum f signantes ía- 
■fidem^ cum custodibus. 



Príncipes de los Sacerdotes y los 
Phariséos ac^idléroa juntos á Pi? 
lato, ^ . 0. 

6i Diciendo : Sefior , nos a- 
•cordamos, ove dixb aquel impos^ 
tor , quanao todavía estaba en 
vida : Después de tres dias resu- 
citaré ^, . 
' . 64 Manda pues que se gua^ 
de el sepule|iro basta el^tercero 
dia : no sea que vengan sus disd- 
^os '^, y lo hurten , y digan i 
la plebe : Ríesucitóde entre los 
muertos : y será el postrer error 
peor que el p¿iitiero "*. 
- 6^ Pilato ksv dixo : Guanlas 
tenéis, id , y guardadlo como sa^ 
beis *. • ,. . . . 

66 £Uos pues fueron , ypa^ 
ra asegurar el sepulchro,' sellaron 
•la piedra , y pusieron guardas. 



r Este dia de la Parareeffe , 6 pre- 
paración era según S. Lucas xxiif. 54. 
el que precedía al Sábado ^ «stoés , el 
«Viéroes en que murió Jesu'-Chrlsto. Se 
llamaba dia de preparación', porque en 
él se preparaba <odo lo que era ueces»- 
rio para el mismo Sábado ; por quanco 
iéste era dia de descanso y del Señor, 
y no se podia trabajar en él. Y asi fUé 
•la mafiana del mismo Sábado , quaa«- 
do acudieron á Pilaba los Principes de 
los Sacerdotes y los Pliariséos. . 

2 El Griego , iy^l^o/uou , resucitó. 

3 El Griego, yvxroí , de noche, 

4 Llaman error ó engafio, la opi- 
nión qiie se tenia de que Je^us fuese 
el Chrlsto , ó Hijo de Dios. Y así dicen, 

'que éste seguildo engaño seria peor 
que el primero ^puesto que por este 
'inedio se baria mas creíble aquella opi- 
nión, y tomarla nuevo y mayor cuerpo. 



5 Tenían los Jadíes una: compafiia 
de Soldados para la guarda del tem- 
plo : y Dios periftltió ', según la refle- 
ulOD de S. Juan Chr^sostomo que Pi- 
lato no quisiese que fuesen sus Solda- 
rlos loe que' guardasen et sepuídiro; 
porque en este caso los Jadlos bubie- 
rao dicho , que se hablan concertado 
COI» los discípulos del Salvador , y que 
les babiati entregado su cuerpo. Ellos 
mismos tomaron sobre sí este cuidado, 
y no omitieron medio alguno para evi- 
tar este xobo , que gemían de los discí- 
pulos. Mas ellos mismos se taparon la 
boca , para que no pudiesen culpar á 
ninguno , y se pusieron en la necesidad 
inevitable de reconocer en lo sucesfvOj 
que aquel á quien tiabian tratado de 
impostor , habia verdaderamente resu- 
citado , co;no 4o habia dicho. 



iP7 



CAPITULO XXVIII, 

Resurrección ghriosa de Jesu-Christo. Los Angeles la anuncian é 
las mugeres qac venian i tñsitof el sepulcro. Aparece ' el Señor á 
estas y y tes manda , que den la nueva á los discipulos. Los mis- 
PÍOS guardas dan testimonio de la resurrección del Íeñor ; 3^ los sa^ 
cerdotes los sobornan fara atie digan lo contrario. El Señor se mues-^ 
tra á sus discífulos en Galilea , y los ^nvia for todo el mundo 

á predicar el Evangelio, 



X r espere fí autem sábbatiy quét 
hteesisit tn prima sabbati , venit 
María Magdakne , et altera Ma- 
fia videre sepidchrum. 

« 
- a Et ecce, tifrr0smotus faotus 
€it magnus. Ángelus enim l^omi- 
íá^deKmJAt dé aeh Cft, ncceékns 
revoMt lapidem , et sedebat lu* 
per tum: 

3. Erat . autem - a$p9cpás ejus 
sictU\ /üigsr : pestimentpm ,fjus 
sÍGU$ mn. : ' . 



¡•j 



r I El Svabgelista cuenta aquí el día 
natural de telóte y quatro horas , des- 
de que sol sale, hasta que otra vea 
vuelve á salir, como lo contaban los 
Romaoot. Los Hebnéos.lo Juwtan desde 
poesto el sol , hasta que qtro dia se 
voivia á poner. Y aii lo que tetp qui«r 
re decir es , que as acababa, el úUjinp 
dh de la semana , y comenzaba el pri* 
mero de la otiá. Jesu^hrisio^resucitó 
Ja mafia da del Domingo , como lo cree 
la IglesUi. S. Q&fioNVMo, S. Gregorio 
NisBKo, S. Agustín , y S. Thomas se 
fia o aplicado particularmente á hacer 
ver » que wtpere S'abhati se debe ex- 
plicar pasada la semana , ó la noche del 
inismo Sábado ; y las otras palabras: 
fua lucescit in prima Sabbati sefialan 
la declinación de esta misma noche, 
que era el principió y como el rayar de 
la Aurora del siguieore dia ; esto es, 
del Domingo primer dia de la seoana 
alguiente- 

a JKfrc. zvi. u yeann, n. u 



r JVlas en la tarde del Sá- 
bado, al amanecer el primer dia 
de la semana ', vino María Mag-* 
dalena , y la otra María á ver el 
sepulchra 

2 T habla habido un grande 
terremoto \ Porque un Ángel 
del Sefior descendió del cíelo: y 
llegando revolvió la piedra ' , y 
se sentó sobre ella: 

3 T su aspecto era como ua 
relámpago : y su vestiduA ^ co- 
mo la nieve. 



9 £1 qual probablemente no se ex- 
tenderla mucho mas aíli del sitio del 
jardín , en donde estaba enterrado el 
Cuerpo de Jesu-Christo. El adverbio 
«^«i^'Mc« 9 aunque significa en^ el mitm» 
tiempt , 6 de improvin , aquí se debe 
tomaf como ^rticula afirmativa , y el 
pretérito como phisquam perfecto , co^ 
me lo usan los Ifebréos, porque todo 
esto que aqui se refiere , no acontecfd 
luego que llegaron las mugeres , sino 
que habia ya sucedido durante la no- 
che : y aunque no se sabe la hora, fbé 
al amanecer d por la mafiana quando 
resucitó el Sefior , como lo dfce expre^ 
sámente S.-Maeoos xvi. 9* y se ioneré 
cotejado coit Saii Marcos xvi. 2. Loo. 
XXIV. JOAir. XX. 

3 £1 Griego: «xo r»$ <d-í^ . de ia 
nitrada , d de la puerta. 

4 £1 Griego: ?s,ttfKo» . Mancas* • - 



/ 



1*3 



ípS SAN MATHÍO. 

4 Pra timore autem ejus ex^ 4 T de temor de él se a^m* 



territi sunt custodes ^ et facti sunt 
Vilut tnortui, 

. ( Resfondens aUtem Ángelus 
áixit mulierü/us : Nolite timcre 
vos : scio enim ^ quid Jesum y qui 
crucifixtis cst0 qmeritis. 

6 Non est hic: surraát enini^ 
sicut dixit, Venite ^ et videte h- 
cum f ubi fositus erat DMrinus. 

7 Ét elfo Hmtes y ákite di" 
seifüHf ejns qaiu Sürre^ r tt 
eece ffceceái^ ifos in GtdHéom: 

ibi eum videbitis, £cct frdedisá 
ifobrs. 

8 Bt tHiernnt cHé dt ihomh 
mentó cWH timór^y et gaudh mdgrtd, 
currentes nunthre di^cipülts ejus. ^ grande, y fueron corrienrfo'i átí 

Ulb nttt^ú^ á su» dilcipttloi ^. 



briron los guardas , y quedaron 
cQmo muertos. 

; Mas el Aagel ^ tomandp 
la palabra , dixo á las mugeres; 
No tengáis iniedo vosotras : por- 
que sé ^ que buscáis á Jesús I el 
que fué crucificado \ 

6 Ko está aquí ^ porque ha 
resucitado y como dixa Venid, y 
ved el lugar y donde había: sido 
^esto ^ el Mterr 

7 ¿id kiegO; decid i mu 
discípulM que kk resucitado'*: 
y he aquí* vá delante de voso- 
tros á Galilea ^ : alli le veréis. 
Hé^aqiá OS te hd avisado de an- 
temáhoi* • . " 
* 6 T ^liét«íí ^ al' pvmadd 
sepulchro cod miedo y con fino 



$ Ef ttee Jeius ocewMtUÜSy 

dicens : Avete. lUce «tfiem ácees^ 
serunt y et tenuerunt fedes ejuSy 
et adoraverunp eum. 



r S. UfcaS r ^ JiMtt Mblflf» ée doB 
ABj^lvs , que uooi qu4érert que fiiM*B 
i|¡»«reHC«s ét e$tc \ y otro» |. )|u« . ii^r 
blando de uoo solo S. Matficg y S. Márr 
jcos , entienden el 4u« de los aós haoítf 
ik las iiiugerés»fero parece xnis proba- 
)ble lo prioirro • porque este se nos rc~ 
j>res<*nta sentado sobre la piedra .qué 
cubría la entrada del sepulcbro , y l(>s 
otros dos dentro de, él, uno sentado i 
la cabecera » y Mre á los pies de) ly-*- 
far , doBde babia sido yucftú el Cuer* 
po del SeAor » Joami»» ]ix« i2. WéuH 
S. Marcos xvj. 5. 

• ft E^raá palabras doD ^Ufátitcás : No 
temaix nosotras ; como ti d hiera : teittaB 
y qupdm arerrados loa que pretenden 
obscurecer la gloria de la resurrección 
de mi Señor; mas vosotras no tenéis 
por(¿ue asustaros , oí porque temer. Sé, 



p Y he áqllt Ji6tts> ie0 siUló al 
encuentro y diciendo : -fiioS os 
guarde. T ellas se llegaron á él, 

y abraiáróhle $iis jjles , y le ado- 

ffároa« ... 

^0» aMlMMI ' é€ AMBlfejlitte rmtHté 
%n)»¥\ VMisuqui Iniitaaé» al q«e faa 
<ldo'4rtfMflesd«, jMrá úogir sli caer» 
fMF, y éftiNlllMMtrlt. Si «sftOWñttL 

3 Eimf«g«e^3ai>r«i ardiMii^^Mlák 

4 n «Yíegrí! á-Jiá Vft hx^r . üe 
entre hf muettot, 

5 ObllgáudoloS ásl i iaVr quaoto 
antes de Jerusklém , y pa.«ar á Galilea, 
para que estuvieseis mas dictantes de 
todoá aquellas que les fhidiesea bacer 
alguQ da lio. ^AN ]uaM CHky'só$tt>Md^ 
Santo tHOMAS. 

6 K1S« Ayna, 

7 £1 Giiego : flSí íi cTr'fl^ft.Jaír» 

y q9&káo ibatt á ¿sris me*» 4 #«/ dix» 
etpulor. Todo esto 00 se lee en la V«l« 
gata. Estas mugeres salieron del sepul- 
cbro.; esto es » de Li gniu eo ^ue esta* 



I 



cátítvio Txriit, rpj) 

10 Tunú oh 'Mis Jc^us i N<h lo ^otónoes lea dixo Je^us: 

Np wm» : id , dad U3 nuevas á 
mis hermanos ' para que vayaa 
i h <3ÍalUéa^ «Ui me veiin. 

I» Y mte.tr^ «Uas ihan» he 
«9i4 fLlgwoyi d« losj^aariUs j[tt(í<- 
ron á la ciudad , y dieron aviso 
i láw Pfiucipoíí d^ los Sa^rfirdptes 
d« todQ ^0 qu« babia pai^do» 
.1^ y ii0ibitod«s« jimouio coa 

los Ancianos , y tomado cqo^^ío^ 

diér^m um grwd^ Auout de d¿e- 

(9 ^ . á I»» «Qldftdotw 

- 1 3 Piekndo i Ueddi que ¥i« 

iú(^r«« .^ (mbtt 0m di^c^ulosy y 

lo hurtaron mientras que naso? 
tros estábamos duriniendo '. 

14 T si. llegare esto á oidos 
del Fresideiitej nosotros se Jo 1^ 
remos creer ., y miraremos pop 
vuestra seguridad; 

15 T «Uqs t^niando el diñe-* 
re j lo faieiéron coiift>nne habiaa 

5ido jRSiruídos. Y esta vot , que 
se divulgó enire Jos Judíos, dura 
basta hoy dia. 

i6 I los oqc^ discipulos se 
fueron á la Galilea al monte , á 
donde Jesas les babia pandado. 



iímffv \ iti , nwntiaH fr^tri^ 
huf meh uf cant in GaliUam , ibi 
mi videhm^ 

jttidiiffi 4i j0«itDdíbm wmr¥v$ in 

chitatem , ^t nuntiaviruri$ Prf •* 
iifibus SúíáfiJkt^m mñia ^ f m 

ribui , consHio mtoitfln > }«a«lKAni 
eopíoiiam> dád$mm mHifHa^, . 

r 

piiU tffttf «aar iM«e«i»ill y tr ibivM' 
^nt eum , iMbif itortiM0#lífrii/f 

. 14 l^plVíc 0ud^t^m fuerí$ 
á Pr03ide » ms jfi^dcivmM^ «t » O 
securof V6$ fackmm* 

fi^q^rurut figm i?r^nt eifocf f . Sf '4»-^ 
Jndit^ m}fm in h$ii$tftmm 4itm^ 



\6 limdmm ohMi» nnci\ 



¡NI et $0p^lthf^ de J^ü^CJjrino , y i 
Á%íi4^ kí^k^m f»tr^do por (irdea 4^ 
^il|g«t ^te dblpii Uu tii)kl»Us de aquel 
lugar obscuro , coa la luz y resplandor 
^ue arrojaba de si mismo, como obser- 
va 8* Garoiitmo. £1 temor , que tuvie- 
ron , nacía de la vista del Ángel , y 
del peligro eo que se creían estar , por- 
que dudaban de la verdad de las cosas 
que se les dedao. Mas este temor iba 
mezclado de una extraordinaria ale- 
gría por la novedad de la resurrección 
milagrosa del Salvador , que les pare- 
cía increíble. Esto mismo experimenta- 
mos muchas veces, quando deseamos 
con ansia una cosa , pues apenas la 
creemos , aun quaodo la estamos vlen- 



4p y lop^LfidOf. 

I i Qué pfíiatia Un Ufua de con-» 
suelo y de 4}iejito para aquellos, que 

Sou tanta cobardía volvieron las espal- 
as al SeHor al tiempo de su muerte r 

a El Griego: («^>(;^ 4X«#i. A^/- 
tante dinero. 

3 ¿Cómo pueden estos dar testimo- 
nio de k» que pasó, si estabas durmien- 
do? Los dormidos Ajísteis vosotros, di- 
ce admirablemente S. AcusrfN , ende^ 
rezando su discurso á los Principes de 
los Sacerdotes y i. los Ancianos ; por- 
que recurriendo á un artlticio tan poco 
verisímil , descubristeis vosotros mis« 
mos la Impostura. 

N4 



20O , SAN* M ATHÍO. 

17 Et videntes eum adorave* 
runt: quídam autem dtMtaverunt. 



17 T quando lo vieron , le 
adoraron : mas algunos dudi- 



18 Et aceedens Jesús hcufuf 
isi ris'j dicens : Data ist mihi 
wnnis fotestas m c«/o, et in terroi 

19 Euntes a ergo docere omne^ 
gentis f baf tizantes eos in nonti- 
He Patris , et FUU , et Sfiritus 
Sanctu 

* ao Docentes tos servare omnia 
quacumque mandavi vobis> Et ecce 
ego vMscutn sum ómnibus die-' 
Dus usque ad consummatiomm S4S* 
culL 



ron *. 

18 T llegando Jesus les ha- 
bló , diciendo : Se me faa dado 
toda potestad en el cielo y en la 
tierra *. 

19 Id pues y y ensefiad i to- 
das las gentes , bautiaindolas en 
d nombre del Padre^, y del HijO| 
y del Espíritu Santo '. 

20 Enseñándolas ¿observar 
todas las cosas que os be manda- 
do ^. t mirad que yo estoy con 
vosotros todos los dias ha¿a la 
consumación del siglo *. 



I No de su Resurrección , sino dt si 
era verdaderamente sn Sellor , el que 
tntdnces se les a|ia recia. 

a. Por su muerte , y por haber re- 
sucitado triuoHiDdo de la muerte, le 
filé dad^ por su Padre toda potestad 
eo el Cielo para estar sentado i sk 
derecha , y para ser reconocido Rey de 
todos los Angeles -^y en ¡a tierra para 
ÍUndar su Igli^sia , componiéndola de 
todas las naciones , reuniendo en un so* 
lo cuerpo todos sus miembros , y rey- 
iiando soberanamente sobre todas las 
criaturas. 

3 Estas palabras, dice S. Agostiit 
dé Bapt. lAb. vi. Capt xxV. ». 47. son 
evangélicas , y sin ellas no se puede 
conferir el Bautismo. 

4 Después de la instrucción en las 
cosas de la fé , manda el Sefior á sus 
Apóstoles que ensefien á todos las rp^ 
glas de las costumbres; porque la vida 

a Mütt. XVI. 15. 



de un hombre , que está bautizado , d^ 
belformarse sobre las reglas que Jesu* 
Cbristo ordenó á sus discípulos en su 
Evangelio , y no sobre alguna solamen- 
te , sino sobre todas. Porque el fue rnth- 
hranta tmo dé Ice preeeptM ^ se fute 
reo , como li lo* htMera auebrantado t^ 
doT. Jacob, ii. 10. Y a» no basta tener 
la fé , ni haber recibido el Bautismo, 
sino que es necesario observar exacta- 
mente todo lo que el Hijo de Dios nos 
ha ordenado por la boca de los Após- 
toles , que Alerón ios Ministros de su 
palabra , y kM Intérpretes de su volun« 

tad. S. GXROKYMO. 

5 £1 Griego , ¿fin. amen. Sobre la 
firmeza é inmobilidad de esta palabra 
descansa la Iglesia , y esti asegurada, 
que ni las potestades del infierno, ni 
todas las de la tierra podrán prevalecer 
jamas contra la verdad de su creencia* 



ADVERTENCIA 
SOBRE EL EVANGELIO 

DE SAN MÁKCOS. 



JN o se sabe positivamente quién fué la persona de tst^ Santo 
Evangelista. Lo que parece mas bien fundado es , que de ninguna 
manera se debe confundir con aquel Marcos , primo de San Ber- 
nabé > de quien se habla en varios lugares de los Hechos de los 
Apóstoles 9 y es muy probable , que sea el* mismo , á quien San 
Pedro llama hijo suyo ' , sin duda por haberle convertido i la 
te y j llevado en su compañía como intérprete y discípulo. Acom* 
pafió á Roma á su Santo Maestro el año quarenta y quatro de 
Jesu-CI^isto ) y allí fué en donde escribió su Evangelio á instan- 
cias de los fieles , que hablan oido predicar i S. Pedro. Condes- 
cendió con sus ruegos por un movimiento interior del Espíritu 
Santo 9 y el Príncipe de los Apóstoles > viendo , que lo que habla 
escrito este amado discípulo é hijo suyo , era en todo conforme á 
lo que él predicaba y habla visto por sus propios ojos y lo aprobó, 
y mandó que se leyese en las Iglesias , como Escritura auténti- 
ca 2. £1 sentimiento de los antiguos es , .que aunque San Marcos 
fué Judío de nación ' , y aun de la familia Sacerdotal de Aarón^ 

^11. Petr, V. 13. fiütticor, 3 Bedé m Mate. Tom* iv« 

% Hiiranym. Catai, Strifitf. Eccle^ fag. 92. 



ibi AOrE&TBNCZA. 

esto no obstante escribid en Griego su EvangeUo , por ser enton- 
ces esta len|;ua la que se hablaba comunmente '. Después de ha- 
berlo escrita y ^^gao i predicarlo ,' y-Jlevarlo á Xgypto por orden 
de San Pedra Pretenden los Venecianos poseer el Original , escrí^ 
to en Orifgp de h propia mano de San Marcos^ y aunque se dice, 
que e&tán enteramente gastados y consumidos todos sus caracteres, 
se guarda con el mayor escrúpulo , y tan bien sellado en el Archi^ 
YO de la principal de sus Iglesias ^ que apenas se dexa ver i per< 
sona alguna, £1 Padre Montfaucon ^ que vio aquel Manuscrito de 
Veaecia , cuenta muchas particularidades , que se pueden leer en 
su Diario '» La versión latina , que tenemos , es muy antigua. 

I Augvft. di Content. Svang, ílh. i. ft MmUfénifi, Visr* Ital, Cap. xr« 

Cap, u. num, 4. Evang* imv. #4ir. Túm, I, fag, $$* 



a 



I -i ' 



. ■> 



•;l ) 



, I 



1 ^. 



1^ 



t I 



,f: .r. 






J 



» • * 



• I 



«03 



EL SANTO EVANGELIO 



DE JESU-CHRISTO 

SEGÚN SAN MARCOS. 



CAPÍTULO i , 

Treikaehn y Bántitmo d$ Sdn Juan c Su austeriáad de irida. Bou» 
tí«a 4 Joft^htii^ I OM ts HúPada §n tí desierto^ Voeflch» dt Pi-- 
|ir# y d$ Attdru j y di lús hijo» 4e lébedic fr$dka in ¡,0^. Sypagpga$ 

d0 GéHéík'^ ycu§a diversas enfermedades. 



I jfnfttMFi E^angslü Jesu 
Ckristiy fiiü Deu 

9 ¿^icttl SQtiftwin es$ in Isfó'a 
Propkifa a : Ecei egó mitt^ Anr 
geluni meum ante faciem tuaitAi 
qui frmparM$ vkna pwim «ün- 
te t$* 

I AlguDOs junuo «stts palabras con 
las siguientes de este modo : Iktitum 
tvéftgélií yeré-Ókrtfii , ^kui se¥^um 
wrt , éfC4 aitAtficURdt # ^e 1« fr^ttm 
C\oB evangélica de Jesu-Cbrlsto tuvO 
prioclpio, quando.y como la babiaii 
«iIuiioHkIo I«i9r«pbtte4 f át «sttüid» 
do lo distingutB toies los Cbdlcesé Ib* 
térpretet GrkgoB* Mas l9é Gtfdicc* L»- 
tiaoa la» teptfnra de tfiane ra « i^itt skH 
striptum etf sea priocipio de uaa ouc* 
yfá scoMDchi i cayo seotido dfptBde de 
Jo ^u« oe rfgue , de c%ie modo: Sn ttiw 
piimkwto áe le que etii epífita en /mt 
Prophetai , ^«t euw9 en ei deiúrt^ 
hmmtizmtde ^ «c. Y Mií parece «ue San 
Mariíos puso absolutamejte ea et Kkót' 
dio de su Historia i In'ttium avm¿€:ii% 
del mfsrao modo que S. Matk&o : UUr 
generaticnif Jtsn CbrutL 

a Jdalach. lU. i. 



1 1 rinQipio 'dd Evangelio 
de Jesu-Chrisio, Hijo de Dio$ '• 

2 Asi dHHO e«tá escrita en 
Isfíias- el Proptieta ^ : H« a^i yo 
eavio á mi Ángel delante ^ft tu 
fan y'.qiM prcfiajDaré ^ tu tan^no 
dcliintc d«t;tV . . : 

a El Griego : cf taTí -jf^fl^/rcuí; 
f« /ox Pfophetof. Estos son dos testimo- 
nios de dt)s f^phetirs , i saber es , de 
lBA(Ai-xu 8^ $«de MakbAdsLAiiu^J.M 
esto es asi , ¿como S. Marcos cita aquí 
solamente á Isaías? Uoos responden á 
MU dlMQUItsU ^icMllKit^^tte.el Dofe-> 
bM de i4MiáP %o s« haHa •«& la* ihxfdo 
parte de ios 1V1SS. Olivaos ^ Kl tn SaM 
I«BI»£0| Ai tn otra« Ai««ores a«tiguo$|en 
donde soiameHte se lee : íhuí s^riptum 
tH in Prophttir^ Otros creeo^ qMe«ciBO 
estos dM6 tescimoaios mirabau & u«i misn 
mo suneco « «ato es, al BaiMi^ia ^ y co'' 
mo I»AtAS «sias oek^esiA c(>tr4>arft€itfii 
90^ Wai<achías, fué el primero que i^ 
apu;^:ó , üe «oateatd & AlAiK:e« «Ofi,«ir* 
utr solaoieiHe á Isa» as* 

3 MS. j2u0 cjeombri tu catrera. 



SC4 SAK H 

3 Vox < clatnantis in deserto: 
Párate viam Domini : rectas fa- 
cite semitas ejus] 

4 Füit Joannss in deserto 
haftifMftVy ^, fv^dioofis , baftis- 
fTittftí ^nittnít4^' in fenúsMnam 
feccatorum, 

$ Et ^ egrediebatur ad . eum 
ímnis Judeea regio ^ et Jerosmiymh 
tce universif et baftizabantur ab 
iilo in Jordánis flumine ^ confiten- 
tes feccata sua. \ ' ' 

6 Et ^ erat Joannes vestitus 
filis camelii et %ond pelliceá circa 
tumbos ejusf et locustas, et mel sil' 
vestre edeba$,' Bt frmdieabaP di- 
cens: .^. . . 

7 Venit fortior me fost me: 
cuius non sum dignus frocumbens 
mvere corrigiam calceamientofum 
f jtti. 

i 8' Ego bafti%avi vos aquá^ 
Ule n^eiro ba^thabit vos Sfiritu 
Si^ncto. 

9' Et' factum est : in . ¿tíebus 
illis venit Jesús á Nazareth Ga* 
lilcea : et baptizatus est á Joanne 
ffi Jordane, 

10 . Et statim afcendens de 
pqiéa , vidit calos afertos ^ y et 



lucos 

3 Voz del qvit clama en d 
desierto : Aparejad el camino del 
Señor: haced derechas sus sendas;. 

4 Estaba Juan en el desierto 
baiitízndoy y predicando elbcu^ 
tisiáo de peuiteacia para nxm^ 
sion de pecados. 

$ T saüa á él toda la tierra 
de Jttdéa , -y todos los de Jerusa- 
lém , y eran bautizados por él ' 
en el rio Jordán, confesando sus 

* pecados.- 

6 T Juan andaba vesti4o de 
pelos de cfamello , y trahia un ce* 
l^dor de piel al rededor de sus 
loncos , y comia langostas y miel 
silvestre ^¿ T predicaba diciendo: 

7 En pos de mí viene el que 
es mas fuerte que yo, ante el qual 
no soy digno de postrarme ' pira 
desatar la correa de sus zapatos. 

8 To os he bautizado en agua, 
mas él os bautizará en Espíritu 
Sakitó. 

* 9 'T aconteció) que en aqiie- 
Uos dias Jesús vino de Nazareth 
de Galilea : y fué bautizado por 
Juan en el Jordán. 

ip T subiendo luego del ap 
gua , vi6 ^ les cielos abiertos , y 



- t MS. Mateáp0lot : y de aqui eatre 
el vulgo hft quedado y se conserva auo 
el nombre de katéo, 

• a Bn et Oriente habla varias espe- 
cie» de langostas , aunque todas pareci- 
das en la tígura á las que se conocen 
en el Occidente. Del Levíttco , y de los 
Autores profknos se entiende que las de 
aquel pais eran comestibles : y así no 
debe extrafiarse que S. Juan se alimen- 
tara'^ ellas , bien que sin nigun con* 
dlmento. Miel silvestre era la que las 



abejas , que abundan mocho en aquellos 
payses cálidos , fabricaban en las con* 
cavidades de los arboler, ó en las hen- 
diduras de las pefias sin duefio ni vcui* 
dado de nadie. 

3 SI Griego : xú-^^ólí « enco^wiéa, T»« 

do este logar queda ya explicado en el 
principio del Cap, iir. de S. Matiibo, i 
donde remitimos al Lector. 

4 Parece se refiere el texto coir mat 
propiedad á Jesús , á quien se dirigid 
la voz del Padre , y después á Juan, 



a Itai, %L» 3. yoániu i. 23. Luc. iii. 4. b Matth. iii. 5. 

c tevit. xr. 22. Matth. iii. 4. Lae. iii. 16. yoann, i. 27. Mior, 1> $• et ZI. 4» 
et XI. 16. et XIX. 4. d Lmc. iii. 22. Joaun* i* 32. 



SfMimn .tákwpútm^ colurábain tde- al Espíricir ^ , en' figura.' de palo- 
ic$ñ¿knum , tí manentrr» ín ípx o» nn 



II.. £^ «wx /oefA est ide calis: 
Tu a filius meus dikéius , . in U 
comfLcuL « 

. 12 Et ^ statím Sfiritus ex- 
fulit 0um in desertiim, 
, 13 Mt €rat tfi dueño qtuh 
iragintñ diántó ^ et quadragitaa 
noctibus ; et UtitAatur. á Sotana: 
erakju^ ' cum bestüi , et . AngeH 
tmnistrfüfant ilti, 

14 Postquam ^ autem traditus 
est.Joann^s , venh Jesús in Gali- 
kB0f» , fTaáÍQ0ms Evangslium ,re* 
gni Deif * ; ' 

I $ Et dicens ; Qtkmám m*» 
pUfum ea tettfusy et a^frcfin" 
quavit r0gnum[ Dé : femitfifniñiy 
et credite Evae^jMik '^* 

m 

.16 £t c frt&eriins sécus ^re 
Galiítea j vidit SiitHmemj et An- 
dream fratrem- ejus ^ mitpcntes v^^ 
tia in more ( erant emm fiscth 
tores \ 

» 

que tflmUeiv vid , 7 por su causa se 
obró este milagro. Joann. i. 33. 

I Al Csplrhu Santo. 
« s* . £fi el texto Qrlego • no se leen es- 
ta< fNrtabras. 

. 3 ■ Bi <Sriego : w¿f ¿aaii , '* ^^ > 1« 
impele. £ste ñié el Espíritu Santo , que 
le^jmt)e11d al desierto. Se sJgnifíca en 
esto la eficacia del Espíritu que ha- 
bla eo Jestt-Christo , y la que hay en 
todos los que posee este mhmo Dl^ 
vino Espíritu ; pues no solamente mués* 
tra á sus Santos lo que deben ha- 
cer , sfoo que se lo h!a^e praetfcar sin 
deteocipo y con alegría. Por esto di- 
ce S. Pablo aá Rwian, viit. £4. To* 
éo* lot fue tOB gut'adoi f9r el Espitítu 



^ que descendía y posaba en 
él mismo *. - 
'\ 'II f se oyó esta voz de los 
cielos : Tú eres mi hijo el amado, 
en ti rae he complacido. 

12 Y luego el Espíritu le im« 
pello al desierto ^. 

13 Y estuvo. en el desioto * 
quarenta dias, y quarenta no- 
dies : y le tentó Satanás : y^ mo* 
raba con las fieras ^, y ios Ange« 
les le servían. 

1 4 Mas después que Juan fué 
preso, vino Jesús a la Galilea, 
predicando el Evangebo del rey* 
fio de Dios, 

I $ Y diciendo : Pues que. el 
liempo -sr ba 'cumplido ^, y se ha 
acercado el reyno de Dios : haced 
penitencia , y creed al Evange- 
lio ^ 

16 ' Y pasando ' por la ribera 
del mar de Galilea , vio á Simón 
y á Andrcs su hermano y oue ae- 
chaban sus redes en la mar ^^ 
(pues eran pescadores) 



¿e Diot , tot totes sqn hijot de Diosm 
'4 £1 Griego; txfi ,.allé. Las cJkubs-' 

tancias de estas testaciones se poedeo» 
ver en el Cap. iv. de S. MATHto',.y» 
también lo que dexamoí alli notado; '' 

5 Sin que estas le ofendiesen , como' 
Adamantes de su caida. ' 

6 Este tiempo es, como dice S. Pablo 
ad Gafat, ly. 3. 4. el que precedid á la* 
venida del' Salvador. "^ 

7 El Griego : íf tZ i¿a}yi\i(f , en 
el Evangelio, . , 

8 El Griego : -TTépt-Trar i* J^ét>>fl'- 
leándose, , 

9 EUGriego: ¿^(p«(^A»TTpof pr ts 
'&ctAet0-0>}f , ia red en la mar. 



a Afatth* IV. I. Lúe, i. iv. b Alatth, iv. 12 Lúe. iv. 14. Joann, iv. 43. 
c JUattk, IV. xS» ¿«í* v/a. 



So6 .-^ AH M 

■ 17 Et dífxíe €is Jems : Pitm 
te fQst me , €t fmam vpt finti 

piscatores hominum. i ; 

18 Et prolinitf nlictis retí* 
hus y acutí sunt eum. 

1 9 Et fn^ressus inde jNofUam, 
vidit Jaeobum Zebedmi , et Joan- 
nem fratrem ejus , et ifsas eoim* 
foneiues retía in naioii 

9o Bt statim vc0DÍt ttioc, 
Et rili^ú paire suo Zebedao^ tu 
navi cum tnercenariis , secuti sunt 
eum, 

21 Et ^ ingreiiuntür Cn* 
fharnamn : et statim sMatis m* 
gressus ín j^nagogom , docebae 

eos. . r 

22 Et b itupelutit Jttper iactrh 
na ejus : erat enim docens easy 
quasi potestatem hjbens , et non 
sicut acriba. 

23 JSt c erat in synago^a eorum 



'ak cx>s. 

> 17 T j€9U8 les dldro t Vienjd 
en po6.de mi , y haré que ibmo» 
tros seáis pescadores de hombres» 
: 18 ¥ luego dexedas las re- 
des ' y .ic 4iguiéroiL 

19 T pasando un poco mae 
adelante , vló á Santiago ^ hijo 
de Zebedco , y á Juan su berma- 
no I que estaban también en un 
barco compotúeodo las redes: 

20 Y luego los llamón T ellos;, 
dexando ea el barco á Zehedéo 
su padre con los jornaleros ^ , le 
siguieron \ 

21 T entraron en Caphar- 
naum : yJae^ ca los Sábados 
como entrase en la synagoga, loa 
enéeñaba ^. * 

S2 . Y se pasoMtban de su doc* 
t^ina.;;porque los instruía , como 
quieti tenia potestad ^ y no como 
los Escribas *. 
' 23 **¥ babia en la synagoga 



z Él Griego) l'txTvcL AvrSf • sut 

Pides, 

2 MS. Tagu»^ &c, ifiutando sus redes» 

3 MS. Con los hombres togados, 

4 El Griego: ¿"TTjfA-vror o'^ifl-» *i/to?, 
fueron. #» fos de éU 

5 SI <«xto sagrado dice sahbatis ,,lo 
que se puede explicar «» dia de Siba^ 
á§^ tomándote el plural por el singular. 
Y también los Sábados , de suerte , que 
e^teodamos , que siendo Sábado el día 
ea que entrd Jesús- en Captiarnaum , se 
fbé inmediatamente á la Sinagoga , y 
continud haciendo lo mismo todos los 
Sábados, mientras que permaneció ea 
la ciudad, 

6 o Doctores ordinarios de la na- 
ción , qt¡e entretenían el tiempo con 
qUestiones vanas , que la curiosidad y 
ociosidad habiau Inventado, y á las 
que daba lugar la ley ceremonial. Jesu- 
Chrlsto enseñaba y practicaba una mo«> 
ral sublime , que siendo contraria á las 



greocupadones é loclfoadones de los 
ambres 4 ak mlaiaa pasa que por lu 
nobleza arrebataba la admiración d^ 
los que la escuehaban , debia excitar la 
contradicción de los que pagados de si 
Aismos , no cooociaa otra ley « qiie 1%^ 
que ello^ interpretaban i su modo* Sitm 
señaba asi mismo con autoridad, y oon 
UM autoridad , que It era praple , esto 
es , divina , como ellos mlMwt ^iBtni-^ 
fiándolo^, lo confiesan, o- 9f».t^4ir digú^ 
JOANN. VIII, xa. To^ qué soy la Lm9 
del mundo : To , ^ue soy la Palakr^^ ^ae 
estaba con J>ios desde W frmcipio^Cap^t* 
I. Tb , que soy acuella SnbiéuHú , quQ 
asistí á todos sos cooseios , y qve tracé 
con él el plao del universo, («os Docto- 
res Judíos solamente se apoyaban en las 
tradiciones, opiniooos , y ^ectsiooes de 
sus autep%79ados y piMeorsores, que ha* 
biad sido Maestros de sua escuelas, y asi 
la autoridad e« que se apoyaban , ers 
puramente humana. 



a Matth. IV. 13. tuc, iv. 3 i. b Matih. ▼ii.28«:£flr.XT..3ft» .c Xus. tv. 33. 



C ai r TÍ :T V 

ium tft sfiritú kmndof\ n ex- 



V- 



- ::24 likms: Qaid nobUy €t 
4Sn Jesu Na%mtR$ t vmmti fep^ 
diré nosi Seto ouí H$ y sancUtí 
flw "^ 

3$ Et eomminahás itt ti Jíí- 

Ur ItamtM. ' 

ü6 , E^, dhcerfens ^eum sferí 
tus immundus , et excktmans vocf 
magttá exüt ab eú, 

, JVf Et f^hrati tant mmnet > ¿M 
m conquirerent ínter . se . dics» 
^j : .QMnain est boei ^Qumtam 
doQtrina, hme fiooa ? Q^ia in <po- 
Ustate etiam sfiritihus imnundis 
iwferát ^ et obedhmt eu 



de ellos un hombre poseído de un 
esptrktt ijunondo ^ , que comeni^ 
zó á gritar^ 

24 Diciendo ^ : ¿Qué teñe- 
.raes que rer nosotros contigo, 
Jesús Nazareno : has Tenido á 
destruirnos ^? Sé quien eres ^, el 
Santo de Dios» 

2$ T le amenazó Jesús , di- 
fctendo : Enmudece , y sal del 
hombre; : 

26 > Y nuütiacindolo recias 
mente el espíritu inmundo^, 7 
dando grandes alaridos ^ salió de 

37 Y se maravülároa todos^ 
de tal manera que se pregunta- 
ban los unos á k)S otros , dicien- 
do : 2 Qué ts esto ? ¿ Quó naer^ 
doctrina es esta ^ ? Que n^axida 
con imperio aun á los raisoios es- 
píritus inmundos ) y le obedecem 



.r Un eiMleiiionia(l0. .TodD escrita 
msáo fs lUtnsLáo inwuttdo 4 ipipurOf pqc 
¿oatraposíéron al Espíritu Sa Oto. ' 

s. Si Griego: f«,t«/t! 

4 Cl Griega: zitx 0-« r.í i^ , $e C9^ 

n$zco ^uien^fres. £1 Santo de Dios; esto 
él , el Santo por etcelencia', el ^ii^o 
d€ l#s Santos^ qjoe es el Messías. Fam*- 
ce que aquí eX espíritu maligoo cooti^s^ 
la Divioiilad'de Jesu-Cbristo , quexáo- 
doie de queJbabia venido ¿ atormeof 
tarle , y á. destruir sú Imperio. S. Gero- 
Hymo afirma ,.que oo era u.a Oaro cor 
nocimieoto, el que tenia el de jnonio dt 
la Divinidíad de Jesu>Christo , sino una 
sosp^^a solamente. Y S. Aávsmt ál- 
ce, qute el Señor se dexaba conocer de 
lot demonios , en qaant* era necesario 

Sare cttmpUr los destg&ios de su sabl- 
uria. Y eseo oo según sé comunica y 
alumbra á las almas de los justos , siuo 
por algunas señales temporales y eate- 
riores de su peder , las Qualts podiaa 
ser percibidas por la inteligencia de los 
espíritus malignos. Quaado el 'Se&or 



sufpendiB Httm sáltalas- vítlllesr , el 
roijimo Principe de los demonios en^ 
trabe luego en duda sobre e<;te punto^ 
y asi se vé , que le tenti^ en -^h deelert^ 
para conocer si eca el Cbriito. 

5 Este hombre poseído del demonio 
es una viva imagen de aqaellos, que 
estando metidos eú los i^cio», qultrea 
C0MvertJc9e Ai Dios-lHegiD 'que, una alma 
empieza á disgustarse de si qusn^^a para 
volverse á su Criador , el antiguo é im- 
placable enemigo de su salud mueve en 
ella tenUcione» mucho mas violentas, 
que las que experimentaba antes.; pero 
entonces con el exemplo de este ende* 
moniado debe hacer frente al furor dt^ 
su enemigo , sio' turbarse por los nue- 
vos esfuerzos ^ que hace centra ella^ 
pues estos pueden aprovechar para con- 
vencerla de su propia flaqueza , y de la 
netesictad , qoe tiene del socorro del 
Salvador , con el qual todos los ardides 
de este espíritu tentador , lé)os de da- 
llarle , se le^convertirán en mayor bieo 
y provecho. S. Gregok. M/.gn. 

6 J\íBiva^ para los Judíos , que hasta 



2&S SAN M 

a 8 Et processH rumor ejus stch 
4im in cmnem rggianem Gá/i7«<e.' 

29 Et ^ frotinus €¿redien$es 
^ synagi^a ^ tvhrriínr in domum 
Sitnmis , et Andretí.cum *JacobOy 
€t Joanne. 

30 jDecumbebat autem S9crus 
Simonts febricitan's: et statitn di^ 
cunt ei de U¡a,> 

, 31 Et acceden^ elevavit eam^ 
afprehensd manu ejus : et couttr 
nüó ditnisit eam 'febris , et :.mi- 
nistrabat eis. i , . * ^ > 

33 Vesferé autem facto cilm 
occidisset soi , ajferebant ad . eum 
amnes malé baktues , et dtemonia 
hahentesi \ > 't 
- 33 Et Brat wnnis dvitas con- 
gregaba ad januam. 

34 Et curavit multos , qui ve* 
Koba^tur variis languoribus ^ , et 
dcemonia multa ejiciebat ^ et non 
sinebat ea loqui , quoniam sciebant 
eum, 

. S$ Et dihtcuiio vMé íürgentf 
tgrcssus abiit in desertum locum, 
íbique orabat, 

36 £ prosecutus est eum Si-* 
mon , et qui eum ith erant. 

yj Et cúm invénissent eum^ 
di%erunt ei : Quia omnes qute^ 
runt te, 

entonces no hablan conocido la necesi- 
dad , que tenían de humillarse para 
quedar libres de la esclavitud del de- 
inonio ; y nueva para los Gentiles, á 
quienes el exemplo de un Dios encar- 
nado era todavía nuevo, pero necesario 
para inspirarles una verdad tan opuesta 
á su orgullo y vanidad. 

1 Jesús, y sus discípulos , &c. á ca* 
. sst de Simón Pedro. 

2 En el Cap. iv. 23. de S. Matheo 
y en otras partes se dice , que curaba 



2ft ;Y corrió luego sú iaiiik 
por toda la tierra de la.GaUlés; 

29 T saliendo luego ' de la 
'sy^agogaVü^^ron á* casa cleSi- 
-mon > y de Aadrés , coa.S^tia>- 
{[o y cofl Juaiu ' • 

30 Y la suegra de Símoa e&» 
taba en cama con fiebre : y le 
hablaron luego de eUa. ? 

\. .31. y. aceroátidose ^ hi tono 
por la mana, y la levantó: y lái 
momento h dexóJa^ fiebre, fSícs 
servia. ' ^ 

32 Y por la tarde puesto ys 
el Sol, le traían todos los que 
testaban enfermos ^ , y los eiKle- 
-momados: \ u* 

V 23' '^ toda la ciudad ic ha^ 
bia juntado á la puerta. 

'34 Y sanó á- muchos, que 
eran afligidos de divei^sas ^ en* 
fermedades, y lanzaba muchos 
demonios , y no les permida de« 
cir , que sabian quien era. 
'3;* Y levantándose muy de 
cliafiana salió , y f ué á un luga^ 
desierto , y. hacia allí oración. 

36 Y fue en pos de él Simoo^ 
y los que con él estaban. 

S7 Y quando le hallaron , Je 
iüxéron : Todos ^e andan bus« 
cando. 



. •■ < 



toda dolencia , y toda ienferDiedad:t>BH 




debe advertirse, que f^c-S signifíca una 
larga y duradera indisposición de cuer- 
pOf que llafnam9S enfermedad : alxAjxxml 
es aquel descaecimiento de fuerzas, y 
aquella languidez , que se experímennt 
antes ú después de ia enfermedad. 

3 MS. r lu/tá muchos de defértidéw 
enhrmedades» 



a Aíátth, VIH. 14. Lw. IY« ^St b . ise- ly» 41. ^ 



CAPÍT 

j8 Et ait lilis : Eamus ín 

ffOiámos vicos , et civitates y ut 

et ti» freücem : ad hoe enim 

veni. 

S9 Et eren fradicans in sy- 
flogflgfx eorttf» , et in omni GM^ 
, UMy et dtemama ejiciens. 

40 £t <^ venit ad eum kfrosus 
deprecans eum : et genu fiexo di- 

' xit ei : 5t vis , fctes me inun- 
dare. 

41 Jesús autem mstríus ejus, 
extendít manum suam : et tangens 
eum , íát illi i Voh : Mundare. 

42 Et cám dixisset ^ statim 
¿Hscessit ab eo lefra^ et mundatus 
est* 

43 Et cwminatus est ei^ stíh 
timque ejedt illumf 

44 ' Bt dicit ei : Vide nemim 
dixeris : sed vade ^ ostende te 
frindfi sacerdotum , et offer fro 
emwnaatione tua ^ , qute fnece- 
pH Mcyses in testimonium illis. 

4( A€ Ule ggressfis ccefit 
frmdicare » €t difamare sermg- 
Mm 9 ita ut jam non fosset 
mMÍfesté intnñre in ávitatem, 



tí'L O I. 209 

38 Y les dice : Vamos í las 
aldeas , y ciudades mas cerca- 
nas ^, para predicar también allí; 

- porque para esto he venido. 

39 Y predicaba en las syna^ 
gogas de ellos, y por toda la Ga- 
lilea, y lanzab% los demonios. 

40 Y vino á él un leproso ^, 
rogándole : é hincándose de ro- 
dillas , le dixo: Si quieres, pue- 
des limpiarme. 

'41 Y Jesús compadecido de 
él , extendió su mano : y tocán- 
dole, le dixo: Quiero: Sé limpio. 

42 Y dicho esto , en el mo- 
mento desapareció de él la lepra, 
y fué limpia 

43 Y Jesús le amenazó , 7- 
luego le despidió, 

44 Y le dice : Cuidado que 
no lo digas i nadie : mas vé, pre- 
séntate al Príncipe de los Sacer- 
dotes ' , y ofrece por tu limpie- 
za, lo que mandó Moysés en tes- 
timonio á ellos ^. 

4$ Mas él , luego que salió, 
comenzó á publicar , y divulgar 
lo acaecido ^, de manera que Je- 
sús ya no podia ^ entrar rnani- 



X El Griego : TtafJtAiflKui , alieaf, 
Zs ttoa voz compuesta , y así el Intér- 
prete Latino leyó tJcifJLxi , yuaX ^KÓMif^ 
aUéüt y ciudades ; pero proplameate sig- 
nifica ¿déos, ó fuebhx fi^üoi y en don- 
de habla Syoagogas , ípero que no esta- 
ban fbrtificad^ , ni eran de comercio. 

n MS. Vn mtíotc* 

S £1 Griego t ri M^f?, ^ Suerdote^ 
véate el Cap. viii. i. de S. Matbbo* 
Muchos oi^nan , que este leproso es dl- 
ftreate* 

4 Fam qae les sirva de testimonio, 
j wt o» puedan decir « que ha venido 



k destruir la ley. Matth. viii. 4. 

5 El Griego : tt^aa* , i divulgar 

grandemente lo acaecido. 

6 Esto es , no quería entrar por evi- 
tar el tumulto , y por darnos un exem- 
pío de renunciar á todo sentimiento de 
amor propio, y de vanagloria. ¿Quién 
no se estremecerá viendo aqui á Ca- 
pliamaum elevada haeta fit cielo por laa 
grandes y particulares gracias, que re« 
dbe del SeAor ; y después amenazada 
por la boca de la misma verdad , fue 
hakia de ter abatida hatta el fre^mdm 
de lee injtermee » Matth. ki. do. 23. f 



I MMth. rm» a. Lm* v. xs« b Xevlf. ñv. 4. 



2IO SAK mXrCOS 

sed foris in iesettis tocis esset^ fiestamente en la ciudad ' , ano 
et convcniebant ad eum undi^ que esuba fuera en lugares de* 
que. sitnoSf y acudían á^ de todas 

partes. 



tratada el dia del juicio coa mayor ri- 
gor, qbe la ciudad de Sodoma? Esto 
puede servir de escarmieoto á los que 
colmados de beoefictos dci délo los ol- 
Tldaa fidliMDte , temleudo ser aban-» 



dooadoi á la última reprobación en pe- 
na de su olvido y mala conespoiH 
deacia. 
' X £1 Griego : ttí TínMf ^ en ^olMSi 



CAPITULO IL 



Sana á un foralytico f y le ferdana sus pecados. Comiendo en com^ 
fañia de muchos PMkanos en casa de Levi ^ á quien habia llamado á 
su seguimiento , dá la raxon de ello á causa de las murmuraciones de 
tos Phariséos , de que conversaba con los pecadores^ y que no ayunasen 
sus discípulos \ y disculpa á estos ^ de que en did de Sábado 

cogiesen espigas. 



Et^ 



1 j^ t ■ itervm intravit Ca- 
pharnaum post dies, 

2 Et auditum est quid in 
domo esset , et convenerunt multiy 
ha ut non caperct ñeque ad ja^ 
nuam , et tcquebatur eis verbwm^ 

3 Et venerunt ad eum feren- 
tes paralyticum ^ , qui á quatuor 
portabatur. 

4 Et cúm non possent offer- 
re eum iíli pra turba y nuda- 
verunt tectum ubi erat : et pa^- 

X En casa de S. Pedro^ donde $e hos- 
pedaba', y donde kabia curado á su 
suegra, 

a £1 'Griego x Scrt /tinxiri x^p^Tt 
/tjií't r« irp»5 rir 'dv^af , pte n§ ca^ 
Mi fil mm al toñtcrnode Is pvertá. Ne^ 
fue éd jmnuanu 

a líétfh» IX. z. b Lmo* V. zl. 



1 Y entró otra vea én Ca- 
pfaarnaum después ds algunos 
días, 

2 Y se sonó que estaba en 
una casa ', y acucQó un .tan cre- 
cido numero de gente , que no 
cabía y ni aun á k puerta ^ , y 
les hablaba la palabra '. 

3 Y vinieron á él trayendo 
un paralytico , que lo conducían 
quatro á cuestas. 

4 Y como no pudiesen po- 
nérselo delante ^ á causa del tro- 
pel de la gente, destecharon * la 

3 Les predicaba la palabra de Dios 
la palabra de salud y de verdad , el 
Evangelio. ^ ^ ^ 

4 £1 Griego i 9í^90%yYt6«u «c¿r« , 

llegar á él, 

5 El Griego : \^e^h¡icLrr%i , horédaif 
do. Las caías estaban cubiertas coa 



C APf T 

t^acUfiUs submiserunt grabatum^ 
in quo faralyticus jacebau 



• $ Cúm auum vidissH Je^ 
sus fidem iliorum , ait faraly- 
ñco: FUi y dimimmíur tíbi fec' 
cata tua. 

6 Eraut autem iOic quÁdam 
de Scribis sedentes j et c^Usn^ 
tes in cwdibus suis: 

7 Quid hic sic loquituri bla- 
fphemat K Quis fatest dhriittert 
feccata , nisi soius Deusi 

' 8 Qno statm cagnito Jesús 
spiritu suo quia sic c^itarent 
intra se , dicit tUts ; Q^id' ista 
cogitatis in cfítdíbms vestrisl 

9 Quid est facilius dieere fa- 
ralytico : Dinsittuntur tibi fecca^ 
ta : an dioere ; Surge y tolíe gra^ 
batum tuum , et armmla^ 

I o Ut autem^ sciatis quia 
FÜius hotninis habet potestatem in 
JUrra dimitteudi feccata ( ait fa- 
ralytico) 

1 1 Tibi dico: Surge^ toUe gra» 
hatum tuum , et vade in damum 
fuam. 

12 Et statim surrexit Ule : ety 
svblato grabatOy Ábiit coram ómni- 
bus y ita ut mirarentur cmnes y et 



ULO IL 211 

casa en donde estaba ; y habien- 
do hecho una abertura y descola 
gáron la camilla en que yacía el 
paralytico. 

5 T quando Jesús vio la fé 
de~ ellos , dixo al paralytico ' i 
Hijo^ perdonados te son tus pe- 
eados. 

6 T habia allí sentados algu* 
nos .de los Escribas y que decían 
en su interior: 

7 jCómo este hombre habla 
asi? blasphema ^. i Quién puede 
perdonar pecados^ sino solo Dios? 

8 Jesús, conociendo luego su 
interior y y que pensaban de este 
modo dentro de ^, les dlcef ¿Por 
qué pensáis esto dentro de vHies- 
tros corazones ?* 

9 jQué es mas flcil/ decir al 
paralytico ^ : Perdonados te soa 
tus pecados : ó decirle : Levánta- 
te 9 toma tn camilla y y anda? 

I o Pues para que sepáis, que 
el Hijo del hombre tiene potestad 
en la tierra de perdonar pecaáos^ 
(dice al paralytico) 

II A tí digo í Levántate, 
toma tu camilla , * y vete á tu 
casa. 

I á Y al punto se levantó él: 
y tomando su camilla , se fué á 
vista * de todos, de manera que 



terrados ó azoteas, por donde se podían 
pasear , como eo algunas de nuestras 
provincias ^ y la escalera que conduela 
á ellos solia csUr fuera de la cksi^ 

l MS, jil contrecho, 

a fil Griego : ri oírcf oura AdCAiT 
C\xa(piiptiA( ; ieómo etie pronuncia Ma/^ 
fhemiar de esta manera'^ 

3 Esto no se ha de entender de la 

a ^ob, xiY, 4. í>0J. u.ni. ^s* 



ftcUidad de pronunciar las palabras, si- 
no del sentido de ellas. 

4 Las palabras del texto Griego, 
itxfTÍit 'TCdn-w , ofrecen también otro 
sentido muy bueno , úbtit contra omnes^ 
esto es, que estando todos amontona* 
dos sobre él , sorpre hendidos de lo que 
veian , 00 hallando por donde salir, 
rompió por medio de todos , dando 



Oa 



^ lia S A K MX.RC O & 

honorificarint Deum , diccnUsí se maravillaron todos , y alaba>^ 



Quia numquam sk vidimus. 

13 Et egressus est vwrsw ad 
tnare' : mnnisque turba veniebat 
ai eurn y et docebat tos. 

14 Et ^ cúm fraterirety vi- 
dit Levi AlfJuei sedentem c¿i te^ 
(om um , et ait Mi : Sequete me. 
Et surgent secutus est eum, 

1$ Et fattum est j cám ac- 
cumberet in dmno Mius , multi 
fublicani , et feccatores simul 
discumbebant cum Jesu , et disci- 
fulis ejus : erant enim muiti , ^f 
et sequebantur eum, 

16 Et Scriba y et Phoríséd 
videntes quia manducare^ cum 
fublicanis ,* et fecc(ítoribus , di^ 
cebant discipulis ejus : Quare cum 
fublicarUs , et feccataríbus^ man^ 
ducat et bíbit Magistcr vesterí 

ij Hoc audito Jesús ait t/- 
- lis : Non necesse habent sani me- 
dico y sed qui mole habent : non 
enim veni vocare b justos , sed 
feccatores* 

18 Et erant discifuli Joan- 
nis et Pharisai jejunantes : et 



ban á Dlos^didenda: Nunca tal 
cosa vimos. 

13 T salió 'otra vez ida la 
mar: y veoian i él todas las gen- 
tes , y los ensefiaba. 

14 T pasando y vio i Levi 
hijo de Alphéo y que estaba sen- 
udo í la mesa ^ > y le dice i Si- 
gúeme. Y levantándose y [le si- 
guió. 

t$ T^caedó, que estando 
Jesús' sentado á la mesa ea casa 
de él ^y estaban también i la me* 
sa con Jesús y y con sus disdpu- 
los muchos Publícanos y y peca- 
dores : porque había muchos^ que 
también le seguían '• 

16 T quando los Escribas^ y 
los Phariséos vieran que comía 
con los Publícanos^ y pecadores, 
dedan á sus disdpulos-* ¿Por qué 
vuestro Maestro . come y y bebe 
con los Publícanos., y coa los 
pec^ores? 

17 Quando esto oyó Jesu^ 
les dixo: Los sanos no tienen ne- 
cesidad de Médico,. sino los que 
están enfermos ¿ pues no he ve- 
nido á llamar justos , sino peca- 
dores \ 

18 T los discípulos de Juan 
y los Phariséos que ayunabaíb ^, 



maestras no solamente de la salud, que 
-habia recobrado, slao también de su ro- 
bustez y vigor. 

f En que recibía y cootaba los pú- 
blicos tributos. 

9 De Mathéo. 

3 Porque muchos de estos Publica- 
'nos y gente de mala vida , movidos de 
sus discursos y milagros , le Ibaü si- 
guiendo á todas partes. 



4 El Griego : €iV /ifr¿Fo«v , i í*- 
nitenda. Llama juitüf , á los que se te- 
nían por justos y no lo eran. Pecsdares 
se entienden aquellos, que deseaban sa- 
lir dé su mala vida , y buscaban al Mé- 
dico , que los remediase, 

5 £1 Griego : x4i oí r»r ^fia^iw^ 
y lot de los Phériséot: 



g Matth, IX s.Xjíf^v. 27. b x. Timoth, u x¿» 



.9imunt , tt Ütl^nt illi : Quare 
discifuli Joannisy et Phorisígaruin 
,jejunaht , m autem discifuii.non 
.jejmtanti 

,19 Etm ülis J^fus : Num- 
^quid fw^t fiüi , , muftiarum j 
fMtndiu sfonsus cum iliis esty 
jejunár^ Quinto Umfwr^ babínt 
seoum SfMsum , non fostun^ je- 
i junare» 

30 Vifiknt ^ autem dies ^ém 
auferetur ab eb Sfon^ : e$ tune 
jejunatuttt m iltís diebt$s. . 

» . • 

%i Nemo assumentum fanni 
iTudis auuét vestimento ,veteri: 
alh^n aufert sufpkmentum fio- 
Tmm á veteri , et tnajor scissu* 

TU fitl 

32 'Et nemo mittit vinum w3^ 
vum in utres vetercs : alioquin 
dirumfet vinum utres y et vinum 
effunaetur , et utres feribunt: 
jed vinium novum in utres no- 
vas mitti debet. 

%l Et ^, factum est iterum 
-cúm Dmninus sabbatis ambularet 
fer sata , et discifuti ejus ccepe- 
run$ fragredi , et veílere spi-^ 
casm 

34 Pharsai autem dicebant 
ii: Ecce y quid faciunt sabbatis 
quod non Iketl 

3$ Et ait ülis c : Numquam 
lepstis quid fecerit David ^ quan- 
do necessitatem luAuit , et esuriit 



tr X O '11. -21^ 

vienen á él , y le dioen ^ : 2 Por 

qué los discípulos de Juan y los 
-de los Fiíariséós ayunan , y tus 
discípulos ño ayunan? 

19 Y j€SUtf les dice : jPor 
.▼entura ios ¿ijo^ de las bodas * 
pueden ayuoac > mientras que 
es(á.cpA eUos el Esposo? Todo el 
tiempo que tienen consigo ai Es- 
;poao, áo pueden ayunar. 

20 Mas venslrin días, quaii* 
do les será quitado el Esposo : y 
e^tónpe^ . ayunarán en aquellos 
diasl 

21 Ninguno echa en un ves* 
tido viejo un remiendo de paño 
redo * : de otra suerte elremiexr- 
do nuevo quita de lo viejo ^ 9 y 
^ hace mayor rotura: 

22 ¥ ninguno echa vino nue- 
vo en odres ^ viejos : de otra nui' 
ñera romperá el vino los odres;, 
y el vino se verterá, y perecerán 
los odres : mas debe echarse el 
vino nuevo en odres nuevos. 

23 T acaeció otra vez ,. que 
andando el Señor por unos sem* 
brados en el dia de Sábado. , sus 
discípulos se adelantaron , y co- 

.menzárou á arrancar espigas ^. 

24 T los Phariséos le deciam 
Mira , |cómo hacen en Sábado 
lo que no es licito? 

2$ T él les dixo : ¿No habéis 
leido jamas , lo que hizo David, 
quando ^ se halló en necesidad. 



z Lm áiacipulot de Juan Minrr. nr. 

2 O los hijos del Esposo ; esto es, 
los amigos. Véase S. Matthbo iz. i^ 

3 Otros trasladan nuevom 



4 MS. Tirará lo vitio. 

5 Odrgf , hoy mas usado » pillejet. 

6 Para desgranarlas , 7 comer loi 
granos. 

7 MS. Ovo mingué é fambro* 



Métth* iz. x^« iMQ* Tt 3^. b Meith. zu. z. Ins. yi. z. c i. Rieg. zzi. 6. 

03 



*2I4 SAV M 

ifse , et fú cum eo tranti 

26 Quomodo intrwvit in d(h 
mum Dei sub Abiathar Princife 
sacerdotumy et fams profositio- 
nis mandueawt , quos non licibc$$ 
manducare « , nisi sacerdotíbuSf 
et dedit eis , qui cum ea erantl 

37 Et dicebat eis : Sabbatwm 
frcfUr hanúnem factum est ^ et 
man huma frcfter satíbahim^ 

28 Itasfue Dmmnus est flim 
komítif i y etiam sabbatL 



Á R C O &• 

y los que con él estabaoy mvi^ 
ron hambre? 

26 ¿Cómo entró en la casa 
de Dios en tiempo de Abiathar '^ 
-Príncipe de. los Sacerdotes, 7^:0- 
mió los panes de la proposidoii, 
délos quales no era Hdto comer» 
sino i los Sacerdotes » y aun di6 
i los que con^ estaban? 

27 T les deda : £1 Sábado 
fué hecho por el hombre, y no el 
hombre por el Sábado ^. 

28 Asi que el hijo del hom- 
bre es Señor también del Sábada 



1 So el primer libro de ios Reyet mn. 
•c dice, que er9 Acbíoieléch y oo. Abia- 
thar, á quieo pidió Pavid , que le die- 
se Blguoa cosa que comer. Algunos bao 
creído, que ^f sumo Sacerdote Acllfme^ 
lech se llamaba taoibiea Abiatháccomo 
su hijo, y el bijo, Acblmeléch como el 
padre. Mas otros con mejores fundamen- 
tos creen, que el bailarse nombrado aquí 
Abiatbár en luear de Achlmeléch, fué, 
porqué Abiathar era mucho mas cono- 
cido en el tiempo de Itevid. Este vlvia* 
con su padre, y servia en el. templo 
quaudo David llegó á él , jr después 
quandu el Rey Saúl hizo degollaF ti su 
padre , fué el que le llevó el Epbód , f 
se salvó siguiendo á este Rey. Pudo 
muy bien aun en vida de su padre 
éxercer juntamente con él el soberano 
Sacerdocio, asi como después lo tuvo 
jumamente con Sadóc, 

2 Como si el Sefior díxera: la obli- 
gación del sábado no es tao estrecha» 

t Livit* XXIV, 9> 



que no paedt jamas ser dispensada. U 
Sombre fué hecho pa.^a Dios, y asi 00 
hay cosa que le pueda dispensar de las 
obligaciones que debe á Dios. Mas el 
Sábado, que fue hecho para que el ¿obh 
bre pensase en las cosas da su alma* 
se acordase de los bene6cios que tiene 
recibidos de las manos de so Criador, y 
diese alipia alivio al cuerpo después 
del trabajo de toda la semana , admite 
alguna dlspeusa. Y sobre todo, yo que 
soy Dios por^mi naturaleza, é Hijo del 
Hombre por mi Eocarnaclonvteu^opt^ 
testad de dtsp«msar á mis discípulos en 
la necesidad en que se hallan ;-como 
dueño que soy del Sábado, mas 00 pue- 
do dispensarlas de amar á Dios, porque 
han sido hechos y criados para Dios. A 
mi , que soy el Soberano Legislador» 
toca conocer la necesidad del hoqibret 
y no á vosotros , que sois unos Jueces 
ciegos, y llenos de prebcupacioa» 



1 •/ 



«»í 



CAPITULO Ilt 



'} • 



lUMAi cwraio Jesús una éíano s$ca , ff^ evitar hs malos desigmoe 
de los Phariséos , se retira ly amcurriendo á él de todas fortes las 
fmbas y sana sus enfermos» J^via á predicar á ¡os daos que había es- 
cogido y comunicÁndoles foder sobre tas enfermedades y endemoniados^ 
Convence de folsedad á tos Escribas que Uasfhemaban de él , caluma 
niándole de que lanzaba los demonios en virtud de Beelwhúb. Dice, quo 
es irreímswk h blasflumia contra ek Esfíri^ Sanpo ^ y quién son 

su madre y y h^rmanos^ 



I JtLt^ itfiroivit iterum in. 
sym^ogam t et erat ilñ homo ha- 
hens manum¡ aridank 

n Et observabant eum > SÍ 
sabbatis curareP y ut accusarent 
tíium, 

3 Sf ait honiini habenti ma* 
fittfii aridüm : Surge in médium. 

^ Et. dicit eis : Lieet sabbar 
tis bené faceré y an mali ? animam 
$a¡vam faceré^ an ferdereH As illi 
tacebanu 

$ Et cireumsficiens eos cim 
ira y contristatus suver cmtate 
coriU^ eonmy dicit nomini: £x* 
tende tnanum tuanu Et emte^ditf 
et restituta est manas Uli* , .: 

I I.OS Escribas j Pbaríséos , qiie se 
bailaban presentes, 
a El Griego: <rvWvn(iifJL%ni ifti tí 

«to^tto-ti. La palabra ttí^^i^ sigDífi-* 
tá 4éií» ó áun%»\ y esta es , la qu» ez^ 
^%ó U oonmiseracloo del SeOor» Ea esta 
ocasloQ nos enseñó, cómo faeoMS ám 
aborrecer lo malo en los bombras, mi- 
rando al • mismo tiempo oon caridad f 
misericordia i los mismos hombres en 
qnienet ae bailan los vicios. Y en esce 

« M0th. W. 9- i#«. W, <T : 



I . JL entró J(Mua de nuer* 
en la Synagoga : y habia allí um 
hambre que tenia una mano seea.» 

9 T le estaban acechando ^y 
si .sanaría en. dia de Sábado, pa- 
ra acusarle. 

3 T dixo al hombre que te> 
nia la niano seca » Levántate es 
medio, 

4 T 1^ dice : ¿Es lícito ea 
dia de iSábado hacer bien ó mal ? 
¿salvar la vida y ó quitarla? Ma« 
ellos callaban* 

$ T mirándolos al rededor 
con indignación y condolido de 
la ceguedad ^ de su corazón, di« 
ce al hombre : Extiende tu ma« 
no. Y la extendió y y le fué res- 
tablecida la mano '. 

sentido se ha de entender aquel Tersf- 
Cülo de David en el Pta!m, cxviit. 113. 
aborrecí á Íot mafor. El zelo de la glo- 
ria de IMos 7 «I amor á su Santa Lcf 
no no» permite aprobar lo malo de 
niegan modo r mas la caridad , que es 
la basa de la misma Ley, dos prohibe 
aborrecer á nuestro hermano, aunque 
sea malo y pecador. 

3 El Griego: ¿rtig- mt i ¿AAs y M- 



i .- 



<)4 



iiid 



SAK If X R C O S. 



6 Exettnfói a outem Phariséti^ 
statím cum Herodianis ciMsilium 
faríebant adversas eum quotníh 
do €um perifefVfil; 

7 Jesús autem eum discifu* 
lis suis secessit ad mare : et muíta 
turba á GaiiUea , et Judma secuta 
€st eumj 

% Et ab íffú9ol^ms , et oh 
Idumaa y et trans Jordantm : et 
quí circa Tyrum , et Sidwiemj 
tnultttudo magna , audietites qum 
faciebat y venerunt ad eum. > 



9 Et dtaát diseifulis túis^ ut 
navícula síbi deseráret frcfíer 
turbam , ne- eomfeimerent eum, 

I o Multas enim sanahat^ Ha 
ut irruerent m cum , ut Úlum^ 
tangerent quotquot habcbant pía- 
ga^ 

II Et spiritus inmundij cáñt 
illum videbant y froádebant ei, 
et clamabant dicentes: 

13 Tu et FUius DcL Et ve- 
hementer comminabatur eis ne 
manifestarent 'iilum, 

13 Et ^ aséendens in mon* 
tem vjocavit ad' se quos voluit 

I Estos hombres tan zelosos de la 
•bservaticia del Sábado,- no haciao esr- 
crúpulo dé juDtarse eo coDCJ}io aquel 
mismQ día para ver como hablan de 
oprimir ai ÍQoceute. Y jj^ra uoa ioiqui* 
dad , la irtas detestable que se <;oi^dd 
eo todos los siglos , se uuiéron coa los 
Herodianos, ^ quieues aborreciao mor- 
talmeute por ser del partido de los Ro- 
ma oos. Véase el Caf. xxxu i6« de Sam 
Matheo. 

3 .El Griego: ií¿oT-í>rtf , at,otes. MS. 

Majamientos^ como si dixera , élguñ sz9^ 
a MMth. xu, 14. b Jítttth, z. X. Xir^. ti. 23» 



6 Mas los Phariséos saliefido 
de alli , enttároa luego en con- 
sejo contra él con los Herodia- 
nos , buscando medios de hacer- 
le perecer *. 

7 Mas Jesús se retiró con snt 
discípulos acia la mar : y le fué 
siguiendo una grande multitud 
de la Galilea , y de la Judéa^ . 

8 T de Jerusalám , y de la 
tduBiéa , y de la otra ribera del 
Jordán : y los de la comarca de 
Tyro I y de Sidón en grande nú- 
mero vinieron á él^ quando oye* 
ron las cosas que hacia» 

9 T mandó i sus discípulos^ 
que le tuviesen lista un barco en 
que. pudiese entrar y para que el 
tropel de la gente no le oprimiese». 
- 10 Porque sana'ba á muchos, 
de tal manera que todos los que 
padecían algún mal ^ , se arro- 
jaban sobre él ' por tocaHe. 

11 T. quando los espifitua 
inmundos le veían, se postrabaa 
ante él ^ , y gritando decían: 

12 Tú eres el Hijo de Dios. 
Mas él les amenazaba reciamen- 
te, para que no lo dcscubrieseiUi 

13 Y subiendo á un mono- 
te , llamó i si á los que ¿L 

te 6 cüJtigo del Cielo con que avisa 4 
los hombñs para que vuelvas sobre sí. 

3 £ra taou la multitud y tropel te 
geote que acudía á 6, deseosa de lo- 
grar el beneficio de la salud , que apre» 
túndose los unos á los otros* por poder 
Ucgar á tocarle , «asi se dexaban caer 
aobfe él ,' y le cauabao po pequela 
nolcstia*. 

4 Quiere decir » toi hombres >ove •»• 
UbftQ poseídos de !«• tifíiilM.Iaif»* 



1. i 



cxvirv 

ifsi : cf veneruét ad tunu 

14 Et fecH fil essent duode* 
dm cum iih ^ tt ut mitUret eos 
frm^eare. 

15 E$ dcdit illis fotestatem 
eurqndi infirmitaUs y et ejiciendi 
datnonia, 

16 Et imfosuit Sinwni nomen 
TetruK 

17 Et J^cobum TUbidtay €t 
Joannem fratrem JacM y et ífw- 
fosuit eis nomina Boonerg^s^ quod 
€st y fila tonhrui: 



I Jesu-Cfarlsto eo otra ocasión, 
loAKM. XV. 16. hlío presenté á sus 
^jK^stoles : jQfftf no ertm eUot los que le 
httbian elegido á él^ *mo él* el oue MM 
^regido Á ellos. Y S. Pablo i. ad CoriniJu 
1* i« dke , qme era Apóstol por la voea» 
aion y voluntad de Dios. Y en la Episto^ 
iü Á tos Hebreos v. i. 4. quaodo habla 
del Sumo Pontificado de Jesu-Cbristo, 
«iice, que ninguno se apropie, tito es , se 
wsurpe este honor , sino eme es necesario 
ser Uamado como jSarón. rúes si este Se- 
Aor 00 se apropió la dignidad de Ponti- 
fi<!e,¿coo quáota mayor razón debiao 
ser elegidos , no por su propia volun- 
tad , sino por la del mismo ^fior , los 
que hablan de tener su lugar en calidad 
de Apóstoles? ¿Y qué horrible presun- 
^on no seri la de aquellos , que sien- 
do muy inferiores á los Apóstoles en 
tpda suerte de dones y de gracias , se 
entremeten por si mismos en un mi- 
oisterio , en el que suceden á la digni- 
dad de aquellos , que el Hijo de Dios 
fíame ó sí según, la elección de su pura 
woluniad , pora estar con él , y para ser 
' envia os á predicar a todas las naciofie^l 
i'Que pueden esperar estos hombres 
▼anos y presuntuosos , si consideran, 
^e la vocación y elección de la pura 
yotitntad del HQo de Dios- no impidió 
á Judas , que vendiese á su mismo 
Maestro , y que por este mi«mo camino 
ae'perdiese? £1 Señor eligió entonces á 
sus Apóstoles, no para enviarlos luego 
á predicar su Evangelio, sino que quiso 
que permaneciesen en su compañía con 
el fin de darles sus instrucciones , y for- 
marlos poco á poco con su caemplOi 



LO iir. 217 

quiso ': y vinieron á éL 

14 T escogió doce, para que 
estuviesen con él , y para en- 
viarlos i predicar. 

15 T les dio potestad de sa- 
nar enfermedades y y de lanzar 
demonios. 

16 Y á Simón le puso el 
nombre de Pedro: 

17 T á Santiago ^ de Zebe- 
déo , y á Juan hermano de San- 
tiago I á los quales dio el nom- 
bre de Boanerges ' y que quiere 
decir y hijos de trueno ^: 

para enviarlos después en el tiempo 
determinado por su providencia k que 
propagasen su doctrina. 

a Hijo , y lo mismo después , hijo 
de Alphéo. 

^ La palabra Boanerges ni es He- 
brea , ni Syriaca. San Cerón y mo conje- 
tura que los Copistas Griegos, ó los Ga- 
illéos que hablaban el Hebreo corrom- 

fido en vez de Baneregem , que en He-* 
reo significa hijos del trueno \ ó Mane 
rr^f j* , nijos de lá tempestad, pronun- 
ciaron y escribieron Boanerges , porque 
estos dos hermanos habian de ser parti- 
cularmente aquellos , cuyas voces ¿ se- 
mejanza de trueno se habian de sentir 
poír toda la tierra , y sus palabras se ha» 
bian de oir hasta las extremidades del 
mundo^Psalm. XVIII.5. S. Pedro, Santia- 

So, y san Juan fueron solos aquellos, 
qnlenes el Sefiordió nombre, como 
para seflalar su excelencia sobre los 
otros Apóstoles. Y así se ve, que el 
mi$mo Sefior los privilegió y distinguid 
entre los demás. Y esto mismo parece 
que reconoce S. Pablo en la Epístola á 
los GÁlatas 11. 9* diciendo : Qms pare» 
eian las columnas de la Iglesia. Cotéjese 
también este lugar , con lo que escribe 
S. Lucas de estos dos hermanos , eo el 
Cap. IX. 54. Su madre, viendo como el 
SefTQf los distinguía con un apellido tao 
honotifice , pudo asimismo toinar oca- 
sión de ello , para pedirle , que ios hi- 
cfese asentar , uno a su derecha , y otro 
á su Izquierda en su reyno* Mattiu xi* 

4 MS. pe tmno* . 



2j9 



SAN lAÁViCOS: 



1 8 Et Andream^ et PhÜif^ 
futn y €t Bartholomxum i et MaU 
thaum , et Thomam , et Jaccbum 
Alfhaei , et Thadiceutn > et Simo* 
nem Ctiananaum, 

19 Et Judam Iscariotetn, qui 
et tradidit tllum. 

20 Et veniunt ad domum , et 
convenit iterum turba ^ ita ut 
non' fossent ñeque fanem man- 
ducare, 

21 Et cám aikdissent sm^ 
exierunt tenere eum ' dicebant 
enim : Quoniam in furorem verr 
sus est, 

2% Et Scríbte I qui cb Jeror 
solymis descenderant , ttícebont m 
Quoniam Beel%ebub habet^ et quia 
in Principe d^rnoni^rui?! ejicit 
datnonia, 

33 Et canvqcatis eis in fa^ 
raboíis dicebat illis : Q^uonfodo 
fotest Satanás Satanarn ejicereí 

34 Et si regnum in se divi-^ 
datur y non fotesf regnum Ulud 
stare, 

9$ Et si damus super sfmet^ 
ifsam disfertiatur^ non fotest doi 
mus illa stare* 

I Esto es , los de su fómilU y pa- 
rentela. Parece deciao esto los parien- 
tes y amigos , para librarlo del tropel 
de las gentes, y por<}ue no le oprimie- 
sen y sofocaseo. 

a £1 m furorem versus de la Vu|ga- 
gata, en el texto Griego es i^tVni^ e^^ 

tra re ett , como si dixera , está extÁ~ 
tico^ enagenado y olvidado de si, hasta 
de tomar alimento , por el fervor y a- 
plicacJou á las cosas del Evangelio. \ 
esta exposición convienen todas las cir* 
cuostaodas. Otros dan otros sentidos, 

3 aai ^»a. Oíos mosca , d de las 



i9 T á Andrés , y i ?hel!pet' 
y i Bartboloiné , y á Mathéo , y 
á Totpis , y á Santiago de aL 
phéo , y i Thad^o , y á Simón 
el Chánaneo, 

ip Y á Judas Iscariotes, que 
le entfegó. 

3Q y vinieron á la casa, 7 
concurrió de nuevo ^nta gente, 
que ni aun podían tomar ali- 
menta 

^i T quandó lo oyeron Ion 
suyos ' , salieron para echarl^ 
i|iano : porque decian : Se ha 
puesto enagenado ^, 

a a )[ los Escribas , que ha-' 
bian baxado de Jerusaicm , de-^ 
clan : Ti^ne á B^elz^búb , y ei| 
virtud del Principe de los demo« 
nios lanzsr los demonios ^. 

a 3 T hal)ióndolos convoca^ 
do 9 les decia ^n parábolas: ¡C6^ 
mo puede Satanás echar fuera á 
Satanás? 

2^4 T si ifn reyno está divi- 
dido contra sí mismo , no puer 
de ^ durar aquel reyno. 

a; y si una casa estuviere 
dividida contra sí niisnia , no 
puede permanecer aquella casa, 

morcas, i qi|ien adoraban |os Accaronl?- 
tas, y que en este lugar, y otros del 
Nuevo Testamento se l|ama Príncipe 
de los Demoplos, Los Escribas y Pba- 
riséus le calumniaban y decian , que lo 
que hacia , y parecía ser sobrenatural^ 
lo hacia todo en virtud 4^1 Príncipe de 
los Demonios. ¡Grande consuelo es este 
exemplo para los que han abrazado el 
camino de la virtud y perfección , par% 
no abandonarle por temor de las c^^ 
lumnias y dichos de los hombres; 
4 Ais, ^ sotcnerle^ 



a Mátth, u. 24. 



C Apf TV 
96 Et si Saltanas amsumxe- 
rit in semetifsumj disfertitus esty 
€t non foterit store , sed finem 
- iabst» 

27 Nemo fotest vasa fartis 
ingressus in doSaum dirífere y nisi 
friús fartem ailiget , el tuúc do* 
mtifii ejus dirífiet» 

2% Amen > diea vobis , qunh 
niam omnia dimittentur filiis ho^ 
' mnum feccata , et hlasfJiemut, 
quibus biasfhenuiverinU 

29 Quí autem blasfhenun^^ 
rit in Sfiritum Sanctum , non 
habehit remissianem in teternum^ 

.sed reus erit aterni delictL 

30 Quoniam dicebant : S^i^ 
ritum immundum habcu 

.31 Et ^ veniunt mater ejus 
et fratres : et foris stantes mi- 
serunt ad eum vacantes eumj 

32 £( sedebat circa eum tur- 
ba 9 et dicunt es : Ecce mater 
.tua y et fratres tui foris q^ie-' 
íttnt te» 



LO iri. tip 

2d T 8i Satanás se levantare 
contra sí mismo , dividido está, 
y no podrá durar, antes está pa* 
ra. acabar. 

27 No puede ninguno entrar 
en la casa dd valiente ^ , y ro- 
bar sus alhajas y si primero no 
ata al valiente , para poder des* 
pues saquear su casa. 

28 En verdad os digo, que á 
los hijos de los hombres perdona- 
dos les serán todos los pecados, 
y las blasphemias, que profirieren: 

2p Mas el que Uasphemare 
contra el Espíritu Santo , nunca 
jamas tendrá perdón , sino que 
será reo de eterno delito ', 

30 Por quanto decían : Tie* 
lie espíritu inmundo, 

31 T llegaron su madre , y sus 
hermanos; y quedándose de la par- 
te de afuera, le enviaron á llamar, 

32 Y' estaba sentado al rede* 
dor de él un crecido número de 
gente , y le dixéron : Mira ', tu 
madre, y tus hermanos ^ te bus- 
can ahí fuera. 



I MS. Det útrmiaá»» 
, % £1 GHf¿o: oLiaMoo xo/Vcfli^ , está 
obligado á eterno ytt/«/o,d coodenacion. 
Véase lo que dexaroos dicho sobre el 
sentido de estos versos ea el Caf, xii. 
32-1 de S. Math^q. 

3 " IWS. Evüf. 

4 £1 Griego : x«ei tu kt^K^l o-ev^ 
y tus ktrmanar. No hubo jamas Madre 
mas Santa y que la del Hijo de Dios; 
ni Hijo tampoco, que amase mas á &u 
Madre, que Jesu-Christo. Mas después 
^ue comedzd á exerc!tar su misión ea-^ 
tre los hombres , rara vez se lee , que 
S0 Isaüase esta Santa Madre con su Hi- 
jo ; y aun parece , que la trataba siem- 
pre coD ao poca indiferencia , quando 

a Matth, ui. SI. Lut. xix. 10. i. ^'mim. v. x^. b Matth. xxz. 46. J.uu 
▼III. 19- . * 



fe le presentaba la ocasiov. Con esto 
quiso dexar uu modelo de la conducta, 
que deben guardar los Pastores y Pre- 
lados, aun con aquellos , que tienen el 
prfmer lugar eatre sus parientes. Un 
digno Mialstro de Jesu*Christo no co- 
noce á los que le tocan según la carne, 
quando se trata del exacto cumplí* 
miento y desempefio de su ministerio. 
Con esta distinción de persona póblicst 
y de persona particular se pueden in^ 
terprptar benignamente las expresiones 
con que S. Joan Citrtsostomo comenr- 
ta y glosa la aparente sequedad coa 
que el Hijo de Dips , y de la Virgea 
contestó á este aviso. 



±20 ' 6 A'K' M 

33 lEt respaniens eis > ait: 
QuM €st maur mea , et fratres 
meit 

34 E( cireumsficiens mx, 
qui in eireuitu ejus sedébant^ 
ait : Bcce ma$er mea , £t fra- 
tres mei» 

3$ 12*^' ^^ fecerit volun- 
tatem Uei j hk frater meíts, et 
sóror mea , et mater esU 



33 T les respondió^, dicíeii' 
do : jQuiéa es mi madre , y mis 
hermanos? 

34 T mirando ^ á los que cs< 
taban sentados al rededor de sí: 
He aquí , les dizo y mi madre^ 'y 
mis hermanos '. 

35 Porque el que hiciere la 
voluntad de Dios, ese es mi her- 
mano y mi hermana, y mi madre; 



I MS. Et recuiiélts. 3 MS; H$ mi maiM | é miu 

a MS. Cató tontrs lat fuel eitabsu nou 



tn derredor. 



CAPITULO IV. 



Propone la parábola del Sembrador , v la explica á sus discípulúi. 
Dice como la luz debe ponerse en el tandelero ; continúa con la para» 
bola de la semilla echada en la tierra , que crece , durmiendo el que la 
sembró , y del grano de mostaza : todo lo que interpreta después á 
sus discípulos. Durmiendo en la barca , le despiertan estos^ 

y serena una tempestad de mar. 



1 jUát a iterum ceepH dou- 
re ad mare : et congregata est 
ad eum turba multa y ita ut na- 
vim ascendens sederet in mariy 
et omnis turba circa mare super 
terram erat: 

2 Et docebat eos in pardbolis 
9nulta y et dicebat illis in doctri- 
na sua: 

3 Audite : Ecce exdt seminans 
ad seminandunu 

4 Et dum seminat y aliad 
eecidit circa viam y et venerunt 

I No segvn la doctrina de los Pha- 
riséos , d« los Sacerdotes , y de los Doc- 
tores de la Ley , sino según tu doctri-» 
•«I opuesta al desarreglo , y corrupdoo 



ii X de nuevo se puso á en* 
sefiar á la orilla de la mar : y se 
allegaron al rededor de él tantas 
gentes y que entrándose en un 
barco, se sentó dentro^en la mar, 
y toda la gente estaba to tierra á 
la orilla: 

2 Y les enseñaba muchas co- 
sas por parábolas, y les deda en 
su doctrina ': 

3 Oid: He aquí salió el seo»» 
brador á sembrar. 

4 T al tiempo de sembrar^ 
una parte cayó cerca del camino^ 

de su corazón , d de un modo sencUIo , 
y acomodado á la capacidad de Xom 
oyentes. 



a Msttb* mx. a. Lúe* tui. 4. 



^ 



c A p f t tr 

vducns c^lif. H emnedintnt ü-' 
IwL 

5 Aliüd vero cecidit jufer 
fitr^a y mU non habuh^ terram 
fntdtam : et. statim exortum est^ 
guoniam non héebat 0ltitudin€m 
térra: 

• 

6 ^ Et quando exortus est Solf 
9xa$tuafoit : et eo quod fMii habe- 

. bai radicem y exaruit. 

7 Et aliud eecidit in jfi^^s^ - 
et ascenderunt sfiné^et suffocave-^ 
Tunt íUud'f et fructum non dedit. 

8 Et aliud cecidit in terram 
honam , et dabat fruetum ascen-^ 
daoíem > et crescentem : et affere- 
hat unum triginta y unum sexo* 
gintay et unum centum» 

f Et dicebat : Qui habet au^ 
res audiendi , audiat. 

lo Et ctttn esset singdarisj in^ 
terrogcmerunt. eum Jú y qui cum eo 
erant duodecitrky farabotanu 
.II Et dicebat eis, : VMs da^ 
tum est nosse mysterium regni 
Dei : Hits autem y qui foris sunt^ 
in farabolis omnia fiunt: 

12 I7t * videntes vid^ant y et 
non videant : et audientes audiauty 



1.0 IT.- 221 

y yiniécoA las avcis del cielo , y 
la comiéroQ. 

j Y otra cayó sobre pedrc-. 
gales, donde no teni»* mucha' 
tierra : y nació" luego „ porque no 
habla profundidad ^e tierra: , 

6 Más luego que salió el Sol, 
se asolanó : y como no tenia raiZ| 
cesecók. 

7 T otra cayó entre espinas^ 
y crecieron lascsplnas^ y la abo-* 
gáxon I y ito dio fruto. 

8 /T otra cayó en buena tier- 
ra y y dio fruto y que subió y y 
creció : y uno dio á treinta, 
otro á sesenta , y otro á cien^ 
to. 

9 ^ T deda : Quien tiene ore- 
. jas para oir , oyga. 

lo- T qu^i^do estuvo solo, le 
preguntaron los doce , que esta- 
ban ^on él \ de la parábola ^. 

II T les dixo : A vosotros e& 
dado saber el mysterio del reyno 
de Píos : mas á los que están fiza- 
ra ^ , todo se les trata por parar 
bolas: 

la Para que viendo vean, y 
no v^an ^ : y oyendo oygan , y 



X El Griego : o< 'Jft^t Avrof avi 
Tffts ^sol^ixa ^ loi que estaban al rede^ 
éor de él juntamente con los doce, 

2 £1 sentido de la parábola. 

3 Esto es , i los que no tenían la 
dicha de estar como ellos en su com- 
paOía V y en el sentido espiritual , á los 
que debiao ser mirados como extra fk)s 
para entrar eo el reyuo de los cielos, 
8o1q se proponían las verdades en enlg- 
snas, y en parábolas , para que no las 
comprchendieaen. los Judios sefialabao 
á tos GentHes , llamándolos oi i ¿c¿, qui 



fbris stint ; porque toda» las tlkrrtfs, y 
provincias íbera de la suya , las lla- 
maban, 9MIÓ njr^n fuera de aquella 

tierra , <{ue did Dios en posesión á su 
pueblo: yt el Salvador,, para cooñín* 
dirlos y darles en rostro con su infide- 
lidad , aplicaba á la nación Judáyca 
esta misma expresión , con que ella ca- 
racterizaba á los Gentiles. 

4 En el texto Griego se lee en este 
segundo lugar el verbo 'í^ací de €Í^\c*, 

video, que se aplica i los ojos del alma, 
y S^gDitlca entender , advertir. 



a Isai. VI. 9* Matth, xiii* 14. Joann* iiu 40. Actor, uviii. a6. Romun, xi. i • 



z' 



222 8AN M 

et non intelligant : ne quando 
convertantur y et dimittanpur eis 
feccata. 

13 Et ait Hits ; Nescitis fa- 
ráboíam hand Et ijuomodo wimes 
parábolas cognoscetisl 

14 Qui seminat y verbum sc^ 

minau 

I ; Hf autem sunt y qui dr^ 
ca viam, ubi seminaiur verbunkf. 
eí cám avdierint , ct^ostim ve- 
mt Satanás y €t ^ufert ©erbum, 
quod seminatum est in cordibus 

eorutm 

16 Et hi sunt similittry qui 
super fstnosa setmnantur : qui 
cttm audierint vcrbum^ statim eum 
gaudio accifiunt iUud : 

17 £( non habent_ radicem 
in je, sed temporales sunt : deinde 
ortá tribulatione ,et persecutio- 
ne propter verbunij confestim scaon, 
daiizanturs 

18 Et ^ dii sun^^ qui in spi- 
nh seminántur: hi sunt^ qui ver- 
hum audiuntf 

19 Et arumnce sceculi^ et de^ 

1 Como si les dixera : ¿vosotros aue 
ne estáis oyeudo hablar todos los días 
de las verdades de la Ley nueva , te- 
neis todavía tan poca -aplicación é inte- 
ilgeocia «n las cosas pertenecientes á 
vuestra salud , que no entendéis una pa- 
rábola tan fácil? De lo que se infiere, 
que 00 basta estar en la cómpalSía del 
mismo Jesu-Christo, oí oirle hablar fre- 
qüentemente de los mysterlos del rey- 
no de los cielos , si Dios mismo no abre 
estas oreja f espirituales, estas orejas in- 
teriores, que son necesarias para enten- 
der í como se debe , lo que llega exte- 
rlormeiíte á las áei cuerpo. Los Apósto- 
les veían todos los dias la imagen subs-* 
tanctal del Padre , y todos los dias es- 
cuchaban la palabra de su Verbo. Mas 



i. R C O S. 

no entieadan : no sea que alguna 
vez se conviertan^ y les sean per-» 
donados los pecador 

13 Y les dixo : ¿No entendeia 
esta parábola? ¿ Pues cómo en- 
tenderéis todas las parábolas ^ ? 

14 £1 que siembra , siembra 
la palabra. 

1$ ¥ estas «onios de junto 
al camino, ea lasque ia palabra 
es sembrada, nus^joaado la han 
oüo , viene al puAco Satanás, y 
quita ^ ia paiafaoa, que fué sem^ 
brada en sus carazonea 

16 T aalmisino, estos son los 
que recifaen la aimieote en pedre- 
gales : los que quando ¡han oído 
la palabra, lu^go la reciben con 
gozo: 

' 17 Mas no tienen raíz en dj 
antes son temporales ^ : y des- 
pues en levantándose la tribula- 
ción , y la persecución por ia 
palabra , luego se escandalizan. 

18 Y estos son los que recl« 
ben la simiente entre espinas, los 
que oyen la palabra, 

19 Mas los afane? del siglo^ 

esta gracia tan singular los hubiera he« 
cho mas culpables , si se 'hubieran mos- 
trado sordos á sus voces. El exemplo de 
Judas fue una prueba muy f\ioesta de 
esta insensibilidad. 

a MS. E tuelle. Satanás, como sé es- 
cribe siempre en los libros del nuevo 
testamento , 6 Satán , como se escribe 
en los del antiguo , es palabra Hebrea, 
que significa enemigo , contrario, Pero, 
por antonomasia se dá este nombre ea 
varios lugares de la Escritura , y en el 
uso común de los fieles al demonio, 
como en S. Matheo , xix. 26. ¿ Si Sa- 
tanás , echa fbera á Satanás , cdmo 
subsristirá su reyno? 

3 MS. Mat son temperosot. Es tem- 
poral su duración. 



« z. Timoth» VI. 17. 



CApffüLO IV. 123 

Cfptto divitiarum ^ it chrca reli" y ia ilusaon de las riquezas , y 



qua canctifiscentut ivtroétintes m/- 
jocant verburn , et sine fructu 
effirítur. 

30 Et hi snnty qui sufer ter- 
ram honam umncai xuiu, qfá om- 
dfttnf verbitm j et suscifiuní y et 
fructificante unum trigintaj tumm 
séxaginta , tt unum centmn. 

31 E^ • dic^at ilKs : Nimi- 
quid .venit lucerna ut sub mo- 
dio fonatur , amt sjub lecteí Non- 
«e ut sufer candelabrum pona* 
turi 

22 Npn b est enim aliquid 
ábsconditum j qwd non mantjvit^•' 
tur : nec factum est occultumy 
sed ut in falam veniat. 

33 Si quis habet aures au^ 
diendi , audiat, 

34 Et dkébat illis : Videte 
quid atüiatis c. ¡n qua mensura 
mensi fueritis , remetietur ppbisy 
et adjicietur vábis. 



hs otras pasiones á que dan en- 
trada y ahogan la palabra , y no 
da fruto alguna 
- 20 T estos son los que reci- 
ben la simiente en buenas tierra^ 
los que oyen la palabra^ y la re- 
ciben, y dan fruto , uno á trein- 
ta, otro á^sesenta,. y otro i cien- 
to ». 

21 Y les decia : jPor ventu- 
ra se trabe una antorcha para 
meterla debaxo de un celemin ^y 
ó debaxo de la cadia ? ¿ No la 
trahen para ponerla sobre el can- 
delcro** ? 

23 Porque no hay cosa es- 
condida , que no haya de ser 
manifestada : ni cosa hecha en 
oculto, que no haya de venir 
en publico *. 

33 Si alguno tiene orejas 
para oir ^ oyga. 

34 Y les decia : Atended ¿ 
lo que vais á oir : Con la inedi- 
da con que midiereis, os medirán 
á vosotros ) y se os añadirá ^« 



X ' Esto es , par uno. 

3 MS. So tt Moy<f. 

g lY para que de este modo alum- 
bre á los que entran? Pues del mismo 
modo quiero 9 que lo haga!s vosotros. 
Yo al presente eodeodo en vosotros con 
mis instrucciones,. y mi gracia una luz 
de divina sabiduríia , para que puestos 
después sobre el candelero podáis alum-- 
brar á los otros enseftiindoles estas 
jnisinas verdádet^quc son de vida eterna « 

4 MS. Qtie no sia paisAius. 

5 £1 Griego :.rcV( ¿M¿9«rM , ¿ «o•^ 

^trot que oit^ * E^o eá ^ ^ proporción 
del trabajo y atención, qae emplea- 
reis en recibir, y cultivar ^la semilla 
de la divina palabra , será Dios liberal, 



y magnifico en derramar sobre voso* 
tros nuevas , y mayores gracias. El 
hombre recogerá A proporción de lo que 
hubiere sembrado , S Pablo d los GataU 
VI. 8. y en la segunda, d los de Corin" 
tho IX. 6* El fut siembra poco, ecgerá^ 
poco. Dios es iiberalísimo , y* á los que 
saben hacer buen uso de lo que tienen 
yá y les dará mas y mas ; pero á los 
que lo tienen como sino lo tuvieran, 
porque^ no saben aprovecharse , ni Ka- 
c«r buen uso de lo que tienen , los se- 
rá quitado estik , y quedaran reducidos 
á un estado el mas deplorable. , comor 
se* verifiéd en los Capharnairas , de 
lol qualet se ha hablado ya en otros 
lugares. 



a AiattKyf, 15.Xttr.v11z. 16. et 11* 33» b Manh.-K. 26. Luc, vni. rr. 
c Matth. vu. a. 2aíc, vi. 38. 



it24 S A K H 

2$ j2^t > rntrn haibePy ddbitur 

Üli : et ^i non ftobe^, etiam quod 

habet aykferetur oh ea 

2({ £r íifc^bat: 5fc €s% regnum 

Dei y quemadmodum si homo ja- 

eiat simentem in urram^ 

aj Et dormiat , et exurgat 
nocti et dk y et semen germinePj 
et inerescat dum nescit Ule, 

ai Ultra enim térra fructifi" 
cat , frimúm herbam y deinde sfi* 
eam y deinde flenum frumentum 
in spica. 

29 Et cúm frodtíxerit ^íuctusy 
statim mittit falcem , quontanf 
adest messis. 

30 . Et dicebat : Cui asshni- 
ialUmus regnum Den aut cui fa- 
robóla cwnparabimus illudi 

31 Sicut ^ granum sinapisy 
quod cám semihatum fuerit in 
térra y misius est ómnibus semi- 
nibus y qué sunt in terra:^ 

32 Et cém seminatum fue- 
rit y ascendit y et fit majus ómni- 
bus olertbus , et faát ramos ma- 
gnos y ita ut fossint sub umbra 
$jus aves cali habitare. 

33 Et talíbus multis farabo^ 



i Lo que parece qué tiene. 

2 £1 que AouDcia el Bvaogello del 
reyuú de hiee. 

3 No depende de It voluntad del 
<;ue arrojó el grano , y cultivó la tier- 
>a , el que se forme en yerba , crezca, 
y Uegue á sazón , para que sea sega* 
4o , y produzca fruto á su tiempo; por- 
que todo esto pasa sin que él lo ad* 



Á k co s. 

25 Porque alque<fene, se 
dará : y al que no tiene, aun lo 
que tiene ^, se le quitará. 

26 Decía también : Tal es el 
f eyno de Dios ^ , como si ua 
hombre echa la seoailla sobre la 
tierra, 

.27 T que duerme y y^e le* 
vanta de noche y de dia : y 1« 
. semilla brota , y crece sin que él 
lo advierta *. 

28 Porque la tierra de suyo 
dá fruto y primeramente yerbiy 
después espiga y y por último 
grano lleno en la espiga. 

29 T quando ha producido 
los frutos, luego echa lá hoz^ 
porque la siega es llegada. 

30 T decia : A qué asemeja- 
remos el reyno de Dios? ¿ó coa 
qué parábola lo compararemos ^? 

3 1 Como un grano de mos- 
taza ' , que quando se siembra 
en la tierra , es el menor dexo* 
das las simientes , que hay en la 
tierra: 

32 Mas quando fuere sem- 
brado , sube , y crece mas que 
todas las legu(nbre% y cria gran-* 
des ramas , de modo, que las a- 
ves del cielo pueden morar baxo 
de su sombra. 

33 , T así les proponía la pa* 

vierta , y sin que sepa cdmo soeedeu 
Esto es lo mismo , que decia S. Pabia 
I. CeriñtlL iii. 6. Qfte él kákÍMplmitaáo y . 
regado : mae qtte el Señar le Azú ereeer*, 
y del inismo modo lo. deben luioer los 
Predicadores d^l Evangelio. 

4 MS. i Le apodarémesl 

5 MS. I>§ la lenap* 



a Métth, xai. 12. et szv. 29. Im. viu. i8« ei u& t6* b Msiik* xnx. ^r, 
£m. znr. 19. 



CAPÍTULO IV. 225^ 

lis loquehafur^ ris Vírlmm^ pnnu labra coa muchas paribolas co- 
mo estas , conforme á lo que poh 
dianoir ': 

34 T sin parábola no les ha-« 
biaba : mas quando ^taba apar- 
te con sus discípulos se lo decla- 
raba todo ^. 

3 ; T aquel dia , quando fué 
ya tárele, les dixo : Pasemos en- 
frente. 

36 T después de haber des- 
pedido la gente ^ lo tomaron asi 
como estaba ' en el barco : y ha- 
bía, también con él otros bareos. ' 

37 T se levantó una grande 
tempeüad de viento , que metía 
^s olas en el barco , de manera 
que éste se llenaba de agua. 

38 T él mismo estaba en la 
popa adurmiendo sobre un caber 
zal : y le despiertan , y le dicem 
¿Maestro , no te se dá nada que 
perezcamos? 

39 Y levantándose amenazó 
al viento, y dixo á la mar: Calla, 
enmudece. Y cesó el viento ^ , y 
sobrevino una grande bonanza. 

40 Y les dixo : ¿Por* que es- 
tais medrosos ^? ¿aun no tenéis 
fé? Y tuvieron grande miedo, y 
decian el uno al otro: Quién 
piensas es éste, que aun el vien- 
to y la mar le obedecen ^? 

todo el día , y slo provisión ni otro 
aparejo. * 

4 MS. T queii el viento» 

5 El Griego , ri ^u\íí irr% cütch 
TCúii uVK 'f;tiT» 'jCia-ru \ ¿ c¿mo estañ . 
tsn medrojoif ipor qvé no teneU fé7 • 

6 El que sepa , quán imperfecta 
era todavía la fe de los discípulos, 06 
extrañará , que admirados- preguntasen 
de este modo* 



jpoUrant audirt; 

34 Síiíie parábola auUm non 
hquebaUir eis : seorsum outem di' 
sc^pélisjuis ^sser^M omnuk 

• • » < - , 

3 j Et aH illis ití ilh dUy cám 
será esset factum : Transeamus 
contra. 

.36 £f a dmhtentes 'turbaimf 
assufn^nt eum üa ut erat in napi: 
€$ alUe naves erant cum íIUk 

. 37 . Et faófa est froceUa mo- 
gna vsnti , et fiuctus nnstebat in 
navim ^ ita ut imfleretur na-^ 
vis. 

38 Et $rat ífse in pttpfi 
sufer certrisal dormiens : et exci- 
taos eum > et dieunt iUi : Ma^ 
pster y non ad te^pertinet , quia 
ferímusi 

.39 £f exumns comminatus 
est vento , et dixit mari : Ta- 
ce y iíbmutesce* Et cessawt ventas^ . 
et facta est tranquüiitas nhogna. 

40 Ct ait tllis : Quid timi^ 
di estisi necdum habetis fidemi 
Et timuerunt timare magno ,' et 
dicebant c^d alterutrum : Quisy 
futas f est iste y quia et ventus* 
et fnare óbediunt eii 

X O acomodándose á la capacidad 
de sus oyentes ; aunque mucoos Pa-« 
dres 00 admiten este sentido , sino que 
dicen , que Jesu-Cbristo hablaba así 
por via de parábolas , para que le en- 
tendiesen solarneuté aquellos , cuyo co- 
razón estaba bien dispuesto. 

a MS. Departíégelo todo. 

3 A la sazón sin haber tomado alf* 
mentó , ni reposado de la fótiga de 
haber estado predicando , y easefiando 

. a Matth. viii. 23. Luc. viii. 3 a* 

TQtn.L 



2^6 



9AN Míneos* 



CAPITULO V. 



Cura á un endemoniado ^ y permite que, una legión de demwüos que 

habla en él I entrase en unos puercos , los auaks se frecipitau>n en el 

mar. Sana á una mt^er de un envejecido fluxo de sature* Va á casa 

de Jairo , y resucita á su hija. 



1 H/t a venerunf trans fre- 
íum maris in regionem Gerase^ 
norum, 

2 Et exeunti ei de navi , stih 
tim occurrit de monumentis homo 
in spiritu immundo^ 

3 Qui domidlium habebat in. 
monumentis , et ñeque catenis jam 
quisquam poterat etmi ligas^i. , 

4 ¡¿uoniam smpe conépedibus 
et catenis vinctus y dirupisset ca^ 
tenas • , et coinpedes comminuis- 
set ) et nemo poterat eum do- 
mare. 

5 Et semper die ac nocte in 
monumentis , et in montibus eí-atj 
clamans , et concidens se lapidi- 
bus. 

6 Vidcns autem Jesum á Ion- 
ge 9 cucurrit , et adoravit eum: 

7 Et clamans voce magna 
dixit : Quid mihi , et tibi y Jesu 



Y 



1 X pasaron á la otra orf- 
lia de la mar al territorio de lo& 
Gerasenos *. 

2 Y al salir Jesús de la bar- 
ca, vino luego á él de los sepul- 
chros un hombre con un espirita 
inmundo *. 

3 El qual tenia en los seput 
chros su domicilio y y ni aun coa 
cadenas lé podía alguno atar ': 

4 Porque habiéndole atado 
muchas veces con grillos , y coa 
cadenas ^ habia roto las cadenas,^ 
y despedazado los grillos y y na- 
die le podia domar, 

$ T de dia y de noche esta- 
ba continuamente en los sepuU 
cliros y en los montes , dando 
gritos , y hiriéndose con piedra& 

6 Y quando vio á Jesús de 
lejos , fué corriendo y y le adoró: 
• 7 Y clamando á vox en gri- 
to , dixo : ¿Qué tengo yo conti- 



X El Grfego : yeL^tt^rr^f , de tot Ga^ 

iarcnof. En S. Matheo se lee yí^yé- 

mtSf , GergettHQf , S. Gbronymo y 

otros- creéo que fué una misma ciudad 
coa tres nombres diferentes. Josepho 
afirma, que Gadara y Gerasa eran dos 
ciudades distintas i la otra parte del 
Jordán , y oa distantes eotre si en una 
yroviacla llamada Trasaqioiaoa , cuya 

a Jíaith, VIII. a 8. Luc. viii. 26.. 



Capital era Gadara ; y asi puede muy 
bien llamarse de los Ger átenos y de 
los Gadareno* , del nombre de entram- 
bas ciudades. 

2 San Matbbo viii. 28. dice que 
eran dos : tal vez el uao de ellos seria 
mas feroz y famoso. 

3 ^0 i€ fodiañ üter \ esto es , tener- 

atado. 



CApft 
Fui Dei Altíssimñ adjuro te fer 
JDium y ne me torqueas. 

8 Dicebat enim üli : Exi s^ 
rhus immunde db homine» 
- 9 Ep inten^ab<n eutn : Quod 
tSíi twmen est ? Et dicit ei : Le- 
ffo mihi wmen est ^ quia multi 
sutnus, 

• lo Et deprecábatur eum muí- 
iám j ne se exfeUeret extra re- 
gionenh 

1 1 Erat autem íbi cirea mon- 
tetn grex forcarum magnus fch 
scens. 

13 Et defrecabantur eum sfi- 
rhuSf dicentes : Mitte nos mpor* 
eos ut in eos introeíamus» 

li Et concessit ei statim Je- 
sús. Et exeuntes sfiritus immwk' 
di introierunt in forcos ^ et nu^no 
Ímpetu grex fréscifitatus est in 
msare ad dúo miltia , et suffocati 
sunt in marL 

14 Qid autem pa^cébant eos^ 
Jugerunt y et nunttaverunt in cí- 
^vitatem ^ et in agiros. Et egressi 
n^nt videre quid esset factumi 

I ; Et veniunt ad Jesum : et 
vident illum , qui á demonio ve- 

1 Jesús Aunque eran muchos los 
demonios » Jesu-Chrlsto habla á uno 
solo , que era como el principal caudi- 
llo d¿ los otros ; porque hay subordina- 
-cion aun entre los demonios. Luc. viit. 
31. 32. 33. 

«r -El Griego : jtcti ¿^tjtpí-d-u Myor 
y respondió diciendo, 

3 Este país , que pertenecía á los 
Gentiles , era también habitado de mu- 
chos Judios apóstatas , que hablan a- 
baodonado €L culto del verdadero Dlot. 



U L O V. 22 J 

gO) Jesús Hijo de Dios Altísimo? 
te conjuro por Dios y que no me 
atormentes. 

8 Porque le decía ' : Sal del 
hombre ) espíritu, inmundo. 

9 Y le preguntaba : ¿Quál es 
tu nombre? Y le dice ^ : Legioa 
es mi nombre , porque muchos 
somosL 

10 Y le rogaba mucho , que 
no le. echase fuera de aquella 
tierra *. 

1 1 Había en aquel lugar pa- 
ciendo al rededor del monte una 
grande piai:a de puercos. ' 

12 Y le. rogaban los espíri- 
tus , diciendo: Envíanos á los 
puercos para que entremos en 
ellos. 

13 Y Jesús al punto se lo 
otorgó. Y saliendo los espíritus 
inmundos, entrároiíen lospuer* 
eos f y la piara se precipitó con 
grande ímpetu en la mar como 
hasta dos mil ^ ; y se ahogaron 
en la mar. . 

14 Y los que los apacentaban 
huyeron y y lo contaron en la 
ciudad 9 y en los campos. Y sa*- 
liéron á ver lo que había suce- 
dido: 

15 Y yienen á Jesús : y ven 
al que había sido atormentado 

ir por esto el mismo Sefior los babit 
también abandonado á la cruel tiranía 
del demonio : y este espíritu maligno^ 
como qt)6 exerda allí muy de asieuto 
su dominación é imperio , pedia ai S&- 
flor con. grande ipstancla , que no le 
hiciese salir d^ aquel pais. Se vé al 
mismo tiempo , que nada puede* tstñ 
espíritu maligno contra los hombres, si 
Dios 00 se lo permite. 

4 Ei Griego : l^úut ^ ¿; ^i^xf/ítoty 
y erím como 4o* mil, 

p» 



22« 



SAK 3ÍÍ.RC0S. 



xabatur y sed^nUm , vestitum y €t 
sana tnentís , et timuerunt* 

16 Et narroverunt Ulisy qui 
videranty qualiur factu^ esset eiy 
qtd danwniuxn' habuerat ^ et de 
forcis, . 

17 Et rogare cceferunt eum 
ut discederet de finíbus eorum» 

18 • Cámque ascenderet na- 
vim , ccepit ülum deprecari , qui 



del demonio sentado , vestido, y 
en su juicio cabal , y tuvíéroa 
miedo. 

16 Y ios que lo habían visto, 
les contaron todo el hecho coma 
había ' acontecido ^ al endemo- 
niado , y k) de lo» puercoá 

17 ¥ comenzaron á rogarle, 
que se retirase de los térounos 
de ellos ^. 

I a Y quando entró Jesús en 
el barco , comenzó i rogarle el 



á demonio vexatus fuera$ ^ ut es*- que habla sido maltratado del 



set cum illoi 

19 Et non admisit eunky sed 
Mtt t/H : Vade in .domum tuam ad 
tuos y et anntmtia üíis quanta. tibi 
Dominus fecerit y et misertus sit 
tui. 

m 

30 Et abiit y et ccBfit prie- 
dkare in Decapoli , quanta sibi - 
fecisset Jesús. : et omnes mira^ 
bámtur, 

21 Et cum transcendisset Je- 
sus in navi rursmn trans fretumy 
convenit turba multa ad eum y et 
erat circa mart^ 

82 - Et ^ venit quídam de Ar- 
ehisynagQgis nomine Jairus : et 

1 MS. Como cuntiera, 

2 MS. QftisT qiu'tatxe de fui térmi^ 
noi. 

3 Temía este hombre,* como ciee 
Theophilacto , que el demoMO volve- 
ria á atormentarlo , si se apartaba de 
su divino Libertador , y por esto le'su- 

Slica que le permita seguirle. Mas el 
efior no lo permitid , dáudole á en- 
tender por una parte , que aunque no 
estuviese presente corporal mente , le 
l^astaba suvgracia para vivir seguro de 

« JUatth, IX. x8. Lúe, rtn» 4». 



demonio, que le dexase estar con 
él 3, 

19 Mas no se lo concedió^ 
sino que le dixo : Vete á tu casa 
á los tuyos , y cuéntales quan 
grandes cosas te ha hecho el Se- 
fior , y la misericordia que con- 
tigo ha usado. 

20 Y se fué , y comenzó á 
publicar en Decápolis ^ quan 
grandes cosas le habia hecho Je- 
sús : y se maravillaban todos; - 

21 Y habiendo pasado otra 
vez Jesús en un barco á la' otra 
orilla , se allegó al rededor dé 
él ^ una grande multitud de pue- 
blo^ y estaba cerca deliaar. 

22 Y vino uno de los Prín- 
cipes de la Synagoga ^ nombra- 

las asechanzas y tlranüi del demonlD; 
y quetiendo poi; otra osar de su mise- 
ricordia con los Ingratos Gerasenoc, 
dejándoles uno que les predicase sus 
maravillas , para que pudiesen conocer 
la verdad , y convertirse. 

4 Un territorio al Oriente del mar 
de Tlberíade, llamado así de las dies 
ciudades principales que en el babiar 

5 Para oírle. 

6 MS^ X>€ l0 itnoM* 



CAPÍ T 
viiens .eum , frocidit ad fedes 

23 Et defrecabatür ewn muí- 
túm y dkens : . Qfwmam filia mea 
in etítremis est* Vtni j imfone ma- 
num sufer tam , ut salva sit , et 
9wat. 

34 Bt aUH cum ülo y et se^ 
^iAatur- $un^ turba multa , e$ 
comfrimebant eum. 

a5 £t moif er $ qut» erat in 
■frofluvio sanguifUs annis duode-- 
chríy 

26 Er fuerat multa ferpessa 

ó comfluríbus medkis , et froga- 

^)erat omni» sua , nec qiüdquam 

nfiecerat , sed maps deterius 
ebat: 

¿7 Cám audisset de Jesu^^ve- 
mt in turba retrOy et tetigit vesti- 
foentum ejur. 

a8 Dicébat enim : Qtiia si 
vel vestimentum ejus tetigero , sid- 
9a ero, 

39 Et cottfestim siccatus est 
fims ^sanguinis ejus : et sensit cor- 
fort ^fáa satMta esset á flaga. 

30 Et stathn Jesús in je- 
ffsetipso cagnoscens virtutem 9 qua 
exierat de ilh , conversus ad tur- 
haen , ajebat : Quis tetigit vestí- 
enen$a meai 

31 £1 dicebant ei ¿Uscifuli 

■ M 'MS. M9tá en^JbunftientOf , 
a MS. Corrimiento di sangrem 

3 9ifi%m 9 detpisifra. 

4 MS. £ tanxi i y poco dcpues que 
ten^a Ja vestidura, 

5 J>t aouel mat Las etiflermedades 
ioa verddaerainemtf un azote , coo que 
Di(M miaericordiosamtfDte nos desptei^ 
ta del letargo en que vivimos. Ia que 
padecía esta muger , era de aquella*. 



do Jairo : y luego que le vio , se 
postró á sus picS) 

23 Y le rogaba mucho , dr- 
ciendo : Mi hija está en ios últi- 
mos ^. Ven á poner sobre ella la 
mano ^ para que sea salva , y 
viva, 

24 T se fué con él , y le se- 
guía mucha gente , y le apre^ 
taban. 

2 $ Y una muger , que pa- 
decía un fluxo de sangre ^ do- 
ce años había, 

26 Y que habia pasado mu- 
chos trabajos en manos de muchos 
•médicos, y gastado ' todC^ lo que 
tenía , sin . haber adelantado na- 
da y antes empeoraba mas: 

27 Quando oyó hablar de Je- 
sús, llegó por detrás entre la con- 
fusión de la gente , y tocó ^ su 
vestidura: 

28 Porque decia : Tan sola- 
meóte con tocar su vestidura, se- 
ré sana. 

2^ Y en el mismo instante 
ceso su fluxo de sangre , y sintió 
en su cuerpo, que estaba sana de 
aquel azote ^. 

30 Mas Jesús conociendo 
luego en si mismo Ul virtud, que 
de él habia salido, volviendo^ 
icia la gente , dixo ; jQuién ha 
tocado mi vestidura ? 

31 Y sus discípulos le decian: 

2ue le Impedían tratar qon los depiis. 
€vit, Mv, 1 9* y por esto, coo mucho 
tiento, y como á escondidas, se llegó 
por las espaldas ¿ tocar la ropa del 
Seflor , d&odole lugar para esto la gran- 
de cooftision y tropel de gente. Las 
"ütras oircunstancfas , qae. i^efiore Sak 
Marcos , sirven para realzar la verdad 
j grandeaa del milagro. 



2¡0 SAN mJL RC OS. 

sui : Fides turbam conifriinen- Yes la gente que Je está, apre* 

tem u , et dicis : Quis me te^ 

tigit^. 

33 £t circüinspiciebat viáere 
eam , qua hoc fecerau 

33 Mulier veró.tímens et tre- 
tnens ^ sciens quod factum esset 
iri se y venit et procidit ante eum^ 
et dixh ei omnem veritatciiK 

34 Ule autem dixit ei a : Fi- 
lia y fides tua te saivamfecit: vade 
in face^ et esto scuta d fUtga tua. 

3$ Adhuc eo lócente , ve^ 
-niunt ab Archhynagogo , dicen^ 
US : Quia filia tua mottua estt 
¡quid u¡^ vexas Mapstrum^ 

16 Jesús autem audita ver-- 
bo ^ fuod dicehaturjok Archi- 
synagf^o : Noli timen : tasstum^ 
moda crede* 

37 Et fio» admisit quem- 
quam se . sequi- nisi Petrum y tt 
Jacobum , et Joannem fratrem 
Jaoobt» ' - • ■ > 

33 Et vefdunt in domum Ar- 
filneyw^Qgi^^^et videt twmultumy 
et fientes , et ejulanus multum^ 

r39 Et ihgressus , att illis : 
Qiúd 'turbamini , et floratis ^ 
fuella non est mortua , sed dor-^ 
mit^ . i 



taiido y y dices : ¿Quicu me lia 
tocado ^ 

3a T miraba al cededor por 
ver á la que esto había hecho. 

33 Eutónoes la muger me» 
drosa, y temblando^ sableado ío 
que le lubia acaecido ^ ^ Ucgó y 
se postró ame ¿1 , y le dixio toda 
la verdad. 

34 . Yjél le dixo: Hija y tu fé 
te ha sanado : vete en paz, y que- 
da libre de tu azote '. 

3 5 Quando aun estaba ¿1 ha* 
blando , Hegáron de casa del 
-Principe de la SynagDga, yledi- 
ifiérotn : Tu hija es muertas ií^^^ 
qué fatigas mas al Maestro? 

36 Mas Jesús, quando oyó 
lo que decían y dixo al Principe 
de la Synagoga : No. temas : cree 
solamente» , 

37 T. no' dexó ir conaigo á 
oingano, ano á Podro, já San* 
tiagOy y á Juan humano .de San- 
tiaga 

3& Y llegaa á la casa del 
Príncipe de la Syaagc^a 9 y vé 
el ruido, y á los que lloraban, 7 
daban grandes alaridoeJ 

. 3 j^ ¥ habiendo- jotrado , ks 

. dixo: ¿Por qué hacéis este ruido ^, 

y estáis llorando? la muchacha. 

no es muerta , sino que duerme» 



I Auqque eran mucixos los qu^ a- 
poetaban al Señor, solameote' la fé'tfe 
esta muger' fxié , la que le tocd; Y 
asi de esta sola dio un ilustre tes- 
timonio , quando en medio de tan- 
ta gente que por todas partes le opri- 
aila , dixo , que una sola muger tuva 
^la dicha destocarles . , 

á ' mS. '¿o tguel tiattíenf^ ^. , 

• ¿M. vn.^5(y tt vui. 4$. 



a MS. Ve tu majadurtt, 

4 £1 turhamtni de la VUIga^t IttI-' 
oa es UD grecismo ; puM "á imitation 
del Griego dopoCe?0-mí , -qué es voa 
nueva, dicha con terminación pasiva y 
significación activa , eiautf>rde.U Vul— 
gata dice iurbamtní i)Or turbátis , n¡b9^ 
rotáis» 



C A P f f 

40 Et irridebant euní, fyst 
if^ró e]9ctís ómnibus , assumit 
fatremj sP matnm fuellóB y et qui 
secum iraní , et ingreditur ubi 
ffkeUa erat jacens. 

41 Et tenens msmtm fudlóBy 
ait illi : Talitha cumi , quod est 
interfrgtatum : PueUa y ttU dico, 
surge, 

43 Et confestün surrexH fuel» 
la y et ainbuiabat : erat autem 
annorum duodeckn : et obstufue^ 
Tunt stufare magnoi, 

43 Et fracefit ülis vehemen" 
ter ut fiemo id sciret: et dixit da- 
ri Uli manducare* 



VLO V. 231 

40 ¥ se mofaban: Pero él 
echáadolos á todos fuera , toma 
consigo al padre y á la madre de 
la muchacl¿i , y i los que con él 
estaban , y entra donde la mu- 
chacha yacía. 

41 Y tomando la mano de la 
muchacha, ledixo: Talitha cu- 
mi ', que quiere decir : Mucha- 
cha, á ti te digo, levántate, 

43 Y se levantó luego k mu- 
chacha y y echó á andar : y tenia 
doce años 3 y quedaron atónitos 
de un grande espanto. 

43 Y él mandó con mucha 
«fícada ^,*que nadie lo supiese: y 
dizo le dieran de comer á ella K 



T Xa palabra ^n)p qhní es Hebrea, 

Imperativo de ta^ip q^m^ y signHIca. 

Sevántate, Talitha es Cbáldalca ó Syrla- 
ca « significa mmchacha. El Sefior al co- 
mún del pueblo hablaba en lengua Sv* 
riaca , que era entonces la que se usaoa 
^Vulgarmente. 



% les encargfS muy mucho. 

3 El Griego : cvurn « á ella. Para que 
iisi viesen todos que no solamente esta* 
ba viva, sino también en perfecta salud, 
puesto que se haUaba en disposición 4». 
poder comer. 



CAPITULO VL 

■ 

Jemi^hstisto obra pocos milagros en su patria , castigando de tste 
moido su incredulidad. Mnvia sus Apóstoles á predicar. Herodes cree, 
me Jesw-Chrtsto es el Bautista , que habia resucitado. Muerte de este 
¿anta Precursor. MRlagro de hs qinco panes , y dos peces^ Camitm tí 
. Añor sobre las aguas > y sosiega una tempestad Sana - 

' á muchos enfermos. ' • 



t Jiíá t < egressus inde , aTnit 1 JL habiendo salido de allí, 

lis patriam suam z et sequebantur se fué i su patria ' : y le seguiaa 

eum discipuli sui: aits discípulos: 

2 Et fació Sabbatp coepit in 2 Y llegado el Sábado * co- 



1 A NaiaretlB. 

a En loa Sábado» 6 tfia» ftstlfos s» 

a Mstih. wsn, 54. Imc* ir. i tib 



congregaban los Tudios á leer la Ley, y 
á oír su ezpUcacion de los Doctores de 



P4 



2¿Z 9AN MX.RCOS» 

synagoga doare : et multi auáten- meazó i ense&ar en la Synago- 



tes admirabantur in doctrina ejus^ 
dicentes : Unde huic hec wnniái 
€t qua est safientia » qués data est 
ilU , et yirtutes tales , qu€ fer 
manus ejus efficiunturl 



3 Nonne a hic est faber^ füius 
Marta , frater Jacolñ , et Josefh^ 
et Juda , et Shnonis ? nonne et 
sórores ejus hk nobiscyau ;ufil? et^ 
scandali%abantur in illo* 



4 Et dicebat, üUs* Jesús ^ i 
Quia non est Profheta sine Junto^ 
re nisi in fatria sua y et in domo 
sua , et in cognatione sUa. 

c Et non poterat ibi viriu- 
tem mlam jacere ^ nist f aucas tih 
fvrmos imfositis nMnwus curo» 
vit: 

6 Et mirabatur fropter in- 
credulitatem eorum , et circutbat 



ga : y muchos que le oian^ se ma^ 
raviílaban de su doctrina, didea* 
do : ¿De dónde á éste ^ todas es-> 
tas cosas? ¿y qué sabiduría es es- 
ta que le es dada -j y tales mara- 
villas y que por sus manos -son 
obradas? 

3 ¿No es éste el artesano ', 
el hijo de María , hermano ' de. 
Santiago *, y dé Joseph * , y de 
Judas ^ > y de Simón ^? ¿y sua. 
hermanas no están aquí también 
con nosotros '? y se escandaliza-^, 
ban en éL 

4 T Jesús les deda : No hay 
Fropheta sin honor sino en su pa- 
tria y y en su casa , y entre sus 
parientes. 

$ Y no podia9 aUi hacer mi- 
lagro alguno^ solamente sanó al- 
gunos pocos enfermos poniendo 
sobre ellos las manos: 

6 Y estaba maravillado ^P de 
la incredulidad de ellos , y an- 



cua. £1 orden y método que guardaban 
ca 48to , ser i^uMe ^ér en- el Beoedictino 

X Le vienen á éste , é tleoe. 

2' ZXFaber Latino, comO el Griego 
•nxrftf-, ftigniáca' AtttMno en general. 
Pero es «ndgjlia tradición ^ d« que kace 
memoria S. Justino , \\xe S. Joseph fbé 
Carpintero. 

3 Primo , ó pariente. 

4 Este fué llamado Santiago el me- 
nor. . , . . 

5 El Griego . lafflí , Jote , hermano 
ée Santiago el menor, bfjoa de Alphco.' 

6 Este es el que escribid la fipisto- 
la Canónica, y que se distingue con el 
titulo de hermano de Santiago, 

7 No el Apóstol , sino hijo también 
de Cleophas, que sucedió á Santíago 
en el Obispado de Jcrusalém. 



8 M8. Cütmuieo, ^ 

9 La increduUdad de sus faabhacío-' 
rea era tal, que el Saoto BvangeUsu, 
para explicarla de una manera mas vi* 
va', creyó deber decir, que ponía al Se* 
flor en términos de no poder hacer v * 
.qiiello , que na podia .couGcderlpor un 
efecto adorable de su justicia á la ce- 
guedad y' dureza de su corazón. Sam 

Crboorio naziahz. y en phrase de 1» 
Escritura , no poder equivale á no ave- 
rer : como quando se dice, que Jos her- 
manos de Joseph no podían (esto es» 
no querían) hablarle en pas. Gener» 

XXXIV. 

10 No porque no tuviera jesu*Christo 
conocida la Incredulidad dé los de Ci* 
pharnaum ; sino que usa el Evangelists 
de este modo de hablar , para ezpU- 
«ir« qiie era muy grande. . . 



a Joamn. vi. 4a. b Mátth,Tin. ¿7. lnu* iv. 24* 7««i«. iv« 44- 



CAPÍTtJLa VL 



^muUa in cffCttft» doeens. 

.7 Et ^ foocavit duodeeim : et 
cffit eos mittere binos , e$ dühat' 
ilUs fot€sta$0m sfirituum rnirm»»- 
dorum: 

8 Et frmeefH eis ne quid tol^ 
krent in.via^ nisi virgam tan^ 
túm 9 mm feram > non fonenty . 
fleque, in %ona asy 

. 9 Sed ^ cakeaU)s sandaUisy 
ef «e induerentur duabus tura- 
cis. 

lo E$ dicebat eis : Quocum- 
que introieritis in domum , illic 
tnanete doñee exeatis inde: 

.XI £l quicufhq^e non. reatpe-' 
rht vos y nec audierint vos S 
exeuntes indfi ^ excutite fulverem 
de pedibus vestrís in testimonium 
illis. 

12 £^ exeuntes frtBdicabant . 
Kf feenitentiam (^enent: 

X3 Et dpemonia multa ejicie- 
hant ^ y et ungebant oko multos 
gegros y et sanabant. 

14 Et]^ audivit Rex Herq- 
des ( manifestum ¿nim facturry est 
fipm^ ejtfi ) et dioebat : Qma 
Jgannes .B0fti$t0 resurrm^, 4 mor- 



^3y 



daba predicando por todas las 
aldeas del contorno. 
. '7 T llamó á los doce : y co- 
menzó á. enriarlos de dos en dos,^ 
y ks daba potestad sobre los es- 
píritus inmundos: 

% Y les mandó que no lleva- 
sen nada paris^ el camino , ni al- 
forja , ni pan , ni dinero en la., 
bolsa, sino solamente un bordón, 
'9 . Más qufe . calzasen sanda- 
lias y y que no visiiesen dos tú- 
nicas* 

10 T les decia : En qualquie* 
ra parte donde entrareis en una • 
casa y permaneced en ella , hasta 
que salgáis de allí: 
-í^ ' T io^QS ios que no o^ re- 
cibieren, ni os escucharen, al 
salir de allí ' , sacudid ^ el pol- 
vo de Tiiestroa pies , en testimo- 
nio á ellos ^. 

12 T saliendo , predicaban v 
qué hicwsen ^ .penitencia : c . 
■ •^3 . Y iaiuiban muchos de-'. 
monio9 , y ungían con óleo ^ i . 
muchos enfermos, y sanaban. 

14 Y llegó esto.á noticia dd 
Rey Herodes , (porque se habían 
hedió notorio- $u nombre)', y de- 
cia : Juan el Bautista ha resuci- . 



. X ' Esto es» de aquel .pHebto d'l»- 

gar. 

a tA <jt\e^: i^oxATo ^ qve está de' 

h'oxo de vuestros píes. 

3 Que sea uo testimonio contra ellos 
£]i el tes^to Griego te Ue aquí lo si- 
guiente: k/u.y\r AÍy» v/uf^ anxTérífOf 

rtfi»^» í tí 7r*A«i hotin ; t» verdad ar 
^go , qite Sodoma , f Gomorrha serán- 



tratadas eon memos rigor'en el ^a del > 
jutcio , que aquella ciudad^ que no reci- 
biere la predicación del EvaogeUo, 
quando se le anuncia. 

4 Y se preparasen para el bautis- 
moh '. 

•5 El Concilio de Trento''»rf/.' iv. 
Cap, T. nos-ensefia , que en este aceyte 
se figuraba el Sacramento de la Extre- 
maunción , que fué después* instituido 
por Jesu-Cbrlsto. 



a Matth. X. X. Sufr. iii. lá^.lMC. ix. z« b .«fifora zie« 8» c Matih,m» 

Mattiu xiT. 



X4« Xm. IX. 5. ActQr, xxu. 5X1 #^ xvixx* 6* d 3^acgb. y. 14* e . 
X. a* ¿na* ix« 7» . : .'I.. .- » ^ 



.%.i 



234 . s^AK uAntos. 

tuis : et friMirea vhtu$Bs upe- 
rantur in Uto, 

~ i; Aíü Otítem dioibántt Qma 
EUas esU Alii 'oeró • dktboMtzi 
Quia Profiteta est ^ qmsi unus 
ex Prophetis. 

,16 Q^o audito Herodes (dti 
Quem ego decMaw Joanñimylúc 
á mortuis resurrexit* 



tado de entre los muertos : y por 
e$o virtudes obran en éL 

1 5 O»06 decian : Elias e& 
T decían otros : Propheca es, 
como uao de los Prophecas. K 



17 I^ • emm Htrúdestnisht 

ac tenndt Joannem y et WHxh ^wn 
in cancere frofter Herodiadem 
wsorem Philipfi fratris Jt^ j juía 
dumerat eam. 



rodt b : Non üut ftU hcbere ukÉ^ 
rem fratris t$$L 

19 íbrodias aniem 
hatur illi : et vokbat 
eum , nec foterau 

3o Herodes enhn metmebat 
Joannem, scUns eum virum Jii- 
stum et sanavm : et custodie' 
hat eum , et audito eo multa 
fackbat , et iibewrer eum audie^ 
bau 

-ai Et cúm dies í>pfortunus 
accíMsset ^ Heredes natalis sus 
canam fecit frinciúbus ^ et tri- 
bunis f et frímis GaliUeíez 



22 \ Cámqfte introisset filia 



16 Quando lo oyó Herodes, 
dixo : E^e es aquel Juan que yo 
degollé^ que bz resucitado de 
entre los muertos» 

17 Porque el mismo Hero- 
des había enviado á prender á 
Juan 9 y le habla hecho aherro- 
jar en la cárcel i causa de Hero- 
días muger de Phiiippo su her- 
mano i porque la halbia tomado 
por muger, 

iS Porque decía Juan á He- 
rodes: No te e» Ucito tener la 
muger de tu hermaua 

19 T Herodias le armaba la- 
zos : y le queria hacer morir, pe- 
ro no podia, 

ao Porque Herodes tenáa i 
Juan y sabiendo que era varón 
justo y y santo ; y le tenia á cus- 
todia ^ , y por su consejo hacia 
muchas cosas , y le oíH de buena 
gana. 

21 Hasta que últimamente 
llegó uo dia favorahk , en que 
Herodes celebraba el dia de su 
nacimiento , dando una oena i 
los Grandes de su corte ^ á los 
Tribunos , y á los principales de 
la Galilea; 
3 a Y habiendo entrado la fai- 



I Bstq es « uo Propheta Igual á uoo 
de los Prbpbetas antiguos : como se ex- 
presa mas en S. Lucas tx. 8. 

A Panqué no -le matase Hef odias. 



Otros: Y míribalt eoo i«speeo: y ctfe 
es el sentido del texto Grltgo que diocs 
iwtri^ eUrrsr. reverebétur emm, le ftr^ 
íctebéh 



a £itf. xa. 19. b Levit. xvizi. itf. 



j^jiHi Herodiadis , et saüassep^ ja de Herodbs, y daixzado , y da- 



tt fiacuísset .Herodi , sitmdque 
recü/mlfentibus f rex aitfueila: 
Pete á me qmd vis y>:¡et dabo 

. 23 Et juravit itU : Quia qtúd- 
quid petieris dabo tibi , licet diim- 
fiijnn regni meL 

24 Qu^ cúm exiss9t , - ^ixlt 
matri sux : Quid pet<M ■ At ti- 
hb diadt r Caput JcOnñis JBapn- 

2f Cúmque introisset statim 
cuiak. fisPinatUme ^ ad ngem , fe^ 
tivít dicens : Voló ut príitínus des 
eúifU'in dhco cafut 3oanni$ Ba-- 

fVUtdBk 

. aú . Mt conPristatui ést rex^ 
fropter jusjtwandmn , et fropter 
smtd discumbentes y noluit eüfh 
contristara 

27 Sed nüsso spiaJatorCfprcg'^ 
cepit afferri caput ejus in aisco*. 
£t deeoHavit eum -m ctfránr. 

38 Et atttdh caput ejus in 
disco : es dedit iUud pueUts , et 
fuella dedit matri sute. 
' 29 Quo audito y disc^idi 
ejue venierímt y et ^uiérunt cor- 

ptss ejus : et posuerunt Uhtd in -su cuerpo ; y lo pusieron ea ua 
-fnonumentix^ <8epulohro. - . . 

30 Et^on^ñienUs a ^^^fosteU 30 T llegándoselos Apostó^ 
ad Jesum^ renufifia^i^erunt et qmnia^ les á Jesús , le contaron todo lo 



do guato á Heró'des , y á los que 
oon éi estaban á la mesa, dixo el 
iley átla-mozueiac Pidf^cneslo qu(^ 
^Olerás , y te lo xiaré; 

ftj • Y ie juró; Todo lo que 
me pidieres te daré, aunque sea ^ 
M mitad'de mi reyno. 

24 Y habiendo ella saiidoi^ 
dixo á su madre: ¿Qué pediré!. T 
•ella dixo i La.cabcxa át Ji^an el 
Bautista. i 

3 { Y volviendo luego á catx9f 
apresurada adonde estaba el Rey, 
pidió diciendo : Quiero que lue- 
go al punto me des en un plato 
& cabeza de fuan el^B^utistai» ? 

'36* ' Y el Rey sñ entristeció ^; 
mas'poc eijuvam€|nto ^^y^pior los 
que con él estaban á *la nússa, 00 
quiso disgustarla: 

37 Mas eixviando iuio de su 
^n^rdia *y le mandó traer la cá- 
bela de Juan en un «plato. Y He 
degolló en Já <cárc^. . .. ^ .1 
- 38 Y traxo'stt\cate(a ca un 
plato: y la dio á la moauela> y bt 
ooauela la dio 4 su madre. . 

39 Y quando sus discípulos 
-lo ojMron , vinieron , y tomaron 



I MS. ílue quier pus li^tüore/ W^v'^r 

3 ~MS. S fué €orr<^ado ei.iUy: fftai- 
'sor la jar/». Pecó Herpcjes. .grivíslma- 
mente, hacienda una promesa , y un 
Juramento tan general , tan ímprúden»- 
46, y 'iAd • wtrss faoocfcs: ff peeá toda-^ 
vía mas enormemente , cumpUeodo lo 



•r 



• Luc* u^ zo. 



^He imahimente hsbifl |nimetld4>t^y ni' 

'3 o UB soldado «iOoofocme^áJíi €04« 
-Uqmbre de Jos Romaoos* qae. fr^qüeor 
temeste encangaban á ios solda^fos l4s 
exccudones capitales , quaodo los Sc^ 
beranos las ordenaban íUsxa del ordeo 
regular de justicia. 



2^'6 s'AN ^uX líeos. 

qiM egeravty H iocuerans. que habían hecho ^ y ensefiadb '. 



31 £t cút illis & : VenHe sear^ 

sum in dcsertum locum , et re^ 

qnieseite fussiUum. Brant tnim 

qui venUbant et ndibant ymál*- 

'4i i et fiec sfatium . mandimandi 

Tuibébant. 

32 £r ascendentes in navim^ 
abierunt in desertum locum seor- 

luin. ' ' 

1. 33- . £^ vidnumt eos • 4beun- 
tfs I et cf^naverunt mtdti : et 
Jfedistres de ' cmnüms civita^ibus 
.amcurrerunt illuc ^ et frsvene* 

Tunt eos, 

34 Et ^ exiens vidit turbam 

muitany Jesiu , €t misertús.esp 

supéreos: quia erant sicutl^oves 

•rmn habentes fastmem^ $t' cesfit 

Utos doeete multa, 

«^ 35 Et cám jam hora mtdta 
f$ret 9 actesserunit discifuli epi^ 

Vicentes : ^Desertus tst íocus Ur» 
et jam hora fraterüt: 
I 3Ó Dktátu f^ iUoSy ut. cun- 
tes in froaámas villas , et vicos^ 
emant siU cíbos y ifuos manducuA 
' 37 Et resfondens ait Ulis: 
Date Ulis vos manducare. Et di- 

itktrunt ú i EuiUes emamus di^ 
centis denariis fanes > ct dabimus 

-Ulis manoteare. 



i É\ Se&or semejante i una águi- 
la , que ensaya ¿ sus poUuelos para 
3ue vuelen, Deuter.wxxtu il. después 
e }iab«r eawHáo i sos . discípulos á 
que predicasen , los hizo venir ¿ dar 
-¿tientti ^e su oonduaa y adelanumien- 
-tos , para ft>raiarlos y amaestrarlos p«»- 
''eó ¿ poco , y para fortificarlos mas >y 
*inas' en las verdades que debían pre» 
<4icar , y coseflar. 



31 T les dixo : Venid apar- 
te á un lugar solitario » y re* 
posad un, poco. Porque' eran mu* 
cbos los que iban , y venían: 
y ni aun tiempo para comer te« 
nian. 

32 T entrando en un baroo^ 
vse retiraron, á un lugar desierto^ 

. y apartado *. • 
-Si T los viéroa muchos co* 
mo se iban » y lo conocieron : y 
concurrieron aUá Jí pie de todas 
las ciudades ) y llegaron ames 
queeUo^ ^ 

34 T.al desembarcar TÍO Je*^ 
sus una grande multitud, y turo 
^compasión de^dlos) .porque eran 
como ovej^ qu^ no tienen Pas- 
tor , y comenzó á enseñarles mu« 
chas cosas. 

3 $ Y como ya fuese muy tar^ 
de> se llegaron i éLjMis discípulos^ 
y íe dixéroá: Desierto ea este lu« 
gar, y la hora es ya pasada: 

%6 Despídelos > que^vajan'á 
Jas granjas , y aldeas de la co* 
marca á comprar que comer \ 

37 Y él Jes respondió, y di- 
xo .: Dadles vosotros de comer. T 
le di^on: Iremos á comprar pan 
por doscientos deharios» y les da* 
remos de comtír ^. 

2 s. Lucas ix. xo. dice , que este 
Alé el desierto de Bethsaida. 

3 £1 Griego : tuu ÍA^d-oi tc^U avrin 
y juñtáromre 4 iü 

4 £1 Griego: '/m,.. ¿r9p«0ti9>ir ¿ocvl 

,ffi>t^ ^Qo^erfé pán\ p^ine «o tiefien 
-5 liOftiApdMokf voHrlao de bacar 



a Matth. XIV. 13. Im, n. xo. yoanth vu i. b Metth* ix. 36. es ziv. 14» 
c ¿M« IX. xa. .:..-...:. 



CÁífTXT 
38 Et Xck eis : Quof panes 
Tiabetis^. ite > et videte. £( cúm 
cf^novissent , dicunt : Quinqué^ 
et dúos psces, 

3P Et fracefit a illis ut ac- 
cunÁere facereñt mrmes secuiidúm 
contutfernia sufer viride foerium. 

40 Et discubuerunt in far^ 
tes fer centenos , et quhqua* 
genosé, 

41 ■ Et acceftis quinqué fo- 
nihus y et duobus fiscibns y in* 
tuens in ceelmn , benedixit 9 et 
fregit fanes y et dedit discifu* 
lis suis y ut fonercnt ante eos : 
€t dúos fisces divisit ómnibus, 

' 42 Et manducaverunt omneSy 
et saturati sunt, . 

43 > Et sustulerunt reliqttias 

" * 

xiuchos milagreen virtud drl poder, 
que el Hijo de Dios les habla dado 
para ello. Y así quando ahora les di- 
ce : íiiue dieten elior de comer d todo 
sfuel^blo ; les di Jugar de juzgar, oue 
podían alimeotailos con la misma fk- 
cllldad, con que hablan hecho otros 
anilagros. M^ loa Apóstoles creyeron 
eimplem^nterque Ips obligaba á dar de 
comer á' un número tan crecido de 
personas de una manera ordinarJa* Y 
asi viéndose ' imposibilitados para esto, 
f>orque no tenían dinero, le dixéroo: 
S^^r , iá dónde hémOT de ir , 6 á dénde 
fptertíx 4 9 £ir treme f Á husw doiei/ento^ 
denstiOT de pan y gfte te necesitarán para 
dar^ de comer d toda esta gente , noso^ 
trot que no tenemos uno tolo ? Y esto es 
conforme á lo que dice S. Juan ti, 
•7. que respondió San Phelipe al Sefior, 

3ae no bastarían doscientos denarios 
c pan , para que cada uno tomase un 
poco. Porque doscientos denarios equi- 
valen como á unos doscientos y qua- 
reota 'leales vellón. Otros, leen sin in- 
terrogación , fundados en que los aoris- 
tos Griegos del subjuntivo ky^^ka-ui/Lu, 
j tafA/if . están puestos |Kir ijnperati<^ 



LO VI. 537 

jft T les dice : ¿Quántos pa- 
nes tenéis? id, y vedlo. Y habién- 
dolo visto , dicen : Cinco , y dos 
peces. 

- 39 Y les mando, que los hi- 
ciesen recostar á todos por ran- 
chosv' 'sobre la yerba verde. 

40 Y se recostaron en ran- 
chos y de ciento en ciento 9 y de 
cincuenta en cincuenta. 
. 41 Y tomando los cinco pa* 
ntSy y los dos peces, alzando los 
ojos al délo , bendixo , y partió 
los panes , yios dio á sus discí- 
pulos , para que se los pusiesen 
delante : y* repartió entre todos 
los dos peces. 

■ 42 Y comieron todos , y se 
hartaron. 

4 j Y alzaron lo qtie sobró de 

vos : eamut ,. et demut 4 esto es , vamor 
pues á comprar doscientot denarht de 
pan , y let daremos de comer* Como si 
diieran.: Nos mandas, que les demos 
de comer :'para poder hacer esto , era 
necesario , que tuviésemos siquiera dos« 
<;ieQtos denartó», y que fqésemps á com- 
prar pan cpd ellos, lo que apenas bas- 
tarla paca que 'á* cada uno tocase ua 
poco. Sabes , que no tenemos dinero, 
4C0ino pM?s hemos de hacer una cosa, 
que no podemos? De este modo dis- 
currían ,/los que como se nota en el 
V. 52. tenias aun el corazón Heno de 
tinieblas. 

I 'El Griego : ffVfndiriA , e-v/iTCce-tet^ 
convite t , convites \ esto es , ranchos, de 
tantos en tantos , de ciento en dentó, 

- y' de cincuenta en cincuenta , como se 
dice eü el versículo siguiente : 'jc.^Mt^ 

Kotrai, Es un Hebraísmo : se repite una 
palabra paira explicar él distributivo. 
T así se dice aquí , que se ^^ntáron 
distribuidos ó repartidos en varios ran* 
.chos ó compafiías, oue se componiaa 
de^dncoema , ó de den hombres cada 
11DO» 



\ 



/ 



a yoMir. vz. zo* 



238 SAN M 

fragmentaram y duodecim cochi- 
nos plefuu , et ,de fiscibus. 

44 Erant autem qui manduca- 
verunt quinqu£ millia virorunk 

4$ Et stütim coépt discí- 
pulos suos ascenderé navim , ut 
fracederént eum trans fretam ad 
Bethsaidatn , dum ipe dimittC" 
ret populunK 

46 Et cúm ditnisisset eosy 
abiit in tnontem orare, 

47 Et cúm será esset ^ erat 
navis in medio mari, et ifse solus 
in térra, 

48 Et ^'Videns eos laboran- 
tes in remigando ) erat enim vzn^ 
tus contrarius eis ) et circa quar- 
tam vigüiam noctis venit ad eos 
ambulans sufra more : et volé- 
hat fraterire eos. 

49 At illi y ut viderunt eum 
nmbulantem sufra mare , futa^ 
verunt fhantasma esse , et ex- 
damcvoerunU 

50 Omnes enim viderunt eum^ 
et contwrhati sunt. Et statim h- 
cutus' est eum eis » et dixit eir. 
Confidite , egp sum , w^ite ti- 
mere, 

$1 Bt ascendit ad Ulos in 
navim ^ et cessavit ventas : Et 
flus maps intra se stufebant: , 
. $2 ATofi enim intelkxeruni 
de fanibus : ewat enim cor 



los pedazos » doce cestos llenos, 

y de los peces ^. 
44 T los que comiere^ eran 

cinco mil hombres ^. 

4$ T dio luego priesa á sus 
discípulos y i que entrasen en el 
baxco, y que fuesen antes que él 
á Betbsaida á la otra parte del 
lago , mientras qu^ él despedía 
al pueblo. 

. 46 T después que los hubo 
despedido, se fué al monte á orar. 

47 Y como fuese tarde ^ e$7. 
taba el barco en medio del aiar, 
y él solo en tierra. 

48 T viéndolos remar coa 
gran faüga (porque el viendo, les 
era contrario) y cerca de la cuar* 
ta vigilia de la noche vino i ellos 
paseando sgbre el mar : y quería 
dexarlos atrás ^. 

49 MáS ellos y quando le vie- 
ron andar sobre el mar pensa- 
ron ^ que era phantasma , y co* 
menearon i gritar» 

$0 Porque todos le viéroo, 

Íse turbaron. Ma^ luego ha- 
ló con ellos , y les dixo : Tened 
buen' animo , yo soy, no te- 
máis. 

{ I Y subió i ellos al barco, 
y cesó el viento : y mas se pas« 
maban en su interior: 

S 2 Porque todavía no habiaa 
entendido lo de los panes : por 



I Esto es , de los pedazos de pan y 
de los peces que sobrároo , doce cestos 
Ueoos. MSé De Isr rematajat del pan , y 
é$ hf pezes doce euéuanot Uenor. 

%j Sto cootar las mugeres y los ai-' 
fios , como dice S. Matuso xit. 21» 

« 

a M0tth. XIV. 24. 



3 Esto es « ya entrada la noche, !• 
que denota bastante la palabra xer«. 

4 Esto es , daba muestras de que- 
rer pasar adelante. 

5 A lo que daba ocasión la obscuri— 
dad de la noplie. 



C A P í T U 



«dffim iibcacáhink 



^ J Et a ctm transfretassenty 
venerunt w* terram Genesarethy 
e$ ^fpUcuerunt. 

• $4 Cúmqtte eggressi essent de 
navi y contiiiuo cognoverunt eum: 

• 5$ JSí percurrentes univer^ 
sam regí(metn - illatn ^ cceperunp 
in gral^íis- eos , ^tií se malé ha- 
tebant , ckcumferfe , M audie'- 
hant eum ésse. 

'56 Et quocumque intrdbaty 
in vicos , veí in villas ^ auP ci^ 
vitaUs y, in fiareis fonebánt in-. 
firmos , et deprecabantur eurríy up 
vel fímbríomf vestirñentí ejus tdn" 
gtreiíp i et tkiotquot tang9bunp 
eum y salvi fiAant. 



•10 VI. S39 

quaQto su corazón estaba ofus- 
cado 1. • . 

53 -Y quándo estuviéroa de la 
otra parte , fueron á tierra de 
Gcnesaréthj y arrimaron. 

54 Y en saliendo del barco, 
luego lo conocieron ^. 

55 Y recorriendo toda aque- 
lia comarca , le traían de toda e- 
Ha los enfermos en sus camillas, 
hiego que oyeron que estaba 
allí-3.- 

.56 Y dpnde quiera que en- 
traba , en aldeas ^ ó en granjas, 
ó en ciudades, ponían los enfer»- 
mos en las calles , y le rogaban, 
qiie permitiese tocar siquiera* la 
orla de su vestido : y quamos le 
tocaban , quedaban sanos. 



X Esta fué la disposición de su co-^ tíesi tesílgos dé todo lo que hizo y di- 
razón , hasta que después de haber #e^ xo Jrsu^CÍiristo» 

3 .,Lo$ moradores de a^uefla tierra. 
, ■ 3 jfel Crie^o : trt Uu tari , quán- 
do' saolán que estala a¡lá> - 



»ucitakÍo Je^u-Cbristo , les envM el «es- 
píritu Saotp; el qual xlesterró todas lat 
dudas que teúlálb , dlsipd sus temores; 
y los hizo dignos de ser irreprehenslH 



a Matth.. XLy\ 34. 



CAPITULO . VIL 



XéOS Phariséos' calumnian á los discípulos porque comían sin lavarse 
tas manos : y el Señor reprehende á ios calumniadores , haciéndoks 
ver > que violaban la ley de Dios por observar sus tradiciones. De- 
clara el Señot t 4^ ^^ lo "que 'hace impuro al hombre, Fé grande 
de la Syrophenisa , por la qual libra el Señor á su hija del demonio. 

Cura á un hombre que era mudo y sordo. 



E. 



1 JUáp convehiunt ad eum 
Pharisai , et quidam de Scribisy. 
venientes ab Jerosolymis. ^ 

2 Et^ cúm vidissent quosdam 



Y 



1 X • vinieron á él los Pharí- 
séos , y algunos de los Escribas, 
que hablan llegado de Jerusalóm. 

2 Y quando vieron comer á 



a Matth. XV. i. 



Sí^o SAN M 

ex discifulis ejus eommunibus ma-t 

nibus y id est non lotis , mandu-, 
cate fanes , vifuf^raverunt. 

3 PharisíU enim , et omnes 
Judai f nisi crebró ¡averint ma- 
ñus y non manducant , uncnus 
tradiponem seniorum; 

^ Et á foro nüi baptizen^ 
tur j non comedunt i et alia mula- 
ta sunt , quce tradita sunt illis 
¿ervare , baptismata calicum , et 
urceorum , ^t étraimentorum , et 
íectorum; 

f* Et interfogahant eum Pho- 
risíti j et Scribút : Quare disci-, 
pulí tm non ambulant juxta tra- 
ditionem seniorum , sed commu^ 
nibus manibus manducant ^a^ 

6 At Ule resfondens , dixit 
eis : Bené frophetavit Isaías de 
vobis hyfocritis y sicut scrifium 
est a : Fofulushie labiis me Jvh 



X R C O S. 

algunos de sus discípulos coa 
manos comuneSi esto es , sin ha- 
bérselas lavado , lo yituperi* 
ron, 

3 Porque los Phariséos, y 
todos los Judíos y sino se laVan 
las manos muchas veces ', no co- 
men y siguiendo la tradición de 
los ancianos.^: . 
. 4 Y quando vuelven de la 
plaia I no. comen. , si antes no se 
bañan ' : y guardan muchas co- 
sas que tienen por tradición ^, 
lavatorios de vasos y de jarro^ 
y de va^sijas de, metal , y de le*^ 

cho^: 

5. Y le preguntaban los Phati- 
iéos 9 y los Escribas : j Por qué 
tus discípulos no andan confor* 
mes á la tradición de los ancia- 
nos, sino que comen pan sin la* 
vars0 las manos? 

6 Y él respondió, y les dixo: 
Hypócritas, bien prophetizó I- 
salas de vosotros ^ como está es- 
crito : Este pueblo con los labios 



z Cl Griego: f¿f /ui. ^jcvyfuí» rítio, 
.hao lavado las manos hasta el codOf 
por uoa escrupulosa supersticioo. 

2 MS. Lar posturas de los viejos, 

3 Así expUcan • comuomeate los 
intérpretes la palabra baptizara , meterá 
^e todo en el agua^ bañarse. Y lo hacían 
esto , porque debiendo tratar con .toda 
suerte de personas , se freían en nece- 
sidad de lavarse siempre que volvían 
á casa , para limpiarse de la impure- 
za «que podían naber eontrabldo coo 
flu comunicación j trato. 

4 £1 Griego: a •xcc^iCetAor xpartTr, 
que tomaron guardar i las quales pala- 
bras explican la arrogancia con que 
de autoridad propia substituyeron sus. 
tradlcioqes á los Mandamientos de 
Dios. Los lechos de que aquí se ha- 

a . Isai. xuz» 13. 



bla , eran las camas en que te recosta* 
ban para comer. Y todo esto lo hacían, 
principalmente para celebrar "la Pas- 
cua , de' manera que comenzaban doa 
ó tres dias ántet á barrer la casa , y 
¿ limpiar todas las vasijas y muebles 
que habla en ella. Por lo que miraba 
al pao ftrmentado,'eran tan supersti- 
ciosos , que la vigilia de la Pascua el 
padre de íkmlllas después de haber he« 
cho i>racÍon , encendía una vela de ce* 
ra , "é iba por todas las salas , piezas y 
rincones de la casa registrando hasta 
Ids mismas madrigueras de los ratones, 
si los habla , para ver si aun aUÍ ae 
encontraban algunas m*lgajas de pan 
fermentado que no hubiesen comld^» 
par» recogerlas y quitarlai. 



• • 



C AP f T TT LO .Vil. 



Mraf f ' cor auUm eorum hngé 
tst á me. 

7 Jn vanum autejn me at- 
i/ttp^ , dopeioes doctfinaif et^ prie- 
cefta homimm, 

^. 8 Reliwiuente$ enim mai^4íh 
tiun-Dei p Unetis traditUmem Ao- 
ffif fium , baftismata urceorum » et 
calicum y el alia similia his faci* 
tu multa. j 

9 Et dicebaí íUis : Beni ipr 
fjpum facitis frmctftum Jiei , uf 
traditioner^ vestram servetis. 

* • ' * 

10 Moyses enim diídt ^ : Shh 
fior» porrtiy ftif^m , et matretf^ 
tuam. Et .^ : í¿w mahdixerit^fOr 
tri y vel matri , morte moriatvíf^ 

1 1 Vos autem dicitis : Si JA- 
xerit homo fotri , aut matriz 
Cortan ( quoá est donum ) quod^ 
cumque 4k tñe ^ tiin frofuerit: 



241 



12 Et ultra non dimittitis ewn 
quidquam. facetri fotri suo , aut 
matrty 

13 Rescindentes, verbum Dei 
j€r traditionem vestram y quam 
^radidistis : et_ similia kujumodi 
mu^ta- facitis, 

I MS. AíéHír'f^ ^^ ^ o*^' I 

3 Manera de hablar iróulca. 

3 Oip fárhán. Es palabra Hebrea, 
que significa don ú . ofrenda consagrada 
á ^i6f\ del verbo ai p ^a r4* , que sig- 
nifica acercó , y en Hlphll ^*zo acercar 
ú oñrecer. En lengua Cbftldea se dice 
-curfroii d ctfrteiiA ; y -esta palabra se en* 
cuentra en S. Matheo xxvii. 6. por el 
erario ó tfaesoró del templo , en don- 
de se guardaba el dinero ofrecido k 
Bios. 



me boma , mas su corazou está 
lejos de mi '. 

7 En vano pues me bonran, 
enSeoaado doctrínas^ y. mstnda- 
mieatos de. hombres* . 

8 Porque deseando el man- 
damiento de Dios , os asís de la 
tradición de los bombres^, el la- 
var de los jarros, y de los vasos, 
y baceis otras muchas cosas se- 
mejantes á estas. 

. . p Y les decía : Bellamente ^ 
baceis vano el mandamiento de 
Dios por guardar vuestra tradi- 
ción* 

10 Porque Moysés dixo:Hon-> 
ira á tu. padre , y a cu maáre. Y: 
£1 que.fsialdixere aipadre, ó á fai 
madre y muera, de muerte.. 

I X Mas vosotros decís : Bas- 
ta gue el hombre diga isu padre» 
ó á su madre , qualquier ^Cor- 
lian ?j esto es , el don que yo o- 
freciere , á tí aprovechará ^i ^ 

13 T no le pefEnitis hacer 
ftinguna otra cosa mas'por el pa* 
dre y ó por la madre,' 

13 Invalidando la palabra 
de Dios por vuestra tradición, 
que ensebasteis : y hacéis otras 
iQttcbas. cosas sctwqantcs á esta. 

4 Si Griego : % t¿r f ¿ IfAJuZ ^ <i(p%* 
Kn^i y todo aqoello ^ ton fue yo fwei0 
éiytidarte. tseri corhan ; esto es, oA«n-- 
da. Aquí debe suplirse algo, como d^ 
ciendu: si alguno iMibíere hecho seme- 
jante jurameoio , no. debe faltar á él, 
aunque por esto falte á las obligacio- 
nes que tiene i su «padre'y^-isu ma- 
dre. S. Matkso xt, 5. tfb.|»oftBfaariMos 
habían puesto esta lej 1 que luego que 
el hijo pronunciaba la pali^br^ di p, 
no podia faltar á la promesa. 




a J£xod. XX. 13. Deuter, y. x6. Efhei, ti. 2. 
Proverbior, xx. 30. 

Tom.L 



b Biñd. XXI» 17. Levit. xx. f • 

Q 



1^4^ ' S A Jí MAR c 'o's; 

14. Eí « advocans it$rum tur- 14 Y convocando ^c nuevo 



bam , dkebat Ulis : Audite me 
omngs y et intelligite, 

1$ ' NihiL ejt extra hñminem 
introiens *in eum , ^tiod possit eum 
coinquinare f 5e¿ (pue ac homine 
frocedunt ilh sunt^ qute coiti- 
■municant Aomiitem. 

16 Si qtds habet aures au- 
diendi , audiat, 

17 Et cthn introiiseP M /{o* 



al pueblo , les decia : Escuchada 
nae iodos , y entended. 
' 1$^ No hay co5a fuera del 
hombre ', que entrando én él) Ic 
pueda etísueiar ^; mas las que 
salen de el , esas son las que en- 
sucian al hombre. . 
• 16 Si hay quien tenga orejas 
para oir , oyga> • 

17 Y luego que dexó la gen- 



18 Et ait lilis : Sic et vos 
imprudentes estisí Non inteUigi- 
tís y quia.omne £xtrinsecús m- 
traiens..in hominem y mn poten 
eum communicare: , . - 



19 

tjus, 



Quia non intrat in 
sed in veutrem vadit 



cor 
, et 



mwn d turba ,: interr(^abant eum -te ^, y entró én'casa, le pregun- 
disciftUi ejus farabolom^ tabári sus dl^ípulos de* la pará- 

bola» 

x8 Y les dixo: ¿Qué voso- 
tros taml)ien tenéis tan poca in- 
teligencia ^ I No ¿oft^rehendei^ 
que* toda cosa qufede fuera entra 
4ín .el hombre , no lo puede hacer 
inmundo: 

19 Porque no entra en su 
corazón , sino que pasa al vien- 
tre,- y después se echa en lugares 
excusados *f purgando todas las 
viandas? 

2o* Y les decía : Las cosas, 
que salen del hombre, son lasque 
ensucian al hombre 

31 Porque de lo interior del 
corazón de los hombres salen los 
pensamientos malos , loa aduke- 
r^s y las fornicaciones ^, los bo- 
micidios, 

22 Los hurtos, las avaricias. 



-in secessum extt f furgans omne& 
escasa 'i 

lo Dicebat autem , qmníam 
qua de homine exeunt , iUa com-^ 
mufUcant hominem* 

i2i Ab ^ intus entm de corde 
rhonünum malee ■ cogHationes fro- 
cedunty aduluriay foírnicationesy 
homicidia, 

■ * 

33 Furta , avaritiie , nequi- 



tía y dolus y impudicitiee , oculuí las maldades , el engaño, las des- 



I Fuera del cuerpo átí hombre. 
■ • BV Griego, H í'VfXTAt eíMf xocrST- 
fftLi y 10' pte puede hacerle eomun 6 im'- 

*pwró: y esta mfsma expresión se re- 
pite después eo otros versículos. 
3 MS. Se quitó de la y ente. 



dudos ? 

5 £1 Griego: «f ¿^^p»rct^ m I 
•trinam. • 

6 MS. Fomichff Mif«i//f* 



a JkTátth, XT. 10. b Getuf, ti. 5. 



capítú 

tnalus f blasfhiima ^suferbiaf 

33 Otrmia Jmc mah • iri». iih 
tus frocedunt ^ tt cwmnunicanp. 

34 J5r >i inde surgent dbüt 
m fines lyn , et Sidams : et m* 
gressus dimmm ^ fumitimn' voluif 
scirt y et non fotuit latiré. 

3$ Mtdiet enm- stathn uf 
mudimt de eo y cujus filia habe- 
hat sfiritum inmundum , tiirra* 
vit y et ffocidit ad pedes ejus. 

96 Brat emm mulier Genti* 
lis ^ Syraplumüssa genere. Et ror 
gabat eum ut Aemoftiuní <jfee-> 
ret de filia ejus. 

37 Qui dimit illi : Sine frins 
saturari fiHos : non est enim fo- 
num sumere panem filiorum , et 
mittere canibus. 

aS At illa respondit 9- et di^ 
9Cf r Uii : Urique Domine , nom et 
catelli comedunt súb mensa de mi* 
cis fuerarum. 

ü^ Bt ait iUi : Prapter 
hunc sermonem vade, emit des- 



Ir O V I !• 243 

honestjLdadcs , el ojo maligjio ', 
la hlasphemia^ la soberbia, la lo- 
cura *, 

35 Todo» estos males de dea- 
tro salen , y hacen inmundo al 
bombre. 

34 Y levantándose de allí, se 
fué á los confines de Tyro y de 
Sidon : y entrando en una casa^ 
^uiso que nadie lo supiese , mas 
no se pudo encubrir *. 

3$ Porque una muger , que 
tenia una hija poseída de un es- 
píritu inmundo^ quando oyó ha« 
blar de 61, entró, y se echó i sus 
pie& 

üü T la muger era Gentil \ 
í^yrophenisa de nación. T le ro^ 
gaba , que echase de su hija al 
demonia 

37 Jesús le dixo :. Dexa pri- 
mero hartarse los hiiós : porque 
no es 'bien tomar el pan de los 
hijos , y echarlo i los perros. 

38 Mas ella respondió, y di- 
xo : Así es , Sefior , porque los 
cachorrillos ^ comen debaxó de la 
mesa, de las migajas de los hijos. 

39 Entonces fe dlxo: Fores- 
to que has dicho ^ , vé , que el 



X la envidia : véase el v. z^. Üel 
Cap. xm. de S. Mathbo. 

3 En la locura se coraprehende U 
vanidad , la arrogancia , y con mayor 
particularidad el hablar sin cordura. 

3 Mo se debe esto entender , como 
d Jcn^hrista no hubiera tenido no;^ 
der para ocultarse si hubiera querido, 
Mas je dice en un lenguage acomoda? 
do á lo que sucede comunmente coo 
ios hombres con quienes conversaba. 
Los Thedlogos Uaman á esta . voluntad 
de xcitf/ 6 inefica/z , m abioluie. San<* 

tQ TmOMAA. 

t 

a Mátfh. KV. 31. 



4 £1 Griego : ¿AAvfi^ , Griega. AU 
llamaban los Hebreos i todo los Gen** 
Ules y ChiuMioeos « d los que habitaban 
•a Tyro « Sldon « y otros lugares cir* 
cunvecioos sobre la oosta del mar ; y 
los Griegos llamaban ¿ estos mismos 
$yiophenÍcios , porqne estaban confi- 
nantes coo la Syria. 
. I s l^or cachorrillo* se entienden los 
QéntiU^. 

6 Por la grande fé que muestras en 
estas palabras» te se concede lo que 
pides. 



Q» 



¿44 s'A ir M 

ntonium á filia tua, 

30 Eií cám Missit démuín 
suam y invenit fuellam jacenM9$ 
iUfra' kctum > et dkmoiilum 
ixisse, : ' ' 

31 Et iterum^ exiens- ite fi* 
níbuS' T¡^i , lyenH fer Sydanan 
md mare GalUtea inter medios 
fines üeeapoi^s, 

-' 32 Ei ^ adducunt ei surdum^ 
it mutum )• ef deprecabanUir euiñy 
nt imponat ülí manUm. * 

33 Et apprehindens eum de 
turba seorsufn y misit di¿iM ftíOi 
in aurietda^ ejus : ^ txfuenSy fe- 
tipt /f'nguom ejus: 

34 Mt suseipefis in^ cfthmy 
tngeinui$y H aniUl: EfhfhethOi 
quod est aiafe¥w.' 

3$ Et stattm afertúB sunt 
atkres ejus y et solutwn est wn- 
culum ' iingu^ ejits 'y et /o^uei^a- 
fur recté** 



m 

demonio ha sslido' de itm hIJA. 

30 T quando llegó á su ca^ 
sa y halló á su hija echada sobre 
fafcicsima ) ^y que hatiia salido de 
dUli bl deiSiODi^ ^ 

3 1 T saliendo otra -^ca deloi 
éonfine« <le Tyíb^ fué por Sydóa 
á el mar de dálitéa /'atravesan- 
do cL' territorio d^ Decápolís. 

32 • T k tr^ibéton un sordo:y 
mudo ^y y le rogaban que pusie- 
átf la^'mlLrti) ^^tt él' ; : 

■33 TsaTcándole aparte de \em 
tve- la* gente ^, le metió los dedos 
en sus orejas : y escupiendo , le 
tocó con su lengua: 
- 34 ¥ mirando^' alucíelo, :gl- 
mió ) y -le di^o«: Bphpbetfat, que 
quiete ^eciF x Sé áUesto. 

35 T luego faéroA aUcrtas 
$us ór^as , y fué desatada kaü- 
gadura ^ de su lengua, y haUa- 
ba bien ^i' 



r-.r» 



' * Sah iWáthso r\r. «3. dícp , que 
}esu-Chrtsto' habló ¿.esta mugereti et 
camioo ^ V le concedid la curación 4e 
su hija. Y aquí 'S. Marcos escribe , que 
vln<> á postrarse ú los píes del Salva- 
dor ira la. esoñ.^ i 4«iidfl sc; babia«T«tl- 
rado. S. AcusTiif concHia estos textos, 
distinguiendo dos tiempos diferentes, 
eo I03 que habló esta muger al Salva- 
dlo r. Luego que «upo que el Salvador 
estaba alrt , seuáfé en el momento , le- 
gun S. Marcos, y le suplico, que se 
compadeciese de ella , y qoe eehe« el' 
dcmooío del cuerpo de su hija, jesu* 
Chrrsto. do- le respondió ni una' sola 
palabra , segvo S. íMatheo. Y eoeste 
tiempo fué , quando salió de la carsar, 
y le fue siguieíodo la Cháoaoéa , reoo^ 
vand»sus<}Dstaiic}as,y grítando:>r«i6r. 
Señor y Hijo de David ^ ten piedad de mí, 
^. y tos discípulos viendia que él Hijo 
de. Dios no le respondía nada «s^ a- 
cercároo á él , y le dixéron , seguo' lo 
expresa S. Mathho : Concédele /• que 

a jaatth* IX. 32, 



y. 



§Íáe parM qué te w>^ , porgue Wn» 
¿HttMdi^, &9. 7od« el' reato de éfiñ su- 
ceso queda ya explicado en el dtado 
Capítulo de S. Matheo. 
2 £1 Griego : na^h fit9'yl\é.\oP^ 

flit 4brdo 4ue hahtaha c^MificitkBd «tar- 
tamudo. 

"3 MS. i: Hirot ' de" entre U }fetít m^ 
parte. 

ÍMS. El ligamiento. 
IVIS; ¿erechamente , élahímeéte^ 
expeditamente. Este milagro segán el 
sentir de les mas faábfies Intérpretes, 
es diferente del que se' cuerna en <d. 
Cap. IX. de S. Matheo ; porque el uod 
era un. hombre mudo , poseído del de- 
í¿onio , que coitienio á hablar Inegd 
Que éste fe d^xd ; y el otto^ nn sordo 
y mudo ; á quien el Séfior cuto;: peni 
sfh estar poseído' dtí Espirito tbkl^po. 
La Santa Iglesia , iosj^frada del CSpifi^ 
tu Santo,. ha tomado de esta eúradoa 
nfifágrosa de Jesü-Chrlsto 'algtmas ce- 
remonias de que usa quando confiere 



« "^ 



«•,. 



^. ^. 'Bí.pt4»ip$ Uii4 ve *cw .36 Y Íes oíafidi que i n^die 

¿ieerení. Qm^^^ ^^^ ^'' f^^ ^ dixeaen. Pero quanto mas se 

^iM^boj, taíiio nu^s flus frs- 1q. m a n da b a » taaco mas lo di- 

¿^ofaañt: vulgaban: 

. 37 £í: 4;^ jtfWfiifU t^mira- ; 37 . Y taoto mas se maravüla- 

bmlMf ^ , ¿{ffnies : Befd omMái bao» dwúeiido ; Bien lo ha bediq 

f¿cf> : ei surdos feát auliirc , jU todo : i los sordos ha hecho. oír. 



mfM.foguí. 



í 



y á los ,imidos liablar. 



. I 



que sea 



i U Iglesia por ef 



d Ba^^isiao » ,para emefta^ios , m 

3 ules vA^ i ser fijiuttzado está verdar paanoo, y jor la rnaanna , aei mismo 

crameritr s6rdo"y madóVpOt^ lo qué Jliod6*qoeflré presentado este hombre 

jnlra 1 la^pHttbta'^e Oics ^.yj^ue pos A JesuiCbNno porUoftxiue le ^di^roii 

Ctf o e9 necesaria qaft se atuBft sus ar»-r su curación. La palabra ephphetha^,á 

jií pira potó oír esVdiVlna' palabr^í «egun el texto Griego t<p<pxrx , es Sj- 

que se desate su lengua, paía hacer rlaca , del verbo Hebreo m^PatkÁkf 

isba gctoe^osa proftsfon'be U fé; y üMr^detWar. 



•« •« • 



CAPITULO VII t 



u 



M 



risíos, Vá vista á un ciego. S%dtnina la fé lie ms Mscívuhs, Con/c- 
iíon d^ 5. Pe^ro. Les^reiftla su'MugrU y lu JUfurr«pcira»- £!xAorf« 



<^* 



p hmfíicifín , á los ^ ¿¡¡i^ran seguirle^ 



jl^ J[fi ^ iJiemii fV^tj t>n«fii. cám \ ,1 ^Zia^fiqu^Q^ dia,s cqoiq iel 
túriarMultá es'set ^ hec haberent pueblo' llulxi6se cpocurrído ..oura 
4^4(4 ,mat>í{ucarent , cfnvocatis vez en grande número » y np tu- 
viesen que comer , llamando Je- 
sús á.sus discípulos ^ les dixo: 
2 Compasio/iteagp de estaa 



mscijfulis , aít itífs: 

• ' » ' ' I 

2 lAisiréor super . turbajn : 



quia^ ^cce jam tridui) sustijunt gantes : p9rqHe tres^ dias ha. que 

pH ; . Vmc kabcnt quúd manducinti <stán co^cnigp ,. y no tienen que 

' , '[ ^omtr: : i . . . > 

$ Et si ^misero eos jejunos « 3 Ysi los enviare en ayunas 

in domum suant , defieient in via: á su casa, desfallecerán' en él ca- 

quídam enim ex eis de longe ve-' mino : pncB algunos de ellos han 



nerunt. 



venido de lejos '. 



" I Se. coéoce el ardor con 'que. se- vldabkn de todo lo otcenriob 
guian á Cbristo los pueblos*, que se ol- 



a Meith. ZT. 32, 



Qj 



fuli sui : Unde Uios ^uts foU'' 
rh hk saíufAre fatábiís m sú^ 

litudinei 

6 Et ft0tetfit twrhm dheum^ 
here sufer terrank Et acjcifieni 
$9pt9m fíMms y grMas agtns firt^- 
gít.y^ tlt daba» díjfcifidk sms u$ 
offQtitíremt^ ^ «t af^ojucmol mr* 



246 t A » lí Je It C ©S. 

4 Et rt^fmá¿únt ri ikci- 4 Y irís diádpfiífiM !e lemn^ 

diécofi: ¿De dónde podrá algli» 
AO haffCtílos de pan aqui en catm 
5oledaidi 

' • { 7 lesspregonté : jQuiotos 
teneÉ ítháBi £Uo6 dixéroá: Se- 
fe.- — - ' 

lecostaM aobre k tierra. Y to- 
ttaná^r les siete pipes ^ éaftdo 
gracUs^.los partfó^ y diÓ i^sus 
diécipiíki paca if He lor cUiarite* 

Íesen / y los düBttibuyéión entre 
I gemc. 
j Xenkn tamlMea uocm pcK 
eos pececUlos : y ios bendixo, y 
ornado p qiifi taootbiea se los di¿- 
tríbiiyesen. - 

a Y comiéroa» y se haxti- 
rott ^ y álxicoa' dé los pedaaos 
qufi habktl' sobradó < , sietfe es- 
puicTtas. 

9 T eran' los que faabisin co- 
ixudo xrolfiD quatro mil : y los des- 
pidió. 

10 Y entrando luego tn d 
barco cen sus discípulos, pasó al 
territorio di¿ Dalmaamfaa ^. ' 

11 Y saüéiron ios Piuui9éo%. 
y se pusieron á disputar con ¿I, 
pidiéiid9le una señal del cido 
por tentarle. 

13 Mas Jesús gimiendo en 
su rhterio): ', les dixo : ¿Por qué 
esta generación pide sefiaü £a 

citgos eo aiídlo de la «ilsflia- It» qvm 

bci liaba ¿ vista de. los graodef pro*- 
dígtos que obraba continuamente eo sa 
presencia. Sio embargo. pJdeo Daev« 
fefial , 00 para creer , sino para obsti- 
narse mas y mas* Santo Thomas £jr* 



f^ Iti hábebant pisácuí^ fmh ' 
csi : €t ipiOf benemísk ^^ et jttxsit 

af¡¡onu. 

* ■ • 

S Bí mandiucaveruní y et sa^ 
ttiroií satt^ ^ e^ stiitwiéfufia quod 
mfetamrúit '-ét Jtúgmeníis , se- 
jum sports. 

^ Ara»» «ttlrm -i/iát tnandiiCár 
verant , quan qjBuaitor liíOlh : flt 
difttisit eos, 

10 & ftatf'm ascendéñi na^ 
inm cfim discipulif 'nñs^ \ Wtiit 
ifi part#5 IMmántttAA ' 

ti Er a. exierurá Phari-^ 
sdi y iP. Mperunt conqmrtre cum 
90 y quitrentis ab ilhsigttum de 
cétl0 y tentantes tutn. '. 
' ^ fo^'Et' tngñniscens' sprittiy 
iíiti 'Qidí^ geneéario ista. signuni 
quétrit ? Amen dico voUs y d 

X M& De Imt rewmsMfMi. 

a Kn &AM MATHfio x«^ 39. le lee 
JUáieáan , ó Magdafa , q.ue parece era 
•1 nombre de ta ciodad, y OnUnanu-^ 
tlia el de la Reglón , 6 territorio. 

3 1.0 que hacia gemir al SeAor^ 
•rt la d^plorabié obstlaactoo'de los 
Pbariséos , siempre duroa y siempre 



« e Mútth. zvi. I. ¿M. zi. 54. 



CAPÍTV 
Mknf purtri^ú tu j MÍgnim. 

¿f^ iurum naíAm , $f Mif' tram 

.14 Et • áUiíi muí fi^nis lu* 
flierf : 0$ tiisi unmm famm imni 

niefi^» PbirúMnifiit ^ /pntiffi* 

lo Hersfdis* 

tfftM» 9 dicerí$€S': Quia foms «#1» 

sus : IJii'^ <M||f^MM9 V^ JMiiM 

««c in$Migi,$id éMuc aegatum 
habtíis cwr vnPrwmi 

tisi €t aures habetues nsm .«tidj-. 
tis ^ i Néc rfqmpdamM,: 

19 Quando ^nquf fams Jr0r 
gi in qmnquc millia : . quoí cofhi- 
flOf fragpHñtorum tísnos sustvt' 
iistisi Dkunt ei : íhodecim, 

ao-* Quando st sefuiia . faues» 
in qnaSuor millia: qmt sfottMi 



I > * 



z SVTida expi«fÍoo ^ que tolitn umv 
!«• Hebreos, qaando jorakaii i^ equi- 
vale "A wm, a^ibfLT juvúvi in. i^B mea^ 
jí imüroibuiti *ítt ripikm ^0Bmi PtalmC 
xot^ MTic et(»e»i fMM lfi«Hwtoii#. 

• Est» «$ i>-ei • pto4]gio , ^U6 Mlof 
l^lée0-'ó>'dtseaiK ') ' 

5 Herodes era , como éi Caudillo y 
pK w m of de tof'Saddueeot. Víéase SA«r 
Mathso xaii. lé* Y eo su Corte ere- : 
eU MI doarioa hinchada y.oofroinpidt> 



Tcrdad oi digo% que no * se da- 
vi ie&al i esta generacioa ^, 

13 T rd^xáfldolos , volvió á 
tntrar eh d barco ^^ y pasó á la 
otrd..QriUa del laga 

14 T se habían, oividado de 
tomar pan ^ : y no tenían codsí^ 
go sino «fi'pan en el barco. . ^ 

; fS ^ ^ mandó, didendos 
Mirad ^ y gi^ardaos * de la le«< 
T^ura de los Phariséos , .y de It 
levadura de Herodes. 

t6 T.discorrían entK sí, di- 
ciendo X Porque no. tírabemos 
pan \ 

,17 Ix> que bahiendo coooci^ 
do Jesu9 , les dbm : {Qué «stais 
pensaifido, Jobre ique.Jio tentís 
pan? jaun no coooceis, vá enten* 
deis?, ftodavia iienets ciego vues- 
tro corason ^i , . 
. t8( .{Teniendo ojos no veis? ¿y 
teniendo orejas, no ois? T no os 
i^^ordais *, >. : 

. 19 Quando partí los dnco 
panes entre cinco mil, j quintas 
^puertas alaásteis llenas de pe* 
dazos? Doce , le respondieron. 
. , j^o Y quan^Q Jps ^ete panes 
entre quatro mil, ¿q^^'^^^c^' 
-. < . - 

á inaoéni de levadura. 
- d Parece que se sobreeiitisade ^^or- 
pie no tenémot pan , to dice , 6 dke CTiOm 
Otros creen , que el fuiü es para mas 
den» eapresion \.f entraba ei mayoi* . 
apura de los discípulos ,' si afdemaa dé 
dO' tener paa , oo pedlaa lomarlo , oí 
ée< tos Phatlseos , ol 4ie los Herodia-' 



7 SI Griego , ^t'jfrm(»/tit9*f , puede 

también slgolOcar, tenelí ei córate du- 
ró é hirenrible. 

8 Estas palabras están enláiadas ooa> 
al veHs. slguieone. . . i :« • i ^ 



a MáttK ivi. S* h «Tapra vi. 41. yom». Vi. Ii* 



Q4 



. V ^ 



jragmentoniiii íuihtisi Et dicunf puerta» akftsteis ét pedios? 
fiomittin int^iigitis^ 



22 £t vemurtt JBgfiksMdam; 
tt mtdacüfU^ et c^xrum , et toga- 
híHtt eum ut ilium: tangeret. 

93. Mt.áf^éhoís^ numu\C0e^, 
d\ xZdüüt , ema 'tíntto "¿Scvmi :» zt 

nMUn^s . itiix *, f marrbgÁvir eu/ni 
si quid viderct* t* 

fi4i- £p asftciem f ak i^Vi- 
deo Jtíxninei .^ii( arboras ^nbu^ 
¡antes. . •"* 'i 

- jft5' ?JD¿jfeuik ire»ttm -tnipoiutt 

prl m'drfv.t ^ ftrimuitfi. cirr ^«tit 
sir.cioríf videret omnioi 

QjSf Et misit ülum m^doínum 
suam y dicens : Vade* in.damuin 
maimy.'et:\si in n»eum'-ikkrokfisy 
nemiíii tíÍMrí$,A . ^ -...» i i '".ii )\ 

27 Et a •egressuSfést'Se'üi'ff^ 
€t discifúli ejuf ífi ic2XfM/Av<^- 



te , le dixcron. 

ti ' T4^$''tfecfa;^{pii!es oümo 
tíi^ éfatendea* adih? - ' ' - ^ ' *» 

22 Y vinieron á BetlMS^a^. 
y le traiíérofi líñcfego , y lé ro- 
gaban qué la tecásé '■^i •* ' * 

2 3 Y'^ tMiahUd' tf ciego por 
faí'manóV W sátí^'éáSiSi ik bi al- 
dea..: ^ éte^éádole' M Í¿s b^> 
y^poü^udé ké inanoi eti&tta^ fe 
preguntó , si vela algo. •'» • 

24 *' "í él akándí) k)9 ojosy di- 
toi Veo Ío9 hombres como áitK)-^ 
les que andan ^. 

Mft^ «)bÍp^?lQ6^ djod V y ¿ominzo'^ 
^A'Tfué «feo/ de modo qWé» 
1^<^ 'dfl^aAit*ntfc tóiják' las cd^ * 

26 T lo enfiló á^u casá\» di-' 
ciendo : Vete á tu casa : y si en- 
ti^l étí la^ alé¿á ; á'^nKdft lo'di- 

27 Y ^alió jeáftis cOh'sus ais^ 
dpiíld^^^ ia^ éfklea<S'dé<Sks2iréa 



sarea l^hiUfp :^ et in via^ i^ttír-\ de PlüUppo : -y preguntaba per dt 
rqgaintf disciftdás suos , ¿fa'ceti» camino á sus discípulos / dftiéh'-^ 



' 1' ' $s»o ¿» ; ^é'ftiáKe hs íáícdm 

solíre>4k ji . . ( : ■ j v::uj 

2 Este honiore empezrf á fer con— 
fusameote : veía la figura de los cuer- 
pos humanos cqbm sombras f^n-, pan 
cUr,<y8(M89ll?^^s diversas «léiiiieacio- 
^es da ]os miembros., como quando sfe» 
Tep 4 le,16j<is d'de loocbe los objeto*^ 
que fl? sa diist|ogtJ& ^ son 4rbo^ «¿ 
liambi;eakrJ^si€ (iego V^onocidpor e\ mon* 
yimifíiHOii que. cra« l^mbr^ -^os que. 



-» V •« 



1 , .A 



8lYtí"Wlñnffa^-Íoa%Qbs de'M teieiÍBOs 
dA.4aoHpeváMRravitta i|ue fihi4.ASef. 
fior. Por esta 'lacreduUdad , ingratitud 
é insensibilidad los conAinde ei SeOor 
«m losite C^rocaio «qimndo ¿ifle^lW^rr* 

XU 2)1. .1 ^r ¿« ri,.COfV»f#M ! ^)^ M téf 

fi€titsaidtf&e0'lA ecopoBda j^uc i|sd el* 
$i^of «Q curar i c^q relego « «eixto asi 
que pudo, liíacerlo «DbHQ^m^lBentP «.i^ 

na rio en las curaciones us^lr&ftialei^tfft; 

tsK^p^ i yer. ^ participio Wi«^ las-aloj^-Jil Sefior fte^Q^nt^i^v^e oo 

laníex se ba de rpferir á los- hombreai lo dá todo de una vez , aun quando si^, 

j Qj^ ^ los árboles, como seivó ciai«- lo pidamos, ya por .la ii^peifeodio ^ 

j|!í\eíit¿ , en el texto priego. ^ ' . ouesira fé» j» ya también para ayivjar 

3 ' J^" CTríegd : x'<xl tTQlx^if aurh . mas y -mae/ nuestras -^fseot 7 .esptauíp^ 
«fae^AÍ44(u.>>^'lBi»ya« w>-r<« x9t ^ con qti« - DOS dispdftgamcps á naa 

4 ¿a incredulidad de los de- Bath«*9 cahiCiomperi^lcMU • -^ ^ .i-;.. 



a Maiih, XV j. 13. 



,U .:t ."i-.v^.lf .IV ^\\4V . d .j l^• 



'wU 




Quefli ffie iUcuni essé hh- doles : {Quién dicen los hombres 



€11 > : 

minesi 

28 Qid resfondenmi Uli / di- 
dfStts : JoañnemBaftistém y áiii' 
BUam , aln vero quasi unum de 
Pr^hetis, 

29 Tune didt iHis : Vos ve- 
ti <pem me 0sse dichis ? Re- 
sfondens Fetrus] ait «1 :^Tt» es 
Chriítus. f - 

' 30 'Et oofnminaíus est eis^ ne 
cuí dicerent de Uh, 



que soy yo? 

28 Elfos le respondióroa di- 
ciendo : Juan el Bautista , otros 
Elias, y otros ' como uno dé ios 
Prophecas *. 

• 29 Entonces les dixo : {I vo- 
sotros quién decís -, que soy yo ? 



Respondió Pedro , Y^?i-V M^ Tú 
eres el .Christo. • » 

30 Y lea prohibió con ame* 
nazas, que á ninguno dixesen es** 
to dé'éL" ' 

$v Y comenzó á -declararles, ' . 
qwe convenía -que el Hijo dd ^ 
hombre padeciese lAÍichas-cóáás,^ 
yqae fuesedéísetihado • -por los 
Ancianos , y ^r los Príncipes * 
' de los Sacerdotes , y por los Es*^ 
'^ cribas, y que fuese entregado á 
!i' *' ' -' ' ^ . la muerte^, y qué resucitase dés« 

• pues de tr^s ^as.* 
• 31 Et pahm -vhítmm toque- 32^ Y ckrátiiente decía esta 
toruna >£r -áffreke^idens'éum^Pe^^ palabra' ^.Entonces Pedro to- 



- 31 £1 'Cúsfit doeere eos^quo- 
fúúmüforut rilium hominis fati 
rtsuüa j H'reffebari á s^iori-^' 
bus i'et d summis Sacerdatibusy 
eti'Seríbis^j et occidl : ét fosP 
t¥^s dkf tesurgere. 



33 Qui conversus , et videns^ 
disfiifulos suof » . cammina^us est 
BcPro'y» ^icens ^3^ Vade *i^tro me - 
Satana^^^ quo^atritiop , safis \í{a¿ 
jDei 'smnt. i 'sed ^fMs 4Ú»r bmi*': 
fém.^ '• - ' •; '• ; ". 

.34 "Et eonvócatá t^rbá cum 
discifulissuir^ diadf eis-^: Si 



,*'t 



^ > » ■ < i. . 



' I En el texto Griego no se lee la 
partícula gi^jt.^ , . , 

2 T^rqué I08 Judíos ttó ^díah toda- 
vía comprehender esta verdad, hasta 
que habiendo triunfado de la muerte, 
diese muestras indubitables de que él 
era el Christo y el Messías prometido. 



mandóle aparte,'- comenzó á re-^ 
ñirle. 

. 33 lVfa§ él, yolviénj^o^ , j 
mirando ¿ «iu^.disdpulos^^amena-^ 1 
zó á Pefiroy diciendo : Quítateme* 
d¿l¿nf¿.*4 Satapágs, porque no^ 
sabes las /cosas que son de Dios, 1 
sino ks que son de los hombres. \ 

. 34 I convocando ¿1 pueblo r 
coki sus discípulos , les décd ^S^' 
alguno qilierejseguijrme, nl¿gue- ; 

■ ■ ; f , I j ''i " . . . < i 

3 ^iu¿e' como Otras veces al PsalmJ 

CXUl. \\^9,7^ ^ -'vi» .- - 
4* Ésto^JííS. J¡*^aí>)6Jet paladino, 
$ IM^,' Tirdt' a^távlU. 'Satanás, con» 

trario á mis desigüios , ettorbadof, Pof 

que no sabes oÍ entiendes , ni gustas dt 

las cosas de Dios. 



a IMC. iz. 18. b Metth. z. 38. et zvi. 94. Lmc, xz. 33. et ziv. 27. 



2$o fAN M 

metifsufn : tí toUof crucm suim^ 
€t sequatur me. 

3; Qui €nim voluirh « ani^ 
mam suam saham factrz , ^^ 
det eam : qui autem ferdiaerit 
animam sisam fropter me ^ et E*' 
vat^elium , saham faciet eam. 

36 Q,uid entm proderit Juh 
mini j 'si sunrftur mundw^ totumf 
fl detrimentum animas sum faciati 

37 Aíit quid dabit homo corn* 
mutatioíús fro anima sw¿ 

38 Qui . b enim me confusue 
fmrit y es verba mea in gene- 
ratione ista adultera es fecca- 
trice : et Filius hominis coa/mo- 
deSur eum , cúm vsnerit inglo-' 
ria Patrís sus cum Angelis san» 
cris. 

39 Et dicebat illis c : Amen 
dico vobis y quia sunt qwdam de 
hic stantibus y qui non g;ustabunt 
mortem dome videant regnrnn 
Dei veniens in virttáte» 



I No hzy eosa mas predosa , que 
- el alma. Y así no tiene cambio, pues 
Tale mas que todo. 

a ConfuTUf fuerit en lugar del erw 
hkerit de S. Math£0. Es modo de faa*- 
blar de los Griegos, los quales rettenea 
los acusativos en los verSos pasivos. £1 
que en medio de los malos y pecado- 
res se avergonzare de Imitar mi hu* 
snttdad , de seguir mi eaemplo , y de 
practicar las máximas y preceptos de 
mi Evangelio , por temor de desagra- 
dar al mundo , y á sus sequaces ; á este 
00 le reconoceré yo por mi discípulo 



yoémn. 



til. -^S» Lúe, xvfi. 32« 
c Mstth» ZTi. 28. Lúe* u. gy. 



A R C O i« ^ 

«e iiiaüMíio: yloine$tt€nu, y 
«igame. 

3$ Porque el que quisiere 
galvar 3U vida , la perderá : mas 
el que perdiere mi vida por mt 
y por ¿ Evangelio ^ la «alFa« 
rá. 

36 Porque {qu¿ aprovecha- 
rá al hombre ^ si grangeirc to- 
do el muado , y pierde su alinaS 

37 ¿O qué recompeoaa dari 
el hombre por su alma? 

38 T quiea se afreatare dd 
mi ^ » y tie mis palabras ea me- 
dio de esta geoeracioa adiUíeca 
y pecadoc» : el Hijo del hombee- 
tambiea se afrentará deiéi» quaor 
do viniere en la gloria de su Pa* 
dre acompañado die los santoa 
Angeles. 

39 T les deda : En verdad^ 
*os digo y que hay algunos de los 

que ekán aquí , que no gustarán 
la muerte » hasta que v^an dt 
reyno de Píos , qué tiene coa 
poder •• 

en' presencia de los Santos Angeles» 
quaodo vendré al fin del- mundo es 
la gloria de ai. Padre á: jiisgar teda 
la tierra. 

3 Unos Xntérprefe^ entienden etfis 
palabras de la Trans^sacion dct Sc>»' 
flor, en la que se mostró glorioso 4 
tres de sus Apóstoles : otros, de la ^o* 
ria en que todos loé^ Apóstoles le aa- 
biati de ver despiies quc.resoeitaae, cé 
su gloriosa , y admlralUe Asceosloik 
En el texto txríego se une este veral-^ 
culo al Capítulo siguiente. 

• • •♦ . 

b Métth. z. 33» lau* IX. aÓ. it tu, 9, 



«5« 



CAPITUZ.0 IZ; 



Tfán í f^ndo n M SiRiñ Cura ú un tniifnottiadú mudo. Enseña á 

tus iisdfnlos^ qttUn is terdadüramenU el mayw. Les dá una instruc" 

em Mbre uno^ mte lamtaba d Iktnanh^ , y no seguía á Christo. '^"' 

^ debe ewrtmse d escándalo , y la causa de -tí. 



t JcLtf^fost dSe^ sex assi^ 

mt Jjgsusl?ePrumy et Jácobum^ 
ié JooñMimí e$ dueit Ulos ia 
montem excdswn seorsum soíos^ 
* trasnjiguratus est coram i{sis. ^ 

% Bt vestímenía^ ejus facta 
jttfit sfkndentiaj et candidÁ ni'- 
ftMi velnt nix , quaíkk fuUo non 
foust sufer tmrram candida /a- 
tere^ 

^r St offandt Hlb Bitas eum 
Moyse: et erant loquentee. cuta 
Jesu. * ^ ' 

'4 J^t resfondens 'Petrut , ait 
Jesu : Raibi , bonstm est nos lUc 
esse : et faciamus tría tabernacu' 
la : Tibi unum , et Moysi unum^ 
e$, BHm umsmi: 

. . 5. Ními esúm sciehat. ifM di-- 
eetett erant enim Itmarr éxfcr* 

fifi. 

6 S$ facta est nubes obum-^ 
hram eost et veiút vótt de nube^ 
dicensí Hic est.filius nieus cha* 
rissitm» y auditc illum. 

7 Et statim circumificientesp^ 
ímmnem amplias viderunt , nisi 
Jesum tantúm secunk 



t X seis días después tomó 
Jesús consigo á Pedro , y á Saa- 
tSago , y i Juu : y los Üevó so- 
los á un monte alto en luga^ 
apartado, y se transfiguró ea 
presencia de ello& 

a T sus vestidos se tomároa 
«esplandecientes, y en extremo 
blancos como la nieve, tanto; 
que ningún batar.eró ' scbre la 
tierra los puede hacec taii blan- 
cos. 

3 Y les apareció Elias coa 
Moysés : y estaban conversando 
con Je^s. 

4 Y tomando Pedro la pala- 
bra, dixoá Jesús: Maestro,' bien 
s&cí que nos estemos aquí : y tía- 
gamos tres tiendas: para Tí una, 
paia Moysés otra , y para Elias 
Otras 

^ Porque no sabia lo que se 
decía : pnes estaban atónitos de 
miedo. 

6 Y vino una nube , que les 
hizo sombra : y salió una voz de 
la nube , que decia : Este es mi 
Hijo el muy amado , oidle. 

7 Y mirando luego al rede-^ 
dor, no vieron mas á nadie coa« 
,sigo , sino solamente á Jesús. 



1 MS; NhguB thttar» Otros : lavador de #tffi«iw 
a Maithm xirn.. u Xm. ix. al* 



surr^xertt. 



9 



Et verbwH continüerunt 



se 



^^ SAN u Arcos. 

9 Et ^ deseendentibus Mis de 8 T quando baxabaa del 
monte , fr^efit iilis -n» cu^^tMnn monte , Icf mandó , que á nadie 
qute viaissent , narrarent : nisi dixesen lo que habían vistor hasr 
cámFilius hominis á mortuis re^ . ta que el ífijo 44 bQiQbr«.t)U- 

;b¡é(e . re^^ucitado de. eotre los 

ip}iert»k;... . \. :_. 

.^ T tuvieron ^1: caso en se* 
creto 9 preguntándose entre sf^ 
qué .serla aquello : Qiv^do hu- 
bjiere /fsuqudg x d« qntre ^os 
n¿Mcrtqs»^,, . ., .^// \ . 
,.;io ^ T le,Efsgi»atáran, fl¿pcn. 
dp.: ¿Pviqs <96mo.4ipen bs.]?iiarÍTk 
reos , y los Escrjbfis , que^ Elias 
debe venir primero? 

II £1 les. respondió , y dixo: 
£lia$9 qifand.o vendrá primero. 



riP. 



Cám 






mwrtuis tssurrexe^ 

-. • i ? 

/. ' ••-. '^ ' y:' 

ip E( fntcrr(tt;apanf eum^ qt^ 
Qentes *> ; Qidd ergo.'dimht Ph^y-^ 
ristei , e¿ Scnb^e , quia £iia»i 
oportet venire fritnuwé ' . . 

II Qui resfondens^ ait illis: 
palias cum venerit aprimo , rc^ 
stituct omnia :] et qúo modo c 
écrhtum $st . ifi Filiutn hominis ^ 
ut mjAlta fatiatur ei ^contemna-, 
tur. ' ' . , 

13 Sed , dico vobis guia et 

Elias venit (et fccerunt.íOi quté^ 

cumque voluerunt ^ ) sKUt icri- 

fturn est de 90. 

^13 Et venieni ad disú^ulot 

1 Porque 00 comprehendlao aun, 
que Jesús siendo Dios babla^ de morir; . 
y resucitar. 

2 Elias al fin del mundo exercer«i 
el ministerio de Apóstol , y hará que 
los ladíos, que IruMesén quedado , re- 
conozcan, y adoren á lesu-G^risto, co- 
mo al 'verdadero Messlas , que espera- 
ban después de tantos siglos. El Pro-^ 
pfaeta Malachias iv. 6. dice , liablan- 
do de esta venida de Elias: Qiae coh-* 
vertirá el corazón de los padret A tut 
hijoty y el de Ict hijos á tul padretiti 
En tsi^ lugar eo vez del verbo conKr^rt 
tet ponen los lxx. ¿TfojcaT^Tr/i.íreí, 
restituirá , restablecerá : que ei el mis- 
mo , que usa S. Mathio , y tambieú S. 
Marcos. 

3 Algunos refieren estos sufrimien* 
tos al Hijo de Dios : otros -á Elias , ex- 



reformará ;tódas las,. cosas ;^ :. y 
comq está escriio^acercii 4eLHijo 
del' Hombre , debe padecer oui-*^ 
chb , y será despreciado '• 
.. 13 •ftfas;digDos^^ue^£Iias.ya 

quisieron) como esta escrito de 

. 1 3 , J .vipíi^dp Lsns ;discípu- 



plicándoló de este modó:'fis verdad, 

3üe Elias vendrá primero i y que pa— • 
ecerá mucho , y será: d«qireci¡i<Ía dtl 
mismo modo , que el Hijo del hom^-* 
bre ^.de quien está escrito , que tam- 
bién padi^eerá , 8c^ BU »l texto Oñe^ 
go se Ipe la |?<klabra . ij^opftt^-^:,: jtta 

anonadado , tomada al parecer de IVi-; 

NiBL IX. 2^. para significar el tiltiníd 

g^ado de abatí toieo'to y humniacion , á 

que liabia -de- s^r r^uci4o, .e) $(0or; 

Philip. II. 7. 

~'4 este es 'San Juap Bautisfa, qoé 

habia venido; en la virtud .y^eipínta 

de EUas..V^se el; qap^.xviu 10. ix. 

de S. Mathbo. Xas palabras del texto 

se refiere» k lar venida del Batitistar. 

que aouuciárojí los Priipt^tas; y no 4 

sus persecuciones , dé las que nada di-^ 

xéroo. 

• ■ • .1 

t Matth, xvif. 9* b Malach. iv. 5. c Xsai. luu 3. 4* d MettK xvu. <a* 



ca eos ^ et Scribas conqtdftntei 



^ j 



j . 



de multitud de gente , y que los 
Escribas estaban disputando con 
eHos *. • 

14 ' Y todo- el pueblo viendo • 
á Jesús y quedó suspenso, y lle« 
vs» de*ten¥0^ áiCtltf^roft Corrien- 
do á saladárie. > ' r . 

'15 Y tes prtgtmtó» : ¿Qué 
es de k) que estáis - disputando 
entre vosotros? 

''\& ' Y irespOndiendo uno^'de 
cttóe" "la «ge«ie , Miato : Mdtstí^> i 



14. JBr cMfuthn omfiU popu- 
la videns Jesum, stufefactút-^stf' 
tt' expáveruta^et ¿cto^rintes^ ki- 
lutabaut tum, . ' < 

I $ Et interrogavit e&s : Qídd" 
Ínter ^ vos conqairith^ •' 

turba V < kíM^ : ÍIagis$er y úte^ 



fUium tneam^ ad'téhái>éHtéffí^^i>^l te he trahido mi hij6 , ' que eetá 

fhufií mutum:- ■ - ^ ' :" poseído de' HA espíritu mudo *: 

17 ' Qui . ttbícttm^ étt^ ap^ '17 Y dbnfde «Quiera que le to- 

jnhenierit , i>/<i<U» illuín , ií( ma, le 4lra> é^ntra la tierra, y 

sfumat , et strÜet Í¿hítítnít , '' tP le hace echar espuma<itijo^ ^ V y « 

an?4rf> : tt 'lUdci ¿iíei^pMGj M» craxii* loi Aic^tie^ ^'« y seWá^se- 

ut e^ieerent iñim ^ ep wih j^eft^J i caado^^ f'dixe^^á tus discipü^'^ 

runt. • ':'-: los, quele lááia^fíi, «y no puv' 

. 1 8 J3**i tespondens' ei¿ y 'di- •iS. Jesús les respondió, y di-" 
xf t : O generktto irtíf^dúki y ^aíthi xo : ¡ O generación incrédula I < 

diñi i^id eos* erdí^ ^Qííüfkdiu >úos } HsUtU qáanáfo'' estoi^con vóáb- 



pp .<£(. antt/eriinl ittm.' £f 
cum vidisset ecim ^ st^m ' ífí^* 
tus' efínturbavit iUnm : ^et etiius 

ft £1 Grfegbí í x¿t* ii^Ypcorvo-t *rb¿í 

ypct^/UctTÉTí , y preguntó á los Escribas, 

r*$ Bl ttníriYb^ (pw le poaf^ia , le te^ 
Bia impedida el uso > de la lengua , y 
^ ios «idos. Este eodemooiado « uoa 



tlds? jflftsta*^tlindb tís sufí'iré ? ' 
7mhaim6le * ilíl. - " ; 

• 1^ ^^ 5é'lt tráxéfón: Y luego' 
que le vio , comenzó el espíritu- 
ár arcrmemarte : y est^eUaido con- 



■ii^ 



■»»♦ 



V'A.^ 



M i 



ciéoo de diferea^es pasión^ y vrcTos, 
que el demonio le sugiere. Por (ultimo 
se seca^ toda-, y queda slo xugo,^ por- 
que por punto» se- vá apartando 'masb 
y mas 4el diviao rodo d« ía grücia». 



viva-^iviágeii'drt estado, en que se ba«. que.es> lai.qiie.la ba d^ maptcaer eu 

vida. Y este género .de dAfflohios oo se 



Ud BBtaima pDsekba 4eL demonlow Está 
mudrVponiue su orguUo Jya\laipide rert 
Gbnadat ,'iy coof^iar su. pecadn^w .Tiene 
cerrados los oídos á las i nspl raciones 1 
dhBl Cselo£ asida' i.lOs ob^os de la 
tierra , y agitada violeataoiente de un. 



edM' fuera ,eCO«io d!ce despuos. el Se- 
Oat >▼• . 9Ji.psiflti con mu^faa ocadoa y 
ayi^no. . , '.' \ . ^ , • •• q 



a 



wi 



¿lie. iz. 3S« 



t; 



ffi urram » Wtffabarar sfumans, tra latierra^ se re¥okaba echan- 



so Et interrí^ivoit fatrem e- 
jus : j2<^''^i*''* temforis e$t ex 
quo ei húc aci^idki A% "tile aiP: 
Ab infantia: . , .' 

31 . fií fteijitenier cum in.\ 
ignem , et in aquas misH ut eum . 
ferdereu Sid lí q^nd fotts , -ad' 
juva nof , mifertus nostrL 

'^x ^ Jesús í^títem a}t UH : Si 



do espumarajos. ' 

ao Y preguntó al padre de 
él : ¿Quánto tiempo ha que le su- 
cede esto^/í él'dixo: Desde la 
ioÉsmciaí . / 

.%i T.nmchas veces le ha ar-^ 
rojado en el fuego , y en las a- 
gaas'i para* acabar con éL Mas 
si algo puedes ^^ ayúdanos ^ a-. 
piadado de nosotros. 

93 T Jeáus le dixo : Si pue- 



píftju orjpdert , , omp^ fQSíibífia<í di», creer ^ v ^odis las <!osas son 



s^nt credentí 

33 Et continuo eMchmanf fa^ 
ter^ueríf cutn lactymis ujewt: 
CreoQ , Domine : adjupá incredih 
litatem meam, < .» . 

34. Et cum vjdettt Jesutcon'^ 
currentetfii tf/irh¿trn , ^omrmwttus 
€st spiritui immundo ^ dí^ns illii 
Sur dé f et mute sfiritus , egoprts- 
cipio tíbi , exi ab eO : et amflius 
fie introé'asjn eum* 

.as Mt excl£m(>nf f ep,ínultufi^ 
áiscerfeins jeum^ efiüt fiÜ eo ^ e%s 
factus est sicut .mprliiu; y. Jlanfí' 
multi dicerent : Quia mortuus 
eft. -^ ' •-■ 

. 26 Jesús autefHi tenens, ma- 
num ejus , elevavit eum , et sur^ 
rexit, 

2*if Et cuín introiíset iñ do-^ 



posibles para el qtie cree; 

33 T exclamando luego d 
padre del muchacho , decía con 
Ugríoias r Crto y Señor : ayuda 
mi incredulidad '« . . 

«.34 .X.<|uando yió Jesús, que 
la gente iba eoncurriendo en tro- 
pel , amenazó al espíritu inmun- 
do, diciéndole ; Espíritu sordo y 
mudo, ^y yo te mando ^ sal de él: 
y juo^triss mas en éL . ^ 

,.ii.5,. Eo^ces :dando grandes. 
alaridos^ y\flaáltiatándol9 mucho, 
salió de él 9 y quedó como muer- 
to y de panera 4ue muchos de- 
cían : Muerto está» 

26. Mas tomándQle Jesús por. 
la mano , le ayudó á aliarse ^y j 
se levantó. 

27 T dé^üéá y que entró én 



z Por estas palabras né ceba bien 
de-ver, qued padre tenia una fé muy 
flaca , pues dudaba., del poder de Jesu- 
Cbristo , y por oootlguleme. 00 reoooo- 
cíe auD su DHrlaidad. 

3. Para-IMos no hay coia Imposible.' 
Mas Dios 00 quiere todo lo que^ puede» 
Hubrera podido curar al hijo , aunque 
el padre no tuviese fé,i i^ré inulto, 
que la curación del hijo fuese efecto 
de la fe del padre. El .Seflor le ios* 
pird la que era necesaria , quaodo le 



difo: Si pueÚ€T ertar.^Y aof eoselM 
también al mismo < tiempo, edmo ho- 
rnos de acudir á Dios , de quien de«« 
peode todo nuestro bieo , para que a* 
vive la nuestra , quaado le pldamoi ta 
salud , y comcion de nuestcas almas. 

3 Supla 'tu bondad,' lo que fiílu 4 
mi fé.. •^\^^'' A ' ' . 

: 4 Soréé p muda , por los efectos quft 
causaba. 
S Otros : embeitál^ , y /# ¡iváñiá» 



CAp^íiTuxo' ir. 255 

rifipm., üscifuU tJBf secreta n¿- la casa ,1 sus diseipulos le pre- 



.tetrogabant eum: Quán. snrnaei 
fotuimus qieereemmi- .i. :/i:^' 
>' ; ' ^8^ Eí ábdP üUí : Hac ^nus 
iin^nuUoifaíest exife^ nid in ara- 
ítmnc\y eti.J€Jimi(K > 

^'j^f E^. inde pfo/ectí fratev" 

£ediebantur Galtlaam^^nec ooie- 
t^.quemquam $cwe* 

Jo» juas.^ .et deceba^ illit: Quf^ 
niam FUius hominis tradetw in 
^numus haminwn , et ocddent^e^imy 
Ü octisus .tertiá dh resterget. • 



I 



¿iuit9baa aparte ' : ^Por qué úo 
le pudimos noBotvos lanzai;^ ^ * 
■ 2%^ \Y\ Jes dixb : " Esta casta ^ 
con nada puede safír , sino con 
oración , y ayuno. 
. 99 Y habiendo partido deaUí, 
caminárpn mas .allá de Galilea, 
-yino'qaeria que nadie lo süpie- 



';'. '.A* * 



¡i. 



SV\,tAt>ilU.ígnoríAaeit' ven- 
lüsnij: et'. timewint ,'snte^pr^án 

32 Et venerunt Cafhamaunk, 
Quieúm dome efstnt , interro- 
éoiiM^ eos s 'Quid in vin tracto- 

x.,il$.,.Atiiili taeAant , siqup- 
dem in via ínter se disfutave- 
rant b , qjBÚs earum major esset, 

- i± Et residens VócBvit dúo- 

.decim , ei ..ffit ifUs ; Si quis vuft 

-frimusi^sse' , - mt omnkm -novfj^ 

stmus , et omnfem ndrii^ei'. 






35 Be accifiens fuerum^ sia- 
tuit eum in medio eorum : quetn 
cám comflexus esset , ait illisi 

. 36 Quisquis unürh^)gp^''hujií^r 
modi fucris receferit in notfiSne 

Z MS. So* dieipiüt tn fáridat. 
a ' De demonios. 

3 Lo ooooclese. 

4 Porque 00 podían comprebender^ 
cómo U salvación de los boxnbre^ de- 



30 Y ensefiaba á sus <tiscipu- 
los, y les deda^* £1 Hijo del hom- 
bre será entregado en manos de 
4iorabreis , y le harán morir , y 
después de nnierto iresucitará al 
terGerQ4^ - >. 
> 31 v fioptt ellos inoentendia» 
esta^pabbca^ ^ y tengan el pret. 
guntarle. * 

32 Y llegaron .á Caphtn- 
fiaúm ^. Y quandp estaban e^ la 
casa, les pf egunuba ly^jQKé ^btás 
«ratandc por el; camino? .i. 
V 33 Mas^ ellos callaban^ por. 
que en el camino habian alter- 
cado entre ú , sobre quál de e- 
Hos .sería el mayor.! 

34 Y seiitáiydose,. Itatné á los 

'dqccj-iyleá iái¿oií5i^lg^W qui¿ 
rre'*terel primero / «era el po»- 
\irtfo de todos,* y el siervo de 
UodoSb 

3 j Y tomando un niño , le 
puso en oiedio d¿ eÜps; y después 
^e haberlo -abracado , les dixo: 

.^ 3^ *^*Q«%'iÍ!?r^;,4tic recibiere 
í Uno de estos ni&os en mi nooír 

pendía de un media tan extraordioa- 
tío; ni sabían concertar los oprobrios 
de la cruz con la gloria del qoe vcola 
á redimir á Isra^. 
5 £1 Griego : 5 A-^tf , «''w. 



a Mátth* znr. ai. Lw. n. aa. 44» b Métth, xvxu.. i. £»«. ». '4^* 



25<5 SAN M 

meo ^ me recifit : et quicumqwe 
/me susceferh , non me. síktcifií^ 
sed eumy'4¡ui misk me.^ \. .1 

37 Resfondie 9 iilifJo<mnesy 
dicetu: Magisíer , vidimks quem^ 
dam tn nomim tuo ejicientem dm- 
ptoniá 9 qui non sequiiur jnos y et 
fróhibúimus eunu 
'. í^' J^sus úuum ai^jí^'Nidite 
práiibere eum ^ : *^^^^*<> ^^^ ^^nm 
4nti . faciat virtutem.: iíí nomine 
M9eo i ; et fosñf cita maté - loqúi 
de fue. 

39 ib**- '^^ ^^. ^^ oáv^T" 
aúm t70i4 .|iroii»>itt est. 

40 Quisquís c emmifotpm d/s^ 
derk vol¿s asHoém af#l injio- 
jmine meo y quia. 'Ckris& eitiss 
amen dico vobis , non ferdet 
mercedmn ,sw^m^ 

. 41 Et ^qiüs^s scaHdatizor' 
wiát jMiSum .0x. Mi fusUiís exiet 
dentibus . ín: ene. :' .bomm .eth-m 



A Vi c o Si 

43ce y á mi. recibe : y todo el ijtte 
á mlvfedfaier^ y no recibe á m^ 
sino á aquel que me eni^ió. 
• 37' T le jsespoadió.Jbaii^ di* 
-cieiido¿.:.&^i3e8tro , hemos visto 
á uno que lanzaba demoaios en 
tu aombDe^ que no nos sigue^ y 
se. Id Kcdf nos ^. • ^ 

38 T dixo. Jesus.r No se lo 
vedéis : porque no hay ningu- 
4k0\y jq^e-Juga- milagro en, mi 
•floq^bre^ .y epxc pueda iacgo do- 
cir .mal de mi .^. . 

^9;. .Forque el que no es con* 
tra. vosotros., por vosotros es ^« 

40 T qualquiera que os die* 
fe i bebeir.^ia 'Vasb- desagua ea 
mi nombrie, pojDqtie.soisxieChEls- 
to ^ : en verdad os digo , que no 
perderá su galacdon. 

41 . T todo a^iel'^queiescaiir 
4aU^eA-uao de estos pequeniv 
tos que creen en mí: mas 1¿ vaJ^ 
dxiá que se lé atase ái (áiellQ un& 



I Numer. xi.: ftS. «SemejtDts .al de 
Jos .Apostilles fUé el ifXo de Josué* 
quaodo rogaba Ü Moysés ', que prohl- 
-»iese pfophtttxár i Elcíád 7 Medftd. t 
.la respuesta 4e, Moisés; xk^ién 4ie#f, 
^qu9 toáot • lor del puebla de J>íot f^eipn 
Prophetai, y q^f ^1>Í6/ 'derrámate' tu 
etpiritu sobre elioti parece tambleki muy 
conforme á lo que el SeAor respondió 
á S'an Jua*. Como los Apóstoles ' erao 
aun imperfectos i es creible, que ha- 
cían estas. fír^0Ujitt9lil.3cflor« moví?* 
,dos de uo «efo fal^ é.Jrueresado ^ de- 
biendo mas^ bien alégrafse de que fuese 
gloritícado por efctos ¿f^ct«s milagrosos 
de su poder, con sola la invocación de 
cu nombre poruña persona que no te 
seguía. Se vé también , que .ni el don de 
ipropbecía t ol el de nacer milagros, 



es prueba infalible de santidad* 

a Como si dixera : E^ Obra pradi* 
giosa , que ha hecho en m( noníbre le 
InAindiri uoa cierta vétleraeioD^,' 7 Ib 
Jiáfi ./espetar el poder ^qpcemai éé a— 
quel que la ha obrado , y asi de ola* 
gun mcAid pbdrl habU'r xhardé él. 

3 Porque contribuyendo esta mara- 
villa del mismo moda^ f^ las que 
obraban los Apóstoles al acrecentamieo* 
-to'dél feyuo de Jesu-C^rlsto , aunque 
el qqeJa.hizo. no estoviese unido con 
ellos en Ip exterior, lo estaba eo lo 
l>rlticlt>ar;' porgue contribuía 1 ub mfs- 
'mo fin y > designio 4 que era- e| de su 
gloria. El texto Griego en lugar de V0^ 
sot rot, ' pbnc jMfOtrfu, 

4 Porque' sois de Ja grey 7 .rebatió 
del Messías , y perteoecels á su redlU 



a Lvc, IX. 49. 



I. Cthah, kir. 3. c Mattk, x. 43. á Maithm xvixi. 6 



t «> . > ■ * b • «fc 



>lk 



CAPÍTULO IX. 257 

»tiiáría cMo tjus ^ et in mch piedra de las que mueve un as- 



í 42 Et. a jf scandaüzaverit te 
fMnus Uta ^ . abscide ilhnn : ho* 
fmm.en tMddrihmtfaraire in 
mtam , qmm áiMs manus habefif 
tem iré in gehennam ^ in ^nem 
inextinguiUlm. 

" 43 Ubi vérmi ewrum'non mo^ 
fitur, et ignis wm extinguitur. 

' é^ 'Et si fes twus te sean" 
fidizat 9 . amgitta ilfum : bonum 
est tíbi ciamium intraire in vi- 
tam íiternamj quám dúos fedes 
h^ntím mittijn gehennatn ignis 
inextinguibiUs: '■ ' 

4$ Ubi b vermis eorum non 
maritwr 9 et ignis non extir^td" 
tur. 

46 Quod si ocuius tuus scan^ 
ddlizat te , ejtce emn : bonum Mstl 
tibi luscum introire in r^gmim 
Veij quám duQS ocidos htdmtem 
mitti wgebensiam iginis: 



no ' , 



47 Ubi tíenms eorum 
moritur » et ignis non extingiui» 
tur.* '• 

48 Omms e £nm igne sMe^ 



y que se le echara en el 
mar. * 

4a T «i tu mano te e$caada- 
liaire , córtala : mas te v^ en- 
trar manca en la vida, que tener 
dos manos , é ir al infierno y al 
fuego que nunca se puede apa- 
gar: 

43 En donde el gusano de a-^ 
queUos no muere ^ 9 y el fuege 
nunc¿ se apaga. 

44 T si tu pie te escandali- 
za , córtale : mas te vale entrar 
coxo ^ en la vida eterna^ que 
tener dos pies , y ser cebado en 
el infierno de fuego inextingtii* 
ble: 

4$ En donde el gusano dé 
aquellos no muere > y el fuego 
nunca se apaga. , 

46 T si tu ojo te escanda^ 
lixa , fehale ñiera : mas te va* 
le entrar tuerto en el reyno' 
de Dios , que tener dos ojos , y 
ser arrojado en el fuego del lú* 



47 En donde no muere el gu* 
sano de aquellos, y el fuego nua-* 
caae apagad, 
c '4$ . Porque todos serán sala* 



X El Griego : ^i-d-^^ ^?üxk » phdra 
ié molino, 

9 Por nombre de gusano eotieoden 
iM Padres la . coocieocU del peced^i 

2ue atormentará y remorderá sin cesar 
'los condenados. 

3 No porque en el <üelo ha^an do 
durar estos defectos 6 jmperéBCciooeSy 
ni otra alguna , en los que las hu- 
bieren tenido en esta vida ; sioo para 
sigolficar « que vale mas salvarse , su* 
friendo acá qualquler trabajo 6 desgra- 



cia , que condenarse , disfrutando acá 
todas ias comodidades Imaginables. * 

4 Este castigó tan espantoso se ve- 
rificará iofalibiemtnte en ^U>s reprobos. 
4 Quien no se aterrará « exclama Sa« 
AcoSTiN , oyébdo está tríj^le repellctoa 
de una pena tan terrible, áendo eimis* 
mo Dios el que ^os amenaza con tanta 
vehemencia? ¿Y quién no separará de 
sí luego aun aquellas cosas , que maa 
estima , quando4e son ocasión de ofeiH 
der al Sefior ? 



a Jfatth. V. 30. et zviii* S. b Xia/. unri« 34* c Levit* n» 13. 
Tom.L R 



2$3 ' ^AN MjÍ RtOS 

tur y e$ 'imms victima sa¡€. sa* dos con fuego ^', y toda irictífos 



lietur, 

49 Bonum a est sal : qítod 
si sal insulsum fuerit | in quo tl- 
lud condietísi Hábetein voms salj 
€t focem habite inter vos. 



será salada con sal ^« 

49 Buena es la sal : mas si la 
sal /perdiere su -sabor I ¿coa qué 
la ^sazonaréis ^? Ten^ ¿ü en yo* 
aotros ^, y. tened pa¿ entre to* 
aotro& 



z Todct^ ett»es» los eoiiitoMdoj>» pa- 
ra quienes el fuego será como uoa sal, 
que los hará incorruptibles en Jos tor- 
inentos. . 

9. T toda victima. Aquí el y está en 
lugar de sicut^ como. Lo que alude ¿ 
lo que el Sefior ordenó en el Levit, tú 
13. que se awKoaase con sal todo lo 
que se le debía ofrecer. Los condenados 
ion otras tantas victimas de la Justicia 
Divina. 

3 £1 Doctor 6 Maestro, que se afiair* 
ta de la doctrina del Evangelio » 7 de 

. a Maith. v. 13. Xsv. aiv. 34» 



l« djsdplimí sáiudsiile de it Iglesia Ca-* 

thdlica , de ningún modo podrá reco-; 
brdr su virtud estando' ñiera de ellai 
Asimismo los que abusan de las gracias 
que Dios 4es hace ,• son oomo la sal de- 
sabrida , que para nada valen , sino pa« 
ra ser arrojados en el ftiego. . 

4 £8ta sai representa una saUdor 
ría y que sea de lo alto « y según Dios, 
y que se encamine á^la ca>idad , y á 
la conservación de la paz de naos con 
otros* 



CAPITULO X. 



i . 



Resuth» el Señor la qSe^tian del divouiOfiegaL Rteihe A los. n^os^ J 
los bcridiae, Difkidtad que ve:. halla en los fieos- foiKU foderse salvar» El 
fremio que tendrán los que io dexáron todo for Christo. Avisa de nwe^ 
vo á sus^discífuhs.f que dAia fadecer j y resucitar»,. Repretiúndiendo á 
los hijos^ del tckedéo^^ toma ocasión vara enseñar á susdistíffdos.^ptá^ 
les son las frtfAacías á tpue debían asfirar. Restituye la vista . 

al ciego Bartiméo. . ' - * . 



1 Jojt a iñde exurgens ve- 
mt in fines Juda^ ultra Jorda- 
nem : et conveniunt iterum tur-* 
ha ad eum : et sicut consueVe- 
rai f iterwn. docebat tilos». 

2 Et accedentes Phqrisceif iti- 
terrogabant eum : Si licet viro 



I Y partiéndose de allí se 
fué á los téraÜDOS de la Judca 
de la otra pane del Jordán : y 
volvieron las gentes i juntarse 
i el ; y de uuevo loa enseñaba 
como solía.. % 

a Y llegándose los Phari- 
séosy le preguntaban por tentar- 



a Mmtth. xa, a. 



C A P íiT 

uxorem iimkUre y tentanus eum. 

3 At Ule resfmdens y dixh 

t\s i Qidd vMs frmeefit Mcysfsi 

. 4 jgttf dixfírunt » : Moyses 

ftrmút libellum npiidii scnbe^ 

re y ei dimittere, 

5 Quibus resfondens JesuSy 
ait ; Ad duritiam cordh vestri 
scrifsit vobis frteceftum isiud, 

. > 

6 Ab initio autem creatu^ 
ra b masetdum y et feminam 
ftcit eos Detis. 

7 Profter c hoc relinquet Ao- 
ifio fatrem suum y et matrem , et 
adJuírebit ad uxorem suamy 

8 Et eruñt << dúo in carne 
ufkk Itaiiue jam non sunt duoy nd 
una caro. ' 

9 Qvnod ergo Deus conjunxHy 
hamo non sefaret* 

xo Et in domoiterum disci-' 
puli ejus de eodem intern^ave" 
runt eum. 

II Et ait illis i Q^icumque 
dhniserit uxorem suam y et aüam 
« adultermm committit 



sufer eam, 

12 Et si uxor dimiserit vi-* 
rum suum y ef alii nufserity 
fMchatur. 

13 Et offerebant illi farvu» 



le : Si es Ucico al marido repu- 
diar á sví muger K 

3 Mas él respondijendo , les 
dizo : ¿Qué os mandó Mbysés? 

4 Ellos dixér<Hi ; Moysés per- 
mitió escribir carta- de divor- 
do ^, y repudiad. 

5 Y Jesús les respondió , y 
dixo : Por la dureza de vuestro 
corazón os dexó escrito este man- 
damiento ^y 

6 Pero al princ^io de la 
creación y macfao^ y hembra t los 
hizo Dios K 

7 .Por esto dexará ^ hombre 
i su padre , y á su madre , y se 
juntará i su muger^ 

8 Y serán dos en una carne. 
Asi que np son ya dos , sino una 
carne. . 

9 Pues lo que Dios juntó, el 
hombre no lo separe. 

10 Y volvieron á preguntar- 
le sus discípulos en casa sobre lo 
mismo. 

11 Y les dixo : Qualquiera 
que repudiare á su muger , y se 
casare con otra, adulterio come* 
te contra aquella ^, 

12 Y si la muger repudiare 
á su marido , y se casare con 
otro y comete adulterio. 

13 Y ie presentaban unos ni- 



I Por qoalquier causa : v|de Mát* 
six. 



a MS. jye repoyamiento* 

3 Para Impedir de alguo modo 16f 
gnmdet excesos , qae si a aemejaote to- 
wcaoda hubierais cometido contra vuea* 
traa mugeres. Mandamiento le llama el 
fiefior« en quanto estaban obligados i 



escribir el libelo de n^odlo eo caso de 

divorciarse de sus mugeres. Pero para 
este divorcio solo tenían fermiio en. la 
ley 9 00 aaandatnu 

4 MS. Matio , e fémbíta. 

5 Se ha de suplir : y iixo, 

6 Contra la primera , faltando ft la 
fé , que le debe. 



a ,jyeuter. xxiv. i. b Genix, i. 27- c Genei' 11. 14. Matth. ziz. S* 
I. Corintk, Vil. 10. Efkei. ▼.. 31. d I. C^ritlu ru l6m 

Ra 



itóo SAN M i. R c a s;^ 

los ut taft^rH Ulos. Discipuli ¿m* ños para que Iqs tocase'.. Mas 



tem comminabantur nfferetitibus. 

14 Quos cum videret Jesús j 
indigf%i talit y et ait Hits 2 Si- 
nhe párvulos venire ad me y et 
ne frohibueritis eos : talium érüm 
e$t regnum DeL 

1$ Amen dico voUs : Quis" 
quis non receferit regnum Dei 
velut farvulus ^ non intrMt m- 
iliud, 

t$ Et complexans eos y et ifA- 
fonens manus sufer iilos y bene" 
dkeba^ eos. 

ij Bt cútn egressus esset in 
viam y frocurrens quídam genu 
jksío ante euniy vogabat ^um >: 
Mí^ster bone y quid faciam ui 
vitam étternam fercipiami 

1 8 Jesús, autem dixit er : Quid 
me dicis bonumi Neme bonusy nisi 
unus Deus. 

1 9 Pracefta b nosti : Ne a- 
iulteres y Ne occUasy Nefurerisy 
Ne falsum testimonium dtxerisy 
Ne ftaudem feeerisy Honora pa^ 
trem tuum , et matremp - • 



ao At ük rcsfondens , ah^ 
illi : Mapster y hac omnta ob^ 
serTXiüi á juventute mea. 

21 Jesús autem intuitus eum^ 
¿tilexit eum y et dixit ei : Unum 
tíki deest : vade , quétcumtjue ha^ 

1 Para que pusiese sobre ellos las 
nanos, y los bendixese. v. s'6. Esta 
beodicion del Sefior daba la gracia á 
á los niños, de que soo capaces aun 
antes del uso de razón. 

2 la divfoa palabra, y la predíca- 



los discipuíos re&ian á tos que los 
presentaban. 

J4 Y quando los vio Jesua^ . 
lo Aevó muy á mal ,* y les dlxo: 
Dexad ádos nifios venir á mi , y 
no se lo estorbéis : porqixe de los 
tales es ei- réyno de Dios. ^ 

I f En verdad os digo : Que 
el que no .recibiere el reyao de 
Dios ^ como niño , no entrará 
en óL 

16 T abrazándolos y ypo- 
iiiendo sobre ellos las maoos^Jos^ 
bendecía. 

17 T quando saliá parapo» 
nerse en camino , coixió itno á. 
él , é hincándosele de rodillas, le 
preguntaba : Maestro bueno^ 
¿qué haré para conseguir la vida 
exerna? - . . k 

18 T Jesús le dixo : ¿Por qué 
nie dices bueno? Ninguno bueno, 
sino solo Dios '. • 

19 .Bien sabes los manda- 
mientos : No bagas adulterio: 
No mates : No hurtes: No digas 
falso testimonio : No hagas enga« 
fio : Honra á tu padre, y á tu ma-« 
drer * /' 

ao M^ él 1< respondió , di- 
ciendo : Maestro , todo esto be 
guardado desde mí juventud. 

ai T Jesús poniendo en ¿1 



los ojos y le mostró agrado ^, y 
le dixo : Una sola cosa te fal- 



eton át^. Evangetto; 

3 MS. Sino JDfox jmwro. Solo Dios 
es eseBcialAeóté y de $1 «lismo bsenow 

4 £sto es , con alguna sefial ener-» 
na aostrd , que le habla agradado su 
respuest». * # 



a Jíatih. iix. 16. Lu^ zvni. iS. b £i0d. xz. ^3, 



C APÍT 

Jbes véhie » tf ia fouferibus y e» 
lokb» theimrwm in. <mo : et ve-- 
m^ sequete me. 

■ 33 Qué contrista^na in verbo^ 
abüt meerens : erat enim habens 
midtof possessiones. 
i 33 Et circumsficiens Jesus^ 
me discipdis suis : Quám diffiá* 
le qui fecunias habent , in regnum 
JDei imrüíbuvtl 

34 Discifuli auUm' Astujfe^ 
scfkifi^ fti vertís ejus. At Jesm 
rursus resfandens aie illis : Fi^ 
lioli y qiMm, difficUé e$t , cpn^ 
dñaes tn fecimis, in, regnum JÓei 
inertnrei ^ ' i 

35 FacÜins est y eamelum per 
foramen acús transiré y quam^ di- 
vitem^ intrate in regnum JDei. « 

< alS (¿ui magju admirabantur^ 
Vicentes dd. sérnosos i Et ^ 
potest síüvus fieri* 

37 Et intuens Hhs Jesusy aiti 
Afníd homnes impassibüe esty 
sed ntm gpud Deum : omnia enim 
fossíbUia sunt apud Deum. 



• «í 



■\i 



3S £r ^ ccrpi> ef Pe^nif dke- 
ire : Ecce nos dimisimus omnia, 
et secuti sumus te. 

39 Respondens Jesús y Mt; 
Amen dm voUs : Nemo est y qd 



TT L O X. : 161 

ta^: andft, vende quonto tienes^r 
y dalo á los pobres, y teadrás 
thesoro en el cielo : y yéa y si- 
gúeme *. ; . 

33 Mas él, afli^pido al oír 
esta palabra , se retiró^ triste ': 
porque tehia muchas, posesiones.' 

• 33 Y Jesús mirando al re- 
dedor y dixo á sus discípulos: 
¡Con quinta dificultad entrarán 
en el reyno de Dios, los «que 
tienen riquezasl . 

34 Y los discípulos se asom- 
braban de sus palí^Htis. Mas Je- 
sús les respondió otra vez* dicien» 
do : Hijitos y ¡quán 4ificii cosa es 
entrar en el reyno de Dios' los 
que confian en las rftquiezasi . . 

. 3$ JMas fácil. cosa ies .pasas 
un camello por el ojo de unji 
aguja y que entrar el rico en el 
reyno de Dios. .. . ^ 

• 36 Ellos se majrav|llaban,áaÍ99b 
y se decian unos á otros: ¿T 
quiién podrá salwse? ..t ., 

37 Ent^nce^ mirándolos Je- 
sús, dixo : Para los bomhros ^« 
cosa es esta , que no puede ser, 
mas no para Dios: porque para 
Dios tocUs.iaii'jCosas -son posibles. 

38 Y comenzó 'Pedro á de» 
cirle : ^e aquí , qúi nosotros facr 
mos dexado todas las cosas ^ y te 
hemos seguido;. 

39 Kespondiendo Jesús, di- 
xo; En verdad' os digo, que no 



. 1, Se entiende: pawa ler perfecto.' 
% £1 tecto Griego afiade ,.¿pct$ rv 

SoLo^lf y tomando la ervz, 

3 Mostriadolo aun en el semblante. 
*4 MS. Es ^antra ^ cmbrer , éf«. 

• 

a 'Matth. sur. 27. ¿w. zvzu. 38» . 



ma/fio^/gti4|ifr0i>fo/»Í>Ios puede last- 
rar al siúo el desapego de las riquezas, 
y con stt gracia poner en su con^op 
el espíritu de pobreza ,. sin el qoal d» 
se entra en el reyna de Ms délos. . - 

R3 



26m san X 

riHquerh -éhmum y au$ fratteSy 
sut sQf^r» , -aaíl fatrgiihj aat ma^ 

fue, et froftter Evar^eüufn^ 

Sd . ¡¡¡ui mm imcipioi a/mies 
tdfiMM% fcmic in timporé hoc , d^ 
mos y t$ fra$ri» y et íOfí^res y 0$ 
ftíattn I 01 füm \ «f agros y €um 
jHffsKUtmMiwi ^ tt m smcuhfuM 
«nrik tkBéi metnmru 

f £ Muni ^.autitn ^rrnit ffi^^ 
mi nwjtssimi , éi novissiím frí* 

Mtik 

$% Ermn moem oi mi im 
scendmu$ Jiposoiymom i it pf0* 
ietkbatUtH Jesut y e$ ivmbaim 
it sequentu timAimt K Et áiáUM 
menl i$efum átiédeám ^ cmfit %^ 
üi c^icMs? ^ik^ 994€nt H Mrn- 

33 Q^a eece Amnáérntu-^ /t*^ 
twatymdm ^ et^^iEkM- hwmtds 
Priukiitf Prkuséfüms Sáe»d<Miih 
€t Scribís y n Uttkfñbui , :et dm^ 
mtuilHint 4um morif , «9 trfíknt 
ium-g/tml^im 



Akc 0% 

hay ninguno ^ ^WiíayridRaML 
evia y d kmtnmxmf é' p^ásé^ A 
madre , 6 hijos , ó sierm por tnl^ 
y por el Evangelio, 
: fo Qm «to. Ifedfaai.ejbi tan- 
tos, áhor^ en eüe tiempo, cstt* 
ssLSy y hermaúos^ y bcrasanUy 7 
mmátcs y é fa^r y tiectfas ,: oba 
per$c«ii6ioii^ ^7 y «A- d aígl» 
irenifiterd^la «kbewtvMk 

31 Mas Diuchdiptiintfo&iiík 
rán postreros, y postreros pri- 
mara. 

3i T esiftban oír ¿ cmdaa 
pttfa '««Mr i Jcmáütéftif y jcsn 
ite delante át eUof ,^ y ta manu^ 
válaton ^: y Je dggulu con tim^ 
do» Y volvieiido á tomaí apalüé 
á los dooo^ cdGfieAtó á 'deddes 
IkB 00M6 , .que tasbian de f«ak 
sobre <!••.• 

33 He aquí nosotros subi- 
tfioi ^ i JmsHUM^ y' ^ üijo 
cMt/ hombre 4aeA'«otrd|stdo* ka 
Principes de IbB' §aOBFÉMe5V y ft 
loa EiorJbaa^ y á toa Ancianos, 
y le sañténoiitán A mveatei y k 
«ntregaiéA I loa Cencilos¿ 



cpmpeosade'U (fé^vtm que» hubiere- 
jnuB reouociado. todas las costa ppr a- 
inor d^^ jtiú'thfUío. La grorbr dé xtñ 
chHstauío há di ««r U dé eaaf^nittiía 
000 la ifloigea del Hijj» da piw^ te-^ 
niendo parte eii su cruz , pa<» partid- 
pat despo^ á^ su atoffaw Si paiteemor 
pmtamtuH ívn tí-^patA.qtts pmtgfntnt^ 
€OtL él seamos también glorijUcadoi, Paol» 
Mom. viis> 17. y esta es verdaderameor 
le dar Dios ciento por unp en esta vida 
ci^rcitanda cbn trtbuiflcrames ; trabft^ 
jB& ft tui escogidas ; porgue ttíiné it» ifiíé 
fHKvrr» ffi9ir€9n' piedad en 9>ffx«^M#/f^ 
pmdeurin perrecuchn^ti.Titnotk. lii. la^ 
rtconspensauda «u pied^ coa ouevat 



sufrf mieutofy pa nt multiplicarles las 
fonél^ MlloHfAaa es ««ta ^«^ocida de 
muy pocos. Otros el cim* terttmtim^r^ 
ñlbuf Id trasladiaü , 4»n íñ medh de téé 

perseeueiones ; otrda ^ dMfMfft dé Ma jpA^ 
lecueiones^ 

a No podían comprelieader, cdm» 
caiñtnaba tan apresoradüfarate acia 
kcrusaMm V adobde te d ptsiecer. $a 
tcíbor oacid « d de creer que perderían 
la vid» junta mente coa él ^6 por lo 
menos de persuadirse, que quedarian 

grívados de la presenda f coibpatiia 
el que era todosuc6tisúeio.BcvA fu Aana 
* locíum. 

3 Se ha de suplir 1 p ^ wfu e dSm.^ 

4 rmme por la anima ate. 



a Mstth, xiz. 30» b Xkc. xyui. 31» 



CApfx 

34 Et ttluéknt n , et con- 
jjMies^ eum, et fiagdkaíntnt mrn^ 
tt hterfieient wmi e$ Urtiá di$ 
r$surgt§» 

35 JSr f^aoetdunt ai eum Ja- 
cofrtffy et Joannes jUü Zebedaiy M- 
€eeK$és : Magisier , «ofai mtM ut 
yqdgtiwfwf - fetímviue j fados 
notis. 

tú Jk Ml(t jürnt eie : {^uidl 
«irfrís «f fmimú vM¿ 
^ 37 £r €Ífxerttnt : Z^ sflétf 
«ir, ttmif ad^deítíemm tt^nij et 

¡ame in gloría tun. 

38 Jejm jMem oh m $ Nib- 
^cf tíe jfHÍrf p#al^^ i Poiesfb bi- 
ietpe fiotíeem ^ quem itg9 Ma : Au^ 
Jpaf iisn» j qm ega baftÍMr ^ bar 

^f M Uli jümnMt ei : Posr 
sumus*..Jn»s maUm a^t eU : «C^' 
ii(B0mm¿d(M^ft$eik>egebibOj híbe-^ 
fie : §t\oftiim9 , tp» ego boftíssor, 

40 Sedeen moem ad des^eram 
4WM»m , vei ad dniaram » onn 
j0 timum done mHj , md fi»- 
bKf faratum Mit. 

41 £» aiidíai^ex dccem c«e« 
MnMl ¿Ml^isarj ife Jacobo ^ Ét 



17 L O X. 2^3 

34 T le esearneeerin , y le 
escupirán-, 7 le azotarán y y le 
4|a¡t^áji ia vida : y al tercero 4ia 
nesucitaiiL > <« * ' 

3; JEotáfioes ' se llegaron % 
él Santiago , y Juan hijos de Ze- 
^edéó 9 7 k ¿xéron ^: Maeatro^ 
queremos ^e nos concedas todo 
lo que te fodieremos. 

16 T él les dixo : ¿Qué que* 
Mis qneosiiaga? 

37 T dixéron : Concédenos» 

alie nos sentemos ea tu gloria» 
aaoa lu diestra, 7 A otro i 
cusíakstnu 

38 Mas Jesus les dixo : No 
«lal^ lo que os pedís : ¿Podéis 
l»eb^r el <^r ^ue yo iisbp ': 
é ser ixaiitisados con el bauti»* 
mo, éooa que 70 sc^ bautiuido^ 

39 Y ^Uos i^ dixéco{i : Po^ 
demos. T Jesús les dixo : Voso- 
.tros ea yindad bebeseis el c^z^ 
-que «70 lxj)Of 7 aeseis bautiza- 
4o8 coa d bjiutisflio, coa que 70 
S07 bautizado: 

40 Masseoftane i mi dies- 
tra, é i mi siniestra, no tes mió 
-dsck) á .vosotccti ^ , sino á aque- 
llos para quienes está aparejado K 
. 41 Ti|u%ndoio6diezlooyé'- 
ioa» Gometiwácon á indignarse 
ooatta Saatíago y Juan» 



z Bnttfocet; esto es, luego que fe 
oyeron hablar de la Resurrec^cioo. 

a So S. Mathxo XX. 20. se atrl|>uye 
esto 4 la nuidre ; y aquí se dice , que 
AHten Iw irijos los que le pidiéoip, 
tioc^que fUéfiui ios que pertwfdltPiía ú. 
la madre que lo Jilciesei.^ eek tíivls^ 
neapcmcMéi Hf^n». «a* %%. jn^ *áb§i* ^ 

neotet en el reyno de Cnriato nMiiMsispk- 

a Máiih, ME. ^' 



pallados de muchos tratiatof. 

3 Desde el principio de so vjda co- 
mened á beber e( calfz de ^ F'asloo , y 
oontkiud IsiebléqdDlo alempce mieotras 

4. .Bn el orlfioal Ortega lUta el da* 
tivo vM,7r , vobis, 

S MS. Aftf/ é ie* fuf 9t aprestada 
4cí mh Padrt^ * 



R4 



¿64 



SAN Mineas. 



• 42 Jtsus auíem vooans Wy 
mt illis > : Satis quh hi , qui vi* 
de»itur frincipart gentüms » do- 
minantur ef| : et Principes earum 
poiestatem habent ifsarum. 

43 N(m ita est aatem én w^ 
his y sed quicutnque voiuerft fíeri 
tnajor j erit veiUr mnister: 

• 44 ;Ef .qtácumque .vúluerit in 
vobis primus esse y erit amrmm 
jttrvús. 

'4$ Nam:>etfiiius hotmnisnon 
venit JA mnistraretur ei , sed ut 
ministrarety et daret atiimam suam 
^edemptionem pro fhuiftV. 
< 46 Et ^ vtíúunt Jericho y et 
:profkiscente eo dr Jericho , et 
disápulis ejus y et plurimá mul^ 
tituátne y fiíius Tmai BarútrneoJí 
4:tt€us y sedebat'ptxta viém mefi" 
■Acans. 

47 Qui cum auditset quw 
Jesús Na%arenu3 est y ccepit da" 
tfnare , st .Acere : Jesu fiU Da^ 
vid y miserere meí. 

48 Et comnánabantur eimul- 
iú ut taeerct. At iUe inulto. ma- 
gis clamabát ; Fiii David mise- 

« 

Tcre>fnet,' 

-.49 Et stans Jes^s pra^fepit 

Mlum vocarL Et vocant aecum 

dicentes 4Í: A.fripktquhr Éstúisur^ 

ge 9 ^ocat te. 



42 Mas Jesús los naaió , y 
les dixo : Sabéis , que aqoeiki^ 
que se vea mandar .^.á las gea- 
ttSy se enseñorean de ellas: y los 
Principes dé' ellas tienen potes* 
tad sobre ^ias. . ' 

' 43 Mas no es asi entre toso» 
tros i antes el que quisiere ser el 
mayor ^y será vuestro criador 
. 44 • Y el que quisiere ser el 
primero entre vosotros, será sie0> 
v6 de tddos. 

45 Porque el Hijo dd bom» 
hre no vino para ser servido^ 
' sino para servir, y dar su vida 
en' rescate por muchos. , 

4^ Y fueron á Jericbó., y 

«1 salir de Jericho él y sus di9cf- 

pulo^ y mucfaaj; gentes tcon ellos^ 

Bartiméo el ciego y hijo de Ti- 

^ meo ^'y estaba sentado juoio al 

* camino pidiendo limosna. 

47 Y quando oyó, que era 
Jesús Nazftreao , comeóse á dar 
voces , y decir : Jesús , hijo .de 
David, ten misericordia de mi. 

48 Y le refiáan muchos para 
que callase. Mas él gritaba mv- 
chp mas; Hijo de David ^ ten 
misericordia de soL ^ 

4S> Y separó Jeáus, y le 
m^ndó llamar. üLlapian^ pues al 
ciego , y le dicen : Ten buen < á;- 
nimo : levántate , que te llama. 



... I Se ven \mandar ; esto es, maniént^ 
jpieooasmu familiar i I0& Hebreos. £1 
Griego: o¡ /i.^yxpi9i y los CranHes , los 

-^nmpaUá't y aun estos los t^tancoo 

]poder absoluto. 
^ 2 Ei Griego: i¿%ypLi t» ífMtygwan" 

ie entre tfototror. 
3 S. Mathso XX. 29. nombra dos 



ciegos. S. Marcos uqo solo , y esto sin 
¿uda por ser este mas conocido , y pof 
que siguió al ^ivloo Maestro , siendo 
.después uno de eus snas eéiebres disdr- 
puios.- Merihué^ quiere dedr, h^ de 

Timéo , lo que afiadid S. Marcos pam 
expliear esta palabra. Ber «■ Syrkco 
eignifica Mjp* - 



a Ltic, zxii, 2^. b Métth* xx. 89. Xm. xviii. 3^,' 



CAPÍt 
. {o Qui friíjecfo vesHmeníQ mé 
e^üiens > venit ad cwn. . 

51 £r resfondens Jesux dixit 
illi : Quid tibe vis facíame Cc^cus 
su$m dMdt ei : RaUnmiy ut «i-*, 

$2 Jesús autem ah iUi: JC/Hi 
de y fides tua te sahmm.fGciti'Et 
cfmf^stim vidity et sequehatmr eutñ 
invia* i 



^ .. f a Él arrojó su' capá y y sal- 
tando ' se f ué á. éL , . . . 

51 Y tomando Jesús la pa- 
labra- le dixo: ¿Qué quieres que 
te iugal Y el ciego le dixo: 
Maestro ^.> que vea. . 

$2 Y Jesús k dixo : Anda, 
tu fé ^ te ha sanado : Y lue- 
go vió;^ y le seguía por el ca*« 
mino *• 



* 

> I Jto ^1 texto Criego , omoV^^'. i^ 

máníáfidasé, » . *j i> .. h\jj 

a Ratíwti es una ^07 Syriaca, j^Ig- 

'nlfica lo mismo que ea Hebreo RaDb}, 

3 CoDodó y creyd que era. el JÉet*? 

sías. ' ^t ) r , ' " 

^' 4 Aq'ralos i qufeoes ¿1 Sefidr hahe; 
«ba lá grada dr leitltuir ¿( siip Mjnak 






/•; 



:,' •j-'- 



« • r r • 



J ' 



Y 



la^frdaéera4ttz \ dé que estaban prf- 
▼adps , deben Imitando á ene dego na 
pender de vista al.Sefior, sfguieiido sus 
pasos. Porqué la setíal más derta de su 
curadoo es , mmivuif , como dice Saw 
Pablo i. Tbexial. iv. i. en el camino de 
2>;ox de iu manera gve hsn entendido qu» 
iiébeñ caminar ^ára agradarla» 
'.'.'■'.. •" . 



CAPITULO XL 



Hace el SeSúr hí Butradagn JerusaUm, ^aldice una Juguera ^ y en« 
trombo eii>eLurn^ y edíajuem de Ü á hs que cwnprawiin y vendian, 
Instiívye áiSi/:$ dáscífulas soime h'eficaría'-en la €onfian%a en Diús y y 
sobre ptgdwar las injuríaxTmtíidas. Confunde á los Sacerdútee y qué 
le preguntaron con tpU autoridad hacia algunas cosas. 



1 Jui.t a cúw ,4^frópítiqua^ 
rent Jerosolynue, et Bethatfiie 4d 
rfnontein Oiivarmñ , wUtit dúos 

€X. dis'cifulis SMfSy. 

a Et ait illis : Ite in castel- 

.lum y quod contra vos est y et 

statim introi^ntes illuc y invente^ 

tis fuUum ligatum , sufer quem 



u.'^'t XtP el texto Griega se lee 

a £sto es, á Bethphagt^ qoe estaba 
entre BetJbanla y Jerusalém , y se con* 

. 

a Mstth. xzx. I. Lúe. xix. 29. 



I * JÍ ' quando se acercároa 
á Jerusalém ' y á.Bethauia cer- 
ca del inonte de kr Oi^ras J ^n- 
via des de su^ discípulos, 

a Y les dice: Id al lugar 
que está enfrente de vosotros ^y 
y luego que entrareis en él *i 
hallaréis un pollino atado , so- 

sideMba>dbaé 4in arrabal de esta gran- 
de ciiidad» Caueli^msí^i&ai la ifiUa, 
3 Bl Griego : %¡s «ttlrir , «n eUéh 



' r * 



t66 S~AK*M 

nemo adJme hommum stiit : 9qU 
vipe illum f a adducUi. 

^ Et s$ "^quif ooiñi JUrntrít. 
Q^ fmciUd dicki , quia J>úntt^ 
no necessariuM €st : ^ conMud 

4 £t ahiuníes mvmerünt ful' 
lum Ugaítm aa$i jamui0 fwns in 
hivío : et iokmni eum. 

$ £r quídam de ülic stantí- 

Ims dkámt. illif : 2^d factíif 
sdvmüs fuliumi . 
' 6 Qjtii dixerunt lis sicut fra^ 

7 Et ft dUxenait fkyitwn 4«| 
Jeium : e( tmponunt illi vesti-- 
menta sua^ et sedit sufer eum, 

8 Multi autem vestimenta sua 
straverunt in via : ^ ag0em 
frwides cadebant de arbinibus, 
a stenuémP invia, 

^ St qui fM^Mn^.» ^ 4U< 

I o {kfifibeitt^ b f^ miii$ m 
ilumine Domi fií : Benedictum quod 
venit regnum fatris iiostrí Da^ 
vid : ifyianM in MPe/jíi. 

,11 fií c MojrfiimP IcTHciy^ 
mam in $emfkm : et €Ví:^f(mr 
sfeotis omnMn^ ^ fíám Jam vípe- 
ra jgfset ifira^ p^nUf 4n tMfi^ 



ÁÚCOSb 
bre el que no bá a^rtxdo aun i^ 
gua homlMre: desata d lo y tea- 
iiedla 

3 T ai alguno oa dixem 
{Qué hjioai^ dadd que el S^et 
lo ha menester: y luego os le*de*> 
zara tnlier acá. 

4 T /ttéroa y hdiároa el pe* 
Uíoo «cado íi la puerta f«en ca 
la encrucijada.': y lo desaiaa. 

% T algunos de los que es- 

tai(>a«;t -^ ^ jias depUft s K^ ka- 
ceis desatando el polÜn¿í 
' ^. Bttp$ les respondieron co- 
mo Jesús les había mandado t f 
aetodraápoa:^. 

7 T ;];axéfrqa el ppUínQ á 
IfifW «i. y ccháccm joteer^él- aua 
ropas , y se sentó sobre éL 

8 Y muchos tendieron sus 
vestidos {>or el camino^ y otros 
cortaban hojas de los árboles , y 
¡j»imidkuí .per 4)1 oaaúaoír 

p Vioaque iban ddante, y 
los jfue aeg^áaa detris » •daban 
yqeaa >didendo : Howwmmi: 

. i« Sendito ^ qye viene en 
el nombre del Señor: Bendito el 
reyno de nuestro padi^e I^vid» 
d jyiid T^ne ^* Hosanna en las 
akucaa. 

1 1 T «n^4 «a |emsaMai ea 
el templo : y doapuea de bafccito 
JseofMiocuio todo , cono Aiese ya 
tarde , se salió á fiadu^iia con 
iof diícc 



I otros trasladan las palabras, itci 

«ttv ¿M<^«^ > ^ itm^^ afi,la.ca«i^. 

a MS. E iwnámmiet mimákr eí^tim 



3 £1 qual reyoo vemos curapllrte 
.tr «adtfija 7 4ftonHUfate« ^ue iMeae 
eo el Bomte'ilel Safior. VéMt S. Ma- 



a Tmm. XII. 14. b Méttfu zxf. 9. £»«• xu. 38. Pialm. cariz, afi. 
c Jr«ri A. uju 10. 



C'jkBÍrtf 

13 Cmíma.^ ^4iUM¿:lm^ 
g/§]fkum hmknum. fiMoi^ p9nH 
3i quid forte iiMmr^ H» tfi ; ^ 
ewH vinitíei-'md tmm ^ «¿tii üwe- 
«¿r ffiB^r fúíim i non tniñ^ erié 
Umfus jicorum^ 

H frmtmn . ^ftiá^umm fmtnimoif^ 
Et audiebant discifuli fpm /' 

. ij JE» tjvffftmt J^roXilymmn^ 
Et cum «fitt-oziJft m UMp/NfH^ 

Imriomm.^ .4^ oéttlf^driis vtrkki^ 
tímn columbas ^'^0rUtk,r 

. 16 S» no» nnebof «r fttínpNfm 
transferret vas per tempium: . 

17 Et deoehai ^ diacm el^d 
Nonnr : seriptiin».' e;r> i> ¿ QftiA 4I9* 
f»tf j mea ^ dmm% watnnds: V960^ 
hi$ar imnHms fftMmÁ'Véi auHm^ 
fecktii emn sfdtmcam /atromuni, 

Sae^datpmr^ f oriint jpk^nf ¿n» 



fto T otfo dii>^ coBAo satié- 
ví»a de Jkibaaia > tufvo haiiil»«, 

13 Y viendo á loi<^ itAa 
higuera que t«oia bo^^d, fué allá 
poc i6i' l¿bUatia a^eiUi casa ca 
eUa ; y ^ando Ikgió á tlla^ na- 
4a kUlésiiio^ hojai i poique no 
era tiempo de higos '. 

.14: ¥ re«pQikdü»4Q^ le ii%o: 
Nunca m^ cosiá imd& friHo lUi 
ti para siempre ^. Y lo oyénm 
sus discípulos. 

1$ ViencB pues á Jerusalém. 
Y habiendo eotiaido en d tem- 
plo^ cjoiBtazó.át eohac fuera i 
toa que -vcfeidián: f cQiBpraba& 
ea el- mn^Ió : y trastornó ka me- 
te de ios baoqueroo^ y las sillar 
de lew que vaiMÜao palocnas. 

id Y no oonaentia ^He.algu» 
no trasportase muieble alguno 
p(tti«L ttfttpla «5; ' 4 : 

y\i7^' Y teattiscftaha»dtrirt«te 
{Itfet eolá^ttci$l«i X Mi casa ^ casa 
de oración será llamada de todas 
laa gtríusl Mes voéotros la ha- 
M» faÉcba cueva de^ladronea» 

iS ^uttldá^lfi supieron loa 
BjpidQQipes.de Jk« Sacet^ot^a y los 
Escribas»^ )bi«8cabaA''cáá«o qtai* 



ét cogerse los trigos » <i de estar ellos 
SO sazón. Pero por 00 'haberlos produ^ 
cld^^sé jnonWiaaiaa ya.la InottlMad ^ 
tlci» 4e eU^* Viva> iaUlgeo ^1 pueblo 
fudayco ; mucha apariencia , y oiogua 
mito éé óbrts boetfts: 

a Figura del castigo sobre loa Ju- 
diáis. 

3 Alguna carga ^ 6 cosa oue flo file- 
te para el servido y culto de Oíos , a^ 
travesando por medio del teo^plo. Tal 
era el respeto , que quería que. se tu* 



viese k aqotí lagar qur estaba dedicar 
do á Dios. V sí este aelo mostró el 
Seflor por aquel lagar, que <solo era ü* 
gura del verdadero templa qu« tsosa^ 
tros poseamos ^^.^uA^látipos f que azo- 
tes' bastarán jMrá castigar las ii^eye- 
rtfu(^ss y pfmtiacióue» , qtié'ca<hl diÉ 
vemos en nuestros templos '¿ 

4 Vatictaa «1 - Seivr va en» lugar» 
fae ae baMaa da coMerulir tna()his ea 
ted»el «Miod»^ y coasagcarae a Dio% 
cooforme á I0 que 4isUa ¿f^iohoisaftaa 

LVI. 7» 



a Jf«#fA.au. 19* b |fa^4.vx»(r- IffrsiNuvjLbiXl.. 



209 S A N K 

bant enim eum y quoniam uvif- 
virs(t turba aámirabatur sufer 
doctrina ejm. 

: 19 Et dum vetfeta faáa' ú^ 
tit 9 tgreiiebatur de civitate: 

20 Et cúm mané transiremy 
viierunt ficum, aridam faetam á 
radicibus, 

• at • Et irecordatus Petrus^ di- 
xtt ri : Rdbtí , ecce fieos , cui 
fmledmsti , aruit. 

• 23 Et respondens Jesús , ait 
illis a : Habtte fidem Dei. 

23 Amen .dko oobti y' quia 
qaicumque ' dixerit kitic ' nMmtt ; 
TMere , et mittere in man 4 ep 
non heesitaverh in carde suo^ sed 
creiUderit , quia quodcumque di^ 
Kerit y fiat ^ fiet ei. 

• •■ .. i 

24 Pn^terea''^ dieo woUltf 
tmnia quatíumqae orames fentis^ 
credipe ^p»ia accifktis, et evenieiit 
vMs* 

- 25 " £r cüm stdbítis ad wan- 
dum c , dirmttite si quid babétis 
adversas aliquem : ut et Pater 
mester ^ qui iH calis ett^ dimii^ 
tas- vMs feceata vehra. 

26 Quod si vos non dimise- 
fitíst nee Pater mester ^ qui in 
aelis esty dimhtet vobis feceata 
vestro. « 

j^ 27 Et^ véniuhi rurstís* Je- 
fáí(Áysnam. Et cúm ambularet in 

.' X Secretameote ; jporque 00 podían 
suñ-jr que el Sefior los repreheadleie, 

ol que sos ofrendas se disminuyesen: 
liibMn resuelto quitarle la vida ^ pero 



tarle la vida ': porque le.teoiian» 
por quanto todo el pueblo estaba 
maéaíriMado de su doctrina. 

19 T quaado vino la tarde/ 
éc saüé de h^ 'ciudad. 

20 T al pasar por la mafia* 
na , vieron -que la agüera se ha* 
bia secado de raíz. 

• 21 • T se acordó Pedro , y le 
dixp: Maescn^yteata o!bk k fai-^. 
güera que maldúdate | como . s& 
ha seoado. ^ 

22 Y rélpondáendo Jesús, les 
dixo : Tened fé de Dios. 
- 23 £n verdad «os> digo, que- 
qualquien que dáxere^este mcxK 
te : Levántate , y- échate en el 
mar^ y no dudare «én sucora^ 
zon, mas creyere que se hará 
quanto dhcere, todo le. será he* 
cho. ' . •'• 

24 Por tanto os digo , que 
todas las cosas que pidSbreis } o- 
núido, crted, que las redbi** 
reís ^: y os vendrán; 
'2$ T quando estuviereis pa* 
ra orar , si tenéis ^guna cosa., 
eontra alguno , perdooadle :pa- 
^a que vuestra Padre, que est£ 
en U>s delo&y oa perdone tam* 
bien vuestros pecados. 

26 Porque si vosotros no 

Jerdoñáreis : tampoco vuestro 
adre , que está en los cielos^ 
os perdonará vuestros pecados. 

27 T Volvieron ' otra vez á 

Jerusalém. Y andando él por el 

* ' ■» 

buscaban el modo y la oportunidad. 
3 El Griego, XAftJ^anrt ^ ^ue lore^ 

efbft. Como si dixera ! COQtadlo yz pot 
retibido. 



a Maith, xxi, 21. b Matth, vii. 7. et xxu aa^ et Jmc, ». 9. 
c M^tth. Tt. 14. eMnrittv 35.' U ¿Mi'kjt. i. ' 



CAPITULO XI. tir6^ 

templó^ aceedunt ai eum summi templo , se llegaron á él los Prin- 



Sacerdotes y et Scriba , et scnio-- 
res: 

¿8 Et dicunt ei : In qua 
poustate Tuec facis^. et quis de- 
dit tibi hanc fotestatem ut ista 
facías^. 

2^ Jesús autem respondensj 
ait ¡Uü : Interrogaba t»s . et eg¡o ^ 
unum verbum j et respóndete mi- 
Tii : et dicam vohis in tfM po- 
t€state ' htec faciam. 

30 Baptismus Joannis de c£- 
lo trat y an ex hominíbusi Re^ 
sfondete mihi^ 

31 At illv cogitabant secum^. 
decentes : SU ¿is^erimus > dé Ca- 
lo y dicet y Quare ergo non credi- 
distís eñ 

32 Si dixerimus y Sx, homir 
níbus y thnemus popuhm» Omnes 
enim habebant Joannem quia ve-* 
ré Ptopheta esset. 

.33 Et rfspondentes dicunt 
Jtsu ; Nescimus, Et respondens 
Jesús ait illis : Ñeque ego dico 
^oi^s in qua potestate htec /a- 



' I A<2u¿ se ha de supUr : Tampoco 
d'os salé bien la cuenta ; por Jo que se 
sigue : Thnebma foftümm» Véanse otros 



cipes de los Sacerdotes y y los 
v£scrl)á5 )'.y los Ancianos: 

28 Y le dixéron : ^Con qué 
autoridad haces estas cosas? ¿y 
quién te ha dado esta potestad 
para hacer esas cosas? 

2^ T Jesús les respondió, y 
dixo : Yo también os haré ona 
pregunta , y respondedme : y os 
diré y con qué autoridad hago 
estas cósase 

30 ¿El bautismo de Juan en^ 
del cielo^ ó de los hombres? Res« 
pondedsier 

. 31 .Y. ellos estaban entre d[ 
pensando, y decían iS'k dixére^* 
mos, que del cielo, nos dirái 
¿Por qué no lo creísteis? . 
. .32 Si dixéremos , de los hom- 
bres , temenios al pueblo .'. Por- 
que todos estaban persuadidos, 
que Juan era verdaderamente 
Propheta. 

33 Y respondieron i Jesús, 
diciendo: No lo sabemos. Y Je* 
sus les respondió , y dixo : Pues 
ni yo tampoco os diré , con qué 
autoridad hago .estas cosas.; 

• • * . 

exeng^los ide semejante tíifu ea S. Lo- 
cas V. 14* y viu 4. Y también Actor. ' 



XV. s* 



\ , 



2/0 



SAN UjLrCOS* 



CAPITULO XIL 

Parábola de la viña^ Tributo que debia fcígane á César. Refuta y am» 
vence á los Sadducíos que negabaty la resurrección de los muertos. De 
los dos grandes mandamentas, Ptueba la divinidad del Messias, Exhorta 
á sus dtscéptdos á guardarse de los Escribas ^ y alaba á una viuda qfne 
echó dos fequeñas monedas de cobre en el arca de las ofrendas^ 



1 JOjt * ccepit illis in fa- 
rabolis hqui i Vineam fastina- 
vit. homo y et circuindedit je« 
fem y et fodit lacum , et adi* 
ficavit turrim y et locavit eum 
agricolis , et feregré frofectus 
eí$. 

2 Et tnisitad agrícolas in 
temfore sérvum ut ab t^ricolis 

acciferet de fructu vinete. 

> 

3 Q^ afprehensum eum ce-^. 
ciderunty et dimiserunt vacuumj 

4 £^ iteruin misit ai iUcs 
alíum servum : et illum in cafi-- 
te vulneraverunt , et contumeljis 
affeeerunu 

. $ Et rursum alium mitit , et 
illum occiderunt : et flures alios: 
quosdam cadentes y Mos vero oc- 
bidentes. 

6 Adhuc ergjo unum habens 
filium charissimum : et illum 
misit ad eos novissimum , di- 



X A los Phariséos , haciéndoles ver 
en las parábolas su horrible ingratitud, 
7 la venganza que Dios tomarla de 
ellos. 

3 y habiendo cavado hl2o un lagar. 

3 El afio quarto de haberse plan- 
tado, porque hasta ^ste tiempo no se a- 
provechaba el duefio de su fruto. 



I X comenzó á hablarles 
por parábolas ' : Un hombre 
plantó una viña , y la cerca con 
vallado , y cavó * un lagar , y 
edificó una torre 9 y U arrendó á 
unos labradores , y se fué lejos 
de su tierra. 

2 Y i su tiempo envió lino 
dé sus siervos á los labradores, 
para que recibiese de los labra- 
dores* el fruto de la viña '. 

3 Ellos asiendo de él ^ lo hi- 
rieron , y lo enviaron vacío: 

4 T volvió á enviarles otro 
siervo : y le hirieron en la ca- 
beza ^y y le hicieron muchos es- 
carnios ^ . 

$ Y de nuevo envió otro , y 
le mataron : y otros muchos ^: 
de los quales á unos hirieron , y 
á otros nmtáron. 

6 Mas como tuviese aun un 
hijo , á quien amaba tiernamen- 
te, se lo envió también el pos- 

4 El Griego : M^íCiAwúLtríie ^ üpe^ 
dreáttdole. 

5 El Griego: hm l-jrirreíAaa Jri- 
/itt^fpor , y enviárcnle ofttntaáo, 

6 Que fUéroo enviados sucesiva- 
mente. 



• Matth. xKi. 33. Luc. XK. 9. Uai, v. i. yerem. 11. ax. 



C A P f T U. 

4tiís : qula ' rroerebuntur filimn 
meiim. 

7 Cohni autem dixgnuit ad 
imñetm : Wc est heves : verúte^ 
ütüiamut efim: tt nosira trít 
hendhat, 

8 Bí opfrehendenUs'tum , oe« 
dderunt: €t ejaerunt entra vi- 
fnoen^ 

' 9 Q^^ ^S9 f^^ciet jDomtnttf 
vinea^. Veniet , et ferdet cóImok 
et dabU tmeam alüs. 

xo Nec scrifturam hañc Ir-» 

fistis ^ : Lapiden^ quem refrü^ 
averunt 0eaificantes , Afc factuí 
^ in caput at^uUi > 

- .'.II Jl Dimano ,faktum est it^ 
fud y et est mir ahile %n 
fiostriñ 

12 Et qíMmráfant mmn 
et tinmerum tutrham y oognovermnt 
enim quoniam ad eos farabokm 
hanc dburit. Et reliao eo Mei^ 

13 Et ^ mittunt ad mm 
quosdam ek Pharisais, et He- 
rodianii y ut eum oaperent m 
verbo. 

' 14' ^Qidi vemmu éticunt es: 
ÁfogÁfiry scimui qma ^ertik 1»^ 
et ' wm ' kupds * quensqtünm *: ^nec 
enim vides in faciem hominumj 
sed in' verietsu viam Dei Jo- 
ce s. Licet dore tributum-Cmsíh- 



ro\ acii. 271 

treco , diciendo : éendrin respe- 
to á mi hijo. 

7 Pero los labradores dixé- 
•ron* entre si : Este es el herede- 
ro: Venid', matémosle y y será 
nuestra la heredad ^. 

8 T travando de el, le ma» 
tirón : y le ecfaárc»i fuera de' la 
yina. 

9^ ¿Qué hari pues el duefio 
de la viña? Vendrá , y acabará 
con los labradores 5 y dará la 
Ti$a á otros; 

' 10 ¿No habéis leydo esta es- 
critura r La piedra, que dés^ 
echaron los que edificaban , esta 
es puesta por Ja principal de la 
esquina ^ 

1 1 Por el Sefior ha sido he<> 
cho esto , y es cosa maravillosa 
<n nuestros ojos? 

12 >Y> buscaban «ledios dé 
prenderle : mas temieron al pue- 
blo*, porque entendieron , que 
contni elios faa(>ia djcbo ^sta pa^ 
«ábola. T dexándde., se fueron. 

13 T le enviaron algunos de 
Ibs Fhariséos y de los Hcrodia- 
ncs ^, para que le tomasen en 
alguna palabra. 

T4 EUos viniendo le dicen: 
Maestro, sabemos que er^ hom^* 
hv^ veraK, y que no atiendes á 
respetos humanos: porque no mi- 
ras á los hombres por la aparien- 
cia , sino que ensefias lel camino 



X Má. Et fo eredamlinso* 3 M5. E de Xot Sergeniet de Hero^ 

. a Otros : esta es puesta por cabeza des. 
de la esquiba. 

a Ptatm, cxvii. 22. Ittí^ xxvuu 16; Actor, iv. ii. 'Xmim. rt» 33« z* Petr,su 
7. Matth. XXI. 43. 



2J2 .'SAKOlí 



1$ Qui sckns txrstitiam ü* 
lorum , ait iUis : Quid me Untih 
ífj? afferte. mihi denarium , ut 
vídsam. 

x6 At illi attukrun$ ei Et 
oH illis: Cujus est imagp Juk^ 
€t, inscrifticí Dicunt ei : C^sa- 

. vf Rtspondens autem Jnus 
¿íxft lilis » : Redáis igitwr qiut 
gwnt Casaris , ' Cctsari : et qum 
sunt Dei , Deo. Et mirabantur 

sMfer <a. 

i2 , Et ^ vefisrunt ad emn 
Saáduetei ^ qui dicunt rejwrrer 
ctionem non essez n interrogcñíant 
fum dicentes: 

19 Mogúfer I Moyses no» 
his seripsH c ^ ut si cujus fra- 
tir tnortuus fuerit \ et dimise* 
Ti$ uxorem , et fUios non reli" 
querit y accipat fraUr ejua.uxor 
rem ifsisu, et resuseittt semen 
ffütri 100, 

20 Seftem ergo fra$res eranp. 
et frimus aecefit uxorem i et mor- 
tuus est non relicto semine, 
. ai Et secundus aecefit eum, 
tt mortuíus est : et ote iste reli^ 
quit semen. Et tertius simUiter. 

,22 Et acceferunt eam simili- 
ter seftem : et non reliquerunt 

I El Griego : 7 o^ ; ^S^ér , 4 /¿i 
j'^/itr ; ^ "0? I te le darém»i ^ i n$ le 
¡o darémorl 

ft MS. ta nemsga áellot. El Griego: 



de Dios según- vtrdad ¿Es líci- 
to dar tributo al César , ó no se 
flc daremos '? . 

15 Ei, entciidieado la stt^ 
percheria de «iios ^, les dizo: 
¿Por qué me tentáis? trahedme 
acá un denarlo % para verla 

16 T ellos se lo traxéron. T 
les dixo : ¿Cuya es esta figura, 
y letrero? Del César, le ées« 
pondiéron.- 

17 T Je3us respondió » 7 les 
dixo : Pues dad al César , lo que 
es' del César : y á Dios , lo .que 
es de Dio& Y se maravillalNuí 
de ello *. 

f 8 T viniécon i él los Sad« 
ducéos , que niegan la resur* 
réccion, y. le preguntaban , di* 
clehdo: 

19 Maestro, Moysés nos de- 
xó escrita, que si muriere et 
hermano de alguno, y dexait 
niiiger , y no tuviere iitjos , que 
tpine su hermano la muger de 
él, y que levante linage á su her* 
mano . *. 

20 Pues eran siete herma- 
nos : y el mayor tomó muger , j 
murió sin dexar sucesión. . 

. 21 El segun^ la < tomó , y 
murió también sin dexar i¿ 
jos. X el tercero de la misma 
manara. 

22 T asi n^ismo la- toitiátoa 
los siete , y no dexáron hijos.. T 

3 Moneda Rom^oa de plata. 

4. De su respuesta. ' 

5 Era una ley política , óslúm, pof 
Movsés para la conservadoa de las fk« 
millas. 



a Rmen, zxii. 7. .b JUatfk. zzxz. 29. £s^ zz» 2f. > • c JMiiefi* %i% ^« 



CAP IrVLO XII. 
^mmk Ntmsnma amnium defuti- la postrera ^ 
cta est et tnulier. 

25 In resurrectiüne ergo cum 
reswrexerint , cujtís de his erit 
uxori seftem enim hdbuerunt eatn 
itxorenh 



34 Et respondens Jesús , ait 
Mlis : Nonne ideo erraris y non 
scientes Scrifíuras > fitque virtu^ 
tem DeS 

3$ Cúm enbn á mwFtuis re- 
4urrexerisi$ , ñeque nubent , ñeque 
nubentuff sed sunt sicut Angelí 
in cmlis. 

a6 De mortius autem quod 
resurgant , non legistis in ¡p- 
bro Moysi , sufer ruhum quo^ 
modo díxerit üli Deus , in- 
quiens « : £go sum Deus Abrch- 
ham , et Deus Isaac , et Deus 
Jacobi 

27 Non est Deus mortuorum^ 
sed vivorum. Vos ergo multum 
erratis. 

28 Et b 0ccesát unus de 
Scribis y qtd audierat ülos con- 
quirentes , et videns quoniam be- 
ne iUis resfottderity interr(^avit 
eum quod esset primum omnium 
fnandatum. 

29 Jesús autem resfondit et: 
Quia frimum omnium mandatum 

X MS. A té pottrimeréa, 
d MS. Pues en el retMeitanáento* 
3 Lm Sadducéos erralMd , porque 
ignoraban las Escrituras. Los Phariséoa 
aunque 00 las Ignoraban , pero estaban 
ck^gos por su ainblclon y codicia Aque- 
llos querian medir las obras del poder 
de Dios por su propia rasoo ; y estos 
todo lo sujetaban ¿ sus pasloues y á su 



de todos murió 
también la muger. 

23 > jAl tiempo pues de la re-« 
surreccioa ^, quando volvierea 
á vivir, de quálde estos será mu- 
ger? porque todos siete la tuvie- 
ron por muger. 

24 T respondiendo Jesús, les 
dixo : jNo veis que erráis , por- 
que no comprehendeis las Escri- 
turas , ni la virtud de Dios '? 

2$ Porque quando resudtar- 
rán de entre los muertos, ni se 
casarán , ni serán dados en casa- 
miento ^ , sino que serán como 
los Angeles ^ en los cielos. 
'36 2^ ^^ '^ muertos que 
¿ayan de resucitar, no habéis 
leydo en el libro de Moysés, co*. 
mo Dios le habló sobre la zar- 
za ^, diciendo : Yo soy el Dios 
de Abraham, y el Dios de Isaac, 
y el Dios de Jacob? 

27 No es Dios de muertos, 
sino de vivos ^. T asi vosotros 
erráis mucho. . 

28 T se llegó uno de los Es- 
cribas , que los habia oido dis- 
putar, y viendo que les habia 
respondido bien , le preguntó 
quál era el primero de todos los 
Mandamientos. 

29 Y Jesús le respondió : El 
primer mandamiento de todos es: 

corazón da fiado*. 

4 Otros: Ni los hombres se casarán 
ni las mugeres serán casadas. 

5 En quaoto al estado de incorrup- 
ción; y así no tendrán necesidad de 
casarse. 

6 Otros : en la zarza. 

7 Porque viven en Dios , aunqira 
en quanto al cuerpo estén muertos. 



a Exoi. ui. 6. JHíattK ziu. 32. b Mettfu auju 35* 
Tom. L 



¿74 *^^ ^ 

est ^ : Audi Isratí ^ Domi mtt 
Deus tuus^ Deus tmus ist: 

30 Et dUigffs Déminwm Jkum 
tuum €% t«fo carde nu^ $$ $s tora 
snimaéuay tt ex tota tmfOe titOy 
€t tx fta virtute uuk Hqc est pri- 
mum mandaturiK . 



31 Seatmbun b amem si 
est Uli : OUigts froxmum nmm 
tamcp»ain te ifsimL Majus horuan 
aliud mandaímm «o» est, 

32 Et ait iUi Scribaí Bené 
Mogu^er , isk ticrttote áía¿súj ^míou 
iifittj est Deus ^ et non est atius 
frater eum^ 

33 E$ ut Migatwr ex toto 
cordt y et ex eoea mteUntu, €t ex 
tota ammA , et ex totA formift- 
diñe ; et díUgerc froaaimitm tam- 

21101» ict|uiim , tnajus est ortifu- 
US halocwáíotnatibus , et iflcrí- 

34 Jejus autem viiens quid 
iopieftfer respondisstt y diotit tílik 
Tfos es hnge á regno DeL Et 
fietno jém amdebat eusn inimm}^ 
gare. 

35 Et resfoitdtñs Jesm di-- 
cébat y dooms in temf¡o : Qunh 



ARCOS. 

-Escucha Israel, el Se&or tuIMoe' 
un solo Dios e& ^: 

30 Y amaxás al Se&or tu 
Dios de todo tu conuoa, y de 
toda tu alma ^ y de todo tu eo- 
tendimieato, y de todas tiu fuer- 
zas, usté es el primer Maada- 
miertitx . 

31 Y-ei segando seuciejaate es 
i él ': Amacás á tu próximo co- 
mo i ti mismo» Ño &»y otro 
MaiidaBuento mayor qpie es^os ^. 

3a Y le dixo el Racrfhar 
Maestro ^ en yerdad l^ dicho 
bien^ que uno es Dios , y no hay 
otro fuera de éL 

33 Y qué amarle de todo 
-corazón , y de todo eittendi- 
míento > y de toda ^1 alma , y 
de todo poder : y amar al pró«- 
ximo como á si mismo ^ es mas 
que todo% loft hotecaustoa^ y sa- 
crificios» 

34. Jesús i (guando vi6 que 
había respondido saiUanente , le 
dixo ^: No estas lejos del reyno 
de Dios ^» Y ya ninguno se atre- 
vía á preguntarleL 

3 ( Y I espondíeBda Jeeas de* 
cía , enseñando en el teo^lOi 



r El Griego : i ^pV ÍM¿if ^ nuutra 

^ £t él tol» JHoT. y es claro .por 
el texto <tel Deutermt&mh ▼!. 4. que di- 
ce : el Sefior nuestro Dios • es solo el 
Sefior. 

3 £1 Gdego : xa« ^«t;rfp« o^oíei 

u tu 

4 Méjms hmum. Es uo grecfsmo de 
la Vulgata , en Tes de : Majus his. 

5 Porque sabia discernir con pru- 
dencia entre lo que Dios príncipaimen- 

a Deuter. ti. 4. b Levit» xix. X8. 
Qsiéi. V. 14. ^gc9b, «. 8. 



te desea de nosotros , y entre las cere- 
monias exteriores de la ley.. 

6 Pero no habla aun entrada eo él; 
porque aunque oomenaaba á ooaiprer 
hender eo qué consistía la esencial de 
la piedad « mas le ikltaba cd conoci- 
miento de Jesu-Christo como Hijo de 
XHoc , que siendo el c^mm^U nordai y 
la trídn, Joiiifc XIV. 6. por él sola* 
mente podía llegar i estrer ea este 
teyoo. V el Sefior con estas palabras 
le convidaba , á que aspirase á ooa di- 
cha que tenia tan cerca de si. 

• 

Matth* XXII. 39. RoMMMM'. xui* 9 



CAPÍTU 
viódo iicufif SerUm Chrísttmfi^ 
Hum esse Davidi 

36 IfsQ fnim David dicH 
ffi Sfiri$u Saocio* : MkH Do^ 
minus Domffio meo y sede á dex^ 
iris fneis , doñee fonam tnimi* 
COI tuos scabeliumfedum tuorunk 

37 Ifse ergo David dicit eum 
Dominum : £( unde est fUius ejusi 
Et multa twrba eum libenter a^ 

divit. 

38 "Et dicébat eis in doctrina 
sua b : Cávete á Scribis , qui 00» 
lunt in stolis atribulare , et lo* 
hitari in foro, 

39 Et in frimb catheJru «- 
dere in Synagogis ., et frímos 
discúbitus in cams: 

40 Qui devorant donws vt- 
duarum sub [obtentu frolixa ora* 
tionis : hi accifient frolixius ju- 
diciunk 

41 Et c sedens Jesús contra 
ga%ophylacium , asfidebat ffto- 
fnodo turba jactaret tes in gawh 

fiylacium , epmuiti divites jacta^ 
ftf multa. 



LO XII. 2/S 

¿Cómadicea los Escribas, que 
el Cbristo es hijo de David? 

36 Porque el mismo David 
por Espíritu Santo <, dice: Dixo 
el Señor á mi Señor, siéntate á 
mi derecha, basta que ponga tus 
enemigos por tarima de tus pies, 

37 Pues el mismo David le 
llama Señor: {De dónde pues es 
su hij(¿ T una grande multitud 
de pueblo le oía con gusto \ 

38 T les deda en su doctri- 
na: Guardaos de los Escribas, 
que gustan de andar con ropas 
.largas , y qué los saluden en las* 

39 T estar en las Synagogas 
en las primeras sillas, y en las 
cenas en los primeros asientos: 

40 Que devoran las casas de 
las \iudas con pretexto de largas 
oradoaes ' : estos serán juzga- 
dos con mayor rigor. 

41 y estando Jesús sentado 
de frente al arca de las ofren- 
das ^, estaba mirando cómo echa- 
ban las gentes el dinero en Ü arca: 
y muchos ricos echaban mucho» 



X Inspirado del Espíritu Saoto. 
• ^» Porque le oU libre de ka pretuih- 
eloa y orgullo, y envidia que coosumia 
á los Pfaariseos; y reconocido á sus be- 
neficios , y admirando su santa doctri- 
na , le escuchaba con gusto , quando los 
ensefiaba con aquella autoridad y un- 
ción « que no eiperimeataba en sus 
Doctores» 

3 BUS. Por fMteuhmeutOf de itiengai 

oraciones* 

4 Ssta arca que se llamafají rA^»-* 

(pt;A<txior , palabra compuesta de ^«m, 
voz Persiana , que significa rifuexMe^ y 
4el verbo Griego (fv^írr» , gtuHrdér ó 

« Motth, un. 44. Lae. xz. 4a. Peelm ciz. i. b Maiih. nifi. $• U». u. 
43. et ax. 46. c tne. xxi. i. . • 



coHtervar , estaba colocada en el atrio 
dol templo , junto al altar. El* Rey Jo^ 
lo dispuso así, jv. Reg, xii. 9* para 
que cada uno echase en ella el dinero 
que gustase para la restauración del 
templo, y para alimento de sus Mi- 
nistros y de los pobres. Y en esta par- 
te eran en extremo liberales los Ju- 
díos Véase á Josbpho jíntiqult, ^ud» 
Ub. XIV. Cap. XII. Se haciao umbien 
otras espfcies de ofrendas para el tem« 
pío , que se depositaban en ciertos ai- 
mazenes del mismo : ii. Esna. xxxvix. 

38. 



2^6 SAK H 

42 Cám venisset aiaem vi^ 
dua una faufer ^ misit dúo mi" 
nutaj qMd est quadransy 

42 Et canvacans disciftdos 
suos y Mt iílis : Amen dicQ 7Sh 
bis y quantum vidua hac faufer 
flus cmníbus misit , qui mise-^ 
runt in gaixofhylacium, 

44 Omnes enim ex eo , quod 
gifundabat illis , miserunt : fuec 
vero de fenuria sua omnia qum 
habuit misit totum victum suum. 



ÁKtOS. 

^% Y Tino una pobre viuda, 
y echó dos pequeñas pieaas ' dd 
valor dé un quadrante ^, 

43 T llamando á sus disct 
pulos, les dixo: l¿n verdad 09 
digo y que mas echó esta pobre 
viuda , que todos los otros que 
echaron en el arca* 

44 Porque todos han ecba« 
do ' de aquello que les sobra«> 
ba : mas esta de su pobreza .echó 
todo lo que tenia , todo su sus< 
temo \. 



1 MS. ZHyf fedéfuehf pe^uenfici , fue 
tt dicho quairaiiu 

a £1 quadrante era la quarca parte 
del 0/ , y así tlsnifica el valor de una 
moneda de cobre , que por pesar tres 
onzas se llamaba teruntius , que quiere 
decir un fuarto. 

3 Porque todos los otros teniendo 
mucho , 00 han dado todo lo que les 
sobraba , sino parte de ello. 

4 MS. Jiodo lu vísom £i v«lor de las 



obras de piedad oor se; mide porque c« 
si mismas sean mayores ó menores,* 
sino por la caridad y af^to de la vo^ 
luntad con que se bacen. A este mo- 
do nos juzgará Dios , el qual 110 nece- 
sita de nuestros dones, mirando prin- 
cipalmente á la intención y voluntad 
con que los ofreceoios-: y así Instruía 
Jesu-Christo á sus Apdstoíes que debiaa 
también juzgar, iz. Corinth. vui. 2« 



CAPITULO XIIL 

Dice que el temflo será destruido : Ammcia lasguerrus y afikcwnes^ 
que habían de sArevenir, Previene á sus discifmos contra los falsos 
thristos y y falsos Profhetas. Desfues de las señales , que se verán 
en el Sol y en la Luna , y en las estrellas , vendrá el Hijo del hombfe 
en medio de su gloría. Semejanza de esto tomada de la higuera. EnoH 
nüenda á todos la vigilancia , fara que no los coja 

de sorfresa esta venida». 



1 Jtlí t a cúm egrederetur de 
temflo y ait illi unus ex discifu- 
lis suis : Magister , asfice quales 
lafidcs , ct quales structurce. 

2 Et resfoudens Jesús , ait 
illi : Vides has omnes magnas 



1 JL al salir del temploy 
le dixo tíno de su) discípulos: 
Maestro , mira qué piedras , 7 
qué fábrica» 

2 Y respondiendo Jesús y le 
dixo : ¿Vés todos estos grandes' 



« Matth, XXIV. !• 



CA%fTT7 

étSificaítiáms >? N&n rehnquetur 
hfis sufer lafidefn y t^ui ñon de- 
itruatur. 

3 ' St tám sederHr ii monte 
Ólivórum confra tenffknH'y tf^] 
Urrt^abani eum seforotírA Fe*- 
tfus , ^P Jécebus , et Joannes , et 
Andreas: 

4 .Dfc nobii -, quando istd 
fientí et quod ñgnumeñt. qwm^ 
do hee úmnia' '%net)fwa (con$iim- 
tnari^' [ • 

■ 5 Bt respondens Jesús ^eefit 
JUcere ^ ilüf -^ : ^ VSdéíe ne qui^ 
vas seducatz 

^ Multé^ Mfm «NNif eiií ití ho- 
imne- nieo dkimii ,^fUíd'ego smitf 
$t imrftof eeduéeht.'- ¡' 

j Cúm oiidieritiT anHmi hetta^ 
ét opmícmf i hiltorum y He tinme^ 
fitis : oporfrt' rttim hac jieri : ie<l 
noMÍafi» ^nf «. .' ' ^ 

5 Bitíirgát'enlm ¿eoi coftffir 
guáttm^ 4P rigiMn^ éufér regmmíf 
ge: ntvm terPútrneftas fer' hca , n 
faméu^'Imtimh dokrum hke» 

' p Viiéte' emem vosmetípsos. 
Tradent enim noi tn coticíifú , ér 
f j» synagngis vafdMAs ^ et antt 
fuaides y et regu stahMs firo- 
pf«r me , in if «^imotif tim Wf x. 



LO itri. 577 

edificios? No quedará piedra 
sobre piedra , que no sea der*' 
ribada. 

* J TT estando sentado en el 
monte del Olivar de cara ai temy 
p!o,fe pi^guntaban aparte Pe- 
dro , y Santiago , y Juan , y 
Andrés: 

4 Dinos, ¿quándo serin es*' 
tas cosas?, ¿y qué se&al liabrá, 
quando * todas éstas cosas co- 
menzarán á* cumplirse? ' ^ 

$ T respondiéndoles Jesús, 
codienzó á deeiriest Guardaos, 
que nadie os enga&e: 
*^6' Porque inucbos vendr&i'ea 
nfi üoiiibi^y-que dirán : yo soy 't 
y ebgüfiarte i muchos. 

7 Mas quando oyerais dé 
guerras, y de rumores^ de guer- 
ras, ho temíais: porque conviene, 
que esto sea: mas- aun no será et 
fia. '- • • 

8 Porque se levantará gen- 
ée ooátra gente ^ y rtyno contra 
réyno , y hai>rá terremotos por 
los lugares | y hambres ^. Esto 
será principio de dolores. 

9 Mas' guardaos á ^ vosotros 
mismos. Porque t>s entregarán eti 
los concilios , y ^reis azotados 
ch las Synagbgas, y coniparece- 
reís ante los Gobernadores, y Re- 
yes por mí en testimonio á cUos \ 



X £1 Messíai. 

^ MS. E i0s aiwumditttei ie JS9 Ih» 

3 El Grl^o : xal re^px;^» , f tm* 

mmitot» 

4 Para qae deis totlmonio de mi 
doctrint delante de ellos: é para que 
co el día del juicio sirváis de testigos 



esotra eUos , publicando so fojustlcte 
T crueldad. Y estas calamidades no so- 
lo socederán antes dd fin del onmdo/ 
mas aun antes de la ruina de Jerusa* 
lém , que acemecld cerca de treinta 7 
-siete aOos despncs de la muerte de Je* 
su-Christo. 



Xkc. zn. 44. et m. 6. b Efhei* v. 6. 11. Thenél. n. %. 



, iQ, Et in 4>ipn^s gentes pH-. 
nutm Qpartet fradicari Evange»^ 
liunK 

II Bt ^ cám duxerifft vos 
tradentes. , nolife ftéKSgftaref, 
quid loquamini;^ sed qttad datuñh^ 
vobis Juerit in illa hora f id /a- 
quitnini : non enim vos estis h* 
quentes ^ ^sed ,Sfiritus San^us*. 

. 1 2; Tradct munsfraur /ro-, 
Prem in moftem » et fatet fUinm 
€t consurgfnt filH in foretifes f et 
tnofte ^afficient e^s^^^. 

: ¡ 

13 Es jeritis odio- ofnn^s 
ffofter wmen ,meum.;^Q^iy,aum 
tem sustinui^ritin finf3!p^^.iiic ia/-r 

14 Cám b auter^ ; videritis^ 
abottmationem desolatiqnis na»-[ 
tem ,ubi,,non debet i.^qf{i ij^git^ 
intelligat : tune qui in Judjfa^ 
^unt ., JugWflf^ in ^nt^;. 

.15 . fit^^rsufer.tfctun^'^^ne^ 
desceiidap in domum ^ nec fn« 
* troéat ut toUát tpád d£ dm^ 
suai 

f 16 . Et.{pú-in agfo erif , ^on 
reverf^tw'^ ^tetro ^oUjsr^ vestimen-^ 

tm-mum. :•./., 

. i7.,.Fie., 4Útem fr^egiusntíbu^^ 
cj( imtrientUwi in illis diebus» 



Á K C O S. ' 

. M T ante lodu «osas cda« 
viene, que $ea predicado elEvaa? 
gelio á todas las gentes. / 
. II r J qvunilQ. os llevaren pa- 
cí^ «entrc^gsu^s,, ^ap^^emedit^ís ^ 
lo quQ habds de hablar: nías de- 
cid lo que os fuere dado en aque> 
lia Hora : porque no sois vosotros 
k)Siqu^';b;ü>Ui5^ sÍAO el Espíritu 

SaíWQ. 

.19 y íA )iec«iaao entr^ará 
al hermano i la muerte^ y ^'|nl* 
dre al hijo^* y los hijos se levan- 
mifí g^ntci Ips ps^djoes y los aoA^ 
taran. 

ti. ?r;«írw jlbofr©GÍdos de 
tÑiv^ V jppriiDw. fum^^ Mas d 

que perseverare faast». el fio ^ éste 
^¿salvoK •• tí..' 

14;. I quando yiereifi la abo- 
ipiaacioh deta d&spl^cion ^ estar, 
en donde no debe : qi^ieúi lee», en- 
tienda: entonces los que estén en 
l^Judé^^.huyuMslo^ mOP^ea; 
. i I j . . y 4 V^ ^^ sobre* el.le-í 
jfuip ^ i^d^seieada á h casa , ni 
entr^,44tn^9 f¡^fL '.toftiar. albina 
cosa de .su casa: 

. .i4; .X;^ qiie,«sruyáere.ea^el 
^^mpo^ fíP>v;aelf^a: atrás -^ pan^ 
ipiufiií ^u vestídp» . 
.^17 ¡M9^aydeUspieñ^das^yde 
las que .criaren eu s^uelloa diasl 



\ El. Griega : ptn rpo;¿»pi^>xrf rl 
AítAjJff-íTt , /^n^i ^lAcrí T« , wo ox con» 
MDgiU f Ni premeÁiuií , /p ^t«« habeii df 
Tiablar* 

2 £1 Griego: rs px^s» ¿^ó ^oif^vA 
itpe^rot/ « io que itíxo el Propheta "Jitr 
niel IX. 27. Quacdo viereis la abominm» 

a Matth. X. 19. Luc, xii. li. et xxi. 
Xm. XXI. ao. 



c/ofi ; esta es , los exércUof Ron»- 
DOS , que eatra» al templo para con* 
famfoarlo, destrulrío y arrasarlo, pro- 
fanando sacrilegamente la casa» y mo- 
rada de Dios en la tierra. 

3 £1 Griega; ti^,r4. l^xism^ih 
fuf dexA é trdf» 

14. b Daniel, ix. 27. Mattb, xxtv. i^ 



i8 

^9 



Oraü «ffd ) u^ Uome non i9 Rogad pues 1 que no sean 



Erunt cnitn dks iUi tribi^ 
tdis , quakt wm fuerunt 
-ab ii^Hio oresturéy quam crnidl^ 
'^Jh ' Déut ^i$fi9 mno , mque 

so Et nisi bnviasset Doml- 
Wés áu$ y non fMUt salva <mmis 



esta$ cGísas én intierno '. 

19 Porque aquellos días se- 
rán ' tribttlaciónlís tales ^^ qüales 
no fuéroA desde el principio de 
Jas ciiMiiras , que hizo Dios has- 
'Ca ahofa> ni serán. - - 

ao Y si el Señor no hubiera 
abreviado aquellos dias , no se 



coro : 9ed proflvr^ 9k^tos ^ qués -salyaria ninguna carne": mas por 
^git j^'^fPCPkM^ 4w^'' c '^ sunor de los esco^^o^,^ que esco- 
gió , abrevió aquellos días '. 
-. áz ' Bittóm:es si álj^Wno os di- 
xeref He aqutestá el Chtísto, ó 
kótelo altf , no lo creáis. 

a» Porque se kvantaráh fal- 



. ^i Et "a imc if i^tiíf o^^Ms 
Jmerit : Eect\1tic 6t ChristM^ 
€ec€ UUc^ fü- ^¥^dii€fi^ 
■' ard fiMurg^r emm* fSitUdo- 



-étqristiiy ^it'fíiíid<Shfltofll^iíe^f ^4» wt Ohristos | y falsos Prophetaé» 
dabunt signa ^ et f^rtenta -aá s^ y darán se&ales y portentos , pa- 



'iuetniéSy \si fiiri fotü^ , ttiam 
'tkctús. ' * ■• ' íi'- '• /^ 

' ai Vos, ffgo tüuielf'^ tcct #kí- 
dixi vMs omfüa. -- ' ^'í- < 

-' xo# &i^^<ln iUtfiáfetíís^fosip 
tribubtthmm iUttnt'iSol^'^C0íti^ 

-' 1S5 . £f iteilm^^étli §mnt irfr- 
ddentes t ^.rr'i^rWii .; qua tn cá^ 

'96 'Bt'tií¡ik ^deMfrr Fninnm 
Mmit^ VemPi^tpn f f| n«iP{/?tv^ ctfw 

Ídjír»^uóf' y.f^.coagrcgoiiá dfcioj 

•J : I-. • . ' '. ■ ' i 

., «f BlfOrlBgá&rM'M rty»r<ti S' ^t^ alerto i ItseguMla venida dd Hijo dtf 

tí' A^uclíoí diái«ífráaU mlsnuí trf^ que caerá sobre la nacloQ de los Ju** 

%ufaclon:' Hiedra Ismo ^/nphátlco. ' dios , rt obsenreceté et Sol. Atiuúda ea 

' ' ^' t lene decretado abreviarlos. los venícHloi sigoleates el día terrible 

' ' 4 'Mfif en a^uelio^ diát , que prece- del juicio. 

t M0tth, xxnr. 23. ¿«cw sai. •• b Sueh. zuu. 7. Uéü. ixii* lo. yoü. u» lo. 
c Mútih, xuY. 3 J. 



vt engafiar , si^ puede ser , aun i 
Jes escogidos. ' * ' 

' ' aj Estad pues vosotros sobre 
aviso : He aquí que todo os lo 
"dbce'de anteniaoó.^ > 
' ^4 Mas On* Aque^oá días '^^ 
después de aquella tribulacidíi^ 

^^.OJM^u^ecei^ 4 Sol„y. U- L^na 
430 ¿ara su (resplandor: 

a< T caerán las estrellas del 
cielo , y se moverán las virtudes, 
«que están en loacielos» 
- «6 TV^rá^:cntóncc8aIHijó 
del.Iio9ibr¿^ que vendrá éa . Jaa 
imbes cea gran poder y gloria. 
■ * ay í. entonces .enviará sus 
>AageIes^«y juntará sus escogí- 



sim á qua$u^ ventii , á mmrno dos^e ^ quatro cientos \ des* 
^rr^ usque ai suxntmm cali de el un cabo de la tierra tuMl 

«1 cabo, del cielo *. 
aS /ijicti aute^ \di$tite ph .^.98 ; Ydela hig^i^raapreodeil 

|ener /«¿rtt , €t'ikita iu/irif^ /0- rimaíi es^.y^ ti^Ma, y lai ' 
lia y cognoscitis,quii^'iíkfr03itmfi 
sit distas: 

2p Sic a vos cum fiJ^ms 

xisno sitju.0stiis^] .: .... 



.; 30 i^^n^f^] di€Q' vobis iqíHh 

¡niam non^ transü^t generfí^i^ A^e» 

doñee omnifk ,istA fi^nf. ... .mí 

34 Geiútft^ <í( térra tnyní- 



nacidas, conocéis , que está ce»» 

', ;«t9 . Pu^siaal también quaado 
éVwre^.» sqvte a^joateceúL estaa co- 
sas » sabedé^ 4u« eaii^wca .i . jsa 
puertas. 

;« «^ ^ ^eokd « fUgoisque 
^ pasara '.eMügeAéracioi^.^ 

todo ettOrOQ.«fi(b cwnf^idQp. :. .:» 

. ; II El«iclo)y hitíerra pesa- 

«áa^'Oiia^ii^lpaiabaas .ao pík- 

Itr^fíiihifnVi-'- ('.• '.nf.) \ 4ar¿;ui : .ti?- -* , ^. , » * * 

i. 3^ . -P^ :^ (f^em ítf^.,: wí v\ is^9 , íí^'tlc aí^ufll dia^^^y ^ 

hora tierno scit , .^n^que j^^^figrii aquella hora nadie sabe ^;ni;ÍQS 

An' ealo^y, n^qi^^ Fililí » nisi:Pa- .^^eka ralelí cielo ^ oi el J9i- 

<^*> ^ t . •.;...,£«;» :o' ^B jo > sino el PjwdUio i.-w\? :*-.li 

3 3 Estad sobre aviso , vehd^ 
9o^raii4«(k>ix|^ 9lb4ábt^ f«an- 
.4a(«erá\^tiqií^4. ir.joív <4. .^t 

conoce V y sato 10 misino^ ooeel^ffré» 
los Intérpretes y-Pi¿Mt Mi^^Wmtís 

c^ .dfcíeu<|o , MsP^Mafk del hom^rt.» 
^ WcefM sibeí á Ws í- 



3 3 yidete^^^^viffl0fe,jp, otík- 

puotos cardliMilétr <m 'iiiéald6\ ^liUíte 
decii* y d« todavía tjorra. j^' * ;. 

2 MS. Dffjif fgndon de la tkrriff^ 
'Í0 hnto del Ctef^.- ' ' '' 7fl '/Íá/¿ ; Jafti^ 

3 MS. tíJ9f^ntíSniJÍfSS0rád^JA MfM postóles coo 4)uliacé>feaMib9 V^MtoMA 
^e i^^^l^m kS;^ t^?^^ ames ae ««yims ^MÍ|b|^siUM!t«»di^fcii^ 

pasar sfqúéna géneracioo , era la una- tes por.«j contrario les era muy uttl 

'gen 'likisx ^ÍM»' i^ éi^ I M' «tAkid. «¿t'^gii^Mr^. Úf ^c^^W-lf. ^méf- 

4 : S. Haxi$^ 4Xfv,)5^. lv)b^(igAíl- seo ^» AtaUf^i^a^' JtMtmtk/iátt^é' 
mente oe'los Augeles,s1n l)«cer xpen- vpt/vjiidi^ixviic^oXidfi; tiaont ^mtétf 
don del 'Hi^'^del 1)oiñbr^ . aatjqpe ditf f;/ái¿2n^i2ni^f j9nr. Otrol'tioeA .que 
ORíoniEt^ «1 iCiutasasTOMOyiL ^i^ ^«^ Mije , <«ofnú^fMiidel lio9b«#r bo w- 
Rio T y S. AcuffriN lo leen también en nocla este día , sloo como Dios: delmis-^ 
S. Matbeo ; y así es probable , que si- mo modo, que en otra parte dice Jestt-> 

igwnos *10 'qulcirap én Sa Mhthédpbr atristo,- oue na )ioMSs*a^ia»iiaed«r á 

causa de , los Arríanos^,, que de^< iur- los -bii^i^ ¿^ Ze^4cs«.qM^ «^p vi$^ Siu- 

gHT ' pj^ete^}d\Ru .^robv. la desígualda^d J^dqs.^ ^u c^'^tra^,^di;i 9» d^Mj|t'r^ i» 

oel Mijo, íiícTendo , que no pueden s^r nafura'^uidémhiiwi^nítatíytiiiiPTJ^^ucm,^ 

'Iguales , <1 ^ue sabe , y él que'.iguoca. fi«ff/r|^¿¿>iidniUf'J''c palkbr9s^d¿^'QsB- 

Más CoOio (^0 podemos dudar, que ql qorio, qi^e explicaacop toifa. precijioa 

Hijo de Dios es igual al Padre , y que el sentido de las palabras del St/tu 



a jfTutth. XXIV. 4i. • 



^ « 



.1 



C A FÍ T Ú 

* 54. Sicut Tiomo y qui feregré 
frofectus^ reli^it domum suam^ 
et dedit servís suis potestatem cu- 
cusque (^ris 9 €t jantPori fr^ce- 
fit ut vigiieté. 

35 Vígüate trgo { nescitís t" 
fitm guando dominus doviús ve- 
piapj sevQ ask medid nofíU^ an 
galli c^nttt,' 0rk mane'^ 

' • 

36 Ne qum venerit refente;, 
inveniaí vos dormientes, 

4 « 

37 Qwod autem vobis dka, 
immiím dico : Figilate. . . ' 



1/0 XIII. 281 

34 Asi como un hombre, que 
partiéndose lejos, dexó 3u casa^ 
y encargó á cada uno de sus sier- 
vos todo lo que debia hacer, y 
mandó al portero, que velasa 
3$ Velad pues (porque no 
sabéis , quandó vendrá el dueño 
de la casa: si de tarde , ó íme»- 
dia noche, ó al canto del gallo '^ 
6 a la maéana ). 

36 No sea que quando. vi- 
niere, de repente ,05 halle . dur^ 
miendo. 

37 Y lo que á vosotros digo^ 
á todos lo digo : Velad ^. 



'I Sé expresan <la9 qosfro pactes ée 

táphora 

2 El precepto de |a vigHaócla cUrfi- 
'ttftoaiVtdlgavpieiKralmeate'á lodos los 
fieles.: Cbristo en estas palabras no se 
cjñe á una condición de hombres, 6 
^t bStiii^i bablü 'con todos, y asi to^ 
dos dQben tcf}^ pitsQDtt t J rumli'r 






-■ '• '/v 



'. ,1 jíC 



mütho esta verdad , que nos lílce Sai» 
AciiSTm:. que él. estado^ ea que á ca<»> 
da uno bailare el último momento de 
su vida , que Ignora quando. será, ese 
iéodrá «a el* úíiimo Akt del mundo, 
y este decidirá la suerte, que le faa 
,df gaber por toda una . eternidad. Y 
este es aquel terrible momento ^ de qiie 
depende la eternidasU, : 



:. o CAPÍ f,ü 



,( '^ir í\ -C- 



LO XIV* 



♦ i 



. I 



4fA4 f jT^f^i, c^^ M Socerda^ei se jufitmi en coneUio para resaher ía 
w^uerte 4!kJewrChrUtOi,^^íjue,cekhr9^ su última cena. Judas le vend^ 
Insritt^e ff)5^$or({a,£f4c7^riiM¿t> Sale al huerto , en étíade ora, v es 



.1 JCjrat ^ autem Pascha ^ X dps dias despiws ftra 
et A%yma ppit «tó(íus*m^:. et meé- la Pascua, y los Azytnos ^; y-los 
^ebanf ^un^iS^^rdoM ^f et^^ri- * Principes de los Sacerdotes, y 






( 1 



•■ • 



I Esti^.es, la Pascua, en q.ue0e ce* MS» £r« /« Faseuu da pan sM* 

lan panes ceBcetMs> d sin ievadura; cenna*. 
y . que comcfizaba 'dos días, idespues» • 

a JUattk* zxvx. a. Luc, xxn. x. 



2^2 SAN M 

ba quomoio eum doh tentrtnt^ 
et occidcrent. 

2 DicAant autem : Non in 
di€ festo j m forte tumultus fi^ 
ret in fofulo. 

3 Et ^ cúm isset Bcthanim 
in.domo Simonis lifrosi y et re- 
cumberet : venit fmUkr kabens 
alabastrum unguenti nardi sfh- 
<qti fretiosi , et fracto U<t- 
hástro f effudit sufer cafut V> 
jus, 

4 Erant autem quídam in-- 
digné ferentes intra semetip- 
sos , ^ dicentes : Ut quid per-^ 
ditio ista unguenti facta #m 

4 

$ Poterat enim unguentum ¿f* 
tud vennudari flus quám trecentfs 
dcriariis , ei aari fauyribus. Et 
fremebant in eank j 

6 Jesús autem dixit: Sinite 
eam : ^id Uli moksti estisi Bo^ 
num opus operata est int me, 

7 Semper enim pauperes hh^ 
betis voUscwm : et cám volueritis, 
potestis Uds benef acere : me autem 
',non semper habetis. 

• 8 Quod hcéuithmcy feátx prs^ 
^ venit ungere Corpus meum in se^ 
pulturam. 

9 Amen dico vcbis : übicunn 



Á tí Coi. • 

los Escribas andaban buscaiido 
como le prenderían < per enga- 
ño-, y le harían morir. 

a Mas decían : No en el dia 
de la fiesta ^, porque uo se mo* 
viese alboroto en ei pueblo. 

3 T cstarxdo Jesús en Betfaa- 
nia .en casa de Simón el leproso, 
sentado á la mesa ; llegó una mu- 
ger , que trahia un vaso de ala- 
bastr^o de ungüento muy precioso 
de nardo espique ', y quebran- 
do el vaso, derramó el bálsamo 
sobre su cabeza. 

4 Y algunos de los que ha* 
bia allí , lo llevaban muy i mal 
entre si mismos., y decían : ¿A 
qué fin eseste ctesperdido ** ék 
ungüento^ 

$ Pues pudiera venderse este 
ungüento por mas de tresdentos 
denaríos * , y darse á los pc^bres. 
T bramaban ^ contra ella. 

6 Mas Jesús dlxo : Dexadla: 
^>or qué la molestáis? buena 
obra ba beCho conmiga 

7 Porque siempre tenéis po< 
bres con vosotros; y guando qui- 
siereis, les podéis hacer írien: maa 
á mi no siempre me tenéis. 

8 Hixo ésta lo que pudo : se 
adelantó & ungir, mi cuerpo para 
la' sepultura, 

9 En verdad os digo , que 



- 't MS. Oomot frftieiieH á engaflo, 

.% J^ia Pascua. 

3 Bl Giiego : i ¿f^ov '^urnitíí^ ^o- 
AtriÁoíy^. de nardo furo^ sio Otra mez* 
cía , legítimo , de mucho precio* Era un 
-iingQrato , óbaUamo hecho de la tspi* 
ga del nardo , Que era mucho mas pre- 
cioso , que el bálsamo , que se hada de 

a Matth, zxyi. 6. Joann» xii. r. 



so hoja. 
' 4 MS. 'Xirar ^eV^frfM.' 

- • s B9t08 eq«ftaldrfaio^ conko i, - onot 
trescientos dncueoca y dos reales. O^ 
tros lo Talt&an ea mucho mayor can- 
tidad , entendleiido la palabra dimérimí 
por el deoario de oro, 
é Eo especial ludas. / « 



C^P f T Ül o XIV. 283 

am pradkatüm fuerit £v0fige/íum donde quiera que fuere predica- 



utua in universo inundo , ei quod 
fecit hec , narrMtur in memo-' 
riam e^us* . 

. 10 Et ^' Judas Iscariotes unus 
de duodecim^ abiit ad jt^mmoi. 
Sacerdotes > ut proderet eum illis* 

1 1 Qui audientes gavisi sunt: 
et fromiserunt ^i fecuniam se da- 
turas, Et qtuerebat quomodo il* 
lum opportuné traderet, 

I a Et ^ primo dk Azyrño- 
rwn qu^ndo Pascha immolabanty 
dicunt ei discipuli : Qjuó vis ea- 
fni^s ^n^ faretnus tibi ut mandu-- 
€es Pasctia^ 

13 Et ,mittit^dúo_s ex disci- 
pulis suis j et dicit eis : Ite in ci-- 
vitatem , et ^ccurret vóbis homo 
la^genam aqfMe bajtUans y s^quimini 

.14 Et quocumque introíerit^» 
diciu domino domüs , quia Ma-, 
gistcr dicit ; Ubi est refectio mea^ 
ubi Pascha c|4m discipulis meii* 
mandücem? 

, . 1 1 Et ^ fpse vobj> demo^/trü- 
hit ^ccenactUum grande ^. stratum^ 
et illic párate nobis. 

. 16 , Et abierunt discipuli ejus, 

2 MS. En rememhrampM detla. 

% Bn el q«e se debia f ornóla r el Cor- 
dero Pascua). Los Hebreos usan fre^ 
qOeatemente de la misma acción por 
el deber. Lúe. xxíi« 7. 

3 La Pascua soJo podia celebrarse 
^n Jerusalem. Véase la nota al v. x8. 
Qap. XXVI. .de S. Mathso. 

^ 4 MS. O et el mi refitor. La palabra 



do este Evangelio .por todo el 
mundo , también lo que ésta ha. 
hecho será contado en memoria 
de ella '. 

1.0 Y Judas Iscariotes uno de 
Ips.doce , fué á los Principes de. 
los Sacerdotes , para entregar.-- 
selo» . 

1 1 Ellos, quando lo oyeron^ 
se holgaron : y pronietiéron dar- 
le dinero. Y buscaba ocasión o-* 
portuna para entregarle. 

13. Y el primer dia de los 
Axymós» quando sacrificaban la 
Pascua ^y le dicen sus discípulos: 
¿Dónde quieres que vamos á dis- 
ponertc> para que comas la Pas- 
cua? 

13 Y envia dos de sus discí* . 
puios , y les. dice : Id a la ciu- 
dad ^y y encontraréis un hombre» 
que.Úeva un cántaro de agua» 
seguidle: 

14 Y ea donde quiera que 
entrare , decid al dueño de la ca- 
sa^ el Maestro dice: :Dónde es- 
tá .el. aposento ^y en donde he de 
comer la Pascua con mia disci-- 
puIos? 

I ^ . Y él 0$ mostrará un ce- 
náculo ^ grande, aderezado: dis-* 
poned allí para nosotros. 

16- Y partieron los discipu- 

Griega iultóíá.v^ ^ significa comun- 
mente un mefon ú hosliria \ pero signi* 
ík» también en general lodo aposento 
6 casa en donde se recibe un huésped, 
que es lo que aquí significa. 

$ Asi se llama también entre noso- 
tros la sala , en que celebró el Salvador 
la Pascua con sus discípulos. 



á Métih, XXVI. 14. b Matih. xxvi. 17. Luc, xxii. 7. 



H venerunt in civitaUm : et tuve- los , y fueron i la ciudad : y lo 



nerunt sicut dixerat illis , et fa- 
raverunt Pascha, 

17 Vesfere » autem faetú^ ve- 
nit cum duodecim, 

18 Bt discumbenubus eis y et 
manducantibus , ait Jesús : Amen 
dico vobis b y quia unus ex vo^ 
bis tradst me , qjú manducat tne^ 
cunu 

19 At Uli cctfshtnt eon^i- 
stariy et dicere ei singiíhtími 
Numquid egfiH 

lo Qui ait illis : ^ Unus tx 
duodeckn , qui intingit mecum 
manum in catino. 

31 Et Filias quidetn homp- 
nis vadit c sicut scriftum est 
de eo : Vát autem homint illij per, 
quem FÜius hominis tradetur.Mo- 
num erat ei , si non esset natus 
homo iUe, 

32 Bt ^ manducantibus iltíe, 
accepit Jesús fanem : et benedicens 
fregttf et dedit eis^et mt: Sumite, 
hoc est corfus meum, 

33 Et aecefto cálice ^ gratias 
ügeni dedit tis : et biberünt «x 
ilío omnes* 

34 Et ait illis : Hic est san- 
giitf meus noiü Testamenti y qui 
fro multis effundetur. 

X Lo necestrlo ^rt celebrarla, 
a MS. BUoí: éompepanmie de entrit^ 

3 El Griego t7s *5t9* t?^ , eo vex de 
XA-d*' fia , es un Hebraismo , porque 
lot nombro» Hebreos son Indeclinables. 

4 Esto es« mi familiar y domés- 
tico. 

5 El texto Griego afiade: fayirtt 
eomed. 



bailaron y como les había dicho, 
y aderezaron la Pascua '. 

17 T llegada la tarde , fué 
con los doce. 

18 Y quando estaban senta- 
dos y y comiendo á la mesa , les 
dixo Jesús : En verdad os cUgo^ 
que uno de vosotros , que come 
conmigo y me entregará. 

19 Entonces ellos comenzá-^ 
ron i eatiristecersíe ^\ y á decirle 
cada uno por sí ^^ Acaso soy yo? 

20 Y él les respondUó : Uno 
de los doce I el que mete coomi* 
go la mano en el plato \ 

SI Y el Hijo del hombre vi 
en verdad^ como está escrito de 
éL- {mas ay de aquel hombre» por 
quien será entregado el Hijb del 
hombre! Bueno le fuera i aquel 
búmbre, si nunca hubiera nacida 

38 Y estando ellos comien- 
do, tomó Jesús el pan, y bendi* 
ciéndolo , lo partió , y les dio, y 
dtxo: Tomad ^y este es mi cuerpo. 

33 Y tomando el cáliz, dan- 
do gracias 3 se lo alargó : y be» 
biéron de él todos. 

34 Y les dixo : Esta es mi san- 
gr€ del nuevo Testamento y qoe 
por muchos será derramada ^« 

€ Esto es , por la redttdon di ■»• 

chos. El Griego : •x;^yo/Airor« «m ee d«r* 
ramada, S. Marcos dice aquí por aotf- 
clfadoo , fua bebierm todoe dal célH^f 
ies dixo : Etta at nú Smi^ra^ €fe. Y Ü 

es necesario juntar estas palabras : Xftm 
et mi Sangre f con estas otras: Mtteá 
tbdot de ella^ como se leen en Sam M1« 
THXO XXVI. 37. 38. y en S. Pablo x. Ce» 
rinth. XI. 35. Con esta Sangre se esa* 



a Matth» XXVI. 30. Lúe. xxir. 14. b Joann, xiu» 3f« 
JSctor. I. 16. d Mafth* XXVI. 3(S. i. Corintb, xu 34. 



c Piglm* sblOb 



CAPÍTULO XIV. 285 

3; Amen Xco vobisy quiafam 3$ En verdad os; digo , que 

no beberé ya de este fruto de vid 
hasta aquel dia , que lo beberé 



fiofi bibam de hoc genhnine vitis 
usque in diem illum , cum illud 
bíbam novum in régno DeL 
. 26 Et hymno dicta exierunt 
in montem Olivarutn. 

37 Et Mt «ti Jesús A t Omnes 
scandalizabimim in me in nocte 
ista : quia scriftum est l> : Per- 
cutiam fastúrem , et disfergen^ 
tur oves. 

aS Sed fostquam resurrexe- 
ro , pre^cedám vos in Galüteám. 

- 29 Petrus autem ait illi : £t 
^ omnes seandalizati fuerint in te^ 
sed non ego. 

30 Et ait illi Jesús : Amen 
dicü tíbfy quia tu hodiein npcte 
hac , friusqúam gallus vocem bis^ 
dederit , ter me es negaturus, 

•1 31 At' Hle amplius. loqueba^ 
tur : Et si opúrtuerk me simuh 
cofnmori tibi , non te negabo. Si- 
fniliter autem et omnes dicebant, ( 

32 Et ^ veniunt in preedium, 
eui ñamen Geihsemceni. Et ait. di- 
sdpulis suis>t Sédete hic domó 
arem. ^ 

- 33 Ee assumit Petrum , et 

- ^ 

blecid la alianza entfe Dios y el hom- 
bre V y se declard la última voluntad 
de Jesu-Cliristo en este Testamento. To- 
do lo qual aceptaron á nombre de la 
iglesia los Apóstoles, que allí esta.bao. 
£ctc es eL nuevo Testamento » que se 
^eUó después en la Cruz , y se confir- 
snó con la muerte del Salvador. 
. X £1 cántico de acción de gracias. 

2 Otros : derramador las ovejas, 

3 La expresión del pronombre tú , y 
de las otras palabras, que se siguen, son 



nuevo en el teyno de Dios. ' 

26 Y dicho el hymno ^ , sa-i 
liéron al monte del Olivan < 

37 Y Jesús les dixo : Todos 
seréis escandalizados en mi esta 
noche ': porque escrito está : He- 
riré al Pastor ^ , y se descarria- 
rán las ovejas.: 

38 Mas de^ues que re3ucitá«> 
re, iré antes que vosotros á Ga« 
lüéa. 

39 Y Pedro le dixor Aunque 
todos en ti se escandalicen, ma» 
no yo* 

30 Y Jesús le dixo: En ver-j 
dad te digo , ' qué tu * , hoy en 
esta noche, antes que el gallo ha- 
ya cantado dos veces ^ , me ne- 
garás tres veces. 

31 Pero él con mayor porfía 
decía: Aunque sea menester que» 
yo niuera juntamente contigo, no 
te negaré. Y tú mismo tambieit 
decfan todos. 

33 Y fueron á una heredad, 
llamada Gethsemani.Y dÍKO á sus 
discípulos : Sentáis aquí , mien- 
tras qiíe hago oración. 

33 y llev6 «consigo á Pedro, 

• 

enñiticas en este lugar ; como si dlve* 
ra : Tú i que tan valiente te muestras, 
y que haciendo alarde de tus fuerzast 
sin contar con mi socorro »'te tienes por 
mas fuerte que los otros, y que contra 
una expresa declaración mía afírmaselo 
contrario, fú^ hoy mismo y sha pasar éhí 
hoy, en esta misma' noche , &c. 

4 Antes que^haya cantado dos vé^' 
ees , de las tres , que acostumbra de 
noche.. 



a yosnn, Kvi. 33. b Zachar, xiii. 7, c Aíaith, «xvr. 36. ¿arr. xzit. •4o. 



2S6 SAN M 

Jacobum\ et Jaannem secum ; ct 
ccefit favere ^ et ttídere. 

34 Et ait illis a : Tristif M 
anima mea usque ad mortem : suS" 
tinete hk , et v^ilau. 

3$ Et cúm processisset pau* 
Udüm , frocidit sufer terram : et 
íírabatf ut si fieri fosset^ transiret 
db eo hora: 

36 Et dixit :. AlAa fater, 
whñia tíbi possiMia sttnty transfer 
calicem hunc á me : sed non quod 
ego voló y sed quod tu. 

37 Et Jfenit y et invente eos 
dormientes. Bt ait Petro : Simon^ 
dormisi non fotuisti una hora v^> 
giiar^ 

38 Vigíate j et orate ^ ut non 
intretis in tentationem, Sfiritus 
quidem fromftus eit , caro veri 
infirma. 

39 Et iterum abiens oravit 
eumdem sermonem dicens. 

40 Et reversas , denuo inve^ 
nit eos dormientes ( erant enim 
oculi eorum gravati) et ignorth 
bant quid responderent ei. 

41 Et ventt tertióy et ait illis: 
Dormite jam y et requieseiPe. Suffi* 
cit : venit hora : ecce Filius homi- 
nis trad^tur in manus feccato* 
rum. 

1 El Griego: ndpiwtftf , ée todoi 
partes triste. 

2 £1 Griego: /itr' i^ou , connügp, 

3 Ed que habla de padecer. So el 
versículo siguiente lo Uama cáliz. 

4 jíb eo Hebreo , y abba en Syría- 
00 quiere decir fadre ; palabra tierna 
y cariñosa, con que los hijos pequefii*. 
tos llamaban á sus padres : y que des<* 
pues se usd en las oraciones , que se dl« 

. a Mütth. zzvi. 38. 



X R C O S. 

y á Santiago , y á Joan : y co- 
menzó á aiemorítarse , y i an-. 
gustiarse. 

34 T les dixo : Mi alma está 
triste hasta la muerte ^ : esperad 
aquí , y velad *. 

3$ T habiendo ido adelante 
un poco , se postró en tierra : y 
pedia y que si ser pudiese , pa- 
sase de ¿I aquella hora *: 

36 Y dixo : Abba padre \ 
lodas las cosas te son posibles, 
traspasa de mi este cáliz: mas no 
lo que yo quiero, sino lo que tu. 

37 T vino y y los halló dur* 
miendo: Y dixo á Pedro : {Simón, 
duermes? ¿no has podido velax 
una hora! 

38 Velad, y orad, para que 
no entréis en tentación. £1 espí^ 
ritu en verdad está. pronto, mas 
la carne enferma, 

39 Y fué otra vez á orar, di- 
ciendo las mismas palabras. 

40 Y vuelto , los halló de 
nuevo dormidos ( porque sus ojoa 
estaban cargados ^) y no sabian^ 
qué responderle. 

41 Y vino la tercera vea , y 
les dixo : Dormid ya, y reposacL 
Basta ^ ; la hora es llegada: ved que 
el Hijo del hombre vá á ser entre- 
gado ^ en manos de pecadores^ 

rigian á Dios llenas de aftcto. Jtom* vnc 
15. Galat. TI. 6. 

$ Por la mucha tristeza , que lo* 
oprimía. 

6 MS. Abasta Con esta palabra cor- 
rige las que preceden , que habla dicto 
por ironía. 

7 El Griego: ^«f ctl'tt'orMí , u 

fregado. 



C APÍTU 
- 43 ' Surgik f iamus. Ecce qui 
me tradety frvft isU 

' 43 £r, aUmc eo loqumUf ve^ 
mt Judas íscarioUs wius de dao- 
Jecim I gt ^ cttoi ea tunba nni/M 
omi fiocb'ix et l^tijif , á summis 
SacerdotSHU , et Scráris » «t je-> 

44 Dederat autem traditor 
#pi signwn eh f, dicens : ^2^^*^ 
cumque osadalui fuero j ifse est, 
Hncte eum y fft duciu cmté. 

4$ Et eúm venisse$ » statim 
acceaens ad eumy ait : Ave Rabbiz 
el osá$latus est eum* 
« 46 ^1 tíif ffiantif fnjccertMi^ 
in, eum » el trtutf mni mm* 
. 47 l/nni atttem quidaw% de cf r- 
cum;lantibtfi educem gladium, 
percussit servum summi Sacer^ 
datis : et amfutavit iUi aí$riculam^ 

48 Bt resfi^ndens Jesús y ait 
illis : Tamqt^n ad laprúnefn esi^ 
sJÍ5 cí^n gladiis , et Ugnis conh- 
frehendere met 

49 QuotuMe eram afud vos 
in templo docens , et non me te^ 
nuistis. Sed ut im^ieantwr Scnjew^ 
Tce. 

7 50 Tpac a discifiJí ejus re~ 
Unquentes eum y omnes fugprunt. 
$1 Adolescenx auteiH^ qtíidam 
sequebatur eum amkftus sindo- 
iu super nudo : et tenuerunt 
tum. 



10 xrv. 287 

43 Levantaos , vamos. He 
aquí ' el que me ha de entregar, 
está cerca. 

43 Y estando aun él hablan^ 
do y liega Judas I^ariotes , uno 
de los doce , y con él un grande 
tropel de gente, coa espadas , y 
palos , de parte de los Principes 
de los Sacerdotes, y de los Escri* 
bas, y de los Ancianos. 

44 T el traidor les habla dado 
una señal , diciendo : Aquel, que 
yo besare , aquel es : prendedle^ 
y llevadle con cuidado ^. 

45 T quando llegó , se acer-^ 
có luego á él , y dixo : Maestro^ 
Dios te guarde yjlt besó. 

46 Entonces ellos le echároa 
las manos , y le prendieron. 

47 T uno de los que estaban 
«on Jesu-Chrísto ^ sacando la es^ 
pada, hirió á un siervo del Suma 
Sacerdote : y le cortó la oreja. 

• 4& Y tomando Jesús la palabra 
les dixo : ¿Comp á ladrón babeia 
salido i prenderme con espadas^ 
y con palos? 

49 Cada día estaba con vo^ 
sptxos ensebando en el templo, y 
Bo ofte prendisteis» Mas para que 
se cumplaa las Escrituras. 
. $Q £atÓ9ces desamparándole. 
sus discípulos , huyeron todo& 

$ I T ui:i mancebo iba en pos 
de él 9 cubierto de una sábana 
sobre el cuerpo desnudo : y le 
asieron '• 



1 EÍ Griego : Kctpa^i^tis ; de pr^ preca^ciooM » para que 00 pueda eva- 
geote» dli'se , pue$ temió Judas, ó el poder de 

2 ElGs\ni'^:¿r<PeL\^fyiut^fil^MÍ^ J^us , d el del pueblo. 

i€ con todúuguHduá^ tomando todas las 3 ^ Griego i uma x^roüe-if aCrii 

a Matth^ zxvi. 47. Uie. ixii. 47. ^O0tin, zviu. 3. 



¿88 



SAN marcos; 



5a Mai él , soltando la sá- 
bana , se les escapó desauda 

o T iievároa á Jesiis i casa 
del bumo Sacerdote : y se junta- 
ron todos los Sacerdotes ' , y los 
Escribas y y los Ancianos. 

$4 Mas Pedro le fué siguieo^ 
do á lo lejos hasta dentro del pa- 
lacio del sumo Sacerdote : y se 
estaba sentado al fuego. con los 
Ministros ^j calentándose *. 

$ { Y los Principes de los Sa- 
cerdotes , y todo el concilio bu6« 
caban algún testimonio contra 
Jesús para hacerle morir t y no 
lo hallaban. 

$6 Porque muchos decían 
testimonio falso contra él: mas no 
concordaban sus testimonios ^, 

57 Y levantándose unos, a* 
testiguaban falsamente contra él, 
diciendo: 

58 Nosotros le hemos oído 
decir : Yo destruiré este templo 
hecho de mano y y en tres días e* 
difícaré otro no hecho de mano K 

fuete alguDo de sus discípulos, le asid» 
y él se les escapó, deiándoles la sábt* 
na entre las manos , aunque con la tú* 
nica interior , de la que nunca se des* 
pojaban los Hebreos. 

X Esto es, los Príncipes de los Sa- 
cerdotes , como^ lo eipresa el testo 
Griego, ¿p;^itp»Tí, 

a .IVfS. Ovn lof ftúmtt, 

3 El Griego : •jrpó^ rl ^Sf, á ím 
lumbre, 

4 Otros trasladan : mar lut Uithm 
tnotúot no eran battantix^ fUndados eo 
el texto Griego , que dice : xaí Troá 
ai fix^rvpiau oux, na-Af, Sus testimonios 
no eran Iguales. 

5 La expresión de Jesu-Christo ha* 
bia sido : Destruid este templa 9 y em 

a Matth, zxvi. 57. Luc. sxu. 53. yomii. xviu. zs* b MattJL axvi» 59. 
c JcaíUh ii« 19* 



5 a At Ule rejectá sindane^ 
nudus frofugit ab eis. 

53 £t a adduxerunt Jesum ad 
summum SaeerdoUm : et conve^ 
nerunt omnes Sacerdotes , et Scri" 
btí f et séniores, 

54 Petrus autem á longe se^ 
cutus est eum usque intró in atrium 
summi Sacerdotis : et sedebat cúm 
ministris ad ignem , et cakfacie-* 
bae se. 

{ j Summ b verá Sacerdotes^ 
et omne concilium quetrebant ad' 
ver sus. Jesum testimonium , ut 
eum morti traderent , nec tuve- 
niebant. 

56 Multi enim testimtmium 
falsum dicebant adifersús eum : et 
convenientia testimonia non erant. 

{7 Et quidjm surgentes, fal^ 
sum testimonium ferebant adver* 
sás eum , dicentesi 

58 Quoniam nos audivimus eum 
dicentem e : £go dissolvam templum 
hoc manu factum y et fer triauum 
aliud non manu factum adijicabo: 

9¡ nattiTXOi, y prendiéronle Íot mancebh» 
ilof. Algunos creen , que este jdven fué 
uno de los discípulos de Jesu-Christo, 

3ue movido de compasión iba siguieu- 
o al Scflor , para ver el paradero y 
fio de aquella tragedia. Otros , y entre 
ellos el Cardenal Baromio , lian creído 
que el jdven, de que aquí se habla, fué 
S. Juan Evangelista : pero esta opinioa 
no tiene fundamento alguno. Otros di- 
cen, que alguno de los criados , ó tra- 
bajadores de aquel huerto , estando dur- 
miendo en su cama , y despertándole 
el ruido del tropel , que venia , se le- 
vantó movido de curiosidad , y tomd 
solamente la sábana , con que estaba 
cubierto, para llegar mas pronto á ser 
testigo de lo que pasaba. La gente, que 
llevaba á Jesu-Chrlsto , creyendo que 



• ^g Et wt erat 
tistimmium. iUorurtL . 

6o Et exurgem summus Séh 
ordos ífi fnedium^ inUrregafHtJe- 
sum » dicens; Non resfondes qM- 
i}ttani odeai que tíb$ ai^icuimur 
ab hiñ 

í : di EU- autem $ae^at\ et m- 
fa'f reijpoMír. Rursmm suímini^ 
Sa&rdos itiUtrog^ibai etim , et dir 
xH ei : Tu is Christus Eüim 
Dd btmákti :> ^ ' 
• ' ó^J&usímfem'dixitiUiz^b 
sum^t Eí mkbitis Fühm hí- 
mnms sedentem á dc'xtris virtutis 



' áz ^Summus/autem Sacerdoi 
scindens vestbneáía sua: , aif: 
quid adhuc desideramus testeji 



'64, Audistis bhsfhemiamt 
Quid^Mtís vidñuri Qui amnes 
candimnaoenmf ium esse num 

6$ Et cmferuttt quídam con- 

s fuere eum^ ct velare faciem ejus, 

€$ cdafhis eumcadere , et dicere 

ei t Profhetiza : et mimstri ala^ 

ff^\0um c^hafít. . 

66 Éi^ cúm esset Petrus j» 
títriQ^' ieS^süm ¿ venit uiia ex aur 
'cUlii súmmi Sacerdotis: 

^> Ei c¡m vídísiet. Betrum 



C:APfTt[lO XIV. 289 

convenkns /')9 Y aó se concertaba el tes* 
. timomo dCi eUps .^« 

60 Y kvantándose en medio 
«1 Sftmp $iicefidot£ I pceguntó á 
j65Uat;^dieift&d»: ¿No respondes 
s^una comí» á lo que éstos ates- 
tiguan contra jd? . 4. 

61 ;Ma« él callaba , y nada 
respondió. I^ voItIó i preguntar 
el ^jUmo. Sacerdote V y le dixoe 
{Eres tú el Christo , el Hijo de 
))io$^.^eaditot/*? ' 

62 Y Jesús le dixo : Yo soy; 
y. vecéis :%L. Hijo deí hombre 
sentado i la . di¿tra dd .poder 
de Dios y y venir con la9 n^bes 
-ddcleia > M ' * . ' 
i .63 £btáaces« el SumO' Sácere 
dote , rasgando ms vestiduras» 
dixo : ¿Qué necesitamos ya de 
testigos? 

64 Habéis oido la plasphe- 
mía ? Qué os parece ? Y le con- 
denaron todos ellos ¿ que era reo 
de muei:te. 

6$ Y algunos comenzaron á 
escupirle, y cubriéndole la cajra^ 
le daban golpes, y le decían : A- 
divina : y los Ministros le dabaa 
.de bofetadas '. 

.66 Y estando Pedro abaxo ^ 
en d itrio, llegó una de las cria- 
das del Sumo Sacerdote: 

67 Y quando vio á PedrOp 



tr0t élsr y« ío ree^ifictré, T «n estas 
palabras entendía ét teúiplo de su cuer- 
po , do el material de Jerusalém , co- 
mo DOtt S. lOAH. 

Z MS. ¿«r tttttimm^. Otros , no 
tiasantes para lucerlo reo de 



El Griego. ¿Eres tú el Christo el 
del beodltol A quien se debe to- 



da gloria y alabanza. Como si dixert 
il^Tt» tú el Hijo de I^os Padret ^ 
3 Otros: le berian con varas. Lo 



ue declara mas el texto Griego, de 

3ue 
el Presidente. 



3 



oode parece , que estos Ministros eraa 



4 Esuba mas elevada la sala de Aii« 
dienda , donde se tenia la junta. 



m, XMth. xuvt 30» a zxn» ^4. b M§ith*Kr9U 69. £»«• zm. ^5. jMmkivxiL 17* 



290 S A N M 

cakfacientem se y osplciens iUum^ 
ait : £( tu cwn Jesu Na^artño 
eras. 

68 M Ule negamt » ¿iceñn 
Nequg seto , ñeque ntivi quid di- 
tas. £t exüt foraí anu atrium^ 
et gallus cantavit. 

69 Rursus « autem cum vi- 
Jtísset. üium anciUa j oet^t dice- 
re cireumstantíbut : Q,uia hic eK 
illis est., ... 

70 At Ule iterum ne^mt K 
Et'fost'fusülufn rwrsi^s. qui asta-- 
fcant, dícAant 9ett9x Vev¿ eK 
Mis es i nam et GMaus es.. 

71 Ule autem oefit amthep- 
mati%ane % ^ ¡urcn i .Qtía nescio^ 
fwnúnem istutfky, ftf^tn dkitis.. 

7X Et statim gallus iterum 
cantavit c^ Et reccxdatus est Pe- 
$rus verbi j, quod dixerati ei Jesús: 
Triús quam gallus. cantet bis¡, ter 
fne negabis. Bt eoefit flere^ 



I Se pií^é explicar Sak Marcos^ 
xon lo que dice S. Mathbo « yt náén-- 
trat tulia ; esto es ^.trfab^ fara ralir^. 
nego la segunda vez A Jesu-Cbrlsto , y 
«iespue» la tercera ^'quando efectiva^ 
. meóte se iba ^ porque los que estaban 
presentes» de e¿te mismo retirarse» en* 
traroD en mayor sospecha , y le pre- 
guntaron. Estas palabras lalió fuera. 
pueden sigrtfícar » na que salid de ca- 
ta , sino del itrio interior » en que 



X & c O s. 

que se calentaba, clavando en él 
los ojos, le dixo : Y tú con Jesus 
liazareno estabas. 

M Mas ¿1 lo negó , 7 dixo: 
Ni le conozco^ ni «é lo que di* 
ees. T se salió f ueni delante del 
atrio, y cantó el gallo '.. 
'69 Y viéndole de nuevo la 
criada.'^ ,• comenzó- á decir á los 
que estaban presentes : Éste de 
eiios^es^ 

70 Mas él lo negó otra vez« 
Y poco después^ los que allí esta- 
ban ^ decian á Pedro : Verdade- 
ramente tii de ellos eres: porque 
eres tambiea Galiléo K 

71 Y él comenzá á maldeciD- 
sé , 7 i jurar: Na conozco £ ese 
hombre , que decís^ 

.7a Y en el mismo puntocan^ 
tó el gallo la segunda vez« Y se 
acordó Pedro de la. palabra, que 
Jesus le faabia. dicho ; Antei que 
el galb fiante doa veces , me ne* 
garas tres veces. Y comoiwá.á 
llorar \ 

tabaa los Sacerdotñ^ 

a En S. lÜATHso te' dlce^ que en 
olra^pcro piiede.ser, que U primera, 

aue era. la portera , Joamm^ xyiiu 1 7. 
jese «íL ayisa á la: otra • y ésta 1 lot 
qiie alti asistloa > - . • 

3 Sa el texta Griega. sa Ife tam* 
bien :xAi H AciAi¿ ó-et/- 0A««>«CÚ y futí' 
Va s€ semeja á lá de los Galiléoi. 
.4 y^saliendose fuera,«comexiidr £1Uk 
rar amargamente» 



a Malth, XXVI* 71^ b Lúe. itiu 59. Joatm^ Vfuu ai, 
c Múith. xxTi. 7S- yoMiu iiu. 38* ^ 



r • 
I 



> I 



a 



CAPITULO XV. 



39 Z 



^rtstntaiú , y aeiísada Jau^hristo dehnu de Pttoo , iio nsfímde. 

Ia €s ffijerido Barrabís y y le aewuncian 4 wuerU Je Crtiv. Los sol* 

.dados le eseamecen en ¡ttíiversas waneras ^ y te tondtteen 4 h muerte. 

J&s ermficado enOre dos ladrones^ Jose¡h de^ma$bia fide, su cfterfo, 

ykdá sefiuturík 



silium ftKtenus jvmmi Saeerd^ 
tes 9 cum seuioribus , et Scribhp 
et universo^ coucUio^ tñneientes 
Jetum p Atxerunt , et tradiderustt 

u Bt ^ intefwavit eum Fu 
Jatus 2 Tu es rex Judéeoruml At 

,iUe resfondens , mt iUi : Tu du 
cis. 

3 Bt aecusdbant tum summ 
Sacerdotes in multis. 

4 TUatus esutem rursum ith 
9$rrogaioie tum ^ dkens : Non 
resfondes qddquami vide in 
quantis te accusant. 

5 Jrim autem imflius níhU 
resfondit ^ ita ut mraretur PU 

I Porque los Judlot liablao perdido 
la autoridad de coodeoarit muerte, f 
retidla eo el Presideaie^^ Gobernador, 

reoflaban los Romaoos para el man- 
de la ludéa. 
n XI teitoCrrIegoaliade: «¿W^ i\ 

3 SéM JoAw escribe muchas cosas 

3ue respoodió el SeOor en este tiempo, 
así esta logar « «o que $. Marcos dl« 
ce t fof «a /« nrx^enditf , se debe eoteo-* 
der , eo ooBoto miraba á las acusacio- 
nes , que le badao ; porque «stas , -co- 



t X luego por la maSaiui 
teniendo consejo los Principes de 
los Sacerdotes con los Ándanos^ 
j los JEscribas 1 7 todo el con<- 
cüio 9 haciendo atar á Jesús , le 
Jlerároa ^ y «ntregáron i Pila-' 
to^ 

3 T Pilato le preguntó : jE- 
jres tú el Rey de los Judíos? T él 
^respondiendo Je dixo : Tú lo di* 



3 T los Principes de los Sa- 
cerdotes le acusaban de muchas 
cosas \ 

4 T Pilato le preguntó otra 
Tez y diciendo : j No respondes 
mada? mira ^ de quintas cosas te 
acusan» 

. 5 Mas Jesús ni aun con eso 
respondió '» de modo que se ma- 
TayiUaba Pilata 

ano fklsas* na mereclao respuesta. T 
porque sabia también -el Sefior , que Pi- 
lato tenia bÍen«onoclda su Inoceacla. 
Y también porque «ra Inútil que él 
respondiese : Por lo que miraba a Pila* 
to» por quaoto estaba ya bien Instruido 
7 conyeoddo de la Inocencia de Jesu- 

Cbrlsto como él mismo repetldus vecea 
liabla protestado; 7 por lo que kmc^m h 
los Judíos , suf acosadores , porque sa- 
bia que absolutamente tenían resuelta 
au muerte, y que de nada servirla 
qoanto podría decir para justificarse. 



a MattfL xzni. i. Lmc, xxii. <6. yaami. xvii i. aS. 
b MUtth. axTii. la. Ijtf. zxui. a. y^amm. xviu. 3S« 



Ta 



6 Per ifiem autai^ /;jti^ ^.-' '^ 6* Iñ^rj acostumbraba en di 



khat dimittere illis unum ex vin- 
jctis y quefncwnqtée fetissenf. ' 

. 7 Bror autem ^iti diaéhatúr 
3Sat^Mji$%j qai cum sédkiásh erát^ 
vinctus y qui in seditione feceta$^ 
homicidium, 

8 Et cám ascenfiisseí turba. 



dia de la fiesta dar libertad á uno 
deles présos^y^u'alqufirá queé- 
llos'pkUweri. '' ^ »••' . .• - • '. 
í ^7 't'tíibía üftó Mtfmadd^fef. 
títbks y que' estaba preso con ó^ 
thos sediciosos , por haber hecho 
una muerte en una revuelta '• 
8 Y como concurriese el pue^ 



cospf^ roffíre , [skut liemfer fAcie- -htúy 'íiúmeMb á pedirle ^ la ([rap 



bat iUií. 

'9 PUaPus Uínem-teiffMdit th, 
tt dixH t f^ltjst dímiuam ^dobis 
R^etH Jt/^dctérum^ • 

I o ScUbat- ertim, ,quód per 
inviíUam tfoíüdhsenP cum sumfni 
Sacerdotei. • • ** ' " 

\i Púhtijtóef'nútán ironcf^ 
verunp furbatn , ut magfj Sárad- 
bam dimitteret eis. ''-■' 

12 Püatus a autem' itérum 
resfondenSf ah'ilHs^ Quid er- 
go vultis faciam Regijudao- 
ruml 

13 At^ illi iterutn clamá'oe- 
rufit : Crucífige eum. 

14 PUatus vero dicebat ülis: 
Quid entm mali feciti At illi ma- 
gis clamabant : Cruc^ge eum. 

I { P-üatus auHm volens Wh 
fulo satisf acere , dimisit illis Bo- 
rabbam ^ et tradidii Jaum ftagel" 
lis casum^ , ut crucifigeretur,. 



da qvié sí^npre teé^há^M. 
< 9 IPíiiato les*r»pondi6 , y 
41x0 1 'I Quci^íé que os suehfe áJ 
'*ey de lois Judíos? ■ » 

10 Porque sabia, que fK>t 
envidia lo hablan entregado los 
l'jftrttipes de los Satehlótfes. £ 
*^ i-i^ M¿afk»Pbntíftcfesíúeí«í- 
ron i lá -gentfe para ^ue les sol- 
tase antes á Barrabás. 

13 T Pilato les respondi6, y 
dixo otra vez : ¿Pues qué querds 
que haga del Rey d^ los Ju- 
díos*? 

13* TelTos volvieron á grkaR 
Crucifícale. . • ^ 

14 Mas les dedá Pilato: ¿Pues 
qué mal ba. hecho? Y ellos g£t^ 
ban mas : Crucifícale. 

i|. T Pilato, queriendo* €09* 
tentar ai pueblo ^ ^ les puso ta 
libertad á Bárrat|ás;, y dÁfbts 
dé haber hegho azotar .4 Je^u^l^ 
entregó para que le crudfícft- 
sen *. 



. I En el texto Griego se atribuye el 
iioinlcfdio á todoi : y el articulo oá ¿ 
eotetider , que fué un alboroto-, ó sedl* 
doo poco antes sucedida. 

« El Griego : Jlp oL^ahfXS : eum «j»- 
tíémaxset, 

3 . £1 Griego : h AcVttt €*o-üJcí tSp 



yudhü 

4. £1 Juea que intenta cómplice^ 
ItD^o í^lta ¿ la rectitud ,7^1» jua^ 

ticfa. 

5 MS. JT ditf i Jesff-tíuritto afíUBdm 
A erucifigar. 



a Mstth, zjivu. sa. Zmc, zzxn. 14. b ^ann, zvm. 39. 



c Apf jtsr 

.. .16 k i^iUs ^, Otffem 4uxerunt 
eum in auium fmtorii , et con^ 
VQcant tautm coharUm^. 

^ 17 Et induunt eumfurfurá^ 
et hnfonunt ei fkctlMes sfineain 
eoronam. 

18 Et aeferunt sdutare ium: 
Ave Rex Judúeorum, 

19 £^ percutíebant cafut 
ejus arundine : et cwfuptelmnt 
eum j et ponentes genua , odo- 
rabant eum». 

20 Et postquam illuterunt etV 
emuerunt ilfum fnrfurá , et indue- 
runt eum ^veseimfntis suis ; et edor 
cunt Vk^m ut trurífig9re!n% etim. 
' 21 t £1 ^ »angan(»fQetunt froh 
tereuntem quemfifm. f Sym^nem. 
Cyrentewñ venientem de viUa, 
fatrem Alexandri > e$ Rufi , .uí$ 
pjUeret crucem ejus. 

22 Et ferducunt iUum in 

Gotgotha loeum:,qu9d est Í9(er* 

freUitum CalvarM hcus, 

. 2.3 Et dabant ei bíberemyr-' 

nthum vinum , et non accefit. 

24 Et c crucifigentes eum^ 

X El Griego ; to-ar r?; oLÍ\itS , o 
i^Ti 'je^oLireipuf , dentro del Patudo <^ al 

Pretorio , 6 Auáienda. 

2 £1 Griego : txú Kiyw , y decir. 

3 MS. .E Jtrienle etí la tifsta con una 
cannavera. 

4 MS. £ fincando lof inojosi y tam- 
bién é inojoe fito* aorátfanle. 

5 Esto es , á llevarla juntamente con 
y eme, como lo expresa S. Locas xxiii. 
26. y esto , quaodo estaban en el ca- 
mino del Calvario. Porque iba tan nuil- 
tratado , que temieron su muerte antes 
de llegar al lugar destinado. Otros 
cteen , que la llevd solo Simón. 



L\0 VX^i ÍP3 

16 Y los soldados, le* Uevároa 
al. atrio del Pretorio .'^ y convon 
can toda la cohorte, 
, "17 , Y 1¿ xiskeBk de ÍJÚrp^ura, 
y texiendo ima.coroika de espn 
oás y «e la pusieron. i . 

18 Y comenzácou á saludar-, 
le ^ : Dios te salve , Rey de los 
Judíos. 

ip :: Y le. herían en- la cabex& 
con una caña f ^ y le escupían,, 
é. hincando las rodillas ^^ le ado- 
raban. / , . 

20 Y después de haberle es<i 
carnecldo, le desnudaron de.* la 
purpura, yJe vistieron sus ropasf 
y le sacáh fueta^para crudfícarle. 
-í at ' Y QodqpieliérQD.á. uno que 
pasaba, Sioton Cyrenéo^^qtte ve*. 
Aía.de una granja, padre de Ale« 
xandro, y de Hufo, á que carga- 
se con la Cruz de Jesús ^1 
.22 Y lo llevan á un lugar, 
llamado Gólgptha: que se ínter* 
preta lugar.de la Calavera. 

23 Y le daban á beber vino 
mezclado con myrra ^ , y no lo 
tomó. ' » ' 

24 Y después de haberle cru« 

6' S. Mathéo xxvit. 34. dice , qnü 
era vino mezclado coa hiél: y San 
Marcos aqui , que lo estaba con myrra. 
S. Mathso en su original usó sin ()u- 

da de la palabra m\ ó wn\ , réxch, 
r¿/fA, que en gfoeral sJgollica MMr,fMr. 
y S. Marcos expresó la especie , decla- 
rando , que era myrrha , y el Intér- 
prete de S. Matheo la explica por ble!. 
Esta bebida se daba á los que iban é 
padecer la muerte , para conforta rlot,- 
7 para adormecerlos. No lo tomój esto 
es , después de haberlo gustado , para 
sentir esta amargura mas , 00 lo puse 
beber. 



a JUatth, XXVII. 27. yoann, xix. 2. b Matth* xxvii. 32. Luc. xxiii. 26* 
c Jíatth. xzvii. 35* Luc. xziii. 34. ^Foonn, xn. 23. 

T3 




JP4 SVAl^ ^M 

diviseruiít vestimenta ejus ^ mit- 
Untes sartem superéis , quis quid 
toUereu > « 

, 2$ Erat aatem hora tertía, 
et cr^cifiateruñt eemk 

26 Et erat tituíus causm ejus 
inscriftus : Rmjc Jffj>JBonují. 

• . . . . • 

27 Et cum eo crucifigunt duot 
latranes : unum d dsxtris , et 
alium d sirmtris ejus» 

28 Et a imfleta est ScripturM^ 
quús dicit : Et cum iniquisrefu-' 
tatus est, 

' 29 Et pratereuntes hlasfhe-- 
encbant eum , moventes capka 
sua , et dicenpB^ ' ^ : y oh qui 
destt^is temfium Oei , et in tri- 
bus diebus remdifícast 

30 Stdvum fae temetipsum 
desgendens de cruce* 

31 Simitíter et summi Sa^ 
carilotes üludentes^ ad alterutrum 
eum Scribis dicebant: Aíios sal-- 
vas fecit , seipsum, nan potest sal^ 
vum faceré, 

32 Christus Rex IsraU 
descendat nunc de cruce , ut vi-- 
deamiAs , et credamus, Et qui cum 



Á I. b O s. 

dficado, repartieron. 4US ropa^ 
echando suertes sobre ellas, para 
ver. lo que llevacia cada una 

2$ ¿Lra pues la hora de ter« 
cia ', qaaodo la crucificaron. 

26 T el titulo de 6u causa te> 
nia esta inscripción ^ : Ei. Rst 
DE LOS Judíos. 

27 Y crucificaron con él dos 
ladronea el uno á su derecha, j 
el otro á su izquierda '. 

28 c Y «e cumplió la Escritu- 
ra, que dice : T fué contado con 
los malos \ 

29' T los que pasaban, blas<« 
phemaban de él , moviendo sus 
cabesas , y diciendo ) Ah,. el que 
derribas el templo de Dios, y en 
tres días la reedificas;; 

30 Sálvate á ti mismo , j 
desciende de la CruK. 

31 T de esta manera, escar- 
neciéndole también los Príncipes 
de los Sacerdotes con los Escri- 
bas , decían unos á otros : A o- 
tros «alvo , á sí mismo no puede 
salvar *, 

32 El Christo, el Rey de Is- 
rael descienda ahora de la Cruz, 
para que lo veamos , y creamos^ 



X £rat autem hora tertta'i vsto «s, 
hora tertia desinens^ et inapieur sexta, 
S. Joan escribe , que Jesu-Chrlsto fué 
coDdeotdo cerca de Ja. hora tte sexta 
del dia ^ y aqui S. M Ancos dice , que le 
crucificinio eo la hora de tercia. Los 
Hebreos dividiaa el dia , y lo mismo la 
noche en quatro partes , de tres horas 
cada una , y ordioarlamente daban el 
nombre de hora de prima á la prime- 
ra de estas quatro partes ; porque esta 
comenzaba d la primera hora , y la de 
tercia á la segulida de dichas qaatro 
partes , por quaoto comenzaba después 



de la tercera hora , fiíc. Y segiro este 
modo de cootar , la hora de tercia de 
S. Marcos es la misma., que la de 
sexta de S. Juan. 

a MS. E tanie tieripto tobre la eakt^ 
%a en la Cruz 4l achapii pvt fuel cnr* 
nfigaram, 

3 MS. £1 «no 4 diettrú^ ti otro á 
thúettro* 

4 Isaías luí. xa. cuyo lugar ei- 
pone aqui San Maacos del Meisias á 
la letra. 

5 MS. No fueáo titur fro. 



a Itai, Liii. xa. b yoanu. ix. X9* 



CAPÍTULO xr. flpj 

io cruciftíd ermi y convidaban^ También los que estaban cruciíi- 



íur €t, 

33 Et factá hará sexta ^ t^ 
nehr^ facta sunt per totam ter^ 
ram usque in horam nonanK 
' $^ ' Et hora nona eseclamavit 
Jisus voce magnáy dktns ^ : Ezox^ 

est inúrfritatwn : Devis mms^ 
Deus fneui' , ut ^púd ¿kriliqui^ 
sti me?' • * 

; 35 JSr quídam de circum¡t$ani 
tíbus audient^s^y dicebanPi Ecu 
Etiam vta$. 

36 Cufttns autem unus ^ et 
hnplens spongbtm acetó , eircum- 
fonensqite c^mo y fotum dabat 
ei p dicens : Sinite , videamus si 
veniat Elias ad defonendum eunu 

37 ^ Jesús autem emissá voce 
magna exfinwit. 

38 Et velum temfli scissum 
est in dúo y á summo usque deor* 
sum. 

39 Videns autem CenturiOy 
qus ex adverso stabat y quia sic 
clamans exfirasset , ait : Veré hic 
homo FÜius Dei erat. 

40 Erant ^ autem et mutie^ 
res de longe asficientes : ínter 
quas erat María Magdalene y et 
María Jacobi minorís y et Joseph 
mater y et Salome: 



cados con 6i y le denostaban \ 

33 T quando fué hora> de 
sexta, se cubríosle tinieÚas toda 
la tierra hasta la hora de noDa. ^ 
• 34 Y á la^hora denoha ?-ex- 
claxnó Jesús con grande voz, di* 
ciendo: RixXyMtoiy j^AnuMA^nA^ 
BACTHANí? que quiere decir: 
¡Dios.mio y Dio» mío, por qué 
me haa de^ampaiado? . 

3$* .Y algunos de los quees^ 
taban presentes, quando lo oyé^ 
ron, decían : Mirad ' , á EUas 
llama* ' 

S^ó Y corriendo uno , y em-^ 
papando una esponja ^ en: vina-* 
gre y y atiadola en una caña , le 
daba á beber, diciendo : Dexad, 
veamos si viene Elias á quitarlo» 

37 Mas Jesús, dando tina 
grande voz , espiró ^. 

38 Y se rasgó el velo del 
templo en dos partes , de aho i 
baxo* 

39 Y quando el Centurión ^, 
que estaba enfrente, víó, que así 
clamando habia espirado , dixo: 
Verdaderamente este hombre era 
Hijo de Dios. 

40 Y habia también allí u- 
ñas mugeres mirando de lejos: 
entre las quales estaba María 
Magdalena , y María madre de 
Santiago el menor, y de Joseph ^^ 
y Salomé •: 



X Védse S. MATRao xx?n. 44. 7 $• 
¿OCAS XXIII. 39. 

» Tres horas después de medio día; 

3 Erao sIq duda de los Soldados 
Romaoos , pues do enteodlan la lengua 
del pais. 



' 4 M$. Una ipMgh « &€, em ,uns 
éanna* 
' S MS. Finóse. 

6 Ca pita o de guardia, que era Gentil. 

7 El Griego: I v<r»» 70/^ 

8 Y María Salomé , que era la ma- 



Piaím. xxr. 1. Matth, xxrii. 46, ' b Metth, xxvii. $$. 

T4 



r 
196 S A K M 

. 4x Ei ahn tssit in .GalilaOy 
sequebantur eum a , et ministra- 
hmt et : et .alie mxüta ^ qxud si- 
muí cui» €0 asanderant Jcrosih 
lymam* . < '. 

41 'Ut ^ cim jam seto esset 
factvtm ( qiáa irat Parasceve, 
qu9á estantesahbaiunj) . 

43 Ventt Josefh ab Arima^ 
ihaa nobi^is decurio, y qtU *et 
ifse eral exfectans regfutm Dei^ 
et OfídaGtar introivit oá Pilafuníy 
et fetiit cor fus Jesu. 

44 Pilatus autem fnirabíOur 
si jam obiisset. Et accersita Ccn- 
turione , interrogavit eum si jam 
P90rtuus esset. 

^$\Et cúm cógttomisset á 
(¡knturione , dúnamit Corpus- Jo- 
septL 

» 46 . ' Josefh autem mercatus 
sindonem y .et defonens eum in- 
ifóhit' sindonefy.et fosuit eum in 
monumento^ quod crat exciswn 



Akc O s. 

41 Las qualed, quando e^u 
ba en Galilea , le seguían , y le 
seryian^ y otras muchas, que jun-> 
lamente. con d habían subido á 
Jerusalém. 

' 42 T quando se hizo ya tar- 
de (pues era la Parasceve ', que 
es Ul vispera^ del Sábado) 
, 43 Vino Joseph de Arima* 
théa^ ikittré. S^aiior ^^ que tam« 
bien él esperaba el reyno deDio% 
y: eotffó osadamente á Pilato , y 
pidió el cuetpo deJesusL 

44 Y Pilato se jnaraviUaba 
de que tan pronto hubiese muer« 
to ', : y llamando al Centuriion, 
le preguntó , si era ya ^ muerto. 
; 45 Y después que lo supo del 
Centurión y dio el cuerpo i Jo- 
seph. 

46 Y Joseph compró una si- 
baña , y quitándole ^, ló envol- 
Tió en la sábana , y lo puso en 
un sepulcro , que estaba abierto 



dre de Santiago el mayor ^ y de Joan, 
muger de Zebedéo. S. Math&o xxvii. 
56. ., 

I Este era el Viernes , que se lla- 
maba mí , porque se preparaba eo él 
lo necesario para el dia siguiente, que 
era Sábado. 

« El Griego: ^b<rx^iuMf €ov\%vTÍií, 
nobie Senador ^ ó Consejero. Algunos le 
hacen Senador de Jerusalém ; otros del 
Synedrio , pero mas probablemente se 
cree , que era del Consejo particular de 
la Ciudad de Arimathea. Lo cierto es, 
que era uno de los discípuíos de Jesu- 
Cbristo, Matt. xxvii. 57. y- de aque- 
llos, que esperaban el reyno de Dios. 
Dfcurion entre los Romanos era prrp^ia- 
mente un oficial subalterno , que man- 
daba diez hombres; pero en los Glosa- 
rlos antiguos significa tambteb lo que 
los Latinos llaman Curialu , un Conse- 
jero y un M¿g¡stra¿o , un Juei. La pa- 



labra noble , y eo el original ivfxnf*» 
quiere decir honerto , grúve , moáetto^ j 
después se le dio también la significa- 
ción de rico : honrado , eonstitvido en 
dignidad : y así en S. Matmeo xavu. 
57. se traslada homo áivet, 

3 Mas bien parece., que debia ea« 
trafia'r Pilato , que no hubiese muerto 
mucho antes, después de tan atroces 
tormentos y crueles tratamientos « que 
había sufrido. Pero como los que pa- 
decían este tormento soliao vivir mu** 
cbo tiempo después de cruciticados, y 
á estos por compasión les suliau rom- 
per las piernas , para que acai>asea 
quanto antes , como lo hicieron con 
los dos ladrones ; ppr eso Pilato extra- 
ñó , qu^ Jésu-Cnristo hul)ieSe muerto 
tan presto. 
'4 El Griego , ii •srxActi , ti hahiá 

mucho tiempo^ que habla muerto. 
5 De la Cruz. 



a Luc. Tiii. 2. b Mattk, xxviz, 57. ¿«c. xxiii. $0. SFognn, mt. 38. ^ 



j 2, 



CAPÍTULO XV. 2^7 

de^ fetra , et advohit lafitUm en piedra ^, y arrimó una losa i 



ad ostium monumentu 

4rf Marta autem Magdaleney 
et María Jostfh asficiebant ubi 
fonetstur. 



la boca del sepulcbro ^, 

47 • Y María Magdalena , y 
María madre de Joseph miraban 
donde le ponian '. 



I MS. Tajado en piedra^ é púiot de Nicodeinus á Josepb de Artmatliéa, S. 
fujo una labde. Juan .xix. 40. 

a A todos estos oficios acompañó 3 Para poder embalsamarlo. 

CAPITULO XVL 

Resurrección del Señor , que afarece á la Magdalena , y desfues á síu 

discifuios. Los enjisa 4 fredicar y y á bautizar for todo el mundo^" 

anunciando los frodigios , que harian aquellos y que creyesen en él. 

Su Ascensión gloriosa á los Cielos. 



1 jL como pasó el sábado, 
María Magdalena, y María ma- 
dre de Santiago , y Salomé com- , 
práron aromas ' para ir á em- 
balsamar á Jesús. 

2 Y muy de mañana ^ el pri- 
mero de los sábados vienen al se- 
pulcbro y salido ya el SoL 

3 Y decian enere sí : } Quién 
nos quitará la losa de la puerta 
del sepulchro^ 

4 Mas reparando , vieron 
revuelta la losa^ porque era muy 
grande. 

5 Y entrando en el sepulchfq •, 

tos después de puesto el Sol en la mis- 
ma tarde del sábado , cuy» festivMad 
se concluía con el poner de) So) \ y lue- 
go entraba el primer día de la semana 
siguiente. 

a Y saliendo para ir al sepulcbro, 
quando. todavía era obscuro , Joak. xx, 
' I. no llegáruQ á él , síuq salido ya el 
Sol , como a(^ul se dice. 

3 Este santo sepulcbro era doble. La 
parte iuterlor de ei fué, eo doAdc.de* 

a MattK xxviri. X, Luc, isiv. !• Jeann* xxx. X. b Matth* zxviii. 5. Lu€. 
zxiv. 4. yMiw. XX. xa. 



1 Jtlit a cúm transisset sab- 
hatum j María MaEdatene , et 
Maria Jacobs , et Salome eme^ 
Tunt aromata ut venientes unge- 
rent Jeswn. 

2 Et valde mané una Sdbba- 
torum , veniunt ad monumentum^ 
ikrto jam solé, 

3 Et dicebant ad invicem: 
Quis revolvet nobis lafidem ab 
ostio monumenti^ 

4 Et resficientes viderunt 
revolutum laptdem. Erat quiffe 
tnagnus valde. 

5 Et ^ iñtroeuntes in monur 

• • ■ 

I Estas santas mugeres fbéron en- 
4diices- al sepulcbro de Jesu^Christo 
coa los ungüentos ó aromas , que ba*^ 
bfan comprado el dia de la .prepara- 
cioo « ó el Viernes , como dice Saw 
JLocüs xxiif. 56, y XXIV. i. Porque los 
Historiadores ordinariaraeote , por a- 
breviar', suelen juntar dos cos^s , co— 
mo execu cadas al mismo tiempo, auu- 
que la una lo baya sido mucbo ¿ntes» 
^^mbien pudieron comprar los ungían- 



¿pS S A IT M 

fmntum vUerunt juvcnem seden- 
.pem in dextris » coofertum stM 
candida , et obstufuerunt.' 

6 Qtti décit Ulis : Nolite ex- 
favescere : Jesum qiueritis Naza- 
renum^ crucifixum : surrexity non 
est hic y ecce locus ubi fosue^ 
runt eum. 

7 Sed ite , dicite discifulis 
ejus , et Petro ^ auia pnecedf f 
vos in Gaíilteam : ibi etim videbi- 
tis ft f sictít dixit voUs^ 

8 At iUíe exeuntesy fúgerunt 
de monumento , invaserat enim 
cas tremor et favor : et nemini 
quidquam dixcrunt , timebant 
tntmm 

9 Surgens autem mané ^ , prí- 
má sabbati » apparuit primo Ma- 
ria MaEdalene , de tjua ejecerat 
seftem déemonia. 



posttároo el Cuerpo del H!jo de Dios, 
y la que Josepb habla cerrado coa una 
grande piedra : y así el Aogel del Se* 
flor estaba seotado fuera sobre esta pie- 
dra , después de haberla quitado de la 
entrada del sepulcro Interior ; y por ea- 
to dixo k estas saotas mugeres : Matt. 
xxyiii. 2. VhiSd , ved el lugar ^ en que 
el Señor fué puesto ; esto es , acercaos á 
ver en el sepulchro interior , y veréis* 
que ya no está allí. S. Acostin. 

I La particular mención , que hizo 
aquí el SeOor de San Pedro , nos dá k 
entender claramente, que no solo no le 
tenia olvidado « aunque le babia negado 
tres veces , sino que le distinguía en- 
tre todos , para consolarle en la grao- 
¿e pena y amargura de coraaon, que 

« sentía , por haber negado un cobarde- 
mente á su Divino Maestro. Y así la 
conjunción rr, equivale aqui á máxime^ 
ó pothstmum, ¡Qué aliento, y qué con- 
suelo para los pecadores, que de veras 
buscan , y^se convierten á su SeRor! 
¿Pero por qué el Sefior dice á sus Dis- 



X R C O S. 

vieron un mancebo sentado al 
lado derecho , cubierto de una 
ropa blanca , y se pasmaron. 

6 Él les dice : No os asus- 
téis : Buscáis á Jesús Nazareno^ 
el que fué crucificado : ha resu- 
citado y no está aquí ^ ved aqui 
el lugar en donde le pusieron, 

7 Mas id ^ y decid á sus dis- 
cípulos , y á Pedro ', que vi de- 
lante de vosotros i GaUléa : allí 
lo veréis , como os dixo. 

8 T ella^ saliendo huyeron 
del sepulchro ^ pibrque las habia 
tomado temor y espanto > y i 
nadie dixéron nada ^, porque 
estaban poseídas de mieda 

9 Mas habiendo resucitado ' 
por la mañana , el primer día 
de la semana \ apareció prime- 
ramente á María Magdalena, de 
la qual habia lanzado siete de- 

' monios ^. 

cfpulos , que le verán en Galilea , y 
no en Jerusalém , en donde se halla- 
ban 9 y efectivamente también se les 
mostró? Esto fué sin duda porque el 
Señor quiso hacer una manifestación 
pública de sí mismo no solamente á los 
once , sino también á todos los otros 
discípulos que creían en él , de los oua- 
les babia mayor número en la Galfiéa, 
en donde habla residido mas tiempo 
que en la Judéa. Y probablemente es- 
ta es la aparición de que habla Sa» 
Pablo i. Cor. xv. 6. que se hizo eo 
presencia de 500. testigos , de los qna- 
les vivían aun muchos, quando el Sao^ 
to Apóstol escribid dicha carta. 

a De los que encontraron por el ca* 
- mino ; sino que corrieron á dar aviso á 
los discípulos , de lo que hablan visto. 
Matth. xxviii 8. 

3 £1 Griego tiene expreso el I»^«*7<. 

4 Esto es , el día , que entre noso- 
tros por eso se llama Domingo, 

5 S. Ambrosio y otros Intérpretes 
lo explican y entienden Uteralmente; 



a Suprs XIV. 38. b Joann. xz« z6« 



CAPÍ TÜ 
xo. Illa vaáens nuntiavit his^ 
qui cum eo fuerant, ¡ugentibus, 
€t flentibus. 

11 Et ilU audientes quia 
vivcret , et vt$us esset áb €0, 
WM credíderunU 

12 Fost A hac autfim dúo-, 
bus ex his ambulantíbus ostinsus 
est in alia effigk , euntibus in 
viílatm 

13 Et illi . euntes fiuntíave^ 
runt ceteris : nec illis credidC' 
runt» 

14 Nímsiimé recumbentibus 
illis ufulecim apparuit : et exfro^ 
bravit increduiitatem eorum €t 
duritiam eordis : quia üs , ^f 
viderant mm resurte^isse ^ non 
crediderunu 

I ( Et dixit eis : Euntes in 
mundum universum fnedicate 
Evangelium omñi creatura. 

16 QtU crediderit ¡ et bafti' 



LO XV I* app 

10 Ella lo fué á decir á los 
que habían estado con él , que 
estaban afligidos , y llorando '• 

11 Y ellos y quando oyeron 
que estaba vivo ^ y que ella le 
habia visto , no lo creyeron. 

12 Mas después de esto se 
mostró en otra forma ^ á dos 
de ellos y que iban á una al- 
dea ': 

13 Y éstos fueron á decirlo 
á los otros : y tampoco los ere* 
yéron. 

14 Finalmente ^ estando 
sentados á la mesa los once , se 
les apareció ; y les afeó su incre* 
dulidad ^ y dureza de corazón^ 
por no -haber creído á ios que Je 
¿abian visto resucitado. 

I $ Y les dixo : Id por todo 
el mundo , y predicad el Evan- 
gelio á toda criatura ^. 

16 El que creyere, y fuere 



esto es « que efectiva meóte liabla sido 
poseída de siete demonios , que el Se- 
flor echó de su cuerpo. Algunos anti- 
guos lo explican en sentido espiritual, 
entéodtendo por «stos demonios to- 
dos los vicios , y prloci palmeóte los 
siete capitales , que la dominaban. Pe- 
ro esta «aplicación no conviene , con lo 
que dice. San Locas viii. 2, Se puede 
decir , que esta posesión , que ios de- 
monios tenia n de su cuerpo , era figu- 
ra de la tiranía , con que dominaban 
en su alma. El Sefior distinguió parti- 
cularísiroamente á la Magdalena. Pa- 
rece , que se empefiaba eu hacerte con 
los que alumbrados de su gracia , le 
buscaban , y se convertían. 

I MS. ¿uc MaVim ilutando « é //ü- 
mendow 

2, En otro a y re exterior , de vesti- 
do , movimiento , y iígura, que en el 
que le habian conocido: creyeron que 
era un extrangero. S. Luo. xxiv. i6« 



3 Al castillo de Cmatis. 

4. El texto Griego : Wrcptf, fort€'^ 
teriormente ^6 de nuevo , y después de 
las apariciones , que dexa ref^íridas. 
Algunos Intérpretes la toman por la 
ibltima aparición del ^IVor en el dit 
de la Ascensión. 

5 MS. La áesoretncia de ellos ^ ffck 
porque non oromiermí á aquel/os guel vie* 
tan seer retueitado* 

6 A todos los hombres ; porque el 
hombre se llama por excelencia triw 
tura de j>iof , por atr una de las prin^* 
cipales obras de la creación. ^ todos 
lor hombres , sin excepción de personas^ 
de Judíos, de Gentiles, Bárbaros , Idd* 
la tras. Por todo -el mundo : lo que en** 
ttfnces executáron por si mismos , y 
ahora hacen por sus sucesores. El Hijo 
de Dio^ no solamente en esta ocasión, 
sino en diversas, Mattm. xxviii. i6. 
les advirtió , lo que tocaba a este puo* 
to esencial de su ministerio. 



a Lúe. XXIV. 13. 



300 SAN M 

ratus faerit , sdlvus mt : qui ve- 
20 non crediderit , condemnabi-' 
tur. 

17 Signa autem eos , qui ere- 
diderint , luec sequentur a : In no- 
mine meo ditmonia ejicient : /f n- 
gu» loquentur novis: 

iS 5er|ientej (o/fent b y et si 

fnortiferum quid bibnint , non 
€is nocebit : juper legroi maní» 
tm^nen^ , et bene Imebunü 

19 £r Dommuf quidem Je- 
sús fostquam hcutus est eií c , 
affump^tfi est in cmlumy et se- 
det á dextris DeL 

20 lili autem frofecti ft^sedi- 
eaverunt ubique Domino coope- 



ARCOS. 

bautizado , seri ' salvo : mas el 
que ao creyere , sejrá condeoa* 
do ^ 

17 T estas sedales seguirán á 
los que creyeren : Lanzarán de* 
monios en mi nombre : hablaráa 
nuevas lenguas: 

1 8 Quitarán serpientes ^ , y 
si bebieren alguna cosa mortífe- 
ra , no les dañará : pondrán las 
manos sobre lor enfermos , y sa- 
narán. 

19 Y el Señor Jesús después 
que les habló ', ftié recibido ar- 
riba en el cielo ^, y está sentado 
á la diestra de Dios. 

20 Y ellos salieron ^, y pre- 
dicaron en todas partes , obran- 



1 MS. Será dannado. Esta fé debe 
eateoderse , como lo explica Santiago 
XI. 17. 19. 20. 21. diciendo : i2ue la fé 
sin obrat et muerta en ti mixma. Di- 
ce también, que los que creen que hay 
un Dios , hacen bien : mas que los de- 
monios lo creen también, y tiemblan 
creyéndolo. Véase S. Pablo ad Gaiat. i. 
u, 12. 

2 MS. B toldrdn las tierpee. En el 
texto Griego , í^wa-i , y en la Vulgata 
SoUent , significa, ó que las tomarían en 
la mano, y manosearían sin recibir da- 
fio, ó que las harían /norir , para que 
no dallasen á los hombres. En Caste- 
llano no hay palabra , que abrace estos 
dos sentidos. Todos estos milagros , de 
que aqui habla S. Marcos, se vieron 
con mayor freqilencla en los primeros 
siglos de la Iglesia , como que eran mas 
necesarios para establecer la fé, y para 
confirmar la verdad de lo que predi- 
caban : lo que explica S. Agustín con la 
aemejanza de una vifla , ó de un árbol 
que necesita de mas freqüente y co- 
pioso riego, quando está recien plan- 
tado , que quando está ya bien array- 
gado y crecido. 



3 Detpuet que lee hahU^ j dlx* 
quanto tuvo por conveniente , por es- 
pacio de quarenta días para el estable* 
cimiento del reyno de Dios , jictor. i. 
3. en cuyo tiempo les instruyó de to- 
do lo que debían practicar en la fun- 
dación y gobierno dé la Iglesia. 

4 Fué recibido de su Eterno Padre; 
y el mismo sentido tiene la expresión 
de S. Locas xxiv. 51» ftrebatur m ett* 
lum : y las que usa en- los Hbchos A- 
rosTOLicos I. I. 12 f para explicar la 
admirable Ascensión de Jesu-Christo i 
los cielos. Y como la virtud ó poder 
del Hijo es la misma que la del Padre, 
no dexd de subir al cielo con su propia 
virtud : y así es igualmente propia la 
expresión con que la explica la Iglesia 
en el Symbolo: Atundit in emlumi su-* 
bi<$ á los cielos. 

5 Después de la venida del Espíri- 
tu Santo , taüéren los Apastóles de Jé- 
rusa lém , de donde debía salir el Cetro 
del Messías , como estaba propbetizado 
por Isaías 11. 3. y conforme lo habla 
mandado el Señor i los Apóstoles. S. 
Locas xxiv. 47,' 



a Actor. XIV. 18. tff n. 4* ^ z. 46. b A^or. zxviii. 5. St 
c. Xac. zzir. 51. 



CAPITXrtO XVT. gol 

ranU ^ ef semumem confirmante^ do el Señor con ellos ' , y con- 
sequentibus sigfUs, * -i ' firmai^do.'svi doctrina con los mi- 

lagros , que la acompañaban ^. 



t Obraado el Señot con ellos, f 
con Iq^ oyitDVh , qué es lo 'miimo', que 
dice San PaIlo i. Corinth, ii. 6. Que 
ellos plantaban y regaban : mai JDiof 
$ra , el que daba el aumento , poniendo 
palabras de persuasión en la boca de 
sus Ministros , disponiendo con su gra- 
cia los corazones de *sus oyóles, '7 
confirmando con^obras prodigiosa» ^7 
extraordinarias la verdad de su doc- 
trina. 

a El Intérprete Syro dice: con /«/ 
Wttlagrot^t que hadan \ y afiade : ^eaba 
el Santo Evangelio de la predicación de 
San MÁrcot , el qual predicó , y hahlá en 
iatm <s Mmg i lo ^ue ooofisina , qtM 



el 5anfO Evangelista predlcd en esta 
Capital , como compaflero é Intérprete 
de San Pedro. ^ 

Samt GaRONTMO en su Carta i He- 
dibia dudó de la legitimidad de los 
versículos de este Capítulo de S. Mar- 
cos, desde el 6. hasta el fin , apoyado 
'«n algunos Cddke» , y^ Escritores Grie- 
gos. •I^•ro después qué S. Agostik exa- 
minó , y resolvió la controversia , to- 
dos los Cathólicos , por unánime con- 
seotimieoto de las Iglesias, reconoceo 
la legitimidad de todo el Capítulo, con- 
forme se lee en las Biblias 9 y lo ttoi" 
ben oofflo mahéñtieo* 



• I 






• . * 



3oa 

ADVERTENCIA 



SOBRÉ EL EVANGELIO 



DE SAN LUCAS. 



Ota Lacas oacló ea AatiocfaU, toé Geatil, como cree S. Ge* 
fónymo ' , 6 segua otros Hebreo. Practicó la Medidoa ^ & P^* 
blo fué el que priadpalmeate trabajó ea su coavenioa K Por esto 
le nombra ea sus Cartas coa expresioaes del mayor cari&a Acom» 
paSó, y asistió á este Santo Apóstol ea sus viages y fatigasi ayu^ 
dáadole coa el mayor zelo ea la predicadoa de la fiS de Jesa« 
Christo y y ea el esubledaiieato de varias Iglesias. T por esta ra« 
xoa le destinó Dios » como i hombre lleao del espíritu Apostólico^ 

a Gohtt* IT« 14. II. Thmih. nr. ix. Phütm. zsiv« 



ADVERTENCIA. .50^ 

para que fuese uno de los sagrados Escritores dd Evangelio de 
Al Hijo , que debia ser el fundamento de nuestra creencia , y la re* 
gla de nuestras costumbres^ Tertuliano afirma , como una cosa in^ 
dubitable, que S» Lucas no fué discípulo del Sefior, sino que a- 
prendió el Evangelio de S. Pablo , y de los otros Apóstoles. Por 
lo qual S. Irenéa ^ k nombra solamente hombre A^stólko , y ¿ú • 
cipiifo de kn Aféstoks^ Esto se comprueba con lo que/él mismo afir«^ 
ma > diciendo : Que escriUa la Historia Evangélica j no sobre lo 
que él habia visto ^ como testigo ocular, sino solamente por lo que 
liabia oido de los otros ^ mas no por eso dexó de ser un órgano 
del Espíritu Santo , que le inspiró Ip que debia escribir. T tal ba 
sido siempre , y es el consentimiento unánime de toda la Iglesia» 
Lo singular t que se nota ea todos los sagrados Evangelistas , e^ 
que guardando entre sí todos una harmonía admirable , se dexa 
ver en cada uno de ellos ua carácter particular. £1 de S.. Lucas es 
de ser mas histórico j^ y de referur mayor número de heehos, que 
de preceptos de moraL Y por es6 leemos ¿a su Evangelio muchas 
circunstancias , y cosas muy importantes ^ qu^ omitieron los otro^ 
cuyo coíiociiniento quiso el Señor corntíinicarnos por medio de éste 

80l<^. 

' Quando S» Pabia <ea algunos lugarea de* sus: Cartas ^ habla ¿k 
s» £Mfigdto ^ sienten algunos', que por éste se debe entender el de 
SL Lucas i porque es, cosa natural, que se atribuyan á los Maestros 
las obras» que publicau los discípulos^ Otros creen, que por estas 

. 1 Iren^ Uh^ u Cap* xx. 



504 ADVEJLTBKCXAf 

expresiones se entiende el Evangelio , que predicó S. Pablo ; 7 no 
falta alguno de los antiguos» que afirma, que S. Pablo dictó el 
E^^angelio, y que S. Lucas lo escribió* solamente ; sobre lo qual 
se puede ver i S. Irenéo '« 

Dirige su Evangelio á Theóphilo , del lúismo modo que los 
Hechos de los Apostóles, que también escribió, dejándonos en 
duda , si con este nombre quiso sefialar algiina persona parti* 
cular , ó bien o/ qy€ ama á J)mp q^le ea el isigní^cado de la tos 
TheáfhOo. 

Predicó la fé en la Dalmada, en las Gallas, en la Italia, y 
en la Macedonia s y en Mn.« enerados llegó hasta la edad aüiaa«* 
xada de ochenta y quatro afios.' Lé llaman Mártir muchos Autims 
antiguos , y Idartyrológios : pero no consta, qué género de mar* 
tyrio padeciese. Su muerte , según el testimonio de S. Gerónymo, 
sucedió en la Acaya , de donde fueron trasladadas sus reliquias á 
Constantinopla en el imperio dé Constancio. 

Nicéphoro ^, y Metaphrastes * afirman , que S. Lucas ftié un 
excelente Pintor , y que dexó varias Imágenes del Salvador , y de 
su Santísioui Madre, pintadas de «u mana Esta opinión la adop- 
taron después Baronio , Sixto Senense , Toledo , Belarmino , Pose- 
vino , y otros muchos ilusúres Escritores. Pen) otros^ Críticos ou)der« 
DOS , Calmét , Tillemont , los Bolandos , Yaleslo , Du-Pia, Serry, 
y otros innumerables hacen ver, qw de ningún modo debe segoif- 

* 

I . ifMb L§k m. C0i. i« 

é ühi supra. t 

a lis Vit* Sm iM* 



«e I ni abrazarse esta opiaioo. Pudo ul vez dar ocasión i esto un 
Piatop Floreotino , que floreció en el siglo zi. Uamado Lucaé : el 
qttal siendo de vida exemplárísimii ^ se ^iz6 en la opinión y y boca: 
de todos con el renpmbre de Santo. Este , para pintar ks Imágenes 
de nuestra Se&ora , se preparaba confesándose y comulgando , y 
no recibía dinero por su trabajo. Las pruebas principales , que se 
alegan contra la opinión sobredicha , son , primeramente el silea. 
ció de S. Pablo ^ el qual no hubiera dexado de declarar esta cir- 
cunstancia, que le hacia tan recomendable» como declaró la de 
que exercia la profesión de Médico '• El mismo silencio se obser- 
va en todos los Escritores de los primeros siglos hasu Nicéphoro y 
Metaphrastes y que fueron muy posteriores , y que se fundan en au- 
toridades falsamente alegadas. Mas lo que al parecer decide este 
punto y es el furor y locura , con que en el siglo viii. se declaró la 
guerra contra las santas Imágenes. Para atajar este furor , se con- 
gregó la Iglesia , y celebró un Concilio general , que es el segun- 
do Niceno , y en él todos aquellos santos Obispos , é ilustres Theó- 
logos no omitieron razón , que no alegasen , para probar el uso y 
devoción de las Imágenes ya desde el principio de la Keligioa 
christiana. ¿Pues qué argumento mas propio y convincente se hu- 
biera podido alegar 9 que producir las mismas Imágenes del Salva- 
dor y y de su Santísima Madre , pintadas por S. Lucas? Pero de estas 
ni una sola palabra se lee en todas las Actas de aquel Concilio, ni 
hubo alguno, que de ellas hablase: siendo así, que asistió al Concilio 
el Patriarchá Antiochéno , en cuya ciudad se hallaba , según el 
testimonio citado de Nicéphoro , la Imagen de nuestra Seño** 

I C(9/o//. IV. 14. 
Tom. L y 



^b6 A.'ixr B ETB'M ClJík 

ra, que fué trasladada después á Constantinopla, Esta solara- 
zoa basta ^, para que se tnlre coo desconfianza la opinión , que 
se liá hecho yá tan rulgar ^ de que d Evangelisia & Lucas fué 
Pintar. 



j . 



\' t í 



EL SANTO EVANGELIO 



DE JES U-C H R I S t O 

SEGÚN SAN LUCAS. 



CAPITULO X 



Introdueckn. San Gabriil revela á Zaehárfas h amafciim y naei^ 
mentó de Juan, Zachárias queda mudo , for no haber creído al Santo 
Ángel, Este' mismo Espíritu anuncia á Moria la Encamación del 
Veno Eterno en sus entrañas for virtud del Espíritu Santo. Visita 
la Virgen á Santa Isabel ^ que propheti%a , y aá mil alaban%as A 
Mario. Entona ista al Señor un cántico de acción de gracias. Nace 
el Bautista , y quando es circuncidado y recobra Zachárias el habla^ 
y prorrumpe en otro cántico de acción de graciau 



t ^uoniam quidem multi co^ 
nati sunt ordinare narrationem^ 
quce in nobis completíi sunt , re* 
tumi 

t a Sicut tradiderunt nobis^ qui 
ab initio ipsi viderunt, et ministri 
fuerunt sermonis: 

2 Visum est et mihi , asse* 
cuto omnia á principio diligenter^ 
ex ordine tibt scrtbere ^ opti' 

I El verbo Latino eonor^.y el Grie* 
go i'Kixu^iot y puede signifícar empren^ 

Aer unM cofa coa buen 6 mal fio « lie* 
gaodo 6 no, á cumplir el designio» que 
cada uao se propooe. S. Lucas eu este 
lugar parece, que se&ala á los que in- 
teotároíi e$crii)ir el Evangelio siu par- 
ticular inspiración del Cielo, y que tían- 
flo en solas sus fuerias, produxéron una 
•bra puramente humana , y por ooosi- 



I X a que muchos han iaten* 
tado ' poner en orden la narra* 
don de las cosas , que entre no* 
sotros han sido cumplidas; 

3 Como nos las contaron * 
los que desde el principio^ las vié» 
ron por sus ojos, y fueron minia* 
tros de la palabra ': 

3 Me ha parecido también á 
voXy después de haberme muy bien 
informado , cómo pasaron desde 

guíente sujeta, k errores , y vacía de la 
unción del Espíritu Divino. 

3 Estas paUbras no pertenecen i 
las que preceden , sluo al versiculj si« 
guiente. S. Lucas no fué t«*stigo de vista, 
sino que escribl(t , lo que le ensenaron 
los Apóstoles, y aun la misma Madre 
de Dios: fuera de que el texto Griego 
a&ade íhtB^ti , divinituí , de arriba, 

3 Del Hijo de Dios , y de las cosa 

Va 



me Theaphíle, 



SAN L 



i 



4 Ut cagnqsdas iorufn vérbó' 
rum f ¿k qfiibus etudituses, Vi" 
ritatemf " ' - # '« 

5 Fuit in diebus HetodiSf 
reps Judtít j Sacerdos qwdam 
nomine Zach^ri^s ^ dc.vice Abiají 
et uxor iliius -de fiUabus-Aar^n^ 
€t ñamen ejus Eíisabeth. 

6 Erant autem juüi aniba 
ante Deum , incedentcs in omni* 

qué obñS. ?a éníaih(M advertido « que 
M palabra Orie^a A^'yt^., ac uaa. e^ él 

aUmo senado , que la Hebrea i^i 
fiabÁr I verbum , rej , ó el rer¿o' J>M^ 
mo T te hatláron prerentef é todo lo que 
^svChrirto hftú , y "hablen 
• 1 Alguoos ha o creído , que.el oom- 
bre de Th'óphi/o , á quieo S. Lucas dl- 
figéstí EVaugelio, uo es nombre propio 
de uaa periMoa , sino que significa to- 
dos aquellos, que están llecos del aowr 
de Dios , y que con estos habla , pre- 
parándolos para oue oygan la serie de 
ios aucesos » que vá á contar* Pero Thxo- 
PHiCACTO, y otros creen , que este fué 
una persona Ilustre ' á quien dirigió 
también después los Hechos de los A- 
pdstoles , infiriéndose del epitbeto jcpó- 
. t'i^r« « quevaolo se daba á las personas 

aaas caüticadas , como lo hizo S. Pa* 
BLo con Pella, y con Pesto, jíetor. xxiii. 
46. y kxvi. 25. Presidentes de la Ju- 
dea; y signitica ttmy poderoso ^ muy ilut^ 
tre 9 y la Vulgata opttmo. 
' a El Griego : rh a7(p*A««F , '« Jí- 
^ridad y firmeza , verdad. La desnuda 
y sencilla historia del Evangelio , es la 
mas fuerte é invencible prueba de su 
,verdad y divinidad. 

á Este fué nombrado el Grande, pa- 
dre de otro Herode;» , que fué Tetrar- 
chk , y hermano de Pbillpo , y el que 
hizo degollar al Bautista. Hubo otro 
Herodes Agripa , hijo de Aristóbulo, y 
nieto de este mayor, el qual hizo qui- 
tar la vida á Santiago 9 como se lee ea 

a t. PéfoUp, xxiT. 10. 



Ü C A S. 

«el principio, escribírtelas porór* 

don,, 6 buea Theapnilo ', 
% Para que conozcas la ver* 

dad ^ de aquellas cosas , en que 

has sido iiiscruidp. 

; Hubo en los días de Heio* 

des ', Rey de Judéa, un Sacer- 
^dpte nombrado Zachárías, de la 
-suerte ^ de-Abias :^ y>«u muger 

de las hijas de Aaron ^, y el nom* 

bre de ella Elisabeth ^. 

i 6 T eraá ambos justos ^ delan* 

te de Dios , caminando irrepre* 

los Tfeclios de los Apdstolet. 

.4 Habiéndose multiplicado exceil* 
va mente los descendientes de Aardo, 
no podían servir todos á uu tiempo en 
el templo del Sefior , y por esto el rey 
David los dividid en veinte y quatro fa- 
milias , que por su turno entrasen por 
semanas á exercer su ministerio. Diez y 
seis de estas familias , d clases Sacer* 
dótales se componían de los deseen* 
dientes de Eleazár ; y ocho de los de 
Ithamar, hijos los dos de Aardn: por 
manera , que al fin de veinte y quatro 
semanas , ó de ciento seseuta y ocho 
dias , cada claáe volvía á entrar en el 
servicio del templo. A la de Abias , ée 
la que era Zachárias padre del Bautis- 
ta , le tocó ser la octava en el turóos 
ó suerte, i. Paraiip, xziv. xo. Y asi, d« 
/a vez ^6 de la mgrte^ 6 tumo de jíkia^^ 
quiere decir , de la familia de Abias. 

*5 Esto es Y de una fiímilia Sacerdo* 
tal. Por todos títulos debía ser Uustrt 
aquella, de quien habla de proceder el 
Precursor del Messías. Esto por el pa;- 
dre ; que por la madre sin duda era 
del llnage de David, y tri^u de Jodá, 
y por este enlace se llama primü de U 
Virgen María , Cognata, ' 

6 Se conserva este nombre en n 
propia y original prooondacfoo , por- 
que asi lo conserva Granada , y los 
Maestros antiguos de nuestra lengua, 
aunque el uso común en nuestra lengua 
dke Isabel. 

' * 7 MS. JHrecfutnrof gnte Dio/, 



CAPftVXOS L 30^ 

twi «iflffiffftfff f it jusHficathníbiís facoáíMcmeate te todos los maa* 
JDoDiifit Jtfic ipMrf<0y . ''damientos^-y^estattttos-delSc&ai:, 

7 £r fioft fra^ ii/ú filius >€6 7 T no tenian: hijo ^ porque 
ytod em» S/tMliel& nerilis , fl EUsabeth ^ra estéril , j ambos 
ámfo frociisissent in diibus Jtmi . eran afeanzftdos en svís cfias. 

8 Faepam est auum , < nlm 8 Y acoatedó, que tercien- 
iookrduiQ fu^^pntur im drünc . do ZkéútíaM su ininisterio de Sk« 
Ofcíf itMS atiti Diwn^- -i' cerdote delante 4^ Dios. ea el ór« 

I. A : ! V- Jwi de «t vez} 

.9. 5!gctiflii¿» ♦ € 9nsu n ui U nim > 9 Se¡B>im la costumbre dd S^ 
^ocerdo^if > swrte .wsemt 3tt tnccn* cerdocio , salió por su suertera 
kum fwmtti ingmmi in, um^ - poner el inéie&só^, entrando ea 
jplofli Domin^. : -ei templo del Sfi&on 

xo Et a moais multiiuio po- '< 10 T toda la muchedumbre 
^uü ifM jotansi^m .hofA^m- 4 deLpMbloiBSt«ba fuera .órando*á 
ansL .. :.la!liqra'>áetiBdefiaOa 



II . Affartmt «if^m iUi ifc- xi T se le aparedó ^ 
gelus Doffimí ., -. xtwii d dtttnis gel del Sefior , puesto ^n pie i h 
. ahatis inctusL > deredm dd altar ^ .dd indeu^ 

la JB^ Zacharías turbatus fst c - 12 T ZacUMas al verle ^ 
mditts f, Mt tf^ior imúp.sufn tufn. « turbó , y cayó xemor .^óbre £L - 

13 Ak úutem odüium A»- 13 Mas. d Angd le dixós 

g/iluí: Nf tinkas ZaátMria^ fua- -lio temas Zadiarias, porque tu 

. num Éxmtdiía ta jkpncatíottún Lora^oa ha sido .dda ^ : y ía 

ti u»9r tua lÉlisabith fariit ti- muger Elisabeth te pariri lut 

fñ flifim<, gt vocabii nomtn «fiti hijo * , y Ik^mzsS» mi noufbiro 

Juan ♦: 
•♦ ■ , 

Y Se eftecU el lóeteme todot Ím ímátrtihóDto , y U diese ud IiI)o. liit 

¡éba 9 mafiaoa y tarde ea el altar de ' 5. Aodstih con otros Intérpretes dke^ 

los perfiímes , iue estaba delante 4el • <qMe bailándose tan abantado en edad, 

^sntmsrh. Mxódí 9Mx j. 8. 7 so moeer ilel mismo modo^ sopa* 

d Esta Tfslon no fué Imaginarla 4 #ece verQlmn, que pidiese 4o que iur» 

ftntástiea , sino corporal , y asiie mos- toralmente no |iodit tener esperania de 

trd el Arcángel S. Gabriel á este Santo «onscgulr'z y que asi su oracton era 

Sacerdote baxo de una ^rma extorJon - por el ptteDlo.T tomo 'éste no podía ep« 

14» amigtios lian adrado , cOmo om * <|ieMr su áilud f «redención , sfno étl 

gloria, y ^ rMleglo slqgular del Bautfs- 'Cfarfim'd.de] Messías, -por vsto se ano^ 

Ca , ^ue ju nacimiento fUese anunciado da á Zac1iíH*fas el nacimiento de un bl« 

por ^ mismo Ángel, ^oeanúndtf á la ^jo, qué^étik ser el Frecarsor de este 

Sanm Vírgeo la Concepción, j Nad* Cbrlsto Salvadora Israel. 

mJeoto del Salvador. S. Aoaosr. ^ 5 MSi Tt forré mu Jfjú^é forndtlñ 

3 JMS. Jí ákHf Áei MUor 4et áH - nombra J^éiu 



ú 3fUü ÚgíAñCt Mth90^'6 tí Sifí$9 

4 Algunos cseen , que «sit orMén . twm'ténñHfélg» 



le etMlereuba,áquePlMbendlieiesu 

dt,_ BmúL xmm, 7« íiBvU*vn» If* >f .iá 



C jt á t i i ' • «^ *• '• 



Vi 



3^ 



sAsr ; itrc A & 



14 Et \eritgmf¿(m^ t9n » tt 
¿^ItatiOf ^m^ti^in natívitate 
' ejia gauíkbunt: 

1$ Erit enim magnus'jcarAn 

Domino : et vinum, eP^siceram non 

. bibzi , et Spsritu Sancto refiebi-- 

tur adhuc «x jut^ro matris snm: 

16 Et multo^ fiíÍ9fPuiAihréel 
^npertgt od Iiomininn,D^ktim í^síh 
tum» ,, , • -. ^ . ; , -^ j 

17 £{ ipse frmQtdit íknU U- 
lum in sfiíitu , et yiftuH E^Ui «: 



14. J. leadlas goKO. y akgifáy' 
y se gozarán Aiccbos en su niei- 
miento !s* ^ 

. ,1$ . ^rqnev^ri grande ds- 
la^^del^Seobr: y no beberá ^ 
no I ^ni sidra ^ , y será lleno de 



£8páríttt Santo * aun desdc^ el 

vientre d^:tu Aadreí 

16 Y i muchos de los -hijos 
de'lsDaéltcoQvertká^al'Seapr el 
^Diosde eikx.'. .: < ¿ 

j 7 V Bonqvr ¿I irá delante de 
él con el espíritu , y rátud 4e 
ut convertc^ corda patrum ín /i-. -£lia6:^j-.para€CHiveFtir losxDra* 
liosy et, iñcr£)dWai.a^ jMvdcn^fám -iB0iics.de lés^f adres i. loa lüjosy y 
justorum , parare D^nsüntiiflebán los incrédulos á la prudenoa de 



ffrfefitanh 



V .1. 



J-i 



18 £( dfxít Zacharias ad 
Angelum ¿ Unde hóc ^ciaad ego 
enim ^\m -iMn^x i, iMor . mea . 
. jprpcmf t ,í» , díe2H¿ " íjrf/. ;^ 1 

.^ít et r $¿p sum Gabnet , ^ut 

f Porque l^bla de ser unr gmnde 
Saoto, y Precursor del Measías^ que 
esperaban. ' ' * 

2 Siceram no significa tolo la cerve- 
za^ ó sidra , sino .todo, aquello , que. pue- 

'de cmbrla¿af , del ^H^i:^. n^ /c£i- 
* úhÁr\ embriaga^ y en «special el vino 
; de la pfLlma y. dátiles, que después del 
^ de la vid era el mas fuecte. Esta abt- 
. tiueocia era parta de la. coosagradon 
. de los Nazarenos» l^um^r. yu 3. 

3 5- <Cyi»RiANo,«^.Aaiia«MiO>ir.p- 
^ tros muchos Padres |iap,eotei}did0i-q|ie 

el Bautista fué llena del ífi^píriiu Saa* 
, to , aun áotes que nacie^* > » 

4 Sñvi el Pfecursqr del-Plessías, y 
se verá en>l, el uvUom^ espíritu y fw- 
taleza,queeo fltas^para predicar la 
verdad « para atraher a. la misno-fé »y 
piedad dejos áatigMoii Patriarclii» el 
corazón duro é iocréd|lHK4e«Í0BrJiMU«s, 
á fio de que 00 confien en los bienes 

a Maiofh* IV. 6. Matth, u. 14* 



las jttéÉo^ paisa a^rqa^ al Señor 
un.pueblovpecfei^td.^» \ 

18 T (üxo Zacfaárias al Án- 
gel? jEn que* conoceré eáto? por- 
que yo soy vigo. y y mi muger 
está Abanzada. en dias» > 
.' >i p . > T. respondiendo el Ang^ 
; Ie*<diko z To ^y Gabriel , que 

perecederos de -este «naado ^ ni eo &s 
sombras carnales de la ley.« 9i ea tus 
propias obras; sino que aspiren á las 
cosas del cielo, y pongan su confianza 
en. la bepigoidad .v ^i^ricqidia. del 
Salvador ; porqi/e ^ta és la prudencia 
. y sabiduría ¿e los gustos. El texto Grie- 
' go po'ne x'K%i^ii^ , érñducihlct , rebtí-^ 

des<, no fáciles de ser persuadidos; dan- 
. do á entender con esto su dureza , f 

la dificultad de su cooversioo. 
.^ ^ .Esto es^ un pueblcti que á sencie- 
. ^o^ dir A^brabam , miraje ia. tnrm^ 

que ie^^a sido prom«dda , ^¡m^ w 
, tierra '$xtrüfifera , e^pprando mqmiUs 

ciudad, fsbfkada jvbr€ «« funá^maf 
. 0t€ma,j, cuy/if fundador y 4Írfititecto tt ti 

mismo biáu. Y es|a era ia fmlcn* 
^cia de aqueUos j^istos. .Pr^paraf al Se^ 

ñor ; esto es , disponer bien al puebSa 
reqi^ir ai S^J^of««l desalas. . 



:ii- 



r i .IV.* ► 



.¿» « .1 






♦Xy ' A- 



mtd^an^ Jkami a éisms smn zúátt^'úchtáidr ¿& DIk¡^ <': y soy 
l9ipíi ad u y et httc tíbi ' rácin- enviado á tmblarte , j á traiierte 

gúaan. cita ftüz llueva. 

ao Et eece tris taemsi «f no» 20 Y tú quedarás mudo ^ y 
fHmr ¡oqui'MsqM ts dUm , yuo nO |JOdrás hkblar baitá el dia- ea 
%ec fumt , frm-^ iqiná non err- > q^ esto stía hecho , jfyofque ho '* 
diflutí verbUi m9Ís> y • ígm tíiHj^-i. cftíste ^'ttiié'palabrasj^lás quaW' 
ImmtUT in teinfóre^nuL 'i ^ '^ ' se cumplirán á su tiempa ' '**^ 
31 Et erat fUbs ex^ctoHi' 21 Y el pueblo estaba espe- 
Zbchariam : e$ mírgbaniur ^u6d raudo á Zacfaárias : j se maraví* 
tardoftt ifs$iSn.4imfto* '• • ^^ ^ liaban-^ de que se tardad él ea*' 
: '>■'-'.:•> >. % .:r. - el^tettipldb''-^' *' ' • *^* • ^ '• ** '* 

::ú Sgrtnus^caum mmfóu^^ 22 1 quandb salió^ nó les po-'** 
Tin toqui ad íIíSmí, '€$ t^^noée-^'^ dia hablar, y enteodiéroa , que 
ruñt quid wmnim 9idi$set' in había fisto visión en él ¿impía 
templa. Bt ifse trat iwmutíiUUsy YA se fo si^áfficaba por )5eBa^ 
it fnrmmát ^ínit$t»$* ' 1 '. y quedó mudo ^t • 

33 Et factum tst , utimfh* > ^3 , T ^^^^^^ fueron cumpli- 
do^ loé ditt de 'Stt^^ ministerio '^ 



tísánt du^ iiffÜitfí^ y Umt in déá 

d^nmm suanK^ ' sefte á WciMu 

34 Fost Jm atamn dies con^' ^ 34 Y después de estos diás' 
c^tS Blisabtth uxar $jims , ttMí^ concibió EBstbeth sn muger ; y 
cmtábat se tnensibus quinqué^ di" se estuvo escondida cinco me* 
censz " ' «ei \ dítíéndo: ' i 

iis Quifí sicfecitfnihi 2Xx>mf- . .a$ Socqué. el Sefior me hizo • 
ñus. in diehuSf quibus rssp$%i$ idti- esto "en lo^ diav ,• en que atendió'^ 
/(rtrr op¡proWi»wimriil» ínHr A(w ! á, quitar. ¿ni. o^obrio * de ^tre i 
nnnis* los hombresi 



j Como loé MftUttrot M Rey ^<|ire dc^ MtssUs. 

están delante de w throoo p^rtí recibfr a> ' É^; oiuy .verisímil, que ,_ _, 

fifs dfdeoes. tos Angeles no/se afsrfn- tambleq sorda; y ^ véd^ ,que le ü^*- 
gueo pOr nombres v mas los fian tomadfn '' bl^baq po^ felVu quaodó ; le pregu^u- . 
qnaiido* han aparecido i loe hombres, baA,que«D(n^bre'ae bablá.de poner i: 
para declarar sus qoalldadcs V «ilol^ * su. jblp.; y de qué el friego iu¿^ii si^ 
terios. El de OáMil , que qiilere decir qí^ gm^o j sordo. 
U fHgfta d» jbid/, d se^d o^fos Jrl ' ^ rsio es, la semana, que, obmo 
liMi»r«ii#l>fo/(Ffri>rOera conocido de desasios dicho, le locó servir en el 
Zdch&rfas y *rtld ^á |¿f:^'^<»'>l^ ' templo: y en pste tiempo |os Sacerdo- 
hender , oue' ^ que 10 bfeWibay w' tea.nq se ¿cercaban i sus mugeres, ni \ 
aquel MlnUtro fleí det Dlo^dé^ los eaéf*- / bebi^ vlúo ,.pl cerveza» 
elfos, que-anundd «>Da.tilel H libertad ; 4 l^ofque en aquella edad abanzáfia 
présrtiha de la melOb d)K los judíos , jr * se avereoozabi^ de algún modo , y le' 
la yoolda del'GMsto; Dait. xxii; 1*.' causaba eoórusipn'vbrse en aquel estado. 
aa. «fff. y que este mismo Embaxádór ' i Kableodo Dios prometido i Abra- - 
del cielo viene muchos siglos después ham , que su descendencia se muUlplI- 
á anudar el oadmleato del Precursor caria exceslvameüte.t que 'de éna ba- 

Y4 



m»^ifi en.^n^e/ii# Oal^ifl 4iX>^; gei Gtbriel fué eoFÍado de Dios 
jfí cívitatetn GalUtea-^ cui tumm.- i una ciudad de Galilea , Uaina-- 



,97 ^ii Virgituím ík^p9ma$^m i v ay , tA «tnai Yirgenr de^posaibr 
c^ró, ctti nomen era» Jfpuífhf 4$* coa-uni^aron;, que: se. iiamabs.. 
dpmQ^ pavfdy€í^ nomfjit;ffíjrgij^$\ JoMb.yide>ia,oML de David % 
Aaria. , , • i,) o» y el nomiirede ht, Virgen cnt. 

dS £t if^^fffxitti \^»¿cAii oJ .a& Ir hafaíeada . entrado et. 
fom dúd'l «^ Avé.yffo^ fikiM: Angel^ i doAdecBttba ^ , dilot: 
Z/oifiinuí i^cum : Behedi^a^Uájmj I^ío^ te aalve \ llena dé gradar 

«lUíers^ux». . ,../ .':,:!^ : y £- EI^iSí|fiMt;eS'.»Qntíg»: Bendita 

%9 Qum cfbf» fim£ss$t ^' tufia^ :.$9 : 1C quando éltsbekooyó *^ 
fá eit m sernume ejiu > «^. c^gfflyH:^ s^ turbó. eon.la6 palabras át él» . 
bh qMlü essit fst0^^ai!^ta$ioé. ^ y pensaba , quétthiudofi fn^ 

^3P : £t ,aú( ^^eJHf ^* h NéL tH '^i 1 jok .s T ^Jkngid k diso : No : 
maj María y ff^i^i^ < tf|^..> temas , María, por^e faaailia* . 
¿joif^?» offíd Jk*u^; ^:. / Uado^grásia defauíte Ue IXosr. 

..31 JScf^ a cqneífi^f : í» i*|f* > > ji ^ ^le aquí > concebirás ea . 

biáije proceder él'Meisig;^n';ÍQJrada la. » da 7 solaoraKa al Padre OelestíaL . 
cscerilldad , coaio, upa fgDofhtbl^ éatré' ^ 4 ^^i* • -^T' i ^'^ ^^ ^U^rde.' SL 
loftáébMteV y «Amo. ckttljí^ áe al^éo lums e^¿rfB¡endo'cti ¿ífe^. usó deis 

derta vergfieoza , y por esta aeooiiU^ la que usaban los Hebreos z Lm juit ttm 
va. de la vista de los demás. contigo : y coo la que se deseaban per- 

I De la preOer de Isabel. fecta salad , prosperidad y contenta-» 

s Descendientes de David. Aun, np jnJento^EV^ejD(tldo^ un» mismo . . , 
]i«bi9 sido cpndMcIda á su casa', ségu» ^ J Más quejtorfas ías ^nugeres • d 4^ 
la^sfnffifía éosVuhibrt de U*W It^^s* quTca'D^oSjeiftrip todas ha. colmado w^s 
jfósr en cato def ts^pos6,'f ^l**)**^»: di^ crac EaSf, Hebra ismol Ctot^ i. 8. 
etf sur pótfer.' ^rdJjcf ^ esd deitfba ■ g' ^ qjj^,, J; ^¿ £j^¿,^^^ e,,vk¿^ 

rid0 de MHfia.1»tA^rH. t. 4ó.La(fé ««-• ,| ^^^^ ^ ^^^^^ Iwmana 5 por^oe 
tua que Hgaba estas dos «anj»» pers€H como dice S. AaiBfto^io: Tropid^wt íir* 
lias , era suficiente y justo ««"¡Jí^/* ^«»» ••'' < *' *^ •*•«»* «'rf ingrtsMu»' 
esto: pues coifio énsctta Samo» Tfto«4r, • ^«i^rf » . ^««m* •ff;.«4^#«r ««mtí^ 7 
yfodQsiosThedlogOSfláeseodadélma--^ tafn^fen pi^iid de ciir agaelía sakica* 
trfmofrid consiste en la redprobi u&los doa tao.QUfn^v'QUfkiieKa su graa mo* 
de las voluntades , atú^ue ño \i^^" destia y pspfHÓdis^nria jtiumildad.Esta 
cdajunctod camaL '■' r ? la ;tada «rfers? ipdigngfde' la ho^n^ 

■3 El Aogel éptrd en égúra y f rage ; que le» ammciaNt ?! Ai«el , y ana t»- 
coVporal'en éV aposento» leo que reUi^*' a^^f ^V^ pudieca ser. ima ilusión. 






. a 2/ül« vil. i4« 

i* 



#9 f tt'fáfttS 

mmen ejus Jmsum, 

33 Hk mt ifMgftfify etFS- 
ím$ AiAsim voeatítur y et da- 
bh iUi Dmainai Jhut sedan Da- 
vid patris rJM ^ : et remabh in 

33 .£t regm ejus mon frír 
finis. 

-34 Dástt 0utem María ad An^ 
gdum : Quomoda fitt istíid ^ {«o* 
niam wtum non o^gnaifeco{ 

~g$^ £t resfon£ns Angdus M- 
Ktt W : Sfoinu Sanetus suferve^ 
fimt^ in te y et mrtus Aítissim 
óbumbrabit tüíL Ideóque et quod 
naecetmr -ex t» Sanámn^ vocabi'^ > 
tutrFéljus DeL . 

36 Et ecce Elisábeth togna^ 
Uh tua ) - it ifsa cwcefit' fünan 

V* SlrviéiidM» el'ADgel <lé lat mli- 
mas palabras de Isaías vi i. 14. He a^ > 
fui^que la Virgen €oneehir4.i y pttrirá hi-- 
JO ^'dló 'lugar i b Virgicé de ' reflecto* 
nar. aobie-etfia. antljiua .ptopheda , por: 
ta que se seflalaba el milagroso naci- 
snieoto del Hijo, que se le pj-ometiá 
ti* dnrlmeoto^ de «u vlrglnldatl. 

n No será <e«te»CQino uoo de eiM 
Revés mortales » i quienes la necesi- 
daa de morir arrebata el cetro de las 
maoos , parft' que otros lés sucedan* Su 
virtud» y la calidad de Hijo de Dlot 
le aseguran una eterna posesión. 

^ .JesitrCliristo según 1* naturales» • 
lii|i¿aiiai era descendiente del Áey Dí^ 
vía ) mas su. revoo» no fué temporal,, 
como el de i)avk|, fio» que reyod 7 
ffCjrnari eternamente de as» manera et- 
plf Itual en tod^at aquelios » qiie luvie— 
rea la, fé .de J^ícnb^; pues., estos: son^ ; 
I04K que vevdawtf ramemtr petttRtcen ii 
wjaoft. 9» MÍ9»ékB/9*^nt^éie0H9Uí esn 

«tfroM. Después que María ,volvi<l^-de 
aquella wiafterii luitiaclofti y Iwblen- 
dacpnomO', que er» un Ad¿bÍ: el que 



CXFfTVX.0 r« 3x5 

I et < voeábii tu seao ' , 7 parirás un hijo y y 



Uamarás-sU' nombre Jesús. 

33 Éste será grande , y seti 
Uamado Hijo del Altísimo » y le 
dará el Sefior Dios el throno de 
Dftvid su padre : y reynará en la 
casa de Jacob por siempre % 

33 T no tendrá fin su rey- 
no •* 

• 34 T dixo María al Ángel: 
{Cómo será esto y porque no co* 
nozco varón ^í 

35 T respondiendo el Ange!, le 
dixo: £1 Espíritu Santa vendrá só- 
bre ti ^f y te hará sombra la vir- 
tud del Altísima T por eso lo 
Santo ^i que nacerá de tí ^ será 
Uan^ftdd Hijo de Dioa 

36 Y be aquí Elisabetb tu 
parienta , también ella ha con- 

le faablaba , no dodd de la verdad de 
su palabra , sino que preguntd , como . 
babia de suceder esto , siendo Virgen» 
Estantigua tradlctoq, qué' María babfa 
consagrado á Dios -tu virginidad' e»a ' 
voto» 

5 Manera de bablar figurada , .to« 
máaa de que Dios antiguamente apa- 
reda envuelto en nube y obscuridad* ' 
para declarar la secreta y preternatu- 
ral virtud del Espíritu Santo eo esta 

• obra tan maravillosa. El Hijo de Dios 
no debe tener otro Padre , que á Dios; 
y tú no tienes necesidad de Esposo pa- 

. ra coDéeblrle:* Aquel nílsrnd fisplHtii, 
que reposando sobre las* aguas , díd» 
por decirlo así, la fecundidad á la 
materia del. mundo ^ descenderá sobre ' 
tí> y fonnará el sagrado cuerpo de tu ' 
H^, y le dará la vida. . * 

6 £1- Sanco, por excelencia ; el San* i 
to de ios- Santas , aquel que de toda > 
eten|idad eatngendfadO'eo el seno del ^ 
Padfe^ tomtfcfr de tu proéla substancia í 
el ser de hombre , que unfrá bypostáti* * 
camtnfifr á -la Fersona Divina , y será 
verdadero HljO: de Dios y y verdadera ^ 
Hija' tuyo. , 



.■\ 



á In/ír* XX. ax» h Dan* 



.a?. MMu xf • f^ 



.. ) .. 



> w > * . 



in senectuU stia i tt hic mtnsis 
sextus es$ illi , qiu9 vocatut ste^ 
rilis: 

37 0^^^ ^^ ^^'^ itnpQSsiUk 
aPud Deum wnne vtrbum» 

38 jDixf^ autem María : Eca 
ancüla 'Dwnini , /bt %mhi stetáUr 
dúm verbum tuum. Et disassit 
ab illa Ángelus. 

39 Exurzens auW» María in 
¿tíebus lilis Mfií$ in tnontana cum 
festinatione y in civitatem Judas 

40 Et intravi$ in d<nnuin Zo' 
charía y €p salutavit ElisabetJu 

41 Et factum est y ut awU-- 
vit salutationem Maríét Elisabethy 
exultavit infans in utiro ejus: 
et refleta est Sfiriíu Soneto Eli" 

sabetni 

42 £t exclamavU voce nuh 
gná y et dixit : Benedicta tu inter 
muiieres y et benedictus fructus 
venirís tui. 

43 Et unde hoc mi}u ut veniat 
mater Domim mei ad mel 

'44 Ecce emm ut facta est 
vox salutationis tute in auríbus 
meis j exultavit in gaudio infans 
in útero me<K 



S V d A & > 

' cebido un hijo en éü vejez: 7 es* ^ 
. te es el sexto mes i ella , qne es 
llamada la estéril: 

• 37 Porque no baj oosa. al- 
guna imposible t>2U»Ái^8^ 

38 Tdáxo Marta: He. aqut 
la esclava del Sc&ir , faágaseea < 
mi segua tu palabra '• T se ceti* 
ró el Ángel de ella. 

• 39 . Y en aquellos días levan- 
táadose^Marla» fué coa priesa ala *: 
montaña,.á una ciudad de Judá ^: . • 

40 Y entró en casa^de Zacfaá- 
rias y y saludó a Elisabetfa. . 

41 Y.quando Eiisabeth oy6 
la salutación de Mairia, .la cria- 
tura dio saltos. en su vientre *: 
Y fué llena Eiisabeth de Espbitm > 
Santo *: 

4a Y exclamó en sdta yoiv 7 • 
dixo: Bendita tú entre las muge- 
res , y bendito ei firuto de tu 
vientre. 

43 ¿Y de dónde esto á mí, 
que la madre de mi Señor venga 
ámi? 

44 Porque be aquí liíego 
que llegó la voz de tu salutación 
á mis oidos , la criatura dio sal- 
tos de gozo en mi vientre. 



I Todos los Padres antiguos sienten 
uniformemente, que se obró en María 
el inefable mysterio de la Concepción 
de Jesu*-Christo y Bncaroacion del Ver- 
bo' , en el momento mismo eo que 
proouncid estas palabras, que descu- 
bran la profunda humildad y obedien- 
cia 9 con que se sujetó á las órdenes de 
Dioa, y un ardeotislmo deseo de que 
se. cumpliese , lo que le Jiabia sido a*- 
suBCiado» ' 

a Algunos creen, que esta ciudad 
ftié'Hebrón , aunque no se puede ase- 
gurar cosa de cierto. Era ciudad Ser» 
cerdotal , y la principal de las nueve, 
que fueron desuñadas á Judas «y: á SU> 



méon , hijos de Antón. Joaoa no.' 9. it 
3 Como manifestándose- sensible éli ' 

aquel momento , en que )reclbía la gra* 
. cia. £1 común sentir de los Padres es, 

que Juan recibió entonces el '«ISo de la 

razón , y reconoció á su Salvador : y 

S. BaaiTiíaDO né duda afirmar, que 
' desde cate aMUDtmo'efl tispfrltn Skmo 

lleúó este^váso da<eicccioi», y le ptt^ 
i paró para que drviese cdkno« ae adte^ 

que débia Ir aiufflbARido delante áe 

Jeto-Cfariflto. ^ 
4 Fué plenamente llujaf bada por el 

Espíritu Sabir ea el totooeimlenco del 

mysterio de la fiocamaclon del Hijo 

'lie Jliati 'I 



CAPÍTULO I. 



4$ Et ieata , qua credidisti^ 
qwmiam fer jicientur ea> qtm dicta 
' ittftt tíbi á DomifiOi 
40 Et aú Marías 
Magníficat anhna mea Do* 
minum: 

47 Et eiuUtavit s¡M$us meiís 
i» Deo sdutari meo, 

48 Quia resfexH humilitatem 
ancülm su^ : ecce enkn ex hoc 
beatam me cUcent wnnes genera- 
tiones. 

49 Qu^ ficit mffii magna 
^qtú foeens est : et sanctum no-- 

men ejus* 

$0 Etmiserie^diü «fi» á pro* 
gesíe. in progenies timentÜms 

JCIffil» 

$ I Fecf ^ fotentiam in > bra- 
chio jtiD : dispenit superbos men^ 
.té cordií sui. 

$ 2 Deposuit ff^ntes de sede^ 

^et exalta^ttikimHles. 
i >.^3> Esueientes^ imptevit b(h 
nis : et divites dimisit inanes* 

' $4 Suscepit Israñ puerum 

I' 2 Wí^ ^l i$ih taivamiekteL > 

. % M& Por¡p$f caté ^nt é lá her 

* mildiU de la su sierva. 

3 Porque el Sefior me ha elegido 

por Madre de su Hijo , por efto me 
.llímarán Bienaventurada en todos los 

«igl*js. 

. 4 Si Griego i. la letra : xcd iyuf 

' *f ^'j- **■ I ' 

5 ' ta, fberza del hombre se explica 

ordfnaria mente por su brazo. Y aquf 

Bdaria hace alusión al poder con que 

^ el Sefior abatió el orgullo de los que 

' coa porfiada obstinación le resistieron* 

como ?baradn , Seiiacbérlb , Holofer* 

nes, An[ioch6 y otros: y es una pro* 

pbecia del establecimiento del reyno 

'de Christo/que trluoílirU de todos los 



vs 



4; Y bienaventurada la que 
creiste> porque cumplido será, lo 
que te fué dicho de parte del Señor^ 

46 X dixo María : 
Mi alma engrandece al Se- 
fior: 

47 • T mi espíritu se regocijó 
en Dios mi Salvador ', 

48 Porque miró la baxeza de 
su esclava^^ : pues ja desde aho- 
ra me dirán bienaventurada to- 
das las generaciones '« 

49 Porque me ha hecho gran- 
des cosas , el que es poderoso : y 
santo el nombre de él ^« 

50 Y su misericordia de ge- 
neración en generación sobre los 
que le cernen. ^ 

% I Hizo valentía con su bra- 
zo ^ : esparció á los «oberbíos del 
pensamiento .de su corazoa; 

52 Desthronó á los podero- 
sos ^> y ensalzó á los humildes. 

. 53 Hinchió de bienes á los 
hambrientos :• y i los ricos ^ de- 
kó vacíos. 

j4 Recibió á Israel su sier- 

' esfuerzos que barian contra él sus ene* 
;inig08. . 

6 MS. Detpuío hr poderosos 'de la 
stella , é enuffó los baxos» De este mo- 
do castigó la soberbia de Saúl , y en- 
salzó al humilde David. ' 

7 Bienaventurados los que han ham^ 
hre y sed de justicia , diao Jesu-Chrfsto; 
MatTH. V. 6. potfue ellos serán hartot^ 
esto es , serán l/enfxs ie bienes espiri- 
tuales : y por el contra rW , los que mi- 
rándose tonxo ricos, 00 tienen' esta hattt^ 
¿re, creyendo , que nada ies f^lta , se- 
rán enviados vacíos y pobres , para pa« 

' decer 'después una hambre, que no teq- 
drá a If vio en toda la eternidad. Esto 
mismo se confirma con la parábola del 
rico avariento. ' ;. » 



a asMi.'tj. $1 PaiiM XXJU2. 10. b JPniA*. nxnt. it. ¿ Éég. n. 5. ^ 



3l6 8AK 

suum f ncwrJatus nUsfrkwdUs 

$$ Sieut hcutus i$t ai fa- 
fres nostros » , Abraham et se^ 
. nrifá ejus in $í9cula. 

56 Mansit avUm Marh ctm 
. illa quasi mensüms íribus : tt re- 
versa est in dwnum suank 

$7 Elisabeth autem imfletum 
est temfus farietidi , et feferü 
filium, 

$8 JE^ audierunt vkhi , et 
cogfiotí ejus filia magnificavit 
,Dominus misericordiam suam cum 
illa y €t congratulábantur eu 

J9 Et factum est in die octa- 
. vOf venerura circumcidere ftterwn^ 
et vacabant eum tnomine fatris 
íui Zachariamé 

60 Et resftmdens mater ejus, 
dixit : Nequáquam , sed voeMtur 
. jMnnes. 

61 Et dixerunt ad illaim: Quia 
fiemo est in cegnatione tua ^ qui 
vocetur hoc nomine. 

62 Innuebant autem fatri e* 
jus , quem veüet vocari ewn. 

63, Et fostsilans fugiUarem 
icrifsit b , dicens : Joannet £st 



L tr C A & 

YO ^f acordáodoae de Al mberi«» 
cordia. » 

5 S Asi coiBo liabló ^ i núes* 
tros padres , i Abraham , y á su 
descendencia por los siglos '. 

;6 Y María se detuvo ^ coa 
ella como tres meses: y se volvió 
á su casa. 

.. $7 Mas i Elisabeth se le cum« 
piló el tiempo de parir , y pari6 
ua hijo, 

58 T oyeron sus vedaos ^ j 
parlenteis» que el Sefior. había se- 
ñalado coa ella su miserioordú 
y se congratulaban con ella« 

$9 X aconteció que al octa^ 
vo día vinieron á eírcimcidar al 
nifio^ y le llamaban del nomhíe 
de su padre » Zachária& 

60 Y respondiendo samadrs^ 
dixo : De ningún . modo ^ sino 

^ Juan será lUmado ^. 

61 Y le dixéroa: Nadie faa^ 
eo tu Üoage 9 ^le se Jlame coa 
este nombre. 

62 Y preguntaban por se&ad 
al padre del ni&o , cómo quer&| 
que se le llamase^ 

63 Y pidiendo una-table* 
tÁ ^ j escribió , dicieado : Jitaq 



I Bazo de su proteodoo. Bl Grle« 

.go, TM/ 'jTAi^ó^y nirvQ^ y jambleo, At- 

. J0 » porque el SeAor mM , y trató á 
loa Israelitas , no tanto como á sier- 
vos , quanco como á hijos suyos. Y en 
este sentiiio tfUo el Salvador alaChá- 

. Bianéa : i¿tt no era hueno tomar ti fon 
de ¡os hijos , y ecltarlo á los perros» 
% Lo prometid. 
3 Xa síscuis^ 6 como se lee eo el 

. texto Griego in saemlum» Se puede jun- 
tar tum semine , slgolficando, que ia &« 

' Diiíia de Abraham permanecería slem* 



pre; y también á wAserkortím^ y «•» 
oorditus , dando á entender coo oMog 
que jamas ftltaila su flúatflcocdfau 
Véase el Genes* xxvn. 16* <• 

•4 Otros : tíM^áóse pnes con eUa, 

5 Isabel no habla oído el nombie^ 
coo que BIos quería dlstlQgtdr , y sé^ 
fialar á su hijii , ni del Angd ol de Za* 
charlas j: 7 asi es muy verisímil , dice 
S. AMBaom>4 que el Eqpirltu Santo, de 
quien esuoa ya llena ^ se lo revelase. 

6 MS. Vna fennoUL^Sl texto Grie- 
go : Xi/euuS^ir . iúHUléh Xstas estaba 



a MeeUtsA^. Peeim.etMM^iuaem*vm.9^$aun*t6. > if)tff«.zd« 



C Apf T 
nMnen ejus» Et miráti sunt unU- 
versu 

64 Apertum est autem tilico 
os ejus f et linguá $jus , €t lo- 
quebatur benedicens Deum* 

6$ . Et factus est timor super 
^mnes vicinos eorum ; et sufer 
Otnnia montcina Judate divulga^ 
bantur omnia verba hac: 

66 Et fosuerunt omnes , qui 
audierant in carde suo , dUentes: 
Quis y futas y fuer iste eriti Et- 
enim manus Dotnini erat cum 

Ulo. 

67 £t Zacharias fater ejus 
repletus est Suiritu Sancto y et 
frophetavity dtcens: 

68 Benedíctus « Dominus 
Deuá Israel y quia visitavit , et 
fecit redemftionem flebis suét: 

69 Et ^ erexit corna salu- 
tis noUs y in datno David fueri 

sui. 

70 SScut c locutus est fer os 
Sanctorum y qui á s^eculo suñt^ 
Profhetarum ej^: 

enceradas, y escribían sobré ellas con 
un punzón. Eran de- diferentes materias, 
leño » marfil , cuero , &c. 

1 Porque sabían lo que babfa pasa* 
do antes entre el Ángel y Zacharias, 

2 y se desató su lengua. E§to8 pror 
dígios , que vid el pueblo., le dieron 
motivo de creer , como se dice después, 
que el Sefior tenia grandes designios 
sobre este oiQo. 

. 3 Haciendo reflexión , y consideran- 
do todas las circunstancias, que habian 
acompafiado su nacimiento. 

4 Porque todos estos milagros del 
poder de Dios daban á entender , que 
el Sefior estaba con #ste ni fio « que lo 
tomarla baxo su divina protección , lo 
llenaría de su gracia, y se servirla de 
él , como de un instrumento, para 0- 
brar extraordinarios milagros y ma- 



es su nombre. T se maravillároQ 
todos '. . 

64 T luego fué abierta su 
boca y su lengua ^ , y hablaba 
beadiciendo á Dios. 

6$ Y vino temor sobre todos 
los vecinos de ellos : y se exten- 
dieron todas estas cosas ' por to* 
das las montañas de la Judéa: 

66 T todos los que las oían, 
las conservaban en su corazón ^y 
diciendo: ^Quién pensáis, quese- 
ra este niñoi^ Porque la mano del 
Señor era con el *. 

67 Y Zachárías su padre fué 
lleno de Espíritu Santo y y pro- 
phetizó , diciendo: 

68 Bendito el Señor Dios de 
Israel y porque visitó , é hizo la 
redención de su pueblo ^: 

6^ Y nos alzó el cuerno de 
salud ^ en la ca$a de David su 
siervo. 

70 Como habló por boca de 
sus Santos Prophetás, que ha ha* 
í>ido de todo tiempo: 

favlllas. 

5 Pues encarnündose , ba venido i 
vivir y conversar entre los bombre^ 
y á ser su Salvador y Redentor. 

6 El cornu jalutii , e^ un tropo , y 
frase Hebrea. A la letra , un Salvador 
poderoso,. El cuerno en los toros , y eo 
los otros acicales es toda su fuerza 
para acometer y defenderse. Y isi eo 
la Escritura es freqQente esta expre* 
sion figuraoa , para significar la fuerzs^, 

Ír también el poder de los reynos,0 
mperios. David Psalm. cxxxi. 14. id. 
bablando de Sióu , o de Jerusalém , de- 
clara propb'eticameote , que el Señor le* 
vantaria en elía el cuerno del Rey Da» 
vid ; esto es , restablecería eo Jerusa- 
lém , aunque de luia manera espiritual, 
y en la persona de Jesu>Cbristo , el 
cetro y el reyno de David. 



a Pfoím. Lzxui. 12. b Pialm cxuu. 17. c ^trm. xxui. 6» et an. lo. 



3l8 TSAK 

71 Salutem ex inimicis nO' 
stris y et de manu omnium ^ qui 
oderunt nos: 

72 Ad fadendam misericor* 
diam cum patribus nostris ^ et 
fnemúrari testaimnti sui sancti» 

73 Jusjurandum 2 y quod ju^ 
tavit ad Abrahamfatrem w>strum^ 
diiturum se noUs; 

74. Ut sine timare , de manu 
inhnicotwn nostrorum ¡iberatiy 
serviamus illiy 

75 íft sanctítate , et justitia 
eoram ipso , ommbus diebus no^ 
stris. 

JÓ Et tu fuer y Propheta 
AJtissirm vocaberis ifreeibis enim 
ante faciem Damini parare vias 
ejus: 

t El acusativo tatutem se lia de jun* 
tar con el verbo locutut est ; y el seoti- 
do es ; com» tenia prometido libramos de 
nuettrot enemigost Tamblea puede re* 
glrse de erextt , á sobreentenderse la 
preposlcfoo ctV , I» * y juntarse con el 
V. 69. Not ha levantado un foderoto 
Salvador para iibramos^ 6 que not tí^ 
hf-ate , ^e, Ettox enemigor ron los esph 
ritur de la malicia , lot principadot^ y lat 
foteftadei , lor Principes del mundo, ef 
to er i de lar tinieblas de este siglo. D« 
Paul ad Ephes. vx. la. 

a tos padres se han salvado , como 
dice S. PaoRO Actor, xv. u. del mis- 
mo modo , que los liijos , por la gracia 
de nuestro SeAor Jesu-Cbristo , prome- 
tido á Jacob , á Isaac , y á Abraham. 
Porque quaodo este ^anto Patrlarcbl 

2UÍS0 sacritícar su hijo, obedeciendo las 
rdenes de Dios , este Sefior le jurd po^ 
st mismo , y le dixo : Que todas las na'* 
ciones de la tierra serian benditas en su 
familia. Genes, xxiz. 16* 17. 18. Esto 
es, en Jesu-Christo , que descenderla 
de él según la carue. Que él daría A 
nosotros esta gracia de un Poderoso Sal- 
vador ; y que libradas de la mano , €fCm 
Que es como lo entienden otros. 
3 £1 qual si es servil \ no puede es* 



LUCAS. 

71 Salud ' de nuestros ene-* 
núgo8 y y de mauo de todos ios 
que aos aborrecen: 

73 Para hacer misericordia 
coa nuestros padres , y acordar- 
se de su santo testamento ^. 

73 El jurameiitOy que juró á 
nuestro padre Abraham , que ¿1 
daría i nosotros: 

74 Para que librados de las 
manos de nuestros enemigos , le 
sirvamos sin temor ^, 

7j En santidad, 7 en justicia 
delante de él mismo , todos los 
dias de nuestra vida. 

7d Y tú , Nífio , -Propheta 
del Altísimo serás llamado: por« 
que irás ante la faz del Señor^ 
para aparejar sus caminos ^: 

tar con la confianza de bijoa de Mot, 
que soa justificados por la ft. Y este 
servicio es el fin de nuestra redendoo. 
4 Este es un apdstrophe de Zacfaftr 
rias á su santo hijo , por la que signifi- 
ca , que seria llamado por excelencia 

el Propheta del Altísimo , el Precursor 
del iviesslas , el que ^abortando al pue- 
blo á penitencia, le mostrada el Oerde^ 
ro de Dios , que quita los pecadoa del 
mundo. Joamn. x. 29. Esta remísioa 
de los pecados sería un puro efecto de 
la gran caridad y misericordia de Dios 
para con los pecadores ; y esta lnefa'-> 
ble é infinita misericordia hizo, que el 
Verbo Eterno del Padre baxase de lo 
alto para visitarnos, y conversar coa 
nosotros , que esto significa el nombre 
de Bmmanuel , que le filé dado por los 
Propbetas: y que el que es el resplandor 
de la gloria del Padre , Hebr, f . 3. nos 
alumbrase, como divino Sol de Justicia, 
disipando las tinieblas y sombras de la 
muerte eterna , á que nos babia redu- 
cido el estado de la culpa ; y dirigien- 
do nuestros pasos por el camino de una 
eterna sumisión á la divina voluntad, 
DOS conduxese á la paa de la celestial 
y triunfante Jerusalém» 



a Genes, xxu, 16. J^rfM. sui. 33. Hebr. ti* 13. if* 



CAPÍT 

77 Ad a dandam scientiam 
saluris flebi ejusy in remissUmetn 
fcccatarum eorum, 

78 Per viscera tniserkardiée 
Iki tiostri , in quíbus visitavit 
nos <> , Oriens ex alto: 

' 79 IHwninare his , qui in te- 
nehris , et in umbra tnortis se- 
dent : ad dirigendos fedes nostros 
in viatn faeis, 

■ 

8q Puer autem crescébatj et 
confortabatur sfiritu : et erat in 
desertis usque in diem pstensio- 
nis sute ad Israel. 



' I Demuestra , que la salud consiste 
€0 la remisioo de los pecados por la 
grada , que es el principal punco del 
£TaagelÍo. 

« - Aquí Ofietu , como se vé en el 
texto Griego arctToAÍr » no es partid* 
pío, sino uombre substantivo, aplicado 
al MessUs por antonomasia So¡ de 0- 
Wen/tf. Z\ Messias, el Sol de Justicia, 
'(^ue ba baxado del cielo á alumbrarnos 
con su luz. Véase Zacuar. iu. 9. 7 Ma- 

JJíCH. IV. 3. 

3 El Bautista se retird al desierto 
desde su infancia , 7 allí permaneció, 



XTLO I.' 315J 

77 Para dar conocimiento 
de salud á su pueblo para la re- 
misión de ^us pecados '. 

78 Por las entrañas de mi- 
sericordia de nuestro Dios, con 
que nos visitó de lo alto el O- 
riente *: 

79 Para alumbrar ^ , á los 
que están de asiento en tinie- 
blas 9 y en sombra de muertet 
para enderezar nuestros pies á 
camino de paz. 

80 T el niño crecía , y era 
fortificado en espíritu ^ : y estu- 
vo en los desiertos hasta el dia, 
que se manifestó á Israel ^. 

« 

viviendo una vida, muy austera basta 
la edad de treinta afios , en que quiso 
el Sefior mostrarlo al pueblo de Israel, 
7 que comenzase á predicar la peol- 
•tencia , hablando de Jesu-Cbristo , ex- 
hortando á todos á que le reconociesen 
por su verdadero Messías , 7 por su Se- 
fior 7 Redentor. 

4 Al paso que crecía en el cuerpo, 
el Espíritu Santo daba nuevo 7 ma7or 
vigor á su alma, 

' 5 MS. J)el xtf demottrámtentQ á Ir» 
raél. 



a Malíeh. iv»s* Supra 17. b Zachar.iu, 9. et vi. I3. Matach» iv« 9. 



3«o 



SAK IV 'GAS. 



CAPITULO It 

Can i^easion del edicto de César Augusto , vá Joseph con María á 
Bethkhém , en donde dá á luz al Divino Salvador, Jbos Angeles anueh' 
dan á los Pastores su Nacimiento , y van á adorarle. Bs circuncidado^ 
y se le fone el nombre de Jmsvs. María U presenta en el Temflo , en 
donde el viejo Simeón , tomándole en sus manos , le bendice > y fro^he* 
ti%a de él: y lo mismo sucede á Ana Profhetisa, Siendo deidad de aac€ 
afioj y le vierden sus f adres > y habiénaoie buscado for es fado de tres 
dias f le nallan por úCtimo en el Temph disputando con ios Doctores 
de la Ley. Vnne con ellos á Na%aréth , y vive en su compañía, 

obedeciéndoles en todo. 



1 jr actum est autem in die^ 
hus illis , exiit edictum ó Casare 
Augusto ut describeretur uni-^ 
versus orbis. 

2 HíBC descriptio prima^ fa^ 
xta est á Praside Syrite Cyrino: 



z Que estaba sujeto al imperio de 
ios Romanos. De este empadrooamlea- 
to se conservabaa las Actas eo los ar* 
chivos de Roma en tiempo de S. Jus- 
tino , 7 de Tertuliano ; queriendo Dios, 
que estuviese en ellos depositado el 
nombre de Jesús , y el lugar de su na- 
cimiento , para que los que en lo suce- 
sivo dudasen del cumplimiento de las 
prophecias en este punto , tuviesen el 
testimonio de los mismos Gentiles, sia 
recurrir á los Judíos , enemigos decla- 
rados de la Religión Ctiristiana. Debe 
también preferirse por esta causa la 
tradición Romana , que desde los pri- 
meros siglos íixó el nacimiento de Je- 
su-Christo en el dia 25. de Diciembre. 

2 Hulx> antes otros , pero fueron 
particulares de alguna provincia; y es- 
te fué el primero , que se extendid á 
todo el imperio Romano* 

3 £1 teato Griego : cte^rji ü í-Koy^x^ 

rüpÍAf xt/pnvDr, lo que algunos inter- 
« Atích» V. 2. Matth, u. 6. u 



1 JL aconteció en aquellos 
diafi y que salió un edicto de Cé« 
sar Augusto, para que fuese em« 
padronado todo el mundo '. 

2 Este primer empadrona- 
miento ^ fué hecho por Cyri- 
no ' ; Gobernador de la Syria: 

pretan de este modo : Este encabeza** 
miento precedió al que hizo Cyreuio» 
Gobernador de la Syria. Tácito le lla- 
ma Qnúrinio. Y según esta interpreta- 
ción , -jt^Ítji está en lugar de -jrporíp*. 

Demás de esto se debe sobreentender 
el articulo ríi$ de este modo : aúrir i 
¿'?r^yp4cpi| ^p¿rii , esto es, ^jCt^ripA^ 
tyóiro T%i , se ha de suplir , yiio* 
/4ÚAÍ , «r£/«f recorro? , fice De! otro eo. 
cabezamiento, que hizoCyrenio, dQuf« 
finio , se hace mención en loi HtchoT 
de los Ápóttolet V. 37. y fué según ü- 
SBRio , diez afios después del que se hi- 
zo , quando nacid Jesu-Christo : porque 
quando este se hizo^ era Gobernador 
de la Syria Seucio Sataroino , según el 
testimonio de Tertuliano m Matc. Lib» 
IV Cap, XIX. y JoSfiPHO jtntifuit, Ltb, 
xvn. Cap. vix. Otros sienten , que este 
encabezamiento se hizo por Quiriolo, 
DO siendo Gobernador de la $yria, si- 
09 acompallaiido por drdeii de César 



CAVÍ 

fi$erentur ünguli in suám cfvf* 
tatem. 

4 Asctndit auUm.et Joseph, 
á. Galüita , de eüfkate Nai%ar€$h- 
in Jud^tam in civitatim Dcmdfs 
f ike voeatér ' ^ < BHhhhán : eó 

Íuód esset de damo} et famüia: 
)iémd, . . 
i Ut frofitereíuír . ernn Ma»: 
tía desfonsaía siln njcorc fm^ 
ffutnte» r\ 

6 FiKtum at ÑUtem^ ewnk 
essent ibi ^ iirnfie$i sunt i Sesl ut 
fareret. 

7 £r feferit fiiium suum fri^ 
mogeniíum , et fannis eum tti- 
vúhit , et recÜMovit.eum in frm^y 
sefio :. quia non erat eis ioóui. m 
dtversorio* .^ > '• '^ ..,z 

' 8 Bt fasfores éraní • in re- 
gfOfie eadem wphnáes , et eusto^ 
dientes .vigUias noctis nipergre* 



3 £ iban todos. /á «pipft*. 
drónarse cada . uao á su du- 
dad >. 

. 4 T subió también Joseph 
de Galilea de la ciudad de JNa- 
zaréth , i Judéa , á la ciudad 
de.Battíd , que sé llama vBeiWe- 
hém:. poir^e era de lar casa JTI 
familia, .de David ^, 

5 Para empadronarse con 
su esposa María 1^ que estaba 
preoadaé 

6 .i T estando allí » acontedA. 
que aeiCUJvypiÜQran.los dias eaque 
babia de parir. « 

7 T parió i su Hijo primo- 
géoito 9 y lo envolvió en paña- 
les '» y lo.recosfi&ai un pesebrie: 
porque j^otbabia :lii|^ para ellos, 
en el mesón ^. . ^ 

«(\X!hábilL^neil paatorts op a- 
quella comarca , que esiaban ve-. 
lando ^, y guardando las velas de 



< .'. 



1 1 ü:- 



ti Gobernador de aquel Uexn|>o,9.qpe 
era Seocio Sáturoiop. H} <e ppQoe^.^ 
ta opioioQ U vo» , iy%mf$^ofr9f , por? 
que oto ^ta se apUca á oiialqaler dif-^ 
nldad , partícula roiente 'de alguoa e n» ; 
sidcracioo. Y asi JosBPaa, Imbianáo de 
ettos tiemfos en «1 tíb. nvj,- jmiq^i 
Gttpi xvu. (lama . Io^/4im, A ..Votoiiii->i 
irio , siendo asi « €^ ■ em ^seAamefité^ 
fWlri^t'jrb^ ; esto es ; fi¥9citrUof'\\cmíip' 

el mismo Jt>^ PRO le llama eti et tih} 
T.'de Beft,' jvdate. Cup, jtvnl Orros ex^* 
pilcan este* tugar de este modo': Hite 
aútem dexcriptio prior érat (¿lArinló 'Sy^ 
r»*¿p Prtttide ; esto es , antes que Out- 
rloo-ftiese Gobernador de la Syrla.^éa*' 
sb k CXlwét. ' 

■ *i -'Nó eti ía que* ^da' uno había ita-* 
cíMo V *^ HÜbttabaí, sino' '' ei^ aqv^lía «jfe 
qoé^ileseeüdia su ñiñrtit¿f. Ir asf']b^«'phj' 
«anque »o: habitaba; ol au^ tai vez ha/ 
bla nacido en BetMebem ^ eato na x)be«> 



taáta la tenia y oonUba^pof *M ciudad, 

f9f-s^', patria de Isju p4dre áe, u^vlál 

de quifadesqifadíff.; ... i/j . 1 

. a Véase á S. Mathbo x. a^» 

^ 3 .El Griego : i^ TA|y¿fa0-i# , U fa^ 

»é\y§ áít^ mismo verbo usa ea el ▼. aa* 
- 4 , Itft Divina Pravidencia biso » que 
fuase Mo.numeMso.elcaoa^^rfo d^ toe 
queiacud|ai» % -, empadropaise , -que^oei 
hubícae lagaf:ee<«) aneson'paneMaréri^ 
Y:aisl.tuvo que ae^ra^ aü ^iiiovqvtb 
aerVia-<le«a1bevgiif isaenaa'baiiiaar"|p 
sin padecer* nada -de io qae juHeA. )a» 
otras mugeres en semeiante estado, ni 
menoscabo de su integridad! ,- dld al 
inijndo.aliSalvedpr,que<aunque ea car* 
ne pasible y mortal , gozaba no obstan«t 
te derrote die la sutllraa^'d penetra- 
ám W^MJK f<|p(tg de la ^nion Is^f^e^ 
tjm%#í!. V?r^ coifceLitwipbrft^ r ^ . .,- 
;.5. i£i;Gv1eg$isÁ7f<it«\atrt«l',taf «#-^ 
tltben'€n el nmp^ 



• » * 



f. ' 



» ■» 



a Mieh. V. a. JUattlL o.. dC ««í: i 
rom.1. 



I ji . . . > 



* 9 £t ica Ángelus .Dmnini 
stetit juxta illas , et claritas Dei 
circumfulsit ilios ,' et timuerunt 
tinnn'e tnagno. > •■= .'i 

' lo Et ^JUícit üHs^ Jíngelmt' 
lioliu timetif : ' ecce enim evan-i^ 
gelixo vobis sgaudium magnum^ 
quúi mr onint fofuh: 

II Quia iui$us est eHi¡ns\:h^ 
¿Be &Uvator ^ qui est Chrütue^ 
Ihmittus y Hi tívftate David, o 

' la Et^hoo^vMs ségtium f Im* 
venietis infantem fantiis - invoUi*' 
tum \ et fositum in pratepia. 

- 13 Et svhito facta est cum 
Angelo multUudo tmlipim, • c^-i 
Usiit iau4aMÍ0m Demiiy 'j$t]''di^ 
centium: .' i* <^ 'n *j ;>/ 

if atúría, m dútimüsfBéb^ 
et in Mtra fa» hamhüms - homm 
«oiiifitolíj; > . . • 



k fiocbs ^v8ofafie sa ganada ^ 
> 9 . T he aquí se paso junto i. 
ellos un Ángel del Señor y y la 
darid^d de -Dios loa cercó de res- 
plandor^ y: tuvieron, gcande te^ 

i:ia Yiletdixo^ Ángel: No- 
temáis 2^ porque he aquí os anun- 
cio un grande gozo , que .será á 
todo el puebloir 

.11 .Que hoy os. 6s nacido d 
Salvador , que es el ChrístoSe- 
6or^ en. Ja* ciudad de-Kvid.' 

13'. Xestaos8énL'Ia$^ai;ilia-'' 
liaréis al Ni&o envuelto en pa« 
ñáles , y echado en un pesebre. 

13 Y súbitamente apareció 
con el Ángel ^ una tropa nume- 
sosa dfr Ja nulida» ceiestini ,* que 
alababan i Dios , y dedam' 

14 Gloría á IMos en late altu- 
ras^ y en la tierra paz^á los hom-' 
bres de buena voluntad '• 



' I Se mudaban por turnos en cada 
una, de las velas de la noche, para 
guardar ^ dcfeúdet' su ganado; ' Dloi, 
dexando los 1>rÍDCfpes v MagfstKadósí,^ 
Doctores, Ministros de la Relfgfoa', y 
otras personas distinguidas por sus dig- 
nidades, y por su saber 4 lOs primeros á 
quienes* revela el grande mysterio de 
Í9L redendoD del mundo , son unos pas- 
tofvs, que> guardaban tot ganados ; al* 
flMS foocentet « liattildes ; y que en sa 
vémM aeoclUtt no pondrían^ H sncoorf 
olis^colft á la ft^Y^i, 4os sacrtfiaios/ 
que ae debías ( baotr para^ereer ea \^\ 
au-Ohrfsto. OciUf mx myrterio^ é los 
áábhr y á lot emtemáidar , para rtveiar^ . 
ttf i /•/ pe^ueñitcd 

A Con el Ángel , que acababa de 
^bla^w ...... 

- g. El Griego: ¡f «Lf^^&rroiP kJSWa.; 
emMí'its homhtet butnú' if^énfUd ^fú IM^' 
aevolencfá vantór", &d.' Muchos !^^dres' 
ba» tKpiiCgdo tart'pab^ratf? Bf^ik'ierta 
P0* h^minibut bonje fnlmrntatir ,• en: H' 
sentido , que se les da ordinariamente: 
T pÉZ en lé tierra á Jor hombres di bue^ 



né voluntad ; esto es, temerosos de 
Dios , piadosos . fitc. Mas otros lotér- 
l^reces con grav^flnos'niBdadientós dod- 
vfiftieD V en que 'éstas eos palabras boma 
ifáfántath^ iA seguo el texto Oriego, ni 
según el verdsdero seatldo de la letra, 
paédea apUcarae á toa > hombres , ^no 
que se refieren á Dloa' mismo, cuy» be* 
nepládto fkt el principio de' esta paa 
tan- deseada ,^ me he sido, por 1» que 
mira 4 ;iof hc^brta^ como el .ft'uto^pr»- 
Qipel de U iBcaroacfQii'^el Hijo de 
d|0s. Df e^te modo\4ebeiuiM^ne éaiut. 
voluniatU con f>ax\ y el sentido será: 
¿t in térra *it homhubiui fax bonm «•- 
luntatie Jíei \ esto es , pa< y recoocüla- 
cion « oue provenga , no de los méritos 
de I9S hombres, sino ae la ¡f^atulta mi- 
sericordia , oue quiere Dios usar ood 
ejlo^.^O fjBLÓwepp mn^ f a el texte Grie- 
go, se pueden .jujoitar por «ajpo^ic^n e-p 
qU€yos,d9f qomina^liioa, 4f^Ji*»;^rf^ 
y íni^iwiatt k, éyanét) vefmieá". y, . ea esta 
caso el sentido, aeii : y* en la tlarñpaa; 
esto es , buena voluntad de Oioa para 
con lotfbambraÉ.v 



c A p í r 

1 { Ep facfunt, M f ut disas^ 
lerttftl ab ris AngeU i» calum^ 

Íastorts hqtécbanHtr ad invkem^ 
yanseamus uique Bcthkhim y et 
videamus hoQ verbuw^, quoá fa^ 
ctum €st f iptod Ihminus osten* 
4it nobis.. 

i6 Et venerunt festinantes^^ 
^ kmnttunt. Mariam^ et Jostfh^ 
et infantem poritetfi in. frétítf 

17 Videntes autem cognove^ 
runt de verbo ^ qtiod dictunt erat 
iUis de fuero hóc. 

18 Et ortmes ^ qui ,audiñ* 
runt » miraH sunt : ejt de hisi 
qtue dicta erant á pastorütús ad 
ifsos. . ^ . : 

19 María autem conservabat 
omnia verba hefc,^ coñferetis ih 
corde suo. 

do Er reversi sunt pastom 
glorificantes y, et taludantes Jíeu^nf 
in ómnibus ^ qu4S audierawt*, ^ 
piderant , sicut diátum est a4 
iUos. 

SI Et ^ fostquam consuma 
matí sunt dies fiCto ut circumcu- 
detetur fuer.: ^ocaPum esti «o* 
fnen Iqus ^ ^Kstrs , quod vocatüíH 
est ab Atóelo frtúsquam^ in ut¿* 
ro conciperetur.. 

23 jSt fostquam imfleti sunt 



VLO II. 325 

1 $ T acoatedó , que lu^gq 
que los Aageks se retirároa de 
ellos al cielo , los pastores se. de- 
ciaa los unos á los otros : Pase-* 
jnos faiasu Bethlehém , y veamos 
esto ^ f que ha acontecido^ lo 
qual el Señor nos ha mostrado. . 

16 Y fueron apresurados, y 
hallaron i María , y á Joseph, 
y al Nifio echado en di pesen 
bre» , 

17 Y quando esta vieron, en* 
tendieron ^ lo que se les babia 
dicho acerca de aquel Niño, 

- . 1 8 Y todosJos que lo oyeron^ 
se naravjllávan : y también de 
lo qu€ les hablan referido loé 
pastores. 

19 Mas Maria guardaba to* 
das estas cosas; confiriéndolas en 
sa corazón *^. 

3o T se volvRron los pasta- 
les glorjific^do', y loando á Dios 
por tpdas las cosáis , que faabiáa 
tnáo y visto, asi como les había 
sjkio dicho. 

- 2 r Y después que fueron pa- 
^a,dós los ocho .di¿j ^ para feir* 
cuhcidar al IÑiñb, llamaron sú 
nombre JssuB, coma lé hábia Ua* 
m^do el Ac^el, 4ates que fuese 
concebido en el vientre. 
23 Y después que fueron cum- 



X p^erbum debe tomarte aquí , como 
hemos dicho ya eú otros lugares « por 
rex a la coia^ ú el keehom 

a Creyérop lo que se les babla di- 
cho t y io divulgaron según el texto 
Grfego : I'u/ytfpi^ar . que tiene esta sig- 

olficacloD. 

3 Y viendo » como correspondían 
perfectamente á todo lo que hablan e^ 
crlto los Propbetas. 



4 T tttm^ttit ; esfo es , después que 
ae cumptíéróíi siete días, y empané el 
octavó , en el qoftl ie bada la clrcuiiK 
ci^ott , &c^ La preposición fo^t 00 siem- 
pre significa la última parte del tiempo pa« 

sado, que 9efiala,sloo que muchas veces se 
toma por iutr^ , significando el tiempo, 
que hay intermedio. Se leen en la Es- 
^crltMrt muchos ixemplos , como este. 



Xa 



^24 ÍA M • L 

áies furgfitíonis ejus « secundum 
kgem Moysif'fuíeruntilhm 1# 
Jtrusalem , ut risterent tum D<h 
imnoy 

33 Skiit scrlftuim ist in bg» 
Domini ^ : Quia omné masculinum 
odaperiens vulvam , sanctúm D(h 
mino vocabhur. 

' 24 ' JSt uP darent hostiám se- 
cündúmqaód "dktum tst^ in^kg^ 
Domini par turturum , aut dúos 
pullos coíwnharurn. * / * ' 
- 25 Ef-ecw homo erat in Jt^ 
rusalem , cui nomen Simeón y ct 
hpimoistt jusíusy tt tmofatus\^eX' 
pectans consolaPtoném > Isrd^i ^ ^ 
apirittis Sanctus tHt id eéi[» ' 



V ' 



I * 



t» 



j X Lt mbma ra^qpy>^iie obligd a} 
Sefior á mostrarse eb' trage de peca- 
dor , sujetándose á la ley de la circm^ 
-ckltoD« obltgd tiioMni/d.M^ía «i- que 
apareciese Jmpura. , y á ^jetarse IJa 
dé la pu/ffícacíoQ ; abait^ndó con esté 
Varo eletaif^ -de bumadad lá^ gSbetbt^ 
4e los que siendo pecadores, ifl^tiui99 
y rebeldes , quieren ganarse 'el concep* 
to de buenos, limpios, é irreprehen»-» 
-Ues. Las ceremonias , qae ea esta oca- 
^09 se observaban , se pueden leer en 
éi JJvéticQ xii. 3. y en* el Exddo xixi. 

3 A la )ktr^ : Seré MamadúrSfmto 
0l Señor* ^ ^^ . ' ' 

' 3 ' Eilé era un cordeló; Letrético xn. 
8. Mas las mugcres pobreí ofrecían doa 
.tórtolas , d dos pichones. Lo que des- 
cubre la pobreza de ía Virgen , y de S. 
Joseph. 

'. 4. .HMta^tniorHít él^^mo e» }t{sto, 
'jr Mciéodole conocer .porcuna luz.prpr 
.^hética ^ 1q; que ocuUaba> á jtodos lois 
Judíos tocóte al nacimiento del Sal- 
vador. Lof antiguos engeueral, y mu- 
chos modernos han creído que Simeón 
era Sacerdote, fundados en que tomó d 
3Fesue entre tut hraxoi ; y concluyen- 
do^ de aqui, que esto f\xé para presen- 
tarle y ofrecerle & Dios : y amblen 
porque después bendixo Á joseph y á 



TT C A 8. ^ 

piidos los días de la purificación 
.de María , según la> ley de Moy- 
^^ y lo lleviron i Jeriualém^ 
paca preseütarlo al Señor, 

23 Coiiio está escrito en la 
Ley del Señor : Que .todo macho 
que abriere matriz, será ^ coosa* 
grado al Señor. 

. < 34 . Y par» dar la ofrenda % 
conformeiestá man^^do en la Ley 
del Señor , un par de tórtolas, ó 
dOB paflominos. 

* 3^ Y hahia i la saxon en Je* 
rusalém un hombte llamado Si-* 
méon.^ y esto hombre justo y te* 
merosó de Dios, esperaba la con« 
briacion de braél:, y elEspirim 
Santo ^ era en él. 

■ •< 
Mari^ Otro^ quieren que ftié el hij» 
de Alirel, Tatriirchft de la nación de 
los Judíos, y aue sucedid á su padre 
en flst^-^ digiM«a^. Pero ^ta opinión 
e^inverlsí(nU : Otros finalmente tienen 
bofr htas irierisímf! q<ie<fiié n)i simple 
{sarfltulat; doudo de las qualUades y 
viftufi^ conque a^l le distingue d 
Evangelista. 'l^sto lo a poya if con la ma- 
ñera con que se explica S. Lucas : lf«- 
M«» dic^, e» Jerutúém > un Ji^hre^ //«• 
modo Simeón ; y parece que no hubiera 
hablado de esta snene, si 'se hallase 
revestido de tma de las primeras dlg* 
sidades de la nación, la manera de 
coota río, parece también confirmarlo^ 
pues -con ' motivo 'de sct presentado el 
Sefior en el templo ,. parece que ei St^ 
ñor movió el espíritu de este Justo, 
)>ara que fuese también al templo , 7 
alli le cumpliese lo que . le tenia pro* 
jnetldo, al modo que se' dice también 
^. 3 8.. que llegd, también en la misma 
iiorá Ana Profetisa. Al tomar á Jesu— 
.Cbristo eatre ios brazos, fUé trasporta^ 
.^0 de alegría , y abrazándolo con d 
mayor afeCto : £0 bendecir á Joseph y 
á María , hizo lo mismo que habla he^ 
cho Isabel con María, felicitando á en- 
trambos por la gracia que Dios les ha*» 
bia hecho , y hendiclendo al Sefior. 



a Levit. xi|.'6: ' b 'kxoi, xkti 3. Wumér* ntt, i5.' *' c 'li^i. tn, 8« 



CAPÍT 

' ' aS Et respúfisum acceferat á 
Spiritu Sánete, wm visurum se 
tnortem, nis$ frías vidcret Chrí- 
4tum Dftmffif. 

• 27 Et venk m sfirítu in 
tetnpfunK Et eúm inducerent fue" 
rutn Jesum farentes ejus , ut fip- 
certnt secundúm eonsuetudinem 
tegis pro eo: 

«8 Et ifst acceth eum in 
ulrun suas , et beneaidsit Deunn 
tet disdt:. 

d9 Ñüne '■ difiwttís servuin 
tuum Jiomine y secundúm verbum 
tuum in face: - 

30 Huta viderunt oadi mei 
talutan tuum, 

31 ' Quod farasti ante faciem 
ommum pofuhrunk 

39 Lumen ad revelationem 
gentium, et gloríam fM^k tus 
IsraeL 

33 Et erat fater ejus et ma* 
ter mirantes sufer his f qus di^ 
cebantut de ilfo. 

• .34 £f henedisát illis Simetm, 
kt divAt ad Mariam matrem e- 



s M ungido del Sefior ; esto es , 'al 
Hijo ünioo de ]>io8 hecho hombre por 
loe hombres* j 

^ ft fisto es 9 por uo Interao inovi- 
ndénto del Espíritu Sanco. 

3 Como si dixeraj Ahora no qaeí 
^ueda ya que ver ni que esperar en ésU 
te mundo : Ahora podéis ya desatar á 
vuestro siervo , y romper los lazos que 
le detienen aquí , para que libremente 
pueda ir i gozar de la .paz y reposo de 
los Justos* 

4 £1 Salvador , que tú nos has da-* 
do. Esto es propiamente lalutare tmtoh , 

5 Prophetiaa Simeón el mysteriode 
la Tocadon de los Gentiles , que aun el 
mismo S. Pedro no pudo entender , ni en 
vida de Jesu-Christo , ni aun después 
de su Ascensión i los Cielos, sino quan» 
do bazd sobre él el Espíritu Santo» que 



tó T habk recibido respues- 
ta d«l Espíritu Santo , que él no 
vería la muerte , sin ver antes al 
Christo del Sefior '. 

«7 T vino por espíritu ? 
al templo; Y trayendo los padres 
al Niño Jesús , para hacer según 
la costuiabre 4e la Ley por él: 

2S Entonces él lo tomó en 
sus bratos , y bendíxo á Díqs^ y 
dixo: * 

d9 Ahora , Señor , 4^spides 
á tu siervo , según tu .palabra, 
en paz *: \^ 

30 Porque han visto tzus o** 
J65^u salad % 

31 £a qual has aparejado an- 
te la faz dp todos los. pueblos ^J 

j2 Lumbre ^ para ser revela- 
da á los Gentiles , y para gloria 
de tu pueblo Israel. 

33 Y su padre ^ y madre es- 
tallan maravillados de aquellas 
cosas que de él se decían •, 

34 Y los bendixo. Simeón I y 
dixo i María su madre; He aquí 



le reveló y ensefió toda verdad, como 
lo acredita la visión que tuvo , y se 
refiere en los Hechor A/w/^ioo/» v* 

: 6 'Esto es, como luz« que debia a— 

I\Mnbrar,&c, 

7 Llama ^ ¿joséplí padre de€faris«' 
to « porque eu la opinión del pueblot 
era tenido por tal; y como no iiabia Ue- 

f'ado aun el tiempo, de que se revelase 
todos el mysterio de la milagrosa^ 
£ncaroacion del Hijo de Dios en el cas* 
to seno de la Virgen , debia ponerse á 
cubierto su fama : fuera de que siendo 
Joseph verdadero £sposo de María, era 
mas iegitimameote padre de Cbristo, 
que si le liubiera ado(»tado por su Hijo. 
Él texto Griego: kx¿ h ^¡a^cp , swti i 

8 A S. Joteph , y ft María Babia sido 



i 



326 SANLUCAS. 

jus ^ : Ecce positus esthic in ruf- que éste es puesto para caída, 7 

para levantamiento de muchos ea 
Israel ' : y para señal á la qu^ 
se hará contradicción ^: 

3^ Y una espada tnispasará 
tu alma de ti-oüsma ^^para que 
sean descubiertos los pensamien- 
tos de muchos corazones ^. 

36 Y habla una Prophettsa 
llamada Ana ^ hija de Phanuel, 
d¿ la tri^a de Aser : .ésta era ya 
¿e muchos: dias , y Babia vivido 
siet^.año^ con su maridio desde 
^u virginidad, ^* . 

37 Y ésta era viuda ^ co« 
mQ de ochenta y quatro años: 
que na se apartaba del templo^ 
Ilirvíen4a 4ia y noche ea ayunos 
y oraciones. 

3^8 .Y cpmo Uqga^ ella en la 
sm^; hora. ?ls^aba al Señor. ^: 



nam , et in resurrectionem muí* 
torum in Israel : et in signum^ 
cui contradicetur: 

3(. £( tüam ifsius anitnam 
fertransibit gladius ut rtoeUiu^ 
tur €9^ multis cordíbux cogitatiQ^ 
nes, 

3d Et erat Anna PropAettV 
sa y fUia Phanml ^ de. tribu A-^ 
ser : hac frocesserat in diebus 
multis y et vixerat cuni viro sua 
annis sej^tem á ^ virginitate sucl 

' 37 Et hac vtdua usquie ni 
anms octoginta quatuor i quce fio» 
discedcbat de tempiOy jejunüsj et 
nbsecrationibiu jerviens nocte, oc 
¡iie. 

38 EthaCjifsá hora sufer- 



veniens , confitebatur Domino : et oiism^; 



revelada la substancia de los grandes: 
mysterios de Jesa-Christo : mas él ver, 
que se Ibaa eumpliendo parte por par-> 
te ,. y el qfr á Siméoa propl^izar dé 
esta manera , no podia menos de dis- 
pertar ea sus corazones vivos senri<- 
mientos de admiración , f agradecí-^ 
mienta acia Dios. 

' • 1- BíScAo^no vino para destruir y^ 
arruinar á loa liombrei, sinapara sal* 
varios : mas I0& Phariaéos , lo» Sacer^ 
dotes » Y los Doctores de 1» Le^^ qoe 
maliciosamente desechaflaa la verdad» 
^e les haoia. de ser aimocfada , mori- 
riaa obstinados en mayores pecados : y 
al contraria loi grandes- pecadores « lo» 
Publicanos » y lo* mas sencillos: del 
jMieblo, reconociendo' homíldemente á 
su Libertador y Salvador, resucitariaoi^ 
y serían iustjficados por su grada^ 

a Esta es una metáphora , tomada 
de itna seAal, 6 blanco, 1 donde se a-^ 
aestan los tiros. Por ella se signHicaa 
los ultrajes , persecuciones.» 31 envidias,, 
que padecerla el Señor de parte de loa 
Judíos , desde el principio de su predi- 



cacfon tiasta que te acabase» de.|icrír« 
eomo di^ $. AauSTiK , coo ta fspad^ 
de su lengua , haciéndote morir ea ooft 
Cruz.. . . * 

^ Estas palabras explfcaa el martf* 
tí9 f dolor de María en U Pasioa dft 
su. Hijp«. 

. 4 Las palabras «.quf precedéis lome» 
dlatamente,'cieben leerse « como ^r 
paréothesis, y esus juntarse coo lai 
últimas del versículo pcecedeaie* XI 
sentido es; este : Para que esta esotra*- 
dicción ,, que„ coma dtce S. Pablo ifakr^. 
aii, 13. sufrid de parle de los pecado- 
res ^ descubriese los diversos aeotiaieo- 
tos y disposiciones, que tenlao acerca 
de Jesu-Cbristo , quando le vieseo bii- 
mlllado , y coma aniquilado ea su Pa* 

Sion. S. AGOSTSNa 

S I>esde que se casó. Frase hebrea » 
para s^nificar que estuvo siete aáos 
casada. 

d Bl Griego i ¿r-d^yiisAeyi rrt , s^ter* 

naba en las alabanzas: alababa al Sefior 
juntamente con Simeón. Y coa/esaba, y 
reconocía al Miüo por su verdadero 



a Isat viu. 14. RsNMiMr. iz« 33* x. Patr. 11. 7. 



C A PÍT 

hquéhatur de ilh ómnibus y qui 
exfectabant redetnptioném Israel, 

39 Bt ut ferfecerunt omnia 
secundum. kgem Domíní y rever^ 
si suttt in GalilíMm in civita- 
iem suam Na%areth 

40 Puer autem crescébat ^ et 
tonfortabatur flenus sapicntiá : et 
gratia Dei %ra$ «f> ífAn 

4t Bt tbtfitt farentes ejus per 
wniíes annos i^ Jerusalen^^in die 
solemtii PascTue. 

' 43 Ei cúm fuctus esset anno' 
Yum duodecim^ aseendenttbus iUis 
JerosoU/inaim fetwndim cofufte^ii^ ^ 
dinem ¿fiel festi^ 

43 -Cofif umma^ú^M^ diebusy 
cúm redirent , remansit fuer Je* 
sus in Jerusaiem , et non cogno- 
verunt frentes ejus. 

44 Ésástimantes w»tem illum 
esse in cwmeatu , venerune iter 
diei ^ €t , reqairebant eum inter 



ULO ir. 327 

y. hablaba de él á todos los que 
esperaban la redentíon de Israel 
39 T quando lo hubieron to- 
do cumplido ' conforme á la J^y 
del Sefior , se volvieron á Galilea 
á su ciudad de Nazaretfa. 

40 Y el Niño crecía, y se for« 
tificaba ^9 estando lleno de sabi* 
duría ; y la gracia de Dios era 
enéL 

; 41 Y Süs padres iban todos los 
años á Jerusalém en el dia so- 
lemne de la Pascua. , 
• 4a Y quando tuvo doce a- 
fios ^ subieron ellos i Jerusalém^ 
«egun la costumbre del dia de la 
fiesta^ . * ' 

43 7 acabados los días,* quan- 
do se volvían , se quedó el Niño 
Jésus én Jerusalém , sin qujssus 
padres ^ 10 advirtiesen. 

44 Y creyendo , que él esta- 
ba con los de la comitiva, andu- 
vieron camino de un dia , y le 



I>!óf 7 Setior. T a¿ lo decía á todos e% 
jerusalém , u- U^iVffct/Jt^ ^ como afift- 

de el testo Griego. 

■X Jooepli y María* 
. s MS. JE arma4imTe% £1 teito Grie- 
go : ^núputrt , tn upifitu^ El Evaqge* 
lista hablAdc este iVi^a^como de uo 
nifio ordinario, que habiéndose vestido 
de Buestrft naturaleu^se sujetó como 
todos los otros hombres ¿ que á pro- 
porción , qile iba por la edad creciendo 
eo el cuerpo, so espíritu se adaptase & 
todas sus acciones eateriores« 7 ^ ^^ 
se fnaolftstando mas 7 mas de oada día* 
Siendo por su divina naturalesa la sa« 
falduxfa esencial del Padre , se mostraba 
ésta, como eclipsada , baxo los velos do 
una carne « sujeta á crecer 7 fbrtlficar- 
ae progresivamente del mismo modo» 
que la de ios otiios olfios. ^ ^ 

a £1 Griego : iu¿ otl% sVi» ifliff'vf • 



x<t( S f»ir%^ airw .y no le eché mi^ 

wi9 yoseph^ ni su Madre. Es verisí- 
mil que al salir de Jerusalém , se jon* 
lase alguna tropa de personas conocí-^ 
das » 7 qiue Joseph 7 María, creyendo 
que ios tegufa en aqwrtla compaBía, 
taunináfon todo aquel día*, no dudan-* 
do que se incorporarla con eilos por la 
tarde, quando llegasen al lugar en doo« 
de debían pasar la noche. Pero quedar» 
roa extrafiamente sorprehendldos, ^uaó» 
do vieron que habiendo llegado' todos^ 
00 Jis iialraron entre sus parientes 7 
conocidos. Por lo que volviendo otro 
día ¿ Jerusalém I 7 Utsando 7a- taMe 
no podiéroo hacer diligencias por él, . 
ni hallarle en el templo hasu la nut'^ 
fiana del dia siguiente. Y asi se debe 
explicar lo que se dice en el v. 46. que 
tree díMT étepuer i$ haUértuif en el 



a Ssoi. vaiu .x¿. et «xxxv.;X9. Oemt. sri. i^ 



X4 



i* 



328 

cognatos , et notQS^ 



SAN X. 



4; £^ non invenientes , re- 
gressi ^unt in Jerus^lem , requi^ 
rentes eum. 

46 Et factum est , pott tri- 
duunk invenerfsnt illum . tn templo 
sedentem in medio Doctorum^ au^ 
dientem ilhs ^: et inf¿rrogantenp 
eos. 

47 Stufébant amfám omn^i, 

3vA eum audkbant , sfifet fr.w* 
entia , et responsis ejus. 

48 Et videntes- admirati :Sun$, 
Et dixit mater ejus ad illum : Ff* 
If y, quid fecisti nMssicl ^cce fOr 
ter tuus , et ego doleníes qutfráfo^ 
mm te. 

. ^g Et aíi aJ tilos : Quid est 
"iguoí me quítrebatisi Hesciebatis 
gfáia in tís , qua Pa$ris tnei sunt^ 
opovtet me esael 



UCA.S. 

bu;scabaa entre los (Oirient^ 1 y 

entre Iqs conocidos» 

4$, Y como DO le hallasen^ se 
vol^rpn á; Jerusalém , buscan^ 
dolé. 

46 Y aconteció que tres düas 
d^pues le bailón en el templo ', 
sentado en medio de los Docto* 
res , oyéndolas » y preguptáa* 
doles. 

. 47 T se pasmaban todos los 
4|ue le oten ^ de s\i intelig^cia» 
y de sus respuestas ^. 
., 48 Y quando .le vieron,, se 
oiaravilUjron '. T le dixo su ma.** 

dr^ : Hijo f ¿P^^ V^ ^^ ^^^ ^ 
cho asi con nosotros? mira como 
tu jf^ár^y y yo angustiados te 
buscábamos \ 

. 49 Y les. respondió : ¡Para 
qu¿ me buscabais? ¿^o sabiai^ 
que en las co^ que sqh de mi 
Padre ^ flsie conyiwe es^arl 



t £h el tempío: 6 en éi p<$rtico cíe 
los Israelitas , que estaba al descubier- 
to, cómo se puede colegir de Baauc, y 
ée los Escritores Thalmudjcos : 6 á la 
puerta oriental del templo , como sleiH 
te Abia» MONTANO', d ea ir Sinagoga 
principal , que ^taba vecina al templo, 
y se coDiprelieodia en su recinto eit»- 
rlor* £n meAh jd# lar Scefúrer^ qiitere 
4ecir ei>ti^ loas ]>octores: la* palabra 
griega xat9í^a>«€«f , que quiere decif 
í^iir jffir«do,.8e emplea con freqOeo- 
cía para decir simplemente ertgr pre^ 
ftnte.^ ettár tn am lugar t no como* l^et- 
tra, porque todavía oo era UegadU su 
llora, sitio eomodljscípulo. ) . . , 

^ Bp esla ocasión quiso, que te^des- 
ci»brip»e una pequeQa centella de stt 
dWioa sabiduría. Y esto pasmaba á to-' 
dos t admirando en sus preguntas y 
respuestas ooa sabiduría , qne no atean^ 
aaban lo» ñas anaianoa y eaeivftados 
en la Ley. Y debe observarse, que e^ 
Seflor escucha y pregunta como discí-* 
pulo I y no ensefla aun , como Maettro^ 



propone sus qUestiones, como quíes 
-quiere instruirse ; pero en el fpndo eia 
esto buscar una ocasión para dar él sos 
instrucciones , y comunicar su lur para 
que entendiesen , que las propliedas a- 
cerca del Messías eran ya cumplidas. 
' 3 Joaeph í' y María quedaron sor- 
prdiendidos , qoando le vieron sentada 
en medk) de los Doctores , sin compre* 
hender el* mysterio. 

4 ¡Dichosas almas, que huscaa asf 
& Jesu'-Cbristo . penetradas de dolor^ 
qiíanclo temen haberle pendido , y di.— 
dolé motivo de alejarse de ellas , 4 ka 
menos pbr algún. tiempo! El que busca* 
re al Stf or con* uu» humilde cootriclom 
de ctftaEOn, figurada por el dolor de la 
Sama virgen , y de S. Joseph, la haUap 
rá seguramente. 

5 La autoridad de los padres tiene 
sus ilhniles; y en estas palabras did á 
entender Jesu-Christo, que se debe re*" 
nuDclar á toda afecto, k todo respeto 
de carne y de sangre, ^^uando se traía 
dtlbtgouhrdeS^. • 



CApfTü 
•• {o Et ifü non inttlkxerunt 
verbum , quod kaUíís est ad eos. 
; I Et diseendit cum tis y zt 
9iiAt Ncnargth ^ et erat sMi-' 
tus illis. Et mater ejus cofuer- 
válHit omni0 iKrba Imc iú cordc 

,53 Et Jesús froficiebat 5«*. 
pff^d ^[eimtfitey et gralM ^f^^ 
Aieuin^ etJwmineM^ '.. ^ ^ 



r O II; 329 

. (o ^ Mas ellos no e&tendié|roii 
la palabra y que les habló ^. 

$1 X descendió con ellos , y 
vino á Nazareth ; y estaba sar« 
jeto á ellos ^. T su madre guar- 
daba todas estaslcOsas ¿asa co- 
razón ', 

. (9 T Jesús créela en sabid«K»^ 
ría, y enedad,. y en gracia delan- 
te de Dios^ y "de loa hombres \ 



. I fil myÉbnio , qae le' cseondl» tn 

fUs palabras. £1' texto Griego dice: eo^ 

ctffüxiXf . que significa no atender^ 6 hit' 

iitr rtfiexton» SIo duda el Sefior aludhf á, 
la propbeda de MÁxjkoaiAs : vendrá á* 
^ timplo el Señor ^ á §iáefi huféf. Yr 
Sao Jpseph , y María qo ateqdléroo ,á 
ésxo por eotraces. 

- d JáS* B . ertáiuaee á mándanÉénto*' 
Este exemplo dos eusefia el respeto y 
obediencia, que debemos á nuestros 
padres. 

. 3 Vara alJiíieiitar so piedad y so ié* 



qae cada dta tomaba noevot aomcfitoi^, 
meditaba las palabras y acciones de su 
HQo, y todo lo que de él se decía. 

4 Esta auioera de hablar , de que 
ma «1 BTaiigellsta , nO' dá á entender-. 

Sra oosa , sidO que los rayos de la sa«- 
duría y de la gracia / de que tenia ei^ 
si mismo el^rioapid^^^se descubrían ma»- 
y mas cada día , tanto por lo oue |ni-*« 
raba al servicio de Dios su Paare, co- 
mo á la conducta que tenia con los 
hbmbres.. 



CAPITULO IIL 

ft ♦ • '' • • 

Énvia el Señor o/ BautUta fora ^ predique 6 instruya á los Hebreos^ 
El Santo Precursor dá testimonio de que él no es el MessiaSy y declara 
ieh.excelencia de éste y y dt su Bautismo: Bauthaá Jesu^Chrktoiy el 
Padre y V el Esffritu Santo dan un testimonió muy chro del Hilo. 
' Geneah^ deChristo según la carne desde Joseph hasta Adanu 



1 9 . 



I . jLJLnno autem . quintodeci- 
f9so imferii TiberU Casaris y, pro- 
cítrante Pontio Piloto Judaam, 
Tetrarchá au$em Galileeee HerO" 



z SI Evangelista Sbn Lucas, para 
qoHar toda ocadoo de dudar, seSala ' 
aquí toda suerte de épocas, y los nom- 
bres tanto del Emperador , que reyna- 
ba entonces , como de los que gober- 
naban baxo de su imperio diferentes 
proTÍ9filas .déla Ji»déa : fiaando asi el 



I Jl en el. año décimo quin* 
to del imperio de Tiberio Cé- 
sar ^y siendo Pondo Pilato Go- 
bernador de lor Jttdéa , y Hero- 



'.^-^ 



• * 

tlráipoh é» lA i^lsfoó del Bautista , que 
debía preceder lamedlatameme á la 
predicación de Jesu-Christo , y prepa- 
rar los coraaoaes de todos , para recl— 
bir al Messias d^qpucs de tan largo* 
tiempo. 



o 



300 SAN LXTCAS. 

ie.^ PhÜiffo au$€fn fratr€ efus des ' Tecrarchá ^ de Galilea > y 



Tetrarchá Itumct , el Trachoni-- 
tidis ngiottis I et Lysaniá Airi- 
IÍM TctrarM, 

« ■ 

a Sub a Prinrífibus Sacerdo* 
tum AnnA^ ^t Caifhá : faetum est 
«whbttm Domtni süfer Joannemp 
^aehari0 fUium , f n diurUk . 

3 £l b «eiu't io oirpnim rigio^ 
nem Jordanis ^ fradicans bapti^ 
wiúm posureott^ ¿ti remisüwem 
peccatorumf ' 

4 5fctt( ícrtotttn e^ in libro 
sirmanmn ísaTa Prajíhepa Q : Va» 
clamantis iñ deserto : Párate iñam 
JOomini : rectas facite . semitas 
wsi , 

( Omiús vaílis t mplebítur : ef 
omisú mofu, et coíifi humüiábl' 
tur : e( erunt frcma in directa^ 
ét asfera m vias flanar. 

6 £t vfiebt^ omnti caro foíii- 
t^e Bet. 

. X Hijo de Herodes él Grande. Lof 

Romanos reduxéron en provincia la Ju- 
dea, que quitaron ai otro hijo , Úa- 
mado Arcbélao. ^ 

fl Tetrarchá significa el que wumia 
UM quarta parte de un reyno. 

3 Según la institución dé I>Ios , no 
debia haber mas que un Soberano Pontí- 
fice; pero por la confusión de los tiempos, 
y ambición de los hombres habla en* 
tónces dos , suegro y yerno. Caipbás 
ec4 el principal de aquel afio ; y aun 
algunos pretenden , q\ie Anas conserva- 
ba solo el titulo , sin exercicio ni au* 
toridad. Act, xv. 6. 

4 El Bautismo de. Juan preparaba 
á los hombres para recibir el Qautis* 
mo de Jesu*Chrl8to , y éste causaba la 

Í;racla del Salvador, y la remisión de 
os pccadoii 



sa hermano Philipo Tetrarchá 
de Itnréa , y de la proviada de 
Tracb&oite , y Lisaiiias Tetrar* 
cha de Abilina) 

2 Siendo Príncipeo de los Sa* 
cerdotes Annás y Caiphás ' , vi«< 
no palabra ^l'Se&or sobre Jaa% 
Ujo^de Zac^^ria^y ea.el desierta 

3 Y vino p«*todk la-regiofit 
del Jordán , predicando bautis* 
mo djb pemicnda para senusioa 
de pecados *; v ' 

' 4 Como esti escrito en el lí- 
brQ de las palabras de Isaias Pro*' 
pheta i Voz del que dama en el 
desierto i Aparejad el camino del. 
Señor : haced derechas sus sen- 
dto 

( Todo valle se henchiri : y 
todo monte y coliado será- abasa- 
do : y lo torcido será endereza* 
do ^ : y los caoUnos fragosos 'a« 
Uanados: 

6 Y veri toda carne la salud 
de Dios ^. 



5 Xs una tirase Hebféa, en que se 

pone el fbturo por el imperatiTO , co- 
mo si dlxera: Todo valle te aU0H9f éfcm 
Metiphora tomada de aquello, que sue- 
le hacerse , quando un Principe viaja, d 
entra en alguna ciudad, que se compo- 
nen y allanan los canünos, se sdor^ 
nan las caUes , &c. Con esto quiso dar 
¿ entender el Bautista fc los Judíos, 
que quitasen todos los estorbos, la so-* 
berbia, las injusticias, tá ambición, Sc& 
que pudiesen Impedí ría entrada al Sal- 
vador en sus corazones. 

6 jU Salvador eaviado de I>j0x : es* 
to es , al Verbo encarnado por la «alud 
de los hombres. Bst¿ aiqiii puesto este 
texto de Ítalas , conforme se halla e» 
la versión de los lxk. como de ordina- 
rio sucede en los demás , que citan ios 
fificrltores del nuevo testamento. 



a Jífit» IV. 6. b MUth. tu» X. Mmrc^M»^. e XmI. xl. 3< 



i^ai» 



CABÍT.ÜXO TXh 331 

7 Dieebái trgo ad turbas^ 7 T decía á las turbas , que 



mm exibant nt bapti%arentur ab 
tfso a : Genimina viferairumy qiás 
osUndit viMs fiigire d ventura 
irai . 

i Foche ergo frucUá dign^ 
Mtnitínti0 , eí ne cepmff 5 duxre: 
Fatran habemmx Abraham. jDtco 
iñhn volns qida fotens €st Deut 
de lafidibus istís suscitaré pioÉ 
4bratue. •• 

. 9 Jamt etím seatrísf ad iradU 
eem arborum, postra esu XknnU et'i 
gq arbar non faeient fructam hh^ 
«um » esKtdetur ^ ét t& igaem mt^ 

10 : fit jn^frogolumt eum iut-- 
he y diaenHs : Quid trge fade-^ 
musí ' ' 

11^ ResfQfidene aasém dicebn 
UUs ^ : 'Qtá habet duas Mnicur,' 
det fian habentt : et qpi habet 
escás ^ similiter faciat. 
> 1 2- Vemertmí. autem et Fúbli^ 
cani ut bapti%arentur ^ et dixe^^ 
fwtíi ád üíum'i Mdgtflér ^ quid 
factemud 

13 At Uk disát ad eús : Nú 
hü amfliús , quám quod ccnsthu^ 
tum est vcbit ^ factatiu 



yenian á que las bautizase: ¿Ra* 
xa de víboras , quién os mostró 
á huir de la ira , q[ue ha de ve- 
inri 

8 Haced pues frutos dígaos 
de penitencia V y ao comencéis á 
diecir : Tenemos: por. padre áA^ 
braham. Porque os digo , que 
puede Dios de escás piedras, le^ 
vantar hijos á Abrabam '• 

9 Porque ya está puesta la 
segur i la rait de los árboles^ 
Pues n>do árbol , que no hace 
buen fruto -^ cortado será. ^ y e^ 
diado en el fuiego ^« 

10 Y le preguntaban las gen-» 
tes j y decían : ¿Pues qué Pe- 
rnos? 

' 1 1 T respondiendo les.deda: 
El que tiene dos vestidos ', dé al 
que no tiene : y el que tiene qué 
comer» haga lo mismo '. 

I a T vinieron también á él 
Publícanos » para que los bauti- 
zase.^ le (Uxéroa: ¿Maestro, 
^úénarémosS 

1% T les dixo : No exijáis 
maa ^ de lo que os está ,erde- 
Bado« . 



I Véase S. Matbbo iii. 7* y VKtti¿ 
S3. y liacer , ^ue estos- entren al goce 
de ia hefeocia ^ excluyéodoM á voso**' 
tros , que vomfeareis vuestro veneno 
coma vuestro mismo Salvador, y Dios ' 
de Abrafaam^.de Isaac , y de Jacob. 

a £1 castigo át Dioa esiá ya para 
venir sobre vosotros. 

3 Lo&exbóru á exerdtarae en obras 
de caridad con su prdximo; encurganv* 
do estrechamente el precepto de la li- 
mosna. 

4 MS. No fágadei al fuera io qt» 
moi ei mandado. Amonesta i los Publíca- 
nos, que no cobren del pueblo mas de 



a<{uell6 , que estaba tasado por el Prfii* 
dpe i de donde se vé , que el exercicio 
de Publícanos , ó recaudadores de las 
fintas públicas, no era Üícho en sí mis- 
mo , porque eran unos oficiales puestos 
por el Príncipe para este An : lo que 
)o hacía Ilícito, eran las lojusticfas, que 
cometían freqOentememe los que ioexer- 
dan. La Vuigata antigua dice : nihii 
amfUut exigatir^ La nueva: nihU am^ 
flius faeiatii \ esto es , hagau pagar;' 
cuya paiaiirs sobreeotfenden los Padres 
S. AoosTiN , Sa Ambrosio, y demás Es»* 
oriiores antignos , de modo que expli* 
can un mismo sentido. 



a Maith, ui. 7. b . i. Joemu lu. 17. Jacéb, 11. i^. 



^3^ •' 'SíAir 

14 Interrogdbant aufem ttim 
et mUiUs y dicentes : Quid faeie^ 
mus et fioi? Et ait iUis z Neminem 
tSMcutiatis.y neqfkí tdmnmam fa* 
ciatis : et contenti estote stifeih- 

i; £«f5#fnian^ autem jpopu» 
io f et emtantibus ómnibus . in 
tordíbus suts de Joanne , m forte 
ifse esset Chriftus: 

16 ,Risfotutít'Joanttes^dic$ns 
omfábut^ .^ : £go quidem aquá 
Ifofti'io vofi vcnkt autem forthr. 
me j cujux non sum diffM^s sohe^ 
re cotrígiam .cdceamentorum e- 
jus ^ : ipse vos bafti%abit in Sfi- 
rhu Sancto , et igni: 
- 171 Cujns.,ventildbrum in rnth. 
nu ejus f et furgavit aream suam^ 
et eof^regab$t tríticum iriihortíeum 
suum*y falcas autem comburet %fii 
biextinguíbUi. . • 

1 8 Multa Quidemy et alia ex» 
hiTtans evangeU%abat fopukK 

. 19 Horades ^ autem Tetratr 
chA cAm corriferetur ab iüo de* 
Herodiade uxore fratris sm ^ et 



14 Le preguntaban también 
los soldados , diciendo : ¿f noso» 
tros qué haremos? T les dixo: No 
maltratéis á nadie f ni le cafaim- 
nieis y y contentaos con vuestzxi 
siwldo ^. 

. 1$ T como el pueblo creye^ 
se % y. todos pensasen en sus co« 
razones, si por ventura Juan era 
el Christo: ... 

1 6 Respondió Juan , y dixo 
á todo^ : To>eai verdad os bauti* 
zo ea aglia : mas» vendrá otro * 
mas fuerte que yo , de quien no 
soy digno dexlps^ar la correa de 
sus zapatos : él os bautizará en 
Espíritu Santo , y. fuego *^: 

17 Cuyo, bieldo está en su 
mano , y limpiará su era, y alle- 
gará d trigo ensü.gfan'eroy y la 
p^a quemará con fu^o , que 
no se apaga. 

18 T asi anunciaba otras mu« 
días cosas al pueUoen sus ex« 
hortaciones. 

. ip ,Mas Hsrodes d Tetrar- 
chá y siendo reprehendido por él 
á causa de Herodias muger de su 



I MS. Nit fégüdet calonnat é toit* 
tenet MOf de vertrof toidadat, Ordeoa á 
los Ssl4tdo« , que ooBtentándose «oa su 
«ueldo, se abstengan de la avaricia « 7 
de oometer 'violencias y fraudes , que 
son los vicios en que caeo mas fre- 
qüentemente. De este lugar infiere S. 
Agustín , que 00 está prohibida la 
guerra, quando hay justas causas para 
ella ; y que la profesión de Soldado no 
es eo sí mala, sino que la hacen mala los 
vicios , que ordinariamente la acom- 
pafian. 

a Iios. Judíos, aun en aquel tiem- 
po , esperaban por momentos la ven!— 
da del Afessías. Y por esto admirando- 

a Matth. in. xi. Mare, x. 8. yoan$t, x. a5. b Act» u $• et so» tS» ei ^g » r 
4« Mratth* uu XX. jc Matth. tiy. 4* A£sr«. vi. 17. 



la santidad de Juao, eotráfoa «o sm« 
pecha , de si podría ser el Christo» que 
esperaban. 

3 £1 Griego : epj^reu ^ «ifltf. fita 
propio empleo de 1m esclavos , qulur 
7 poner el caUado á sos seSores. T asC 
lo que aouí explica el Bautista, es, que 
no era digno de desatar la correa de 
los zapatos al Sefior , ni aun como es- 
clavo. 

4 Esta semejanza explica la virtud 
y eficacia del Espíritu Santo , que lim* 
pia , y consume todas las Inmundicias^ 
á la manera , que el ftiego lo purifica 
todo. 



CAPÍ T r 

¿e ómnibus malis , qua fecit He^ 
rodesy 

3o AdjecH et hoc sufer amniOf 
f$ ineltuip Joannem in carcere. 

21 Factum ^ est autem cám 
haftizaretur omnis fopulus y et 
Jisu bafti%ato , et orante , afer- 
tum est calum: 

m 

22 Et descendit SfMtus San- 
etus corforali sfeeie , sscut colunh- 
ba in ipmm : et ik>x de Céelo facta 
est b : Tu es Filius meus dilectusy 
in te complacui mihL 

dj Et ffse Jesús erat ind- 
fiens quasi ann0rum trigintay uS 

Stabatur , films Josefh , qui fuk 
Hi y qui fuit Mathaty 

Melchi ; qui fuit Janne , qui fuit 

íúsefhy 

' 25 Qfsi fuit MtUhathimy qm 

fuit Amos f qui fuit Náhum y qui 

fuitHesliy qui fuit Na^y 

26 Q,ui fuit Mahaihy qin fuit 
Mathathi^ , qui fuit Semei , qui 
fuit Josefh y qui fuit Juday 

w 

27 Qui fuit Joanna y qui fuit 
Resa y qui fuit 1^4íbabel y qui 



LO TIT. 333 

hermano , y de todos los maleS| 
que Herodes habia hecho, 

30 Añadió á todos también 
éste de hacer encerrar á Juan en 
la cárcel '•> 

21 T aconteció , que como 
recibiese el bautismo todo el pue- 
blo., también fué bautizado Je^ 
sus , y estando él orando , se a* 
brió el cielo: 

22 T baxó sobre él el Espí- 
ritu Santo en figura corporal, 
como paloma : y se oyó esta voz 
del cielo : Tú eres mi Hijo el a- 
mado y en tí me be complacido. 

23 Y el mismo Jesús comen- 
zaba á ser coiQO de treinta año^ 
hijo , según se creia , de Joseph, 
que lo fué de Heli ^ , que lo fué 
4e Mathat, 

24 Que lo fué de Leví y que 
lo fué de Melchi , que lo fué de 
Janne , que lo fué de Joseph, 

2 $ Que lo fué de Mathathks, 
quejo nié de Amos , que lo fué 
de Nahum , que lo fué de Heslí, 
que lo fué de Nagge, 

^6 Que lo fué de Mahath, 
que lo fué de Mathathías, que lo 
fué de Semei y que lo fué de Jo* 
seph y que lo fué de Judá, 

27 Que lo fué de Joanna, 
que lo fué de Ressa y que lo fué 



1 Mattr. xnr. 4. Maro. ti. 17* Es- 
f a es una prúíepñf , ó antlcipadoo. Se 
cuenta aquí la prisión del- Bautista án* 
tes del Bautismo del Seflor, habiendo 
'•ucedido después de haber coraeocado 
el Seflor su ministerio. Matth. it. 13. 

2 Muchos creen , que N«/i es el mia- 
ño , que HeiiaehiH , ó J^aqum , Padre 



de la Santísima Virgen , y que la pala- 
bra fkf itdt HeH^ quiere'decir , que Jo- 
seph fué femó de Helf, Y según esfti 
opinión aquí se describe la Genealogía 
-de Jesús por los ascendientes de María 
sU Madre ; y en S. Mathio por los 
ccndientes de S. Josepb« 



a Áíatth. nu x6. Jfarck u 10. ycann, r. 3Sé 

h Maitb. tu. 17. «r xwiié S' '"/«*• i** 35* u. Fetr. x. xy. 



534 ^^^ ^ 

aS Qui fuit Melchi , ^uí fuit 
Addi f qui fuit Cosan y qui fuit 
Hilmadan , qui fuit Htr^ 

39 12^1 fwt Jesu y qui fuit 
Eliezer , qui fuit Jorim ^ qiá fuit 
Mathat » qui fuit ' 



30 Qui fuit Simam ^ qidfuit 
Juda I qui fuit Joscph , qui fuit 
Joña f qui fuit EUákhn, 

3 > S¿^ f^^ Milea , qui fuit 
Menna , qui fuit Mathaína , ipU 
fuit Nathan , qui fuit David, 

3a Qui fiüt Jesse , ^ fuit 
Obed y qid fuit JBoo% , qui fuit 
Salmón , qui fuit Naasson, 

33 Q^ f^^ Andnadaby qid 
fuit Aram , qui fuit Esron y qui 
fuit Phares y qui fuit JudOy 

34 S¿^^ fi^ Jacob y qui fiát 
Isaac y qui fuit Abráha y qui fuit 
Thare y qui fuit NachoTy 

3$ Qiui fuit Sarug y qui fuit 
Ragau y qui fuit Phaí^ y qui fuit 
Hiber y qM fiüt Salcy 

%6 Qui fuit Gwfian , qui fuit 

I Consta del Ub, i. Par^t* m. Xf. 
19. que Zorobabéi fué hijo de Phadaia, 
7 este de SalathiéL Las razones de la 
omlsloa del nombre de Phadaia en es- 
ta Geoealogia » pueden verse en los In- 
térpretes « 7 en lo que se ba dicbo en 
la Genealogía del SeAor al Cap^ i. de 
S. Matheo. 

% Se debe tener presente esta regla. 
que^sefiala S. Qbhomymo M jQiMrxf. 



U C A S. 

de Zorobabel ' » que lo (ai de 
Salatbicl , Que lo fué de Nerii 

38 Que lo fué de Melchi» que 
lo fué de Addi, que lo fué de Co- 
san y que lo fué de Helmadán^ 
que lo fué de Her» 

39 Que lo fué de Jesús , que 
lo fué de Eliezer , que lo fué de 
Jorim y que lo fué de Mathat, 
que lo fué de Leví, 

30 Que lo fué de Simeón^ 
que lo fué de Judas y que lo fué 
de Joseph y que lo fué de Jouás^ 
que lo fué de Eliakim, 

31 Que lo fué de Melea^ que 
lo fué de Menna y que lo fué de 
Mathatha» que lo fué de Nathán, 
que lo fué de David, 

33 Que lo fué de Jessé > que 
lo fué de Obed , que lo fué de 
Booz y que lo fué de Salmón, 
que lo fué de Naassón, 

3 3 Que lo fué de Animadaby 
que lo fué de Arám > que lo fué 
de Esron , que lo fué de Pharé% 
que lo fué de Judas, 

34 Que lo fué de Jacob, que 
lo fué de Isaac , que lo fué de 
Abraham , que lo fué de Thar^ 
que lo fué de Nacbór, 

3 $ Que lo fué de Sarug, qué 
lo fué de Ragau , que lo fué de 
Phaleg, que lo fué de Heber, que 
lo fué de Salé, 

36 Que lo fué de Cainán \ 

Hébfénrm ntptm Qtnu. Hoe generúlitÉ^ 
^tervtnámm , quod ubiammn Saneti A^ 
portoli » áua AfOTtQlki vtn toqiuiitmr md 
fopmltim , bit filerumfue ttttimomni ábm^ 
tuMtmr^ qua jam finrtmi im gentibui d«-> 
trulféta. Esto es, por medio dje la trans- 
lación de kM Lxx. y esto aun en aque- 
llos lugares, que no son confbrmes al 
Hebreo. Y asi aquí se dloe,que Cal— 
üku fué hijo de Salé» y Arpttuad de 



C A F f T ir 

Arfhaxad , qui fíat Setn , qui 
fuh Noé' , qui fiíH Lamech^ 

• 

37 i2^' /^^ MatAttio/e , qtñ 
fmt Hinioch , qfiA.f$át Jaredf qui 
fuk Malakel^ q/iufuit Cainény 

38 Qui fuit Henos ^ qui fuh 
Seth , qui fiü Adam , qui fuit 



que lo ftié de Arphaxad , que lo 
fué de Sem , que lo fué de Noé, 
que lo fué de jLamech, 

37 Que lo fué de Matusalén 
^e lo fué de Henocfa, que lo fué 
de Jared, que lo fué de Malaleel, 
que lo filé de Cainán, 

3S. Que lo fué de Henos, que 
lo fué de Seth , que^lo fué de 
Adám, que lo fué de Dios '. 



-Caioáo: y en el Genes, xi. 19. se Iee,Qoe 
4kr|>haxtd «ngélidrd do á Cffiban , iioo 
á Salé. De donde se vé , que 5. IxcAt 
Siguió en esto á los lxk. que loterpo* 
oeo á este joven Caináo. Otros se per- 
suaden , que S. Lucas Autor theopnu»- 
to , íktMáXá á Caii»&n por Inspiración; 
conforme á los zxx, y dan varias cau- 
aaa de su omlsioD en el texto Hebl'éo 
del Génesis. 

' I. S. Matrko, Cap, T. y S. tucAS 
en el oreseote logar nos daa la genea- 
logía de Joseph para hacernos ver , co- 
mo descendía de Abrabam y de David, 
y muestran , que era oriundo de este. 
último por dos camas difereotest Una 
de est^tt, que es la de S. Matliéo , co- 
mienza por Salomdo, sigue por todos 
los Reyes de Judá , y vlfoé á rematar 
ep Joseph por Jacob su padre : la o- 
tra , qué es la dé JSan tucas', toma i 
Natban , hijo asimismo de David , y 
coqcluye én Hell , que Igualmente nos 
es representado como el padre de Jo- 
seph. De esta diferencia nace una di- 
ficultad , á la que hasta ahora no 



se ha dado solodoo , que ^ntera- 
lAebte satisl^. La opinión mas an- 
tigua , y mas comunmente recibida en- 
fre los Santos Padres es , que Julio 
Africano, que vivía al principio del 
tercer siglo , testifica haber sabido 
por tradición de algunos parientes dé 
JusiHChrísto , SusxB. Lib. r. Cap, 7 
Vsttí di¿e « que Joseph era hijo de Ja-* 
cob por naturaleza , y de Heli según 
la ley : que Jacob y Helf eran her- 
manos uterinos : que habiendo muerto 
Heli sin hifDS , Jacob conforme á la 
ley habla tomado la viuda de su her- 
mano para darle hijos*; y que Joseph 
habla nacido de este matrimonio. Loa 
sabios de estos últimos siglos han se- 
guido otros caminos , para desemba- 
razarse de esta diiicultad. Véase 16 que 
dexamos notado ^n S. Mathbo, Cap» 
2. i6. ^. Ambrosio in Lmc. Cap, ui. S. 
AousTXif Retraet. Lib, xj. Cap, vil. S. 
Gbromtiso ht JUátihm n. i. Calnbt, 
y Vaillbt , TxLLBM. r. 1. p* 50a. Sy 
nopt. CritU. Lamí , y etroi. 



.'\ 



J3^ 



tAír !X.VCAS> 



CAPITULO IV. 

Jesu-Christo , éksfues de haber ayunado quarenta JUas , es Untado por 
€^ demonio, Comienzj á predicar desde Na%aréA , lug^r ^i¿ su huMa^ 
cion : y ios de la ciudad en fago de su doctrina ie quieren preeifitar 
desde ío alto ds un m(inSe, Cura á un endemoniado en la Synagoga efe 
Capharnaum i después á la suegra de Pedro , y á otros 

muchos, enfermos. 



1 J esus t autem plenus Spiri- 
tu Sancto , regressus est a jor^ 
dañe , et t^batur á Spiritu in 
desertum 

2 Diebus quadraginta , et ^n- 
tdbatur á diaboío. Et nihsl man^ 
ducavit in eUebus illis : et con- 
summatis illis esuriit. 

3 Dixit autem illi diíAolus: 
Si FéUus Dei es , die lapidi huic 
ut pams fíat* 

4 Et respondit ad Ulum Je^ 
tus : Scriptum est ^ : ¡¿ma non 
in solo pane vivit homo ^ sed in 
omnf verbo Deú 

j Et duxit illum diabolüs in 
tnontem excelsam , et ostendit ilíi 
omnia regna orbis terrte in mo-- 
mentó temporis, 

6 Er ait illi : Tibi dabo po- 
testatem hanc universam , et g/o* 
rtJ/n iiiorum : quia mihi tradita 
sunt y et cui vola do illa, 

7 Tu ergo si adoravisris co- 

Z De toda palabra de Dhr ; esto es, 
ée todo lo que Dios quiere darle pura 
su sustento. Tamblea el Latino verbum^ 
al uso Hebreo , puede tomarse por rer, 
co/a; Y entonces á la letra dirá: De 



t jyLa» Jesús lleno de Es- 
píritu Santo I se volvió dei Jor- 
dán 9 y fué llevado por el Espí* 
rlcu al desierto, 

a T estuvo alli quarenta dias^ 
j le tentaba el diablo* T no co« 
mió nada en aquellos días: y pa« 
sados estos tuvo bambre. 

3 Y le dixo el diablo: Si Hi- 
jo de Dios eres , di á esta piedra 
que se vuelva pan* 

4 T Jesús le respondió : E^ 
crito está : Que no vive el bom- 
bre de solo pan , mas de toda, 
palabra d^ Dios '• • 

$ Y le llevó el diablo á un 
monte elevado , y le mostró to- 
dos los reynos de la redondez de 
la tierra en un momento de 
tiempo, 

6 Y le dixo : Te daré todo 

este poder, y la gloria de ellos ^z 

porqae á mi se me han dado , y 

á quien quiero ', los doy. 

7 l^or tanto , si postrado me a« 

toda cora ¿t Diof, Véase el Vemiirmu 
VIH. 3. 

a De todos los rey dos. 

3 El Demonio promete lo que ttm 
puede dar , para eogaflar mejor. 



a Matth. ir, x, Marc, i. xa. b JDeat, viix. 3. Mattb. iv. 4. 



C AP f T 

rm mi , itunt tua ofinnia. 

8 Et rfsf9ndens Juu$ , di%it 
iUi a ; Scriptum est : Ihminum 
Deum tuum adorahis , ft iUi sM 
scrvies, 

9 Et duxU ülum in Jerusa-' 
km ) et statuit eum sufer jpf n- 
nam tmfli , et dixit illi : Si A- 
lius Dei e$y mitte te hinc deorsum, 

I o Scriftum ^ est enhn quod 
Angelis suit tnandavit de te p ut 
cwssrvent te; 

II Et auia in maníbus tolletit 
$e , ne forte offendas ad hfidem 
fedem tuufth 

12 Et resf(mdens Jesús , Mt 
un : Dictum est c : Non tentabif 
Domhutn Jfeum tuum^ 

13 Et amswmmata mnni feo- 
tatione , diabolus recefrit db iUo 
usque ad umfus. 

14 Et^ r^ressus est Jesús in 
mrtute Spiritás in GalUttam : et 
fama iuntt per universam regionem 
de tilo. 

I $ £t ipse docebat iti Synagih 
gis eoirum , et magnificdbatur ab 
ómnibus, 

x6 Etf^ venit Naiutrelih^ M 
trat nutritus , et intramt secun^ 
dutn fionsu$tudinem suam die Saín 
haH in Synofgngfm^ et surresdt 
iegere* 

17 Et traditus e$t üli Itber 
fsaea Pro^hete, Et ut revoMt 



vto IV. 337 

dorares ', serán todos tuyos. 

8 Y respondiendo Jesús , le 
dixo ^ : Escrito está : A tu Se- 
6or Dios adorarás , y á él sola 
servirás. 

9 T le Uevó á Jerusalém , 7 
lo puso sobre la almena del tem* 

flo> y le dixo : Si eres el Hijo de 
Mos , ^hate de aqui abaxa 

10 Porque escrito está , que 
á sus Angeles mandó de ti *, que 
te guarden: 

1 1 T que te sostengan en sus 
manos ^ para que no hieran ta 
pie en alguna piedra* 

I a T respondiendo Jesús» le 
dixo : Dicho e$tá : No tentarás 
al Señor tu Dips^ 

1 3 Y acabada toda tentación^ 
fc retiró de él el diablo hasta el 
tiempo \ 

14 T volvió Jesús en virtud 
del Espíritu á Galilea : y la fa- 
j0a de él se divulgó por toda la 
tierra. 

I $ Y él ensefiaba en las Sy* 
nagogas de ellos , y era adama** 
do de todos. 

i6 Y fué i Ñaxaréth » en 
donde se habla criado , y entró 
según su costumbre el dia de Sá-- 
bado en la Syoagoga, y se levan* 
tó á leer. 

17 Y le fué dado el libro de 
Isaías el Propheta. Y quando des» 



<|til et «wif teirp Setoñé , que está ea 
ei Bvangello de S. Mathko. 

3 Bl Griego: firriMircu , msndsré^ 

4 Esto es » el de su PmIoo , en el 
que no Uoto vloo k teourie.como 4 

▼I. 13. «# X. sa b Ptáim. xo. 11. c Demt. ti. 16. 
d Ar«/f A. iv« ts, JCmv. 2. 14. e ICflriA* uUf ^4* 4<sr«. VI. t. yoM». IV. 4^ 

Tom.L T 



X La ptlabra Griega ^p^vxifi» , j 
ta Latina adorare , tiene toda la fuerza, 
oue expresa la versión, y ae vé en S. 
WATaao IV. 

a El texto Griego pone (amblen a* 



33^ SAN z 

líbrum. y inv6nit locum ubi 
scriptum erat: 

1 8 Sfiritus a Domifif luper 
me : frofter quod unxit me , e- 
vangeüxare fauferibus msit me^ 
sanare ctmtritos carde. 



* 19 Prmiicare caftivis re- 
misshnem , et ccecis vistan , di- 
mittere confractos in remissio^ 
nem ^ fradicare annum Domi* 
m acceftum , et diem retribuí 
tionis. 

so Et cum flicuisset librumj 
weddidit. ministro , et sedit, Et 
omnmm i» Synagftga oculi erant 
intendentes in eum. 

21 Ccefit autem dicere . ad 
ühs : QíÉÍa,hodie irñfkta est hec 

combatirle abiertamente. Bl Chrlsttaúo 
no se debe cooteatar'coo resistir á Sa- 
tanás dos ó tres veces , sioo qué debe 
^star ea cootinua vela , temieodo sus 
asaltos. Nos cerca y rodea como uo 
sangrieoto leoa , buscaodo algún porti- 
llo por donde pcKler entrar ; y aunque 
|>ateQe qué nos dexa , y se retira por 
algún tiempo y es para cogernos descui- 
dados, y acometernos ^n nuevo y ma- 
yor ftiror. 

* I £ráo anas membranas , 4 perga- 
minos, qué estaban arrollados á un 
ciliudro de madera , que por esto se 
llamaban «o^ttfnmtf, de volvo. Aun en 
Jiuestros dias usan los Hebreos de tales 
libros en sus Syoagogas. £1 verbo Grie- 
go attLTtu^oLi y puede trasladarse, a-> 
briendo el libro , fué volviendo ó pa- 
sando hojas y hasta ^haltar el lugar ^ij« 
buscaba. 

a No simplemente como sobre los 
4>t rps justos y sioo de una manera sin- 
¿u|iir, y correspondiente . á aquel, ep 
quien habitaba toda ' la' plenitud de la 

> . a UatM Lai. i. 



U C A S 

arrolló ^ el libro | halló A lugar, 
ea donde estaba escrito; 

18 £1 Espíritu del Señor so- 
bre mí ^ : por lo que me ha un- 
gido y para dar buenas nuevas á 
los pobres me ha enviado ' , pa- 
ra sanar i los quebrantados de 
corazón ^y 

19 Para anunciar á los cau- 
tivos redención ^ , y á los cie- 
gos vista , pam poner en liber- 
tad á los quebrantados , para 
publicar el año favorable del 
Señor ^ 9 y cl dia del galar- 
dón ^. 

20 T habiendo arrollado el 
libro , se lo dio al ministro , y 
se sentó. Y quantos habla en la 
Synagoga , tenian los ojos cla- 
vados en él. 

31 Y les empezó á dedn 
Boy se ha, cumplido esta Escri- 



divinidad. I). Paol. Cotiit* n. $• 

3 A los pobres de espfriru , porqae 
de estos es el Reyoo de los Cielos» 
Mattr. V.- 3. 

4 Acabados de miseria , y oprimí* 
dos del peso de sus pecados \ S. Hilar. 
pero contritos de dolor. 

5 Este rescate , que anunciaba el 
Propheta Isaías i los Hebreos del cau- 
tiverio, que pádeciab en Babylonta, fi- 
guraba el de todos los hombres de la 
esclavitud del demonio por \sl. muerte 
del Divino Redentor. 

6 MS. El anno aeceptaáo ie l>fO#« 
Kact alusidn al aflo del Jubileo. tao 
célebre entre los Hebré'is, en el que t(^- 
dos volvían á entrar* en posesión de 16 

que hablan vendido, y aun á recobrar la 
libertad , si la hablan perdido. Este re- 
presenta todo el tiempo de la predipa— 
doh del Evangelio basta el fio dd 
mundo. 

7 Estas últimas palabras ao se U 
.eo el teito Griego. 






CAPÍ TU 
Scriptura a mrilms vestris. 
. sa E$ omne^ testimomum illi 
dabant : €t mirabantur in verbis 
gratia , ; qmc frocedebant de ore 
ifsius j et dicebant : Nonne hic 
$st Füius Josefhl 
' 33 Et ait iilis : Utique di'- 
eetis míhi hanc simüitudinem : 
Medice cura te ifsum : quanta 
0udívimus facía in Caphamaum, 
fac et hk in fatria tua. 



<^ • 



24». Ait autem : Atiben ¿Uco 
vobis , quia fiemo Profheta ac^ 
CBftiis est in patria sua. 
' ' 2$ In veritate dico wbis s, 
multa vidua erant in diebus Elia 
in Israel , quando clausum est cce^ 
ium añnis tribus ^ et mensíbus sex: 
€um jacta esset Jamts mo^mi tu 
wnni térra : 

26 Et ad nullatn illarum mis" 
sus est Elias , nisi in Saréfta Sif 
donus , ad mulierem viduanu 
- 27 £( b mulpi lefrosi erant 
in Israel súb Elisio Propketa : et 
eiento eorum mundatus est , nisi 
Naaman Syrus^ 



X Como si dixera ; Yo cumplo Iq 

2ue Isaías vaticinó , eosefiandoos , que 
a llegado el tiempo de la misericor- 
dia , de vuestra libertad, y de vuestra 
salud. 

2 Bsto es , alabáodole y ensaUio- 
dole'^coDflísabaD y publicaban la sabi- 
duría y grada y eficacia de .sus pala- 
bras. 

3 M5. Mege , ^ana á ti mismo. Los 
de Nazareth , lejos de aprovecharse de 
la ocasios , que el Seftor les of recia, le 
desf^reciároo , ya por creerle bijo de 
un pobre Artesano, ya porque no habla 
h<*coo sino, muy pocos milagros en Na* 
zaréth , cuya ingratitud coo^a. Por ep- 



t O IV. 339 

tura ^ ea vueétrád orejas: 

22 T todos le daban testimó* 
nio ^ ^ y se maravillaban de las 
palabras de gracia , que salían 
de su boca , y decían ; ¿No es 
este el hijo de Josepb? 

23 Y les dixo : Sin duda m» 
diréis esta semejanza : Médico, 
cúrate á ti mismo ' : todas aque- 
llas grandes cosas ^ que oímos 
decir que hiciste enCapharnauo^ 
bazJas también aquí en tu patria, 

24 Y dixo : En verdad os di« 
go y que ningún Propheta es a- 
cepto en su patria. 

2$ £n verdad os digo > que 
muchas viudas había en Israel en 
ios días de Elias , quando fué 
cerrado el cielo por tres años, y 
seis meses: quando hubo un^ 
grande hambre por toda la tierra: 

26 Mas á ninguna de ellas 
fué enviado Elias, sino i una mu> 
ger viuda en Sarepta de Sidonia. 

27 Y muQfaos leprosos había 
en Israel en tiempo de EHséo 
Propheta :~mas ninguno de ellos 
fué limpiado ^ sino Naamán ^ de 
Syria. 

to, no ocultándosele lo que pensaban^ 
les dice lo mismo con que !ban á re- 
convenirle : Médico , cúrate á ti mitmo\ 
esto es «¿por qué no haces entre los 
tuyos las maravillas, que has hecho 
entre los extra Dos? Y el Sefior les res- 
pondió con lo que queda ya explicado 
en S. JMatmko xui. 57. 

4 El Griego : ntfjLXt , NeemAn. Coo 
estos exemplos de personas extrañas, 
con quienes empleó Dios su misericor- 
dia , les dio á entender , que su orgullo 
los bacía Indignos de recibir las gra- 
cias., que concedía abundantemente i 
los otros pueblos. Porque como observa 
S. Ambrosio , Dios do aiiepde al pais^ 



a • xii. Reg^ jyxu 9. b iv. Keg, v. 24. 



Ta 



34^ SAN 

38 Bt repbri mnt amnes in 
Synaff>Z(* ira^ hec audientes. 

39 Et surrexerunt , et eje-- 
tiruni illum extra civitatem : et 
duxerunt üium usque ad iuper'* 
tüíum mantii ^ super quem civi- 
tas iUorutn erat tedificata ^ ut 
frtecipitarent eunu 

30 Ifse autem transiens fet 
miedium iUarum , ibat* 

31 £t a descendit in Caphar* 
naum ciwtatem GoíÜím^ ibi^ue 
docebat ilhs Sabbatis. 

33 Et^ stupebant in doctrina 
ejtn , quia in fotestate erat ser^ 
fno ipsius. 

33 Et ^ in Synaff>ga erat 
lomo hahens désmonium immwn- 
dam , et exclamatrit voce magná^ 

34 Dieens : Sine , quid no^ 
hisy et tibi Jesu Nazaremi ve- 
nisti terdere nost sdo te qm 
sis y jSanctus DeL 

35 Er increpamt illum Je- 
sus f dieens : Obmutesce , et exi 
ab eo. Et cúm frojedsset illum 
damonium in médium , exiit ab 
tilo , nihUque Ulum nocuiu 



1 ITC AS. 

38 T fueron en h Syna|[ogt 
todos llenos de safia , oyendo 
esto* 

39 T se levantaron , y lo e» 
cháron fuera de la ciudad : y lo 
llevaron hasta la cumbre del mon- 
te 9 sobre el qual estaba edifica- 
da su ciudad y para despeñar^ 
lo K 

30 Mas él pasando por me* 
dio de ellos , se f ué ^» 

31 T baxó i Capharnaua 
dudad de la.Galiléa , y alli los 
enseñaba en los Sábados 

33 Y se maravillaban de sa 
doctrina , porque era con auto* 
ridad su palabra- *• 

33 Y habla en la Synagog» 
un hombre poseído de un demo* 

• joio inmundo ^ y exclamé en vos 
alUy 

34 Diciendo : Dézanos, ;qué 
tienes tú con nosotros ^ Jesús de 
Nazaréth? jhas venido i destruir* 
nos? conozco bien ^ quien tú e* 
res 9 el Santo de Dios. 

3$ Y Jesús le increpó^ y di* 
xo ^ : Enmudece^ y sal de éL Y 
el demonio derriÚndolo en me- 
dio f salió de él , y no le lüxo 
daño alguna 



sIdo al corazón del hombre : y su gra- 
cia no es como uo derfcbo, que se de- 
be á la naturaleza , sino que es el ob- 
jeto, y el precio de nuestros deseos. Cn 
este lugar el adverbio nifi se pone en 
lugar de la conjunción i§á adversativa; 
porque Naámao no era del número 
de ios leprosos de Israel. 

X Bn esto vino á parar la admira- 
ción y recomendación , que ánter ha* 
ciao de su sabiduría y doctrina. 

a O haciéndoseles Invisible, como 
creen unos , ó dczáodolos suspensos é 



Inmobles , dando eoír esto á entender 
que el haberse entregado después i la 
muerte no fué por necesidad , sino por 
un efecto de su voluntad. S. Ambeos»» 

3 Sus discursos Ueops de magenad 
de fuerza , movían los corazones dt 

os oyentes , y hadan que respetasen á 
Dios, admirados y espantados de oírle 
hablar de aquella manera , |Niee se 
mostratia como el enviado de Dios, y 
Maestro del cielo. 

4 MS. j; ^tw^hruH aMftraml é 



I 



% MMth. XV. 13. Mere l ai. b JUeith. m. aS, x Mert^L. a^. 



e ÁVÍrvLo rv. 



i6 El faetüi $$t favor in 
ómnibus' y it cotíotjpMbanm^ ad iih 
wc^ , diantis : Quod est hoc 
verbum^ quia in fotegtBtg ef 
^irtau imperat immtmdis spiriti" 
busj et ixeunti 

37 . £^ divulgabatur fama de 
illo in omnem locum regi<MÍs. 

38 Surgens, aúhm Jesús de 
Sinagoga , iníridvit in damrnn 
Simonis 9 c Socrus amUm Simanis 
tepebatwr magnis febribus : et lih 
gaiferunt iUum fro eo. 

39 Et. sfa^s sufer Mam tm- 

Srrovf^ febri : et dimisit illam, 
t continuo sutgens,miiiistrabat 
Utis. 

40 Cám autem Sof oecidis^ 
10$ , onrnes , qui habeb(lnt infir- 
enos variis languoríbus . duce- 
batú Uhs ad euvh At Ule y sin- 
gíiUsjnknius imponens , curaba$ 
eos. ' ^ / : . ; 

41 > 'EaAbant ^ a/uum. damo^ 
fúo ¿ . multís damantia ^ et di- 
«f filí> : Quia tu es FUius Dei ; et 
increpans mon sinésb^t ea loqui^ 
fpsia sddfont ipswn essít Christum. 

■ ■ ^ - . ' . •-. , , '^ ' 
4a Factd autem Jie. egressus 
Ssa$ in desertWH keim ^ et. tue>- 
bte requirebant,eumf et venerunt 



B4^ 



36 T quedaron todo^ Uenoa 
de espanto , y se hablaban los 
unos á }os otros , diciendo ; ¿Qué 
cosa es esta ', porque con poder, 
jr con virtud manda á los e$piri« 
tus inmundos , y ;saleo? 

37 Y sonaba la fama de él 
por todos los lugares de la co* 
marca. 

38 Y saliendo Jesús de la Sy- 
nagoga, entró en casa de Simón: 
Y la Suegra de Simón padecía 
recias fiebres ; y le rogaron poc 
ella. 

39 E iQcUoindose ¿cja ella, 
mandó á la fiebre ;.y la fiebre, la 
dexó. Y ella se levantó luego , y 
les servía. 

40 Y quando el Sol se puso, 
todos loe que tenían enfermo^ de 
diversas . eofermedadei» « se loa 
traían.- Y él , .poniendo las im.- 
nos sobre cada uno.de ellos , los 
sanaba. 

- 41 i y sftliaji. de muíáios, los 
demonios, griraado ^ y diciendo: 
Que tú eres ? el íüjp de Pio^; y 
los reñía , y no les permitía de- 
cir y qtte ^bian , qHC él. er* el 
Christo ». , 1 1 f 

. .4^ Y quwdft Jf«*é 4e día, sait 

lió para, irse á un Jugar desierto; 

_ , . , ,_ y las gentes le buscaba^ii , y fuer 

^^que ad ipsum: eP^de^nebat^ H^ ,rQaiiastAidpade>éli e^aba : y le 



hm ne discfdettP db eih 



X XI Gd^^o! T¡t f xSyí^ whti vpif^ 
isBra f en lug/kt de eotsu ' ' 

% fil Griego: l^x^ivrU^ I ¿üf fü 

'O'uv y tí ChrUu , el Wjo dg JHot. 

-MMes'j.rso. Pnet tos demooioi 00 lo 

•ablao por conocimiento dsro ; -pero 



detenían para que 40 se^ ^p^W^ 
de.ellos» ..».-, • * . * 

i^abao de «ite y K>tro8 artificios', m ' 

erS( 



^Tetcúb^Ir ib qué reüéíalMtá. Mts 
flor los locrepd , é liizo callar. 
. 3 O taipbiei) : Ua lo%,^dtxa¡^9 Mr 
blar : porqiíe sablao ^ 4ve él era el 
Christo. . . . ..> 



a.V 



« MeitK vux. 14. Már$. x. 30. b jtfir«»i.^4. 



ti 



43 Quihus ilk ait : Quia tt 43 Él ks dixq : A ks otras 



díis civitatibus avortet me evan^ 
gelfzare regnum Vei : quia ideo 
mhsus sum. 

44 Et etat fréeiiams m Sy^ 
nagogis Galilaa* 



ciudadea e» mefieiter tambiea que 
yo anuncie el reyno deDioa: pues 
para esto he sido enviada 
. 44 Y predicaba en laa Syna- 
gogas de la Galilea. 



CAPITULO V. 

Fredica al fuehh desde el barco en que es taba Pedro » y numdando á 
éste que echase la red etk el mar , sacó una multitud fridigiosa de pe- 
ces. Sana un Ufroso ^ y de la curación^ de un faralyúeo tama ocaskm 
fara convencer á ht Phariséos y de qf¡ie.tema potestad de ferdonar pe- 
cados. Vocación de Mathéo. Murmuran los, Pnariséos viéndole conorr- 
sar^on fublicanos y fecadores. Les dá raxon de esto ^ y tombíeír lee 
dice y for qué no ayunaban sus discífulos , y por qué eUoi no eram. 

admitidos á m JSmngftía. 



I H actum est autem^ cd» 
turbíé irruerent in eum^ ut audi'- 
rent verbum Dei , et ifse stabat^ 
secus stagnum Genesareth* 

a Bt ^ tridit duas naces stan-^ 
tes secus stagnum : fiscatores aik- 
tem descenderant ^ el lavabatrt 
rettOf 

i Ascendens autem in unam 

namm , quée erat Simoms , rogo^ 

^fip eum á torra reducere pojf/- 

tám. & sedens docebat de navi^ 

ceda tufbasn 

" 4 Ut cessaiíit • autem ioqui^ 

disdt ad Simonem : Due in al^ 

tum j et láxate retia vestra in 

ca¡ituranK 

. S Et resfonáens Sifh(m , di- 



t JL aconteció que atrope- 
liándose la gente 9 que acudía i 
él para oir la palabra de Dios, él 
estaba 1 Ja oriUa del lago de Ge* 
nesaréth '^ 

a Y vio. dos barcos , que es- 
taban á la orilla dd lago c 7 los 
pescadores hablan saltado en tie^ 
ra , y lavaban sus rede& 

3: Y entrando en uno de estos 
barcos ^ , que era de Simón , le 
rogó» que le apartase nn poco de 
tierra. Tcsianda sentado ensefia* 
%SL al pueblo éesdls ef barca 

4 Y luego que acabó de ha- 
blar , dhio á Simen : £ntra mas 
adentro » y soltad vuestras redes 
para pescar». 
' ' j. Y respondiendo Simón» le 



I Efte te Uama lambira maf de 
Galilea , y mar de TibeHade » de 120a 
ciudad , que fundd Herodes ea honor 

a JUetth^ IT. 28. M^f. UJú» 



del Empefador Tiberio^ 

a Vara que cT pncftlo 
fliicie* 



CAPÍT 
seit Uli : Praeepar , ^er totam 
vüctem labaraatts y nihtl gepimusi 
in verbo autem tuo laxabQ reu, 

,6 £f écám hoc fecissent , cotí'^ 
duserunt fiscium multhudinem 
copioion»^ rmnftbaUtr awtem rtH 

- 7: Et affnuefttfi^ . ioctti , qvA 
irant in alia navi ut vinirent^ 
§t adjuparetíí eior. Bt tcnerunt^ 
et imfkverunt amboM tumadaSf 
üa ut.fene nurgjwjMut. 

8 Qftiod cátn .mderit Sknon 
Tttrus.y frocidk ad pnua Jesu^ 
dians :.JExf á^mej quia hamo fee* 
cator jum > 



9 Stufor cntm tireumdederaí 
9um I Mt omms , qd cum iUo €* 
rant , tn caftura fiscium , quam 
ceferant.: 

10 SimüíUr autem Jacobum^ 
et Joannem , filios Zebedai , qui 
erant socii Simonis, Et ah a^ 
Simonem Jesús : Noli timere : en 
luK j(m homnes eris cafkns. 



1 M& ÜMe f9t foco te nmiarigui^' 
ráiu 

% Sefior , no tae c^stl^els ppr. n\If 
pecados, jcoxno yo merezco ; perdonád- 
melos, y .no j-ettreis de mí vuestra gra- 
cia. Son palabras figuradas , que signi- 
fican periottáme. £n Jo¿ Caf. vn. 16. 
se lee en él Hebreo la misma (ex- 
presión « y en la Vulgata se traslad^i, 
fotíffi. j/rihK Asi que este ml^ro que 
refiere 5. Xucas es como el fiador de 
la prontitud , con que, esos, discípulos, 
asándolo todo , jiguiéron á lesas, dé- 
bese advertir también , que fueron tres 
las TOcacioDes de Pedro y de Andrés. 
Stt'prtniÉra que «««tntia Sl jaAirx. «35. 
seqq. ea la que oomenairon á conocer 
á JefliN,y A creer que en 4 AMislás; 



V LO V. 343 

dixo : Maestro, toda la noche he- 
mos estado trabajando ^ sin ha- 
ber cogido nada : mas en tu pa? 
labra soltaré la red. . 

6 Y quando e$to hul^iérpa 
hecho , cogieron un tan crecido 
número de peces , que se rompía 
^u red* 

7 T hicieron señas á los otros 
compañeros , que estaban en el 
otro barco > para que viniesen i 
ayudarlos. Ellos vinieron , y de 
tal manera Uenácoo Jos dos b^r 
eos y que casi se sumergían '• 

8 Y quandp esto vio Simón 
Pedro, se .aprojó á los pies de J^ 
sasy diciendo; JSéñor » aparta^ 
de mi ^, que soy un hombre pe* 
.cador. 

9 Porque ¿1, y todos los que 
con él estaban., quedaron atóni- 
tos ^ de la presa de los peces^ 
.queliabían cogido: 

. 10 X asimismo Santiago , j 
Juan , hijos de Zebedéo , que e^ 
ran compañeros de Simón. T di- 
xo Jesús .á Simón : No temas; 
desde «qui en adelante serás pes« 

cador de hombres \ 

I 

liero todavía no. le siguieron ; pues SL 
loAM X. 4* dice 5 , que permanecieron 
con él aquel dia ; pero que después se 
retiraron A su caM. Esto no' lo hicieron 
sino en la segunda , que es la que aquí 
ae trata. La tercera es^ quaodo pt árr 
liaron en el número 'de los doce^ que 
el 'Sefior «scogld y: nombró Apiístoíea» 

3 MS. JB toá9t Í0Éjofr0^ tsfiaunecié^ 
raa en I0 ptenm de I0/ pee«^,. 

4 Como si le diaera t fik» te acobar? 
de la Tisú y condderadon ele -tus pe* 
cados. Tú eres pecador ^ como lo. coa-* 
fiesas , y haces muy bien entseeonocer 
lo que por ti mismo eres : mM%Mr mi 
gracia , de pecador que eres , y de pe*- 
cfldor darpcoa8,^|(ate.liafA9«tDBdor4do 

Y 4 



344 S A N L 

II Et subductts ad terram 
nofvíbus f reUctis ómnibus secuti 
sürít'^eufTh ■ ' 

13 Et ^ factum est^ cám g$^ 
set m una cívitatum ^ et ecce vir 
plenus lepra , et indens Jesum^ 
ét'froádefís in faciem , rogavit 
eum f dicens : Domine , «i vis^ 
fotes me mandare, 

'1 3 Et extei^ns manum, te^ 
tigit eum dicens r Voio : Munda^ 
re. Et cotifestim lepra disces^it 
db ilUk 

'14 Et ifse praeepit Uli ut 
nevHftf diccret t sed^ vade > os-r 
tehde te Sacerdsü , et offer pro 
e'ftmndatkñíie tua^ ^ sku$ pr^ece- 
ptt Moyseif in testimanium iUis. 



r • • • 



Itonibres. Tú los cogetás en «tus rtótVi 

}^ escolio parSiüíamnos ,>stno para da r^ 
es La' vida , y una vida de fé . y de 
gracia. E^ texto Griego ^(»yp5',s!gnffi^ 

tk vtxfot cápien:r. Así es Htefal ib ex-- 
fiosicfoo. . 
I Texto Griego: «-jrí rw >?r • sobre 

tierrar Slguiérqnie de tal manera , que 
ya nunca' le dexároli. Para acordar ík 
iiartaeion.i]iié haces los otros Evange^ 
listas, IvfATTH.-^tv. 18; Marc. z..j6. es 
necesario advc'rtir', que ios Escritores 
sagrados sueleo omitir los unos lo que 
iüi)iefr.I(»*wros..Y asi- coteiaifos todos 
tres tfU el" suceso, que aquí tratamos, 
resiüitaí , que habiendo llegado Jesu^ 
Cbristo al lago dé Geoesareth, vid i 
l'edro jü Acidfes, que estaban auo pes- 
cando; y continuando su camino y vid 
ft> Saútiaga y á Juan , que remendaban 
«os^reée^» Estofes* lo que. dicen S, Ma^ 
théo y S. IViárcos, y omitid iS. JLucaA 
ftaesce t!ieixT|io; camo el puebla se jan- 
tase, y el.SefiQr se dispusiese paca ios* 
tratrl'os ;. Veiro ly Andreis v habiendo ce- 
sado d^ i^escar llegaron' con ^sUs bar^ 
cas, y tibios juntok, esto es , Pedro, Aa- 
^n^ Matlago y Juanv con los hQinhrflS 
^ue 'h8b4aa alqQíiade y se pusieron á 



TT C A S. 

11 Y tirados log barcos a 
tierra ^. , lo dexiroa todo , y le 
slgui^k'Ofi. • *< >» • 

12 T aconteció , que estan- 
do en uoa de aquellas dudades % 
vino un hombre cubierto de le- 
pra ', y quaado-vió á Jesús, se 
echó rostro por tierra, y le rogí^ 
diciendo : Se&or^^ sí quieres, pue- 
des iimpíarmei 

I j Y éh extendiendo la oía* 
no^ le tocó diciendo : Quiero : Sé 
limpia Y luego desapareció de 
él la lepra* 

' 14 Y le mandó,, que nó lo. di- 
xese á ninguno : ^nás t6, le dixo^ 
y muéstrate al Sacerdote, y ofre- 
ce por tu limpieza %como mandó 
Moyscs, en testimonio á ellos ^. 



lavar las redes. Esto lo dice S. Locas 
y. x« B* y Iq omki^rt^i. Sp Mathéo y S. 
Marcos. Y de aqui es , que quaodo el 
Sefior quiso hablar, líalid dos hartas 
desocupadas V y «e ented en la- de Simón 
Pedro por evitar el tropel del pueblo. 
Acabado sü discurso, hizo el milagro 
que refiere S. Lucas , y omiten S^ Ma* 
théo y S. l^rcos. Estando en U barca 
de Pedro, le maodd echar la red ; y 
éste , atónito al'^er un lancé tan abun- 
dante, y tan poco esperado , lleno de 
temor , le rogd que tuviese piedad de 
él , quesera un grande pecador, y esto 
lAovfd á JeSU-Christ'o á decirle, ^e 
desde entdnces le destinaba para qué 
ílaése pescador de hoiihbres. ' 

2 Esta fué Capnaroaum: y por Si 
l^lAtHao viit. S' parece , que no ftié 
d^Btro de; la ciudad, 'sino cerca de sus 
inúfoi*; porque los\lecfiT>sos no fMxliaa 
eAtrar dentro 4f poblad. Levft.itni^6, 
; . 3^ M. S. Lleno dé'g^dat. 
, ]4 ÍWS. otros : 'alimpiamiento^ de cií- 
yk palabra usaron nuestros antfgoos^ 
y explica propiamente li íbena de la 
iLatlna émunüMié , y de la Griega X4* 

.-$ . Paral :que ivImIp '«md^ «^Úagnr- 



I » í 



4» J ?!.'•• 






CAPÍT 
1 n Piranibulabat auum mch 

E^i utfMo dk Alio i/'t%^ conimnie- 
\nt turbm multa ut audirent ,: $t 
curofentur ab infirmitapébus suis» 

1 6 ípie outern seeedebat An 
desertum , et orabat. • 
\ 17 Et factum tst in una ák- 
Tum , et ifsé sedeba$ docens. Et 
erant Pharisai / itdenUs , et le- 
gis doctores , qui ^tierunt 0m 
úmni casteUo GalUmte y et Judmm^ 
€t Jerusdem : et virtíis Domiñi 
erat ad sanandum eos. 



t • 



> .18 ^Et'^ ecoe «tri fortgmtes 
kp lecto hominem y ^ erat pa- 
ralyticus : et quterebant eumjnr 
ferré , et fonere ante eutn. 

19 Bt non invenientes y qua 
parte- Ulmn injerrenP. frte, t^rboy 
ascenderunt sufva* Doalufn , 4t^ 
pe'gntar summiserumt eümiCum lecto 
h^medium an$e Jesúm, • . . 

' so Quorum Jide^n ut vidity dp- 
•jri» : iiomo Temhtitiirttr Xibi fec- 
cata tua^ >.•.... •»> *^ij 
. ^ 31' ; Et «MBjinrsiñfi eág^ar^^Scri- 
ba y et Pharistti , dicentes : Quis 
€5t f^.y^ '«jal tkqiiitür hiásfhih 
miasí {¿uis foiesi dimitteré fec^ 

gajoieptr habla sMo carafla/squélltt I^ 

qué Babia' l:echo esti mrá\ era.uÁ 
grapde Tfophetá , ^ue se habki ' le>- 
Va fiit a dd >ii isra él ', <^ «^ Messias <)tjé 
les estaba ^róihe^ldo, O^. vn. 16, 
Véas0 también io que dextimoa Dot»* 
do eu $. Math£o VIH. 9. 

I Daodo exemplo a ^ui dfsc/pulo's 
éfi ^lylr tod^ ocasión, dc^ vana^Joria , y 
eusetíándoj^a, qué.Jiy .aripaf ÍP4#%- 



I $ Y. tailfo mas sé extcudia 
su fÍLina::yjicüd¿£a en tropas. los 
pueblos; ;p€r x>irle9 y para ser cv> 
rados.de suá enfermedades. 

16 Mas el se retiraba al de* 
sierto á orar ^. 

17 Y aconteció , que un dia 
él estaba sentado enseñánda Y 
¿abia también sentados allí unos 
Pbariséos, y Doctores de la Ley, 
que habían venido de todos los 
pueblos de la Galilea , y de Ju* 
dea, y de Jerusalém : y k vinud 
del Señor obraba para sanarlos \ 
* 18 Y viníiérou unos honres, 
que traiilaa sobre un. l^no ua 
hombre que esiaba paralyuco : y 
le querían meter dienüro y y poii. 
nerle delante de ék 

1 9 Mas no hallando px>r doi^ 
de. poderlo meter por el (iropel de 
la/geate , Subiécon sotóle' el tp- 
<Ao , yí por el tejado le descolg'á- 
x^n CQn el lecho , poniéndolo eo 
media delante de Jtsus. 

ao Y quando v\^ h íé Jk 
ellos.*» (tíjCQ,: Hotpbre, perdo^ 
nados te soAitu« pe^adcs. .: 
-i i,ai . Tí lios,lífc«ibas , y P¿tar¿ 
seos comenzaron á pensar, y de- 
idúT.: } Quien c«; ^te y. que habla 
blaspliemias? ¿Quién puede per- 
sas para ▼ebcér Ma peligrosa teo(a«« 
tíoo ,-800 éPl*eill^ y la tffackm.' • • 
^i^ Bl^GHegoríííxí», ht^^Mii K^JiVo 
7> fi5 ro í5-n^a<'aJrcy: /á la tetra 
eD Casteilatió : ^ ía ejítacia dtl 4eñor 
obraba en el curarlo* á eUos, Cuya fuer- 
za no se puede expresar en el Latía» 
por f^titlfi los articules propios de lus 
lenguas Oríeütales, y dei Castellano. 

^ L^^y^f^^^^^'i^^^ * y ^« |os <íueie 

ilevabao. yéa«(! S. MArrajM) uu a. / 



i 

^46 • S A K.^ £ 

eakí y nisi sohís Deusi 
> 22 Ut cognovit autem Jssus 
cogitatimtes eorutn y ireisfondens^ 
dixit od iUos ; Quid ^gUatis in 

33 Quid est facUius ^ dicere: 
Diminuntur tAi peccata ; an di-- 
cere : Surge , et amhulal 

24 Ut autem sciatíe quiu 
FUius húmivis hahet fotestatem 
in térra dimittendi feccata yiak 
faralytieo) : Tibi dicoy surge y tal" 
íe Uctum fuum ^ et vade in do* 
mum tuam^ 

/ 9 5 Mt confeseim cinsurgens 
c»ram Uiis , tuUt kcpum , in fuo 
jacebat : et abiit in dwnum suam^ 
^ínagnifk0ns D^um. 

26 Bt stufor apfrehendit 
mines y et magnfficdbant Deum. 
Et refl^ti sunt timore , lentes; 
Quia vUkmus mir^bilia hodie. 

2j Mp^ fost fute ^xnty ep vi- 

^t fttblie0nuin nomine Levty se- 
dentem ad Tehnium , et até iUi; 
Sequere me, 

2% Et relictis omnibue y sur- 
geni seoutus est eumé 

39 Et fecit ei^ convivium mh 

1 Este filé el coman del pueblp , ^ 
no estaba preocupado contra Jesu- 
Chrlsto, áQtes le miraba, como uno de 
aquellos graodé^Propbetas, que hablan 
aparecido .BOdgaameote entre sus par 
eres. Puep los P^barlséos BO bipiéroq. Of 
tra coisa que -obst^parse .ma|,)y enfufe- 
cerse contra Jesús, El poder , que mar 
nifest^ Jesús, de perdonar pecados, I1&- 
tid al pueblo de m&yor pasmo, 

2 Renunció enteramente su .empleo, 
que era Incompatible con las obligacio*- 
nes dé su nuevo estado : péi'o ño to* 
jdos sus bienes, por(jue pocos días des- 
pués de su vocación celeofó un banque- 
te suntuoso al qué coflvidd'tfl Señor, -^ 



17 C A S. , 

donar pecados , sino 8o1d Dios? 
- 33 T Jesús y como entendió 
los peosami^tos de ellos y Íes 
/respondió) y dix:o ; ;Qa¿ pensáis 
en vuestros .condónese 

33 }(^\xé es mas fácil , decin 
PerdoiHidos te son tus pecados; 
ó d^dr t Loívántate y y andaJ 

3 4 Pues para que sepáis que 
<i Hijo del hombre tiene potestad 
^bre la ü^m de perdonar peca- 
dos, (dixo al papaly tico) : A ti di- 
go , le\rántate y toma tu lecho, j 
vete á tu casa. 

• 3 j T se levantó iuego á vis-^ 
ta de ellos y y tomó el l^o j tá 
^ue yacía : y se fué á: su casa^ 
d^indo gloria. 4 Dips, 

36 T quedaron todos pasma- 
>do6, y glorificaban i Dios: y pe- 
netrado» de. temor, decían : Ma- 
raviHas> ^ hemos yisto hoy. 

37 T después de esto salí^ 
y yió i mi pab^cano llamado Ler 
vi y que estaba spatado al banco^ 
y le dixo : Sigúeme. 

88 Y levantándose dexóto* 
das sus cosas ^y y le siguiá 
>9 T le biso I^ un ^sande 

fe' mlamo psdeaidt dodr de •;Uchio 
,C0^ SIS. 8. Es muy yetisfmU que lof 
discípulos del Salvador ,.qoe fieeíea al- 
gunos bienes , 00 se despojaron de ellos 
eateraa^sate. Jbasta que dignes de su 
Ascensión ¿ los Cielos ^ y. Venida <|él 
;Sspirl(u .Sai^ lo ren^ncl¿roo todo vo^ 
liintarjai^ente , porque entonces apre- 
ndieron di^nt^mente la naturfjéfa 7 
coadicion del reyno de Jesu-í:i)rístOb 
que llamándolos á predicar jel ¿vange- 
^ip i toda l$i fierra , Matt^. xiv. 15. 
no íes pcrmi^ poseer iiada co orople- 
dad, sino que los obligaba i ábaodo- 
oar^ sin ta menor excepctoo al euidt^ 
(10 de la dMna IProridencUé > 



a Metth, IX. 9. MofC, ii. 14.